Mousse de castañas (postre)

Buenos días a todos!

Con este post cierro mi intento de replicar el delicioso menú otoñal (que bien puede ser vuestro menú navideño…) con el que llevo dando la tabarra toda la semana 🙂 .

La verdad es que no era la primera vez que probaba una mousse de castañas. Cuando era pequeña, hacía un intercambio para aprender francés (qué vueltas da la vida, si no hubiese hecho eso ahora mismo no podría estar viviendo donde vivo…). Allí en aquel momento se apreciaban bastantes diferencias en tiendas y supermercados, cosa que ahora en este globalizadísimo mundo apenas ocurre. Me refiero a que, cuando salías de España, veías multitud de cosas que en nuestro país no existían, productos para el baño de tiendas como Body Shop o L’Occitane, juegos, películas o libros que “aún no habían salido”, chucherías extrañas, muffins o galletas, incluso quesos o algún vino, porque en nuestro país no existía nada de eso. Era bonito, la verdad!

Lo anterior sirve para explicaros el origen de esta receta, no penséis que era una chapa gratuita 😉 . Una de las cosas en las que se encontraba muchísima más variedad en Francia que en España era en los yogures y postres similares. Fue así como probé el Marron Suis. Honestamente, no sabía que era de castañas (marron significa castaña), sólo sabía que me encantaba, e incluso siendo tan pequeña me empeñé en llevarles unos cuantos a mis padres para que los probaran!!! (Como veis, mi locura gastronómica y el llevarme cosas en neveritas empezó bien pronto jajaja).

Al venir a vivir a Luxemburgo lo volví a ver en un supermercado, qué alegría! La pena llegó cuando miré los ingredientes… mamma mia, puro azúcar, nata y algo de castañas. De modo que me puse a pensar como hacerlo en versión casera y me inventé esta mousse. Me encantaría que probaseis a hacerla, tiene un sabor excepcional y la textura es de nube… Seguid los consejos que os indico debajo y triunfareis!

Ingredientes (para 2-3 raciones generosas – doblad cantidades si lo necesitáis):

  • 4 claras de huevo (mejor pasteurizadas – las que vienen en un bote – porque al comerlas crudas mejor prevenir salmonella; aunque podéis hacerlo como toda la vida separando claras de yemas)
  • 200 gr de castañas cocidas/asadas (podemos comprarlas ya así, que las venden en tarros o empaquetadas como en mercadona, o hacerlo en casa siguiendo cualquier receta)
  • 4 dátiles deshuesados o 4 cucharaditas de azúcar u otro endulzante
  • 100 ml de leche aprox
  • 1 cucharadita de esencia de vainilla, o vainilla en polvo si tenéis (opcional pero recomendable)

Preparación:

Es un postre muy fácil y rápido, pero hay que hacerlo bien! Por un lado tenemos que montar las claras a punto de nieve y por otro hacer la mezcla de castañas. Luego lo mezclaremos, y ya estará listo!

Comenzamos con las claras. Antes que nada, es imprescindible para que las claras se monten que el recipiente en el que lo hagamos esté absolutamente limpio (dadle un agüilla y secadlo con un papel aunque penséis que esta limpísimo), porque como haya una pizca de grasa no va a funcionar…

  • Yo lo hice con thermomix, poniendo las claras en el recipiente, el accesorio mariposa sobre las cuchillas y programando 4 minutos a 37° velocidad 3 y medio (es 1min por clara, tenedlo en cuenta si hacéis otra cantidad del postre). Sacamos las claras a un cuenco grandecito para usarlas después. No hace falta que lavemos la thermomix para el siguiente paso.
  • Si no tenéis thermomix, cogemos un cuenco amplio y ponemos las claras. Comenzamos batiendo con unas varillas despacito (o con batidora en modo lento) y después vamos cogiendo velocidad. Batimos y batimos hasta que se vuelva blanco (primer será blanco líquido y después pasara a ser tipo nieve). Cuando lleguemos al punto en que la “nieve” no se cae del cuenco si lo volcamos, paramos (si seguimos se estropeará). Apartamos el cuenco de momento.

Pasamos a la mezcla de castañas.

En otro cuenco o en el recipiente de la thermomix ponemos todos los ingredientes y trituramos bien (en thermomix, 1-2 minutos a velocidad 3). Si queda muy seco ponemos más leche. Debe quedar una consistencia cremosa pero en absoluto liquida, y el nivel de “rústico” (grumos) que os guste.

Probamos y si está poco dulce ponemos un poquito de azúcar/endulzante. Pensad que luego lo mezclaremos con las claras, de modo que si queremos que sepa dulce dulce la mousse final, la mezcla de castañas previa deberá serlo aún más.

Ahora solo queda mezclar la mezcla de castañas con las claras, preferiblemente en el cuenco donde estuviesen las claras montadas. Debemos hacerlo poco a poco y removiendo suavemente, ya que son delicadas y se pueden “bajar” enseguida.

Lo dejamos en la nevera tapado hasta el momento de servir (sin que pasen mas de 30min-1hora porque las claras se “bajan” enseguida).

Lo distribuimos en vasitos o cuencos de postre y servimos bien fresquito!

➡ Si queréis dejarlo hecho de antemano, os recomiendo hacer solo la parte de la mezcla de castañas y dejarla en la nevera. Las claras las montaríamos justo antes de comer y solo faltaría mezclarlo todo.

Las claras se bajan enseguida, al no llevar gelatina ni nada, por tanto no vale la pena hacer mucha cantidad…

1 comentario

Deja una respuesta...

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.