Hojaldre de jamón y queso (un éxito en toda fiesta!)

Hola amig@s!

Este hojaldre llevo preparándolo para fiestas infantiles y no tan infantiles desde que empecé a cocinar… Es facilísimo, los ingredientes son de lo más sencillos y GUSTA A TODO EL MUNDO. Además, se tarda muy poco en preparar (el horno lo hace todo) y se come fácilmente con las manos tipo buffet. YYY se puede recalentar.

Si me preguntáis si es saludable, pues bueno, si elegimos ingredientes de calidad (debajo os indico a qué me refiero con “calidad”, que NADA tiene que ver con marcas) y lo completamos con una gran ensalada es perfectamente saludable; y en un contexto festivo es un plato estupendo, no hay que volverse locos 🙂 .

Ingredientes (para 1 rollito que da para 3 raciones):

  • 1 placa de hojaldre preferiblemente cuadrada (muy recomendable: fijaos que sea de mantequilla, no de grasas de palma y demás)
  • 1 paquete de jamón de york – aprox 10 lonchas tamaño sándwich (por cuestiones nutricionales, fijaos que tenga más de 85% de carne)
  • 1 paquete de queso en lonchas – aprox 10 lonchas (por cuestiones nutricionales, mejor que sea tipo emmental, gouda etc que tranchetes)
  • 1 huevo

Preparación:

Precalentamos el horno con calor arriba y abajo a 200 grados.

Comenzamos desenrollando nuestro hojaldre en un papel de horno sobre la encimera. OJO, el papel en el que suelen venir envueltos los hojaldres NO es apto para hornos (ya podía serlo jejeje). Colocamos otro papel de horno sobre el hojaldre y lo estiramos bien con un rodillo o botella de cristal. Este paso os lo recomiendo mucho, ya que de lo contrario queda un hojaldre muy grueso, ordinario.

Cubrimos el hojaldre con lonchas de jamón, y después con lonchas de queso.

 

Lo enrollamos tipo brazo de gitano.

 

Cortamos el rollito en trozos de 2-3 dedos PERO sin llegar a cortarlo del todo (hasta la mitad más o menos).

Pintamos el hojaldre con huevo batido y metemos en el horno a media altura.

Estará listo cuando el hojaldre esté doradito, unos 25-40 minutos dependiendo del horno.

Listo!

➡ Si es para una comida de diario, os recomiendo completarlo con una gran ensalada sencilla (verdes, tomate, etc) ya que por sí solo no aporta fibra ni demasiada vitamina.

Pan en Crockpot

Buenos días lector@s!

Este fin de semana presumía en Instagram de mi súper pan hecho en Crockpot… Y es que estoy absolutamente entusiasmada!!! Si me preguntasen por mis 5 recetas favoritas en Crockpot, el pan estaría sin duda entre ellas, ya que me parece un ahorro de tiempo y un resultado brutales!

➡ No sabes lo que es una Crockpot? No te preocupes! Te dejo aquí el link al post donde lo explicaba todo sobre ella.

Sigo…

Y cuál es la gracia de hacer el pan en olla lenta? Pues que te evitas los tiempos de levado, ya que la Crockpot, al calentarse taaan lenta y progresivamente, los hace por ti!

Es decir, mientras que en una receta normal de pan (ni hablamos de masa madre) hay que amasar, dejar levar 2 horas y hornear otra hora a 2 temperaturas y modos distintos, en la olla lenta solamente hay que amasar y dejar que la Crockpot haga el resto durante 2 horas! A veces amaso el pan mientras recogemos la comida del sábado, meto la masa en la Crockpot, y para la merienda podemos disfrutar ya de nuestras tostadas caseras! No es genial???

Pues vamos allá!

Ingredientes:

Preparación:

Comenzamos templando el agua, ya que no debe estar muy fría pero tampoco hirviendo. Unos 40 segundos de microondas estarían bien.

En un bol o en la thermomix, ponemos todos los ingredientes que hayamos escogido. Amasamos a mano 10 minutos, o bien 2 minutos a velocidad espiga si es en thermomix.

Pasamos esta masa a la Crockpot (os recomiendo manipularla con las manos mojadas, ya que es pegajosa hasta hacerte perder los nervios jejeje) y, si queremos darle un toque muy profesional al resultado, espolvoreamos harina o copos de avena por encima, o unas pipas. No os preocupéis si la masa es completamente deforme o tiene picos, luego con la cocción se aplana.

