Especial verano (vol. I): cremas fresquitas

Hola amig@s!

Hace poquito os pregunté por Instagram qué tipo de recetas os gustaría ver por aquí en el corto plazo, y me quedó clarito que lo que buscamos con estos calores son recetas rápidas y que involucren encender lo menos posible fuentes de calor jejeje. De modo que me he puesto manos a la obra y he preparado varios recopilatorios especiales para el verano que cumplen esas premisas.

Empezamos con el primero de tres: CREMAS.

Y es que las cremas son un recurso maravilloso, porque aunque algunas de ellas requieran cocción (encender la vitro), podemos hacer una gran cantidad y disfrutarlas en varias ocasiones. Si somos pocos en casa, podemos incluso congelar una parte y consumirla en otro momento. Si no queréis encender el fuego, tranquilos, otras muchas de las que os voy a proponer consisten simplemente en triturar, de modo que cero calor y tiempo!

Aparte de ser un recurso muy práctico, las cremas son súper saludables; tened en cuenta que nos estamos metiendo una porción de verduras enorme de una sentada, lo que puede resultar especialmente útil si no somos muy fans de las verduras en casa.

Y por último, otra ventaja de las cremas es que pueden constituir un plato único si les ponemos “toppings” proteicos por encima como frutos secos, pipas o huevo duro picado.

Vamos a ver qué os traigo por aquí…

Sin encender el fuego (triturar y listo):

Encendiendo el fuego y enfriando en la nevera:

Espero que os gusten mis propuestas, recordad que podéis contarme vuestras favoritas en comentarios o por Instagram 🙂 .

Y… no olvidéis que esta semana iré publicando diariamente un nuevo recopilatorio!

Gazpacho de remolacha

Hola amig@s!

De nuevo he buscado y encontrado huequito para saludaros desde aquí 😀. Está siendo una época muy bonita pero también muy intensa; aprender a ser madre y conocer realmente las necesidades de mi bebé no es tan evidente como pueda parecer a ojos de un “no padre”, y eso que tengo 12 sobrinos!

A nivel culinario estoy tirando de congelador y despensa, pero también de recetas que no llevan mucho tiempo y que estén ricas y sean nutritivas, como este gazpacho.

Ojo, con el gazpacho suelo ser muy purista y hago el clásico una y otra vez cada semana, pero viendo una carta de restaurante se me ocurrió hacer este de remolacha y estaba taaaaan rico y cremoso!!! No sabe casi a remolacha, sólo le da un toque dulcecito y cremoso, lo tenéis que probar!

Me acompañáis?

Por cierto: si te interesa otra receta de gazpacho no clásico, aquí tienes la del gazpacho de zanahoria; si buscas alguna crema fría express con remolacha, aquí tienes una en la que la combinamos con zanahoria (casualmente jeje).

Ingredientes (para 4-6 raciones):

  • 500 gr de tomates maduros (variedades pera y canario quedan genial)
  • 500 gr de remolacha cocida (un paquete entero de las que vienen al vacío, líquido incluido)
  • 1 diente de ajo
  • 50 gr de pimiento (verde o rojo)
  • 40 gr de cebolla
  • 60 gr de pepino pelado
  • 30 gr de vinagre (de vino blanco o de jerez, nada de Módena!)
  • 1 cucharadita de sal
  • 50-70 gr de aceite de oliva (el mejor que tengáis)

Preparación:

Simplemente debemos triturar todos los ingredientes hasta que quede cremoso y sin grumitos. En thermomix serían 3o segundos a velocidad 5, y 2 ó3 minutos a velocidad 10.

Listo!

➡ Podéis añadir agua al final si os gusta menos espeso.

➡ Dura 4 ó 5 días en la nevera sin problema.

➡ Y se puede congelar! Después sólo habrá que dejarlo descongelar en la nevera y volverlo a triturar.

Leche condensada casera con thermomix (2 ingredientes, 10 minutos y saludable!)

Buenos días!

