Hojaldre caprese

Buenos días a tod@s!

Hace no mucho compartí una de mis recetas estrella en toda fiesta que se precie: el hojaldre de jamón y queso. Es tan sencillo y da un resultado tan rico que no me extraña que así sea!

Basándome en dicho plato, se me ocurrió un día hacer una versión distinta utilizando los ingredientes de la conocida ensalada caprese italiana: básicamente tomate, mozzarella y hierbas provenzales. El resultado fue también un éxito, así que, aunque la foto sea regulera, creo que merece la pena compartir la receta!!!

Vamos allá!

Ingredientes (para 2-4 raciones):

  • 1 placa de hojaldre (da igual redonda que cuadrada; intentad que sea de mantequilla en vez de grasas de palma y demás)
  • 4 cucharadas soperas de tomate concentrado (OJO, no es tomate frito ni triturado ni tipo ketchup, debe poner “concentrado”, de otro modo el hojaldre quedaría blandurrio en lugar de crujiente)
  • 1 bola de mozzarella
  • 10 tomatitos cherry – o uno grande
  • Tomates secos (en aceite o rehidratados en agua hirviendo unos minutos)
  • Varias hojitas de albahaca fresca (o hierbas provenzales secas tipo orégano, romero…)
  • Media cucharadita de sal
  • 1 huevo (para pintar la masa)

Preparación:

Precalentamos el horno a 200 grados con calor arriba y abajo.

Comenzamos desplegando la masa de hojaldre en la encimera sobre un papel apto para horno. Os recomiendo que no empleéis el papel que viene en el envase, ya que la mayoría no son aptos (no entiendo por qué pero es así!).

Cubrimos la masa con otro papel de horno (para esto SÍ que podéis emplear el que viene en el envase) y lo aplastamos bien con ayuda de un rodillo o una botella de vino. La idea es intentar que quede más larga que ancha, tanto si es cuadrada como redonda.

Ahora toca un paso OPCIONAL, que es darle forma de trenza como en la foto. Si no os apetece, pasad al siguiente paso y os cuento cómo hacerlo (básicamente lo enrollaríamos al final tipo brazo de gitano). Para darle forma de trenza, hacemos unos cortes con un cuchillo como en la foto, dejando el centro sin tocar. Luego seguiremos con la presentación.

Sobre el centro que hemos dejado sin cortar (o, en caso de “pasar de hacer el formato trenza”, sobre toooda la superficie) repartimos el tomate concentrado.

Sobre un plato (o en el fregadero), estrujamos con las manos la mozzarella con el fin de retirar la mayor cantidad de agua posible y la esparcimos también troceadita.

Lavamos los cherries y los cortamos por la mitad. Si empleamos tomate normal, lo cortamos en rodajas finas y luego las troceamos. Los estrujamos también y esparcimos por encima.

Troceamos los tomates secos y la albahaca y repartimos. Ponemos también un poco de sal por encima.

Cerramos la trenza como en la foto inferior, o bien si hemos decidido “pasar de ese formato” simplemente la enrollamos como si fuese un brazo de gitano.

Batimos el huevo y pintamos la masa por encima.

Metemos en el horno y dejamos 20-30 minutos, hasta que la masa esté doradita.

Lista!

➡ El mejor acompañamiento es una ensalada sencilla y fresquita, tipo verde+cebolleta+tomate aliñada con aceite y vinagre.

Cómo hacer tomates secos en aceite

Muuuy buenos días querid@s lector@s!!!

Hacía tiempo que no compartía una receta de este tipo, un básico (bueno, no tan básico jejeje) de cocina súper fácil de hacer!

Hay cositas que a veces no sabemos lo fácil que son de preparar en casa y las adquirimos en tiendas a precio desorbitado o con mucho aditivo por puro desconocimiento. Es el caso de este tipo de tomates, que a no ser que te cuesten un auténtico riñón, vendrán sumergidos en aceite de girasol y aditivos a porrón, cuando hacerlos en casa es muy barato, fácil y rapidísimo, como veréis debajo.

Y con qué tomar estos tomatitos? Os dejo ideas:

Vamos allá!!!

