Caldo gallego en crema

IMG_20151025_151117

Buenas tardes a todos!

Hoy, para celebrar que nos regalan esa horita más de tiempo con el cambio de hora, os voy a deleitar con una receta que hace entrar directamente en el otoño, o incluso en el invierno, por si todavía queda alguno que no ha asumido que el cambio de estación ha llegado…

Aún veo por la calle gente vestida medio de verano y me da un frío! Con el gusto que da volver a ponerse los jerseys y pijamas gorditos, las zapatillas de casa, sacar las mantas y edredones nórdicos… A mí me gustan mucho el otoño y el invierno, aparte de por lo anterior, me encantan los planes que vuelven con estas estaciones, la navidad, la nieve, más cenas y comidas en casa, las siestas en que te despiertas y ya es de noche, los viajes de fin de semana por Europa-sobre todo a ciudades donde a veces nieva o tienen todo decorado desde muy pronto para navidad, y también disfruto muchísimo con el cambio en las comidas, dejando por un tiempo ensaladillas, gazpachos, helados y demás para sustituirlos por guisos (lo que más me gusta cocinar sin duda), fondues, sopas, mandarinas…

La receta de hoy es mi propia versión de un aperitivo que me dieron en un restaurante muy bueno que se llama El Paraguas, en Madrid, al que acudimos por mi cumpleaños el pasado año. Me encantó el restaurante en general pero de lo que no me olvido (y ya ha pasado casi un año), es de un chupito caliente que nos trajeron antes de empezar. Se trataba de un “chupito de caldo gallego”, concentrado pero a la vez suave, justo el tipo de sabor que me chifla. Hasta ahora no encontraba grelos en mis tiendas habituales, y ya que he dado con ellos y con un buen resultado estoy encantada de compartirlo con vosotros!

➡ Por supuesto si preferís podéis dejarlo como caldo, sin triturar, o dejar parte sí parte no, como una cremita con algún trocito de chorizo o grelo. Delicioso en cualquier caso!

Las recetas tradicionales incluyen “unto”, que es tocino de cerdo; no se lo he añadido ya que, como sabéis, trato de aligerar las recetas, y la verdad es que no creo que lo necesite. Pero si os gusta no lo dudéis!

Allá vamos!!

Ingredientes (para 6 personas):

  • 500 gr de grelos (verdura típicamente gallega, la estrella del plato e imprescindible, los he encontrado concretamente en Hipercor)
  • 1 muslo o carcasa de pollo o gallina
  • 1 trozo de lacón (pedir en la carnicería o charcutería, no es lacón cocido!)
  • 100 gr de alubias blancas pesadas en seco (como ocurre con muchas legumbres, debemos necesariamente ponerlas a remojar en agua del tiempo toda la noche anterior)
  • 300 gr de patatas
  • 2 chorizos frescos (no de los de embutido)
  • agua


Preparación:

Comenzamos tomando la olla más grande que tengamos, os recomiendo una olla express. La llenamos de agua por la mitad e introducimos en ella las alubias escurridas y el lacón. Cerramos la olla y cocinamos a presión durante 25 minutos.

Una vez terminado ese tiempo, despresurizamos y abrimos la olla y, con el fuego a fuego medio-alto, añadimos los choricitos sin cortar. Dejamos cocinar con la olla tapada durante 20 minutos más.

Vamos cortando las patatas en trozos medianos: en este caso os recomiendo no cortarlas de la forma habitual sino “chascarlas”, es decir, introducimos la punta de un cuchillo pequeño en la patata y vamos “arrancando” trozos de patata. Esto se hace tradicionalmente en esta receta y en otras (como las Patatas a la Riojana) para que la patata suelte más almidón y para dotar al guiso de mayor espesor natural.

Por otro lado, lavamos y escurrimos muy bien los grelos, y los cortamos pequeñitos retirando los tallos.

Transcurrido el tiempo de los choricitos, añadimos a la olla las patatas y los grelos, y dejamos nuevamente 20 minutos más con la tapa puesta y a fuego un poquito más suave.

Pasado ese tiempo, verificamos que las alubias y las patatas estén suficientemente tiernas, y en ese momento tendremos nuestro espectacular caldo gallego listo para consumir!!!

20151025_151435

➡ En esta receta os propongo probar la versión en crema que os comentaba al inicio. Para ello, simplemente deberemos triturar con una batidora el caldo, a excepción del choricito. Podéis ir probando y añadiendo agua del caldo poco a poco, para que la crema posea el espesor deseado. El choricito lo pondremos en trozos pequeños como “guarnición” dentro de la crema.

➡ La tradición dice que, si nos sobra caldo, nos lo podemos tomar otro día sin ningún problema, pero es importante que lo calentemos en la misma olla y que esperemos a que hierva.

Espero que os guste!!! Hasta mañana!

Advertisements

12 thoughts on “Caldo gallego en crema

  1. Pingback: Aniana Seoánez
  2. Tabi says:

    De pequeño lo comía en puré y me encantaba! Este fin de semana sigo tu receta y vuelvo a la infancia (la crisis de los 30 me está matando)

    Like

Deja una respuesta...

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s