Crema de calabaza, alubias y especias

Muy buenos días amigos, ya estamos en el ecuador de la semana!!!

Como sabéis, soy una gran amante de las cremas de verduras para tomar como plato único.

Para que un plato pueda considerarse “plato único”, debe contener hidrato, proteína y grasa. Con una crema de verduras, la proteína es lo que suele cojear más (las verduras son los hidratos y la grasa el aceite de pocharlas). Entonces, cómo conseguirlo?

Hay varias opciones, pero mis favoritas son:

1) Dejándola espesa (poniendo menos agua antes de triturarla) y poniendo por encima un huevo (duro o poché). Lo de dejarla espesa es simplemente para que el huevo se sostenga en la superficie jeje.

2) Añadirle pipas, frutos secos o levadura nutricional por encima, de forma generosa.

3) Meter entre sus ingredientes (triturado con todo) alguna legumbre. Como habéis visto en otras recetas de este blog, y como hoy os enseño.

Está DELICIOSA esta combinacióm, probadla y me contáis!!!

Ingredientes (para 6 raciones):

  • 400 gr de calabaza (puede ser asada o cruda)
  • 400 gr de alubias cocidas (1 bote grande de cualquier variedad)
  • Especias:
    • 1 cucharadita de tomillo
    • Pimienta al gusto
    • 1 cucharadita de ajo seco en polvo (lo venden también donde las especias)
    • 1 cucharadita de jengibre seco en polvo (idem!)
  • 1 cucharadita de sal
  • Agua (luego veremos cantidad)

Preparación:

Esta receta es tan simple como poner a cocer todos los ingredientes juntos troceados (las alubias, enjuagadas sobre un colador con agua del grifo), con agua que los cubra 1 dedo por encima hasta que la calabaza esté tierna.

Unos 20 minutos serán suficientes (en thermomix, programad 20 minutos temperatura 100 grados velocidad 1-2).

Si la calabaza está ya asada, podéis dejarlo 10 minutos en lugar de 20, pero sí que conviene que cueza todo junto al menos ese tiempo para que se integren bien los sabores.

Trituramos hasta obtener una consistencia cremosa (en thermomix 1 minuto a velocidad 10).

Delicioso!!!

Coleslaw saludable (ensalada americana)

Hola amigos!

Esta ensalada la preparo muchísimo en casa. No la había publicado antes porque es tan fácil que me daba hasta apuro, pero el otro día os la enseñé en Instagram como guarnición de unas alitas y triunfó un montón!

La verdad es que es un acompañamiento súper socorrido y que sorprendentemente gusta a todo mundo, a pesar de que la col/repollo no es santo de devoción de muchos…

Más ventajas:

  • Se prepara muy rápido y puedes guardarla en la nevera hasta 4 días (duplica cantidades si quieres!)
  • Es muy oportuna para dar salida a repollos (cunden tanto que tienden a quedarse mustios en la nevera)
  • Queda genial como acompañamiento de carnes frías (ver ideas concretas y links al final del post) y también de pescados a la plancha.

Vamos?

Ingredientes (para 3-4 raciones de acompañamiento):

  • 1 trozo de repollo/col de unos 150 gr
  • 1 zanahoria grande o 2 pequeñas
  • 1 chirivía o 1 trozo de apionabo – si no los encontráis, poned un poco más repollo y zanahoria
  • NOTA PARA VAGOS: venden bolsitas con estas verduras ya cortadas en bastoncitos, ya sea juntas o por separado

Para la salsa:

  • 1 yogur natural sin endulzar (100-125 gr aprox)
  • 1 cucharada sopera de mostaza
  • 1 cucharadita de curry (opcional pero le da un toque mucho más rico!)
  • 1 cucharada de aceite de oliva
  • 1 cucharada de vinagre (cualquiera que no sea balsámico)

Preparación:

En caso de haber comprado las verduras por separado (no cortadas y en bolsitas), comenzamos lavándolas muy bien. La zanahoria podéis pelarla si queréis.

Ahora tenemos que hacer bastoncitos muuuy finos con todas las verduras. Para ello podéis utilizar desde un cuchillo hasta una mandolina de las que hacen tiras (la mejor opción), o si no tienes paciencia trocearlas en 4 y meter en la thermomix 3 segundos a velocidad 5. En este último caso, evidentemente no quedarán bastoncitos, pero más rápido sí que es jejeje.

Por otro lado, en el cuenco grande o ensaladera donde vayamos a servir la ensalada ponemos todos los ingredientes de la salsa y removemos bien. Podéis hacerlo en un cuenquito aparte, pero de esta forma te evitas ensuciar cacharros extra.

Incorporamos las verduras a la salsa y removemos bien. Como véis, y al contrario de lo que ocurre con la mayoría de ensaladas, no os indico que aliñéis en el momento justo anterior a comer, ya que en este caso los ingredientes no se ponen lacios. Así que como prefiráis 🙂 .

Metemos en la nevera hasta que comamos, se conserva bien 4 días incluso aliñada.

