Merluza en salsa cremosa de puerros y limón

Hola querid@s!

Hace tiempo que no publico receta de pescado en salsa, la verdad es que con el pescado suelo hacerlo simplemente a la plancha o con salsa de soja y verduras salteadas, sin más historias 🙂 .

Peeero, recientemente Amelia Freer (una de mis fuentes de inspiración tanto para recetas como para temas nutricionales) publicó un especial “Recetas primaverales” en el que vi este delicioso pescado – os dejo aquí el link!

NOTAS:

  • Aunque el titulo diga “merluza”, no dudéis en sustituirlo por cualquier pescado blanco, la propia Amelia lo propone con bacalao.
  • Y aunque uno de los ingredientes sea hinojo en bulbo, si no encontráis no pasa absolutamente nada, pones más puerro y listo!

No me entretengo más, os cuento ya mismo cómo preparar este manjar!

Ingredientes (para 4 raciones):

  • 4 lomos de merluza (700 gr en total aprox, sirve de la congelada y también podríais emplear otro pescado blanco como bacalao)
  • 2 puerros no muy grandes
  • medio bulbo de hinojo fresco (opcional pero le da un toque muy especial)
  • zumo de medio/un limón
  • 200 ml de leche evaporada tipo “ideal” (o nata de cocinar)
  • Un chorrito de vino blanco
  • Pizca de sal
  • Aceite de oliva

Preparación:

Comenzamos cortando los puerros por la mitad a lo largo y lavándolos muy bien. Los troceamos en rodajas y los ponemos a pochar en una cazuela amplia con un chorrito de aceite y pizca de sal. Dejamos 5 minutos a fuego medio.

Lavamos y laminamos fino el hinojo y lo incorporamos a esa cazuela. Dejamos otros 5 minutos tapado.

Agregamos el zumo de limón y el chorro de vino y dejamos 1 minuto a fuego fuerte para que se evapore el alcohol.

Incorporamos la nata y bajamos a fuego suave para que cueza todo junto 5 minutos más. Si se corta la nata no os preocupéis, luego vamos a triturar la salsa!

Introducimos el pescado en esa salsa y dejamos que se cocine 1 minuto por cada lado, dejando después que termine de hacerse con el calor residual de la cazuela aún sobre el fuego pero apagado.

Trituramos la salsa para que quede cremosa y volvemos a meterla en la cazuela.

Servimos bien caliente y acompañado de verduras a la plancha (espárragos trigueros, calabacín…), patatas cocidas o arroz blanco u otro cereal tipo quinoa. Delicioso!!!

➡ Por textura del pescado, es mejor tomarlo recién hecho, pero la salsa la podéis dejar lista de antemano hasta 4 días en la nevera.

➡ También podríais congelar la salsa, pero recordad triturarla una vez descongelada porque se queda como cortada.

Ñoquis caseros

Amig@s!

Aquí me tenéis una semanita más dando guerra en los fogones, me parece increíble que ya casi estamos en Julio!!!

Qué ganas tenía de compartir esta receta cuando la lograse con éxito… Después de hacer los malfatti me entraron ganas de probar con los ñoqui, más conocidos, pero muchas recetas que veía me parecían engorrosas o demasiado contundentes. De modo que decidí hacer una adaptación más nutritiva y sencilla a mi manera, y el resultado fue espectacular, aunque esté feo que yo lo diga!

Poneos manos en la masa, que vale la pena!

Ingredientes (para 4 raciones):

  • 500 gr de patatas (podéis poner boniato en su lugar o mitad y mitad)
  • 150-200 gr de harina (de cualquier clase, integral siempre es más saludable)
  • 1 huevo
  • opcional: media cucharadita de sal y otra media de nuez moscada
  • la salsa de vuestra elección (queda genial simplemente tomate frito, un poquito de ajo seco en polvo y unas hojas de albahaca fresca y parmesano por encima)

Preparación:

Comenzamos cociendo las patatas. Para ello, podemos hacerlo al vapor (con un estuche de cocción al microondas, o bien en una olla express con cestillo) o cociéndolas en agua hirviendo. Es mejor al vapor, ya que de esta forma retienen menos agua. Las cocemos enteras hasta que queden bien tiernas, tened en cuenta que las vamos a aplastar.

Una vez cocidas, las pasamos a un plato amplio y las machacamos con un tenedor.

Agregamos la mitad de la harina y mezclamos.

Incorporamos el huevo y removemos de nuevo.