Ingredientes (para 2 botecitos o uno grande – tened en cuenta que se conservan bien 2 semanas, así que haced la mitad si pensáis que no los vais a consumir todos!):

  • 80 gr de tomates secos deshidratados (los venden en la mayoría de supermercados incluido Mercadona, herbolarios…)
  • aceite de oliva (luego veremos cantidad)
  • hierbas provenzales secas al gusto (orégano albahaca tomillo romero…)

Preparación:

Comenzamos poniendo a cocer/rehidratar los tomates en agua hirviendo. Los dejamos a fuego medio 20 minutos tapados.

Una vez estén, los pasamos a un colador y después los secamos bien con papel de cocina. Este paso es IMPORTANTE, ya que de otro modo se nos van a poner malos enseguida.
Os sugiero hacer un montoncito de papel sobre la encimera, poner los tomates esparcidos por encima, cubrirlos de otro montoncito de papel, y apretar para que se absorba el líquido. Lo veis mejor en las fotos  inferiores…

Ahora sólo queda meterlos en un bote de cristal bien limpio, uno encima de otro, poniendo entre capas las hierbas secas.

Cubrimos de aceite de oliva de forma que quede TODO bien cubierto. OJO, se gasta bastante aceite, pero como truquito os recomiendo que empecéis poniendo un buen chorro de aceite y vayáis aplastando con una cucharita los tomates, así se van compactando y queda menos espacio entre ellos que rellenar con aceite!

Cerramos el bote y lo guardamos 2 días en un armario a temperatura ambiente para que coja bien los sabores.

Después lo pasamos a la nevera y ya los tenemos listos para consumir! Duran 2 semanas, tened en cuenta que para bien y para mal no llevan aditivos como los de las tiendas!

 

Berenjenas rellenas de ricotta, feta y carne (o soja)

Buenos días!

Te gustan las berenjenas rellenas? Es curioso, porque generalmente la respuesta es “si” o “no”, cuando en realidad debería depender de qué estén rellenas, no? Jajaja. En fin, que está claro que el formato “berenjena rellena” es algo que triunfa bastante, tenga dentro lo que tenga. Además, son bastante fáciles de hacer, se puede preparar bastante cantidad de golpe, son muy nutritivas (rellenándolas “bien”) y se conservan genial tanto en el congelador como en la nevera.

En este blog he publicado varias recetas de berenjenas rellenas, os las dejo por si os interesa:

Hoy os traigo unas nuevas, muy ricas y bastante ligeras pero de verdad muuuy sabrosas, y que podéis hacer vegetarianas sustituyendo la carne por soja texturizada tal como os indico en las instrucciones debajo.

Espero que os gusten!!!

Ingredientes (para 4 raciones):

  • 2 berenjenas medianas
  • 250 gr de queso ricotta
  • 100 gr de queso feta (u otro queso fuertecito tipo queso azul)
  • 1 cucharada sopera de hierbas provenzales secas (tipo orégano, tomillo o romero)
  • 4-6 cucharadas de tomate frito (casero o comprado de calidad)
  • 200 gr de carne picada al gusto, o bien 35 gr de soja texturizada
  • queso parmesano/grana padano – para gratinar al final
  • Pizca de sal (muuuy poca, que algunos de los ingredientes ya aportan!)

Preparación:

Comenzamos asando las berenjenas. Para ello:

  • las lavamos bien y las cortamos por la mitad a lo largo
  • les hacemos unos cortes en la pulpa en forma de rombo sin llegar al fondo.
  • las asamos:
    – en el horno a 200 grados (unos 40min) – o bien en el microondas en un estuche de vapor tipo Lekué 8 minutos. Quedan más ricas horneadas, pero la diferencia de tiempo es considerable…

Mientras:

  • Si usamos carne, la doramos un poco en una sartén a fuego fuerte con un hilillo de aceite
  • Si vamos a usar soja en lugar de carne, la ponemos a hidratar en un cuenco en abundante agua hirviendo – 10 minutos como mínimo.

Una vez tengamos lo anterior listo, sólo queda mezclar y rellenar!

Mezclamos primero en un cuenco los quesos con la salsa de tomate, la carne/soja y las hierbas. Ponemos pizca de sal.

Después, incorporamos la pulpa de la berenjena asada que habremos extraído previamente con cuidado.

