Bizcocho de manzana y canela, con crema inglesa ligera

Hola amig@s!

Hace poquito os ponía los dientes largos con el súper brunch que nos preparó una amiga de aquí de Luxemburgo… Me pedisteis las recetas de TODO lo que nos puso, y es que no es para menos, qué bueno y bonito estaba todo!!!

Pues bien, como vuestros deseos son órdenes, aquí os traigo la primera de las recetas!

Se trata de un bizcocho de manzana delicioso. Tengo en el blog un bizcocho de calabaza y manzana, y unas magdalenas del estilo, pero este bizcocho es algo diferente, ya veréis cuando leáis los ingredientes. Además, una cosa especial que tiene es la crema inglesa que lo cubria – pero es una crema inglesa en versión fácil y ligera!

Delicioso y perfecto para esta época de manzanas y hornos!!!

Ingredientes (para un bizcocho del tamaño habitual):

  • 1 manzana (o 2 si son muy pequeñas)
  • 1 huevo
  • 225 gr de harina (la que queráis, incluso copos de avena molidos servirían; yo puse 140 gr de harina integral de trigo y 85 gr de harina de arroz)
  • 200 ml de leche
  • Especias:
    • 1 cucharadita de canela
    • Opcional: pizca de clavo, vainilla y jengibre molidos
  • 80 gr de algo que endulce – yo puse dátiles previamente hidratados , pero podéis poner miel, algún sirope o directamente azúcar
  • 60 gr de aceite o mantequilla derretida
  • 1 cucharadita de vinagre (mejor de manzana)
  • 2 cucharaditas de levadura o 1 de bicarbonato
  • Pizca de sal

Para la “crema inglesa”:

  • 200 ml de leche
  • 1 cucharada sopera de algo que endulce
  • Canela al gusto
  • Pizca de cúrcuma (muuuy poca, simplemente para darle el color amarillo característico de la crema inglesa)
  • 1 cucharada sopera de maizena (o arrowroot)
  • Pizca de sal (muuuy poca)

Preparación:

Precalentamos el horno a 180 grados con calor arriba y abajo.

Comenzamos pelando las manzanas y troceandolas en cuadraditos de 1 cm aprox. Los ponemos en un bol y espolvoreamos con un poco de canela y algún endulzante líquido tipo sirope (opcional, y aparte del endulzante que indico en el listado de ingredientes). Mezclamos bien.

Trituramos todos los demás ingredientes con una batidora (o a mano).

Incorporamos las manzanas en la mezcla anterior y mezclamos bien.

Vertemos todo esto en el molde que vayamos a emplear (si NO es de silicona, habrá que engrasarlo antes con un poco de aceite para que no se nos pegue).

Lo metemos en el horno a media altura durante 40-50 minutos. Pasados 40 minutos, abrimos y pinchamos en medio con un cuchillo: si sale limpio, ya esta listo! Si no, dejamos otro 10 minutos o lo que necesite para estar limpio.


Esperamos a que se temple un poco y desmoldamos con cuidado.

Mientras, preparamos la crema inglesa. Para ello, ponemos a calentar todos los ingredientes en un cazo EXCEPTO la maizena y un poco de la leche. Estos dos ingredientes los pondremos en un vasito y disolveremos bien la maizena con un tenedor. Cuando rompa a hervir la leche del cazo, volcamos la maizena diluida y dejamos hervir 1 minuto para que espese bien. Listo!

Albóndigas en salsa de tomate (con y sin Crockpot)

RECETA REEDITADA

Hola chic@s!

Esta es de mis recetas veteranas del blog, presente en él desde 2015!

Desde que era enana siempre me han encantado las albóndigas, de hecho era “mi plato favorito” cuando me preguntaban cuál era…

Como habéis podido observar estos años (y si no, os lo cuento yo ahora mismo 😉 ), las hago de muy diversas formas – tanto el contenido de las bolitas en sí como la salsa. Os las dejo aquí debajo por si os inspiran:

La razón por la que reedito esta receta es para incluir la versión  con Crockpot. La verdad es que, si tenéis este cacharro, os recomiendo que las preparéis con él, ya que se ahorran pasos, cacharros que limpiar y calorías… Ya veréis por qué!