Añadimos el resto de la harina (guardad un poco, no siempre hace falta esa cantidad), así como la sal y nuez moscada en caso de querer usarlas.

Mezclamos y amasamos bien con las manos (hay que pringarse, sí!) hasta obtener una masa relativamente manejable, que no se pegue a las manos. Habrá que añadir más harina hasta que veamos que llegamos a esa textura.

Vamos poniendo a cocer una olla grande con agua abundante.

Tomamos un puñado de la masa y formamos un rulito con la mano. Lo pasamos a una tabla de cortar o a la encimera bien limpia y seguimos dando forma de rulito.

Cortamos ese rulito con un tenedor en porciones de unos 2 dedos, que serán nuestros ñoquis! Repetimos esta operación hasta acabar con la mitad de nuestra masa.

Vamos a hervir los ñoquis en 2 tandas, de modo que cuando hayáis acabado de hacer los ñoquis de esa primera mitad, podéis ponerlos a hervir e la cazuela. Sabremos que están listos para sacar porque de repente, pasados 2 minutos, flotarán!


Los rescatamos con una espumadera y los pasamos a una fuente.

Repetimos esto con la otra mitad de la masa.

Cuando vayamos a comer, calentamos la salsa de nuestra elección y ponemos los ñoquis dentro para que se calienten y absorban su sabor.

Listo!

➡ Podéis guardarlos hechos en la nevera 4 días, y también congelarlos ya cocidos.

Sorbete de frambuesas con champán

Buenos días!!!

Hace tiempo (pre-covid, no me tachéis de insensata 😅) vinieron unos amigos a comer a casa y trajeron una botella gigante de champán. Pensaba hacer de postre un sorbete tipo smoothie bowl, pero a uno de mis invitados se le ocurrió la brillante idea de ponerle champán dentro…

No sabéis lo rico que estaba, al final es la misma idea que el clásico sorbete de limón al cava pero con frutos rojos, imaginaos!!! Un peligro, eso sí, porque te lo tomas con la mentalidad de “estoy tomando frutita” y al final tiene bastante alcohol jejeje.

Así que tomad nota porque, ahora que vuelven los planes con gente en casa, este postre o merienda os puede alegrar la tarde!

➡ Si queréis, podéis poner cava o cualquier vino en lugar del champán.

Ingredientes (para 4-5 raciones):

  • 1 bolsa de frambuesas congeladas (300-500 gr, también pueden ser fresas o una mezcla de frutos rojos)
  • 1 vaso de champán (o cava o vino blanco)
  • Opcional: algo para endulzar, para mi gusto no lo necesita pero id probando

Preparación:

Simplemente hay que poner los ingredientes a triturar en una batidora potente tipo thermomix.

Os recomiendo que lo hagáis en el momento y en 2 tandas (primero la mitad y luego la otra mitad), ya que de lo contrario la fruta que hay por encima queda sin triturar.

Listo!

Hamburguesitas a la pimienta

Hellooo!!

Tras haberos mostrado recientemente la receta tradicional del delicioso solomillo a la pimienta, siguiendo la receta clásica con su nata y su todo, hoy comparto una versión un poco más ligera y en formato minihamburguesas. Es muy fácil de preparar y gusta a (casi) todo el mundo, ya veréis!

Vamos allá?

Ingredientes (para 4 raciones):

  • 500-600 de gr carne picada (de cerdo, ternera, pollo o un mix; es preferible que NO sea de bandejita para evitar ingredientes innecesarios y poco recomendables, es decir, compráis carne y la trituráis en casa con una thermomix o con el accesorio picador de vuestra batidora normal, o bien le pedís al carnicero que lo haga)
  • 1 huevo
  • 1 cucharadita de ajo seco en polvo (o 1 diente de ajo machacado)
  • 2 cucharadas soperas de pimienta verde en conserva (la venden donde las especias o las alcaparras)
  • 1 cebolla o puerro
  • 1 chorro de vino o brandy
  • 1 chorro de agua
  • Aceite de oliva
  • Sal

Preparación:

Empezamos creando la mezcla para las hamburguesas.

Tomamos un bol y batimos el huevo junto con una pizca de sal y el ajo. Agregamos la carne picada y mezclamos bien con un tenedor.

Formamos las hamburguesitas tomando porciones de la mezcla anterior, les damos forma de bola de golf y aplastamos ligeramente. Salen unas 8 hamburguesitas mini, o 4 normales.

En una sartén o cazuela amplia, ponemos a calentar un chorrito de aceite y doramos las hamburguesas a fuego fuerte por las dos caras.

