Arroz con rape en salsa verde

Hola querid@s lectores!

Hace tiempo que no comparto recetita de arroz, y eso que en casa tomamos uno cada fin de semana!

La verdad es que la razón no es otra que que nos gustan taaanto ciertas recetas que ya conocéis del blog, que es rara la vez que me animo a preparar una nueva… jejeje.

Pero esta vez me animé con este con rape en salsa verde, ya que encontré en mi supermercado cocochas a súper buen precio y se me ocurrió que podía ser una buenísima forma de prepararlo!

Os va a encantar, ya veréis!

Ingredientes (para 4 raciones):

  • 250 gr de arroz redondo
  • 300 gr de rape (cola o cocochas, peso sin espina ni piel)
  • 1 cebolla mediana
  • 3 dientes de ajo
  • 1 ramillete de perejil
  • 1 vaso de vino blanco
  • 2 cucharaditas no muy llenas de sal
  • 1 chorrito de aceite de oliva
  • Agua (luego vemos cantidad)

Preparación:

En una sartén grandecita, ponemos un chorrito de aceite de oliva y doramos el pescado (previamente salpimentado) a fuego fuerte por las 2 caras (ojo, no queremos que se haga por dentro!). Lo pasamos a un plato aparte.

Comenzamos picando la cebolla y el ajo. El perejil lo lavamos muy bien y lo picamos con las tijeras (truquito para picar el perejil: ponemos las ramitas dentro de un vaso, metemos las tijeras en el vaso y empezamos a cortar; parece una tontería pero no sabéis lo rápido que se corta y sin manchar alrededor!).

En la misma sartén donde habíamos dorado el pescado, ponemos un poco más de aceite y pochamos suavemente la cebolla y los ajos 5 minutos. Agregamos el perejil y la sal y dejamos otros 2 minutillos.


Añadimos el vino y dejamos a fuego fuerte 1 minuto para que se evapore el alcohol.

Incorporamos el arroz, removemos bien 2 minutos para que se impregne bien de los sabores.

Hasta aquí podríamos dejarlo hecho de antemano.

Con el fuego algo más bajo, vamos añadiendo agua caliente (de hervidor o cazo) poco a poco, dejando que la vaya absorbiendo el arroz.

Pasados unos 15 minutos debería estar casi listo: es en ese momento cuando debemos reincorporar el pescado, para que termine de cocinarse todo a la vez tapadito.

Listo!

Arroz con costillas y verduras

Hola amigos!!!

Ya sabéis lo fan que soy de hacer arrocitos los fines de semana… Casi siempre cae uno, aunque generalmente no innovo demasiado ya que tenemos claro los que más nos gustan: paella y risotto de calabaza! Pues bien, estas Navidades mi madre nos sorprendió con un pedazo de arroz que va a ir sin duda a mi lista de arroces frecuentes: un arroz con costillas que no podía ser más sabroso y tierno!

Le pedí la receta y la repetí en casa con otras verduras, igualmente delicioso! Aquí la tenéis, espero que la disfrutéis tanto como nosotros…

Ingredientes (para 4 raciones):

  • 250 gr de arroz
  • 1 costillar de cerdo (que haya 3 costillitas por persona aprox)
  • 2 dientes de ajo
  • 1 cebolla o puerro
  • 1 pimiento de cualquier color (puede ser otra verdura tipo espárragos trigueros o alcachofas)
  • 2 cucharadas de tomate frito (de los de supermercados, mi favorito es el Hida)
  • 2 sobrecitos de azafrán molido, o unas hebras machacadas en mortero
  • 1 cucharada de pulpa de pimiento choricero (o la pulpa de 3 ñoras hidratada en agua hirviendo 15 minutos) – opcional
  • Agua (luego veremos cantidad)
  • Aceite de oliva
  • 2 cucharaditas moderadas de sal

Preparación:

Comenzamos dorando las costillas en una cazuela amplia (y baja si es posible) a fuego fuerte con un chorro generoso de aceite. Las apartamos a un plato para más adelante.

Continuamos pochando la cebolla y el ajo, bien picaditos, en esa misma cazuela con un chorrito adicional de aceite a fuego medio. Los dejamos que se pochen tapados unos 7 minutos.

Mientras, lavamos y troceamos la verdura escogida en cuadritos medianos.