Están DELICIOSAS, de verdad, es lo que ahora llaman comfortfood y que en estas épocas apetece más que nunca.

Animaos!!!

Ingredientes (salen unas 15-20 bolitas, para 4 raciones aprox):

Para las albóndigas:

  • 500-600 gramos de carne picada (de ternera, cerdo o pollo, o una mezcla de todas ellas; mejor evitad las de bandejitas ya que tienen un porcentaje grande de aditivos)
  • 2 huevos
  • una cucharada sopera de pan rallado (puede que necesites más; si no tienes, puedes triturar unos picos o bien añadir copos de avena triturados)
  • 1 chorro de leche
  • 1 diente de ajo pequeño picado, o media cucharadita de ajo seco en polvo
  • 1 cucharadita de perejil picado (opcional)
  • media cucharadita de sal

Para la salsa:

  • Si vais a hacerlas en una cazuela normal:
    • 1 cebolla picada en cuadraditos
    • 1 chorro de brandy o vino blanco
    • 5 cucharadas de tomate frito (recomendación: que sea casero o uno que tenga pocos ingredientes y azucar – como el Hida de mercadona)
    • 1 chorrito de agua
    • sal
  • Si vais a hacerlas en Crockpot:
    • 1 bote (400 ml aprox) de tomate frito (recomendación: que sea casero o uno que tenga pocos ingredientes y azucar – como el Hida de mercadona)

Seguir leyendo…

Espinacas a la crema

Hola chicos!!!

Hoy vengo con una receta de las de toda la vida, de esas que cuando las preparo pienso: “por qué no las hago con más frecuencia con lo ricas que están???”…

Aparte de que es un plato muy saludable (ya veréis que no pongo excesiva harina ni grasa, las protagonistas son las espinacas!), es muy cómodo porque recalienta a la perfección, y sólo tienes que acompañarlo de un huevo frito o un filete o similar para tener un plato único riquísimo!

Las suelo hacer en thermomix porque salen fenomenal (son de esas recetas de 10 de thermomix!), pero os pongo las 2 versiones 🙂 .

Ingredientes (4 raciones):

  • 350-500 gr de espinacas frescas o congeladas (si son congeladas, las descongelamos en el micro y las escurrimos bien antes de empezar) – también serviría kale
  • 25-30 gr de aceite de oliva
  • media cucharadita de sal
  • 2-3 cucharadas generosas de harina (mejor integral)
  • 500 ml de leche aprox
  • 1/4 de cucharadita de nuez moscada
  • Pimienta
  • opcional (si lo gratinamos): queso parmesano rallado

Seguir leyendo…

Pollo al pesto (receta para Crockpot)

Hola querid@s lectores!

Ya sabéis lo contenta que estoy con mi Crockpot desde que me la regalaron en Abril… La verdad es que no hay semana que no la use por lo menos 1-2 veces, es de verdad un alivio que cocine sola y los platos salen taaan deliciosos que engancha!!!

La receta de hoy la obtuve (similar) del ebook de recetas sanas para Crockpot de Foodiario. Si os gusta este tipo de recetas, os recomiendo mucho que os lo compréis, todas ellas son sencillísimas y sabrosas!

Se trata de un pollo en salsa que se prepara simplemente con pollo y con salsa pesto, y cuyo resultado es súper ligero y sabroso, como un guisito riiico riiico. Os recomiendo preparar bastante salsa pesto de una tirada y emplearla en 2 semanas para platos diversos, tanto ensaladas como platos calientes como este pollo o unos simples gnocchi!

Vamos allá!

Ingredientes (para 4 raciones):

  • 6-8 contramuslos de pollo con o sin hueso (podeis emplear pechugas, en cuyo caso os recomiendo cortarlas en tiras o dados gruesos)
  • 4 cucharadas soperas generosas de pesto (link a mi receta aquí)

Preparación:

Comenzamos preparando el pesto, simplemente triturando los ingredientes y probando por si nos gustase con mayor protagonismo de alguno de sus ingredientes. No os preocupes si os queda muy salado, ya que se va a diluir con el pollo y sus jugos.