Lista para comer como acompañamiento de unas alitas, un lomo de cerdo a la sal, un fiambre de pollo casero, o un simple filete a la plancha!

 

Alitas de pollo perfectas

Hola amigos!

A quién no le gustan las alitas?? Es una de esas cosas que no tienes que preguntar cuando te apetece pedir para picar, verdad? Jejeje.

La verdad es que son uno de esos platos que solía dejar “para pedir en restaurantes”, o para disfrutar en barbacoas, porque me daba la impresión de que no me iban a quedar como esperaba…

Está claro lo que todos buscamos: que queden crujientes por fuera y tiernas por dentro. Aparte de sabrosas y sin que sean una bomba de aceite. Ok. Entonces pensemos cómo evitar que salgan así!

  • Clave n°1: secarlas antes de ponerles nada. Por supuesto, sin que tengan plumas.
  • Clave n°2: hornearlas en lugar de freírlas.
  • Clave n°3: hornearlas de determinada forma, es decir, no a cualquier temperatura ni tipo de horneado, sino como os sugiero más abajo…

La receta que os propongo es con especias. La encontré en el libro “Las recetas de Miri”, de la concursante de MasterChef. Os lo recomiendo un montón, está lleno de recetas riquísimas y saludables! En cualquier caso, si no tenéis especias, quedan igualmente deliciosas con sal y pimienta.

Ingredientes (para 2-3 personas):

  • 1 kg de alitas de pollo (parece mucho, pero gran parte es hueso y grasa que se deshace!)
  • 1 cucharadita de sal
  •  especias (media cucharadita de cada aprox):
    • Orégano (o tomillo o romero)
    • Pimentón
    • Ajo seco en polvo
    • Curry
    • Pimienta

Continúa leyendo Alitas de pollo perfectas

Rocas de chocolate

Hola amigos!

Con este post termino mi serie de recetitas ricas que he preparado para las fiestas navideñas. Tenía muchísimas ganas de compartirlas, ya que no solo son para fiestas u ocasiones especiales sino que sirven perfectamente durante todo el año!!!

Centrándome en la receta de hoy…

Las preparé en Luxemburgo y se las llevé a mi madre metidas en papel transparente y cerradas con un lacito (qué pena que no hice foto!!!). Os aseguro que su primera impresión fue que eran de una confitería de lujo… Luego le reconocí que las había hecho yo y que las puede hacer hasta un niño de 5 años, y se sorprendió tanto que pensé: “pues me guardo la idea para regalar cuando vaya a alguna cena!”. Para otra cena que tuve las llevé en un bote de cristal y también quedo ideal.

Aunque son bastante adictivas, lo curioso es que sacian enseguida, ya que el arroz inflado es bastante voluminoso y te hace parar de comer mucho antes que si fuese chocolate tal cual. Por lo menos, en casa es la impresión que nos ha dado!

Vamos allá!!!

Ingredientes (para 10 roquitas – os recomiendo duplicar o trpilicar las cantidades utilizando chocolates de distintos colores):

  • 100 gr de chocolate a vuestro gusto (nutricionalmente es mejor el negro de mas del 85%, pero poned el que os guste)
  • 2 puñados de arroz inflado (pueden ser rice krispies o arroz inflado integral de herbolario)
  • opcionales:
    • 1 cucharada sopera de aceite de coco (ayuda a que endurezca mejor y nos aporta otros beneficios nutricionales)
    • frutos secos y/o frutas deshidratadas tipo pasas, orejones, arandanos…
    • uno de los siguientes – ralladura de naranja, canela, jengibre…

Preparación:

Colocamos el aceite de coco (si lo usamos) y el chocolate troceado en un cuenco y lo derretimos en el microondas 1 minuto. Abrimos, removemos y metemos otros 30 segundos. Repetiremos esto en tandas de 30 segundos hasta que esté totalmente derretido. OJO, si nos pasamos se quema y hay que tirarlo!

Si vais a querer hacer rocas diferentes entre sí, pasad parte del chocolate derretido a otro cuenco.

Incorporamos al cuenco (o cuencos) el arroz inflado y los ingredientes opcionales (si decidimos incluirlos) – frutos secos, frutas deshidratadas, ralladura/canela/jengibre…

Como decía antes, si queréis hacer rocas diferentes, poned los ingredientes en cuencos separados. Por ejemplo, unas rocas pueden llevar choco negro, arroz y ralladura de naranja; otras pueden llevar choco blanco, arroz, y almendras.

Removemos bien con una cuchara o espátula.

Ahora toca hacer los montoncitos y meterlos en la nevera. Para ello tenemos 2 opciones: 1) ir poniendo cucharadas de mezcla (1 cucharada = 1 roquita) en una bandeja forrada con papel de horno, o 2) poner cucharadas en moldes de muffin pequeños.

Introducimos en la nevera y dejamos como minimo 1 hora para que endurezcan.

LISTO!

Podéis is guardarlas en la nevera o fuera de ella en un tarro de cristal (queda precioso!). Si es que no os las coméis antes, os durarán en perfecto estado el mismo tiempo que unos bombones o tableta de choco – 1 mes?

