Patatas machacadas (guarnición)

Hola querid@s!!!

Hoy os traigo una guarnición tan sencilla como sorprendentemente resultona. Llevaba tiempo viéndolas en redes sociales y decidí darles una oportunidad, qué buena idea!!!

Si bien no es especialmente rápida de hacer (primero hay que cocer las patatas y luego hornearlas 25 min) pero es facilísima!

➡ Combina genial con (casi) todo, tanto pescados como carnes (sobre todo guisadas) o con huevos.

Probadla, os enamorará!!!

Ingredientes (para 4 raciones):

  • 8 patatas medianas (o más o menos, si son muy grandes/pequeñas)
  • 2 cucharadas de aceite de oliva
  • 1 cucharadita de sal (mejor gorda)
  • 2 cucharaditas de romero seco (o mezcla de hierbas provenzales tipo orégano o tomillo) – o al gusto

Preparación:

Comenzamos cociendo las patatas hasta que estén blanditas. Esto podemos hacerlo en agua hirviendo unos 20 minutos o al vapor en el microondas (7 minutos aprox en un estuche de vapor).

Encendemos el horno a 200 grados con calor arriba y abajo.

Forramos la bandeja del horno con papel de horno.

Aplastamos cada patata con un vaso, con cuidado de que no se rompan del todo.

Esparcimos por encima el aceite, sal y especias (las cantidades de arriba son orientativas, es muy a ojo).

Metemos en el horno unos 25 minutos, o hasta que las veamos doraditas. En freidora de aire las teneis listas en 12 minutos a 180 grados.

Listas para servir!

➡ Se pueden recalentar, aunque están mucho más ricas recién hechas…

Tomatitos cherries asados con hierbas provenzales (guarnición)

Hola lector@s!

Son varias las veces que os he enseñado estos tomatitos en Instagram, pero me di cuenta hace poco de que nunca los había compartido! A veces pienso que hay cosas tan sencillas que no vale la pena compartirlas, pero en realidad si en casa nos encanta, es fácil y rápido y encima saludable, por qué no os iba a interesar a vosotr@s???

Pues nada, sin más dilación paso a contaros como hacer esta guarnición tan sabrosa, que combina genial con todo, tanto carne como pescado como pasta o con una simple tostada con queso…

Vamos allá!!!

Ingredientes (para una guarnición de 4 raciones aprox):

  • 4 puñados de tomates cherry (400-500 gr aprox)
  • 1 cucharada sopera de hierbas provenzales secas (tipo orégano, romero, tomillo… una sola o mezcladas)
  • 1 cucharadita generosa de sal
  • 1 chorro de aceite (unas 2-3 cucharadas soperas)

Preparación:

Precalentamos el horno a 180-200 grados con calor arriba y abajo.

Lavamos bien los tomatitos y los volcamos en una fuente apta para horno.

Espolvoreamos por encima las hierbas, la sal y el aceite y removemos.

Metemos en el horno unos 20-30 minutos, hasta que veais que están un poco arrugaditos y que huelen a tomate asado.

Listos!

➡ Se conservan bien en la nevera (luego los recalentamos) unos 4 días.

Puré cremoso de boniato (guarnición)

Buenos días amig@s!

Hace tiempo que no os traigo ideas ricas de guarnición… con lo mucho que nos gustan!

En casa siempre preparamos alguna guarnición para acompañar carnes, pescados o huevos, ya sea una sencilla ensalada o un arroz, un puré de patata, unos champiñones al ajillo o unas verduras salteadas o asadas

Pues bien, hoy os traigo una guarnición nueva Iara el repertorio! Este puré es un auténtico manjar. Partimos de mis adictivos boniatos especiados al horno pero en este caso los coceremos y los convertiremos en un cremosísimo puré del que no podréis parar de coger cucharadas jejeje. Al final del post os cuento sugerencias de uso.

Es facilísimo de preparar, ya veréis…

Ingredientes (para 6 raciones):

  • 2 boniatos grandes (o 3 pequeños)
  • 2 cucharaditas de hierbas provenzales secas tipo orégano, tomillo, romero (una sola o una mezcla)
  • pimienta negra al gusto
  • opcionales: pizca de pimentón, pizca de ajo seco en polvo
  • 1 chorro de leche (luego veremos cantidad)
  • 1 cucharada de mantequilla (también serviría aceite de oliva o ghee)
  • 1 cucharadita de sal

Preparación:

En una cazuela u olla express ponemos abundante agua a hervir.