Antes de cerrar la Crockpot, ponemos entre la tapa y el borde de la olla un trapo/paño de cocina y ya sí que cerramos nuestra Crockpot. Esto es importante, ya que de otro modo el vapor que se genera al cocinarse caería sobre el pan y lo dejaría mojado por arriba…

Lo dejamos cocinar 1 hora y 45 minutos en Alta.

Cuando falten 5 minutos para terminar esa 1.45h, encendemos el horno tradicional a 200 grados con calor arriba y abajo.

Metemos en el horno la Crockpot SIN TAPA con el pan ya casi cocinado y lo dejamos 15 minutos para que se forme la corteza crujiente. OJO, si os da igual o preferís que no tenga corteza crujiente (que quede tipo pan de molde, que puede ser interesante si tenéis niños pequeñitos) simplemente dejad que termine de cocinarse esos 15 minutos en la Crockpot (osea 2 horas en total y listo).

Sacamos la Crockpot del horno y dejamos que el pan repose sobre una rejilla.

Bonus: CONSEJILLOS EXTRA

➡ No debemos cortarlo hasta que esté lo suficientemente frio como para poder manipularlo sin quemarnos en absoluto (mínimo 15 minutos). No os precipitéis, ya que ese reposo termina de cocer el pan y además puede sentaros mal al estómago!

➡ Dura tierno 4 días aproximadamente.

➡ Suelo guardarlo en la nevera cortado en rebanadas dentro de una bolsa de tela. También podéis guardarlo entero y/o dejarlo fuera de la nevera.

➡ Podéis congelarlo cortado en rebanadas. De este modo, cuando queráis emplearlo solo habrá que sacar la rebanada y ponerla al tostador directamente!

Pastel de puerros, repollo y bacon

POST REEDITADO

Hola amigos!

Este pastel lo publiqué hace ya casi dos años y desde entonces lo hemos preparado un montón de veces… Podría decir que es mi salvación para terminar con los interminables repollos, sobre todo teniendo en cuenta que mi marido no soporta el repollo y ADORA este pastel!

Aparte de chiflar en mi casa, sois muchos los que me escribís diciendo que habéis hecho esta receta y que os ha encantado. Y es que es verdaderamente sorprendente la combinación del repollo, el puerro y el bacon, nunca dirías que quedarían tan absolutamente deliciosos juntos! Y además gusta tanto frío tipo quiche con ensalada, como caliente con arroz y tomate frito.

La receta de este pastel la vi en el blog de El Comidista, no me voy a atribuir un mérito que es tooodo suyo!

Espero que os guste!!!

Ingredientes (4-6 raciones):

  • un cuarto de repollo
  • 1 paquetito de bacon (100 gr aprox, mejor en taquitos para evitarnos cortarlo)
  • 1 puerro (sustituible por cebolla)
  • 4-5 huevos
  • 150 ml de leche
  • media cucharadita de sal (ojo, el bacon es muy salado)
  • pimienta
  • aceite de oliva
  • Para acompañar: arroz blanco con tomate frito para una versión caliente; ensalada sencilla para una versión fría

Preparación:

Comenzamos lavando el repollo y cortándolo muy pequeñito con un cuchillo grande. Lo cocemos al vapor (en un estuche de microondas, 8 minutos) o en abundante agua hirviendo (15 minutos). Escurrimos bien si lo hemos cocido en agua.

Vamos precalentando a 180ºC con calor arriba y abajo.

Picamos el bacon (si no venía ya así) y lo doramos ligeramente en una sartén muy caliente (no hace falta poner aceite, veréis que la grasilla del bacon es suficiente para que no se pegue nada).

Cortamos el puerro/cebolla a lo largo, lo lavamos bien (tiene tierra seguro!) y lo cortamos también muy pequeñito. Lo incorporamos a la sartén del bacon junto con un hilillo de aceite, y dejamos que se poche un poco, 8 minutos tapadito.

En un bol grande batimos los huevos con la leche, la pizca de sal y la pimenta negra (podéis ser generosos con ésta). Cuando esté listo el puerro+bacon, lo agregamos a ese cuenco y el repollo también.

