Mermelada casera (versión saludable)

  

Buenos días amigos!

La mermelada, esa maravilla dulce con la que disfrutamos tanto por las mañanas, es un alimento que tiene un doble rasero: es un 50% fruta (con toooodos sus beneficios) y un 50% azúcar. Esto es así tanto haciéndolas en casa como si las compramos (si encima las compramos de baja calidad, llevarán otros ingredientes menos recomendables aún). ¿Y qué pasa por que tenga (tanta) azúcar? Dado que se trata de un tema muy complejo, os remito al post que publiqué recientemente en el blog de mi web de nutrición. La cuestión es que si es nuestra única fuente de ingesta de azúcar del día, OK, no hay problema, pero si después vamos a tomarnos un café azucarado, o salsas comerciales, refrescos, galletas, yogur azucarado, platos precocinados etc, es súper fácil que nos estemos pasando de la cantidad diaria recomendada.

La verdad es que desde que estudié Nutrición, hay cosas que trato de evitar comer. Algunas de esas cosas (tipo fastfood – hamburguesas/kebabs/pizzas de cadenas de restaurantes, galletas y bollos comerciales, aperitivos tipo doritos…) no me cuesta mucho: al principio fue un ejercicio de asumir y convencerme del daño que hacen a nuestra salud , pero la realidad es que ahora no me apetecen ni lo más mínimo, está claro que tienen algo de adictivo entonces, ¿no?

La cuestión es que hay muchos otros alimentos y platos a los que NO estoy dispuesta a renunciar. Por eso, y así lo veis en mi blog continuamente, me dedico a buscar versiones saludables de platos que de otra forma seguramente no comería. ¿Ejemplos? Hamburguesas/kebabs/pizzas caseras, helados, untables, salmorejo, salsa bolognesa, risottoPues bien, hoy le toca el turno a… LA MERMELADA.

Para la mermelada no había encontrado sustituto saludable ¡hasta ahora! Vi varias recetas publicadas sobre ello y me decidí a intentarlo. ¡Cómo no se me había ocurrido antes! Pondremos algo de azúcar, pero sustituimos la elevadísima cantidad de ella que requieren las mermeladas tradicionales para tener su textura espesa, por semillas chia. Las semillas chia tienen unas propiedades nutricionales excepcionales, son consideradas un “superalimento”, como os contaba en este otro post. No tienen sabor alguno, simplemente son nutritivas y, al ser capaces de retener hasta 10 veces su volumen en agua, dan la clave a la textura.

¿Por qué le doy tantas vueltas si ya existen mermeladas “light”? Os remito de nuevo al post sobre el azúcar, donde os explicaba los problemas que conlleva el consumo de edulcorantes, que es lo que llevan estas mermeladas diet en un 50%.

Os animo a preparar esta maravilla, que podréis tomar a cucharadas sin cargo de conciencia alguno, sobre tostadas, con yogur, con cereales, con quesos fuertes, paté…

Ingredientes (para 2 tarritos):

  • 500 gr de fruta madura como fresas, frambuesas, moras, o melocotones, o una mezcla de todos ellos
  • 2 cucharadas de zumo de limón
  • 3 cucharadas de azúcar o de miel
  • 2 cucharadas de semillas chia

Continue reading

Bizcocho integral 100%

Hola amigos!

Comenzamos semana con una receta de desayuno 🙂 .

Hacía muchísimo que no preparaba un bizcocho en casa, con lo buenos que salen y lo rematadamente fácil que es hacerlos! Cuando elaboramos un bizcocho en casa, aunque no es el desayuno o merienda más sano del mundo, es cierto que estamos contribuyendo a  que nuestra familia o invitados se alimenten con algo bastante más saludable que si fuese una versión comprada.

Sin ánimo de ser una aguafiestas, hoy os voy a contar los ingredientes del famoso bizcocho Mildred de chocolate (que no puede estar más rico, dicho sea de paso, pero es que ese factor no debe ser nuestra guía alimentaria…):

Azúcar, huevos, grasa de palma, harina refinada, cacao, manteca pura, >10 aditivos.

Quizá del listado anterior sólo os parezca “mal” la grasa de palma, pero es que resulta que el azúcar es el primer ingrediente de la lista (cuanto más al inicio significa que más cantidad contiene el producto), cuando en versiones caseras en ningún caso el azúcar es lo que más le ponemos! Por otro lado, tiene una cantidad incluso aburrida de aditivos (conservantes, edulcorantes, aromas, emulgentes…). Total, que o hacemos el bizcocho en casa o debemos ser conscientes de lo que nos estamos comiendo!

Para el bizcocho que hoy os presento, utilicé harina integral y azúcar moreno, para hacerlo más saludable dado que ambas versiones son mejores desde un punto de vista nutricional. El sabor apenas se altera, en mi caso me parece que le da un toque más sabroso de hecho. Probadlo y me contáis!

Os dejo también otras recetas de bizcocho y magdalenas caseros de este blog:

Ingredientes (para 1 bizcocho normal, en molde alargado):

  • 3 huevos
  • 1 yogur entero natural sin edulcorar ni azucarar
  • media medida del yogur, de aceite de oliva (es decir, cuando hayamos vaciado el yogur en el bol, lo llenaremos por la mitad con aceite, y así con los demás ingredientes)
  • 1,5 medidas del yogur, de azúcar moreno
  • 3 medidas del yogur, de harina integral
  • 1 sobre de levadura de repostería (tipo royal, no la de panadería)
  • opcional: ralladura de limón, canela, pepitas de chocolate, un puñadito de copos de avena, pasas, nueces troceadas, arándanos secos…

Preparación:

Precalentamos el horno con calor arriba y abajo a 180º (es esencial mantener esta temperatura: es la perfecta para que no se rompa, “suba” y se cocine de manera homogénea con un ligero tostado por encima).