Rellenamos las berenjenas con esta mezxla, espolvoreamos el queso parmesano por encima y metemos a gratinar al horno (precalentado) a 200 grados hasta que estén doraditas por encima. Depende del horno, pero en 10 minutos pueden estar.

Listas!!!

➡ Como guarnición, lo que más me pega es una ensalada sencilla pero generosa, con mucho verde, tomate, cebolla… aliñada con vinagreta normal o se mostaza.

 

Orzo (pasta con forma de arroz) con setas y trufa

Hola lector@s!!!

Conocéis la pasta llamada “orzo”? Os la enseñé hace ya un tiempecito, con motivo de la receta de Ottolenghi “orzo con salsa de tomate y langostinos”, que no puede estar más rica por cierto!

Para los que no la recordéis: se trata de una pasta con forma de arroz típica de Grecia y países cercanos, muy agradable de textura y fácil de cocinar. Podéis utilizarla tanto en recetas de pasta como de arroz, queda genial en ambas!

La de hoy está inspirada por una de Foodtropia, perfil de Instagram que me fascina y que se parece mucho al tipo de recetas que publico y que me gustan. He añadido pasta de trufa, que compré en Mercadona y está muy rica, pero podéis prescindir de ella sin problema.

Me acompañáis?

Ingredientes (para 4 raciones):

  • 250-300 gr de orzo (pasta griega con forma de arroz)
  • 400-500 gr de setas o champiñones (frescos o congelados pero no en conserva)
  • 1 cebolla o puerro
  • 2 dientes de ajo grandecitos
  • opcional: 1 cucharada sopera de pasta/salsa de trufa (os recomiendo la de Mercadona, bastante conseguida, es un tarrito de cristal pequeño)
  • Agua (luego vemos cantidad)
  • 1 chorro generoso de vino blanco
  • Aceite de oliva
  • 2 cucharaditas no muy llenas de sal
  • Pimienta negra al gusto
  • 80 gr de queso parmesano / grana padano rallado
  • opcional, para darle mas contenido proteico: 1 huevo por persona

Preparación:

Comenzamos picando finos la cebolla y el ajo. Los ponemos a pochar 7 minutos en una cazuela amplia (mejor si es bajita) con un chorro de aceite y la sal a fuego medio. Removemos de vez en cuando.

Lavamos muy bien los champiñones/setas (o los descongelamos en el microondas, si eran congelados) y los troceamos. Los incorporamos a la cazuela de la cebolla y el ajo y dejamos a fuego más fuerte para que suelten el agua y se doren. Dejamos unos 7 minutos más, removiendo de vez en cuando.

Agregamos el vino y dejamos 1 minuto a fuego muy fuerte para que se evapore el alcohol.

Agregamos también la salsa/pasta de trufa, si decidimos incluirla.

Incorporamos el orzo y removemos para que absorba bien los sabores y se dore un poco.

Bajamos a fuego medio y agregamos 1 vaso grande de agua previamente caliente (de hervidor o de microondas). Dejamos que se absorba y agregamos otro vaso, y asi hasta que veamos que lo absorbe y el grano a esta a nuestro gusto. Suele tardar unos 15 minutos.

Cuando esté, apagamos el fuego, espolvoreamos el parmesano y la pimienta y dejamos reposar 2 minutillos tapado fuera del fuego.

Listo para servir!!!

➡ Queda mejor recién hecho, pero tampoco pasa nada por recalentarlo.

➡ Se queda un poco corto a nivel proteico; os animo a tomarlo con un huevo a la plancha/frito a su lado.

Tomatitos cherries asados con hierbas provenzales (guarnición)

Hola lector@s!

Son varias las veces que os he enseñado estos tomatitos en Instagram, pero me di cuenta hace poco de que nunca los había compartido! A veces pienso que hay cosas tan sencillas que no vale la pena compartirlas, pero en realidad si en casa nos encanta, es fácil y rápido y encima saludable, por qué no os iba a interesar a vosotr@s???

Pues nada, sin más dilación paso a contaros como hacer esta guarnición tan sabrosa, que combina genial con todo, tanto carne como pescado como pasta o con una simple tostada con queso…

Vamos allá!!!