La agregamos a la mezcla de cebolla y ajo, junto con la sal, y dejamos que se cocine 5 minutos.

Incorporamos entonces la carne que habíamos reservado, el tomate frito, la pulpa de pimiento y el azafrán.

Cubrimos con agua 4 dedos por encima del contenido y dejamos que cocine a presión 15 minutos (o bien media hora tapado a fuego medio en cazuela normal).


Hasta aquí podríamos dejarlo hecho de antemano si quisiéramos comer más tarde.

Si vamos a comer ya, abrimos la olla e incorporamos el arroz. Estará listo en 5-10 minutos a presión, o unos 20 en cazuela normal. Si vemos que el arroz aún sigue duro, dejamos más tiempo. Si lo queremos más caldoso, añadimos agua.

Probamos por si necesitase más sal, dejamos reposar 5 minutos fuera del fuego (importante!) y listo para comer!!!

➡ Lo ideal es comerlo recién hecho, pero si os sobra, se conserva en la nevera 4 días sin problema. Congelado no creo que quede muy bien de textura.

Risotto de pesto

Buenos días amig@s!

No sé por qué nunca habíamos sido muy de tomar pesto en casa, y desde hace unos meses no paramos de preparar cosas con esta deliciosa salsa! Nos encanta porque alegra cualquier plato sosillo, desde una simple pasta hasta una carne sencilla, una ensalada, un bocadillo, yyyy un risotto! Además, otro punto a su favor es que se puede preparar bastante a ojo y con ingredientes variados (no tiene por qué ser necesariamente con piñones ni con albahaca, luego veréis). Y también que, ahora que algunos estamos en modo pre-vacacional, es genial para aprovechar plantas de albahaca que no podremos regar, restos de ajo, de parmesano, el típico medio limón que ronda por la nevera… Porque el pesto se puede congelar y queda tal cual, sabíais???

Veréis en la receta que incluyo guisantes en el propio pesto (triturados): os cuento. Lo vi en una revista y pareció una idea fantástica, ya que sabía que los guisantes no iban a alterar el sabor del pesto pero sí que lo dotarían de un aporte de proteína interesante, perfecto para incluir en platos poco proteicos como arroces o pastas. Pero OJO, si preferís podéis omitir los guisantes y sustituirlos por más albahaca, rúcula o espinaca, os aseguro que el sabor no se distingue.

Al lío!

Ingredientes (para 4 raciones):

  • 350 gr de arroz para risotto (carnaroli, arborio)
  • media cebolla
  • 2 dientes de ajo
  • Aceite de oliva
  • 1 chorro de vino blanco o de cocinar
  • 1 cucharadita de sal
  • 1 litro de agua o caldo de verduras de calidad (luego veremos cantidad exacta)
  • opcional: 8 espárragos trigueros

Para el pesto:

  • 5 cucharadas soperas de guisantes congelados o cocidos en conserva (100 gr aprox) – opcional pero recomendable para darle más proteína al plato, tened en cuenta que vamos a triturarlos osea que no se van a apreciar
  • 1 puñado generoso de alhabaca fresca
  • 1 puñado generoso de frutos secos o pipas a vuestro gusto
  • 1 chorro generoso de aceite de oliva
  • Zumo de medio limón
  • Pizca de sal
  • 4 cucharadas soperas de queso parmesano/grana padano rallado

Preparación:

Comenzamos preparando el pesto, ya que lo pondremos inmediatamente en cuanto el arroz esté terminado y no habrá tiempo que perder!

Para ello, si decidimos incluir los guisantes y estaban congelados los coceremos 5 minutos en agua hirviendo, y los escurriremos. Después, solo habrá que triturar todos los ingredientes con una batidora e ir probando por si nos gustase más fuerte (añadir más parmesano, ajo, albahaca, sal) o menos (añadir agua o aceite). Reservamos para más tarde.

 

Proseguimos picando cebolla y ajo en cuadraditos pequeños. Los ponemos a pochar con la sal y un chorro de aceite en una cazuela lo más amplia y baja que podamos. A fuego medio 7 minutos tapado pero removiendo de vez en cuando.

Ponemos a calentar el agua o el caldo en un cacito o en el hervidor si es solamente agua.

Incorporamos el arroz y dejamos que se dore un poquito, 3 minutos.

