Tortitas (versión saludable)

Hola a tod@s!

Como os adelantaba por Instagram hace un par de semanas, llevaba mil años viendo en todas partes fotos de montañas de minitortitas, de lo más atractivas, pero no sé por qué no me animaba a prepararlas!

Hace poco una amiga me invitó a desayunar a su casa y me sirvió la maravillosa montañita, qué delicia por favor!!! La receta es directamente suya…

Y con qué acompañarlas?

Vamos allá lectores, no se tarda nada y están de muerte!!!

Debajo os dejo ideas sobre cantidades, conservación etc…

Ingredientes (por ración generosa, salen 6 minitortitas aprox):

  • 1 huevo
  • medio plátano maduro
  • 3 cucharadas de avena (en harina o copos) o bien de teff si no toleras el gluten o quieres innovar (está buenísimo!!)
  • Un chorrito de leche (ponemos poco al principio y si vemos una masa demasiado compacta ponemos un poco más)
  • opcional: una cucharadita de alguna semilla tipo lino o chia

Preparación:

Trituramos todos los ingredientes con una batidora. Si está muy mazacote ponemos un poco más de leche y volvemos a batir. IMPORTANTE: la textura debe ser espesa, ni líquida ni súper densa, de forma que al verterla desde una jarra caiga despacio.

Pasamos esta mezcla a una jarrita y la dejamos reposar unos minutos. Lo de la jarrita es clave para conseguir que queden redonditas.

Engrasamos un poco una sartén antiadherente (con mantequilla por ejemplo) y cuando esté muy caliente vertemos masa dejando que quede redondita. En una sartén mediana (tipo tortilla de patata) podremos hacer 3 tortitas a la vez.

Las dejamos 1 minuto por cada lado a fuego medio y las vamos pasando a un plato amontonadas, así hasta acabar con la masa.

Servimos y acompañamos de lo que más nos apetezca, os dejaba sugerencias al inicio del post!

NOTA: Y si somos más de una persona? Y si me parece demasiada cantidad? Y si quiero manchar sólo una vez? La respuesta es común: duplica cantidades o triplica o lo que quieras, y guarda la masa en la nevera hasta 3 días. Solucionado!

Pad Thai

 

Hola amigos lectores!

Hoy, igual que ayer, “re-publico” receta antigua del blog… un súper pad thai con el que os vais a chupar los dedos amig@s!

Descubrimos este plato en un restaurante al que acudíamos hace mil años en Madrid, cuando yo ni sabía cocinar… Siempre que íbamos pedíamos lo mismo jeje.

Con el paso de los años, el pad thai se ha hecho más y más famoso, pero por si no lo conocéis, os cuento. El Pad Thai es un plato típico de la cocina tailandesa que consiste en unos tallarines anchos de arroz y una serie de verduras, gambas y salsas al que se agregan algunos ingredientes crujientes que le dan un toque súper especial, adictivo diría yo!

La única pega de esta receta es que hay 2 ingredientes clave que no encontraréis en un supermercado normal (los veréis debajo). Eso sí, en tiendas asiáticas o secciones internacionales de hipermercados los tienen.

Espero que os guste!

Ingredientes (para 4 raciones):

  • 200-300 gr de tallarines anchos de arroz (también llamados “de pad thai”, si no, cualquier tipo de tallarines valdría)
  • 3-4 puñados grandes de brotes de soja (frescos, NO en conserva que están blandurrios y con sabor a conservante)
  • 1 paquete de cebollino o 3 ajetes/cebollas tiernas
  • 1 pechuga de pollo (entera, sin filetear) o un bloque de tofu firme de 200 gr
  • 1 puñado grande de gambitas crudas peladas (congeladas)
  • 1 cebolla
  • 1 diente de ajo
  • 1 trozo de repollo o col (opcional)
  • 2 huevos
  • 5 cucharadas de salsa de tamarindo (ingrediente raro pero clave; la venden como salsa ya preparada o como pasta concentrada, en cuyo caso simplemente dejadla hidratar 30min en el triple de agua que su peso y luego trituradlo todo)
  • 4 cucharadas de salsa de pescado (otro ingrediente raro y clave, lo encontraréis en tiendas asiáticas o secciones internacionales de hipermercados; se usa también para la sopa vietnamita pho)
  • 2 cucharadas de azúcar
  • 1 cucharadita de sal
  • Copos de chile (opcional)
  • aceite de oliva
  • Para servir: cacahuetes, lima