Ingredientes (para una guarnición de 4 raciones aprox):

  • 4 puñados de tomates cherry (400-500 gr aprox)
  • 1 cucharada sopera de hierbas provenzales secas (tipo orégano, romero, tomillo… una sola o mezcladas)
  • 1 cucharadita generosa de sal
  • 1 chorro de aceite (unas 2-3 cucharadas soperas)

Preparación:

Precalentamos el horno a 180-200 grados con calor arriba y abajo.

Lavamos bien los tomatitos y los volcamos en una fuente apta para horno.

Espolvoreamos por encima las hierbas, la sal y el aceite y removemos.

Metemos en el horno unos 20-30 minutos, hasta que veais que están un poco arrugaditos y que huelen a tomate asado.

Listos!

➡ Se conservan bien en la nevera (luego los recalentamos) unos 4 días.

Puré cremoso de boniato (guarnición)

Buenos días amig@s!

Hace tiempo que no os traigo ideas ricas de guarnición… con lo mucho que nos gustan!

En casa siempre preparamos alguna guarnición para acompañar carnes, pescados o huevos, ya sea una sencilla ensalada o un arroz, un puré de patata, unos champiñones al ajillo o unas verduras salteadas o asadas

Pues bien, hoy os traigo una guarnición nueva Iara el repertorio! Este puré es un auténtico manjar. Partimos de mis adictivos boniatos especiados al horno pero en este caso los coceremos y los convertiremos en un cremosísimo puré del que no podréis parar de coger cucharadas jejeje. Al final del post os cuento sugerencias de uso.

Es facilísimo de preparar, ya veréis…

Ingredientes (para 6 raciones):

  • 2 boniatos grandes (o 3 pequeños)
  • 2 cucharaditas de hierbas provenzales secas tipo orégano, tomillo, romero (una sola o una mezcla)
  • pimienta negra al gusto
  • opcionales: pizca de pimentón, pizca de ajo seco en polvo
  • 1 chorro de leche (luego veremos cantidad)
  • 1 cucharada de mantequilla (también serviría aceite de oliva o ghee)
  • 1 cucharadita de sal

Preparación:

En una cazuela u olla express ponemos abundante agua a hervir.

Mientras, pelamos los boniatos y los troceamos gruesos (cada uno en 8 trozos, por ejemplo).

Ponemos los boniatos a cocer en el agua hasta que estén muy tiernos (en olla express, en 10 minutos estarán, en cazuela normal unos 20-30).

Trituramos los boniatos cocidos SIN EL AGUA con un chorro de leche (poned un chorrito al principio y después añadid mas si lo veis demasiado espeso), la sal, la mantequilla y las especias.

Probamos por si hubiese que rectificar de sabor, y ya lo tenemos listo para servir!

➡ Acompaña genial todo tipo de carnes, y también esta delicioso con un huevo poché o a la plancha.

➡ Se conserva bien en la nevera 4 días. No recomiendo congelarlo porque la textura de boniatos y patatas cambia bastante al descongelarlo.

Crema de coliflor y patata para enemigos de la coliflor

RECETA REEDITADA

Buenos días lectores!

Esta receta que parece tan sosaina o simple ha sido todo un descubrimiento 🙂 . No he parado de verla en varios blogs/perfiles de Instagram y por fin le he dado un voto de confianza… cómo me alegro!

En casa no suelo preparar muchas recetas con coliflor (aunque me encanta y es sanísima!) porque a mi marido, como a mucha gente, no le gusta nada de nada… Es una pena que este grupo de vegetales (llamado “crucíferas”: brócoli repollo etc) haya sido tan maltratado en nuestro país, recociéndolo y ganándose así tantos enemigos…

Como podéis deducir del titulo de la receta, tuvo muuucho éxito en mi casa pese a la reticencia previa 🙂 .

Quién sabe, quizá a vosotros o a quien viva con vosotros también le pase lo mismo con esta receta!

Ingredientes (para 6 raciones):

  • 1 coliflor mediana (o media grande) – aprox 700 gr
  • 2 patatas
  • 2 cucharaditas ni muy llenas de sal o 1 pastilla de caldo sin glutamato ni grasa de palma
  • Pimienta negra
  • Media cucharadita de nuez moscada
  • Aceite de oliva
  • Agua (luego veremos la cantidad)

Continúa leyendo Crema de coliflor y patata para enemigos de la coliflor

Salsa para hamburguesas tipo Mc Donald’s

Hola amig@s!

