Bizcocho de coco

 

img_2265

Buenos días lectores!

Para algunos (afortunados 🙂 ), este fin de semana es puente, así que podremos disfrutar más aún de largos desayunos o meriendas en casa… lo que puede hasta incluir un ratito de horno!

¡Qué rico está este bizcocho! Se me ocurrió hacerlo con un yogur que me sobró de hacer el pollo tikka masala y la verdad es que fue un éxito! Os animo a prepararlo ya mismo 😏.

Las cantidades de ingredientes van referidas a “medidas” del envase del yogur. Es decir, lo primero que vamos a hacer es vaciar es el yogur, y con ese envase vacío vamos a medir el resto de ingredientes, rellenándolo tantas veces como diga la receta.

Ingredientes:

  • 1 yogur de coco
  • 3 huevos
  • ¾ de medida de aceite
  • 2 medidas de azúcar
  • 3 medidas de harina (yo utilizo integral)
  • 1 sobre de levadura (impulsor químico, la royal de toda la vida)
  • opcional: 2 cucharadas de coco rallado

Seguir leyendo…

Tomate frito (salsa de tomate)

 

img_20161025_102424

Buenos días amigos!

Es curioso que después de tanto tiempo con el blog, hablando de tomate frito por aquí y por allá (lo utilizo mucho!), nunca os he puesto la receta!!! La verdad es que un 50% de las veces utilizo tomate frito comprado, ESO SÍ, siempre sin aditivos, sólo los ingredientes que figuran en la lista de debajo, como el de mercadona de receta casera. El resto de las veces utilizo mi propia salsa de tomate, que elaboro con tomate natural triturado de lata, o con tomates frescos de verano. Esta vez ha sido la segunda de las opciones la que me ha pasado, al haber pasado un fin de semana en La Rioja 🙂 .

Para hacer salsa de tomate, por tanto, podemos emplear:

a) Tomates naturales: comprados en verano, de la variedad pera o canarios, y/o siempre que podáis acceder a tomates buenos de alguna huerta…

b) Tomate (crudo) triturado en lata: en caso de no ser posible lo anterior.

Antes de pasar a daros mi receta, os comento 2 cosillas más, importantes:

  • La salsa que os propongo es tomate frito sin más (ojo, espectacular), pero si queréis darle más vidilla podéis ponerle ajito, cebolla, orégano… en cuyo caso los pocharíamos 5 minutillos antes de volcar el tomate en crudo. Obtendríamos una salsa más tipo italiana, que puede encajar con algunas recetas pero no siempre (por ejemplo si queremos el tomate para un curry indio, no pega nada, pero para una pasta bolognesa o para rellenar berenjenas genial!).
  • La salsa de tomate es súper sana, aunque pensemos que tiene mucho aceite o que los tomates están cocinados durante mucho tiempo. La razón es el “licopeno”, un elemento anticáncer presente en los tomates que para que se absorba requiere que se disuelva en una grasa y que se cocine a altas temperaturas (por encima de 100º) –> es decir, justo lo que hacemos al preparar salsa de tomate!

Al final del post os cuento cómo conservar nuestra salsa de tomate frito.
Seguir leyendo…

Clam chowder (sopa de almejas americana)

img_2287

Buenos días amigos!

Tras un fin de semana gastronómicamente intenso en La Rioja (como os adelantaba en mi Instagram varianity_as), de nuevo me tenéis por aquí con mis recetas de platos reconfortantes… hay que ayudar al cuerpo a habituarse a los fríos que van llegando 🙂

Esta sopa de almejas (que es entre una sopa y una crema) es un plato originario de Estados Unidos, donde la preparan de forma diferente en función de la región. Como os he contado en otras ocasiones, este verano estuvimos de vacaciones en California, y fue allí donde tuvimos la oportunidad de probar esta deliciosa sopa cremosa. Concretamente fue en Fishermans’ Wharf, el puerto de San Francisco, donde lo preparan en multitud de restaurantes y puestos y lo sirven dentro de un “breadbowl, un a especie de pan de hogaza al que quitan la miga para rellenarlo con la sopa a modo de cuenco. Súper original!!!