Aún no doy crédito a que la leche condensada se haga como hoy os voy a contar, y mucho menos a que sea saludable, con la de veces que la he tomado disfrutándola a sabiendas de que era una bomba!!! Jejeje.

Y cómo se le acaba ocurriendo a una ponerse a fabricar leche condensada? Pues muy sencillo, el año pasado en pleno confinamiento se nos acabó la leche condensada que solemos tomar con fresas en esta época y se me ocurrió investigar. Para mi sorpresa, la leche condensada no es más que leche en polvo rehidratada con un poco de agua y azúcar!

En algunas recetas vi que añadían muchísimo azúcar, mientras que en otras no añadían nada; en algunas vi que aplicaban calor, en otras simplemente trituraban la mezcla…

Total, que decidí hacer un mix y aquí tenéis una versión PERFECTA de leche condensada casera facilísima y saludable!

Usos: tal cual con fresas, en tostadas, para hacer flan, crema de limón, dulce de leche…

Ingredientes (para 1 bote de 300-400 ml):

  • 200 gr de leche en polvo (hay normales y desnatadas, no importa)
  • 150 gr de agua
  • Azúcar o eritritol (luego vemos cantidad)

Preparación:

OJO, necesitamos thermomix!

Ponemos la leche y el agua en la thermomix y programamos 10 minutos a 90 grados y velocidad 3.

Pasado ese tiempo, probamos el dulzor y añadimos azúcar/eritritol en la medida en que nos guste – personalmente añadí 2 cucharadas soperas y estaba dulcísima.

Finalmente, trituramos 10 segundos a velocidad 10 para quitar posibles grumos. Veréis que la textura es MUY líquida, no os preocupéis que luego espesa.

Pasamos a un bote de cristal y, cuando esté templado, pasamos a la nevera para que adquiera consistencia de leche condensada – necesita unas cuantas horas, incluso de un día para otro.

➡ Al no tener apenas azúcar ni estar esterilizada y demás, dura menos que la leche condensada que se compra. No la dejaría más de una semana en la nevera.

➡ Usos: ver al inicio del post.

Roscos de anís (galletas)

0B3C2AE9-F1A5-44FB-A7D1-5437A3AE337F

Hola amig@s!

Hace poquito, con motivo de la Semana Santa, descubrí estos deliciosos roscos/rosquillas gracias a las maravillosas chicas de FuturLife, de las que os he hablado en multitud de ocasiones.

Las hice pensando que saldrían rosquillas de las blanditas, tipo magdalena, pero una vez terminadas descubrí que son “de las duritas”, tipo galleta, DELICIOSAS de verdad!

Hice algunos cambios a la receta original, agregando más dulzor ya que no me parecían suficientemente dulces, con algo menos de aceite y con anís estrellado que es el que tenía. Os dejo el resultado y os garantizo el éxito total!!!

Vamos allá!

Ingredientes (para unas 20 rosquillas):

  • 300-340 gr de harina (de trigo o de espelta, mejor integral o mitad y mitad)
  • Ralladura de 1 naranja
  • 120 ml aceite oliva
  • 5 estrellas de anís
  • 60-70 gr de azúcar o de eritritol (único endulzante no puesto en entredicho por nutricionistas), y un poco más para espolvorear
  • 1 sobre de levadura tipo royal (de repostería, NO la de hacer pan)
  • 1 huevo (para pintar)
  • Preparación:

Preparación:

Comenzamos poniendo a hervir unos 250 ml de agua y añadimos el azúcar/eritritol y el anís. Dejamos que cuezan a fuego medio 5 minutos y apartamos del fuego para que se temple.

366974B7-6160-4D81-BAEF-AC743EEEB037

Una vez lo tengamos, vertemos 150 ml de este “jarabe” (veréis que apenas queda más que eso una vez hervido) en un cuenco o thermomix e incorporamos el aceite, ralladura, harina (empezad con 300 sólo) y levadura.

Si lo hacemos a mano, mezclamos bien con un tenedor o espátula y luego con las manos amasamos muy bien. Si lo véis pringoso, añadid más harina hasta que logréis una masa que se separe de las manos con facilidad.