Hoy os traigo una receta de lo más original. Se trata de una salsa que vi en el libro “Modernist cuisine” (uno de los libros de cocina de mayor calidad que existen, en muchos sentidos), y que me atrapó nada más verla, pero además me alertaron de ella en un grupito de cocinillas que tengo jejeje.

Aunque se llame “salsa para hamburguesas”, realmente podéis utilizarla para lo que queráis, siempre fría eso si, por ejemplo para acompañar cualquier carne que se tome sin salsa (tipo fiambre o lomo de cerdo o escalope), para untar un bocadillo, como dip con crudités o pitas… Está DELICIOSA, me lo agradeceréis!!! Os dejo también el link a mis distintas recetas de hamburguesa: de carne, de pollo y vegetal.

Ingredientes (para acompañar unas 4 hamburguesas generosamente):

  • 1 puerro pequeño (o medio mediano)
  • 1 chorrito de vino blanco
  • 2-4 pepinillos (al gusto)
  • 4 cucharadas soperas de yogur natural (cuanto más espeso mejor, tipo griego o skyr)
  • 1 cucharada sopera de mostaza tipo Dijon (cualquiera que no sea de bolitas en esta ocasión)
  • pizca de sal

Preparación:

Comenzamos pochando el puerro. Para ello, lo cortamos por la mitad (a lo largo) y lo lavamos bajo el grifo. Después lo troceamos y lo ponemos a pochar en una sartén con un chorrito de aceite a fuego medio.

Pasados 5 minutos (tapado pero removiendo alguna vez), agregamos el vino y dejamos a fuego fuerte hasta que se evapore el alcohol (1 minuto). Apartamos del fuego.

Ya sólo nos queda triturar el puerro junto con los demás ingredientes del listado!

Puedes triturarlo tanto como quieras, aunque yo personalmente preferí dejar que se notara algún trocito (es decir, no esperé a que fuese una crema totalmente homogénea).

Metemos en la nevera hasta que se enfríe bien, y lista para acompañar multitud de platos (ver sugerencias concretas al inicio del post).

Se conserva unos 3 días en la nevera sin problema.

 

 

Espinacas a la crema

Hola chicos!!!

Hoy vengo con una receta de las de toda la vida, de esas que cuando las preparo pienso: “por qué no las hago con más frecuencia con lo ricas que están???”…

Aparte de que es un plato muy saludable (ya veréis que no pongo excesiva harina ni grasa, las protagonistas son las espinacas!), es muy cómodo porque recalienta a la perfección, y sólo tienes que acompañarlo de un huevo frito o un filete o similar para tener un plato único riquísimo!

Las suelo hacer en thermomix porque salen fenomenal (son de esas recetas de 10 de thermomix!), pero os pongo las 2 versiones 🙂 .

Ingredientes (4 raciones):

  • 350-500 gr de espinacas frescas o congeladas (si son congeladas, las descongelamos en el micro y las escurrimos bien antes de empezar) – también serviría kale
  • 25-30 gr de aceite de oliva
  • media cucharadita de sal
  • 2-3 cucharadas generosas de harina (mejor integral)
  • 500 ml de leche aprox
  • 1/4 de cucharadita de nuez moscada
  • Pimienta
  • opcional (si lo gratinamos): queso parmesano rallado

Seguir leyendo…

Pasta con setas a la crema (estilo Belmondo)

Hola amig@s!

Bueno bueno bueno la recetaza que os traigo hoy!!!

Desde que probé la pasta de boletus y trufa en el nuevo (y súper de moda ahora mismo) restaurante madrileño Belmondo, supe que tendría que intentar mi versión casera. Y es que la combinación setas-pasta-nata es de infarto… Como veréis debajo, la trufa me la he “ahorrado”, no sólo económicamente sino porque me resulta bastante indigesta. Si no es vuestro caso, podéis ponerla, por supuesto.

Seguidme, que vale muuucho la pena!!!