Volcamos esta mezcla en el molde que vayamos a emplear. Os recomiendo forrar el molde con papel de horno, de esta forma desmoldarlo será coser y cantar 🙂 .

Metemos el pastel en el horno unos 40 minutos. Cuando al pincharlo con un cuchillo salga limpio, está listo. En caso contrario, lo dejamos un ratito más hasta que lo esté.

Dejamos enfriar antes de desmoldarlo (luego podemos comerlo frio o caliente, la espera es solo para evitar que se rompa!) y servimos con un poco de buen tomate frito, mayonesa, o simplemente junto a una ensalada sencilla.

➡ Se conserva en la nevera perfectamente 4 días. Estos pasteles no quedan bien descongelados /(en cuanto a textura).

Quiche lorraine 2.0

Hola amig@s!!!

La quiche es uno de esos platos que gusta a todo el mundo, sobre todo la lorraine, que es la más conocida (la de bacon de toda la vida). Ese olor inconfundible a bacon horneado es una delicia…

La pena de esta quiche es que la tradicional tiene 2 inconvenientes.

Un inconveniente (que es común a todas las quiche) es que, a no ser que preparemos la masa en casa (cosa que generalmente da pereza), las industriales suelen tener unos ingredientes un poco chunguillos, y en la mayoría de casos no aportan demasiada gracia al resultado. La otra pega que le encuentro es que no lleva nada de verdura, y ya sabéis que nuestra dieta debe estar basada en un 50% de verduras!

Total, que el otro día se me ocurrió preparar una sin masa y metiendo verduras en ella (por ello la he titulado “2.0”). El resultado? Una delicia que no he dudado en compartir!

Animaos porque triunfará seguro!

Nota: si queréis ver otras recetas de quiche  de mi blog, os las dejo en este link.

Ingredientes (para 4-5 raciones):

  • 1 paquete de bacon en taquitos (unos 150 gr; también serviría bacon en láminas, que deberemos trocear)
  • 2 puerros
  • medio manojo de espárragos trigueros
  • 3 huevos
  • 1 brick de nata líquida (de la de cocinar)
  • 1 pizca de nuez moscada
  • pimienta al gusto
  • Pizca de sal
  • aceite de oliva

Preparación:

Comenzamos pochando puerros y espárragos. Para ello previamente debemos lavarlos muy bien y trocearlos muy pequeñitos. Los ponemos en una sartén amplia con un chorro de aceite y dejamos pochar a fuego medio 10 minutos.

Precalentamos el horno a 180 grados con calor arriba y abajo.

En un cuenco grande mezclamos los huevos, la nata, la sal, la nuez moscada, la pimienta, y después añadimos el bacon y el puerro+espárrago ya pochados.

Vertemos esta mezcla en un molde (redondo, rectangular o de corona; si no es de silicona recordad que debemos engrasarlo bien para que no se pegue) y metemos en el horno.

En principio en 35 minutos puede estar lista la quiche, comprobadlo metiendo un cuchillo en medio y si sale limpio podéis sacarla del horno; de lo contrario, dejad otros 10 minutos o hasta que salga limpio.

Servimos caliente, templada o fría, preferiblemente acompañada de una ensalada sencilla.

Lista!!!

Tortillas para fajita/tacos/burritos

Muy buenos días amigos una semanita más!!!

Las fajitas, tacos y burritos son de esos platos que gustan a todo el mundo, como la pasta o la pizza jejeje, no os parece???

Desde hace tiempo hago en casa el relleno con mi propio sazonador (si miráis los ingredientes de los sazonadores os daréis cuenta de que son 55% azúcar, 27% sal, y el resto glutamato y un poco de especias… total, estamos pagando un dinero por una porquería cuando podemos hacerlo en casa igual de rico y mucho más sano!). Mañana publicaré re-editada mi receta del relleno de pollo y pimientos, con su sazonador y su guacamole caseros, que son un exitazo cada vez que los preparo!!!

La cuestión es que con lo que nunca me había atrevido era con las tortillas en sí. Y al final con las tortillas pasa lo mismo que con el sazonador: encontrar unas que tengan los ingredientes que os digo debajo es como encontrar una aguja en un pajar, o a precio de oro…

Mis favoritas son las de maíz 100%, pero vi varias recetas en las que advertían de que se rompen muy fácilmente, de modo que me probé a hacerlas mitad trigo mitad maíz, y quedaron perfectas!