Si lo hacéis con thermomix, programad 2 minutos en velocidad espiga. Si lo véis pringoso, añadid más harina y programad otro minuto más; así hasta que logréis una masa que se separe de las manos con facilidad.

7AE7794F-6825-4B0D-A1CC-6B4ACDCB65C5

Precalentamos el horno a 180 gr con calor arriba y abajo.

Vamos tomando porciones de masa y formamos las rosquillas o la forma que queramos, y las pasamos a la bandeja del horno forrada con papel de horno.

30581ABC-CDC1-48A1-99C7-91FA2530A3DE

Batimos el huevo en un cuenquito junto con el azúcar/eritritol extra (cantidad a ojo) y pintamos las rosquillas con esta mezcla.

209D20AB-EBF0-4AD7-8BEC-65FCF59F42EA

Metemos en el horno unos 20-30 minutos (pasados 20 sacamos una y la cortamos por la mitad para comprobar si está cruda; si lo está las dejamos 10 minutos más o lo que sea necesario!).

6C33A670-BD06-40B2-B4C6-9002232327CE

Sacamos del horno y dejamos enfriar. Listas!!!

Calamares en su tinta (con cazuela, Thermomix y Crockpot)

RECETA ACTUALIZADA

Muy buenos días queridos lectores! Arrancamos nueva semana!

Uno de los platos que más me transportan a mi infancia son los calamares en su tinta. Recuerdo la alegría que me daba cuando los preparaban en mi casa o en la de mi abuela, me parece que tienen un sabor y un aroma de lo más curioso, por no hablar de su aspecto!

Cuando me casé decidí hacerlos un día y descubrí que es realmente sencillo! La verdad es que es una de esas recetas que sale de 10 con thermomix, pero tranquilos que os doy la receta para hacerlos también en cazuela. YYY… mi nuevo descubrimiento y que hoy por fin comparto es que quedan de 11 con Crockpot!

Animaos!

Ingredientes (para 4-6 raciones):

  • 1 kg de calamares o chipirones (mejor no anillas de pota)
  • 3 bolsitas de tinta de calamar (cuidado, tomarla en crudo es tóxico – al cocinarla deja de serlo por completo)
  • 1 cebolla grande o 2 pequeñas
  • 1 ó 2 dientes de ajo
  • Un chorro de aceite de oliva
  • 300-400gr tomate frito o passata
  • 1 chorro de vino blanco, fino o brandy
  • 1 cucharadita de sal
  • 2 vasos de agua (sólo si lo necesitamos, con Crockpot NO)

Seguir leyendo…

Bizcocho de naranja con frosting (versiones clásica y 2.0)

Hola querid@s lectores!

Este post es una reedición de uno de los más antiguos del blog… Descubrí el mejor bizcocho de naranja del mundo hace siglos gracias a la bloggera Isasaweis y compartí entonces la receta con vosotros.

Mucho ha llovido desde entonces, y he aprendido muchas cositas tanto a nivel culinario como nutricional. De modo que hace poco decidí darle una vuelta a la receta original para restarle carga de azúcar e introducir algo de proteína, además de incorporar un frosting que, si bien no es imprescindible, os recomiendo que lo probéis porque esta de infarto!

Os dejo las 2 recetas para que sigáis la que más os convenga en cada momento.

Y cuál de las 2 versiones prefiero? Las dos están buenísimas, su sabor es idéntico pero diría que la “2.0” es incluso más jugosa, cosa rara en repostería saludable. Es por ello que estoy particularmente orgullosa de haberla creado yo… 🙂

Vamos allá!