Ingredientes (para 4 raciones de plato único):

  • 350 gr de pasta a vuestra elección – os recomiendo para esta receta alguna pasta larga tipo espaguetti o cintas/tallarines; si son integrales más nutritivos serán, y si es pasta fresca más auténtica os sabrá (ojo, si usáis pasta fresca necesitaréis unos 450-500 gr ya que viene casi hidratada)
  • 300 gr de setas variadas (frescas o congeladas; pueden ser sencillamente champiñones)
  • 400 ml de leche evaporada (la lata tipo “Ideal”) – o bien 300 ml de nata para cocinar
  • 1 cebolla
  • 2 dientes de ajo
  • 1 chorro de vino de cocinar
  • Pimienta negra al gusto
  • Media cucharadita de nuez moscada (no os paséis, que sabe muy fuerte!)
  • Queso parmesano o grana padano rallado (al gusto, unos 50 gr)
  • Aceite de oliva
  • Sal
  • Opcional: si os preocupa que no haya apenas proteína en la receta, podéis añadir trocitos de pollo dorado en una sartén, o jamón o lacón troceados

Preparación:

Comenzamos poniendo a cocer la pasta en abundante agua con sal durante algo menos del tiempo que indique el envase (para asegurarnos de que queda al dente).

Mientras, vamos con la salsa.

En una sartén amplia con un chorrito de aceite ponemos a pochar la cebolla y el ajo, ambos laminados o cortados en cuadraditos pequeños. No pongáis sal de momento.

Los dejamos 5 minutos a fuego medio removiendo de vez en cuando y lavamos muy bien las setas (o las descongelamos en el microondas, si son congeladas). Las laminamos y las añadimos a la sartén.

Subimos a fuego más fuerte para que pierdan el agua y las dejamos 5 minutos.

Si quisiéseis añadir pollo o jamón/lacón, lo pondríamos ahora también.

Añadimos el vino, la sal, la nuez moscada y la pimienta y dejamos 1 minuto a fuego máximo para que se evapore el alcohol.

Incorporamos entonces la leche evaporada o la nata y dejamos a fuego medio 2 minutos más (a contar desde que hierva).

Añadimos parte del parmesano (guardamos un poco para servir) y removemos.

Escurrida la pasta, la incorporamos a la sartén con la salsa y, con el fuego apagado, mezclamos todo bien. Si no os cabe en la sartén, mezclad todo en la cazuela donde hervisteis la pasta.

Servimos con más parmesano y pimienta por encima.

Listo!!!

➡ Si queréis hacerla con antelación, guardad la pasta y la salsa por separado para mantener la cremosidad que queremos. Calentad la pasta en el microondas y la salsa en una cazuela, y una vez todo caliente lo juntamos en la cazuela fuera del fuego.

Caponata siciliana (ragout frío de berenjenas)

Buenísimos días lector@s!

Hace unos cuantos años estuvimos de viaje en Sicilia. Nos encantó la isla, es increíble la diversidad que tienen en general en un territorio no tan grande!

Hay mil planes que hacer y una gastronomía típica de lo más abundante. Hace tiempo compartí con vosotros la receta de pasta con le sarde, tan típica de allí y que consiste básicamente en una salsa de sardinillas y tomate BRUTAL.

Pues bien, hoy os traigo otra receta súper conocida tradicional de allí. Se trata de un aperitivo frío que suelen servir sobre pan (normal o pita) recién tostado, y que consiste en una especie de estofado agridulce de berenjenas de sabor adictivo…

La receta tradicional tiene bastantes más pasos (y grasa) que esta que os propongo yo hoy. Ya sabéis que me gusta darles una vuelta “vaga y saludable” a ciertas recetas tradicionales laboriosas y contundentes para que os animéis más a hacerlas 😊.

Ingredientes (para un aperitivo para 4 personas):

  • 1 berenjena grande o 2 pequeñas
  • 3 tomates medianos
  • 1 cebolla
  • 2 cucharadas soperas de vinagre
  • 2 cucharadas soperas de azúcar o miel
  • 2 cucharadas soperas de alcaparras
  • 3 cucharadas soperas de aceitunas verdes sin hueso
  • Aceite
  • Pizca de sal
  • Para server: pan (normal o de pita) tostado

Preparación:

Comenzamos pelando la cebolla y cortándola en tiras o cuadraditos.