Ahora vamos con la salsita.

Mientras, vamos picando la cebolla en cuadraditos pequeños.

Retiramos las hamburguesas a un plato y, en la misma cazuela donde las doramos, pochamos la cebolla a fuego medio agregando una pizca más de aceite y sal.

Pasados 3 minutos, subimos a fuego fuerte, y agregamos el vino y la pimienta y dejamos que se evapore el alcohol.

Incorporamos la el agua y dejamos otro minute desde que hierva.

Si lo deseamos, trituramos la salsa con una batidora para que quede cremosa (yo no lo hice, pero esto va en gustos!).

Metemos las hamburguesas en la cazuela con la salsa (triturada o no), junto con los jugos que queden en ese plato. Removemos y dejamos que cocine todo junto tapado (IMPORTANTE, de lo contrario pueden quedar crudas por dentro) 3-5 minutos (hasta que las hamburguesas estén a nuestro gusto).

Listas!

➡ Quedan genial con arroz blanco o con puré de patata.

➡ Se conservan 4-5 días en la nevera y quedan muy bien recalentadas en el microondas o cazo.

 

Empanada de sardinillas

RECETA REEDITADA

Hola amigos lectores!

Hoy os voy  a enseñar una de mis recetas “estrella”. La llevé hace siglos al primer cumple de uno de mis sobris (ahora tiene 6 años!) y les gustó tanto que desde entonces me convertí, oficialmente, en la encargada 🙂 .

Las empanadas son un recurso estupendo para comidas de tipo buffet por lo cómodas que son de comer (cortándolas en cuadraditos), pero también para llevar al trabajo o para cenar cualquier día.

Lo ideal es preparar la masa en casa (debajo os cuento lo fácil que es por si os animáis), ya que las industriales suelen llevar grasas chungas y muchos aditivos, pero bueno ocasionalmente podemos hacer uso de ellas…

Yyy en esta reedición de receta añado la posibilidad de hacer las sardinillas vosotros mismos! No es que las de lata tengan malos ingredientes, para nada, simplemente os doy la opción (aquí tenéis la receta).

Otra cosa muy buena que tienen las empanadas es que se pueden rellenar de muchísimas cosas, al igual que las empanadillas: salsa bolognesa, atún+huevo duro+tomate frito, ropa vieja… Eso sí, siempre deberemos quitarle gran parte del líquido antes de ponerlo sobre la masa, porque si no no salen bien. El relleno que os propongo hoy es súper sencillo y se prepara con cosas que podemos tener fácilmente siempre en casa, veréis!

Ingredientes (sale una empanada de 4 raciones de plato único, u 8 de aperitivo):

  • Masa:
  • Opción 1 (comprada – más rápida): 2 masas de hojaldre compradas (congeladas o refrigeradas)
  • Opción 2 (casera – mucho más auténtica y rica): 300 gr harina integral a poder ser, 120 ml de agua templada, 40 ml aceite, 1 cucharadita de levadura tipo royal y pizca de sal
  • 300 ml de salsa de tomate frito (casero o comprado pero de calidad)
  • 2 latas de sardinillas en aceite (mejor de oliva)
  • 1 cebolla mediana
  • 1 huevo (para pintar la masa por encima y que quede dorada y brillantita)
  • Opcionales (a elegir uno o dos, o bien podemos ponerlos todos!):
  • 1 pimiento de cualquier color
  • 1 latita pequeña de aceitunas verdes
  • 1 huevo (para hacer huevo duro)

Seguir leyendo…

Sobrasada casera vegetal

Hola a tod@s!!!

Desde que nací veraneo con mi familia en Mallorca, y tenemos la suerte de que nuestros amigos de allí nos regalan siempre sobrasada casera durante toda nuestra estancia 🙂 . Si tenéis oportunidad de probar la sobrasada casera os lo recomiendo muchísimo, no tiene nada que ver con la que se puede encontrar en cualquier supermercado… Podéis encontrarla (aparte de en Mallorca) en la sección gourmet de El Corte Inglés y en las tiendas/restaurantes Cristina Oria de Madrid.

Hace poquito vi en el libro “Cocina tu cambio” y en el blog “Hoy comemos sano” una versión vegetal y casera de la sobrasada. Me pareció muy curioso, así que probé en casa y NOS ENCANTO!!!

El sabor no es exactamente igual, pero de verdad es muyyy parecido, y la textura sí que es idéntica!