Os dejo por aquí la receta y truquitos para que os animéis.


Ingredientes
(para 12-15 tortillas, en función del tamaño):

  • 200 gr de harina de maíz precocido (la tienen en mercadona, aunque la marca más típica es la “P.A.N”; ojo, no sirven ni maizena ni polenta ni ningún otro tipo de harina que no sea la que indico)
  • 200 gr de harina de trigo (integral o blanca)
  • 300-400 ml de agua (luego os cuento por qué 300 o 400)
  • 60-75 ml de aceite de oliva (unas 5 cucharadas soperas)
  • 1 cucharadita de sal

Preparación:

Comenzamos mezclando las harinas en un cuenco amplio con una cuchara o tenedor.

Agregamos el aceite y mezclamos también.

Calentamos los 400 ml de agua (microondas o cazo) hasta que esté templadita (NO hirviendo, ojo) y disolvemos en ella la sal.

Vertemos la mitad del agua en el cuenco de las harinas y removemos bien. Vertemos un poco más de agua y mezclamos en este caso ya con las manos, aunque os pueda dar grimilla es la única forma de que quede bien!

Únicamente utilizaremos todo el agua si, al poner más o menos 300 ml, vemos que la mezcla queda muy seca y que no podemos formar una bola como la de la foto inferior.

Formamos bolitas del tamaño de una pelota de golf o un albaricoque, o bien mas grandes en función de si quereis que sean como de taco o como de burrito.

Dejamos reposar las bolitas media hora.

Pasado ese tiempo (no os esperéis mas porque se secan), las vamos a aplastar. Para ello, el método casero mas sencillo y eficaz es poner una bola entre dos papeles de horno y aplastarla con ayuda de la bandeja del horno o bien con un rodillo. La ventaja de de hacerlo con la bandeja es que quedan redondas perfectas, pero también más gruesas… Debemos aspirar a un grosor muy muy fino, tipo 2 milímetros máximo!

Una vez las tenemos aplastadas (todas o parte de ellas; yo suelo empezar a cocinarlas mientras voy aplastando las demás, para tardar menos), ya podemos ir cocinándolas en la sartén, previamente caliente a fuego fuerte. Dejaremos las tortillas 1 minuto por cada lado (cuando llevéis varias, bajad el fuego porque si no se quemarán enseguida). Las pasamos a un plato cubierto con un trapito para mantenerlas bien calientes.

➡ Podemos hacerlas con antelación, pero en ese caso deberemos hacerlas de principio a fin (es decir, no la masa y luego la formación y cocción de las tortillas en si). Se conservan bien en una bolsita o plato tapado unos 4 días en la nevera.

➡ También podemos congelarlas ya hechas, os recomiendo separarlas entre si por papel de horno y asi no tendréis ni que descongelarlas cuando queráis usarlas!

Empanada de sardinillas

RECETA REEDITADA

Hola amigos lectores!

Hoy os voy  a enseñar una de mis recetas “estrella”. La llevé hace siglos al primer cumple de uno de mis sobris (ahora tiene 6 años!) y les gustó tanto que desde entonces me convertí, oficialmente, en la encargada 🙂 .

Las empanadas son un recurso estupendo para comidas de tipo buffet por lo cómodas que son de comer (cortándolas en cuadraditos), pero también para llevar al trabajo o para cenar cualquier día.

Lo ideal es preparar la masa en casa (debajo os cuento lo fácil que es por si os animáis), ya que las industriales suelen llevar grasas chungas y muchos aditivos, pero bueno ocasionalmente podemos hacer uso de ellas…

Yyy en esta reedición de receta añado la posibilidad de hacer las sardinillas vosotros mismos! No es que las de lata tengan malos ingredientes, para nada, simplemente os doy la opción (aquí tenéis la receta).

Otra cosa muy buena que tienen las empanadas es que se pueden rellenar de muchísimas cosas, al igual que las empanadillas: salsa bolognesa, atún+huevo duro+tomate frito, ropa vieja… Eso sí, siempre deberemos quitarle gran parte del líquido antes de ponerlo sobre la masa, porque si no no salen bien. El relleno que os propongo hoy es súper sencillo y se prepara con cosas que podemos tener fácilmente siempre en casa, veréis!