Rollo de pollo

Hola amigos!

Os traigo otra idea que también he preparado estas fiestas y que ha chiflado! De hecho, tengo uno en el congelador y estoy deseando sacarlo jejeje. Adoro cocinar de más y congelar – mismo esfuerzo te evitas cocinar otro día!

Por si el nombre de la receta os tiene despistados, os cuento. Se trata de un fiambre o pastel de pollo, como prefiráis llamarlo, que se toma frio y que NO pretende sustituir al jamón york, sino ser la parte proteica de una comida. 3 rodajas generosas de este pastel y una ensalada potente o unos pimientos asados te solucionan la comida/tupper o cena, y verás que habrás tardado bien poco!

Otra idea muy buena es llevarlo a una comida que os pidan que aportéis algo. Gusta siempre y no hace falta calentarlo.

Veréis en el listado de ingredientes que os propongo meterle alguna fruta desecada tipo ciruela pasa: hacedme caso, aunque no os gusten mucho con este fiambre quedan genial!!!

Animaos!!!

Ingredientes (salen 2 rollos, que dan para 3 raciones cada uno):

  • 500gr de carne picada de pollo o pavo (pechugas de pollo o de pavo picadas por el carnicero, mejor no de bandejita ya que incorporan muchísimos aditivos)
  • 150gr de jamón serrano en hilitos o taquitos
  • 100gr de jamón de York, o 100 gr más de carne
  •  2 huevos
  • 30 g de vino fino o similar
  • pimienta
  • Pizca de nuez moscada
  • Opcional pero muuuy recomendable: 6 ciruelas pasas u orejones (o ambos)

Seguir leyendo…

Ensalada con pera caramelizada y queso gorgonzola

Hola amigos!

Aquí me tenéis de vuelta de vacaciones! He estado bastante activa en Instagram, pero reconozco que por aquí no me he dejado leer 😉 . Espero compensaros jejeje.

La vuelta después de vacaciones largas (verano, Navidades) siempre suele ser algo durilla, ya que –aparte de que hemos sido muy felices con el cerebro en offsolemos volver con el estómago agrandado y hábitos de comer mucho y muy contundente.

Por ello, mi enfoque desde hace años (y que me funciona genial) es volver a la rutina sin hacer dietas raras pero si enfocándome en comer cosas saciantes (para no pasar hambre) pero saludables. Vamos, más o menos las recetas que suelo publicar en este blog pero tratando de espaciar/evitar las más “guarrindongas” (bechameles, guisazos de legumbres con chorizo, pasta tipo carbonara, postres…).

Como es el caso de esta ensalada, que por cierto la llevé a la comida de Navidad y triunfó un montón. Se la medio-copié a Cristina Ferrer (adoro su perfil de Instagram!) y me encanta, queda muy vistosa, los ingredientes son sencillos y saciantes, y es facilísima de preparar. Podéis tomarla como cena tal cual o acompañando una tortilla francesa o una pechuguita de pollo.

Ingredientes (para 4-6 raciones):

  • 1 bolsa de canónigos (4-6 puñados generosos, podéis escoger otra hoja verde que os guste)
  • 1 lata de pera en almíbar (si no la encontráis, podéis emplear 2 peras maduras de alguna variedad acuosa como la conferencia)
  • 1 cuña de queso gorgonzola (sustituible por queso de cabra tipo rulo, cantidad a ojo)
  • 2 puñados de frutos secos variados al gusto
  • Aceite de oliva
  • Vinagre de jerez
  • Mostaza
  • Sal

Preparación:

Lo único que hay que preparar realmente en esta receta es la pera caramelizada. Para ello, ponemos a calentar a fuego medio una sartén grande o plancha. Abrimos la lata de pera (o pelamos las peras y las cortamos en 2, sin pepitas) y las ponemos en la sartén sin el líquido. OJO, no tiréis el líquido porque lo vamos a emplear en el aliño! Las dejamos un rato por cada lado sin removerlas, hasta que veamos que les sale una costrita.

Mientras, podemos ir colocando los restantes ingredientes en una fuente amplia. Para esta ensalada recomiendo servirla en una fuente amplia en lugar de en un bol, ya que queda muy bonita y porque los ingredientes son delicadillos y se romperían… El orden que os propongo es el que veis en la foto: primero, una cama de canónigos > luego el queso > luego intercalamos los frutos secos > y la pera (troceada mas pequeñita) cuando esté templada.

Preparamos el aliño mezclando a nuestro gusto aceite, vinagre, sal, mostaza yyyyy 2 cucharadas del almíbar de la lata de pera (si empleamos pera natural, ponemos un chorrito de miel, o nada). Como siempre, poned el aliño justo cuando vayáis a comer (en este caso prefiero servirlo en un cuenquito para que cada uno se sirva).

Podéis dejarla lista en la nevera con antelación, aunque si queréis que sea de un día para otro os recomiendo que no juntéis los ingredientes del todo para que las hojas no queden lacias.