Albóndigas en salsa de tomate

Hola chicos!

Hoy os presento una receta de lo más tradicional y sabrosa. Me gustan mucho las albóndigas, las elaboro de muy diversas formas que ya iré publicando, pero así las he preparado la última vez y un paladar tan experimentado como es el de mi madre dijo de ellas que estaban buenísimas… No digo más! Os doy indicaciones de cómo hacer para que sean menos calóricas, ya que como sabéis tiendo a convertir las recetas buscando ese puntito más light (dentro de lo que cabe…).

Recomendaría que ya que os metéis en faena, manchándoos las manos y demás, hagáis una buena cantidad, aunque sobre, ya que se pueden congelar perfectamente y al descongelarlas quedan como si nada!

A por ellas!

Ingredientes (salen unas 20 bolitas):

Para las albóndigas:

  • 250 gramos de carne picada de ternera (*)
  • 250 gramos de carne picada de cerdo (*)
  • 2 huevos
  • 1 chorrito de aceite de oliva
  • una cucharada de pan rallado
  • 1 chorrito de leche
  • 1 diente de ajo pequeño picado
  • 1 cucharadita de perejil picado
  • sal

(*) Os recomiendo que la carne la pidáis al carnicero, que os la pique delante de vosotros. Las bandejitas de carne picada que venden en los supermercados (por ejemplo en mercadona sólo venden estas bandejas, lo cual es una faena que me encargo de hacerles saber cada vez que paso por allí ;)) llevan un porcentaje de aditivos (almidón, agua, sulfitos, antioxidantes…) de un 22% aprox que nos comeríamos sin necesidad. El día que decidí mirar las etiquetas de los productos que compraba descubrí taaaantas cosas…

Para la salsa:

  • 1 cebolla picada en cuadraditos
  • 1 chorro de brandy o vino blanco
  • 5 cucharadas de tomate frito (recomendación: que sea casero o bien el de mercadona de tarro de cristal que pone “receta artesana”, no lleva ningún ingrediente artificial y el sabor está muy conseguido!)
  • 1 chorro de agua
  • sal


Preparación:

Hacemos primero las albóndigas. Para ello, vamos batiendo todos los ingredientes de las albóndigas en un bol, agregándolos de más líquido a más sólido, terminando por la carne. Al final tenemos que mezclarlo con las manos para que quede bien homogéneo. Si las vemos muy secas añadimos chorrito de leche, si las vemos muy líquidas añadimos más pan rallado. Hacemos bolitas con las manos y las vamos colocando en la bandeja del horno sobre un papel de horno (mejor de papel sulfurizado que de plata). Las dejamos a 200º durante unos 15-20 minutos. Básicamente las horneamos para “sellarlas”, por lo que no nos pongamos nerviosos por sacarlas antes o después, si quedan crudas se van a terminar de hacer con la salsa de modo que no problem! Este paso es uno de los que os adelantaba al inicio del blog de cara a hacerlas más ligeras, ya que las albóndigas tradicionales se pasan por harina una por una y se fríen en abundante aceite…

Mientras se hacen las albóndigas vamos preparando la salsa. En una cazuela o cocotte, pochamos a fuego medio la cebolla picadita, unos 10-15 minutos. Después añadimos el vino, dejamos que evapore el alcohol. Hacemos lo mismo con el tomate frito y el agua, y vamos dando vueltas al conjunto.

Para cuando hemos hecho la salsa justo podremos sacar las albóndigas del horno, y las pasamos directamente a la cazuela que estábamos empleando. Las dejamos cocinando a fuego medio-suave con la tapa puesta durante otros 10 minutos.

Como más me gusta tomarlas es con arroz, o bien con patatas fritas cortadas en casa.

Anuncios

6 Comentarios

Deja una respuesta...

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.