Especial verano (vol. I): cremas fresquitas

Hola amig@s!

Hace poquito os pregunté por Instagram qué tipo de recetas os gustaría ver por aquí en el corto plazo, y me quedó clarito que lo que buscamos con estos calores son recetas rápidas y que involucren encender lo menos posible fuentes de calor jejeje. De modo que me he puesto manos a la obra y he preparado varios recopilatorios especiales para el verano que cumplen esas premisas.

Empezamos con el primero de tres: CREMAS.

Y es que las cremas son un recurso maravilloso, porque aunque algunas de ellas requieran cocción (encender la vitro), podemos hacer una gran cantidad y disfrutarlas en varias ocasiones. Si somos pocos en casa, podemos incluso congelar una parte y consumirla en otro momento. Si no queréis encender el fuego, tranquilos, otras muchas de las que os voy a proponer consisten simplemente en triturar, de modo que cero calor y tiempo!

Aparte de ser un recurso muy práctico, las cremas son súper saludables; tened en cuenta que nos estamos metiendo una porción de verduras enorme de una sentada, lo que puede resultar especialmente útil si no somos muy fans de las verduras en casa.

Y por último, otra ventaja de las cremas es que pueden constituir un plato único si les ponemos “toppings” proteicos por encima como frutos secos, pipas o huevo duro picado.

Vamos a ver qué os traigo por aquí…

Sin encender el fuego (triturar y listo):

Encendiendo el fuego y enfriando en la nevera:

Espero que os gusten mis propuestas, recordad que podéis contarme vuestras favoritas en comentarios o por Instagram 🙂 .

Y… no olvidéis que esta semana iré publicando diariamente un nuevo recopilatorio!

Gazpacho de remolacha

Hola amig@s!

De nuevo he buscado y encontrado huequito para saludaros desde aquí 😀. Está siendo una época muy bonita pero también muy intensa; aprender a ser madre y conocer realmente las necesidades de mi bebé no es tan evidente como pueda parecer a ojos de un “no padre”, y eso que tengo 12 sobrinos!

A nivel culinario estoy tirando de congelador y despensa, pero también de recetas que no llevan mucho tiempo y que estén ricas y sean nutritivas, como este gazpacho.

Ojo, con el gazpacho suelo ser muy purista y hago el clásico una y otra vez cada semana, pero viendo una carta de restaurante se me ocurrió hacer este de remolacha y estaba taaaaan rico y cremoso!!! No sabe casi a remolacha, sólo le da un toque dulcecito y cremoso, lo tenéis que probar!

Me acompañáis?

Por cierto: si te interesa otra receta de gazpacho no clásico, aquí tienes la del gazpacho de zanahoria; si buscas alguna crema fría express con remolacha, aquí tienes una en la que la combinamos con zanahoria (casualmente jeje).

Ingredientes (para 4-6 raciones):

  • 500 gr de tomates maduros (variedades pera y canario quedan genial)
  • 500 gr de remolacha cocida (un paquete entero de las que vienen al vacío, líquido incluido)
  • 1 diente de ajo
  • 50 gr de pimiento (verde o rojo)
  • 40 gr de cebolla
  • 60 gr de pepino pelado
  • 30 gr de vinagre (de vino blanco o de jerez, nada de Módena!)
  • 1 cucharadita de sal
  • 50-70 gr de aceite de oliva (el mejor que tengáis)

Preparación:

Simplemente debemos triturar todos los ingredientes hasta que quede cremoso y sin grumitos. En thermomix serían 3o segundos a velocidad 5, y 2 ó3 minutos a velocidad 10.

Listo!

➡ Podéis añadir agua al final si os gusta menos espeso.

➡ Dura 4 ó 5 días en la nevera sin problema.

➡ Y se puede congelar! Después sólo habrá que dejarlo descongelar en la nevera y volverlo a triturar.

Crema de lombarda con manzana y almendras

Hola amig@s!

Empiezo la semana con una receta de cremita de verduras que SÉ que os va a encantar!