Una vez lo tengamos, lo ponemos en la Crockpot junto con el pollo y programamos 2-3 horas en alta (digo 2-3 porque dependerá del tamaño del pollo y de si estaba en la nevera y demás, pero lo iréis viendo si está crudo o cocinado, no os preocupéis 🙂 ).

Mientras, podéis preparar una guarnición como un arroz o con quinoa, o también con  boniato o patatas asadas.

Listo!

➡ Dura 4-5 días en la nevera. Puedes congelarlo pero seguramente el pollo quede algo reseco.

Pasta con setas a la crema (estilo Belmondo)

Hola amig@s!

Bueno bueno bueno la recetaza que os traigo hoy!!!

Desde que probé la pasta de boletus y trufa en el nuevo (y súper de moda ahora mismo) restaurante madrileño Belmondo, supe que tendría que intentar mi versión casera. Y es que la combinación setas-pasta-nata es de infarto… Como veréis debajo, la trufa me la he “ahorrado”, no sólo económicamente sino porque me resulta bastante indigesta. Si no es vuestro caso, podéis ponerla, por supuesto.

Seguidme, que vale muuucho la pena!!!

Ingredientes (para 4 raciones de plato único):

  • 350 gr de pasta a vuestra elección – os recomiendo para esta receta alguna pasta larga tipo espaguetti o cintas/tallarines; si son integrales más nutritivos serán, y si es pasta fresca más auténtica os sabrá (ojo, si usáis pasta fresca necesitaréis unos 450-500 gr ya que viene casi hidratada)
  • 300 gr de setas variadas (frescas o congeladas; pueden ser sencillamente champiñones)
  • 400 ml de leche evaporada (la lata tipo “Ideal”) – o bien 300 ml de nata para cocinar
  • 1 cebolla
  • 2 dientes de ajo
  • 1 chorro de vino de cocinar
  • Pimienta negra al gusto
  • Media cucharadita de nuez moscada (no os paséis, que sabe muy fuerte!)
  • Queso parmesano o grana padano rallado (al gusto, unos 50 gr)
  • Aceite de oliva
  • Sal
  • Opcional: si os preocupa que no haya apenas proteína en la receta, podéis añadir trocitos de pollo dorado en una sartén, o jamón o lacón troceados

Preparación:

Comenzamos poniendo a cocer la pasta en abundante agua con sal durante algo menos del tiempo que indique el envase (para asegurarnos de que queda al dente).

Mientras, vamos con la salsa.

En una sartén amplia con un chorrito de aceite ponemos a pochar la cebolla y el ajo, ambos laminados o cortados en cuadraditos pequeños. No pongáis sal de momento.

Los dejamos 5 minutos a fuego medio removiendo de vez en cuando y lavamos muy bien las setas (o las descongelamos en el microondas, si son congeladas). Las laminamos y las añadimos a la sartén.

Subimos a fuego más fuerte para que pierdan el agua y las dejamos 5 minutos.

Si quisiéseis añadir pollo o jamón/lacón, lo pondríamos ahora también.

Añadimos el vino, la sal, la nuez moscada y la pimienta y dejamos 1 minuto a fuego máximo para que se evapore el alcohol.

Incorporamos entonces la leche evaporada o la nata y dejamos a fuego medio 2 minutos más (a contar desde que hierva).

Añadimos parte del parmesano (guardamos un poco para servir) y removemos.

Escurrida la pasta, la incorporamos a la sartén con la salsa y, con el fuego apagado, mezclamos todo bien. Si no os cabe en la sartén, mezclad todo en la cazuela donde hervisteis la pasta.

Servimos con más parmesano y pimienta por encima.

Listo!!!

➡ Si queréis hacerla con antelación, guardad la pasta y la salsa por separado para mantener la cremosidad que queremos. Calentad la pasta en el microondas y la salsa en una cazuela, y una vez todo caliente lo juntamos en la cazuela fuera del fuego.

Brownie de chocolate saludable (pero contundente!)

Muy buenos días queridos lectores !

