Ñoquis caseros

Amig@s!

Aquí me tenéis una semanita más dando guerra en los fogones, me parece increíble que ya casi estamos en Julio!!!

Qué ganas tenía de compartir esta receta cuando la lograse con éxito… Después de hacer los malfatti me entraron ganas de probar con los ñoqui, más conocidos, pero muchas recetas que veía me parecían engorrosas o demasiado contundentes. De modo que decidí hacer una adaptación más nutritiva y sencilla a mi manera, y el resultado fue espectacular, aunque esté feo que yo lo diga!

Poneos manos en la masa, que vale la pena!

Ingredientes (para 4 raciones):

  • 500 gr de patatas (podéis poner boniato en su lugar o mitad y mitad)
  • 150-200 gr de harina (de cualquier clase, integral siempre es más saludable)
  • 1 huevo
  • opcional: media cucharadita de sal y otra media de nuez moscada
  • la salsa de vuestra elección (queda genial simplemente tomate frito, un poquito de ajo seco en polvo y unas hojas de albahaca fresca y parmesano por encima)

Preparación:

Comenzamos cociendo las patatas. Para ello, podemos hacerlo al vapor (con un estuche de cocción al microondas, o bien en una olla express con cestillo) o cociéndolas en agua hirviendo. Es mejor al vapor, ya que de esta forma retienen menos agua. Las cocemos enteras hasta que queden bien tiernas, tened en cuenta que las vamos a aplastar.

Una vez cocidas, las pasamos a un plato amplio y las machacamos con un tenedor.

Agregamos la mitad de la harina y mezclamos.

Incorporamos el huevo y removemos de nuevo.

Añadimos el resto de la harina (guardad un poco, no siempre hace falta esa cantidad), así como la sal y nuez moscada en caso de querer usarlas.

Mezclamos y amasamos bien con las manos (hay que pringarse, sí!) hasta obtener una masa relativamente manejable, que no se pegue a las manos. Habrá que añadir más harina hasta que veamos que llegamos a esa textura.

Vamos poniendo a cocer una olla grande con agua abundante.

Tomamos un puñado de la masa y formamos un rulito con la mano. Lo pasamos a una tabla de cortar o a la encimera bien limpia y seguimos dando forma de rulito.

Cortamos ese rulito con un tenedor en porciones de unos 2 dedos, que serán nuestros ñoquis! Repetimos esta operación hasta acabar con la mitad de nuestra masa.

Vamos a hervir los ñoquis en 2 tandas, de modo que cuando hayáis acabado de hacer los ñoquis de esa primera mitad, podéis ponerlos a hervir e la cazuela. Sabremos que están listos para sacar porque de repente, pasados 2 minutos, flotarán!


Los rescatamos con una espumadera y los pasamos a una fuente.

Repetimos esto con la otra mitad de la masa.

Cuando vayamos a comer, calentamos la salsa de nuestra elección y ponemos los ñoquis dentro para que se calienten y absorban su sabor.

Listo!

➡ Podéis guardarlos hechos en la nevera 4 días, y también congelarlos ya cocidos.

1 comentario

Deja una respuesta...

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios .