Salmón en papillote

Hola amigos!

Los que me seguís en Instagram (varianity_as) sabéis lo mucho que preparo pescado en papillote en mis cenas de diario. Y es que el papillote es de las técnicas con mejor relación esfuerzo (nulo)/ resultado (delicioso y jugosísimo!) que existe... Además, no deja olores en la cocina, cosa que se agradece si, como yo, tu cocina es abierta al salón…

Hace no mucho os contaba las maravillas de esta técnica en mi receta de pollo barbacoa, también deliciosa 🙂 .

Os doy las instrucciones para prepararlo con horno, thermomix y estuche de vapor, tirado en cualquiera de los casos!

Ingredientes (OJO, POR RACIÓN):

  • 1 lomo de salmón, o rodaja o escalopín (aprox 150 gr) – también serviría algún pescado blanco en lomos gruesos como merluza
  • 1/2 pimiento
  • 1/4 cebolla
  • una pizca de sal
  • una pizca de pomiemta
  • un hilillo de aceite de oliva

Continúa leyendo Salmón en papillote

Risotto de huitlacoche

Buenos días lectores!

Como prometí, me he propuesto seguir probando nuevas recetas típicas de la gastronomía mexicana. Hace poco publiqué en un post mi recopilación de recetas de este país, bastante extensa de por sí, pero es que cuando te pones a indagar (y sobre todo cuando viajas allí) se te abre todo un mundo de ingredientes y combinaciones súper apetecibles!

El título de la receta de hoy puede sonaros muy raro si no lo conocéis. Tranquilos, variAnity está aquí para sacaros de dudas 😉 .

El huitlacoche es un hongo que crece entre los granos del maíz. En México, de donde es originario, se considera un manjar, y es curioso porque en otros países productores de maíz se considera una plaga! Y la verdad es que es comprensible, mirad qué aspecto mas feo tiene el pobre!

Sin embargo, el sabor es buenísimo. Pensemos en él como el caso del roquefort: es un hongo que fuera del queso lo consideraríamos un horror, pero que al comerlo está delicioso, o no???

En cualquier caso, mi propuesta de hoy es fruto de la inspiración de un restaurante que estuve en Tulum. He partido de mi receta básica de risotto funghi y he añadido una lata de huitlacoche (que podéis encontrar en tiendas latinas o mexicanas como las que os indico en este link, y quizá en hipermercados).

Os dejo una foto de la lata que yo he utilizado:

Estoy deseando probar otras recetas con huitlacoche, como unas quesadillas… ​

Ingredientes (para 3 raciones generosas):

  • 250 gr de arroz redondo (lo mejor, por su alto contenido en almidón que da la textura característica al risotto, sería utilizar las variedades arborio o carnaroli, aunque un arroz normal blanco o integral funcionan perfectamente)
  • 200 gr de huitlacoche en lata
  • Si en la lata de huitlacoche no viene maíz: 100 gr de maíz dulce (de lata)
  • 200 gr de champiñones
  • media cebolla mediana
  • 3 dientes de ajo
  • 1 vaso grande de vino (unos 200 ml)
  • 1 cucharaadita de sal o 1 pastilla de caldo de calidad (sin glutamato ni grasa de palma – en herbolarios o de avecrem “natural”)
  • agua (luego veremos cantidad)
  • 6 cucharadas de queso parmesano o grana padano rallado
  • Aceite de oliva

Preparación:

Comenzamos poniendo a calentar en una cazuela grandecita un chorro de aceite a fuego medio. Picamos los ajos (mejor con prensaajos) y la cebolla finita y los incorporamos a la cazuela. Los dejamos pochar 5 minutos tapados.

Lavamos bien los champiñones y los troceamos pequeños. Los añadimos a la cazuela y dejamos dorar 5 minutos.

Agregamos el vino y la pastilla y subimos a fuego fuerte, dejándolo 3 minutos hirviendo a borbotones para que se evapore el alcohol.

Agregamos el arroz y dejamos que se dore un poco.

Pasados 2 minutos agregamos un chorro grande de agua.

Hasta aquí podríais dejarlo hecho de antemano, si quisierais adelantar tiempo por algún motivo.

Una vez vayamos a comer, calentamos abundante agua en un hervidor (kettle) o cazo, pues es imprescindible agregarla bien caliente.

Incorporamos a la cazuela del guiso inicial el huitlacoche y el maíz (en su caso) y encendemos a fuego medio-suave.

Cuando esté caliente, empezamos a agregar agua caliente (un cazo grande primero) y dejamos que vaya absorbiendo removiendo y agregando más hasta que los granos estén bien cocinados (tiempo a ojo, pero aprox 15-20 min).

Por último, ponemos el queso rallado, removemos y apartamos del fuego, dejando reposar 5 minutillos tapado hasta comerlo.

A disfrutar!!!

➡ Hacedlo en el momento de comer, o respetad lo que os comento sobre lo que podéis hacer de antemano.

➡ Si os sobra, al día siguiente la textura no tendrá nada que ver, ya que se quedará “apelotonado”, pero se sigue pudiendo comer (reconozco que me llevé las pocas sobras que quedaron a la oficina 🙂 ).

Ensalada de ahumados, espárragos trigueros y huevo duro

Hola amigos!

Hoy vengo a tope de energía a traeros una ensalada de chuparse los dedos! Es una ensalada completísima en todos los sentidos: desde la presentación, pasando por los deseables contrastes de sabores y texturas, nutricionalmente… Sin duda la serviría para invitados porque tiene un toque muy especial!

Me he inspirado 100% en una receta bastante reciente de Raquel Bernacer para El Comidista, de los que soy megafan como sabéis 😉 .

Animaos a hacerla ahora que los espárragos están de temporada y por tanto más ricos y baratos que nunca!

Ingredientes (para cuatro raciones):

  • 1 manojo de espárragos verdes (unos 6 por persona)
  • 2 huevos
  • 300-400 gr de salmón u otro pescado ahumado (en lomos o lonchas)
  • 1 cebolleta mediana
  • 1 puñado de frutos secos al gusto (opcional)

Para el aliño: 

  • 6 cucharadas soperas de aceite de oliva
  • 2 cucharadas soperas de vinagre (cualquiera menos balsámico/de Modena)
  • 2 cucharaditas de mostaza (a poder ser, de Dijon)
  • pizca de sal y pimienta

Preparación:

Comenzamos cociendo los huevos para convertirlos en huevos duros. Para ello, los ponemos en un cacito con agua templada y vinagre y los dejamos hervir 12 minutos. Otra opción (la que sigo yo siempre) es hacerlos dentro del kettle/hervidor (aquí os explicaba cómo!).

Mientras, preparamos lo demás.

Lavamos bien los espárragos y les cortamos unos 2-3 dedos de la base (la parte más fibrosa/leñosa). Los ponemos en una sartén con aceite a fuego muy fuerte y dejamos que se doren por todos lados, en total unos 3-4 minutos. Tapamos de vez en cuando.

Q

Picamos la cebolla en cuadraditos pequeños.

Cortamos el salmón en tiras o cuadraditos no demasiado pequeños..

Preparamos el aliño mezclando todos los ingredientes indicados (preferiblemente en un bote de cristal, cerrándolo bien y agitando enérgicamente para que emulsione; si no en un cuenco con unas varillas o tenedor).

Enfriamos los huevos con agua fría del grifo y los pelamos y picamos pequeñitos.

Montamos la ensalada mezclando todo tal cual o bien de manera ordenada: poniendo los espárragos en la base (podéis cortarlos en 3 o dejarlos enteros), el huevo por encima.  también la cebolleta, los frutos secos y el salmón, y aliñar con la vinagreta justo en el momento de comer.

Es una pasada de ensalada, os la recomiendo muchiiiisimo!

Contadme si la hacéis porfa 🙂 .

 

Pulpo a la marinera / en salsa verde

Buenos días lectores!

El pulpo es una de esas cosas que, si está en la carta de un restaurante, lo pido sí o sí. Me encanta a la gallega (en este post os contaba cómo hacerlo en casa por la vía fácil jejeje) pero últimamente estoy probándolo en salsa y me chifla!

La última vez que lo probé de este modo fue en mi viaje a Tulum (Mexico), y me prometí que en cuanto pudiese lo intentaría en casa. Además, por primera vez me he animado a cocer el pulpo yo en lugar de comprarlo ya cocido y he alucinado con lo fácil que es!!!

Peeero NO OS PREOCUPÉIS! Os doy la receta para que lo hagáis tanto comprando el pulpo ya cocido como haciéndolo con thermomix u olla express! No hay excusas…

Último consejo: comprad un buen pan, os va a hacer falta para mojar en esta exquisita salsa!

Ingredientes (para 4 raciones de picoteo):

  • pulpo: alrededor de 1 kg si lo compramos crudo (pedid que os lo limpien!), o bien 500 gr si lo compramos ya cocido (al cocerse merma hasta un 50%!)
  • 1 cebolla o puerro
  • 3 dientes de ajo
  • 1 ramillete de perejil (fresco o congelado picado que venden en la zona de congelados de los supermercados, es súper útil!)
  • 1 vasito de vino blanco
  • 1 chorrito de aceite de oliva
  • opcional: 2-3 patatas

Preparación:

Comenzamos con el pulpo, si es que lo hemos comprado crudo. Si lo habéis comprado cocido, id directamente a las explicaciones de la salsa 🙂 .

Os voy a proponer 2 opciones: una con thermomix y otra en olla express. Si no tenéis ninguna de estas dos herramientas os recomiendo que lo compréis cocido, está igual de bueno!

Con olla express:

  • Simplemente metemos el pulpo sin absolutamente nada más (ni agua ni nada!) en la olla express. Opcionalmente podéis poner con él las patatas sugeridas, peladas y cortadas en 4 trozos.

  • Cerramos la olla a presión, ponemos el fuego al máximo y cuando suban las anillas bajamos a fuego medio. Dejamos así 9 minutos (no importa el peso del pulpo).
  • Pasado ese tiempo apartamos del fuego y dejamos que baje la presión de la olla a su ritmo. Abrimos la olla, y listo!!!

Con thermomix: 

  • Ponemos en la thermomix 700 ml de agua y programamos 7 minutos a velocidad 2 y temperatura varoma.
  • Metemos y sacamos el pulpo en ese agua 3 veces (lo que se llama “asustar”) y lo pasamos al recipiente varoma, dejando el agua donde estaba.
  • Colocamos el recipiente varoma sobre la thermomix y programamos 50 minutos a velocidad 2 y temperatura varoma.

Ahora vamos con la salsa.

Picamos pequeñitos la cebolla/puerro y el ajo.

En una cazuela o sartén grandecita, ponemos un chorrito de aceite de oliva y pochamos ambos ingredientes a fuego medio 7 minutos.

Mientras, lavamos y picamos el perejil. Truquito: ponemos las ramitas dentro de un vaso, metemos las tijeras en el vaso y empezamos a cortar; parece una tontería pero no sabéis lo rápido que se corta y sin manchar alrededor!

Agregamos el perejil a la cazuela junto con 1 cucharadita de sal y dejamos 1 minuto.

Disolvemos la maizena en el vino (en un vasito) y la incorporamos a la cazuela también. Si veis que hay poco líquido, agregamos un chorrito de agua. Subimos el fuego para que hierva y lo dejamos 2 minutos, veremos que la salsa espesa enseguida.

Ahora vamos a mezclarlo todo!

Cortamos el pulpo en rodajas o bien simplemente separamos las patas, y las introducimos en la salsa verde/marinera. Podemos agregar parte del jugo que ha soltado el propio pulpo al cocerse.

Apartamos del fuego enseguida para que no se recueza u quede chicloso.

Listo chic@s, y a mojar pan!!!

Lentejas guisadas estilo Dijon

Hola amigos!

La última vez que estuve en Madrid encontré en casa de mis padres un libro de recetas para olla express del año catapún. Me encanta ojear libros de cocina antiguos, me parece curiosísimo ver los cambios que se han producido con el paso de los años tanto en el estilo de cocinar (ingredientes menos pesados, por ejemplo) como en el propio diseño de los libros (las fotografías, la forma de presentar las recetas…). Encontré multitud de recetas súper interesantes, como la que hoy os traigo.

Reconozco que me cuesta salirme de mis lentejas estofadas de toda la vida (las que llevan choricito y verduras), me encantan y además se preparan solas en thermomix u olla express. Pero esta receta que incorpora mostaza (por eso se llama “al estilo Dijon”) y lo que los franceses llaman “bouquet garni” (que no deja de ser laurel, tomillo y perejil) llamó mi atención y me propuse adaptarla a thermomix dado que es así como más me decís que os gusta prepararlas 🙂 .

El resultado es un guiso espectacular y aromático que os gustará 100%.

➡ Podéis tomarlas de primer plato, o bien como plato único (tal cual o con una cucharada de arroz blanco por encima).

Ingredientes (para 4-6 raciones):

  • 350 gr de lentejas (pesadas antes de remojar)
  • 1 puerro o cebolla
  • 1 pimiento, zanahoria, media berenjena, medio calabacín… (al gusto)
  • 2 cucharadas soperas de mostaza (lo ideal es que sea de Dijon, la fuerte, pero como queráis!)
  • 1 cucharadita de tomillo
  • Perejil al gusto
  • 1 hoja de laurel
  • Pimienta
  • 1 cucharadita de sal
  • 1 chorrito de aceite
  • 750 ml de agua

Preparación:

La noche anterior (o al menos 4-5 horas antes) dejamos las lentejas en remojo en abundante agua.

Cuando vayamos a cocinar, comenzamos lavando y picando las verduras en trocitos pequeños (tal como esperamos encontrarlos en el guiso resultante).

  • Instrucciones para el modo tradicional:

Vertimos todos los ingredientes ya preparados. Cerramos la olla y la dejamos 8 minutos si es olla express y 40 si es olla normal. En la olla normal es casi seguro que necesite un vaso de agua más, ya que se va evaporando.

  • Instrucciones para Thermomix:

Vertimos todos los ingredientes ya preparados. Programamos 30 minutos a 100º, giro a la izquierda y velocidad cuchara. Cuando pase el tiempo comprobamos que estén tiernas (no duras): si les falta cocción, programamos 5 minutos más a la misma temperatura y forma.

Y ya están listas para disfrutarlas!

➡ Podéis tomarlas de primer plato, o bien como plato único (tal cual o con una cucharada de arroz blanco por encima).

➡ Se pueden congelar perfectamente. Si no, duran 5 días en la nevera.

➡ No debemos olvidar que las legumbres son uno de los alimentos más sanos, y que es muy recomendable incluirlos en nuestra alimentación semanal al menos una vez.

Que lo disfrutéis!

Espagueti con salmón y crema de azafrán

Buenísimos días queridos lectores!

Hace poco cenamos en un restaurante italiano buenísimo aquí en Luxemburgo (se llama Roma, por si algún día os da por venir 🙂 ) y pedí unos ravioli rellenos de salmón y con salsa de azafrán.

Estaban de muerte, pregunté un poco al maître del restaurante… y aquí tenéis mi versión casera! Está espectacular, os recomiendo muchísimo que la probéis!

➡ Muchos de vosotros conocéis y adoráis mi receta de merluza en salsa de puerros; pues bien, está salsa es bastante parecida!

Ingredientes (para 4 personas):

  • 320-350 gr de pasta (yo puse espagueti integrales)
  • 200 gr de salmón ahumado en lonchas o taquitos (u otro pescado ahumado tipo bacalao)
  • 1 puerro grande o 2 pequeños 
  • 1 chorro generoso de vino blanco
  • 1 chorro de agua
  • aceite de oliva
  • 1 cucharadita de sal
  • 2 sobrecitos de azafrán en polvo (el de Mercadona está genial!) o unas hebras

Preparación:

Comenzamos cociendo la pasta en agua con sal siguiendo las instrucciones del fabricante. 

Mientras, preparamos la deliciosa salsita.

Para ello, en una sartén o cazuela, pochamos con un chorrito de aceite el puerro picadito durante 5 minutos a fuego medio.

Añadimos después el vino y dejamos a fuego fuerte para que evapore su alcohol, unos 3 minutos más.

Posteriormente agregamos el agua, la sal y el azafrán y lo dejamos hirviendo a fuego medio 5 minutos más.

Apartamos del fuego y trituramos con una batidora.

Reincorporamos esta salsa a la sartén y agregamos el salmón, que previamente habremos cortado (con tijeras o cuchillo y tenedor) en trozos de 2 dedos aprox. Con que esté al fuego 2 minutillos es suficiente.

Mezclamos con la pasta bien caliente (y escurrida evidentemente) en la misma sartén o cazuela, y listo!

Os dejo las fotos del paso a paso seguidas aquí debajo, las preferís así o intercaladas en la descripción? Hacédmelo saber en comentarios, porfi! 🙂

Bibimbap (bol variado coreano)

Buenos días querid@s!

Hoy vengo exótica 🙂 , aviso.

El bibimbap es un plato típico de la cocina coreana. Consiste en un bol compuesto por distintos ingredientes que se cocinan por separado y se mezclan una vez servidos.

Es delicioso, con un contraste de sabores y texturas difícil de explicar con palabras…

Sobre los ingredientes, la estrella es el kimchi. Se trata de col fermentada en versión asiática, como una especie de chucrut pero con especias. Se puede comprar en botes de cristal en tiendas asiáticas, online (yo lo compro en esta web), o en grandes superficies (club del gourmet del corte ingles por ejemplo). Es delicioso y, como dura muchísimo tiempo, podéis emplearlo en otras recetas o simplemente en una tostada con aguacate!

➡ Aunque no es un plato difícil de hacer, sí que necesitaremos unos 40 minutos para ello (dado que hay que preparar por un lado el arroz, por otro los vegetales, por otro la salsa…).

Ingredientes (para 4 raciones):

  • 250 gr de arroz (variedad a vuestro gusto)
  • 600 gr de verduras variadas a vuestro gusto (sugerencia: ajo, calabacín, champiñones, zanahoria, brócoli, brotes de soja…)
  • pizca de jengibre en polvo
  • chorro generoso de salsa de soja
  • 1 bloque de 200 gr de tofu firme, o 1 pechuga de pollo sin filetear
  • 200 gr de kimchi (col fermentada en versión asiática, como una especie de chucrut)

Para el aliño:

  • 1 hilillo de aceite de sésamo
  • 1 diente de ajo
  • 2 cucharadas soperas de pasta miso
  • 2 cucharadas soperas de vinagre normal
  • Especias (en total una cucharada, contando todas juntas):
    • Pimienta
    • Clavo (1)
    • Semillas de hinojo o anís
    • Canela (pizca)
    • Copos de chili o cayena (cantidad al gusto, solo si os gusta picante!)

Preparación:

Comenzamos cociendo el arroz siguiendo las instrucciones del fabricante.

Continuamos cocinando las verduras con pollo/tofu. Para ello, las lavamos bien y las cortamos en bastoncitos o trozos pequeños y las salteamos en una sartén o cazuela con un chorrito de aceite, otro de salsa de soja y la pizca de jengibre. Buscamos textura al dente, por lo que no las cocinaremos más de 10 minutos.

Cuando estén casi listas, incorporamos el pollo o tofu cortados en dados de 2 dedos. Lo dejamos 5 minutos tapados (en el caso del pollo, aseguraos de que esta cocinado por dentro!).

Mientras, preparamos el aliño:

  • Calentamos un hilillo de aceite de oliva a fuego suave en un cacito pequeño y salteamos el ajo previamente machacado durante unos segundos (ojo, se quema enseguida!).
  • Agregamos las especias y removemos otros segundos.
  • Incorporamos el aceite de sésamo, el miso y el vinagre y removemos bien. Dejamos que cocine suavemente 4 minutos más.

Ya estamos listos para emplatar!

En cada plato serviremos una porción de arroz, otra de las verduras salteadas con tofu/pollo, otra del kimchi a temperatura ambiente y un cucharon del aliño.

Este plato, como os decía al inicio, es un ESPECTACULO de sabores y texturas que no debéis dejar de probar, me contáis!!!

Tortilla de puerros y gambas

Hola a todos!

La última vez que viajé a Madrid organizamos una estupenda cena en casa de una de mis hermanas (de estas en las que cada uno lleva algo). Mi madre trajo esta tortilla tratando de emular una que había probado en un restaurante, y al primer bocado le estaba pidiendo la receta, qué buena estaba por favor!!!

El puerro bien pochado es un manjar de la gastronomía que se emplea tanto en vichyssoises, pasteles de verduras, salsas… Es una pasada, y aunque requiere paciencia os voy a dar un truquito que acelera la cosa!

Animaos, que es una auténtica pasada de tortilla!

➡ Os dejo aquí mi otra receta de tortilla: de patata y calabacín.

Ingredientes (para una sartén mediana, de 3 raciones):

  • 3 puerros
  • 200 gr de gambas (congeladas o frescas, el peso que sugiero es ya peladas)
  • 5 huevos
  • media cucharadita de sal
  • aceite de oliva
  • Opcional: 3 guindillas
  • Opcional: 2 dientes de ajo o 1 cucharadita de ajo en polvo

Preparación:

Ponemos un hilillo de aceite a calentar a fuego medio en una sartén amplia. Incorporamos las guindillas y/o el ajo si decidimos incluirlos – muy recomendable!

Cortamos lo verde de los puerros y las raìces y los cortamos por la mitad a lo largo. Los lavamos bien bajo el grifo y los cortamos en rodajitas. Los vamos agregando a la sartén. Añadimos la sal y dejamos que se pochen a fuego suave unos 15 minutos removiendo. Truquito acelerador para los puerros: añadir una pizca (menos de 1/4 de cucharadita!) de bicarbonato a la sartén.

Una vez dorados, añadimos las gambas. No hace falta descongelarlas, pero como queráis.

Lo dejamos cocinar todo junto hasta que tenga el aspecto de la foto inferior.

Ahora tomamos un cuenco grande y batimos los huevos. Agregamos la mezcla anterior y removemos bien para que se empape.

Y ya podemos cuajar la tortilla!

  • Tomamos la misma sartén donde habíamos hecho el guiso sin necesidad de limpiarla, ponemos un hilillo de aceite (lo justo para engrasarla) y calentamos a fuego fuerte.
  • Cuando este muy caliente, bajamos una pizca el fuego, volcamos la mezcla del cuenco y la dejamos 1 minuto.
  • Cogemos un plato llano que sea como mínimo del tamaño de la sartén (o la típica tapa especial para tortillas – NO sirve la tapa de una sartén porque tiene bordes salientes), lo ponemos sobre la sartén y le damos la vuelta sobre el plato, con cuidado ya que pesa.
  • Con habilidad y con la intención de cuajar el otro lado, volvemos a poner la tortilla en la sartén (que quede el lado crudo en el fondo de la sartén, evidentemente) y dejamos otro minuto.

➡ OJO, cada fuego es un mundo, de modo que si sabéis que vuestro fuego es muy fuerte o muy suave modulad los tiempos para que no quede quemada en la superficie!

Ponemos enseguida la tortilla en un plato, y ya esta lista para servir! Ya sea en frío o en caliente, esta increible!!!

➡ Me gusta acompañarla de una ensalada sencilla tipo espinaca/canónigo, cebolleta y tomate, el toque fresquito me parece que combina genial!

Puré de hortalizas blancas (versión II)

Muy buenos días!

Hace algún tiempo publiqué una deliciosa crema de hortalizas blancas, y en ese post os explicaba un poco la “teoría de los colores” de los alimentos, que explica que el color de éstos se debe a pigmentos que les confieren determinadas características. Por ejemplo, los alimentos naranjas como las zanahorias lo son porque tienen betacarotenos, los alimentos rojos/morados como la granada o los arándanos lo son por las antocianinas… en ambos casos son antioxidantes, con multitud de beneficios para nuestra salud 🙂 .

Pues bien, los vegetales blancos como los del puré de hoy son ricos en alicina y potasio, lo que conlleva que tengan efectos antibióticos, hipoglucemiantes (bajan el azúcar), hipolipemiantes (bajan colesterol/triglicéridos), y beneficios gastrointestinales, para el corazón, hormonales y para el hígado. Ahí es na! 😉

El otro día tenía varios restillos de hortalizas blancas rondando por la nevera y se me ocurrió preparar la crema de hortalizas blancas que había inventado hacía tiempo (la que os enlazaba al inicio del post). Curiosamente, me di cuenta de que ninguna de ellas formaba parte de esa receta!!! Así que probé con esta otra y estaba taaaan rica que me pareció que merecía su propio post 🙂 .

Espero que la disfrutéis tanto como yo. La dejé espesa (por eso lo llamo puré) y la acompañé de un huevo poché y cebollita deshidratada (que por cierto compro en esta tienda). Un placer espectacular…

Ingredientes (para 4-6 raciones):

  • 1/4 de coliflor
  • 2 patatas
  • 1/2 chirivía (sustituible por nabo)
  • 1 latita pequeña de maíz
  • 1 cebolla o puerro
  • 3 dientes de ajo
  • 1 cucharadita llena de sal
  • pimienta al gusto
  • aceite de oliva
  • agua (luego veremos cantidad)

Preparación:

Modo tradicional:

Lavamos bien todas las verduras y las troceamos pequeñas.

Calentamos un chorro de aceite a fuego medio en una cazuela amplia y las cocinamos durante 10 minutos.

Agregamos agua, sal y pimienta y tapamos para que se cuezan suavemente durante 15-20 minutos mas.

Comprobamos que la patata esté tierna (es la única que no debemos comer cruda) y trituramos con una batidora dejando la consistencia que nos guste – como os decía al inicio, yo lo dejé espeso tipo puré y lo acompañé de un huevo poché y cebollita deshidratada por encima.

Thermomix:

Lavamos bien todas las verduras y las incorporamos a la thermomix junto con el aceite. Picamos programando 5 segundos a velocidad 5.

Programamos para que se cocinen 8 minutos a 100 grados y velocidad 1.

Agregamos agua, sal y pimienta y dejamos que cueza 20 minutos más a la misma temperatura y velocidad anteriores.

Por motivos de seguridad, esperamos que baje la temperatura a 90 grados (como máximo) y trituramos 1 minuto a velocidad 10.

A disfrutar todos!!!

Se conserva 4 días en la nevera perfectamente

➡ Podéis congelarla sin problema. Cuando la descongeléis, se separará el líquido del sólido, por tanto recordadlo para no llevarla del congelador a la oficina… Antes habrá que triturarla de nuevo o bien calentarla en un cazo removiendo.

 

 

Bizcocho rosa

Helloooo

Qué me decís de esta preciosidad de bizcocho? A qué creéis que se debe el color, a un colorante artificial o a alguna cosita natural que me he sacado de la manga???

Si me conocéis un poquito, os imaginaréis que la respuesta es más bien la segunda opción jejeje. Pero la razón por la que puse el “ingrediente secreto” a este bizcocho fue más porque me apetecía que saliese rosa que por añadir nutrientes, lo prometo!

La verdad es que ese “ingrediente secreto” le da ademas una jugosidad muy interesante, y las especias, frutos secos y demás hacen del bizcocho un verdadero placer de merienda o desayuno! Os lo propongo para el próximo plan que hagáis con gente o con niños, alucinarán…

Es saludable? Bueno, como toda repostería, es un capricho, pero al menos es casero y tiene otros ingredientes que lo hacen “menos malo” de lo que pueden ser estos dulces. Me acompañáis a descubrir el secreto?

Ingredientes (para un bizcocho de tamaño estándar, molde alargado de 24 cm):

  • 2 plátanos muy maduros
  • 1 trozo de remolacha (cocida o cruda)
  • 4 dátiles grandes (o 2 cucharadas soperas de azúcar de cualquier tipo, o de miel)
  • 3 huevos
  • 200 gr de harina (la que queráis, menos la de trigo sarraceno)
  • 2 cucharaditas de levadura tipo royal (la de bizcochos, también llamada impulsor, no levadura de panadería)
  • Especias: canela, nuez moscada, jengibre, cardamomo, vainilla (cantidad al gusto, podéis poner una sola o un mix de todas ellas)
  • Nueces u otro fruto seco

Preparación:

Precalentamos el horno con calor solamente por abajo a 180 grados.

Trituramos primero los plátanos, la remolacha, los huevos y los dátiles (deshuesados; si usáis otra cosa para endulzar podéis ponerla ahora también) con una batidora potente o thermomix.

Agregamos después la harina, levadura y especias y trituramos de nuevo, o lo mezclamos con movimientos envolventes con ayuda de una espátula.

Añadimos las nueces troceadas y mezclamos sin triturar.

Engrasamos nuestro molde alargado con una pizca de aceite o mantequilla, o bien lo forramos con papel de horno, y vertemos la mezcla en el molde. Horneamos 25 minutos a la temperatura y modo del precalentado. Pasado ese tiempo, ponemos en el horno el modo calor arriba y abajo y lo dejamos 10 minutos así.

Abrimos el horno e introducimos un palillo en el centro del bizcocho: si sale limpio está listo, lo podemos sacar. Si no, lo dejamos 5-10 minutos más, o el tiempo necesario hasta que salga limpio.

Dejamos que se temple un poco antes de desmoldar, y listo!!!