Podemos tomarla tal cual untada en tostadas o picos (o en versión mallorquina, con Quelitas), o como parte de otras recetas como el arros brut, en una pasta carbonara en lugar del bacon, como relleno de una empanada o coca

➡ La sobrasada tradicional se conserva meses sin problema, pero esta que os propongo dura unos 4-5 días en la nevera, por lo que os recomiendo no hacer más cantidad de la que sugiero en los ingredientes 🙂 . Total, se tarda tan poco en hacer que no vale la pena!

Ingredientes (para un bol generoso):

  • 1 bote de tomates secos en aceite o secos (aprox 200 gr si vienen en aceite, o 100 gr si vienen secos)
  • 50 gr de algún fruto seco (anacardo, almendra…) o pipas de girasol – en cualquier caso, al natural, no fritos ni salados
  • 1 cucharadita de pimentón
  • media cucharadita de ajo en polvo
  • 2 cucharadas soperas de aceite de oliva
  • 2 cucharadas soperas de agua
  • pimienta negra (al gusto, pero generosa)

Preparación:

  • Si nuestros tomates vienen secos, los ponemos a hidratar en agua hirviendo en un cazo 15 minutos.
  • Si los tomates vienen en aceite, los escurrimos bien (ojo, podemos guardar ese aceite para emplearlo en la receta!).

Trituramos el fruto seco o pipa escogida hasta que quede troceado o incluso hecho polvito.

Agregamos a la batidora donde estaban los frutos secos los demás ingredientes del listado, incluidos los tomates, y trituramos hasta que quede una textura homogénea a vuestro gusto.

Id probando hasta que el sabor también se ajuste a vuestras expectativas, añadiendo lo que consideréis.

LISTA

➡ La sobrasada tradicional se conserva meses sin problema, pero esta que os propongo dura unos 4-5 días en la nevera, por lo que os recomiendo no hacer más cantidad de la que sugiero en los ingredientes 🙂 . Total, se tarda tan poco en hacer que no vale la pena!

Podemos tomarla tal cual untada en tostadas o picos (o en versión mallorquina, con Quelitas), o como parte de otras recetas como el arros brut, en una pasta carbonara en lugar del bacon, en esta receta de fideua con setas y sobrasada, como relleno de una empanada o coca

Pasta alla norma

Hola!!!

Os traigo recetón de pasta de los ricos ricos… Cómo no, al igual que la última receta de pasta que publiqué, es obra de Ottolenghi (de su libro “Simple”).

Se trata de una receta clásica italiana, es una salsa a base de berenjenas con tomate, pero seguí al pie de la letra las indicaciones del famoso chef y salió nivel restaurante, así que aquí os la dejo 🙂 .

Ya veréis, va a ser leerla y empezar a salivar…

Ingredientes (para 4 raciones):

  • 350 gr de espagueti o cintas (o cualquier otra pasta, pero queda mejor así; nutricionalmente es mejor que sea integral)
  • 2 berenjenas pequeñas
  • 4-5 dientes de ajo
  • 1 bote de tomates enteros pelados (aprox 400 gr) – o bien 4 tomates frescos muy maduros, o unos 300 ml de tomate frito de calidad
  • 1 cucharadita de azúcar
  • 1 cucharada sopera de orégano
  • Opcional (si queréis que pique): copos de chile o guindilla cayena
  • Aceite de oliva
  • Sal
  • Para servir (opcionales pero mejoran mucho el plato):
    • queso parmesano
    • pimienta negra
    • albahaca fresca

Preparación:

Comenzamos asando las berenjenas en rodajas, un paso que en un principio desestimé pero finalmente hice y me alegré, ya que se aprecia mucho. el toque extra tierno y asado/tostado… No obstante, si os da pereza podéis ablandarlas cociéndolas al vapor (en el microondas en un estuche de vapor serían unos 8 minutos, previamente cortadas en rodajas).

Si queréis asarlas, empezamos precalentando el horno a 200 grados con calor arriba y abajo. Lavamos bien las berenjenas y las cortamos en rodajas de 1 dedo de grosor. Las extendemos separadas sobre una bandeja de horno forrada con papel apto para horno y espolvoreamos ligeramente sal, aceite y pimienta. Las dejamos a media altura 30 minutos.

Mientras se asan las berenjenas, ponemos a cocer la pasta y preparamos el resto de la salsa.

Ponemos a cocer la pasta siguiendo las instrucciones del fabricante para textura al dente. La escurrimos y reservamos (NO ponemos agua fría ni aceite).