Y por qué lo sé? Porque a mí realmente me gustan todos los purés y combinaciones verduriles, así que no puedo servir mucho de referencia en este sentido jejeje, peeero en casa tengo un maridín al que en muchos casos no le hacen tanta gracia, especialmente cuando hablamos de crucíferas (coles)…

Pues bien, esta crema la hice una vez con la mitad de una lombarda y cuando la probó dijo: “uy qué rica, no sabe a lo que parece” – lo cual era un cumplido jejeje. Tanto es así que a las dos semanas empleé el resto de la lombarda en hacer la misma crema, con el mismo éxito! Y aquí la tenéis, para que la disfrutéis tanto como nosotros. OJO, cuando veáis los ingredientes seguramente os sorprendan: tened fe, de verdad, no sabe rara/dulce, para nada!

Si os apetece otra versión de crema de lombarda, os recuerdo esta que compartí con queso azul!

Ingredientes (para 4-6 raciones):

  • media lombarda grandecita (o una entera si es muy pequeña)
  • media manzana (o una entera si es pequeña; o 3 cucharadas de compota de manzana)
  • 1 cebolla mediana
  • 2 puñados generosos de almendras crudas o tostadas (o 50 gr de harina de almendras)
  • aceite de oliva
  • sal
  • pimienta
  • agua (luego vemos cantidad)

Preparación:

Calentamos un chorrito de aceite en una cazuela amplia a fuego medio. Picamos o laminamos la cebolla y la ponemos a pochar con 1 cucharadita generosa de sal 5 minutos.

Lavamos bien la lombarda y la manzana (no hace falta pelarla; si usáis compota os saltos este paso evidentemente) y las troceamos en tamaño mediano.

Agregamos ambas cosas a la cazuela y dejamos que cocine todo 10 minutos a fuego suave y tapado.

Cubrimos de agua (si queréis acelerar, ponedla caliente del hervidor) dos dedos por debajo del contenido de la cazuela y dejamos que cueza 10 minutos más.

Agregamos la pimienta y las almendras/harina de almendras y trituramos el conjunto hasta que quede una textura que los guste. En thermomix sería 1 minuto a velocidad progresiva hasta el 10.

Lista!!!

➡ Se conserva bien en la nevera 4 días. También podéis congelarla, simplemente tened en cuenta que al descongelarla se habrá separado el agua de lo sólido, de modo que habrá que triturarla de nuevo o bien calentarla en un cazo (no directa al microondas).

 

Sopa cremosa de pollo, setas y nuez moscada

Hola amig@s!

Ya os conté hace varias semanas que me compré un libro de sopas (“Sopas”, de la Fundación Alicia) del que estoy totalmente enamorada…

De verdad, cada semana preparo una receta del libro y nunca me han decepcionado, es brutal! Mira que tengo cremas y sopas en el blog, pero en dicho libro hacen unas combinaciones que nunca se me habían ocurrido, aun siendo ingredientes normales y corrientes pero los resultados son excepcionales. Por si os las perdisteis, os dejo debajo las otras 2 sopas de este libro que ya he compartido con vosotros:

La de hoy es otro ejemplo de ello. Súper aromática gracias a la nuez moscada, esta “sopa con trocitos” reconforta con sólo olerla, y nutre lo suficiente como para tomarla de plato único – como veréis lleva verduras, pollo, nata…

Preparadla y tomaos un súper cuenco de este manjar, ya veréis qué bien os va a sentar!!!

Ingredientes (para 4-6 raciones):

  • 3-5 muslitos/jamoncitos de pollo, o cualquier pieza de pollo (preferiblemente con hueso y sin piel, pero no pasa nada)
  • 2 puñados de setas congeladas variadas o unos 10 champiñones frescos
  • 1 zanahoria
  • 1 puerro o cebolla
  • 2-3 tallos de apio
  • 100 ml de nata liquida o leche evaporada (opcional pero muuuy recomendable)
  • 1 cucharadita de sal
  • pimienta
  • nuez moscada (al gusto, pero se pretende que tenga bastante protagonismo en esta sopa)
  • agua (luego vemos cantidad)

Preparación:

Comenzamos retirando la piel al pollo, si es que la tiene.

Lavamos y pelamos bien las verduras que lo requieran, y las troceamos todas en cuadraditos pequeños. Las setas, si son congeladas, no hace falta descongelarlas ni trocearlas.