Agregamos el vino y subimos a fuego fuerte para que se evapore el alcohol.

Ponemos 2 cazos del agua o caldo y removemos a fuego medio-bajo. Cuando se absorba volvemos a añadir otro cacito del agua o caldo caliente, y así tantas veces como sea necesario hasta que el grano de arroz esté tierno pero sin pasarse.

Para terminar, apartamos la cazuela del fuego e incorporamos el pesto que habíamos preparado antes. Removemos bien y dejamos que repose 2-5 minutillos.

Podemos mientras saltear unos espárragos trigueros enteros e incorporarlos al risotto troceados, no es imprescindible pero dan un sabor y textura muy ricos.

Listo!

Truco maravilloso si queréis dejarlo hecho con antelación: haced todo igual pero dejad el arroz a medio hacer (el grano aun un poco duro) y el pesto guardado por separado. Cuando vayáis a comer, simplemente habrá que volver a calentar el arroz en la cazuela y seguirlo hidratando con caldo/agua, y mezclarlo con el pesto al final, como indico en la receta.

➡ Los risottos pierden mucho en textura recalentados o congelados, pero el sabor sigue siendo el mismo (es decir, si sobra no lo tiréis porque está muy rico, pero tampoco hagáis grandísimas cantidades a propósito porque queda ideal).

Ñoquis caseros

Amig@s!

Aquí me tenéis una semanita más dando guerra en los fogones, me parece increíble que ya casi estamos en Julio!!!

Qué ganas tenía de compartir esta receta cuando la lograse con éxito… Después de hacer los malfatti me entraron ganas de probar con los ñoqui, más conocidos, pero muchas recetas que veía me parecían engorrosas o demasiado contundentes. De modo que decidí hacer una adaptación más nutritiva y sencilla a mi manera, y el resultado fue espectacular, aunque esté feo que yo lo diga!

Poneos manos en la masa, que vale la pena!

Ingredientes (para 4 raciones):

  • 500 gr de patatas (podéis poner boniato en su lugar o mitad y mitad)
  • 150-200 gr de harina (de cualquier clase, integral siempre es más saludable)
  • 1 huevo
  • opcional: media cucharadita de sal y otra media de nuez moscada
  • la salsa de vuestra elección (queda genial simplemente tomate frito, un poquito de ajo seco en polvo y unas hojas de albahaca fresca y parmesano por encima)

Preparación:

Comenzamos cociendo las patatas. Para ello, podemos hacerlo al vapor (con un estuche de cocción al microondas, o bien en una olla express con cestillo) o cociéndolas en agua hirviendo. Es mejor al vapor, ya que de esta forma retienen menos agua. Las cocemos enteras hasta que queden bien tiernas, tened en cuenta que las vamos a aplastar.

Una vez cocidas, las pasamos a un plato amplio y las machacamos con un tenedor.

Agregamos la mitad de la harina y mezclamos.

Incorporamos el huevo y removemos de nuevo.

Añadimos el resto de la harina (guardad un poco, no siempre hace falta esa cantidad), así como la sal y nuez moscada en caso de querer usarlas.

Mezclamos y amasamos bien con las manos (hay que pringarse, sí!) hasta obtener una masa relativamente manejable, que no se pegue a las manos. Habrá que añadir más harina hasta que veamos que llegamos a esa textura.

Vamos poniendo a cocer una olla grande con agua abundante.

Tomamos un puñado de la masa y formamos un rulito con la mano. Lo pasamos a una tabla de cortar o a la encimera bien limpia y seguimos dando forma de rulito.

Cortamos ese rulito con un tenedor en porciones de unos 2 dedos, que serán nuestros ñoquis! Repetimos esta operación hasta acabar con la mitad de nuestra masa.

Vamos a hervir los ñoquis en 2 tandas, de modo que cuando hayáis acabado de hacer los ñoquis de esa primera mitad, podéis ponerlos a hervir e la cazuela. Sabremos que están listos para sacar porque de repente, pasados 2 minutos, flotarán!


Los rescatamos con una espumadera y los pasamos a una fuente.

Repetimos esto con la otra mitad de la masa.

Cuando vayamos a comer, calentamos la salsa de nuestra elección y ponemos los ñoquis dentro para que se calienten y absorban su sabor.

Listo!