Ingredientes VERSIÓN CLÁSICA (para 1 bizcocho tamaño normal, molde de 20-24cm):

  • 1 naranja de zumo (entera con piel y todo; mejor que de mesa porque suelen tener muy poca piel y mucho juguillo)
  • 3 huevos
  • 70 ml de aceite de oliva
  • 150-200 gr azúcar
  • 170 gr harina
  • 1 sobrecito de levadura de repostería (tipo royal, NO la de hacer pan)

Ingredientes VERSIÓN 2.0 (proteica y sustituyendo parte del azúcar):

  • 1 naranja de zumo (entera con piel y todo; mejor que de mesa porque suelen tener muy poca piel y mucho juguillo)
  • 3 huevos
  • 70 ml de aceite de oliva
  • 60 gr azúcar
  • 100 gr de eritritol (endulzante que no está mal, funciona igual que el azúcar, la proporción es la misma; lo venden en herbolarios, secciones eco de hipermercados y amazon)
  • 150 gr de harina de trigo (os recomiendo mitad integral mitad normal)
  • 30 gr de proteína neutra (whey o vegana) – si no, poned 30 gr más de harina
  • 1 sobrecito de levadura de repostería (tipo royal, NO la de hacer pan)

Para el FROSTING (OPCIONAL EN AMBOS CASOS):

  • 1 tarrina de queso tipo Philadelphia (150 gr aprox)
  • zumo de media naranja
  • ralladura de la naranja
  • 1 cucharada sopera de sirope de agave/arce, o bien azucar/eritritol hecho polvillo tipo glass

Seguir leyendo…

Mermelada de higos en 1 minuto (o de orejones/ciruelas secas)

Hola amig@s!

Arrancamos otra semana con receta dulce, que se ve que la pasada os vino estupendamente esa Crema Kinder/Ferrero

Hace poquito os mostraba esta mermelada “milagrosa” por Instagram y pareció interesaros muuucho! Y no me extraña nada, puesto que se tarda 1 minuto en preparar y nos sirve para un montón de cosas ricas…

La verdad es que se me ocurrió de casualidad. Haciendo revisión de despensa me encontré un paquetito de higos secos ya pasados de fecha y bastante resecados y pensé “qué podemos hacer con ellos así rapidito?”. No sé por qué se me vino a la cabeza la receta del caramelo de dátil y decidí aplicarla. El resultado? Un manjar que solamente con olerlo ya te entran ganas de comerlo a cucharadas!

Debemos comerla a cucharadas, sin límite? Pues bien, los higos secos (y esta receta) no llevan azúcar añadido y tienen mucha fibra y micronutrientes interesantes; no obstante, al igual que ocurre con los dátiles, se trata de un alimento súper dulce y calórico que debemos comer con cierta mesura. Tened en cuenta que la fruta desecada no tiene agua y por tanto es como si fuese fruta concentrada en azúcar, por ejemplo, los higos frescos son un 16% azúcar (intrínseca), mientras que los secos son 48%…

Dicho lo cual, paso a desvelar el misterio de esta mermelada express. Al final del post encontrareis sugerencias para tomar esta delicia 🙂

Ingredientes (para un botecito mediano):

  • 125 gr de higos secos (pueden ser orejones o ciruelas secas)
  • 150 ml de agua hirviendo (ver aclaración debajo)

Preparación:

Simplemente debemos triturar con nuestra batidora más potente ambos ingredientes hasta obtener una textura de mermelada (como la de la foto).

OJO:

  • En función de lo seca que esté vuestra fruta (depende de la marca y del tiempo que lleven envasados), quizá necesitéis añadir algo más de agua, lo iréis viendo claramente!
  • Si lo hacéis en una batidora de vaso o thermomix, hará falta abrirla un par de veces y bajar lo que queda por las paredes.

Pasamos nuestra mermelada a un tarrito de cristal y dejamos que temple antes de pasar a la nevera.

Lista!

Se conserva sin problema 1 semana en la nevera – tened en cuenta que no lleva ningún conservante (ni limón ni azúcar, que ayudan a alargar la duración)

Sugerencias de uso? Miles!

Crema Kinder bueno / Ferrero rocher

Buenos días querid@s lector@s!!!

Arrrrrrancamos semana con recetita dulce, a ver si esto ayuda a sobrellevar mejor el lunes 😉 .

Lo que os traigo hoy va a suponer un antes y un después en vuestros desayunos y meriendas. No exagero.