Ponemos estos ingredientes en una cazuela u olla express, cubrimos de agua 4 dedos por encima y encendemos el fuego al máximo. Dejamos hervir tapado a fuego medio-suave 30-40 minutos (cazuela normal) / 15 minutos (olla express, contando desde que suben los aritos).

Transcurrido ese tiempo, sacamos los muslitos de pollo a un plato y lo desmenuzamos – simplemente queremos retirar huesos, pieles etc y quedarnos con los suaves trocitos de pollo que nos han quedado. Los volvemos a incorporar a la cazuela de la sopa.

Agregamos la sal, la pimienta, la nuez moscada y la nata y dejamos que hierva todo junto 1 minuto más.

Listo para servir!

➡ Podéis dejarla hecha con antelación y conservarla en la nevera 4 días. No creo que quedase muy bien congelada, aunque si no le añadís la nata seguramente sí que quede bien.

Caldo gallego (con y sin Crockpot)

RECETA REEDITADA

Buenos días a todos!

Esta receta fue de las primeras en aparecer en varianity.es, en 2015! Anda que no ha llovido desde entonces… pero la verdad es que mi adoración absoluta por los guisotes sigue intacta!

En aquella ocasión os daba la receta tradicional pero con un toque especial: el caldo transformado en crema. S bien no hay problema en que lo trituréis al final del proceso, lo cierto es que en casa apreciamos los trocitos y no solemos hacerlo…

Hoy también aprovecho para daros las indicaciones para Crockpot, ya que es el modo que he seguido esta vez y con unos resultados de 10! Os dejo enlazado el post sobre la Crockpot por si os interesa saber detalles sobre ella.

Las recetas tradicionales incluyen “unto”, que es un tipo de tocino; no se lo he añadido ya que, como sabéis, trato de aligerar las recetas, y la verdad es que no creo que lo necesite. Pero si os gusta no lo dudéis!

Allá vamos!!

Ingredientes (para 4 raciones generosas):

  • 1 manojo generoso de grelos de unos 200 gr (verdura típicamente gallega, la estrella del plato, los tienen en Hipercor; si no encontráis, poned kale o espinacas)
  • 1 trozo de lacón de unos 200 gr (pedir en la carnicería o charcutería, no es lacón cocido!; si no encontráis, codillo también sirve)
  • 400 gr de alubias blancas cocidas (de bote) – también podéis usarlas secas y vosotros antes
  • 3 patatas medianas
  • Un cuarto de chorizo tipo sarta (también serviría uno o dos chorizos frescos)
  • agua (luego vemos cantidad)
  • 1 cucharadita no muy llena de sal

Seguir leyendo…

Sopa reconfortante de tomate y pollo

Muy buenos días querid@s amig@s un lunes más!

Tras varias publicaciones más contundentes, toca una un poco más suavecita, que nunca están de más!

Alguna vez os he hablado de la costumbre que tenemos en casa de cenar sopas o cremas todos los domingos. Es algo que llevamos muchos años siguiendo y nos encanta, ya que nos ayuda a poner punto y final al fin de semana, en el que comemos más cantidad/más contundente de lo habitual. Sientan genial, y realmente notas que el cuerpo al día siguiente lo agradece!

Hoy os enseño la última que he preparado. Saqué la receta (aunque adaptada) del libro “Sopas” de la Fundación Alícia, un libro nuevo que es una auténtica biblia de las sopas. Os prometo que cuando lo lees te entran ganas de pasarte comiendo sopas y cremas hasta haber probado todas las del libro! 😂

Esta sopita tiene un sabor reconfortante que recuerda a la cocina italiana pero sin la contundencia de un plato de pasta, es súper nutritiva y te hace entrar en calor que no veas!!!

Espero que os guste tanto como a nosotros!