➡ Podéis guardarlos hechos en la nevera 4 días, y también congelarlos ya cocidos.

Orzo (pasta con forma de arroz) con salsa de tomate y langostinos

 

Hola lectores!

Hoy vengo con una receta maravillosa sacada del libro de Ottolenghi “Simple”, del que os he hablado en varias ocasiones.

Este libro me tiene entusiasmada, es impresionante lo mucho que conecto con ese tipo de recetas: sabores intensos, ingredientes normales y saludables (y algunos no tan frecuentes pero que tengo), equilibrio de sabores y texturas, y facilidad/rapidez!

Era la primera vez que cocinaba este tipo de pasta llamada “orzo” o “risoni”. La he probado en restaurantes en platos llamados “falso risotto” (ya que es pasta pero con forma de arroz) pero nunca en casa, y la verdad es que la pienso comprar en adelante ya que se prepara enseguida y queda ESPECTACULAR!

Sobre todo si utilizas una salsa como la de la receta de hoy… Os he puesto la foto del libro debajo de la mia por si una no os anima que lo haga la otra jejeje.

Animaos porque es una maravilla!!!

Ingredientes (para 4 raciones):

  • 250 gr de orzo / risoni (serviría cualquier pasta corta, fideos de fideuá o incluso arroz)
  • 1 lata de tomate troceado (400 gr/ml)
  • media cebolla
  • 2-3 dientes de ajo
  • 2 puñados generosos de gambas congeladas crudas
  • 2 puñados de almejas (podéis omitirlas y poner más gambas)
  • Opcionales pero muy recomendables:
    • 1 cucharadita de semillas de hinojo
    • pizca de copos de chile al gusto
    • un poco de ralladura de naranja
  • agua (luego vemos cantidad)
  • albahaca fresca para emplatar (también opcional pero le va estupenda!)
  • sal
  • pimienta
  • aceite de oliva 

Preparación:

Comenzamos dorando la pasta en una cazuela amplia. A fuego medio-fuerte y con un chorrito de aceite y una pizca de pimienta. La dejamos 2 minutillos y la pasamos a un cuenco o plato aparte.

Picamos la cebolla y el ajo menuditos y los agregamos a esa cazuela con 1 cucharadita de sal, poniendo mas aceite para que se pochen bien (5 minutos a fuego medio).

Incorporamos los ingredientes “opcionales pero muy recomendables” (naranja, hinojo, chile) y dejamos 1 minute.

Agregamos la lata de tomate y esperamos a que empiece a hervir.

En este momento incorporamos la pasta (que habiamos dorado), las gambas, las almejas (si las ponemos) y 2 vasos grandes de agua (a poder ser, caliente del microondas o hervidor/kettle) y dejamos que hierva tapadito a fuego suave, removiendo de vez en cuando.

Cuando veais que ha absorbido todo el liquido (normalmente pasados unos 6 minutos), probais el punto de la pasta y:

  • si aun esta durita, la dejais unos minutos mas anadiendo algo mas de agua;
  • si esta ya bien lo retirais inmediatamente del fuego.

Servimos bien caliente con albahaca por encima (opcional).

Delicioooosa ya veréis!!!

➡ Lo ideal es comerla recién hecha, pero podéis conservarla en la nevera 4 dias. También podéis congelarla, pero asumiendo que la textura no va a tener nada que ver!

El arroz de la Preysler

Hola!!!

Ay amig@s, cómo nos reímos la semana pasada en mis chats a raíz de la revista Hola… Resulta que hicieron un especial “recetas de confinamiento de las famosas”, y salía la pluscuamperfecta Isabel Preysler mostrando un arroz que ninguno de nosotros nos creíamos que hubiese probado… jejeje. Se trataba de un arroz con verduras, sobrasada y huevos fritos.

Total, que risas aparte, pensé que el susodicho arroz tenía una pinta fabulosa, y como buena veraneante de Mallorca siempre tengo sobrasada en la nevera o congelador. Total, que se convirtió en nuestro delicioso arroz del sábado y que pensamos repetir prontito!!!

Os animo a prepararlo ahora que se avecina un puente!