Seguir leyendo…

Albóndigas de merluza en salsa

Buenos días lectores! Aquí me tenéis una semanita más 🙂 .

Algunos de vosotros recordaréis estas albóndigas… Las publiqué en 2016, y la verdad es que no había vuelto a prepararlas,  qué error!!!

Hace poquito me acordé de ellas y he decidido re-publicar la receta incorporando algunas pequeñas mejoras. Esta vez he añadido un par de cucharadas de tomate frito a la salsa, y aunque os lo pongo como opcional, le dan un toque delicioso que os recomiendo probar!

La receta original la tomé prestada (como tantas otras) del blog “Hoy comemos sano“, que por cierto releyendo la antigua receta me di cuenta de que fue precisamente con ese post cuando conocí el maravilloso trabajo que realiza Inés, la autora del blog.

Os cuento todos los secretos, son fáciles pero algo laboriosas (como todas las albóndigas) y están tan ricas que sin duda vale la pena! Es un plato que podían servir perfectamente en un muy buen restaurante.

Ingredientes (para 4 personas):

Para las albóndigas:

  • 400 gr de merluza u otro pescado blanco como pescadilla (puede perfectamente ser congelada, de estas bolsas que vienen muchos filetes y que suelo emplear para este tipo de recetas, pasteles de pescado…)
  • 1/2 calabacín pequeño
  • 1 cebolla pequeña o media cebolla grande
  • 1 diente de ajo
  • sal
  • pimienta
  • aceite de oliva

Para la salsa:

  • 1 cebolla pequeña o media cebolla grande
  • 2 dientes de ajo
  • 1 vasito pequeño de vino blanco, jerez o similar
  • 1 chorrito de agua
  • opcional: 2 cucharadas soperas de tomate frito
  • sal
  • pimienta
  • aceite de oliva

Seguir leyendo…

Pastel de puerros y merluza con salsa tártara ligera

Hola amigos!

Evidentemente, todos sabéis que me encanta cocinar. Me pasaría horas y horas, y dedico mucho tiempo a leer recetas nuevas y pensar qué prepararé la semana siguiente.

No obstante, dado mi trabajo y en general mi vida diaria tampoco dispongo de excesivo tiempo para estar entre fogones, y por ello suelo optar por cocinar platos que cueste poco hacer y cundan mucho. En invierno esto se traduce en guisos de legumbres, y en verano en pasteles salados!

Como podéis ver en este link, el blog está llenito de ellos: de carne, de pescado, de verduras, de horno, de microondas, de nevera…

Hoy os traigo uno más para la colección. Con él disfrutaremos del maravilloso sabor del puerro confitado y la suavidad de la merluza (que puede ser perfectamente lomos congelados), y además os doy la receta para cubrirlo de salsa tártara en versión express y aligerada.

Todo esto es una receta adaptada de la escuela de cocina Hoffman. Por si de variAnity no os fiais 😉 .

Ingredientes (para 4-6 raciones):

  • 2-3 puerros
  • 400 gr de merluza descongelada (peso sin espinas)
  • 1 chorrito de vino blanco
  • 200 ml de leche
  • 4-5 huevos
  • sal
  • pimienta
  • aceite de oliva

Para la salsa tártara express y aligerada (opcional pero muy recomendable!):

  • 1 yogur natural (sin endulzar; cuanto más espeso, mejor)
  • media cebolla pequeña
  • 3-5 pepinillos en vinagre
  • 1 cucharadita de alcaparras
  • pizca de sal

Preparación:

Comenzamos cortando el puerro por la mitad a lo largo y desechando la raíz y la parte verde. Lo lavamos muy bien, ya que suele tener tierra por el centro. Lo troceamos pequeño.