De mi viaje a EEUU, esta sopa (junto con el bircher muesli) fue mi gran descubrimiento culinario, y hoy la comparto con vosotros!

NOTA: la versión original lleva bacon, pero a mí no me pegaba mucho con las almejas y no se lo puse, pero si os apetece podéis echárselo una vez tostadito!

Ingredientes (para 6 raciones):

  • 1 malla de almejas (frescas o congeladas – las congeladas de mercadona van genial!)
  • 1 cebolla mediana
  • 2 tallos de apio
  • 20 gr de aceite de oliva
  • 1 puerro
  • 1 hoja de laurel
  • una cucharadita de tomillo
  • 2 patatas pequeñas ó 1 grande
  • 1 cucharadita de sal
  • 1 cucharada de maizena
  • 500 gr de agua (OJO, estos 500 gr incluyen el agua de cocer las almejas, por tanto tened cuidado para que no os quede ni muy aguada ni muy seca, añadid más agua a ojo si lo considerais necesario!)
  • 400 gr de leche, ó 300 de leche y 100 de nata líquida
  • 1 pellizco de pimienta recién molida

Seguir leyendo…

Arròs brut (arroz caldoso mallorquín)

img_2268

Hola amigos!

Os traigo recetilla para que hagáis en este fin de semana de lluvias y fresquito!!!

Desde siempre veraneo en Mallorca con mi familia, y como tal estoy muy familiarizada con toda su gastronomía, de lo más variada y mediterránea: no todo es sobrasada y ensaimadas, también tienen multitud de guisos, panes, asados, platos de verduras al horno, ensaladas, pescados, y muchas cosas más que en mi familia nos encantan…

Este plato nos lo prepararon por primera vez hará unos 4 años en casa de unos amigos, elaborándolo de la manera tradicional: con ingredientes recién cogidos de huerta y granja, una olla de barro y al fuego de leña… Nunca me planteé repetirlo yo en casa porque me parecía demasiado inalcanzable, pero este año me he visto fuerte y en cuanto han bajado un poquito las temperaturas me he puesto manos a la obra!

Es un plato de cuchara, entre sopa y arroz caldoso, de sabor increíble, a guiso de antaño… Y podemos elaborarlo nosotros en casa!!!

El nombre de este arroz significa “arroz sucio” en mallorquín, y es que en su día se elaboraba con otros ingredientes (básicamente liebre con todas sus vísceras) que hacían que el caldo tuviese un color “sucio”. Realmente en la foto veis que no es el plato más bonito del mundo, pero una vez que lo hueles y lo pruebas… madre mía qué potencia de sabor!!!

Ingredientes (para 4 raciones):

  • 200 gr de carne (sin contar el peso del hueso, si lo lleva) a vuestra elección: pechugas de pollo, huesos de cordero, conejo, costilla de cerdo, muslo de pollo, pichón…
  • 200 gr de arroz blanco , bomba o integral
  • Un puñado de judías verdes frescas o espárragos trigueros
  • 1 trozo de sobrasada de unos 3cm (opcional pero muy recomendable)
  • 1 cebolla
  • 2 dientes de ajo
  • 1 tomate
  • 1 puñadito de perejil (opcional)
  • especias (la clave): en teoría son una mezcla de canela, clavo, pimienta negra, pimienta de jamaica y nuez moscada; en mi caso puse sólo pimienta negra y nuez moscada
  • agua
  • sal
  • aceite de oliva

Seguir leyendo…

Baba ganoush (hummus de berenjena)

img_2288

Buenas tardes lectores!

Cada día soy más y más aficionada a los untables: llámense guacamole, hummus de una u otra legumbre, otros a base de yogur o philadelphia… me rechiflan a todas horas, para tomarlos con crudités o pan de pita, con nachos, como base de un sandwich o wrap, hasta para desayunar untados en tostadas! En la sección “Aperitivos” del índice del blog tenéis muchas mas ideas de este tipo.