Ingredientes (para 4 raciones):

  • 350 gr de arroz blanco redondo (el normal) o especial para paella
  • 1 cebolla
  • 1 pimiento de cualquier color
  • 1 zanahoria (opcional)
  • 2 dientes de ajo
  • 3 cucharadas de tomate frito o concentrado, o 1 tomate maduro
  • 50-100 gr de sobrasada
  • 2 sobrecitos de azafrán molido (lo compro en mercadona, podéis poner hilillos)
  • Agua (luego veremos cantidad)
  • 1 cucharadita de sal
  • Aceite de oliva

Preparación:

Comenzamos picando todas las verduras en cuadraditos pequeños (de 1 cm aprox).

En una cazuela amplia las ponemos a pochar con un chorrito de aceite y la cucharadita de sal, empezando por la cebolla y el ajo e incorporando 2 minutos después el pimiento y la zanahoria.

Incorporamos la sobrasada y el tomate y dejamos que se deshaga un poco.

Agregamos el arroz y el azafrán y removemos para que se dore un poco y se impregne bien de los sabores del sofrito.

Cubrimos de agua 1 dedo por encima (mejor, hirviendo directamente del hervidor o de un cazo) y dejamos que la absorba tapada 5 minutos a fuego bajo.

Pasado ese tiempo, removemos y vamos añadiendo agua hasta que veamos que el grano de arroz esta a nuestro gusto. En general este proceso dura 15 minutos.

Dejamos reposar un poco, y opcionalmente preparamos los huevos a la plancha o fritos si decidimos hacerlos.

Servimos junto, y a disfrutar!!!

➡ El arroz pierde textura una vez guardado, pero su sabor sigue riquísimo pasados incluso 4 dias. Congelado pasa igual.

Risotto de huitlacoche

Buenos días lectores!

Como prometí, me he propuesto seguir probando nuevas recetas típicas de la gastronomía mexicana. Hace poco publiqué en un post mi recopilación de recetas de este país, bastante extensa de por sí, pero es que cuando te pones a indagar (y sobre todo cuando viajas allí) se te abre todo un mundo de ingredientes y combinaciones súper apetecibles!

El título de la receta de hoy puede sonaros muy raro si no lo conocéis. Tranquilos, variAnity está aquí para sacaros de dudas 😉 .

El huitlacoche es un hongo que crece entre los granos del maíz. En México, de donde es originario, se considera un manjar, y es curioso porque en otros países productores de maíz se considera una plaga! Y la verdad es que es comprensible, mirad qué aspecto mas feo tiene el pobre!

Sin embargo, el sabor es buenísimo. Pensemos en él como el caso del roquefort: es un hongo que fuera del queso lo consideraríamos un horror, pero que al comerlo está delicioso, o no???

En cualquier caso, mi propuesta de hoy es fruto de la inspiración de un restaurante que estuve en Tulum. He partido de mi receta básica de risotto funghi y he añadido una lata de huitlacoche (que podéis encontrar en tiendas latinas o mexicanas como las que os indico en este link, y quizá en hipermercados).

Os dejo una foto de la lata que yo he utilizado:

Estoy deseando probar otras recetas con huitlacoche, como unas quesadillas… ​

Ingredientes (para 3 raciones generosas):

  • 250 gr de arroz redondo (lo mejor, por su alto contenido en almidón que da la textura característica al risotto, sería utilizar las variedades arborio o carnaroli, aunque un arroz normal blanco o integral funcionan perfectamente)
  • 200 gr de huitlacoche en lata
  • Si en la lata de huitlacoche no viene maíz: 100 gr de maíz dulce (de lata)
  • 200 gr de champiñones
  • media cebolla mediana
  • 3 dientes de ajo
  • 1 vaso grande de vino (unos 200 ml)
  • 1 cucharaadita de sal o 1 pastilla de caldo de calidad (sin glutamato ni grasa de palma – en herbolarios o de avecrem “natural”)
  • agua (luego veremos cantidad)
  • 6 cucharadas de queso parmesano o grana padano rallado
  • Aceite de oliva

Preparación:

Comenzamos poniendo a calentar en una cazuela grandecita un chorro de aceite a fuego medio. Picamos los ajos (mejor con prensaajos) y la cebolla finita y los incorporamos a la cazuela. Los dejamos pochar 5 minutos tapados.

Lavamos bien los champiñones y los troceamos pequeños. Los añadimos a la cazuela y dejamos dorar 5 minutos.