Ingredientes (sale una empanada de 4 raciones de plato único, u 8 de aperitivo):

  • Masa:
  • Opción 1 (comprada – más rápida): 2 masas de hojaldre compradas (congeladas o refrigeradas)
  • Opción 2 (casera – mucho más auténtica y rica): 300 gr harina integral a poder ser, 120 ml de agua templada, 40 ml aceite, 1 cucharadita de levadura tipo royal y pizca de sal
  • 300 ml de salsa de tomate frito (casero o comprado pero de calidad)
  • 2 latas de sardinillas en aceite (mejor de oliva)
  • 1 cebolla mediana
  • 1 huevo (para pintar la masa por encima y que quede dorada y brillantita)
  • Opcionales (a elegir uno o dos, o bien podemos ponerlos todos!):
  • 1 pimiento de cualquier color
  • 1 latita pequeña de aceitunas verdes
  • 1 huevo (para hacer huevo duro)

Seguir leyendo…

Pastel/mousse de salmón (express y muy proteico!)

Hola chicos!!

Esta receta lleva en el blog desde prácticamente sus inicios… Es uno de los posts antiguos que más visitáis, imagino que el nombre resulta atractivo, y es que no es para menos 😉.

Como os decía allá por 2015, este pastel-mousse funciona muy bien como entrante o primer plato de una comida especial, como plato de diario acompañado de una ensalada, para poner en una comida buffet… Es genial: se prepara en 5 minutos (el resto lo hace la nevera), está delicioso, es saludable y encima cunde muchísimo!

➡ Os doy receta con y sin thermomix!

➡ Sobre las bondades de la gelatina os hablaba en este post, no os lo perdáis porque es muuuy interesante!

INGREDIENTES (para un pastel de 4 raciones de plato principal, o 6/8 si es de aperitivo):

  • 150 gr agua
  • 50 ml zumo limón (2 limones aprox)
  • 10 gr de gelatina neutra en polvo (si es royal, es 1 sobre), o 6 láminas de gelatina neutra
  • 200 gr salmón ahumado (opcional: un poquito más de salmón para poner trocitos dentro o por fuera)
  • 30 gr mantequilla
  • 200 ml leche

Seguir leyendo…

Pastel de carne estilo abuela (con su salsa)

Hola a tod@s!!!

Aquí os traigo una receta más para mi sección Pasteles salados. Ya sabéis que me encantan los pasteles salados, son rápidos de hacer (se hacen solos en el horno), cunden un montón, y son estupendos para tupper.

El de hoy tiene carne de ternera y bovril (concentrado de buey, lo venden en todas partes aunque quizá no os hayáis fijado), dos ingredientes que, si bien no son los más saludables del mundo (la OMS recomienda limitar el consumo de carne roja), no pasa nada por tomarlos de vez en cuando.

El resultado es un pastel que os transportara directos a la cocina de vuestra abuela, de verdad, y de ahí el nombre que tiene el post 😉 .

Os animáis???


Ingredientes
(para un molde alargado de 24cm, salen unas 4-6 raciones):

  • 500 gr de carne picada de ternera y/o cerdo
  • 1 huevo
  • 1 chorro de leche
  • media cebolla (o 1 si es pequeña)
  • 50 gr de jamón serrano (o ibérico) picado
  • pimienta al gusto
  • media cucharadita de nuez moscada
  • media cucharadita de sal

Para la salsa (opcional):

  • 1 cucharada sopera de bovril
  • 2 vasos de agua no muy grandes
  • 1 cucharadita de cebolla o ajo secos en polvo (los venden donde las especias)
  • 1 chorrito de vino blanco o tinto, o de cocinar
  • 1 cucharada sopera de maizena

Preparación:

Os dejo las fotos del paso a paso debajo.

Comenzamos precalentando el horno a 200 grados con calor arriba y abajo.

Comenzamos con el pastel propiamente dicho.

Picamos la cebolla y el jamon (y la carne, si no viniese ya asi).

En un cuenco grande batimos el huevo y le agregamos todos los restantes de la lista (menos los de la salsa evidentemente).

