Crea tu propia ensalada de otoño-invierno

Hola chic@s!

El otoño (e inicios de invierno) es una estación súper especial en lo que a ingredientes frescos se refiere. Y es que multitud de ellos solamente se dan en esta época, como los caquis, las calabazas, las granadas, las setas… Que sí, que puede que durante el año haya sitios que los vendan, pero nunca serán tan frescos, ricos y a buen precio como lo son ahora!

Aunque por esta época ya estamos dándole a los platos de cuchara, siempre hay días que nos apetece algo más fresquito o ligero, y es cuando las ensaladas de otoño se convierten en nuestras mejores aliadas!

Hoy os voy a enseñar a “crear” una vosotros mismos, sin daros ingredientes específicos sino categorías de ellos para que escojáis lo que más os guste.

Al final os contare cual es mi combinación favorita. ¿Me acompañáis?

Ingredientes (a escoger cuando os indico varias opciones; para 4 raciones):

  • 4 puñados de verde: canónigos, rúcula, espinacas, coles de bruselas (es plena época, y crudas quedan genial!)…
  • 1-2 frutas: mandarina, caqui, granada…
  • 100 gr de queso (mejor uno con sabor fuertecito, incluso requesón salado serviría)
  • 2 puñados generosos de frutos secos: castañas cocidas, nueces, avellanas…
  • Aliño: 4 cucharadas soperas de aceite, 3 de vinagre y una pequeñita de mostaza

Preparación:

Es tan simple como:

  • Lavar y trocear los verdes que hayas elegido (si es que no “vienen” ya así). Si escoges coles de Bruselas, quedan genial laminadas finitas (con paciencia y mandolina).
  • Pelamos la fruta y la cortamos en trocitos también. Si escoges granada, te dejo el enlace al post donde te cuento el truquito para sacar los granos súper rápido!
  • Troceamos también el queso, o lo desmigamos si lo preferimos.
  • Si los frutos secos no vienen pelados y partidos, lo hacemos nosotros.
  • Preparamos el aliño mezclando enérgicamente los ingredientes en un bote de cristal, o bien con unas varillas en un cuenquito hasta que emulsione.


Listo para servir todo junto!

No aliñéis hasta el momento de comer, las hojas verdes se quedarían mustias.

➡ Podéis dejar esta ensalada en la nevera 3 días, seguirá estupendamente!

➡ Y mi favorita es… coles de bruselas, caqui, emmental y nueces. Mmmm

 

Natillas de galleta María con thermomix (receta clásica, no versión healthy ;) )

Hola amig@s!!!

Los que me conocéis bien sabéis que detesto tirar comida. Siempre que veo que algo va a caducar o que no nos va a dar tiempo a consumir, me las ingenio para darle buena salida, ya sea cocinando una crema de verduras, un guiso de legumbres, un wok…

Los que me conocéis también sabéis que en casa no solemos tener galletas, cereales ni bollos industriales. Por razones nutricionales, hace muchos años que no los compramos y la verdad es que no los echamos especialmente de menos (como veis en mis desayunos diarios en Instagram, se puede desayunar saludable bastante más rico y con poco esfuerzo!).

Y os preguntaréis (con razón): “a qué viene toda esta “chapa”? qué tiene que ver esto con unas natillas?”. Pues bien, hace poquito fue mi cumple y preparé mi tarta favorita que es la de galletas y chocolate. Como sabía que no íbamos a tomarnos “tal cual” las galletas sobrantes, empecé a investigar qué hacer con ellas y di con esta receta deliciosa que se prepara en literalmente 6 minutos con thermomix.

➡ Sé que no todos tenéis este robot, de modo que si alguien está interesado en la receta sin ella, hacédmelo saber y me pongo a ello 🙂 .

Ingredientes (para 4 raciones generosas):

  • 15 galletas María
  • 500 ml de leche (la que toméis normalmente)
  • 60 gr de azúcar (podéis sustituir por otros endulzantes, pero las cantidades y el tipo variarían el resultado y además dado que estamos empleando galletas María no creo que en esta ocasión valga la pena esmerarse en buscar una versión más saludable jejeje)
  • 2 huevos

Preparación:

Ponemos todos los ingredientes tal cual en la thermomix y programamos 6 minutos a 100 grados y velocidad 3.