Agregamos el vino y la pastilla y subimos a fuego fuerte, dejándolo 3 minutos hirviendo a borbotones para que se evapore el alcohol.

Agregamos el arroz y dejamos que se dore un poco.

Pasados 2 minutos agregamos un chorro grande de agua.

Hasta aquí podríais dejarlo hecho de antemano, si quisierais adelantar tiempo por algún motivo.

Una vez vayamos a comer, calentamos abundante agua en un hervidor (kettle) o cazo, pues es imprescindible agregarla bien caliente.

Incorporamos a la cazuela del guiso inicial el huitlacoche y el maíz (en su caso) y encendemos a fuego medio-suave.

Cuando esté caliente, empezamos a agregar agua caliente (un cazo grande primero) y dejamos que vaya absorbiendo removiendo y agregando más hasta que los granos estén bien cocinados (tiempo a ojo, pero aprox 15-20 min).

Por último, ponemos el queso rallado, removemos y apartamos del fuego, dejando reposar 5 minutillos tapado hasta comerlo.

A disfrutar!!!

➡ Hacedlo en el momento de comer, o respetad lo que os comento sobre lo que podéis hacer de antemano.

➡ Si os sobra, al día siguiente la textura no tendrá nada que ver, ya que se quedará “apelotonado”, pero se sigue pudiendo comer (reconozco que me llevé las pocas sobras que quedaron a la oficina 🙂 ).

Bibimbap (bol variado coreano)

Buenos días querid@s!

Hoy vengo exótica 🙂 , aviso.

El bibimbap es un plato típico de la cocina coreana. Consiste en un bol compuesto por distintos ingredientes que se cocinan por separado y se mezclan una vez servidos.

Es delicioso, con un contraste de sabores y texturas difícil de explicar con palabras…

Sobre los ingredientes, la estrella es el kimchi. Se trata de col fermentada en versión asiática, como una especie de chucrut pero con especias. Se puede comprar en botes de cristal en tiendas asiáticas, online (yo lo compro en esta web), o en grandes superficies (club del gourmet del corte ingles por ejemplo). Es delicioso y, como dura muchísimo tiempo, podéis emplearlo en otras recetas o simplemente en una tostada con aguacate!

➡ Aunque no es un plato difícil de hacer, sí que necesitaremos unos 40 minutos para ello (dado que hay que preparar por un lado el arroz, por otro los vegetales, por otro la salsa…).

Ingredientes (para 4 raciones):

  • 250 gr de arroz (variedad a vuestro gusto)
  • 600 gr de verduras variadas a vuestro gusto (sugerencia: ajo, calabacín, champiñones, zanahoria, brócoli, brotes de soja…)
  • pizca de jengibre en polvo
  • chorro generoso de salsa de soja
  • 1 bloque de 200 gr de tofu firme, o 1 pechuga de pollo sin filetear
  • 200 gr de kimchi (col fermentada en versión asiática, como una especie de chucrut)

Para el aliño:

  • 1 hilillo de aceite de sésamo
  • 1 diente de ajo
  • 2 cucharadas soperas de pasta miso
  • 2 cucharadas soperas de vinagre normal
  • Especias (en total una cucharada, contando todas juntas):
    • Pimienta
    • Clavo (1)
    • Semillas de hinojo o anís
    • Canela (pizca)
    • Copos de chili o cayena (cantidad al gusto, solo si os gusta picante!)

Preparación:

Comenzamos cociendo el arroz siguiendo las instrucciones del fabricante.

Continuamos cocinando las verduras con pollo/tofu. Para ello, las lavamos bien y las cortamos en bastoncitos o trozos pequeños y las salteamos en una sartén o cazuela con un chorrito de aceite, otro de salsa de soja y la pizca de jengibre. Buscamos textura al dente, por lo que no las cocinaremos más de 10 minutos.

Cuando estén casi listas, incorporamos el pollo o tofu cortados en dados de 2 dedos. Lo dejamos 5 minutos tapados (en el caso del pollo, aseguraos de que esta cocinado por dentro!).

Mientras, preparamos el aliño:

  • Calentamos un hilillo de aceite de oliva a fuego suave en un cacito pequeño y salteamos el ajo previamente machacado durante unos segundos (ojo, se quema enseguida!).
  • Agregamos las especias y removemos otros segundos.
  • Incorporamos el aceite de sésamo, el miso y el vinagre y removemos bien. Dejamos que cocine suavemente 4 minutos más.