Mientras, pelamos los boniatos y los troceamos gruesos (cada uno en 8 trozos, por ejemplo).

Ponemos los boniatos a cocer en el agua hasta que estén muy tiernos (en olla express, en 10 minutos estarán, en cazuela normal unos 20-30).

Trituramos los boniatos cocidos SIN EL AGUA con un chorro de leche (poned un chorrito al principio y después añadid mas si lo veis demasiado espeso), la sal, la mantequilla y las especias.

Probamos por si hubiese que rectificar de sabor, y ya lo tenemos listo para servir!

➡ Acompaña genial todo tipo de carnes, y también esta delicioso con un huevo poché o a la plancha.

➡ Se conserva bien en la nevera 4 días. No recomiendo congelarlo porque la textura de boniatos y patatas cambia bastante al descongelarlo.

Salsa para hamburguesas tipo Mc Donald’s

Hola amig@s!

Hoy os traigo una receta de lo más original. Se trata de una salsa que vi en el libro “Modernist cuisine” (uno de los libros de cocina de mayor calidad que existen, en muchos sentidos), y que me atrapó nada más verla, pero además me alertaron de ella en un grupito de cocinillas que tengo jejeje.

Aunque se llame “salsa para hamburguesas”, realmente podéis utilizarla para lo que queráis, siempre fría eso si, por ejemplo para acompañar cualquier carne que se tome sin salsa (tipo fiambre o lomo de cerdo o escalope), para untar un bocadillo, como dip con crudités o pitas… Está DELICIOSA, me lo agradeceréis!!! Os dejo también el link a mis distintas recetas de hamburguesa: de carne, de pollo y vegetal.

Ingredientes (para acompañar unas 4 hamburguesas generosamente):

  • 1 puerro pequeño (o medio mediano)
  • 1 chorrito de vino blanco
  • 2-4 pepinillos (al gusto)
  • 4 cucharadas soperas de yogur natural (cuanto más espeso mejor, tipo griego o skyr)
  • 1 cucharada sopera de mostaza tipo Dijon (cualquiera que no sea de bolitas en esta ocasión)
  • pizca de sal

Preparación:

Comenzamos pochando el puerro. Para ello, lo cortamos por la mitad (a lo largo) y lo lavamos bajo el grifo. Después lo troceamos y lo ponemos a pochar en una sartén con un chorrito de aceite a fuego medio.

Pasados 5 minutos (tapado pero removiendo alguna vez), agregamos el vino y dejamos a fuego fuerte hasta que se evapore el alcohol (1 minuto). Apartamos del fuego.

Ya sólo nos queda triturar el puerro junto con los demás ingredientes del listado!

Puedes triturarlo tanto como quieras, aunque yo personalmente preferí dejar que se notara algún trocito (es decir, no esperé a que fuese una crema totalmente homogénea).

Metemos en la nevera hasta que se enfríe bien, y lista para acompañar multitud de platos (ver sugerencias concretas al inicio del post).

Se conserva unos 3 días en la nevera sin problema.

 

 

Espinacas a la crema

Hola chicos!!!

Hoy vengo con una receta de las de toda la vida, de esas que cuando las preparo pienso: “por qué no las hago con más frecuencia con lo ricas que están???”…

Aparte de que es un plato muy saludable (ya veréis que no pongo excesiva harina ni grasa, las protagonistas son las espinacas!), es muy cómodo porque recalienta a la perfección, y sólo tienes que acompañarlo de un huevo frito o un filete o similar para tener un plato único riquísimo!

Las suelo hacer en thermomix porque salen fenomenal (son de esas recetas de 10 de thermomix!), pero os pongo las 2 versiones 🙂 .

Ingredientes (4 raciones):

  • 350-500 gr de espinacas frescas o congeladas (si son congeladas, las descongelamos en el micro y las escurrimos bien antes de empezar) – también serviría kale
  • 25-30 gr de aceite de oliva
  • media cucharadita de sal
  • 2-3 cucharadas generosas de harina (mejor integral)
  • 500 ml de leche aprox
  • 1/4 de cucharadita de nuez moscada
  • Pimienta
  • opcional (si lo gratinamos): queso parmesano rallado

Seguir leyendo…

Caponata siciliana (ragout frío de berenjenas)

Buenísimos días lector@s!