Este de berenjena, de origen árabe y también llamado mutabal, es espectacular. La primera vez que lo probé fue gracias a un tío mío que lo preparó, aunque el suyo era ahumado, hecho al fuego y con una sartén especial… estaba increíble pero yo no tengo esos 2 instrumentos así que me tuve que buscar la vida 🙂 . A él se lo dedico.

De todos los untables del blog, este es el más ligero, ya que es básicamente berenjena… Eso sí, se tarda más en preparar que los otros, al tener que asar la berenjena durante casi 1 hora, cuando el de garbanzos por ejemplo sólo es abrir el bote de conserva… Cada cosa tiene su momento!!!

 Ingredientes (para un picoteo de 4 personas):

  • 1 berenjena muy grande o 2 pequeñas
  • 1 cucharada de tahini (imprescindible, es pasta de sésamo, de venta en herbolarios y zonas internacionales/bio/eco de supermercados)
  • 1 cucharada de aceite de sésamo (opcional pero recomendable, de venta en herbolarios y zonas internacionales/bio/eco de supermercados); si no, de oliva
  • zumo de 1 limón pequeño o medio grande
  • 1-2 dientes de ajo
  • 1 pizca de comino
  • sal
  • semillas de sésamo tostado para decorar / ajonjolí (opcional)
  • pan y/o crudités para servir

Preparación:

Precalentamos el horno a 180-200º con calor arriba y abajo. En una fuente apta para horno ponemos la berenjena cortada por la mitad, con la parte plana hacia abajo. La dejamos asándose alrededor de una hora, hasta que esté súuuper tierna:

20161015_094806

Nota: Yo suelo aprovechar para cocinar alguna otra cosa a su lado, por ejemplo para hacer un pastel de carne, o unos boniatos especiados asados, o un popurrí de verduras.

Hagamos esto o no, una vez transcurrido ese tiempo, sacamos las berenjenas y dejamos que se enfríen un poco.

Las ponemos en un vaso de batidora o en un cuenco y la mezclamos con todos los demás ingredientes de la lista inicial excepto las semillas de sésamo. OJO con la cantidad de sal y de zumo, es mejor que os quedéis cortos y, si acaso añadir más, ya que si no puede quedar demasiado líquido o salado y no tener remedio…

20161015_122441

Lo pasamos a un cuenco bonito o a un plato de postre, donde vayamos a servirlo, y metemos en la nevera tapado con papel film. Lo dejamos un rato, simplemente que esté fresquito, y servimos con las crudités o pan de pita tostado, espolvoreando con semillas de sésamo.

Albóndigas en salsa de setas (versión normal y vegetariana!)

img_2273

Hola amigos!

Os comenté hace algún tiempo en Instagram (varianity_as) que estuve en el evento Glamour Sport Summit que se organizó en Madrid. Era un evento de deporte, yoga, cosmética, alimentación saludable… Vamos, todas las chorradillas que me gustan juntas! La cuestión es que comimos en un stand que montó el restaurante BioMenú allí, un restaurante ecológico que te envía la comida a la oficina. Nos dieron un smoothie espectacular y unas albóndigas con salsa de setas que no dudé en querer replicar en casa enseguida!

Pues bien, aquí os las traigo. La versión que yo preparé era como la de allí, vegetariana, pero os pongo indicaciones para hacerlas de carne también 🙂 .

Están increíbles…

Ingredientes (para 4 raciones):

Para las albóndigas:

  • 1 bote grande de lentejas cocidas, ó 500 gr de carne picada de cerdo+ternera
  • 1 zanahoria pequeña
  • 1 cucharada sopera de pan rallado
  • Especias: pimienta, comino, tomillo
  • Sal
  • Aceite de oliva

Para la salsa:

  • 250 gr de setas o champiñones, frescos o congelados (os recomiendo las setas shiitake o las boletus, y el revuelto congelado de salteado de setas de mercadona  de ahorramas!)
  • 1 cebolla pequeña
  • 1 diente de ajo
  • 400 ml de vino blanco
  • 1 vaso de agua
  • 2 cucharadas soperas de nata líquida (opcional, pero da cremosidad)
  • Sal
  • Pimienta
  • Aceite de oliva

Preparación:

Comenzamos con las albóndigas.