Ya estamos listos para emplatar!

En cada plato serviremos una porción de arroz, otra de las verduras salteadas con tofu/pollo, otra del kimchi a temperatura ambiente y un cucharon del aliño.

Este plato, como os decía al inicio, es un ESPECTACULO de sabores y texturas que no debéis dejar de probar, me contáis!!!

Polenta con parmesano: guarnición italiana

Buenos días a todos!!!

Hoy os traigo una nueva receta de guarnición.

Como os he comentado en otras ocasiones, en Luxemburgo le dan mucha importancia a las guarniciones. Al principio me llamaba la atención que cuando comes en un restaurante, pidas prácticamente lo que pidas, te suelen traer recipientes aparte con ensalada (bien) aliñada, patatas (bien) fritas/asadas o verduras cocinadas al dente y salteadas ligeramente con mantequilla y pimienta.

Hace un par de semanas estuvimos en Milán y tuve la oportunidad de probar una nueva para mi repertorio… Es súper famosa en Italia pero para mí era totalmente nueva! 🙂 Por si, como yo, no la conocéis, os cuento…

La polenta es una guarnición parecida a la sémola de cuscús; no obstante, no está hecha de trigo sino de maíz. La preparan de muchas formas, pero la más común es con queso parmesano.

También es frecuente encontrarla en forma de barritas fritas/horneadas, ya que la polenga al dejar la enfriar solidifica y da mucho juego para otro tipo de elaboraciones.

Sirve para acompañar cualquier cosa, al igual que un arroz blanco o unas patatas.

Está buenísima, no dejéis de probarla!!!

Ingredientes (para 4 raciones):

  • 125 g de polenta instantánea (fijaos bien cuando la compreis, porque si no tarda mucho!)
  • agua (un poco más cantidad que la que indique el envase de polenta para esa proporción) – o mitad agua mitad leche
  • 5 ramitas de cebollino fresco
  • 1 cucharada (sopera) de mantequilla
  • pimienta negra molida
  • sal
  • queso parmesano/grana padano rallado (en abundancia, al gusto)

Continúa leyendo Polenta con parmesano: guarnición italiana

Paella ciega = arroz a banda = arroz del senyoret

Muy buenos días amigos!

Como tantas otras recetas de este blog, fue fruto de la casualidad y la improvisación… Bendita casualidad e improvisación!!!

Teníamos pensado preparar paella para el sábado y, al llegar al supermercado, no quedaban ni las verduras ni el combinado de marisco que suelo ponerle… Como no soy de rendirme, pensé qué teníamos por casa y me salió este impresionante arroz que hoy os presento bautizado como “paella ciega = arroz a banda = arroz del senyoret”. Los tres son nombres para denominar a lo mismo: una paella sin cáscaras. UNA BENDICIÓN, VAMOS.

Olvidaos de los prejuicios de “hacer paella es difícil”: os doy los secretos para hacerla saltándonos a la torera varios principios de los valencianos pero os prometo un resultado de 10 sin margen de error. Y lo sé porque es una adaptación de mi antigua receta de paella, que muchísimos de vosotros habéis hecho…

Vamos allá chic@s!!!

Ingredientes (para 4 raciones):

  • 300 gr de arroz redondo blanco (el normal de toda la vida)
  • 1 cebolla
  • 1 diente de ajo
  • Verduras variadas: yo puse medio calabacín y 1 tomate, pueden ser pimientos y judías verdes por ejemplo
  • 1 puñado grande de gambas crudas peladas congeladas
  • Opcional: 6 vieiras crudas congeladas (no hace falta que sea con concha)
  • 1 kg mejillones (peso si son crudos y con cáscara), o bien 200-300 gr si los compráis ya cocidos o sin cáscara
  • 2 cucharadas soperas de tomate frito
  • 1 pastilla de caldo de pescado o 2 cucharaditas de sal
  • 2 sobrecitos de azafrán en polvo (yo uso el de mercadona)
  • Agua (luego veremos cantidad)

Continúa leyendo Paella ciega = arroz a banda = arroz del senyoret

Kedgeree inglés (arroz basmati con salmón y especias)

Hola amigos!!!