Calentamos un chorro de aceite a fuego medio-suave en una cazuela amplia y ponemos a pochar el puerro con una cucharadita de sal durante 15 minutos. Alternamos momentos de tapa abierta y cerrada, removiendo de vez en cuando.

Cuando esté blandito, agregamos el vino y dejamos que se evapore 2 minutos a fuego fuerte.

Agregamos la merluza descongelada y la dejamos unos minutos para que se cocine ligeramente (que se ponga blanca).

Vamos precalentando el horno a 180 grados con calor arriba y abajo.

Ahora tenemos 2 opciones, en función de si preferimos un pastel en el que se noten los distintos ingredientes, o bien si nos gusta más que esté todo triturado:

  • En caso de quererlo todo triturado, simplemente deberemos pasar la mezcla de puerros y merluza a un bol (o thermomix) y triturarlo con una batidora junto con la leche, los huevos, un poco más de sal y pimienta al gusto.
  • Si nos gusta notar los trocitos, batiremos a mano o con batidora la leche, los huevos, un poco más de sal y pimienta al gusto y después agregaremos la mezcla de puerros y merluza y removeremos bien con una espátula o cuchara.

En ambos casos, volcamos la mezcla en el molde que vayamos a emplear (yo utilicé uno alargado de los de bizcochos). Os recomiendo forrar el molde con papel de horno, de esta forma desmoldarlo será coser y cantar.

Metemos el pastel en el horno unos 35-40 minutos. Cuando al pincharlo con un cuchillo salga limpio, está listo. En caso contrario, lo dejamos un ratito más hasta que lo esté.

Mientras tanto podemos ir preparando la salsa tártara. Simplemente debemos picar con un cuchillo todos los ingredientes muy pequeñitos y mezclarlos con el yogur.

Dejamos enfriar el pastel (primero, a temperatura ambiente, y después en la nevera ya que se toma frio). Desmoldamos cuando esté frio y servimos con la salsa tártara por encima y junto a una ensalada sencilla.

➡ Se conserva en la nevera perfectamente 4 días. Estos pasteles no quedan bien descongelados (en cuanto a textura).

Crema fría express de remolacha y zanahoria

Hola queridos lectores!

Si pasar tiempo en la cocina no es del gusto de todos, hacerlo en verano lo complica aún más… Que si planes por allí, calores por allá… Por eso vienen genial recetas ultrarrápidas y que cundan!

La de hoy es una crema que descubrí en el perfil de Instagram de Health by Moni, y me pareció lo más: triturar y listo, como un gazpacho pero ya veréis que aún más rápido!

Tanto la remolacha como la zanahoria son excelentes a nivel nutricional, tienen mogollón de vitaminas antioxidantes y minerales, además de fibra. Si acompañáis la crema de huevo duro picado o frutos secos, podéis simplificar una cena en un pispás!

NOTA: tengo otra receta de crema deliciosa que consiste en sólo triturar: esta de espárragos blancos y alubias que os dejo enlazada de nuevo.

NOTA 2: también tengo más recetas de crema de remolacha, más de estilo invernal pero delicioooosas. Os dejo aquí las dos (con boniato y romero; o la básica).

Ingredientes (para 4 raciones):

  • 1 paquete de remolachas cocidas (las que vienen de 4 en 4 envasadas al vacío)
  • 1 paquete de zanahoria rallada
  • 1 vaso de leche y 1 vaso de agua, o 2 vasos de agua
  • 1 cucharadita de sal
  • 1 chorro de aceite de oliva
  • Pimienta al gusto
  • Para poner por encima (opcional): ver debajo

Preparación:

Simplemente trituramos todos los ingredientes (incluido el líquido de las remolachas) con la batidora hasta obtener la consistencia deseada. Con thermomix sería 1 minuto a velocidad 10.