Vertemos la mezcla inmediatamente (aún muy caliente) en las copas o cuenquitos donde vayamos a servir las natillas y cubrimos con papel film.

Metemos en la nevera para que solidifique (en 1-2 horitas están listas).

Servimos con galletas María por encima (picadas o hechas polvito). Deliciosas!!!

➡ Podéis prepararlas de un día para otro o incluso con 2 días de antelación, se conservan sin problema en la nevera.

Pastel latinoamericano de puré de patata y carne

Hola amigos!

Ya sabéis mi adoración por los pasteles salados en general… Me parecen súper apañados porque: cunden un montón, quedan bien recalentados, son saludables (por lo menos los míos jejeje) y suelen triunfar bastante.

Hay uno que mi madre solía preparar bastante cuando era pequeña, como cena rápida o comida de diario, y que nos requeté-chiflaba: tenía puré de patata, atún y tomate frito. Fíjate qué simple, pero nos peleábamos por repetir! En este blog he publicado varios de ese estilo: con cordero, con carne picada tipo bolognesa, y por supuesto el de atún. Fuera del blog quizá los hayáis oído con los nombres de shepherd’s pie, cottage pie y fisherman’s pie, respectivamente.

El de hoy es una versión latinoamericana de los anteriores, un mix entre ellos, las empanadillas argentinas y el picadillo cubano, que tengo publicados también en el blog y que os animo a visitar.

NOTA: NO es un plato para unas prisas, os lo advierto. Es muy fácil de preparar pero no se tardan 10 minutos, ya que tiene distintas capas.

Vamos alla!!!

Ingredientes (para 4 raciones):

Para las capas de puré:

  • 1 sobre de puré de patata en polvo (suelen tener 125 gr) – fijaos que sea prácticamente todo patata; también podéis hacerlo vosotros mismos cociendo las patatas en abundante agua con sal hasta que estén blanditas
  • 400 ml de leche
  • 350-400 ml de agua (en función de cómo os guste de espeso)
  • 1 cucharadita de sal no muy llena
  • Pizca de nuez moscada
  • Pimienta al gusto
  • 1 cucharadita de mantequilla (o aceite de oliva)

Para el relleno:

Preparación:

Comenzamos preparando el puré de patata. Como os indicaba arriba, podéis hacerlo con patatas naturales simplemente cociéndolas en abundante agua con sal hasta que estén blanditas. Personalmente, me gusta mucho el resultado del puré deshidratado y además es un 99% patata, por tanto es un procesado que me convence 🙂 . Para hacerlo, calentamos el agua y la leche en el microondas o en un cazo y vertemos (ya fuera del fuego) los polvitos. Removemos con un tenedor y agregamos los demás ingredientes del puré sin dejar de remover. Lo dejamos reposar mientras preparamos la parte del relleno.

Pasamos a preparar el relleno.

  • Por un lado, cocemos el huevo, ya que lo emplearemos en formato huevo duro. Para ello, podéis hacerlo en agua fría con vinagre durante 12 minutos (el tiempo cuenta desde que hierve el agua) o bien dentro del hervidor de agua (kettle) como os indicaba en este post – yo ya siempre lo hago así!
  • Por otro lado, si vamos a usar soja texturizada en lugar de carne, la ponemos a hidratar en un cuenco con agua muy caliente (o hirviendo) mientras se hace lo demás.

  • Picamos la cebolla, el ajo y el pimiento pequeñitos y los pochamos en una sartén o cazuela amplia con un chorro de aceite a fuego medio.

  • Cuando estén dorados (10 minutos aprox), añadimos la carne/soja, sal, comino y pimienta y doramos a fuego fuerte 5 minutos removiendo de vez en cuando.

  • Picamos las aceitunas y el huevo duro y las añadimos a la mezcla anterior, ya fuera del fuego.

En una fuente apta para horno (también podría ser un molde alargado, pero tened en cuenta que se sirve tal cual, no se desmolda), ponemos una capa de puré, por encima repartimos todo el relleno y por ultimo terminamos con el resto del puré.