Mezclamos bien con una cuchara o con las manos y lo pasamos a un molde apto para horno (recomiendo uno alargado de unos 24cm, tipo bizcocho). Podéis forrar el molde con papel de horno para facilitar el desmolde, o bien engrasarlo ligeramente con aceite o mantequilla.

Metemos en el horno 30 minutos. Pasado ese tiempo, sacamos para comprobar que esté cocinado por dentro. Si no es el caso, lo dejamos 10 minutos adicionales, o los que hagan falta 😉 .

Mientras se hornea, preparamos la salsa.

En un cacito ponemos a calendar a fuego fuerte todos los ingredientes indicados para la salsa EXCEPTO la maizena y uno de los vasos de agua.

En un vaso de agua FRIA (importante) disolvemos bien la maizena. Cuando empiece a hervir el contenido del cazo, incorporamos la maizena disuelta.

Dejamos hervir a fuego medio 1 minute, y lista nuestra salsa!

Pues ya tenemos listo todo nuestro plato, qué os parece??? Espectacularmente tirado, verdad?

➡ Se conserva 4-5 dias en la nevera. Podéis congelarlo también.

➡ Como guarnicion, me gusta especialmente con puré de patata, arroz, verduritas al vapor o con macedonia de verduras (de lata).

 

Pastel latinoamericano de puré de patata y carne

Hola amigos!

Ya sabéis mi adoración por los pasteles salados en general… Me parecen súper apañados porque: cunden un montón, quedan bien recalentados, son saludables (por lo menos los míos jejeje) y suelen triunfar bastante.

Hay uno que mi madre solía preparar bastante cuando era pequeña, como cena rápida o comida de diario, y que nos requeté-chiflaba: tenía puré de patata, atún y tomate frito. Fíjate qué simple, pero nos peleábamos por repetir! En este blog he publicado varios de ese estilo: con cordero, con carne picada tipo bolognesa, y por supuesto el de atún. Fuera del blog quizá los hayáis oído con los nombres de shepherd’s pie, cottage pie y fisherman’s pie, respectivamente.

El de hoy es una versión latinoamericana de los anteriores, un mix entre ellos, las empanadillas argentinas y el picadillo cubano, que tengo publicados también en el blog y que os animo a visitar.

NOTA: NO es un plato para unas prisas, os lo advierto. Es muy fácil de preparar pero no se tardan 10 minutos, ya que tiene distintas capas.

Vamos alla!!!

Ingredientes (para 4 raciones):

Para las capas de puré:

  • 1 sobre de puré de patata en polvo (suelen tener 125 gr) – fijaos que sea prácticamente todo patata; también podéis hacerlo vosotros mismos cociendo las patatas en abundante agua con sal hasta que estén blanditas
  • 400 ml de leche
  • 350-400 ml de agua (en función de cómo os guste de espeso)
  • 1 cucharadita de sal no muy llena
  • Pizca de nuez moscada
  • Pimienta al gusto
  • 1 cucharadita de mantequilla (o aceite de oliva)

Para el relleno:

Preparación:

Comenzamos preparando el puré de patata. Como os indicaba arriba, podéis hacerlo con patatas naturales simplemente cociéndolas en abundante agua con sal hasta que estén blanditas. Personalmente, me gusta mucho el resultado del puré deshidratado y además es un 99% patata, por tanto es un procesado que me convence 🙂 . Para hacerlo, calentamos el agua y la leche en el microondas o en un cazo y vertemos (ya fuera del fuego) los polvitos. Removemos con un tenedor y agregamos los demás ingredientes del puré sin dejar de remover. Lo dejamos reposar mientras preparamos la parte del relleno.

Pasamos a preparar el relleno.

  • Por un lado, cocemos el huevo, ya que lo emplearemos en formato huevo duro. Para ello, podéis hacerlo en agua fría con vinagre durante 12 minutos (el tiempo cuenta desde que hierve el agua) o bien dentro del hervidor de agua (kettle) como os indicaba en este post – yo ya siempre lo hago así!
  • Por otro lado, si vamos a usar soja texturizada en lugar de carne, la ponemos a hidratar en un cuenco con agua muy caliente (o hirviendo) mientras se hace lo demás.

  • Picamos la cebolla, el ajo y el pimiento pequeñitos y los pochamos en una sartén o cazuela amplia con un chorro de aceite a fuego medio.