Rallamos la zanahoria con un rallador grueso o en la thermomix (unos 5 segundos a velocidad 5) o picadora habitual.

Ponemos las lentejas en un colador y las enjuagamos bien bajo el grifo hasta que no salga espuma. Las escurrimos.

En un bol grandecito mezclamos todos los ingredientes anteriores y los restantes indicados en “para las albóndigas”, y aplastamos con un tenedor. Es mejor que sea una masa heterogénea (con “grumos) que una pasta homogénea pegajosa, para que no se nos rompan al freírlas:

20161008_114853  20161008_115144-1

Lo dejamos reposar media hora a temperatura ambiente para que se consolide la mezcla, y mientras tanto preparamos la salsa. Si las hacéis de carne, no le irá mal añadirle un huevo batido a esta masa.

Cortamos en dados muy pequeños la cebolla y laminamos el diente de ajo. Los ponemos en una cazuela (a poder ser, baja), añadimos un chorro de aceite y ponemos ambos ingredientes a pochar a fuego medio.

Lavamos y cortamos en tiras las setas o champiñones (o los descongelamos). Cuando la cebolla+ajo haya pochado, añadimos las setas y las rehogamos con el resto de ingredientes. Salpimentamos al gusto:

20161008_121426

Dejamos que las setas suelten todo el líquido, y cuando haya reducido vertemos el vino blanco y dejamos que se cocinen a fuego muy bajo. Añadimos el agua y las 2 cucharadas de nata líquida (opcional, pero da cremosidad), removemos y dejamos que continúe cocinándose a fuego bajo. Si observáis que se está quedando sin líquido podéis añadir un poco más de agua o vino blanco. Pensad que luego hay que añadir las albóndigas y lo suyo es que tengan una buena cantidad de salsa cremosa. Probamos y añadimos sal si fuese necesario.

Cuando haya transcurrido la media hora de reposo de la mezcla para albóndigas (más o menos es lo que tarda la salsa), con esta masa hacemos bolitas con las manos y las doramos en una sartén con un hilillo de aceite muy caliente. No hace falta freírlas sumergidas en aceite, simplemente queremos que se sellen (doren) por fuera:

20161008_122629

Las añadimos a la cazuela donde se está cocinando la salsa y removemos para mezclar bien todo, pero con cuidado para no romper las bolitas. Dejamos que se cocine todo junto a fuego bajo durante unos 5 – 7 minutos, dando vueltas a las albóndigas para que se impregnen bien de la salsa:

20161008_123116

Espero que os gusten!

Pan de centeno

img_22481

Buenos días lectores!

¿¿Sabíais que ayer fue el día mundial del pan??  También fue el día mundial de la alimentación, y es que cada día parece ser el día mundial de algo, verdad? Por si tenéis curiosidad os pongo estos 2 enlaces, donde podéis consultar el calendario en España y en a nivel mundial.

Ahora voy a hacer los honores a ese día mundial con una receta fantastica 🙂 .

Por si os la perdísteis, os recuerdo que hace tiempo que publiqué mi receta estrella de pan, que tantas veces he hecho y que no me canso de repetir… Hoy os traigo otra variedad.

El centeno es un cereal muy utilizado en países nórdicos, debido a que es muy resistente y capaz de crecer en condiciones adversas. Tiene mucha fibra y un sabor especial, aunque éste sólo se aprecia intensamente en panes elaborados sólo con centeno, que son unos muuuy compactos que venden. El que hoy os presento no es de este tipo, sino uno con parte de harina de trigo y parte de centeno, más suave. Os va a gustar seguro!

Como hago con el pan habitual, lo horneo dentro de una bolsa de asar, que venden en cualquier supermercado. Gracias a estas bolsas (que también podéis sustituir por un molde pyrex con tapa) podemos hacer pan en casa sin esperar los 2 largos tiempos de levado habituales y sin piedra de hornear y demás historias que sí que necesitas para hacer el pan tradicional y que muchas veces nos tira para atrás hacer…

Ingredientes:

  • 300 gr de harina integral de centeno (de venta en herbolarios o zonas bio de supermercados)
  • 200 gr de harina integral de trigo (de venta en cualquier supermercado)
  • 300 gr de agua
  • 2 cucharaditas de sal
  • 1 sobre de levadura liofilizada o 25 gr de levadura fresca (la levadura liofilizada NO es la levadura normal de los bizcochos – de hecho la de los bizcochos no es estrictamente levadura sino impulsora; la levadura liofilizada la venden en todas partes, donde las levaduras secas, y lo pone tal cual o como “levadura de panaderia”)
  • un chorrito de aceite de oliva, para untar la bolsa o el molde

Seguir leyendo…

Curry verde

IMG_1876

Muy buenos días!

Hace ya tiempo os comentaba en Instagram (varianity_as) que en mi supermercado hicieron una feria de alimentación internacional y no me pude resistir a comprar un montón de cosas!

La primera que decidí utilizar fue la protagonista de esta receta: la pasta de curry verde. Esta pasta se vende ya hecha, pero se puede hacer en casa (si compramos una serie de ingredientes algo rarunos eso sí!). La que yo compré es de la marca Tiger Tiger, de venta en tiendas asiáticas, hindúes y en secciones internacionales de algunos supermercados como Carrefour. Es un bote de cristal, con un contenido picantísimo del cual se utilizan cucharadas en cada receta, no es la típica salsa que se utiliza el bote entero de una vez. Sacamos lo que queramos y lo conservamos en la nevera durante 1 mes o más.

Se trata de una receta impresionante, súper aromática, y algo distinta ya que el típico curry de los restaurantes tiende más al anaranjado, verdad?

¿Y por qué es verde? ¿Y por qué es picante? Os cuento lo que lleva esta salsa, por si os animáis a hacerla en casa: chiles verdes, ajo, cebolleta, lemongrass (citronela), sal, jengibre, corteza de lima kaffir, aceite de soja, cilantro, comino y pimienta (en ese orden de mayor a menor cantidad).

Por cierto, mi receta de hoy es un mix entre esta de Jamie Oliver y esta de la propia marca de la pasta de curry Tiger Tiger.

Ingredientes (para 6 personas):

  • 600-700 gr de filetes de pechuga de pollo (los solomillitos de corral me parecen lo mejor!)
  • 1 cucharada de pasta de curry verde
  • 400 gr de setas variadas, lo más orientales posibles a poder ser (están genial los surtidos de setas congeladas; si no, champiñones de toda la vida)
  • 1 lata de 400 ml de leche de coco (o bien 200 ml y el resto compensamos con agua)
  • 1 palito de lemongrass (citronela) – opcional, la venden en muchos supermercados como Hipercor donde las verduras; o la ralladura de 1 lima o limón
  • 1 vaso grande de agua
  • aceite de oliva
  • sal
  • cilantro fresco (opcional)
  • arroz jazmín o basmati para acompañar

Seguir leyendo…

Arroz de guarnición en olla express (listo en 5min en total!)

20160924_111230

Buenos días en este segundo jueves de la semana!

¿No os ha pasado que os apetece mucho un plato de arroz para acompañar una carne o tomar con huevos fritos, pero os da muchísima pereza esperar todo lo que tarda en hacerse? ¿O quizá lo que os ha pasado es que ni lo hacéis porque siempre se os pega a la cazuela, o queda pasado de punto?

Si no os ha pasado, ¡qué suerte tenéis! A mí me pasaba con frecuencia. Lo segundo lo solucioné cuando me regalaron la thermomix y vi que sale absolutamente perfecto sin hacer nada, pero el tema de la espera no se solucionó porque tus 20-25 minutos no te los quita nadie, y si encima es arroz integral ni te cuento… HASTA HOY. En un post del blog Mercado Calabajío publicaron una receta de  cómo hacer arroz blanco en la olla express. 

Ya sí que sí he encontrado mi forma definitiva y la comparto con vosotros 🙂 . Por si seguís teniendo miedo a la olla express, os recuerdo mi post en el que os explicaba todo sobre ella, lo segura que es, el ahorro de tiempo que supone…

Ingredientes (para 4 personas):

  • 250gr de arroz blanco o integral
  • 400 ml de agua (450 ml si es integral)
  • 1 diente de ajo
  • 1 cucharadita pequeña de sal
  • 1 chorrito de aceite de oliva

Preparación:

Comenzamos pelando el ajo y cortándolo en láminas. Ponemos un chorro de aceite en la olla express a calentar a fuego medio y lo sofreímos.

Añadimos el agua y la sal y subimos a tope el fuego.

Incorporamos el arroz, removemos un segundo con una cuchara y cerramos la olla. Cuando salgan las 3 rayitas de la olla (es decir, está en su máximo), bajamos el fuego a bajo y lo dejamos 2 minutos (8 si es integral).

Pasado esos 2 (u 8) minutos (no nos movemos de su lado!) apartamos del fuego y dejamos que baje totalmente la pesa de la olla (es decir, que se “tranquilice” y nos deje abrirla sin tener que sacarle el aire a propósito).

La abrimos y removemos, y de paso alucinamos de que estemos ante un arroz tan PERFECTO en tan poco TIEMPO!!! Si véis que al abrir la olla falta mucha agua por absorber, volved a cerrar la olla y ponedla a cocinar a presión otros 2 minutos (ya sea integral o blanco). Esto puede ocurrir porque cada marca de arroz es diferente, pero en general con el tiempo indicado al inicio sirve!!!

20160924_110931

➡ Os sirve para acompañar casi cualquier plato: albóndigas, filetes, pescado en salsa, huevos fritos con tomate…

Garbanzos salteados con salsa de gambas y pimentón

20160926_223238

Hola lectores!

Hace un par de fines de semana fuimos a cenar a un sitio nuevo que nos habían recomendado distintas fuentes y se llama Fismuler, en Madrid. La verdad es que nos encantó: la carta es muy original, los platos son todos especiales y deliciosos (desde el inocente pan con mantequilla del principio…), el local es súper chulo, espacioso, tienen una mesa de madera corrida muy grande, crean sus propios alcoholes macerando distintas especias… La cuestión es que nos pusieron un plato que fue nuestro favorito y que enseguida quisimos replicar.  Allí lo prepararon con cigalas y tuétano, 2 elementos que no suelo emplear en mi cocina, por lo que en la adaptación que hoy os presento no los veréis… Pero está increíblemente bueno igual!!!

Todos los ingredientes que lleva este plato lo hacen súper rico y completo, pudiendo ser un plato único de comida o cena, llevarlo para la oficina, congelarlo…

Lo he preparado con kale, que es un ingrediente nuevo para mí y que no paraba de ver en distintos libros y blogs (sobre todo extranjeros), y el otro día cuando lo vi en mercadona como novedad no dudé probarlo! Se trata de una especie de col rizada, me recuerda a las espinacas, pero bastante leñosa y que en principio debe cocinarse para su consumo.

Otro ingrediente estrella que creo que ha contribuido a que nos guste tanto este plato (pero que para nada es obligatoria) es el tipo de garbanzos que nos pusieron en el restaurante y que nosotros compramos también: son la variedad “pedrosillanos”, mucho más pequeños que los garbanzos cocidos habituales y sin nada de piel. Los he encontrado en hipercor, tanto secos como cocidos, y también los venden en cualquier tienda más o menos gourmet, a un precio no mucho más alto que los normales. Lo mejor de esta variedad es que sientan fenomenal, nada de digestiones pesadas por las legumbres, de hecho hemos tomado este plato las 2 veces para cenar y sin problema! Ahora que los he probado, creo que la próxima vez compraré muchos botes para tenerlos a mano!