Si vamos a querer gratinarlo, precalentamos el horno a 200 grados con calor arriba y abajo y vamos montando el pastel. OJO, este paso NO es necesario. Ponemos por encima un poco de queso rallado o pan rallado y metemos al horno. Si tenéis opción de gratinador, empleadla para que sea más rápido.

Listo!!!

➡ Se conserva sin problema 4 días en la nevera. No congela bien (la patata es la culpable jejeje).

➡ Podéis acompañarlo con una ensalada sencilla, es lo que mejor le queda!

Crema suave de puerros, gambas y azafrán

Muy buenos días lectores!

Cada día soy más fan de las sopas, es de lo que más me pide el cuerpo cuando llego a casa en estas fechas!!!

La que hoy os propongo es de las que se disfrutan cocinando. No es para unas prisas, porque el puerro es un ingrediente tan delicioso como exigente (para obtener sus especiales aromas es necesario pocharlo un buen rato…). Con esto no digo que sea difícil de preparar, es muy fácil, pero requiere algo más de tiempo que los 20 minutos de una crema “normal”. Eso sí, el premio está garantizado 🙂 .

Os propongo hacerlo con almejas/chirlas o con gambas, si prescindís de ellas tampoco pasa nada, aunque le aportan buen sabor y proteína al plato. Podéis comprarlas congeladas o frescas, el resultado será igualmente delicioso (con las congeladas nos evitamos la limpieza concienzuda de arenas o el pelado, necesario en las frescas, aunque en teoría el sabor es más intenso en las frescas).

Os animáis?

Ingredientes (4 raciones):

  • 4 puerros
  • 2 puñados de gambas (yo utilicé de las peladas crudas congeladas)
  • 100 ml de vino blanco
  • 2 dientes de ajo
  • especias:
    • 1 cucharadita de azafrán
    • 1-2 cayenas (opcional, para darle picante)
    • pimienta negra
  • aceite de oliva
  • pizca de sal
  • agua o caldo de pescado (aprox 1 litro)
  • opcional: arroz

Preparación:

Comenzamos lavando los puerros, ya que siempre traen tierra en su interior. Para ello, cortamos las hojas verdes y las raíces, los cortamos por la mitad a lo largo y los colocamos bajo el grifo de agua con cierta presión. Una vez bien limpios, los troceamos y picamos pequeñitos.

Ponemos a calentar un chorro de aceite de oliva en una cazuela grande a fuego medio y agregamos los ajos pelados y picados o triturados y, opcionalmente, la cayena. Dejamos 2 minutos removiendo de vez en cuando.

Añadimos el puerro, sal y pimienta y dejamos que se rehogue a fuego medio-bajo durante 20-30 minutos.

Merece la pena tener paciencia en esta fase, ya que es la que va a convertir la sopa en una auténtica delicia. Si empieza a pegarse, añadir un poco de agua en el fondo de la olla y remover.

Mientras, vamos calentando el agua o caldo.

➡ Si vamos a añadirle el arroz que os indicaba en los ingredientes opcionales, lo coceremos ahora en un cacito aparte con abundante agua hirviendo. Yo lo hice con basmati y lo escurrí a los 10 minutos de cocción.

Cuando estén los puerros doraditos, añadimos el vino blanco, esperamos 1 minuto a que el alcohol se evapore y agregamos el caldo de pescado o agua. Dejamos cocer 10 minutos más.

Pasado ese tiempo, opcionalmente podemos: triturar todo (=crema) o parte de la sopa (=sopa cremosa), o dejarla tal cual (=sopa).

Añadimos el azafrán y las gambas y dejamos 2 minutos más.

Servimos bien calentita tal cual, con el arroz por encima o mezclado, o con pan tostado. Un manjar ya veréis!

Curry amarillo de pescado, marisco y verduras crujientes

Hola queridos lectores!

Hace ya tiempo publiqué una receta de curry de pescado que estaba DELICIOSA. La hice con pez espada y con pasta de curry rojo, y sin demasiadas verduras. Hace poco vi en el perfil de Instagram de Carmen Peman su versión del curry de pescado y pensé: “a ver en qué se diferencia respecto a la mía”, y madre mía, sí que había diferencias!

