Crema de zanahorias, lenteja roja y cúrcuma

Muy buenos días amigos!

Ya sabéis mi pasión por las cremas de verduras y la infinidad de variaciones que se pueden hacer para no repetir una y otra vez calabacín-patata-cebolla o en general cualquier cosa-patata-cebolla…

Hace no mucho (como os mostré en esta crema de brocoli y garbanzos, en esta de esparragos blancos y alubias, o en este puré de lentejas amarillas) he descubierto la gran idea de incorporar legumbres a las cremas o purés de verduras, haciéndolas más consistentes y convirtiéndolas en un plato que, si queréis, puede ser único (no olvidéis que las proteínas no se encuentran solo en los filetes, las legumbres son una fuente fantástica!).

Nos hemos aficionado a cenar cremas de este estilo, y es un gusto porque con un solo plato (sirviéndote si quieres más cantidad que lo normal), le pones unas pipas por encima o algún fruto seco o semilla que te guste, o un huevo poché si te animas, y listo!

La de hoy quizá os suene rimbombante, pero nada más lejos de la realidad: las lentejas rojas (o amarillas, la cuestión es que sean lentejas sin piel) las encontráis hasta en mercadona y la cúrcuma es una especia que seca y molida se encuentra con la misma facilidad que el orégano…

  • Las lentejas rojas son una legumbre muy utilizada en Asia (para curries y demás), y tienen la ventaja de que al no tener piel no requieren remojo previo, por tanto para los despistadillos que nunca se acuerdan de dejar las legumbres en agua la víspera ni de sacar las cosas del congelador jeje, estas lentejas son una idea estupenda 🙂 .
  • La cúrcuma, de la que os he hablado mil veces dado que es la que da color amarillo al curry, es una especia que parece tener propiedades súper saludables, siempre y cuando la consumamos acompañada de pimienta negra, ya que esta ayuda a su absorción. Si la encontráis fresca (no es muy habitual pero la hay, se parece al jengibre) compradla y la añadís pelada.

Vamos allá, no?

Ingredientes (para 6 raciones):

  • 4 cucharadas soperas de lentejas rojas (o amarillas, las normales requerirían remojo y alterarían el sabor deseado en esta crema)
  • 600 gr de zanahorias
  • 2 cucharaditas (rasas) de cúrcuma
  • pimienta negra al gusto (no olvidar, es clave para que la cúrcuma nos aporte beneficios)
  • 1 cebolla o puerro
  • 2-3 dientes de ajo
  • 2 cucharadas de aceite de oliva
  • 2 cucharaditas de sal o 1 pastilla de caldo sin grasa de palma ni glutamato
  • Agua (luego veremos cantidad)
  • Opcional, para darle picantito: 1 cucharadita de semillas de mostaza y otra de copos de chile (cayena picada)
  • Para poner por encima (opcional) – pipas de calabaza o girasol, nueces o avellanas picadas, semillas variadas, huevo poché…

Continue reading

Crema de setas y castañas

Hellooo

Cada día soy más fan de cenar cremas contundentes y ricas. Es sanísimo y si las preparas diferentes no echas de menos ningún plato más: una frutita o yogur y a descansar!

Cuando empecé con el blog pensé que algún día se me acabarían los contenidos, sobre todo del apartado de cremas de verduras, y precisamente es en este apartado donde más recetas pendientes de hacer tengo, qué curioso verdad?

La receta de hoy es deliciosa, de sabor muy intenso, y espesa gracias a la acción de las castañas. Aportan un suave sabor, al tiempo que dan contundencia, saciedad y todos los beneficios de los frutos secos! Me inspiré en el recetario de cremas de 24zanahorias, os animo a visitar su web, es una pasada!

Ingredientes (para 4 raciones):

  • 500 gr de champiñones o setas a vuestro gusto (sirve el típico surtido congelado)
  • 150 gr de castañas cocidas o asadas (las venden así en mercadona por ejemplo)
  • 1 cebolla grandecita
  • 2 dientes de ajo
  • 1 cucharada sopera de tomillo
  • 1 pastilla de caldo sin glutamato ni grasa de palma, o 2 cucharaditas de sal
  • 500-600 ml de agua
  • Aceite de oliva
  • Pimienta negra

Preparación:

Ponemos a calentar un chorro de aceite a fuego medio en una cazuela amplia.

Pelamos la cebolla y el ajo y los picamos en trozos pequeños sin ser diminutos. Los agregamos a la cazuela y los pochamos durante 7 minutos.

Mientras, lavamos muy bien los champiñones/setas para quitarles la tierra y los cortamos por la mitad. Los incorporamos a la cazuela y dejamos 3 minutos más a fuego fuerte.

Agregamos las castañas, tomillo, pastilla/sal, pimienta.

Y cubrimos con agua sin pasarnos.

Dejamos que cocine 10 minutos tapado y después trituramos hasta que quede una crema sedosa (en thermomix 1-2 min velocidad 10).