Ingredientes (para 4 raciones):

  • 1 bote de garbanzos cocidos de unos 500gr (como os decía arriba, os recomiendo la variedad “pedrosillanos”, ya que son más pequeños y sin nada de piel, más finos y sientan mejor!)
  • 1 manojo grande de espinacas o de kale (opcional pero muy recomendable)
  • 1 puñado de gambitas crudas peladas congeladas (unas 12-20 gambitas)
  • 3 dientes de ajo grandecitos
  • media cebolla
  • 2 cucharadas soperas de pimentón (dulce y/o picante)
  • sal
  • aceite de oliva

Preparación:

Tomamos una cazuela y ponemos a hervir agua abundante con sal. Cuando comience a hervir, metemos las espinacas o kale, previamente lavadas si no eran “de bolsita”. Las dejamos unos 8 minutos, y mientras vamos preparando lo demás.

20160926_205245

En una cazuela, a poder ser bajita (la mía de Bra me tiene loca!) ponemos un chorro de aceite a calentar a fuego suave-medio y ponemos a pochar los dientes de ajo laminados finos. Cuidado de que no se quemen! Cuando estén ya blanditos, incorporamos la cebolla previamente picada pequeña, y dejamos a fuego medio removiendo de vez en cuando, unos 7 minutos.

Añadimos las gambitas (previamente descongeladas en el microondas 1 minuto), y removemos un minuto.

Vaciamos el bote de garbanzos en un colador y los enjuagamos con el chorro de agua del grifo hasta que no salga espuma. Los echamos a la cazuela del ajo+cebolla y removemos bien.

20160926_210906

Apartamos unos instantes del fuego y ponemos el pimentón (el pimentón enseguida se quema). Es muy abundante, y es que la idea es que sea un sabor protagonista. Removemos bien y ponemos también sal:

20160926_211034

Volvemos a poner la cazuela en el fuego, e incorporamos las espinacas o kale que ya estarán cocidas. Escurridlas pero sin esmeraros mucho, ya que nos viene bien tener líquido para que quede un guisito rico, sin ser para nada un plato de cuchara:

20160926_211253

Lo dejamos todo junto con la tapa cerrada a fuego suave unos 5 minutos más, para que se integren muy bien los sabores. Veréis que ya huele increíble…

➡ En principio ya está listo el plato, pero si queréis que la salsa quede más espesa, tomad un vasito pequeño de agua del grifo (fría) y ponedle una cucharada de maizena, revolvéis bien hasta que se disuelva y se lo vertéis al guiso. Esto hará que pasados un par de minutos más al fuego, la salsa quede muy espesa.

Salmón con salsa de sésamo

img_2255

Hola amigos!

Hace poquito os enseñé cómo preparar la reconfortante sopa miso. Para hacerla, tuve que comprar algunos ingredientes nuevos en mi cocina, y como tenía ganas de aprovecharlos para nuevas elaboraciones estuve rebuscando por mis libros y blogs favoritos. Cogí varias ideas y salió este plato tan rico.

Además de su interesantísimo sabor, es un plato con muy buenas propiedades nutricionales, ya que tanto el salmón como el sésamo (que vamos a incorporar en 2 modalidades) contienen grasas “de las buenas”.

¿Queréis más motivos para animaros a hacerlo? Sólo hay que hacer a la plancha el salmón, el resto es agitar ingredientes en un bote o cuenco…

Ingredientes (para 4 personas):

  • 4 lomos de salmón (os recomiendo que no lo compréis congelado sino fresco de pescadería o de bandejita, aprox 200 gr cada uno, y ya lo congeláis en casa)
  • 2 cucharadas soperas de semillas de sésamo tostadas (generalmente las que compramos son tostadas, por ejemplo las de mercadona lo son)
  • 2 cucharadas soperas de salsa soja
  • 2 cucharadas soperas de aceite de sésamo
  • 1 guindilla seca / cayena desmenuzada (si no queréis picante, no la pongáis)

Seguir leyendo…