La preparé enseguida y decidí compartirla por aquí, me encaaanta el punto que le dan las verduritas crujientes, los mejillones y el curry amarillo!

Otro puntazo (en general de los curries) es que puedes preparar mucha cantidad de golpe y emplearla varios días, incluso llevarla a la oficina – ahorro de tiempo total 🙂

Os animáis?

Ingredientes (para 4 raciones):

  • 200 gr de algún pescado blanco sin espinas a vuestra elección (merluza, pescadilla…)
  • Un puñado de gambas crudas (pueden ser las congeladas peladas) – opcional
  • Un puñado de mejillones limpios (ídem, incluso servirían los de lata al natural) – opcional
  • Para dar el sabor de curry tenéis 2 opciones:
    • 3 cucharadas de pasta de curry amarillo (pasta espesa, NO salsa lista para comer – la encontrareis en zonas internacionales de hipermercados o en tiendas orientales)
    • o bien 2 cucharadas de de curry en polvo + 3 dientes de ajo machacados + 1 trozo de jengibre del mismo tamaño que los ajos, o 1 cucharadita de jengibre en polvo
  • 1 lata de leche de coco
  • 1 cebolla pequeña o puerro
  • 1 pimiento de cualquier color
  • 500 gr de verduras crujientes a vuestra elección (o una mezcla): brócoli, judías verdes, tirabeques, calabacín, bimi, pimiento…
  • 1 cucharadita de sal
  • aceite de oliva o de coco

Para acompañar y servir:

  • 150 gr de arroz basmati o thai
  • 1 lima (opcional)
  • cilantro (opcional)

Preparación:

Comenzamos poniendo a cocer el arroz siguiendo las instrucciones del fabricante.

Ahora empezamos nuestro súper plato!

Picamos la cebolla en trocitos pequeños. Ponemos a calentar en una cazuela/cocotte un chorro de aceite a fuego medio, y la ponemos a pochar durante 5 minutos.

Mientras, vamos lavando y troceando las demás verduras en tamaño pequeño-mediano. Las incorporamos a la cazuela junto con la sal y añadimos más aceite si lo vemos seco. Dejamos así otros 5-10 minutos, removiendo de vez en cuando.

Incorporamos la pasta de curry (o la mezcla equivalente que os sugiero arriba) y removemos, 1 minuto.

Agregamos la leche de coco (si al abrirla está separada la manteca del agua NO os preocupéis, poned todo!) y dejamos 3 minutos más a fuego bajo.

Incorporamos a la cazuela el pescado (podéis cortarlo en trocitos o poner lomos enteros) y el marisco (opcional) lo dejamos 5-10 minutos más con la tapa puesta (5 si son trocitos), dando alguna vuelta para asegurarnos de que se cocina por dentro.

Transcurrido ese tiempo, comprobamos que el pescado no está crudo abriendo con un cuchillo el trozo más grueso que veamos y mirando si está blanco del todo o aún rosadito. Dejamos 2 min más si sigue crudo.

➡Tomamos este curry tan delicioso acompañado del arroz caliente, con cilantro y zumo de lima por encima si nos gusta.

➡ Podéis congelarlo, aunque el pescado pierde mucha textura… En cualquier caso, en la nevera estará bien hasta 4 días.

 

Boniatos rellenos texmex

Muy buenos días a todos!!!

La receta que os traigo hoy es una pasada. En general, los boniatos asados, los rellenemos o no, son un manjar difícil de explicar para el que nunca los ha probado: la textura es impresionante, el sabor, la sensación que producen al comerlos… y, para más inri, nutricionalmente son súper interesantes (fibra, betacarotenos, otras vitaminas y minerales…). Recuerdo la primera vez que se los preparé a mi padre, de paladar “tradicional” y que no sabe cocinar nada: se obsesionó y desde entonces todo el rato se los pide a mi madre jajaja.