Al servir, podemos espolvorear con más tomillo y podemos ponee algún champi que no hayamos triturado, y pipas o semillas.

A disfrutar!!!

➡ Dura 4 días en la nevera, pero también podéis congelarla. Simplemente recordad que cuando la descongeléis se quedará separado el agua de lo demás, bastará con teiturarla de nuevo o calentarla removiendo con unas varillas (no la llevéis del congelador al trabajo, por ejemplo).

Crema de tomate y albahaca con parmesano

Buenos días lectores!

¿Conocéis a alguien al que no le guste la mezcla de tomate, queso y albahaca? Seguramente no… y es una maravilla porque estamos hablando de ingredientes saludables, fáciles de encontrar, baratos, y para los que hay infinidad de recetas fáciles!

Esto podemos aprovecharlo para cuando tengamos invitados, adultos o niños, y queremos triunfar sin arriesgar, como en esta crema/sopa que vi como sugerencia navideña en Veggie Booggie y enseguida decidí preparar para una cena con amigas.

➡ OS INVITO A PREPARAR ESTE TIPO DE PLATOS, CONTUNDENTES PERO SALUDABLES, CUANDO RECIBÁIS EN CASA EN ESTAS FIESTAS!

Las sopas o cremas de tomate se suelen hacer asándolos en el horno en lugar de cociéndolos en agua. En general, todas las cremas de verduras se pueden hacer asándolas, y diréis “y para qué?”, pues muy sencillo: porque al asarlas su sabor se multiplica por 1000 y porque puedes asar cantidades grandes a la vez. Además, no se tarda más tiempo dado que no hay que sofreír nada ni esperar a que cueza nada, y te puedes despreocupar totalmente durante el tiempo que tardan!

Manos a la obra!

Ingredientes (para 6 raciones):

  • 6 tomates maduros
  • 2 zanahorias (no son imprescindibles pero dan cremosidad y un toque de sabor muy rico)
  • 1 diente de ajo (opcional)
  • 1 cebolla pequeña
  • 1 puñado generoso de albahaca fresca
  • sal
  • pimienta negra
  • aceite de oliva virgen extra
  • queso parmesano/grana padano rallado o en lascas
  • 2 vasos de agua

Continue reading

Crema de apionabo y puerro

Hola amigos!

Hace unas semanas os retaba por Instagram (varianity_as) a ver si adivinábais lo que era un alimento que compré… Al final os conté lo que era: APIONABO, CELERI O CELERIAC. Y os avanzaba lo que pensaba cocinar con él… Voilá, aquí tenéis la receta!

La gente a la que nos gusta dedicar tiempo a leer sobre cocina, cocinar, visitar mercados etc tenemos especial debilidad por los productos nuevos para nosotros. Por más que lea, cocine o visite restaurantes o mercados, siempre me quedan muchos por conocer, es una maravilla!

Al haber cambiado de país, estoy descubriendo un montón de vegetales. El proceso es:

  1. los veo en el puesto, y digo “uy qué es eso?”
  2. leo la etiqueta y pienso “no me suena de nada”
  3. busco su traducción al español, por si fuese esa la causa
  4. vale, no, no es esa la causa, es una hortaliza nueva para mí! yuhuuuuu!
  5. llego a casa y pienso: “ahora qué hago con esto?”
  6. miro y remiro por internet en webs españolas y extranjeras hasta que doy con algo que me suena bien 🙂

En concreto aquí existe una variedad de tubérculos infinita, este es el primero con el que me animo pero seguramente no será el último! Los hay de multitud de colores y tamaños, morados, blancos, naranjas… Es genial!

Os cuento un poco sobre este tubérculo, que también podéis encontrar en España eh? En supermercados grandes tipo carrefour, online y en mercados grandes. No dejéis de probarlo si lo véis porque es súper versátil!

Se trata nada más y nada menos que la raíz del apio!! Mirad, os muestro la foto:

Lo llaman “el patito feo del mundo vegetal”, el “unsexy”, el “hobbit”, por evidentes razones jeje. Pero ya sabemos que las apariencias engañan así que… Veamos qué se esconde tras él, aparte de un sabor muy similar al del apio. Se compone esencialmente de agua, vitaminas y minerales, siendo muy bajo en hidratos de carbono (proteínas y grasas casi nada), por tanto viene bien si buscamos perder o mantener nuestro peso porque además espesa cremas, purés etc. Por su contenido en determinados minerales y vitaminas, es bueno para reducir la tensión y para fortalecer los huesos, además de tener efectos antioxidantes.

En otras palabras, cunde un montón, sacia siendo ligero y está delicioso! La forma en la que lo he preparado es tipo vichisoisse, pero añadiendo también comino. Es creación propia y está súper buena…

Ingredientes (para 6 raciones):

  • 3 puerros pequeños
  • medio apionabo (son grandes)
  • 1 patata
  • 1 vaso de leche
  • agua
  • aceite de oliva
  • 1 pastilla de caldo sin grasa de palma ni glutamato, o 2 cucharaditas de sal
  • 2 cucharaditas de comino (opcional pero recomendable)

Continue reading

Pho (sopa vietnamita)

Hola a todos!