  • Cuando estén dorados (10 minutos aprox), añadimos la carne/soja, sal, comino y pimienta y doramos a fuego fuerte 5 minutos removiendo de vez en cuando.

  • Picamos las aceitunas y el huevo duro y las añadimos a la mezcla anterior, ya fuera del fuego.

En una fuente apta para horno (también podría ser un molde alargado, pero tened en cuenta que se sirve tal cual, no se desmolda), ponemos una capa de puré, por encima repartimos todo el relleno y por ultimo terminamos con el resto del puré.

Si vamos a querer gratinarlo, precalentamos el horno a 200 grados con calor arriba y abajo y vamos montando el pastel. OJO, este paso NO es necesario. Ponemos por encima un poco de queso rallado o pan rallado y metemos al horno. Si tenéis opción de gratinador, empleadla para que sea más rápido.

Listo!!!

➡ Se conserva sin problema 4 días en la nevera. No congela bien (la patata es la culpable jejeje).

➡ Podéis acompañarlo con una ensalada sencilla, es lo que mejor le queda!

Pastel de verduras y queso azul

Hola amig@s!

Como muchas otras veces, esta receta se me ocurrió por pura casualidad. Habia comprado una cuña de roquefort para hacer un risotto de roquefort con higos, pero de repente se acabó la temporada de higos y me quedé sin poder hacerlo 😡.

Teniendo en cuenta lo fan que soy de los pasteles salados de este tipo, no era de extranar que mi inspiración me llevase por este camino jejeje. Y es que los pasteles salados son rápidos, cunden muchísimo, son saludables y… gustan a (casi) todo el mundo!!!

Este resultó todo un éxito, ya que el toque fuertecito del queso azul compensaba la posible “sosez” de las maravillosas verduras que lleva el pastel. Además, al ir semitrituradas, resulta atractivo hasta para los más reticentes a las verduras.

Está delicioso tanto frío como caliente, ya veréis!

Ingredientes (para un molde de 24 cm, tipo bizcocho):

  • 150 gr de queso azul/roquefort (una cuña pequeñita)
  • 1 calabacín no muy grande
  • 1 brócoli no muy grande
  • 5 huevos
  • 1 chorrito de leche
  • Media cucharadita de sal
  • Pimienta al gusto
  • Ajo en polvo (opcional)

Preparación:

Comenzamos cocinando un poco las verduras. No queremos que estén súper cocidas dado que luego se van a hornear, sino simplemente al dente.

Para ello, las lavamos y troceamos medianas (el tronco del brócoli lo guardamos para otras recetas) y las hacemos en el microondas (en mi estuche lekué fueron suficientes 5 minutos) o bien en una cazuela con abundante agua con sal hasta que las veáis al dente.

Mientras, batimos los huevos, la leche, la sal y opcionalmente la pimienta y el ajo.

Vamos precalentando el horno a 200 grados con calor arriba y abajo.

Cuando estén listas las verduras, las picamos pero sin que lleguen a quedar hechas una masa. Yo las piqué en la thermomix 3 segundos a velocidad 5. Las añadimos a lo anterior y removemos.

Sólo queda añadir el queso ligeramente desmigado y terminar de mezclar.

Pasamos esta mezcla a un molde apto para horno. Os recomiendo forrarlo con papel de horno, facilita muchísimo el desmoldar!!!

Lo metemos en el horno a media altura durante 1 hora (quizá necesitéis más).

Sabremos que está listo cuando pasemos un cuchillo por el centro y salga más o menos limpio. Os recomiendo que pongáis el grill o subáis a 250 grados los últimos 5 minutillos, para que el queso de arriba se gratine 🙂 .

Sacamos, dejamos que se temple y desmoldamos!

Listo chic@s!

➡ Se conserva en la nevera 4-5 días sin problema! Congelado no queda bien.

➡ Como acompañamiento, lo que mejor queda es una ensalada sencillita.

 

Pastel de atún, piquillos y maíz

Hola lectores!

Hace tiempo descubrí la cuenta de Instagram de Futurlife21, de la que os he hablado en varias ocasiones. Son madre e hija nutricionistas que siguen un enfoque muy parecido al mío en alimentación: en esencia, en lugar de promover dietas restrictivas y temporales, apuestan por aprender a comer bien (en el sentido más amplio de la palabra – lo que incluye rico y vistoso) y priorizando siempre los alimentos que sean más nutritivos y saludables (legumbres frutas verduras frutos secos pescados…).