Ingredientes (para 4 raciones):

  • 1 lata de tomate entero pelado (aprox 400 gr)
  • 2 zanahorias pequeñas
  • 1 cebolla o puerro
  • opcional: 1 trozo pequeño de repollo/col, o 1 tallo de apio
  • 2 jamoncitos/muslitos de pollo
  • Opcional: 80 gr de sémola de cuscús precocida
  • Agua (aprox 1 litro)
  • Aceite de oliva
  • 1 cucharadita de sal

Preparación:

Comenzamos picando muy pequeñas las verduras (lo más finas posible), a excepción del tomate. La zanahoria, si queréis, queda muy bien rallada en esta receta.

Las ponemos a pochar en una cazuela amplia, a fuego medio, con un chorro de aceite y la sal, durante 10 minutos removiendo de vez en cuando.

Incorporamos el tomate y su jugo y dejamos que se cocine 5 minutos más, deshaciéndolo con una espátula mientras se va cocinando.

Agregamos el pollo y el agua y hervimos tapado 30 minutos si es cazuela normal o 15 si es olla express (podéis dejarlo más tiempo, estará más rico y concentrado).

Una vez transcurrido el tiempo anterior y justo antes de comer la sopa (no con antelación), opcionalmente, agregamos el cuscús y apagamos el fuego.

Servimos bien calentita!

➡ Podéis dejarla hecha de antemano (menos la parte de agregar el cuscús), se conserva bien 4 días en la nevera.

Crema de boniato y setas

Muuuy buenos días queridos lectores!!!

Tras unas semanas de descanso en el blog (no en Instagram, los que me seguís lo sabéis!), vuelvo a la carga con un montón de ideas nuevas, ricas, saludables y fáciles!!!

El mes de Enero se caracteriza por muchas cosas, siendo una de ellas esa sensación de “mi aparato digestivo necesita un respiro”... Y es que es verdad que en Navidad comemos mucho, comemos cosas más contundentes, y comemos más dulce del que solemos… Y qué hacemos entonces? Dieta detox? NO! Esto es tan sencillo como retomar con nuestras recetas habituales, escogiendo las más ligeras y espaciando un poco más las más contundentes, sobre todo las que contengan harinas y azúcares ya que son los responsables de que nos sintamos “hinchados”.

La crema de hoy es un súper ejemplo de ello. Os podéis servir un plato grande y acompañarlo de las setas salteadas que os propongo debajo y de un huevo poché: os aseguro una experiencia gastronómica de lujo!
Aunque os la proponga para estos días, es bastante probable que la incluya en el menú navideño del año que viene, ya que es realmente especial, ya lo veréis!

Sin más dilación os cuento…

Ingredientes (para 4 raciones):

  • 1 boniato grandecito
  • 300 gr de setas (sirven de las congeladas, o incluso champiñones)
  • 2 dientes de ajo
  • 1 cebolla o puerro
  • Agua (luego veremos cantidad)
  • Aceite de oliva
  • 1 cucharadita generosa de sal
  • Opcional (si queréis ponerle el topping por encima): unas pocas setas o champis adicionales, otro diente de ajo, sal

Preparación:

Comenzamos pochando la cebolla y el ajo, bien picaditos, en una cazuela u olla express con un chorro de aceite a fuego medio. Los dejamos que se pochen tapados unos 7 minutos.

Mientras, lavamos bien el boniato y lo troceamos en cuadritos medianos.

Descongelamos las setas si eran congeladas, o bien lavamos bien los champiñones si hemos optado por ellos.

Agregamos boniato y setas a la mezcla de cebolla y ajo, junto con la sal y agua hasta cubrir todo 3 dedos por encima. Si queréis ahorrar tiempo, podéis poner agua recién hervida en un hervidor (kettle), pero no utilicéis agua caliente del grifo porque puede contener residuos de las tuberías.

  • Si es en cazuela: cuando hierva a borbotones, bajamos a fuego medio-suave, tapamos y dejamos cocinar 20 minutos o hasta que el boniato esté tierno.
  • Si es en olla express, la cerramos y ponemos el fuego al máximo; cuando suban los aros de la olla bajamos a fuego medio-bajo y dejamos 10 minutos.

Trituramos todo bien hasta tener la consistencia deseada (en thermomix seria 1 minuto a velocidad 10). Poned más o menos liquido si os gusta más o menos espeso.

