Boquerones (o sardinas) en vinagre

Buenos días a todos!

Pocos aperitivos hay más españoles que los boquerones en vinagre… Con una tosta y una bebida fresquita son una maravilla, verdad?

Pues curiosamente no se me había ocurrido hacerlos nunca en casa, y sin duda los voy a repetir mil veces porque no pueden ser más fáciles y deliciosos! Es cierto que se pueden comprar hechos, pero por un lado no estamos seguros de que hayan sido congelados (debajo entenderéis por qué digo esto) y por otro el aceite en el que vienen no es precisamente el de mejor calidad…

He empleado sardinas porque en Luxemburgo no he encontrado boquerones, y el resultado es idéntico.

Como os adelantaba, la precaución que debemos tener es partir de pescado congelado, ya sea por nosotros o en el supermercado: aunque el pescado vaya a “cocinarse” en vinagre, parásitos como el anisakis sobreviven, por tanto mucho cuidadito! Es igual que cuando hacemos sushi, tartares o ceviches. Un tío mío cogió anisakis por unos boquerones y no es nada deseable…

Dicho lo cual, vamos allá con la receta y con unas ideas para comerlos:

  • Ellos solitos
  • Sobre una tostada con tomate rallado y mezclado con el aceite de los boquerones
  • Como parte de una ensalada de verdes, tomate, frutos secos y aguacate (omega 3 a tooope!)

Ingredientes (para 4 raciones aprox):

  • 400 g de sardinas o boquerones descongelados (peso ya neto sin espinas ni nada; pueden ser frescos o congelados, si podéis pedid al pescadero que os los deje en lomos)
  • 1 chorro grande de vinagre de vino blanco (no sirve el de módena)
  • 1 cucharadita de sal
  • 1 chorro grande de aceite de oliva
  • 2-3 dientes de ajo
  • perejil fresco picado (opcional, sólo para dar color)

Preparación:

Como decía antes, recordad que debemos partir de pescado descongelado (comprado congelado y puesto a descongelar en casa o comprado fresco, congelado varios días en casa y luego descongelado) para evitar infecciones.

Comenzamos limpiando el pescado, si no venía limpio. Le quitamos la cabeza, las tripas, las escamas y las espinas (nos quedamos con los lomos). Lo lavamos bien sobre un colador con agua fría del grifo para eliminar restos de tripas.

En un cuenco o bote de cristal mezclamos el vinagre con la sal y agregamos el pescado. Dejamos macerar unas 12 horas si son sardinas o 4 si son boquerones (su carne es distinta).

Pasado ese tiempo tiramos el líquido de maceración y llenamos el bote o cuenco con agua (con el pescado dentro). Removemos bien y desechamos ese agua. Escurrimos bien. Todo este paso ese esencial para que no estén tan fuertes de sabor.

Picamos o laminamos el ajo y el perejil en su caso.

En el mismo bote/cuenco (o ya directamente en la fuente de servir) ponemos nuestro pescado macerado y los ajos y cubrimos de aceite.

Servimos en ese momento o pasadas unas horas.

Mis opciones favoritas:

  • Ellos solitos
  • Sobre una tostada con tomate rallado y mezclado con el aceite de los boquerones
  • Como parte de una ensalada de verdes, tomate, frutos secos y aguacate (omega 3 a tooope!)

A disfrutar!!!

Deja una respuesta...

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.