Mira que hago sopas… mira que hago caldos… hasta soy la encargada de preparar el consomé de Navidad en mi familia política! Nos gustan muchísimo, y siempre que los hago pienso que me he superado sin mérito alguno, están tirados de hacer! 😂

Pues bien, el otro día compré varios ingredientes nuevos para mí (fue de esas veces que me entran ataques de comprar productos extraños) y cuando me puse a investigar recetas para probarlos me encontré con este caldo vietnamita.

El pho (pronunciado “fu”) es un caldo-sopa originario de Vietnam que se prepara de muy diversas formas, pero en todas ellas coinciden las especias, la salsa de pescado, los fideos y las guarniciones/condimentos frescos que se añaden al servir.

Es de las cosas más buenas que he probado en el campo de caldos y sopas, supongo que también el factor “sorprendente” contribuyó. Lo preparé el domingo pasado, que volvíamos de viaje tras comer mucho todo el fin de semana, y de verdad que nos sentó genial y nos ayudó a dormir genial! Por todo lo anterior, os animo encarecidamente a probarlo: lo repetiréis una y otra vez.

Puede ser una cena estupenda (plato único) o un primer plato si tenemos mucha hambre, en cuyo caso pondría un segundo no muy contundente ya que la sopa lleva fideos, carne…

➡ Os recomiendo preparar esta receta en la olla express (a presión), ya que los sabores quedan mucho más concentrados y, si no, necesitaríamos un tiempo que quizá no estéis dispuestos a dedicar…

➡ Antes de que me regañéis, vamos a hablar de algunos de los ingredientes raros, o que al menos yo no tenía hasta que preparé la sopa… Me paso exactamente igual que con la sopa miso: compré aquel día pasta miso, aceite de sésamo y algas wakame y desde entonces siempre tengo en la cocina, nada como experimentar! Todos ellos los venden en tiendas orientales pero también en secciones internacionales de hipermercados tipo Carrefour o Hipercor (en mercadona ninguno, al menos de momento…):

  • Salsa de pescado – se trata de una salsa muy utilizada en la gastronomía asiática. Está hecha a base de pescado fermentado (al igual que la salsa de soja, que se elabora con habas de soja fermentadas). Confiere un sabor súper difícil de explicares a los platos, NO A PESCADO, y su olor en crudo es súper extraño. Aunque se use en poca cantidad, es totalmente imprescindible en esta receta, si prescindimos es como si hacemos un wok oriental y no le ponemos salsa de soja… Además es muy barata y dura mucho.
  • Salsa sriracha – seguro que habéis visto este bote de salsa (sale en la foto inicial del post) en mil restaurantes orientales, ya que es la típica que te dejan en la mesa para que lo añadas a tu gusto. Es el equivalente al tabasco mexicano pero en versión tailandesa, ambas hechas con chiles. Pica muchísimo pero le da un sabor muy rico a todo! También dura mucho, es como tener ketchup en la nevera.
  • Fideos de arroz – son una especie de espagueti pero mucho más finos y suelen estar hechos de arroz u otros cereales. También se llaman fideos cristal. Aunque vienen secos no es preciso cocerlos: basta con hidratarlos con agua hirviendo en un cuenco.
  • Especias – algunas de ellas seguramente no las conozcáis, pero las venden en los mismos sitios que os decía más arriba. Os servirán para preparar mil curries (coriandro), infusiones y postres (hinojo, anís, clavo), macerados de carne (clavo)… Si no queréis poner todas, las más imprescindibles son el coriandro y el clavo.

Ingredientes (para 6 raciones generosas):

  • 2 pechugas de pollo (no fileteadas), o 2 cuartos de gallina
  • 1 cebolla grandecita
  • 1 trozo de 1 dedo de jengibre fresco (mejor no pongáis jengibre seco en polvo, porque ensuciará el caldo y no dará demasiado sabor…)
  • especias (todas convenientes pero las más imprescindibles son el coriandro y el clavo):
    • 1 cucharadita de semillas de coriandro
    • 1 cucharadita de semillas de hinojo
    • 3 clavos
    • 3 estrellas de anís
  • pastilla de caldo sin glutamato ni grasa de palma
  • 2 cucharadas de salsa de pescado (detalles arriba)
  • 1 nido de fideos de arroz (detalles arriba) o bien fideos de sopa normales
  • 6 ramitas de cilantro fresco
  • 12 ramitas de cebollino fresco
  • salsa sriracha al gusto (detalles arriba, ojo, pica una barbaridad, si no os gusta el picante no la pongáis)
  • aceite de oliva
  • agua (veremos luego cantidad)

Continue reading