Hace unos cuantos años estuvimos de viaje en Sicilia. Nos encantó la isla, es increíble la diversidad que tienen en general en un territorio no tan grande!

Hay mil planes que hacer y una gastronomía típica de lo más abundante. Hace tiempo compartí con vosotros la receta de pasta con le sarde, tan típica de allí y que consiste básicamente en una salsa de sardinillas y tomate BRUTAL.

Pues bien, hoy os traigo otra receta súper conocida tradicional de allí. Se trata de un aperitivo frío que suelen servir sobre pan (normal o pita) recién tostado, y que consiste en una especie de estofado agridulce de berenjenas de sabor adictivo…

La receta tradicional tiene bastantes más pasos (y grasa) que esta que os propongo yo hoy. Ya sabéis que me gusta darles una vuelta “vaga y saludable” a ciertas recetas tradicionales laboriosas y contundentes para que os animéis más a hacerlas 😊.

Ingredientes (para un aperitivo para 4 personas):

  • 1 berenjena grande o 2 pequeñas
  • 3 tomates medianos
  • 1 cebolla
  • 2 cucharadas soperas de vinagre
  • 2 cucharadas soperas de azúcar o miel
  • 2 cucharadas soperas de alcaparras
  • 3 cucharadas soperas de aceitunas verdes sin hueso
  • Aceite
  • Pizca de sal
  • Para server: pan (normal o de pita) tostado

Preparación:

Comenzamos pelando la cebolla y cortándola en tiras o cuadraditos.

La ponemos a pochar en una cazuela con un a pizca de sal y un chorro de aceite a fuego medio. La dejamos 8 minutos aprox.

Lavamos y troceamos el tomate en cuadraditos pequeños y lo agregamos a la cazuela. Dejamos 5-7 minutos a fuego más fuerte, para que vaya perdiendo agua.

Lavamos la berenjena y la cortamos en dados tamaño bocado. Picamos las aceitunas ligeramente. Incorporamos ambas a la cazuela, junto con el vinagre, el azúcar y las alcaparras.

Tapamos y dejamos que cueza todo junto, tapado y a fuego suave, hasta que las berenjenas estén súper tiernas (esto es CLAVE), no menos de 15 minutos.

En cuanto esté templado, pasamos a un cuenco y dejamos enfriar en la nevera.

➡ Este plato se toma frío y sobre pan tostado, pero podríamos emplearlo caliente como salsa para pasta.

➡ Se conserva unos 4 días en la nevera sin problema. Congelarla no quedaría muy bien de textura me temo…

Gelatina de tomate

Muy buenos días querid@s lector@s!!!

Hoy os traigo una receta nivel estrella Michelin, pero que podéis hacer en casa con ingredientes MUY básicos, es más fácil imposible.

Estoy particularmente orgullosa de ella, ya que me la he inventado yo solita y me consta que es una de las cosas que sirven “esferificadas” en muchos restaurantes con estrella Michelin.

Se me ocurrió al preparar tomate frito en conserva, para lo cual hay que “desaguar” los tomates frescos previamente, y pensé que seguro que se podía aprovechar ese agua en lugar de tirarla, y voilà!

Y con qué se toma esto? Pues igual que un tomate, es decir, por ejemplo en modo ensalada con mozzarella o burrata, rúcula y aguacate; otra opción riquísima es con bonito/atún/melva de calidad y una tostada… También puede acompañar una carne fría tipo fiambre, carpaccio o roast beef…

Vamos allá!!!

Ingredientes (para una gelatina grandecita, como acompañamiento para 6 raciones):

  • 500 gr/ml de agua de tomate (se obtiene sencillamente de estrujar tomates con las manos sobre un cuenco grande) o de tomate natural muy bien triturado con la batidora
  • 6 hojas de gelatina (si la hacéis con gelatina en polvo o con agar agar, seguid las proporciones líquido-gelatina que os indique el envase)
  • 1 cucharada sopera de aceite de oliva
  • media cucharadita de sal
  • orégano seco al gusto
  • ajo seco en polvo al gusto (opcional pero para mí gusto le da un toque delicioso)

Preparación:

Hidratamos la gelatina dejándola en un cuenco con agua a temperatura ambiente. Con un par de minutos es suficiente.