Me arriesgaría a decir que al 80% de la población le chiflan el Kínder bueno y los bombones Ferrero rocher. Y no digo al 100% porque siempre hay excepciones, pero vamos, está claro que son dos dulces que triunfan como pocos!

Cuál es la pega de estas conocidas chocolatinas? Pues, como os imaginaréis, que ambos están hechos con ingredientes chunguillos desde el punto de vista nutricional, básicamente son puro azúcar, grasas de baja calidad y harinas refinadas; y, si bien NO PASA ABSOLUTAMENTE NADA por tomarlos de forma esporádica (una o dos veces al mes), tener la versión saludable y casera para tomar con mucha más frecuencia me parece una idea fantástica que estoy deseando compartir!

El sabor OS PROMETO que es idéntico, vais a alucinar. Y no os perdáis al final del post las sugerencias de uso que os doy.

Ingredientes (para 1 bote tamaño mermelada):

  • 150 gr de avellanas (lo mejor para la textura es que sea mantequilla de avellanas, sobre todo si no tenéis una batidora potente tipo thermomix, pero si no tenéis podéis utilizar avellanas tostadas; o mitad y mitad)
  • 5 dátiles (enteros o en formato pasta), o 3 cucharadas de algún sirope tipo arce o agave
  • 40 gr de leche en polvo (imprescindible que sea en polvo, da un sabor especial y dulzor)
  • Un chorro de agua o leche (se pone un poco al principio y después se va añadiendo con cuidado hasta obtener la textura deseada)

Preparación:

Antes de empezar:

  • Si los dátiles NO son de la variedad medjoul (especialmente jugosos) o comprados en pasta, los hidratamos previamente 15 minutillos en un cuenco con agua hirviendo/muy caliente.
  • Si vamos a emplear avellanas tostadas tal cual (no en mantequilla), primero debemos convertirla en mantequilla. Para ello, ponemos el fruto seco en nuestra batidora más potente (tipo thermomix) y trituramos 5 minutos a velocidad media. Bajamos lo que quede por las paredes y programamos 3 minutos más al mismo modo.

Agregamos a la crema de avellanas los dátiles (hidratados, si es su caso), la leche en polvo y un chorro de agua o leche. Trituramos todo y vemos si le falta liquido (comparando con la textura de la foto superior). Si está demasiado seco/espeso, ponemos un poco más y volvemos a triturar 1 minuto a velocidad media.

El único secreto de esta receta es realmente tener un procesador/batidora potente, y paciencia para lograr la textura adecuada.

Probamos el sabor y agregamos más endulzante si lo vemos poco dulce.

Listo!

➡ IMPORTANTE: al tener agua/leche, debemos conservar esta crema en la nevera, y estará en buen estado una semana aprox.

➡ Ideas para tomar esta crema: tal cual con una onza de chocolate, untada en tostadas, con tortitas, con crepes, sobre/dentro de porridge, sobre/dentro de overnight oats o pudding de chia, como parte de un batido de plátano y chocolate… Como veis, las posibilidades son INFINITAS y DELICIOSAS.

Pastel/fiambre de pollo, tomates secos y aceitunas

Muy buenos días!

Una de las cosas que más me gusta hacer cuando voy a España es ojear libros de cocina de allí. Tenemos grandes autores y referencias a nivel mundial, y esos me gusta palparlos y leerlos en su idioma original!

Estas navidades fue el caso del nuevo libro de Martín Berasategui y David de Jorge (Robin Food), que os recomiendo bastante. Es un libro de recetas sencillas pero muy originales, del que de momento he preparado está pero tengo varias en mente que son candidatas!!!

Se trata de un pastel de pollo que también denomino fiambre ya que podéis tomarlo tanto calentito y en rebanadas gruesas (acompañado de mis cherries especiados asados queda ESPECTACULAR), como finito y frío dentro de un sándwich o con ensalada. Es igualmente delicioso, y os prometo que va a gustar a todos, mirad simplemente los ingredientes!