Fijaos que empezamos poniendo poco líquido para poder ir agregando más o menos agua si lo queremos más líquido.

Metemos en la nevera durante un mínimo de 2 horas, ya que la idea es tomarla bieeeen fresquita!

Servimos tal cual o con huevo duro picado, frutos secos o germinados por encima y una cucharada de yogur, un toque excelente!

Helado de pistacho saludable

Hola amigos!!!

Hace ya tiempo que me gusta hacer helados en casa. De hecho, si no los hago más es porque mi congelador suele estar hasta los topes y no me cabrían 😂.

Empecé hace años con este de mango, más rico, fácil y cremoso imposible…

El siguiente fue este de fresa, espectacular también!

También me he animado con polos: me compré los típicos moldes básicos y preparé unos de fresa y naranja y otros de yogur con mermelada de frutos rojos para chuparse los dedos!

Como con tantos otros temas culinarios, quise perfeccionar la técnica y entender bien el proceso, y me apunté al curso online de helados saludables de Venus Sanz (os lo recomiendo si os interesa el tema!). Ahí aprendí qué técnicas caseras existen y qué ingredientes debe llevar un helado para que quede bien, y también cómo sustituir ciertos ingredientes por otros más saludables (si queremos).

Aprendí que los helados tradicionales llevan siempre nata, leche, huevo, azúcar y el ingrediente que sea. Los componentes de estos ingredientes son imprescindibles para que se llegue a formar un helado con la textura deseada (es decir, NO un bloque de hielo sin sabor), pero esos componentes se encuentran también en otros ingredientes más recomendables nutricionalmente (ahora entenderéis a qué me refiero).

Hoy os voy a enseñar el de pistacho, que es mi favorito! Sustituimos la nata por aguacate (lo que buscamos son grasas) y el azúcar por dátiles (lo que buscamos es endulzar).

Veréis qué sabor y qué textura amigos!

Ingredientes (para 4 raciones modestas):

  • 2 vasos de leche (la que queráis, mejor de vaca o de almendras que otras vegetales, tanto por sabor como porque necesitamos su proteína y su grasa)
  • 1 aguacate grande o 2 pequeños
  • 1 vaso lleno de pistachos (crudos, sin cascara), o 3 cucharadas soperas de manteca de pistacho (la venden en algunos herbolarios y online, como si fuese manteca de cacahuete pero de pistacho)
  • 1 vaso lleno de dátiles
  • Si queréis que sea de color verde intenso: 1 o 2 hojas de espinaca o similar (no afecta en nada al sabor)

Preparación:

Si empleamos pistachos en lugar de manteca, deberemos hidratarlos al menos 4 horas en agua templada.

Trituramos todos los ingredientes en una batidora hasta obtener una crema homogénea. Si os apetece encontraros trocitos de pistacho, dejad sin triturar algunos y agregadlos después.

Ahora, para transformar esto en un helado, podemos optar por 3 métodos:

  1. El del resultado profesional total: si tenemos heladera – al parecer esta de amazon da un resultado estupendo y es baratita, pero entiendo que pocos tienen hueco para más cacharros. Si tenemos este tipo de artilugio simplemente seguimos sus instrucciones. La gracia de las heladeras es que remueven y congelan a la vez, y la clave para que los helados sean cremosos en lugar de bloques de hielo es precisamente que entre aire mientras se forman.
  2. El más fácil: pasamos la mezcla a un tupper y dejamos ahí hasta que se congele, unas 4 horas. Es muy recomendable que de vez en cuando lo remováis con un tenedor, para que entre algo de aire y la textura sea mejor, pero si no no pasa nada (la textura será menos cremosa pero el sabor rico igualmente!). Sacadlo con 10 minutos de antelación antes de comerlo.
  3. El del mejor resultado sin tener cacharros raros: pasamos la mezcla a una o varias cubiteras (bandejas de hacer cubitos de hielo que venden para el congelador) y, en el momento de comer, las trituramos con una batidora potente al máximo hasta obtener un helado cremoso.

