Crema de remolacha (mi descubrimiento de 2018)

Buenos días amigos!

Es curioso que la remolacha sea tan conocida en todos sus formatos menos en el original – cruda, tal como Dios la trae al mundo.

Y es que todos hemos visto las típicas bolas de remolacha cocidas envasadas al vacio (con ellas preparo la famosa ensalada sueca), también hemos visto las tiras de remolacha en botes de conserva (para mi gusto, un invento deplorable que solo sabe al acido con el que están conservadas), pero si preguntamos al grueso de la población cómo es una remolacha en la naturaleza, estoy segura de que la gran mayoría no tendrán ni idea!

Pues bien, en mi afán por probar cosas nuevas, me animé a comprar unas cuantas remolachas crudas y también un hinojo (otro vegetal poco utilizado en España, sobre todo en su formato crudo, pero al cual hoy no dedico muchas líneas ya que, si bien le da un toque anisado súper interesante a la crema, podemos sustituirlo por una patata tranquilamente). El resultado ha sido la crema más deliciosa que jamás haya probado (si tuviese que hacer un top 5, sin duda entraría dentro…): por favor no os dejéis engañar por el extraño color de la foto, es impresionante el sabor y textura que tiene, sin duda la pienso repetir mil y una veces!!!

NOTA NUTRICIONAL: la remolacha es una excelente fuente de nutrientes como el ácido fólico y antioxidantes como la betanina, además de la fibra y demás ventajas de toda verdura, y aunque sea dulce tiene pocas calorías.

Ingredientes (para 4 raciones):

  • 3 remolachas grandecitas crudas (también se puede hacer con remolachas cocidas envasadas al vacío, aunque el sabor de la crema será menos intenso)
  • ¼ de bulbo de hinojo (opcional, recomendable) – si no, 1 patata grandecita
  • 1 cebolla o puerro
  • 1 pastilla de caldo sin glutamato ni grasa de palma, o 2 cucharaditas de sal
  • 1 hoja de laurel
  • Aceite de oliva
  • Agua (luego veremos cantidad)

Preparación:

Picamos la cebolla en cuadraditos pequeños y la ponemos a pochar con 2 cucharadas de aceite en una cazuela grandecita a fuego medio. La dejamos unos 7 minutos.

Mientras, pelamos las remolachas y lavamos bien el hinojo (esconde siempre tierra). Troceamos ambos en pedazos de 2 o 3 dedos y los incorporamos a la cazuela inicial. Removemos bien dejando la tapa abierta y dejamos otros 5 minutillos.

Agregamos la pastilla/sal y el laurel y cubrimos con agua (mejor que no lo cubra totalmente, al borde más o menos). Subimos el fuego al máximo y cuando comience a hervir a borbotones lo bajamos a fuego medio-bajo, tapamos la cazuela y dejamos 15 minutos.

Trituramos a máxima potencia hasta obtener una crema suave (si es thermomix, 1 minutos a velocidad 10) y servimos calentita.

➡ Esta vez la tomamos como plato único de cena, por lo que preparé un huevo poché (podéis ver cómo se hace en mi Instagram varianity_as o en cualquier video de youtube) y una tostada y lo tomamos junto. También añadí unas pipas de calabaza.

➡ Podéis congelarla sin problema, o mantenerla en la nevera 4 días. Si la congelais, recordad que al descongelarla se separara el agua del rsto, por tanto o bien la volvemos a triturar o bien la calentamos en un cazo removiendo. (Os digo esto porque os podeis llevar sorpresas si os llevais directos un tupper del congelador a la oficina…).

One thought on “Crema de remolacha (mi descubrimiento de 2018)

Deja una respuesta...

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out /  Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out /  Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out /  Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out /  Change )

Connecting to %s

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.