He aplicado algunas modificaciones a la receta original para acelerarla ligeramente y reducir un poco cantidad de ingredientes, espero que os guste el resultado!!!

Ingredientes (4-6 raciones):

  • 600-750 gr carne picada de pollo (o unas 3 pechugas enteras que picaremos en casa)
  • media cebolla grande o 1 pequeña
  • 3 cucharadas soperas de aceitunas verdes (o pepinillos, o alcaparras)
  • 6 tomates secos en aceite
  • media cucharadita de sal
  • 2 huevos
  • 1 chorro de leche
  • 2 cucharadas soperas de pan rallado (cuando no tengo, simplemente trituro unos picos!)

Preparación:

Picamos la carne (si no venía ya así), la cebolla, los tomates secos y las aceitunas en trocitos muy pequeños. Esto podemos hacerlo a mano con un cuchillo bien afilado, en una picadora (cada ingrediente por separado) o en thermomix (cada ingrediente por separado, 2-3 segundos a velocidad 5-6).

Precalentamos el horno con calor a 180 grados con calor arriba y abajo.

En un cuenco grande batimos los huevos junto con la leche, y agregamos después la sal, el pan y todos los ingredientes que habíamos picado por separado.


Mezclamos bien y vertemos en un molde (preferiblemente alargado, si no es de silicona os recomiendo engrasarlo o forrarlo con papel de horno).

Metemos en el horno a media altura unos 30-40 minutos o hasta que, pinchándolo con un cuchillo, éste salga limpio.


Dejamos templar y comemos así o frío.

➡ De guarnición le van genial mis tomatitos cherry asados con especias, o en general cualquier verdura asada tipo pimientos o a la plancha tipo espárragos.

➡ Se conserva bien en la nevera 4 días, y también se puede congelar.

 

Pastel de calabaza (postre)

Hola querid@s lector@s!

Antes de que acabe el periodo calabacil, os traigo una receta deliciosa que me preparó una amiga una vez que fui a su casa.

Si me seguís desde hace tiempo, sabréis que ADORO la calabaza, aparte de su sabor, su versatilidad me parece lo más! Las compro de 2 en 2, las aso simplemente cortadas por la mitad, sin pelar, y luego ya decido qué hago con ellas… Congelo una parte, con el resto hago una crema, un risotto, un plato dulce… Además en temporada está genial de precio!

Pues bien, en el apartado (mental) dulce de recetas con calabaza solamente tenía mi delicioso untable, que os recomiendo muchísimo, y por fin le doy entrada a este pastel que, si os gustan los dulces especiados con canela y demás, os encantará!

Para la base de la tarta os propongo la versión normal y una más saludable, para que escojáis la que os apetezca. Recordad, por un lado, que las galletas María, no son saludables (tienen harinas y grasas de mala calidad, aparte de bastante azúcar), pero, por otro, que si solamente tomamos una ración de esta tarta, tampoco nos estaríamos tomando tantas galletas, no exageremos!

Vamos allá!!!

Ingredientes (para una tarta de 6 raciones moderadas):

Para la base:

  • 100 gr de galletas tipo María (versión saludable: frutos secos y dátiles/miel (siropes)/azúcar hasta alcanzar esos 100 gr)
  • 60 gr de mantequilla a temperatura ambiente

Para el relleno:

  • 2 tazas de calabaza asada hecha puré (tomad un vaso o taza y cogéis la referencia)
  • media taza de leche de coco espesa (la de lata, no la bebible; usad la misma taza/vaso con el que habéis medido la calabaza)
  • 2 huevos
  • 3-4 cucharadas de algún sirope tipo arce, un puñadito de dátiles, o miel, o azúcar
  • Especias:
    • 1 cucharadita (generosa) de canela
    • 1 cucharadita de jengibre
    • Pizca de clavo
    • Pizca de nuez moscada
    • Pizca de pimienta negra
    • Opcional: vainilla (en esencia o en polvo)

Preparación:

Precalentamos el horno a 180-200 grados con calor arriba y abajo.