El kedgeree es un plato típico de la cocina inglesa, aunque no es muy famoso para el resto del mundo. Y no sé por qué, porque lo cierto es que está de muerte!!!

Me atrajo mucho cuando lo conocí: todo lo que sea salmón con arroz tiene muchas papeletas de acabar en mi plato jejeje, y ya si tiene especias y es plato único ni te cuento!

➡ OJO, esta es mi versión adaptada de las recetas originales, ya que realmente se utiliza un pescado que no conozco y algunas especias poco corrientes que he decidido excluir.

Ingredientes (para 4 raciones):

  • 200 gr de arroz basmati o thai
  • 150 gr de salmón fresco o descongelado (lomo o rodaja)
  • 150 gr de salmón ahumado
  • 2 huevos (opcional)
  • 1 cebolla
  • 2 dientes de ajo
  • Especias:
    • 1 hoja de laurel
    • 2 cucharaditas de eneldo
    • 1 cucharadita de mostaza en semillas o de mostaza normal
    • 1 cucharadita de curry en polvo
    • 1 cucharadita de jengibre seco o fresco picado
  • zumo de 1 limón

Continúa leyendo Kedgeree inglés (arroz basmati con salmón y especias)

Caldereta de pescado

Muy buenos días queridos lectores!

La receta de hoy es de las que disfruto muchísimo preparando para comer algún día del fin de semana. La caldereta es de esos platos que SABES que te van a salir bien y que a todo el mundo le gustan…

Además, cuando se encadenan días tan fríos y nevados como los que están haciendo en Luxemburgo, estas recetas reconfortan un montón y te preparan para una siestecita “bajo manta” de las de manual!

La preparé con gallineta, un pescado muy curioso similar al cabracho. Es una especie espectacular que me regaló una amiga recién pescado por su padre, ojito! Un manjar que, si vivís en zonas mediterráneas, os recomiendo mucho. En cualquier caso, podéis seguir esta receta empleando cualquier pescado blanco, incluso congelado! Y del mismo modo podéis ponerle fideos de fideuá o arroz, lo que más os apetezca!

Animaos, amigos!

Ingredientes (4 raciones):

  • 500 gr de pescado blanco (merluza, rape… si puede ser un pescado con cabeza etc, mejor; si no, sirven lomos congelados)
  • 1 cebolla grande y 1 pequeña
  • 2 dientes de ajo
  • 1 pimiento verde
  • 2 sobrecitos de azafrán
  • 1 hoja de laurel
  • 200 ml de tomate frito o pasatta
  • 1 pastilla de caldo de pescado de calidad, o 1 cucharadita de sal
  • aceite de oliva
  • agua (luego veremos cantidad)
  • 250 gr de fideos de fideuá, o de arroz blanco

Preparación:

  • Si empleamos un pescado entero, limpio pero con su cabeza, comenzaremos preparando el caldo. Para ello, ponemos a cocer la cabeza del pescado en una cazuela con 1 litro de agua, la cebolla pequeña, el laurel y la pastilla de caldo. Los dejamos cocinar 15 minutos.
  • Si no, simplemente ponemos a hervir 1 litro de agua con la pastilla, la cebolla pequeña y el laurel y lo dejamos 5 minutos.

Mientras, picamos la cebolla, el ajo y el pimiento y los pochamos 10 minutos en otra cazuela grande con un chorro de aceite a fuego medio.

Incorporamos el azafrán y el tomate frito y removemos.

Troceamos el pescado en trozos no muy pequeños (3 dedos aprox). Lo agregamos a la cazuela anterior e incorporamos el caldo que habíamos hecho (habiendo desechado la cabeza!).

Lo dejamos cocinar todo junto 5 minutos.

  • Si vamos a comer de inmediato, agregamos el arroz o fideos y lo dejamos cocinar todo junto durante el tiempo que indique el envase.
  • Si vamos a comer más tarde, paramos aquí. Cuando vayamos a comer, sacamos a un cuenco aparte la mayor parte del pescado y agregamos el arroz o fideos, esperando a que hierva el guiso de nuevo y respetando el tiempo de cocción que indique el envase del arroz/fideos. Reincorporaremos ese pescado a la cazuela cuando esté listo el arroz/fideos, ya que si lo dejamos cocer todo junto el pescado quedará muy seco.

A comer!!!