Si queréis hacer el topping (queda DELICIOSO), simplemente debéis saltear en una sartén a fuego fuerte con un chorrito de aceite el ajo y setas/champis laminados. Ponemos una pizca de sal también y servimos en cada plato/cuenco sobre la crema.

Lista!

➡ Se conserva en la nevera 4 días sin problema, y también congela bien (recordad triturarla de nuevo tras descongelarla, que la textura queda terrosa si no!).

Crema de coliflor y patata para enemigos de la coliflor

RECETA REEDITADA

Buenos días lectores!

Esta receta que parece tan sosaina o simple ha sido todo un descubrimiento 🙂 . No he parado de verla en varios blogs/perfiles de Instagram y por fin le he dado un voto de confianza… cómo me alegro!

En casa no suelo preparar muchas recetas con coliflor (aunque me encanta y es sanísima!) porque a mi marido, como a mucha gente, no le gusta nada de nada… Es una pena que este grupo de vegetales (llamado “crucíferas”: brócoli repollo etc) haya sido tan maltratado en nuestro país, recociéndolo y ganándose así tantos enemigos…

Como podéis deducir del titulo de la receta, tuvo muuucho éxito en mi casa pese a la reticencia previa 🙂 .

Quién sabe, quizá a vosotros o a quien viva con vosotros también le pase lo mismo con esta receta!

Ingredientes (para 6 raciones):

  • 1 coliflor mediana (o media grande) – aprox 700 gr
  • 2 patatas
  • 2 cucharaditas ni muy llenas de sal o 1 pastilla de caldo sin glutamato ni grasa de palma
  • Pimienta negra
  • Media cucharadita de nuez moscada
  • Aceite de oliva
  • Agua (luego veremos la cantidad)

Continúa leyendo Crema de coliflor y patata para enemigos de la coliflor

Crema de lentejas y tomate

Hola amig@s, empezamos nuevo mes, nada menos que Noviembre ya!

Hace unas semanas pasamos unos días en Mallorca. Veraneo en la isla desde que nací, por lo que le tengo un cariño súper especial… Ir en una estación distinta del verano te hace descubrir una cara de la isla que no tiene nada que ver: montana, campo, interior, paseos urbanos, pueblecitos preciosos… y los restaurantes en ellos escondidos…

En uno de estos restaurantes (prefiero no dar el nombre porque no estuvimos contentos con el trato) nos sirvieron una crema que, nada más probarla, supe que tenía que replicarla en casa… Madre mía, qué sabores más intensos, y qué reconfortante para estas épocas del año!!!

Además es súper nutritiva, se hace en un pispas, solamente hay que juntar los ingredientes, esperar y triturar, sin sofritos previos ni nada!

Ingredientes (para 4 raciones generosas):

  • 200 gr de lentejas rojas o amarillas (os recomiendo estas porque no requieren remojo, pero podéis poner lentejas normales, habiéndolas dejado en remojo unas 10 horas)
  • 1 lata de tomate entero pelado (400 gr aprox)
  • 1 cebolla
  • 2 tallos de apio
  • 1 zanahoria
  • Opcional: 1 pechuga de pollo entera – queda genial ponerla laminada sobre la crema; además, de este modo tenemos un plato único súper completo y saciante!
  • Opcional: 100 ml de nata de cocinar, o de leche evaporada tipo “ideal”
  • 1 cucharadita de sal
  • Agua (luego veremos cantidad)

Preparación:

Simplemente debemos juntar todos los ingredientes (incluida la pechuga de pollo entera) en una cazuela, olla express, thermomix o Crockpot, cubrir todo con agua 2 dedos por encima, y dejarlos cocinar tapados:

  • Cazuela: 30-40 minutos, hasta que todo esté tierno
  • Olla express: 20 minutos (ya sabéis que el tiempo cuenta desde que suben todos los aros, momento en el cual debemos bajar a fuego medio)
  • Thermomix: si vais a añadir el pollo, lo pondría salpimentado en el recipiente varoma; en cualquier caso, programaríamos 30 minutos temperatura varoma velocidad 1.
  • Crockpot: 6 horas en baja.

Transcurrido ese tiempo, sacamos la pechuga y trituramos todo lo demás hasta obtener una textura súper cremosa.

Laminamos el pollo y lo reservamos para servir sobre la crema en cada plato (como en la foto inicial).

Listo!

➡ Veréis que espesa con el paso del tiempo. Si os parece demasiado espesa, poned más agua y corregid de sal.

➡ Como todas las cremas, se conserva unos 4 días en la nevera, y se puede congelar (aunque para tener la textura cremosa de siempre deberemos calentarla en un cazo, o bien triturarla de nuevo una vez descongelada)

Crema fría de calabacín, yogur y hierbas (en 6 minutos!)

RECETA REEDITADA

Buenos días amig@s!

Hace apenas un año estuvimos de fin de semana en París… Madre mía, lo que han cambiado las cosas en este tiempo, ahora ir a París (que lo tenemos a 3 horas en coche de Luxemburgo) suena casi como imposible…

En dicho viaje, como en tantos otros, hice uno de mis planes preferidos que es entrar en alguna gran librería y rebuscar para acabar llevándome algún libro especial. En esta ocasión acabé no con uno sino con 2, ambos sobre recetas (sorprendente, eh? Jejeje).

De uno de ellos procede la receta que comparto hoy y que tanto disfrutamos el año pasado: se trataba de un libro de sopas y cremas, dividido por estaciones del año y con un diseño precioso.

Estoy segura de que os va a encantar la crema: es hipercremosa y fresquita a más no poder, tanto por la temperatura como por las hierbas que le vamos a añadir. Además, se prepara rapidísimo porque no hay que cocer los ingredientes! Probadla y me decís…

Ingredientes (para 4 raciones generosas):

  • 2-3 calabacines (700 gr – 1 kg)
  • 200-250 gr de yogur natural sin endulzar / queso fresco batido (2 yogures de tamaño normal)
  • Imprescindible: hierbas frescas a vuestro gusto y en abundancia (yo puse menta/hierbabuena, pero también admite otras como albahaca, cilantro, eneldo… os recomiendo elegir solamente una variedad)
  • media cucharadita de sal
  • agua (puede que no sea necesaria)

Preparación:

Antes de triturar todo y dejarlo enfriar, conviene que ablandemos ligeramente el calabacín, para que tenga una textura más sedosa y agradable y se digiera mejor.

Para ello, los lavamos (no es necesario pelarlos) y los cortamos en 5 trozos cada uno. Los hacemos al vapor en un estuche tipo Lekué (unos 5 minutos pueden ser suficientes), o bien los cocemos en abundante agua hirviendo con sal. Esta agua la podemos guardar para cuando trituremos todo.

Una vez ablandados los calabacines, los dejamos templar un ratito.

Después, los trituramos a tope (1 minuto a velocidad progresiva 10 en thermomix) con los demás ingredientes del listado. OJO, respecto al agua, empezad ni poniendo nada o bien poniendo muy poquita, ya que el calabacín contiene mucha agua y el yogur también aporta líquido. La idea es obtener una crema, valga la redundancia, muuuy cremosa!

Metemos en la nevera hasta que esté bien fresquita, y a disfrutar!!!

➡ Si os habéis decantado por ponerle albahaca, podéis servir la crema con parmesano espolvoreado por encima, o incluso en lascas, queda genial!

➡ Se conserva bien 4-5 días en la nevera.

 

Crema suave de alcachofas

img_2393

RECETA REEDITADA

Buenos días lectores!

Nunca hubiese pensado que las alcachofas quedaban bien en crema… no sé bien por qué tenía ese prejuicio, ya que me encantan en general, tanto a la brasa como con salsita de cebolla y jamón o gambas, en risottosoufflé o lasagna… Pero en crema se me hacía raro!

Mi cambio de perspectiva se produjo hace unos años, al probar una crema de alcachofas en el restaurante Fortnum&Mason en Londres (que os recomiendo muchísimo!), me pareció ESPECTACULAR y decidí que la probaría lo antes posible.