  • Si tenemos prisa o nos da “pereza”, trituramos todos los ingredientes con una batidora en un bol grande, siendo el último la harina mezclada con la levadura, y dejando los ingredientes “opcionales” sin triturar.
  • Si podemos dedicarle unos minutillos más, queda más esponjoso si lo batimos a mano con unas varillas y pasamos la harina+levadura previamente por un colador grande (lo que se llama “tamizar”). Los ingredientes opcionales los incorporaríamos al final, después de la harina+levadura.

Engrasamos con un hilillo de aceite y un papel de cocina (o con los dedos) un molde rectangular alargado (de cristal tipo Pyrex o de silicona de calidad), y volcamos en él la mezcla.

Introducimos en el horno y lo dejamos aproximadamente 30 minutos, SIN ABRIR EL HORNO (si lo abrimos, automáticamente bajará, sin solución). Pasado ese tiempo, lo abrimos, pinchamos el bizcocho por la parte más gruesa hasta el fondo: si sale limpio, significa que ya podemos apagar el horno y sacarlo; en caso contrario, lo dejaremos 5 minutos más o hasta que salga limpio el cuchillo.

Dejamos reposar 5 minutos para que pierda temperatura, metemos un cuchillo por los lados para ayudar a desmoldar y lo volcamos en una fuente.

Cuando esté un poco más templado, espolvoreamos azúcar glass por encima.

A disfrutar!!!

Cloud eggs (huevos nube)

Hola amigos!

Hay días que me despierto y la cabeza no me sugiere nada más allá de un té y unas tostadas… pero también hay días que me levanto con muchísima energía y ganas de “currarme” un desayuno… Para esos días en los que os apetezca dedicarle un ratillo(tampoco demasiado!) o que os despertéis tarde y os apetezca daros un homenaje en forma de brunch, os propongo preparar estos huevos tan vistosos!

Se trata de un desayuno que se ha puesto muy de moda últimamente, los “cloud eggs”. Los he visto tantísimas veces en Instagram y distintos blogs que no podía dejar de probarlos, y dado el éxito que tuvieron he decidido compartirlo con vosotros 🙂 .

Se trata básicamente de una forma de hacer los huevos en el horno y con la clara batida a punto de nieve. Esta original forma de hacerlo resta calorías (no utilizas aceite) y además queda súper vistosa!

¿Os animáis, no?

Ingredientes (para 2-3 personas):

  • 3 ó 4 huevos
  • 1 cucharadita de sal (muy pequeña)
  • pimienta negra molida
  • tostadas de vuestro pan favorito (os sugiero algún pan integral de trigo o centeno de barra de calidad, un thin…)
  • algo de proteína para acompañar: salmón ahumado, jamón de york, bacon, algún queso que os guste…
  • opcional: aguacate, semillas…

Continue reading

Vasitos de chia con frutas

Buenos días amigos!

Vuelta a la rutina después de este largo puente… Hemos pasado unos días en Roma y ha sido fantástico, próximamente me animaré con algunos platos que me han gustado mucho allí! Si tenéis instagram, en @varianity_as os doy bastantes consejos gastronómicos sobre esa maravillosa ciudad 🙂 .

Vamos a lo que veníamos…

Hace tiempo publiqué 2 recetas con chia:

Crema de coco

Chia pudding de fresas y plátano

Dado que os gustaron bastante y que aportan un montón de beneficios (los podéis ver en el 2º link), hoy os presento otra opción, que consiste en presentarlo en vasitos transparentes, con 3 capas y con las frutas cortaditas por encima.

Me encanta el pudding de chia porque, aparte de que está muy bueno, se mezcla por la noche y a la mañana siguiente ya tienes tu desayuno rico esperando! 🙂

Ahora veréis!

Ingredientes (para 2 raciones):

  • 3 cucharadas de semillas chia
  • 1 vaso de leche (la que empleéis normalmente)
  • 1 plátano grande o 2 pequeños
  • frutas sabrosas a vuestra elección: fresas, frutos rojos, kiwi, mango, mandarina…
  • 1 chorrito de miel

Continue reading

3 smoothie bowls de 3 colores

Muy buenos días amigos!

Hace no mucho que empecé a experimentar con los smoothie bowls… Detrás de ese nombre tan exótico y esas fotos tan bonitas que inundan revistas y redes sociales se esconde nada más y nada menos que un zumo, pero con la particularidad de que son más espesos que los zumos (y que los smoothies), de forma que lo tomamos con cuchara.

Aparte de todos los beneficios de los zumos (fibra, vitaminas, minerales…), los smoothie bowls son súper recomendables en términos de rapidez y de saciedad: nos sirven de “plato único” en el desayuno, ya que al tomarlo con cuchara veréis que es más espeso, tardas bastante más en tomarlo y llena… Y dura la saciedad…

Dicen los “expertos” en este tipo de preparaciones que lo ideal es que lleven todos los nutrientes, lo que siendo básicamente fruta puede parecer complicado, pero fijaos:

  • Hidratos, Vitaminas, Minerales: agrupo estos 3 porque son los más fáciles de conseguir, dado que la fruta es esencialmente la mezcla de ellos…
  • Proteínas: poniendo un chorrito de leche de almendras, o como toppings frutos secos (son proteína+grasa), semillas chia, o quinoa inflada
  • Grasas: poniendo un chorrito de leche de coco, o manteca de coco, frutos secos sueltos o en manteca (son proteína+grasa) como mantequilla de cacahuete, almendras o anacardos

Sin más dilación, paso a daros la receta BASE de mis 3 smoothie bowls favoritos:

Continue reading