Mientras, extraemos el agua de tomate o trituramos el tomate (ver indicaciones en el listado de ingredientes) y lo calentamos 1 minuto en el microondas. Ojo, NO queremos que hierva ni mucho menos, simplemente que esté templado-calentito para que la gelatina se disuelva bien.

Una vez caliente, agregamos los demás ingredientes del listado, incluida la gelatina ya hidratada. Removemos bien con un tenedor hasta que desaparezca la gelatina.

Pasamos esta mezcla al molde que vayamos a usar. Os recomiendo hacerlo en moldes de magdalenas o en un tupper bajito, ya que es muy frágil al desmoldarla y se rompe con facilidad (en la foto veis que yo utilice un tupper alto, y se me rompió entera…).

Metemos tapada en la nevera y dejamos solidificar. En 4-6 horas estará cuajada y lista para disfrutar!

➡ Ver arriba sugerencias para comer esta delicia.

 

 

Carne en salsa de setas y orejones

Hola amig@s!

Esta receta fue el plato principal que serví en una cena hace poquito (como el paté marinero express que tanto os ha gustado). A los que me seguís por Instagram, os sonará la foto, ya que os di el parte de tooodo lo que tomamos 🙂 .

Es un guiso de carne súper sencillo y ligero pero a su vez sabroso y especial como para servir a invitados, gracias a la combinación de las setas y la fruta desecada.

En cuanto a la pieza de carne, yo puse contramuslos de pollo (me gustan mucho porque siempre quedan tiernos!), pero no dudéis en utilizar otro tipo de carne como solomillo (de pavo o cerdo), o muslitos de pollo si es para hacer en casa un día cualquiera.

Ya veréis qué fácil es!!!

Ingredientes (para 4 raciones):

  • 8 contramuslos de pollo (sirven otras carnes como solomillo de cerdo o de pavo, simplemente calculad para que haya unos 150-200 gr de carne por persona, limpia de pieles y hueso)
  • media cebolla grande
  • 2 dientes de ajo
  • 100 gr de orejones o ciruelas secas (cualquier fruta desecada que os guste)
  • 200 gr de setas variadas (pueden ser de las congeladas)
  • 1 chorro de vino fino o blanco para cocinar
  • aceite de oliva
  • 1-2 cucharaditas de sal

Preparación:

Comenzamos dorando la carne en una cazuela o sartén amplia, con un chorro de aceite y a fuego medio-alto. Cuando esté dorada una cara (OJO, no pretendemos que quede cocinada por dentro, luego la terminaremos de hacer en la salsa), damos la vuelta para que quede dorada por todas partes. Pasamos la carne ya dorada a un plato, de momento.

Picamos la cebolla y el ajo.

En esa misma cazuela o sartén pero a fuego más bajo, ponemos un poco más de aceite y doramos cebolla y ajo con la sal durante 7 minutos, removiendo de vez en cuando.

Mientras, descongelamos las setas (si eran congeladas) en el microondas.

Agregamos las setas (sin el líquido de descongelación, pero no lo tiréis porque lo añadiremos después) y subimos a fuego fuerte para que pierdan su agua y se cocinen un poco, 5 minutillos.

Incorporamos el agua de descongelado de las setas, el vino y la fruta desecada que hayamos escogido y dejamos que se cocine 3 minutos a fuego fuerte con la tapa abierta.

En este momento podéis decidir si triturar la salsa (total o parcialmente, yo trituré parte de ella) con una batidora. Si lo hacemos, la reincorporamos a la cazuela de nuevo.

Agregamos a la cazuela la carne que habíamos dorado y tapamos para que se termine de cocinar en ella, unos 10 minutos es suficiente pero id viendo. Si lo veis con poca salsa, agregad más agua y pizca más de sal.

Y lista!

➡ Os recomiendo servir este rico guiso acompañado de arroz (os dejo aquí mi receta express) u otro cereal, o bien puré de patata.

Salsa holandesa para huevos benedict (saludable y segura!)

Hola lector@s!!!

Os gustan los brunch? A mi me entusiasman que no os podéis imaginar! Más allá de las horas en que se supone que se toman (que me salto a mi antojo 😂), me gustan por los platos que se suelen tomar en ellos, siendo mis absolutos favoritos los huevos benedict. 