Además de divulgar contenido nutricional, comparten recetas que también encuentro muy “de mi estilo”, como este pastel que triunfó en casa muchísimo!

➡ Aún no has descubierto el  maravilloso mundo de los pasteles salados??? Es la salvación: triturar, hornear y ya tienes para varios días! Te dejo aquí el link a la sección de mi blog donde encontrarás tooooodos mis pasteles 🙂 .

Ingredientes (para un pastel de molde de bizcocho, unas 6 raciones):

  • 400-500 gr de maíz de lata o de espárragos blancos cocidos (ojo, peso escurrido)
  • 150-200 gr de atún/bonito en conserva (en aceite de oliva o al natural)
  • 5 huevos medianos (o 4 grandes)
  • 6-8 pimientos del piquillo en conserva
  • 250 gr de queso de burgos (o bien 2 huevos medianos más)
  • Media cucharadita de sal

Para la salsita (opcional pero delicioooosa):

  • 200 gr de requesón / cottage / queso fresco batido (el que parece yogur)
  • 3-4 pimientos del piquillo
  • Chorrito de aceite de oliva
  • Pizca de sal

Preparación:

Comenzamos precalentando el horno a 180-200 grados con calor arriba y abajo.

Trituramos todos los ingredientes del pastel con una batidora a máxima potencia hasta que quede homogéneo.

Volcamos esta mezcla en un molde apto para horno cubierto con papel de hornear (truquito para que no se rompa al desmoldar, pero si no tenéis simplemente engrasad un poco el molde) y lo metemos en el horno a media altura.

Pasados 40 minutos, abrimos el horno e introducimos un cuchillo en a la parte central: si sale limpio significa que el pastel está listo (lo sacamos y dejamos templar); si sale aún manchado lo dejamos 10 minutillos más (o los que sean necesarios!).

Si queremos preparar la salsa, trituramos todos sus ingredientes y metemos en la nevera.

El pastel se toma preferiblemente frío, acompañado por ejemplo de una ensalada sencilla.

Delicioso! Y os durará en la nevera 4-5 días.

Pastel de pollo y hierbas provenzales (3 ingredientes, 30 min!)

Buenos días!

Atención lectores, estáis a punto de leer un recetón que os va a apañar muchas comidas este verano con un esfuerzo de risa!

Hay mezclas con las que doy por casualidad y que resultan tan ricas que se convierten en habituales en mi casa. Es el caso de la ensalada sueca de remolacha y el lomo a la sal, siempre los tomamos juntos!

Un día tenía pensado hacer esta combinación una vez más, cuando mi querido supermercado me sorprendió no teniendo lomo de cerdo 😦 . Así que tuve que darle una vuelta rápida a qué hacer en su lugar, y la cosa no es fácil ya que debía ser una carne que:

  1. pudiese hacer rápido
  2. pudiese tomar fría
  3. cundiese.

Se me ocurrió de pronto hacer un pastel de pollo, pero como quería darle el toque de hierbas que lleva el lomo no me “servía” mi receta de pastel de pollo y jamón

Total, que se me ocurrió preparar esta receta con la que estoy súper contenta y que sin duda repetiré!!!

Es genial porque cumple con los 3 requisitos de arriba, y por tanto podemos llevarnos 2 porciones al trabajo y tomarlas con una ensaladita (cualquiera, o la de remolacha que os sugería al principio del post), o bien caliente con salsa de cebolla o de tomate frito… Además, es súper ligero, no tenéis más que ver el corto listado de ingredientes…

Ingredientes (para 4 raciones):

  • 500 gr de carne picada de pollo/pavo (picada por carnicero, no de bandeja, llevan demasiados ingredientes distintos del pollo…)
  • media cebolla
  • 2 cucharadas de hierbas provenzales secas (las venden ya mezcladas pero si no tenéis, poned 1 cucharadita de orégano, otra de tomillo y otra de romero)
  • 1 cucharadita de sal

Continúa leyendo Pastel de pollo y hierbas provenzales (3 ingredientes, 30 min!)