Los boniatos los he preparado rellenos de 3 formas: la primera, rellenos de bolognesa, que ya compartí este otoño y os gustó un montón; la segunda, rellenos de setas (pendiente de publicar, deliciosos también!!!), y hoy os traigo estos estilo mexicano que lo mismo os sirven para una comida o cena de diario que para invitar a gente y triunfar. Son muy contundentes, pero no por ello poco saludables; vamos, mi combo perfecto! 😉

La receta la vi similar en la web de Deliciously Ella, que os recomiendo un montón!

Ingredientes (para 4 raciones):

  • 2 boniatos/batatas medianos
  • 1 pimiento verde o rojo
  • 1 cebolla
  • 2 dientes de ajo
  • 1 lata de frijoles cocidos (unos 200gr) o 200-300 gr de filetes de pollo
  • 1 cucharada sopera de comino
  • 1 cucharadita de pimentón
  • pimienta negra
  • 1 cucharadita de sal
  • aceite de oliva

Para el guacamole (opcional):

  • 1 aguacate maduro
  • Zumo de media lima
  • 1 trocito de cebolla
  • 1 trozo de chili fresco (si queréis que pique)
  • pizca de sal
  • pizca de pimienta

Continúa leyendo Boniatos rellenos texmex

Ossobuco en salsa

Buenos días en este lunes taaaan lluvioso por aquí!

En casa nos encantan las carnes en salsa. No somos muy de chuletón y demás, ni siquiera compramos filetes de ternera, pero los guisos de carne en salsa son nuestra perdición!

Los que más suelo preparar son las carrilleras (tenéis en este blog infinitas recetas que os dejo enlazadas aquí), pero hace poco vi en el supermercado ossobuco (una parte/forma de corte de la ternera) y, sin saber muy bien qué era ni cómo cocinarlo, me animé. Investigando un poco descubrí que se prepara igual que las carrilleras, y con resultado similar. También descubrí que es de procedencia italiana, en cuyo idioma significa “hueso vacío”.

La receta que hoy comparto sigue la versión más tradicional, y os aseguro éxito rotundo. Si lo hacéis en olla express apenas pasareis tiempo en la cocina (en cazuela serian 2 horas aprox) y el disfrute, creedme, compensa con creces el “esfuerzo”!

Me acompañáis?

Ingredientes (para 4 raciones):

  • 4 trozos de ossobuco de ternera (se vende tal cual, incluso en bandejas o congelado)
  • 2 zanahorias
  • 1 cebolla grande
  • 3 dientes de ajo
  • 200 ml de vino blanco
  • 100 ml de agua
  • aceite de oliva
  • 1 cucharadita de sal o pastilla de caldo sin glutamato ni grasa de palma
  • opcional (si queréis que pique): guindilla/cayena
  • 1 cucharadita de tomillo
  • pimienta al gusto

Preparación:

Comenzamos calentando un chorro de aceite a fuego medio en la olla express o cazuela. Salpimentamos la carne y la ponemos a dorar, 1 minuto por cada lado. OJO, no pretendemos que se cocine por dentro, eso ya ocurrirá después! La pasamos a un plato para utilizarla más adelante.

Pelamos y picamos pequeños la cebolla, los ajos y las zanahorias y los ponemos a pochar en el mismo aceite y olla/cazuela donde hemos hecho la carne (si quedaba poco aceite, ponemos mas).

Pasados 10 minutos añadimos los trozos de carne anteriores, el tomillo, un poco más de pimienta, la cayena (opcional), la pastilla/sal y el vino blanco.

Dejamos 1 minuto a fuego fuerte para que se evapore el alcohol, incorporamos el agua, tapamos y dejamos cocinar:

  • 25 minutos desde el momento en el que la válvula de seguridad suba , si es olla express
  • o 2 horas, si es en cazuela, removiendo de vez en cuando y poniendo agua si vemos que esta seco
  • 7-9 horas (depende del trozo concreto) en Baja, si lo hacéis en Crockpot.

Cuando esté listo abrimos la olla, sacamos la carne y trituramos la salsa con una batidora o thermomix (opcional, podéis dejarla tal cual o bien triturar parte de ella, como hice yo).

Una vez hecho esto, reincorporamos la carne y servimos!

➡ Guarnición? Desde arroz hasta patatas fritas o en puré, sin duda! También unas verduritas al vapor quedan genial.