La ponemos a pochar en una cazuela con un a pizca de sal y un chorro de aceite a fuego medio. La dejamos 8 minutos aprox.

Lavamos y troceamos el tomate en cuadraditos pequeños y lo agregamos a la cazuela. Dejamos 5-7 minutos a fuego más fuerte, para que vaya perdiendo agua.

Lavamos la berenjena y la cortamos en dados tamaño bocado. Picamos las aceitunas ligeramente. Incorporamos ambas a la cazuela, junto con el vinagre, el azúcar y las alcaparras.

Tapamos y dejamos que cueza todo junto, tapado y a fuego suave, hasta que las berenjenas estén súper tiernas (esto es CLAVE), no menos de 15 minutos.

En cuanto esté templado, pasamos a un cuenco y dejamos enfriar en la nevera.

➡ Este plato se toma frío y sobre pan tostado, pero podríamos emplearlo caliente como salsa para pasta.

➡ Se conserva unos 4 días en la nevera sin problema. Congelarla no quedaría muy bien de textura me temo…

Sobrasada casera vegetal

Hola a tod@s!!!

Desde que nací veraneo con mi familia en Mallorca, y tenemos la suerte de que nuestros amigos de allí nos regalan siempre sobrasada casera durante toda nuestra estancia 🙂 . Si tenéis oportunidad de probar la sobrasada casera os lo recomiendo muchísimo, no tiene nada que ver con la que se puede encontrar en cualquier supermercado… Podéis encontrarla (aparte de en Mallorca) en la sección gourmet de El Corte Inglés y en las tiendas/restaurantes Cristina Oria de Madrid.

Hace poquito vi en el libro “Cocina tu cambio” y en el blog “Hoy comemos sano” una versión vegetal y casera de la sobrasada. Me pareció muy curioso, así que probé en casa y NOS ENCANTO!!!

El sabor no es exactamente igual, pero de verdad es muyyy parecido, y la textura sí que es idéntica!

Podemos tomarla tal cual untada en tostadas o picos (o en versión mallorquina, con Quelitas), o como parte de otras recetas como el arros brut, en una pasta carbonara en lugar del bacon, como relleno de una empanada o coca

➡ La sobrasada tradicional se conserva meses sin problema, pero esta que os propongo dura unos 4-5 días en la nevera, por lo que os recomiendo no hacer más cantidad de la que sugiero en los ingredientes 🙂 . Total, se tarda tan poco en hacer que no vale la pena!

Ingredientes (para un bol generoso):

  • 1 bote de tomates secos en aceite o secos (aprox 200 gr si vienen en aceite, o 100 gr si vienen secos)
  • 50 gr de algún fruto seco (anacardo, almendra…) o pipas de girasol – en cualquier caso, al natural, no fritos ni salados
  • 1 cucharadita de pimentón
  • media cucharadita de ajo en polvo
  • 2 cucharadas soperas de aceite de oliva
  • 2 cucharadas soperas de agua
  • pimienta negra (al gusto, pero generosa)

Preparación:

  • Si nuestros tomates vienen secos, los ponemos a hidratar en agua hirviendo en un cazo 15 minutos.
  • Si los tomates vienen en aceite, los escurrimos bien (ojo, podemos guardar ese aceite para emplearlo en la receta!).

Trituramos el fruto seco o pipa escogida hasta que quede troceado o incluso hecho polvito.

Agregamos a la batidora donde estaban los frutos secos los demás ingredientes del listado, incluidos los tomates, y trituramos hasta que quede una textura homogénea a vuestro gusto.

Id probando hasta que el sabor también se ajuste a vuestras expectativas, añadiendo lo que consideréis.

LISTA

➡ La sobrasada tradicional se conserva meses sin problema, pero esta que os propongo dura unos 4-5 días en la nevera, por lo que os recomiendo no hacer más cantidad de la que sugiero en los ingredientes 🙂 . Total, se tarda tan poco en hacer que no vale la pena!

Podemos tomarla tal cual untada en tostadas o picos (o en versión mallorquina, con Quelitas), o como parte de otras recetas como el arros brut, en una pasta carbonara en lugar del bacon, en esta receta de fideua con setas y sobrasada, como relleno de una empanada o coca