Estos huevos solía dejarlos para comer fuera, ya que la salsa holandesa que los caracteriza es muy pesada (pura mantequilla y huevo) y difícil de preparar. HASTA QUE DESCUBRÍ ESTA VERSIÓN gracias una vez más a las chicas de FuturLife21.

Es increíble tanto su sabor como su textura cremosa, y lo mejor de todo es que es mucho más saludable y a prueba de salmonella (dejamos que hierva la salsa) y de almas descarriadas de la cocina (sólo hay que triturar y calentar!).

Ingredientes (para un brunch de 2-4 personas):

  • 2 huevos (sólo utilizaremos las yemas)
  • medio aguacate grande o uno entero si es pequeño
  • 15 ml de zumo de limón (aprox 1 cucharada sopera bien llena)
  • pizca de azúcar
  • pizca de cúrcuma (opcional pero le da el color amarillo típico de esta salsa)
  • pizca de sal
  • pizca de pimienta
  • 50 ml de agua (4 cucharadas soperas aprox)
  • 15 gr de mantequilla

Preparación:

Vamos a triturar todos los ingredientes excepto la mantequilla, pero ojo:

  • Del aguacate nos vamos a quedar con la parte más amarilla (la verde podemos guardarla para otra cosa, ya que si no la salsa saldría de este color!)
  • Del huevo nos vamos a quedar sólo con las yemas (las claras podemos guardarlas para hacer una tortilla, un revuelto o unas tortitas!).

En un cacito al fuego derretimos la mantequilla y a continuación agregamos la mezcla batida anterior.

Removemos con unas varillas 1 minuto para que se integre bien todo y cuando empiece a burbujear paramos – nuestra deliciosa salsa holandesa ya está lista!!!

➡ Podéis tomarla tipo brunch, con tostadas, huevo plancha/poché y salmón o jamón o bacon a la plancha. No obstante, esta salsa queda genial con pescados blancos y arroz o patata cocida!

➡ Si os sobra podéis guardarla en la nevera hasta 4 días y recalentarla sin problema.

 

 

 

Pitas de cordero con salsa de yogur

Buenos días amig@s,

La de hoy es la tercera receta que preparo del libro Simple de mi chef favorito Yotham Ottolenghi, del cual estoy absolutamente enamorada. Y, aparte de que me encantan a mí, cada vez que hago sus recetas en casa triunfan de una forma especial! Cuando estuvimos en Londres en uno de sus restaurantes, mi marido le explicaba a nuestros acompañantes que “lo bueno de este hombre es que sus recetas son súper sabrosas aún siendo sanas y llenas de verduras” jejeje. Creo que con esto queda todo dicho!

La receta de hoy consiste en unas pitas rellenas de pastelitos de cordero y una salsa de yogur que te mueres de rica. Pueden recordaros al kebab, del que en su día publiqué mi versión hecha con pollo (os dejo aquí el link).

Manos a la obra amig@s!!!

Ingredientes (para 4 raciones – 8 pastelitos, 2 por pita):

Para las hamburguesitas/pastelitos:

  • 500 gr de carne de cordero (puedes pedir al carnicero que la pique o comprar chuletas y triturarla tú en casa)
  • media cebolla (150 gr aprox)
  • 1 diente de ajo
  • 20 gr rúcula
  • un puñado generoso de frutos secos al gusto (40 gr aprox) – el autor sugiere pistachos, yo puse nueces pero servirían incluso pipas
  • 1 cucharada de aceite de oliva para la mezcla, y otras 2 para freírlas
  • media cucharadita de sal
  • pimienta al gusto
  • opcional (luego veréis en qué casos): 1 huevo

Para la salsa de yogur:

  • 1 yogur natural sin endulzar (mejor griego o skyr, para que sea más espeso)
  • zumo de 1 limón (o medio si es muy grande)
  • opcional (ingrediente que le gusta mucho al autor y que he acabado comprando, pero de verdad no es imprescindible): 1 cucharadita de zumaque – podríais poner en su lugar copos de chile

Para acompañarlas:

  • 4 pitas (opcional, podríais servirlas como un plato normal)
  • Algo para hacer ensalada: hojas verdes y cebolla (yo me lo curré y puse kale y cebolla morada marinadas en limón, aceite y sal, pero como queráis!)

Preparación:

Vamos a ir triturando todos los ingredientes por separado y poniéndolos en un cuenco. No importa el orden, y puedes hacerlo con el accesorio picador de una batidora normal, o bien con la thermomix a velocidad 6-7.

NOTA: en la foto veis un ingrediente que no está en la lista, y es que sustituí 100 gr de cordero por soja texturizada. Aunque quedaron igualmente deliciosas, no os lo recomiendo porque a nivel de textura esto hizo que fuesen más frágiles.

Mezclamos bien los ingredientes con las manos. Si veis que no hay manera de que quede una masa “que se junte”, sin desmoronarse, podéis añadir un huevo batido.

Calentamos el aceite a fuego medio-fuerte en una sartén lo más amplia posible. Vamos formando hamburguesitas con la masa y las vamos pasando a la sartén (suelen caber 3 a la vez y con estas cantidades salen en total unas 8).

Las dejamos 3 minutos por un lado y 2 por el otro. Os recomiendo tapar la sartén durante esa segunda vuelta, para asegurarnos de que se cocinan bien por dentro.

Mientras, preparamos la salsa de yogur mezclando bien los ingredientes del listado. Recordad: ese ingrediente rojo que veis en la foto (llamado zumaque) NO es imprescindible.

Si vais a usar las pitas, las cortamos con cuidadito a lo largo y las tostamos en el tostador o en una sartén.

Ya estamos listos para montar nuestras pitas! Para ello:

  • Abrimos la pita
  • La untamos con la salsa
  • Ponemos la ensalada dentro
  • Y por último las hamburguesitas (recién hechas o recalentadas).

A zampar!!!

 

Muhammara (untable de pimientos asados)

Helloooo

Aquí me tenéis una semanita más trayendo cosas ricas, saludables y fáciles a vuestras mesas 🙂 .

Habéis probado alguna vez el muhammara? Es muy parecido al canario mojo picón!!! Yo lo habia probado en algún restaurante sirio o similar junto con otros untables, pero hasta que no vi la receta en el libro “Simple” de Ottolenghi, no me había animado a prepararlo en casa. (Paréntesis: de verdad, si os gusta la cocina del estilo que veis en este blog, os recomiendo el libro que he mencionado, es una auténtica pasada en todos los sentidos!!!).

Volviendo al tema del muhammara, se trata de un untable muy típico en Siria, Turquía y demás, y se hace con pimientos asados, especias y frutos secos. Se tritura todo y queda de textura granulosa, no como el hummus sino con más cuerpo.

Queda genial simplemente con crudités, picos etc (como haríais con un hummus), pero mejor aún añadiéndolo a ensaladas, en una tosta con anchoas o queso feta/requesón, como salsa para un pescado blanco… o incluso combinado con hummus en el mismo plato o tosta! Te mueres, vamos. En casa lo he hecho 2 semanas seguidas de lo que nos ha gustado y porque de verdad pega CON TODO jejeje.

Vamos allá, os parece?

Ingredientes (para un cuenco mediano):

  • 2 pimientos rojos crudos o 1 bote de pimientos asados (los podéis asar o comprarlos ya asados, en esta receta excepcionalmente NO IMPORTA porque el sabor cítrico del conservante queda camuflado por el resto de ingredientes)
  • 2-3 dientes de ajo
  • 30 gr de nueces u otro fruto seco o pipas (peso ya pelado; sirve cualquier fruto seco)
  • Especias:
    • 1 cucharadita de tomillo
    • ¼ de cucharadita de pimentón
    • Pizca de copos de chili/cayena (si queréis que pique un poco)
  • 1-2 cucharadas de vinagre (cualquiera), o zumo de limón
  • 1 cucharada de aceite de oliva
  • 1 cucharadita no muy llena de sal
  • opcional: granada

Preparación:

Si vamos a asar los pimientos:

Comenzamos asando los pimientos (si no los hemos comprado ya asados). Para ello, precalentamos el horno con calor arriba y abajo a 180-200 grados y, cuando esté caliente, introducimos los pimientos simplemente lavados y colocados sobre una bandeja forrada con papel de hornear. Los dejamos así 40-50 minutos, dándoles la vuelta pasados 20-25 minutos. Aprovechad que abrís el horno y meted los ajos, así queda más suave y digestivo el conjunto. Los pimientos están listos cuando se ve la piel muy separada de la pulpa (se ve abriendo el horno y pinchando uno de ellos).