Para la salsa, en una cazuela calentamos un chorrito de aceite y pochamos el ajo triturado/picado 1 minuto, con cuidado de que no se queme.

Agregamos el bote de tomate, una pizca de sal, el orégano, el picante y el azúcar, y dejamos que se cocine tapado a fuego medio-bajo 10 minutos.

Cuando estén las berenjenas (no importa si no están del todo tiernas), las incorporamos a esa cazuela, removemos bien y dejamos que se cocine todo 5 minutos más, o hasta que las berenjenas estén tiernas del todo.

Si vemos que la salsa no tiene mucho líquido, agregamos liquido de la cocción de la pasta (o agua del grifo).

Metemos la pasta escurrida en la cazuela de la salsa, removemos bien ya fuera del fuego y servimos inmediatamente, poniendo opcionalmente en cada plato parmesano, albahaca fresca y pimienta negra.

Si queréis dejar el plato preparado con antelación no hay problema, pero guardad la salsa y la pasta por separado Y calentadlo en una cazuela (si lo hacemos en el microondas, la salsa no llega a penetrar bien pero como queráis).

➡ Dura 4 dias en la nevera sin problema. La salsa se puede congelar también.

Huesitos caseros (saludables, 3 ingredientes!)

Hola!!!

Bueno bueno la revolución que se armó en Instagram el día que fardé de mis riquísimos huesitos caseros y saludables!!! Jejeje. Se nos ve a todos nostálgicos, a la par que deseosos de disfrutar de dulces ricos y saludables…

Por si alguno no los conoce, los huesitos son unas chocolatinas hechas de barquillo y chocolate con leche, muy famosas como snack dulce sobre todo en ambientes infantiles. Están riquísimos, pero como en tantos otros casos, lamentablemente la versión industrial está cargadita de azúcar, grasa de palma y aditivos… Pero no os preocupéis, gracias a la idea de esta bloguera que os enlazo por aquí descubrí la que va camino de ser mi receta dulce favorita del confinamiento 🙂 .

Estupenda para hacer con (o para) niños, es facilísima y de verdad que están DE MUERTE!!!

NOTA: Ojo, que los ingredientes de estos huesitos sean saludables no implican que debamos comérnoslos todos de una jejeje. No dejan de ser 3 ingredientes calóricos juntos, por tanto tomad como referencia la ración que os indico debajo.

Vamos!

Ingredientes (para 6 huesitos “de ración”):

  • 9 tostas de pan wasa o tipo wasa (los hay de muchas marcas, la clave es que sea un pan seco crujiente, fijaos que no tenga ingredientes chungos)
  • 100-150 gr de chocolate (el que os guste, cuanto más negro sea más saludable será, aunque los huesitos originales llevan chocolate con leche)
  • 3 cucharadas soperas generosas de mantequilla/crema de algún fruto seco o tahini (los huesitos originales llevan mantequilla de avellana, pero podéis poner cualquier otra siempre que no tenga mas que el fruto seco en cuestión)

Preparación:

Comenzamos untando 6 de las tostas con la mantequilla de frutos secos.

Hacemos 3 montoncitos de 3 tostas, de forma que queden adheridas gracias a la mantequilla de frutos secos (la última tosta no lleva crema por encima).

Derretimos el chocolate en el microondas en tandas de 20 segundos, removiendo entre tanda y tanda. Ojo, no programéis mas segundos seguidos porque el chocolate se quema enseguida y hay que tirarlo!

Con ayuda de una espátula, cubrimos de chocolate nuestros montoncitos de tostas por todas las caras (no olvidéis la de debajo!), y los colocamos en un papel de hornear. Esto es importante, ya que es el único papel realmente antiadherente y además lo podremos usar como envoltorio para comer los huesitos sin mancharnos las manos.

Metemos en la nevera mínimo 2 horas, cortamos cada montoncito en 2 trozos, y listos!!!

➡ Al comerlos, al contacto con las manos se derriten enseguida (como cualquier chocolatina del estilo). Para evitar pringues, os recomiendo servir cada huesito con su papel de horno como envoltorio.

 

Sardinas en aceite de oliva (como las de lata!) – en cazuela y en Crockpot

Muy buenos días lector@s!

Alguna vez se os ha ocurrido que las sardinillas de lata/tarro no es una cosa exclusiva del supermercado? Es decir, os habíais planteado de dónde salen? Pues yo hasta hace bien poco no!

