Tacos de ternera y frijoles refritos

img_2240 img_2238

Hola queridos lectores!

Ya estoy empezando a hacer uso de tooodos los ingredientes que compré en mis viajes de trabajo a las Américas el pasado julio.

En esta ocasión, tenía ganas de preparar unos tacos mexicanos y a su vez utilizar los frijoles que compré en Perú. Además, me encontré con una carne guisada que tenía en el congelador esperando ser consumida y me dije: esta es la mía! Salió un plato para chuparse los dedos, no os voy a engañar.

Ingredientes (para 4 personas):

  • 400 gr de filetes de ternera
  • 100 gr de alubias negras secas (frijoles) – si no encontráis, podemos utilizar judías cocidas pero siempre oscuras
  • 1 cebolla
  • 1 tomate
  • 1 pimiento verde
  • 1 hoja de laurel
  • 1 cayena, copos de chile o una cucharadita de chile molido
  • comino
  • pimienta molida
  • aceite de oliva
  • agua
  • sal
  • tortillas para fajitas (os recomiendo sin duda las de maíz)
  • opcional: guacamole, salsa chipotle

Preparación:

Comenzamos cociendo los frijoles. Es recomendable que los dejéis la noche antes en remojo en abundante agua, pero si no no os preocupéis. Los ponemos en una olla express con abundante agua fría con sal y laurel y los dejamos cociendo a presión durante 30 minutos (si estaban remojados) o 45 minutos (si no lo estaban). Ese es el tiempo que me tardaron a mí, pero con las legumbres nunca se sabe ya que depende entre otras cosas de cuánto tiempo lleven envasadas (en casa y/o en el supermercado…).

Mientras tanto vamos preparando el resto del relleno. Para ello, pochamos en una sartén grandecita con un chorrito de aceite a fuego medio la cebolla y el pimiento cortados en cuadraditos. Cuando lleven 10 minutos añadimos el tomate cortado en cuadraditos y dejamos que se cueza despacito removiendo de vez en cuando. Después, añadimos la carne (previamente cortada en trocitos o tiras) y la doramos a fuego fuerte por todos lados. Añadimos las especias (excepto la cayena) con generosidad, y sal. Si os gusta, poned unas gotitas de tabasco.

En principio las alubias ya deberían haber terminado. Abrimos con cuidado la olla y vemos si están: el punto de la alubia que perseguimos es aquel en el que, al presionarla entre dos dedos, cede sin resistencia. Si no está así, volvemos a cerrar la olla y lo dejamos otros 10 minutos más. Escurrimos las alubias y reservamos un cacito del líquido sobrante de la cocción (lo necesitaremos más adelante). En la propia olla express ya vacía, calentamos un chorrito de aceite de oliva a fuego medio y le agregamos el chile molido/copos de chile/cayena picada y, acto seguido, incorporamos las alubias y una pizca de sal. Removemos al tiempo que aplastamos un poco con un tenedor o con un machacador. Incorporamos parte del líquido reservado hasta obtener un puré suave y cremoso, pero compacto.

Incorporamos esta mezcla deliciosa a la cazuela de la carne, y ya tenemos listo nuestro relleno

Ya sólo queda calentar las tortillas. Mi método favorito es en una sartén súper caliente, sin aceite y vuelta y vuelta.

Podéis acompañarlas con guacamole o alguna salsita que os guste, como chipotle.

A disfrutarrrr!!!!!

Bircher muesli

20160919_080236

Hola amigos!

Hoy os traigo una recetita de desayuno, que está increíble!!!

Se trata de una receta que se prepara con el típico muesli alemán, el que viene en un paquete de plástico transparente, con copos de avena gruesos y algunas frutas y frutos secos en su interior… Mi favorito sin duda es el de Mercadona, que es de origen alemán. La base es esa, y después vamos a darle un toque que lo transforma de ser un desayuno no muy rico a ser lo más sabroso que he probado en mucho tiempo! Además, tiene tantos ingredientes energéticos que te mantiene con fuerzas y sin hambre toda la mañana.

Lo descubrí en un buffet en Las Vegas, preguntando a un cocinero por  qué sabía tan especial. Me dijo “it’s just bircher muesli“, así que me puse a investigar en internet y dije aaaaaaaaaaaaamigo. Lo probé el otro día y aquí os lo traigo!

Os pongo proporciones para 2 raciones, ya que podéis hacerlo para 2 días (dura en la nevera sin problema), o para comer 2 personas…

NOTA: Si no tenéis alguno de los ingredientes como la chia, los orejones o las nueces, sustituidlos por otros similares o prescindid de ellos, son opcionales…

Ingredientes (para 2 raciones):

  • 6 cucharadas soperas de muesli (ver arriba)
  • 4 orejones
  • 4 nueces
  • 1 cucharada de semillas de chia
  • 1 chorrito de miel
  • alguna pieza de fruta (nectarina, arándanos, fresas…)
  • 1 vaso de leche (la que toméis habitualmente)

Preparación:

Cogemos un cuenco pequeño y añadimos todos los ingredientes indicados.

Removemos bien con una cuchara y lo tapamos con papel film.

Dejamos en la nevera toda la noche, o muchas horas de día.

Cuando vayamos a tomarlo, agregamos más leche, aunque la idea no es como un bol de leche con cereales sino que es muchísimo más espeso. pero eso como veáis!

Espero que os guste!!! Besos!!!

Sopa miso

img_2236

Hola amigos!

Esta semana tengo muchas cosas preparadas para contaros! Empiezo con una sopita, que aunque aún queden un par de días de verano hace bastante fresquito por Madrid.

¿Conocéis la sopa miso? Si frecuentáis restaurantes japoneses o asiáticos seguramente sí! Es una sopa muy típica de allí, que ellos toman con mucha frecuencia, incluso para desayunar! Yo de momento no me veo tan fuerte como para desayunarla jeje, pero sí es verdad que desde que la cené la primera vez me sentó tan bien que no he dudado en incorporarla a mi dieta.

Tiene algunos ingredientes que no suelen formar parte de nuestras neveras/despensas, por no ser tradicionalmente españoles, pero, si podéis, haceros con ellos, ya que poseen propiedades súper beneficiosas y además duran meses en casa (sin refrigerar, excepto la pasta miso). Los venden en las zonas internacionales/eco de supermercados, en herbolarios y en tiendas asiáticas (aquí os digo dónde hay), merece la pena porque se pueden utilizar para multitud de recetas! Estos ingredientes son la pasta miso, las setas shiitake, las algas wakame y el aceite de sésamo.

  • El miso es una pasta muy concentrada elaborada a base de soja, cereales como el arroz, la cebada o el centeno y fermentada con un hongo y sal marina. Dependiendo del cereal que acompaña a la soja y del tiempo que dura la fermentación, se obtienen distintos tipos de miso más o menos intensos. En mi caso, me dejé asesorar por la persona de la tienda que me atendió y compré el de arroz, ya que me dijo que es el más habitual (se llama “kome” miso, otra opción recomendable es la “mugi”). La pasta en sí me recuerda a las pastillas de caldo, por ser muy concentrada y salada. Esta pasta tiene muchas propiedades beneficiosas, entre otras razones por ser un producto fermentado. Por ejemplo, es muy buena para reducir el colesterol, mejora la flora intestinal, antioxidante… Es importante saber que: (1) No debemos dejarla hervir, por lo que en sopas por ejemplo la añadiremos al final, una vez fuera del fuego. Esto es porque al hervir se “destruye” el hongo que la hace tan beneficiosa, aunque el sabor no se altera si lo hacemos. (2) Os dura meses guardada en la nevera.
  • Las setas shiitake son setas japonesas que venden aquí cada vez más habitualmente, frescas y secas. Son las típicas setas chinas, muy ricas. Como todas las setas, también tienen propiedades muy saludables, algunas parecidas a las del miso pero adicionalmente mejora el sistema inmunológico de forma sorprendente.
  • Las algas wakame son las algas típicas de las ensaladas de algas que también ponen en los japoneses, algo gelatinosas y de color verde oscuro. Las venden deshidratadas y es muy curioso porque al hidratarlas aumentan su tamaño por 10! Así que cuidado al añadirlas para no excedernos. Tienen también multitud de propiedades, como que estimulan el metabolismo, son remineralizantes (perfecto para después de hacer ejercicio!), inmunoestimulantes…
  • El aceite de sésamo es un aceite que se debe tomar “en crudo”, es decir, no para freír, ya que se destruyen sus propiedades cuando lo calentamos hasta volverse perjudicial… es bueno para el colesterol, antioxidante y relajante. Su sabor es muy peculiar e intenso, y es lo que distingue a multitud de platos orientales y sobre todo japoneses…

Una vez que tenemos todos los ingredientes, la receta no puede ser más fácil…

Ingredientes (para 4 personas):

  • 1,5 – 2 litros de agua
  • 1 ó 2 puerros
  • 1 zanahoria
  • 1 puñado de setas shiitake (unas 6)
  • 1 puñado de algas wakame (unas 2 cucharadas llenas)
  • 4 cucharadas de pasta miso
  • 2 cucharadas de aceite de sésamo
  • sal

Preparación:

En una cazuela, ponemos a hervir los 2 litros de agua.

Mientras tanto, lavamos, pelamos y cortamos todas las verduras en trocitos muy pequeños, ya que así irán finalmente al servir la sopa:

20160911_213122

Cuando el agua esté hirviendo, agregamos todas las verduras y las dejamos a fuego medio durante 10 minutos:

20160911_213655

Cuando vayamos a servir la sopa (NUNCA antes), ponemos la pasta miso en un cuenco y tomamos un cucharón de líquido de la sopa, para ayudar a disolverlo bien con ayuda de un tenedor o varillas. De esta manera nos aseguramos que se distribuye bien por toda la sopa, y no quedan grumos salados… Cuando lo tengamos, lo incorporamos de nuevo a la cazuela fuera del fuego:

20160911_215043

Agregamos por último unas gotas de aceite de sésamo, que le dará un toque delicioso y especial! Probad por si necesitase más sal:

20160911_215238

Y ya estamos listos para servir!!!🙂

Espero que os guste esta receta tan original, fácil y sana.

Podéis tomarla sola para cenar, o con cualquier segundo plato que os apetezca!

 

Menú semanal nº3

 

Muy buenas tardes lectores, ya a las puertas del finde!

Por si estáis pensando en los menús de la semana que viene, comparto con vosotros como ya he hecho en otras ocasiones ideas de menús para comida y cena para una semana. De hecho si os soy sincera es prácticamente el menú que tengo previsto para mi propia casa la semana que viene… TENÉIS EL LINK CON LA PLANTILLA EN LA PARTE INFERIOR DEL POST.

El menú de esta semana tiene muchos platos que no requieren explicación (tortilla francesa, filete a la plancha…). En cuanto a las que necesitan más detalle, os pongo a continuación los links:

 

Recordad que la gran mayoría se pueden dejar hechos con antelación, y que de postre lo más recomendable es una fruta o yogur!

Espero que os guste y que lo penséis de cara a los menús de la semana que viene! Hasta el próximo día!!!

plantilla-menu-semanal-3

Frittata de cebolla, bacon y espinacas

IMG_1924

Buenos díasssss

Las frittatas son una preparación italiana muy parecida a las tortillas en España.

El día que las descubrí me parecieron un invento genial, ya que lo que diferencia frittatas de tortillas es precisamente lo que me quita a veces las ganas de hacer tortillas: que soy INCAPAZ de darles la vuelta en la sartén sin pasar pánico, que se me caiga, quemarme, etc. ¿Y cuál es esa diferencia? Que las frittatas se cuajan en el horno!!!

Podéis utilizar el relleno que os propongo, pero podéis personalizarlo como os apetezca: a mí me gusta mucho utilizar algo verde + algo rojo + cebolla, por ejemplo también valdrían tomates secos + brócoli + cebolla, o si no con queso también buenísima!

Ingredientes (para 4 personas):

  • 1 buen manojo de espinacas frescas, ó 1 cuadrado de las congeladas
  • 5 lonchas de bacon (yo utilizo bacon de pavo por ser menos graso)
  • 1 cebolla
  • 6 huevos
  • sal
  • pimienta
  • 1 chorro de leche
  • aceite de oliva

 

Preparación:

En una sartén ponemos a calentar a fuego medio un chorro de aceite. Agregamos la cebolla picada pequeñita y la dejamos pochar tranquilamente unos 7 minutos.

Precalentamos el horno a 220º con calor arriba y abajo.

Incorporamos el bacon cortado en trocitos pequeños y removemos bien con el fuego más fuerte.

Cuando esté dorado agregamos las espinacas: veréis qué capacidad para reducirse, nunca deja de sorprenderme!

Cuando estén ya reducidas, engrasamos con aceite y un papel unos moldes de magdalenas/cupcakes o una cazuela baja que pueda ir al horno e incorporamos a ella la mezcla de cebolla+espinacas+bacon.

En un bol batimos muy bien los huevos y los mezclamos con un chorro de leche, sal y pimienta.

Volcamos esta mezcla sobre la cazuela con las espinacas y demás, cuidando que que de todo más o menos cubierto por igual.

Introducimos en el horno precalentado durante unos 20 minutos, o hasta que veamos que ha cuajado el huevo (a veces de aspecto parece que está líquido pero si introducimos un cuchillo ya está durito!).

Sacamos y a disfrutar, junto con una rica ensalada!!!