Ya sabéis que no soy especialmente fan de la llamada “repostería saludable”. Y es que, o bien, me decepciona su sabor o textura, o bien es una bomba de azúcares y grasas (por muy saludables que sean, tipo dátiles o mantequillas de frutos secos, respectivamente, no conviene abusar), y además porque al creernos que es saludable, tenemos tendencia a comer más

Por ello en este blog, en la sección “Desayunos y postres”, únicamente encontraréis recetas que, si digo que son saludables, lo son de verdad, están ricas y las podemos comer con moderación sin estar afectando a nuestra salud.

En el caso del brownie (del que tengo receta tradicional deliciosa desde hace años, os la enlazo aquí), había visto mil recetas con todo tipo de ingredientes variados, pero ninguna me convencía. Hasta que di con esta, que es una adaptación del bizcocho de chocolate con calabacín de Fabián de Masterchef.

SI, LLEVA CALABACIN. NO, NO SE NOTA ABSOLUTAMENTE NADA.

Y qué pinta un calabacín en un plato dulce? Pues muy sencillo: sin aportar sabor, aporta una jugosidad inmensa y volumen que de otra forma tendríamos que suplir con más harina o grasa, aparte de que estamos introduciendo verdura (con su fibra, vitaminas y minerales) a tope!

CREEDME, DE VERDAD, mi marido a día de hoy no sabe que el brownie que tanto le gusto llevaba 1 calabacín entero jejeje.

Ingredientes (para 1 molde alargado normal, de los de 24cm):

  • 1 calabacín mediano (aprox 300 gr)
  • 40 gr de cacao puro en polvo (no nesquik, sino el 100% cacao)
  • 110 gr de dátiles, azúcar, algún sirope o miel, o una mezcla de varios
  • 200 gr de harina (mejor integral, incluso copos de avena sirven)
  • 3 huevos medianos
  • 10 gr de levadura tipo Royal (impulsor)
  • 50 gr de mantequilla derretida o de aceite de oliva suave
  • pizca de sal
  • pizca de canela
  • opcionales: 2-3 onzas de chocolate y unas cuantas nueces u otro fruto seco

Preparación:

Precalentamos el horno a 180 grados con calor arriba y abajo.

Comenzamos lavando el calabacín, troceándolo en 5 y triturándolo en una picadora o thermomix (3 segundos velocidad 5-6) hasta que esté rallado. También podríamos rallarlo con un rallador grueso.

Si vamos a emplear dátiles como endulzante, los trituramos también junto con el calabacín.

Agregamos todos los demás ingredientes de la receta (excepto los opcionales) y trituramos bien con batidora (en Thermomix, 10 segundos a velocidad 5) o a mano con unas varillas.

Tomamos un molde alargado y lo forramos con papel de horno. Si no tenéis, podéis engrasarlo con mantequilla o aceite. Si vuestro molde es de silicona, no hace falta hacer nada.

Ahora es el momento de meter en el bizcocho los ingredientes opcionales, si asi lo deseamos. En ese caso trocearíamos con las manos o con un cuchillo el chocolate y las nueces. La idea es encontrarse trocitos ni muy grandes ni muy pequenos. Los ponemos por encima hundiéndolos un poco como veis en la foto.

Metemos en el horno a media altura y dejamos 40 minutos. Comprobamos si esta hecho metiendo un cuchillo por el centro: si sale limpio, sacamos el bizcocho del horno; si sale manchado, lo dejamos 10 minutos mas o lo que necesite para salir limpio o casi limpio.

Sacamos del horno y dejamos reposar antes de desmoldarlo. Cuando esté templado ya podremos desmoldarlo sin problema.

Listo!

Guiso marroquí de legumbres con cordero


Hola amig@s!

Queda inaugurada la temporada de guisos de legumbres!! Yuuuhuuuu!!!

Para celebrarlo, os traigo uno rico rico, que preparé con mi adorada Crockpot (tranquiiiilos, os dejo receta con y sin ella!), y estaba absolutamente de muerte, por no hablar de olor que quedó en la cocina… Se trata de un guiso de inspiración marroquí, tanto por las especias como por incluir carne de cordero. Estas especias se llaman “ras el hanout”, y son las que emplean allí para casi todo (couscous, tajines…). Consisten en una mezcla de varias especias como comino, clavo, canela, jengibre y pimentón – si no tenéis ras el hanout, podéis poner un poco de aquellas!