Hasta que investigando recetas para hacer con Crockpot descubrí que es facilísimo! (NO os preocupéis, os doy receta con y sin este electrodoméstico!).

“Y para qué quiero yo hacerlas en casa si las venden ya hechas?” Pues esto es como todo, por la pura satisfaccion pero también porque para conseguir la misma calidad (especialmente la del aceite) tendriamos que irnos a secciones gourmet con su correspondiente precio…

➡ Si sois mas de boquerones en vinagre, os enlazo el link a mi receta, también deliciosos y facilisimos!!!

➡ No os perdáis mis ideas para acompañarlas, al final del post!

Ingredientes (para 4-6 raciones, dependiendo del uso que les demos):

  • 800 gr-1kg de sardinas (peso entero, con cabeza etc; pueden ser frescas o incluso congeladas; os recomiendo que os las den limpias de escamas y tripas, o incluso ya en lomos)
  • 1 buen chorro de aceite de oliva de calidad
  • 100 gr de sal
  • 1 litro de agua

Preparación:

Antes de cocinar las sardinas, es preciso realizar un paso previo para garantizar una textura y sabor adecuados: limpiar bien las sardinas y dejarlas en salmuera 15 minutillos. Os explico:

  • si habéis comprado las sardinas enteras, habrá que limpiarlas quedándonos como mucho con el cuerpo, las espinas y la piel (es decir, hay que retirar las escamas y las vísceras con cuidado)
  • una vez tengamos las sardinas limpias, preparamos la salmuera, que consiste simplemente en mezclar bien 1 litro de agua con 100 gr de sal (“salmuera al 10%)”) y dejar las sardinas 15 minutos (ni más ni menos, OJO!).

Una vez las tengamos, secamos un poco las sardinas con papel de cocina y las cocinamos siguiendo uno de estos 2 métodos:

En cazuela tradicional:

Metemos las sardinas en una cazuela y las cubrimos de aceite. Encendemos el fuego y cuando esté burbujeando tapamos y las dejamos a fuego medio-suave tranquilamente 10 minutos.

En Crockpot:

Metemos las sardinas en la Crockpot, las cubrimos de aceite y programamos 1 hora en Alta.

Sea cual sea el método escogido (cazuela o Crockpot), sacamos las sardinas y las vamos limpiando de espinas una a una, quedándonos sólo con los lomos y pasándolos a un cuenco o tupper de cristal. Las cubrimos con el aceite de la cocción y las dejamos en la nevera entre 2 horas y 2 semanas.

Listas para comer!

Ideas?

  • Con una tostada con tomate
  • En ensalada con verde, aguacate y tomate, con un chorrito de limón
  • En formato paté: sólo tienes que triturarlas junto con unas cucharadas de yogur/requesón/philadelphia y un diente de ajo (opcional)
  • Con esta receta de pasta (la salsa es a base de sardinillas, tomate frito y tomates secos, de muerte total)
  • En empanada (uno de mis grandes éxitos en reuniones multitudinarias)

 

Granola en CrockPot

Hola amig@s!

Aquí os traigo una nueva receta con CrockPot. Para los que NO tengáis este pequeño electrodoméstico, os dejo aquí el post en el que os cuento tooodo lo que hay que saber sobre él, yyy os recuerdo que tengo varias recetas con granola en el blog:

Pues bien crockpoteros, aluciné cuando me dijeron que se podía hacer granola con mi slowcooker… Y por qué hacerla con ella en vez de en el horno o sartén?

  • Me ha pasado varias veces que la granola se me quemase tanto en el horno como en una sartén (en cuestión de 2 minutos pasa de estar chiclosa a quemarse!), asi que para despistadill@s viene genial.
  • Además, se puede preparar mayor cantidad de golpe (en el horno el limite es el espacio de la bandeja, bien esparcido todo).
  • Por último, las 2-3 horas que tarda nuestra CrockPot salen más baratas que el tiempo de horno (aunque sea menos).

