Ensalada con pera caramelizada y queso gorgonzola

Hola amigos!

Aquí me tenéis de vuelta de vacaciones! He estado bastante activa en Instagram, pero reconozco que por aquí no me he dejado leer 😉 . Espero compensaros jejeje.

La vuelta después de vacaciones largas (verano, Navidades) siempre suele ser algo durilla, ya que –aparte de que hemos sido muy felices con el cerebro en offsolemos volver con el estómago agrandado y hábitos de comer mucho y muy contundente.

Por ello, mi enfoque desde hace años (y que me funciona genial) es volver a la rutina sin hacer dietas raras pero si enfocándome en comer cosas saciantes (para no pasar hambre) pero saludables. Vamos, más o menos las recetas que suelo publicar en este blog pero tratando de espaciar/evitar las más “guarrindongas” (bechameles, guisazos de legumbres con chorizo, pasta tipo carbonara, postres…).

Como es el caso de esta ensalada, que por cierto la llevé a la comida de Navidad y triunfó un montón. Se la medio-copié a Cristina Ferrer (adoro su perfil de Instagram!) y me encanta, queda muy vistosa, los ingredientes son sencillos y saciantes, y es facilísima de preparar. Podéis tomarla como cena tal cual o acompañando una tortilla francesa o una pechuguita de pollo.

Ingredientes (para 4-6 raciones):

  • 1 bolsa de canónigos (4-6 puñados generosos, podéis escoger otra hoja verde que os guste)
  • 1 lata de pera en almíbar (si no la encontráis, podéis emplear 2 peras maduras de alguna variedad acuosa como la conferencia)
  • 1 cuña de queso gorgonzola (sustituible por queso de cabra tipo rulo, cantidad a ojo)
  • 2 puñados de frutos secos variados al gusto
  • Aceite de oliva
  • Vinagre de jerez
  • Mostaza
  • Sal

Preparación:

Lo único que hay que preparar realmente en esta receta es la pera caramelizada. Para ello, ponemos a calentar a fuego medio una sartén grande o plancha. Abrimos la lata de pera (o pelamos las peras y las cortamos en 2, sin pepitas) y las ponemos en la sartén sin el líquido. OJO, no tiréis el líquido porque lo vamos a emplear en el aliño! Las dejamos un rato por cada lado sin removerlas, hasta que veamos que les sale una costrita.

Mientras, podemos ir colocando los restantes ingredientes en una fuente amplia. Para esta ensalada recomiendo servirla en una fuente amplia en lugar de en un bol, ya que queda muy bonita y porque los ingredientes son delicadillos y se romperían… El orden que os propongo es el que veis en la foto: primero, una cama de canónigos > luego el queso > luego intercalamos los frutos secos > y la pera (troceada mas pequeñita) cuando esté templada.

Preparamos el aliño mezclando a nuestro gusto aceite, vinagre, sal, mostaza yyyyy 2 cucharadas del almíbar de la lata de pera (si empleamos pera natural, ponemos un chorrito de miel, o nada). Como siempre, poned el aliño justo cuando vayáis a comer (en este caso prefiero servirlo en un cuenquito para que cada uno se sirva).

Podéis dejarla lista en la nevera con antelación, aunque si queréis que sea de un día para otro os recomiendo que no juntéis los ingredientes del todo para que las hojas no queden lacias.

1 comentario

Deja una respuesta...

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios .