Tortilla de patata y calabacín

  

Hola lectores!

Parece mentira que, con la cantidad de recetas que hay en el blog (y con lo amante que soy de la cocina española), aún no hubiese publicado receta de tortilla de patata… Sinceramente, el motivo es que a mi madre le sale TAN SUMAMENTE DELICIOSA (como todos pensamos de la nuestra, pero la mía es otro nivel! 😉 ), que no suelo prepararla y aprovecho para tomarla cuando vamos!

Literalmente, esta es la segunda tortilla que hago en mi vida, la otra fue la clásica, con las patatas fritas en abundante aceite de oliva y la cebolla casi caramelizada. Versión por supuesto riquísima, pero también tan calórica que puede echarnos para atrás tomarla un día cualquiera, dado que las patatas fritas son como una esponja de aceite, algo a tener en cuenta de cara a dejarla para algo ocasional…

La diferencia entre la receta de hoy y la clásica es:

  • Que en lugar de freír las patatas las vamos a hacer en el microondas. Sí, como lo oís, no sólo es posible sino que no se nota absolutamente nada en el sabor final de la tortilla… Además, no se tarda nada ni se desperdicia aceite!
  • Por otro lado, vamos a poner mitad patata mitad calabacín, simplemente para darle un toque de sabor y textura diferente, aparte de que el calabacín tiene propiedades nutricionales muy interesantes y es súper ligero! No obstante, si no tenéis calabacines en casa o queréis hacer la tortilla entera de patatas, simplemente sustituidlos por la misma cantidad, o incluso hacerla entera de calabacín!

Vamos allá!

Ingredientes (sale una tortilla gordita de sartén mediana, para 3 raciones de plato único):

  • 5 huevos (cuanto más camperos – códigos 0 ó 1 – más sabrosos serán)
  • 1 calabacín pequeño (ó medio grande)
  • 1 patata grande (ó 2 pequeñas)
  • 1 cebolla pequeña (ó media grande) – podéis suprimirla, pero para mi gusto le da un toque buenísimo
  • 1 cucharadita de sal
  • pimienta negra
  • aceite de oliva

Preparación:

Antes de empezar, os advierto que pueden parecer muchas instrucciones, pero realmente es facilísimo y rápido, simplemente os doy indicaciones detalladas para aseguraros éxito total! 😉

Pelamos las patatas y las cortamos en rodajas lo más finas posible (láminas), idealmente con mandolina.

Las ponemos en un recipiente apto para microondas (*), regamos con un hilillo de aceite por encima y una pizca de sal, cerramos o tapamos con papel film y programamos 4 minutos.

(*) Lo ideal es que sea tipo estuche de vapor (lekue, como este del que os he hablado tantas veces por el gran uso que le doy!).

Por otro lado, mientras se cocinan las patatas vamos cortando la cebolla pequeñita y el calabacín en rodajas lo más finas posible (láminas), como la patata.

Ahora llega el momento de elegir la sartén, ya que solo emplearemos una “para todo”:

  • esencial que sea antiadherente, vale la pena tener una así para estos menesteres… os recomiendo las de la marca Bra por relación calidad-precio (materiales no perjudiciales, duran mucho, no se pegan nada…)
  • os recomiendo las de tamaño mediano para evitar los inconvenientes que os indico en los 2 puntitos siguientes, y si somos más en casa os recomiendo hacer 2 tortillas en vez de una enorme, tardáis casi lo mismo porque la única diferencia sera que habrá que cuajar 2 al final de todo el proceso…
  • si la sartén es demasiado pequeña, nos quedará demasiado gruesa y cruda, o quizás ni nos quepa todo,
  • si es demasiado grande, quedará fina, seca y además sera difícil darle la vuelta.

Calentamos un chorrito de aceite a fuego medio-fuerte en nuestra sartén y ponemos a pochar la cebolla. La dejamos 5 minutos sin tapar, removiendo de vez en cuando.

Incorporamos entonces el calabacín, ponemos un poco más de aceite si vemos que lo necesita y 1 cucharadita de sal. Dejamos así 5 minutos dando alguna vuelta para que coja un tono dorado y después bajamos un poco el fuego y tapamos la sartén para ayudar a que se cocine bien. Cuanto más tiempo lo dejemos más sabroso estará, unos 10 minutos bastan pero si tenéis prisa podéis parar antes!

Batimos muy bien los huevos en un cuenco grande con un tenedor o varillas y añadimos pimienta negra en cantidad al gusto. En principio no haría falta poner sal, dado que le hemos puesto a las patatas y al calabacín, pero si se os ha olvidado este es el momento de rectificar!

Cuando tengamos las patatas y la cebolla+calabacín listos, los volcamos en el cuenco del huevo y removemos mientras aplastamos para que todo quede bien impregnado, sin que llegue a ser un puré pero tampoco con trozos grandes.

Ya estamos listos para cuajar nuestra tortillaA mí me gusta jugosa por dentro, y mis instrucciones son para lograr ese punto, pero si os gusta cuajada por dentro simplemente dejadla algo más de tiempo a fuego más bajo.

La tarea de darle la vuelta suele dar miedo (a mi incluida), pero es cuestión de cogerle el tranquillo utilizando los “instrumentos” que veamos que nos funcionan, y haciéndolo sobre alguna superficie sobre la que no haya nada que nos importe manchar (suele caerse algo). Vamos allá con un paso a paso:

  • Tomamos la misma sartén donde habíamos hecho la cebolla+calabacín sin necesidad de limpiarla, ponemos un hilillo de aceite (lo justo para engrasarla) y calentamos a fuego fuerte.
  • Cuando este muy caliente, bajamos una pizca el fuego, volcamos la mezcla del cuenco y la dejamos 1 minuto.
  • Cogemos un plato llano que sea como mínimo del tamaño de la sartén (o la típica tapa especial para tortillas – NO sirve la tapa de una sartén porque tiene bordes salientes), lo ponemos sobre la sartén y le damos la vuelta sobre el plato, con cuidado ya que pesa.
  • Con habilidad y con la intención de cuajar el otro lado, volvemos a poner la tortilla en la sartén (que quede el lado crudo en el fondo de la sartén, evidentemente) y dejamos otro minuto.

➡ OJO, cada fuego es un mundo, de modo que si sabéis que vuestro fuego es muy fuerte o muy suave modulad los tiempos para que no quede quemada en la superficie!

Ponemos enseguida la tortilla en un plato, y ya esta lista para servir! Ya sea en frío o en caliente, esta increible!!!

➡ Me gusta acompañarla de una ensalada sencilla tipo espinaca/canónigo, cebolleta y tomate, el toque fresquito me parece que combina genial!

 

3 thoughts on “Tortilla de patata y calabacín

  1. Belén says:

    Una duda: la cebolla y el calabacín no se pueden hacer también en el estuche? Lo digo por agilidad e incluso se utiliza menos aceite. Gracias 🙂

    Like

    • Hacer la cebolla y calabacín en la sartén hace que la tortilla sepa más a la tortilla tradicional, en el estuche sabrá más a verdura cocida… pero poder se puede! Si lo pruebas nos dices!

      Like

Deja una respuesta...

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s