NOTA: Esta receta es totalmente adaptable, podéis poner los cereales, endulzantes, aceites, frutos secos y frutas desecadas que os apetezcan, lo importante realmente son los truquitos que os cuento debajo…

Si os he convencido, venid conmigo…

Ingredientes (para 2 botes grandes, os recomiendo hacer esta cantidad aunque parezca mucho, ya que asi te evitas hacer en un tiempo!):

  • 300 gr de copos de avena y/o cereal hinchado (arroz, quinoa…) – los 300 gr son en total!
  • 200 gr de frutos secos al gusto en su formato natural (no fritos ni salados; yo puse anacardos y nueces)
  • 3 cucharadas soperas generosas de miel, sirope de arce o agave, o crema de dátiles o de higos (NO sirve azúcar, es importante para que se haga la granola que el endulzante que pongamos sea liquido y NO sirven sacarinas; la crema de dátiles/higos se hace triturando el mismo peso de dátiles/higos que de agua, como os explicaba en este post, y es la forma mas saludale de endulzar!)
  • 3 cucharadas soperas generosas de aceite de coco (otra opción es poner mantequilla, ghee o aceite de oliva, pero por el sabor me gusta mas el de coco en este caso)
  • Opcionales: copos de coco, canela (cantidad a ojo)
  • Fruta desecada al gusto (yo puse dátiles, pero pueden ser pasas, orejones, ciruelas secas…)

Preparacion:

Comenzamos engrasando ligeramente nuestra CrockPot con el aceite deseado – TRUQUITO 1.

Colocamos los ingredientes secos en la CrockPot (es decir, todos menos el endulzante y el aceite, asi como la fruta desecada, que incorporaremos una vez cocinada la granola).

Derretimos el aceite de coco y el endulzante escogido (por ejemplo en el microondas 20 segundos) y lo volcamos por encima de los ingredientes secos.

 

Removemos muy bien para que todo esté bien pegajoso. Si no lo esta, agregad mas aceite y endulzante a partes iguales – TRUQUITO 2.

Cerramos la CrockPot PERO evitando que se cierre del todo (es decir, o bien dejamos la tapa entreabierta, o bien ponemos una cuchara grande de forma que entre aire generosamente. Esto es ESENCIAL para que la granola salga crujiente – TRUQUITO 3.

Programamos 2 horas y media en Alta, PERO removemos cada 30 minutos. Esto también es ESENCIAL, para que lo que queda en el centro tenga oportunidad de tostarse en contacto con las paredes de la CrockPot – TRUQUITO 4.

Pasado ese tiempo, abrimos y comprobamos que esté crujiente. Si no es el caso, dejamos otros 30 minutos.

Sacamos y extendemos sobre un papel de hornear. Esto es importante para que se temple y sea mas crujiente. Sin necesidad de esperar a que esté fría, anadimos la fruta desecada escogida, previamente deshuesada (en su caso) y troceada menuda – TRUQUITO 5.

Una vez fría la granola, la guardamos en botes de cristal. Se conservará sin problema 2 meses (a ver si eres capaz de no comértela antes!).

Alitas estilo oriental (con y sin Crockpot)

Hola amig@s!

Aquí me tenéis una semana más compartiendo mis descubrimientos cularios favoritos :).

Antes de pasar a la receta de hoy, os advierto de lo que va a venir durante toda la semana… Como algunos recordareis, en abril me regalaron una Crockpot (os dejo el link donde os explico lo que es), y desde entonces he hecho mil recetas con ella, llegando a ser incluso enfermizo jejeje.

Pues bien, esta semana he decidido publicar varias de estas recetas, pero (que no cunda el pánico!) en todos los casos os daré la opción para cocinarlas de otros modos, ya sea en horno o en cazuela al fuego.

Pues bien, centrándome en la receta de hoy… Adoooro las alitas. Sin motivo en especial, en mi casa no se comían, de modo que las he descubierto hace un par de años y me encantan, además son sencillísimas de hacer!

Cuando empecé a investigar recetas con Crockpot, enseguida llegué a las alitas…Y ahora que por fin las he hecho lo entiendo perfectamente! Quedan genial en preparaciones con salsas (pegajosillas jeje) como la que hoy os presento, es decir, no esperéis encontrar alitas crujientes haciéndolas en Crockpot, para eso os remito a esta receta básica con sal y pimienta y al horno.

La salsita de hoy es oriental y os prometo que os vais a chupar los dedos… Si queréis sentiros orientales totales, os sugiero acompañarla de kimchi (de venta en tiendas asiáticas o amazon); aunque también os cuento que nosotros las tomamos solas con salmorejo de primero y tan felices con nuestra fusión española-oriental jejeje.

Vamos!