Los sacamos y dejamos que se templen un poco. Al contrario de lo que suele hacerse con los pimientos asados, para esta receta NO es necesario pelarlos. Desechamos solamente las pepitas y el rabito.

Si los compramos ya asados, nos saltamos lo anterior y vamos directos a esto:

Ya solamente nos queda triturar con una batidora (con thermomix, al 7) los pimientos y todos los demás ingredientes del listado.

LISTO!

Lo pasamos a un cuenco y, si queremos, decoramos con un hilillo de aceite y, ya para nota, granada.

➡ Podéis tomarlo frio, caliente o templado.

➡ Podéis emplearlo como empleariais un hummus (con crudités, picos etc) o bien añadirlo a ensaladas, en una tosta con anchoas o queso feta/requesón, como salsa para un pescado blanco… o incluso combinado con hummus en el mismo plato o tosta!

➡ Dura sin problema 4-5 días en la nevera.

Pastel de carne estilo abuela (con su salsa)

Hola a tod@s!!!

Aquí os traigo una receta más para mi sección Pasteles salados. Ya sabéis que me encantan los pasteles salados, son rápidos de hacer (se hacen solos en el horno), cunden un montón, y son estupendos para tupper.

El de hoy tiene carne de ternera y bovril (concentrado de buey, lo venden en todas partes aunque quizá no os hayáis fijado), dos ingredientes que, si bien no son los más saludables del mundo (la OMS recomienda limitar el consumo de carne roja), no pasa nada por tomarlos de vez en cuando.

El resultado es un pastel que os transportara directos a la cocina de vuestra abuela, de verdad, y de ahí el nombre que tiene el post 😉 .

Os animáis???


Ingredientes
(para un molde alargado de 24cm, salen unas 4-6 raciones):

  • 500 gr de carne picada de ternera y/o cerdo
  • 1 huevo
  • 1 chorro de leche
  • media cebolla (o 1 si es pequeña)
  • 50 gr de jamón serrano (o ibérico) picado
  • pimienta al gusto
  • media cucharadita de nuez moscada
  • media cucharadita de sal

Para la salsa (opcional):

  • 1 cucharada sopera de bovril
  • 2 vasos de agua no muy grandes
  • 1 cucharadita de cebolla o ajo secos en polvo (los venden donde las especias)
  • 1 chorrito de vino blanco o tinto, o de cocinar
  • 1 cucharada sopera de maizena

Preparación:

Os dejo las fotos del paso a paso debajo.

Comenzamos precalentando el horno a 200 grados con calor arriba y abajo.

Comenzamos con el pastel propiamente dicho.

Picamos la cebolla y el jamon (y la carne, si no viniese ya asi).

En un cuenco grande batimos el huevo y le agregamos todos los restantes de la lista (menos los de la salsa evidentemente).

Mezclamos bien con una cuchara o con las manos y lo pasamos a un molde apto para horno (recomiendo uno alargado de unos 24cm, tipo bizcocho). Podéis forrar el molde con papel de horno para facilitar el desmolde, o bien engrasarlo ligeramente con aceite o mantequilla.

Metemos en el horno 30 minutos. Pasado ese tiempo, sacamos para comprobar que esté cocinado por dentro. Si no es el caso, lo dejamos 10 minutos adicionales, o los que hagan falta 😉 .

Mientras se hornea, preparamos la salsa.

En un cacito ponemos a calendar a fuego fuerte todos los ingredientes indicados para la salsa EXCEPTO la maizena y uno de los vasos de agua.

En un vaso de agua FRIA (importante) disolvemos bien la maizena. Cuando empiece a hervir el contenido del cazo, incorporamos la maizena disuelta.

Dejamos hervir a fuego medio 1 minute, y lista nuestra salsa!

Pues ya tenemos listo todo nuestro plato, qué os parece??? Espectacularmente tirado, verdad?

➡ Se conserva 4-5 dias en la nevera. Podéis congelarlo también.

➡ Como guarnicion, me gusta especialmente con puré de patata, arroz, verduritas al vapor o con macedonia de verduras (de lata).