Me encanta porque es súper suave, fácil de hacer (NO OS PERDÁIS EL TRUCO FACILITADOR DE ESTA RECETA), y además nos aporta todos los beneficios de las alcachofas, que no son pocos dados los nutrientes que contiene:

  • Ayuda a digerir las grasas
  • Reduce el colesterol y triglicéridos
  • Es diurética (por tanto depurativa, ayuda a expulsar toxinas, y previene problemas de riñón)
  • Al tener bastante fibra, regula nuestro tránsito y además nos ayuda a tener menos hambre

Ingredientes (para 6 raciones):

  • 2 paquetes de alcachofas congeladas, 800- 900 gr en total – este es EL truco de la receta:
    • si las compramos frescas habrá que limpiarlas, lo cual es tan engorroso que nos puede disuadir de hacer la receta, y además siempre quedarán fibras que no querremos encontrar en nuestra crema!
    • si no os he convencido, simplemente limpiad las alcachofas quitando las partes más duras y al final de la receta, después de triturar la crema, coladla (con colador chino o pasapurés)
    • si queréis podéis utilizar alcachofas en conserva, aunque no me gusta mucho el sabor que deja el líquido de conservación
  • 1 cebolla grande o puerro
  • 1-2 patatas medianas
  • aceite de oliva
  • sal
  • pimienta
  • agua
  • opcional: 100 g de piñones o almendras tostadas para poner por encima

Continúa leyendo Crema suave de alcachofas

Crema de lombarda y queso azul

Buenos días a tod@s!

Hoy para nosotros en Luxemburgo es fiesta. He de reconocer que cuando me di cuenta de que iba a caer en confinamiento dije “pues total…” pero luego empecé a pensar en cositas que hacer y se me ocurrieron un montón! Creo que a todos se nos está agudizando el ingenio en estos tiempos, ya que antes estábamos acostumbrados generalmente a que festivo equivaliese a estar fuera de casa y ahora toca buscar alternativas caseras para disfrutar. Creo que mucha gente después de esta temporada se volverá más casera (aunque también sé que muchos están deseandito irse de cañas jejeje).

Como receta para este lunes os traigo una crema deliciosa que hice en casa con una interminable lombarda. Hay que ver lo que tardan en consumirse la lombarda y el repollo verdad? Pues bien, como en casa el tema coles no triunfa demasiado y siendo morada no iba a haber forma de ocultarla jejeje, se me ocurrió agregarle queso azul a la crema y maaaadre mía, triunfó un montón!!!

No era la primera vez que ponía queso azul en una crema, a muchos os sonará la crema ultra cremosa de acelgas, espinacas y queso azul (es de mis recetas más visitadas desde el inicio del blog!).

Vamos allá!!!

Ingredientes (para 4 raciones):

  • media lombarda
  • 1 cebolla o puerro
  • 2 patatas
  • un trozo generoso de queso azul (Roquefort, Gorgonzola, Stilton…) – unos 100 gr
  • agua hasta un poco menos que cubrir todo
  • media cucharadita de sal ( NO MÁS, el queso ya aporta suficiente!)
  • 1 chorrito de aceite

Preparación:

Comenzamos pelando la cebolla y la patata y cortando éstas y la lombarda en cuadraditos medianos. Ojo, lavad muy bien la lombarda antes para retirar la tierra y químicos que pueda traer!

En una cazuela u olla express ponemos el aceite y pochamos a fuego medio la cebolla con la sal 5 minutos.

Incorporamos la lombarda y la patata y dejamos otros 5 minutos más, tapado.

Cubrimos de agua sin pasarnos (como mucho, 1-2 dedos por encima) y dejamos que hierva unos 15 minutos o hasta que la patata esté blandita. Si fuese olla express, 5 minutos desde que suben los 3 aritos (recordad, se empieza a fuego máximo y en cuanto suben los aros bajamos a fuego medio).

Agregamos el queso azul y trituramos hasta obtener la consistencia deseada (en thermomix sería 1 minuto a velocidad 10). OJO, también podríais añadir el queso mientras se cuecen las verduras.

Lista para disfrutar!!!

Nota: Si queréis las instrucciones con thermomix, os remito a la receta que os enlazaba al inicio sustituyendo las verduras por lombarda.

Dura 4-5 días en nevera sin problema y también se puede congelar (recordad hervirla al descongelarla o bien triturarla de nuevo, ya que si no queda una textura desagradable).