Otra curiosidad de la receta es que empleé una legumbre poco frecuente pero que podéis encontrar hasta en Mercadona: soja verde o judía mungo. Pese a su nombre, NO es soja, sino una especie de alubia pero muy pequena y de color verde. Yo diría que de sabor es entre una lenteja y un guisante. No obstante, si no tenéis esta legumbre, no dudéis en sustituirla por lentejas, el guiso queda igualmente delicioso! (NOTA: no es la primera receta que comparto con mungo, os dejo el link de la otra, tipo castellano con pimentón etc).

Os dejo la foto de las mungo, y paso directa a explicaros la receta!!!

Ingredientes (para 4 raciones):

  • 250 gr de judías mungo (también llamada soja verde; podéis poner cualquier otra legumbre, por ejemplo lentejas)
  • 2 tallos de apio
  • 1 cebolla
  • 250 gr de cordero (podéis comprar cualquier parte y luego trocearla)
  • 1 cucharadita de sal
  • 1 cucharada sopera de ras el hanout (o bien comino, clavo, canela, jengibre y pimentón)
  • agua (luego vemos cantidad)

Preparación:

Como siempre que cocinamos legumbres, lo primero que debemos recordar es dejarlas en remojo en abundante agua un mínimo de 8 horas (la noche anterior o durante el día).

Troceamos muy pequeñas todas las verduras (lavadas previamente).

Cortamos también la carne en trocitos pequeños.

Receta con cazuela/olla express:

Una vez remojadas las legumbres, las escurrimos y las ponemos en una cazuela u olla express.

Agregamos asimismo los demás ingredientes (la carne y las verduras troceadas, las especias y la sal), y cubrimos con agua del grifo 3 dedos por encima.

Tapamos la cazuela, encendemos el fuego y dejamos que se cocine tranquilamente a fuego medio hasta que la legumbre esté tierna (depende de la legumbres escogida, pero en caso de ser lentejas o judía mungo son unos 25 minutos en cazuela desde que empieza a hervir, o 10 en olla express).

Receta con Crockpot:

Una cosa importante a recordar cuando preparamos alubias en la Crockpot (las mungo son una variedad de alubia) es que es preciso darles un hervor previo para deshacernos de una sustancia que contienen y que solamente desaparece al hervir a borbotones. Para ello simplemente pondremos las alubias en una cazuela, las cubriremos con agua del grifo 2-3 dedos por encima y las pondremos a hervir 5-10 minutos a borbotones.

Hecho lo anterior (recordemos, únicamente aplica si son mungo u otra variedad de alubia), ponemos todos los ingredientes de la receta en la Crockpot (incluido el agua de cocción de las mungo, en su caso) y programamos 6 horas en temperatura baja. Si pasado ese tiempo no estuviesen tiernas, las dejamos 1 hora más.

LISTO!

➡ Podemos conservarlas en la nevera 4-5 días, o congelarlas. Quedan perfectas!

Recetas con ingredientes de otoño

 

Hola amigos!

Para el tema gastronómico, el otoño representa el fin de muchos platos, por no estar de temporada ciertos ingredientes o por no apetecernos tanto por ser fresquitos… La contrapartida es la llegada de nuevos ingredientes de temporada y nuevos platos que apetecen más después de tantos meses sin tomarlos!

Aprovechar los productos cuando están de temporada merece la pena por varias razones:

  1. Son mucho más sabrosos, al haber madurado de forma natural (en el caso de las verduras/frutas)
  2. Son más baratos, por la misma razón anterior
  3. Apoyamos un consumo sostenible, yendo en línea con la naturaleza y dejando un poco ese “querer de todo en todo momento” (si no hay fresas en otoño, no nos empeñemos, tomemos mandarinas!)
  4. De esta forma variamos nuestra dieta, nos nutrimos mejor y no nos cansamos de estar todo el día comiendo lo mismo!

Para ayudaros un poquillo a recordar qué ingredientes son éstos y qué recetas podemos elaborar con ellos, he preparado este post que espero que os sea útil 🙂 .

Seguir leyendo…