Ingredientes (para 2-3 personas):

  • 1 kg de alitas de pollo (parece mucho, pero gran parte es hueso y grasa que se deshace!)
  • 1 chorro generoso de salsa de soja (aprox 50 ml)
  • 1 cucharada sopera de miel
  • 1 cucharadita (no muy llena) de ajo en polvo (o bien 2 dientes de ajo machacados)
  • 1 cucharadita (no muy llena) de jengibre en polvo (o bien un trocito de jengibre fresco pelado y machacado)
  • opcional: copos de chili/guindilla (si queries que pique un poco)
  • si las hacemos con Crockpot: 1-2 cucharaditas de maizena

Preparación:

En un cuenco mezclamos todos los ingredientes excepto las alitas y la maizena. Si es necesario, lo metemos unos segundos en el microondas para que la miel se integre bien. Si podéis dejar las alitas marinando unas horas en esta salsa es lo ideal, pero si no no pasa nada.

Con horno:

Precalentamos el horno a 180 grados.

En un cuenco o bolsa mezclamos bien las alitas con la salsa.

Colocamos las alitas separadas sobre una fuente apta para horno (o en la bandeja del horno forrada con papel de hornear) con la parte de la piel hacia arriba.

Metemos al horno a media altura. y dejamos 25 minutos a la temperatura y modo de precalentado.

Pasado ese tiempo, subimos el horno a 220-250 grados con calor sólo por arriba (o función gratinadora si tenéis), y dejamos dorarse las alitas el tiempo que requieran (en principio 10-15 minutos bastan).

Con Crockpot:

Metemos las alitas en la Crockpot y las embadurnamos bien con nuestra salsa.

Programamos 3 horas en alta.

Pasado ese tiempo, sacamos la salsa y la dejamos reducir (espesar) en un cazo al fuego 5 minutos. Para ayudar a esta tarea, disolveremos la maizena en un chorrito de agua del grifo (importante que no sea agua caliente, porque entonces no se disuelve!) y la incorporaremos al cacito de la salsa – veréis que espesa de forma casi inmediata.

Ya están listas para comer, acompañadas de una ensaladita o, si queréis ser orientales totales, de kimchi!

Pastel de salmón ahumado y espárragos verdes

Muy buenos días!

Esta receta, como tantas otras en este blog, surgió por un error que me llevó a la improvisación… jejeje me explico. Haciendo la compra, estaba buscando leche condensada (mi vicio de primavera: con fresas!) y encontré un bote que, en francés, indicaba “no azucarada ni edulcorada”, de modo que lo compré con mi mejor intención de ser un poco más sana (la leche condensada normal es realmente 50% azúcar).Total, que al llegar a casa abrí la lata me percaté de que lo que había adquirido era leche tipo “ideal”, la evaporada que se emplea a veces en lugar de nata…

Pensando qué uso darle, recordé que había visto este tipo de leche en recetas tipo quiches, de modo que como tenía espárragos y salmón me dije: pues ya está!

Y maaadre mía, no sabéis qué rico estaba el pastel y lo fácil que es de preparar!!!

Ingredientes (para un pastel de unas 4 raciones):

  • 1 manojo de espárragos trigueros (los verdes; si no es temporada, podéis emplearlos ya cocidos en conserva)
  • 200 gr de salmón ahumado
  • 3 huevos
  • 200 ml de leche evaporada (la clásica “Ideal”, o bien nata de cocinar, o leche)
  • Media cucharadita de sal
  • 1 cucharadita de eneldo seco o fresco

Preparación:

Comenzamos precalentando el horno a 180-200 grados con calor arriba y abajo.

Comenzamos cocinando los espárragos (si son frescos), simplemente para ablandarlos antes de mezclarlos con lo demás (de lo contrario quedarían demasiado leñosos). Para ello, podemos hacerlos a la plancha, o bien al vapor 5 minutos en un estuche de vapor tipo Lekué.

Mientras, batimos con batidora o varillas los huevos, la leche, la sal y el eneldo.

Tomamos un molde apto para horno (mejor alargado tipo plumcake, de 24cm) y lo forramos con papel de hornear (o lo engrasamos con aceite ligeramente).

Volcamos la mezcla que hemos batido.

Troceamos el salmón con tijeras y lo agregamos al molde.

Troceamos asimismo los espárragos (ya ablandandos) y los incorporamos a lo anterior.

Mezclamos bien con un tenedor y espolvoreamos un poco más de eneldo.

Metemos en el horno y dejamos hasta que, introduciendo un cuchillo, salga limpio. Aproximadamente 40 minutos.

Sacamos y dejamos que se temple antes de desmoldar.

Delicioso!!!

➡ Queda genial caliente o frio, acompañado de ensalada sencilla.

➡ En la nevera dura bien 4 días, y congelado su textura pierde mucho…