Comenzamos con la base.

Para ello, trituramos las galletas (o versión saludable, ver arriba) junto con la mantequilla con una picadora (o a toques de turbo con la thermomix).

Extendemos este polvillo sobre una fuente apta para horno (si tenéis un molde redondo desmontable, mucho mejor, yo no tengo y lo hice en una fuente normal). Veréis que al principio es polvito pero al irlo aplastando con las manos se va haciendo compacto. Es importante dejarlo bien apretadito, porque si no queda arenoso.

Ahora vamos con el relleno.

Trituramos o mezclamos con unas varillas todos los ingredientes indicados para el relleno (en Thermomix, 10 segundos a velocidad 8) y lo volcamos sobre nuestra base de galletas.

Metemos en el horno a media altura unos 40-70 minutos (a mí me tardo los 70, a mi amiga le tarda 40!), comprobando pasados esos 40 minutos que esta lista introduciendo un palillo o cuchillo en la tarta: si sale limpio sacamos la tarta del horno; si sale manchado, la dejamos 10 minutos más o hasta que salga limpio.

Lista!

➡ Podemos tomarla fría o caliente, aunque personalmente me gusta más fría de la nevera.

➡ Si queréis, podéis acompañarla de algún helado tipo vainilla, y ponerle por encima un hilillo de sirope de arce o equivalente para darle más toque dulce.

Salsa para hamburguesas tipo Mc Donald’s

Hola amig@s!

Hoy os traigo una receta de lo más original. Se trata de una salsa que vi en el libro “Modernist cuisine” (uno de los libros de cocina de mayor calidad que existen, en muchos sentidos), y que me atrapó nada más verla, pero además me alertaron de ella en un grupito de cocinillas que tengo jejeje.

Aunque se llame “salsa para hamburguesas”, realmente podéis utilizarla para lo que queráis, siempre fría eso si, por ejemplo para acompañar cualquier carne que se tome sin salsa (tipo fiambre o lomo de cerdo o escalope), para untar un bocadillo, como dip con crudités o pitas… Está DELICIOSA, me lo agradeceréis!!! Os dejo también el link a mis distintas recetas de hamburguesa: de carne, de pollo y vegetal.

Ingredientes (para acompañar unas 4 hamburguesas generosamente):

  • 1 puerro pequeño (o medio mediano)
  • 1 chorrito de vino blanco
  • 2-4 pepinillos (al gusto)
  • 4 cucharadas soperas de yogur natural (cuanto más espeso mejor, tipo griego o skyr)
  • 1 cucharada sopera de mostaza tipo Dijon (cualquiera que no sea de bolitas en esta ocasión)
  • pizca de sal

Preparación:

Comenzamos pochando el puerro. Para ello, lo cortamos por la mitad (a lo largo) y lo lavamos bajo el grifo. Después lo troceamos y lo ponemos a pochar en una sartén con un chorrito de aceite a fuego medio.

Pasados 5 minutos (tapado pero removiendo alguna vez), agregamos el vino y dejamos a fuego fuerte hasta que se evapore el alcohol (1 minuto). Apartamos del fuego.

Ya sólo nos queda triturar el puerro junto con los demás ingredientes del listado!

Puedes triturarlo tanto como quieras, aunque yo personalmente preferí dejar que se notara algún trocito (es decir, no esperé a que fuese una crema totalmente homogénea).

Metemos en la nevera hasta que se enfríe bien, y lista para acompañar multitud de platos (ver sugerencias concretas al inicio del post).

Se conserva unos 3 días en la nevera sin problema.

 

 

Bizcocho de plátano y almendras (sin gluten, azúcares ni lácteos)

Hola querid@s lector@s!

Los que conocéis mi página, y más aún los que habéis leído mis artículos sobre nutrición, sabéis que NO soy partidaria de las dietas que restringen “por defecto” (para todos, tengan o no una patología o sensibilidad específica) grupos de macronutrientes ni alimentos concretos.

Con esto me refiero, por ejemplo, a las dietas que excluyen las grasas, la fruta, la lactosa o las harinas con gluten.

Por supuesto, sí que soy partidaria de reducir/eliminar los productos ultraprocesados (dulces y salados), puesto que está sobradamente probado que, por tener importantes cantidades de azúcares, sal, grasas perjudiciales, aditivos y harinas refinadas, tienen efectos nocivos sobre la salud de la población general.

Dicho lo anterior, hay personas a las que se les ha diagnosticado una intolerancia, sensibilidad o alergia a algún elemento, y a las que les puede venir estupendamente tener recetas deliciosas a mano para no sentirse limitadas en su alimentación.

He probado muchas veces este tipo de recetas, con resultados generalmente decepcionantes, pero en el caso de la de hoy os puedo asegurar que esta DE-LI-CIO-SA. Vamos, que pienso repetirla seguro, y eso que en casa no tenemos intolerancias!

Importante: no es exactamente un bizcocho de los de toda la vida, sino que es bastante húmedo, entre un flan y un bizcocho. Si os apetece más un bizcocho “normal”, os dejo aquí enlazados todos los que tengo en el blog…

Vamos allá!!!

Ingredientes (para 1 bizcocho del tamaño habitual):

  • 2 plátanos maduros
  • 3 huevos (o bien 2 si son muy grandes)
  • 100 gr de almendra o avellana molida (la venden así en la zona de repostería)
  • 1 cucharada sopera de harina de coco (NO es lo mismo que coco rallado, ojo; podéis sustituirlo por 2 cucharadas adicionales de almendra/avellana molida)
  • 1 cucharada generosa de mantequilla de anacardo u otro fruto seco (sustituible por una cucharada sopera generosa de aceite de coco u oliva suave)
  • 2 cucharaditas no muy llenas de levadura tipo royal (NO la de hacer pan)
  • Opcional pero recomendable: un puñadito de pasas y/o otro de algún fruto seco (yo puse nueces pecanas)

Preparación:

Precalentamos el horno a 180 grados con calor arriba y abajo.

Si queremos (muuuy recomendable, se nota bastante en la esponjosidad de este bizcocho concreto), montamos las claras a punto de nieve. Para ello, separamos en cuencos distintos y con cuidado las claras de las yemas.

  • Si tenéis thermomix es facilísimo: 3 minutos a velocidad 3 y medio, poniendo el accesorio “mariposa” sobre las cuchillas.
  • Si no tenéis thermomix, podéis hacerlo con unas varillas removiendo enérgicamente y con paciencia hasta que estén blanquitas y endurecidas.

Mezclamos todos los demás ingredientes (incluidas las pasas y frutos secos, si nos metemos) con unas varillas o tenedor hasta que quede todo bien integrado. Quizá convenga empezar machacando el plátano en el cuenco y añadiendo luego la mantequilla de frutos secos, ya que ambos son más tediosos de mezclar.

Incorporamos a ese cuenco las claras montadas y lo mezclamos con cuidado con una espátula haciendo movimientos envolventes. Os recomiendo poner primero la mitad de las claras, mezclar, y luego la otra mitad. Tened en cuenta que hemos montado las claras para ganar esponjosidad, por tanto si lo mezclamos todo a lo loco se nos va a ir el aire y no tendrá sentido habernos molestado en montar las claras!

Volcamos la mezcla en nuestro molde (si no es de silicona, os recomiendo engrasarlo o forrarlo con papel de horno). Si queréis podéis decorarlo con frutos secos, como en mi foto 🙂 .  Metemos el horno a media altura durante 50 minutos SIN ABRIR EL HORNO.

Pasado ese tiempo, abrimos e introducimos un cuchillo en el centro del bizcocho: si sale limpio (o casi), sacamos el bizcocho; si no, lo dejamos otros 10 minutos o hasta que salga limpio.

Dejamos reposar y enfriar, y desmoldamos.

A comer!!!

➡ Os recomiendo guardarlo en la nevera, por precaución ya que es un bizcocho húmedo. Os dura 4 días sin problema.