Qué os parece? Os animaréis??

Ceviche estilo mexicano

Hola lectores!

El ceviche es uno de esos platos que no me canso de comer, aunque reconozco que me gusta hacerlo de forma espaciada, ya que tiene un sabor muy marcado.

Me parece un plato genial por varios motivos: rapidez, sensación de bienestar cuando me lo como (saciada pero cero pesada), y que no hay que manchar nada ni dejar olores en la cocina…

En mi último viaje a México probé sus deliciosos ceviches, y vi que todos tenían en común algunos ingredientes que yo no suelo incluir (os dejo aquí el link a toooodas mis recetas de ceviches, incluida una SIN crudos y otra VEGETARIANA!). Se trata del boniato, el maíz y el tomate. Además, me dijeron que suelen aligerar la salsa con un poco de agua y siempre siempre lo hacen con lima (no con limón, como sugiero en algunas de mis recetas). La consecuencia es un plato delicioso que os invito a probar lo antes posible!

Os parece?

Ingredientes (para 3-4 raciones):

  • aquí hay varias opciones, que podéis combinar o elegir una unica variedad:
    • 300 gr de pescado blanco (dorada, corvina o incluso merluza; podéis comprarlo congelado)
    • langostinos cocidos
    • pulpo cocido/de lata
    • mejillones cocidos/de lata
  • 1/2 cebolla morada
  • 1 tomate
  • 3 ramitas de cilantro fresco
  • el zumo de 2 limas
  • 1 trozo de boniato de unos 100 gr (opcional pero muy recomendable)
  • 1-2 cucharadas soperas de maiz (de lata)
  • sal
  • pimienta
  • también podriais poner aguacate en dados y/o minimazorquitas que vienen en conserva

Preparación:

Empezaremos por el boniato (recordad que NO es imprescindible, pero para mi gusto vale la pena!). Pelamos el boniato y lo cortamos en rodajas gruesas o dados de unos 2 dedos. Para cocinarlo, la forma mas rapida es al vapor en un estuche de vapor al microondas (aprox 7 minutos), aunque también podéis cocerlo en una cazuela con agua hasta que esté tierno, u hornearlo.

Mientras se hace el boniato, preparamos los demas ingredientes.

  • Cortamos  en dados el pescado, de tamaño “bocado” (previamente lo dejamos sin piel ni espinas).
  • Si ponemos langostinos, los pelamos. Si ponemos mejillones o pulpo de lata, los escurrimos.
  • Laminamos muy fina la cebolla (idealmente con mandolina).
  • Picamos fino el cilantro.

Exprimimos las limas en un cuenco o tupper grandecito y agregamos todos los ingredientes que habiamos preparado (menos el boniato). Salpimentamos y reservamos en la nevera durante una media hora (mejor no pasar  de las 2horas).

 

En el momento de servir, picamos muy fino el tomate y lo agregamos al cuenco con lo demás, así como el maíz y el boniato cocinado.

Probamos y servimos tal cual en una fuente. Queda tan bonito y colorido!!! Aparte de sabrosísimo, por supuesto!

Hasta la próxima!

Calabacines rellenos veraniegos

Hola amigos!

Vi esta receta en el Instagram de mi colega Inés y no dudé en prepararla. Cómo no se me había ocurrido antes rellenar calabacines en modo frío al estilo de los huevos rellenos???

Es facilísimo y cunden un montón, os lo recomiendo totalmente para vuestras comidas o tuppers de verano…

Me acompañáis???

Ingredientes (para 2-3 raciones):

  • 2 calabacines medianos
  • 2 latitas de atún (al natural o en aceite de oliva)
  • media cebolleta pequeña
  • 1 tomate grandecito
  • 1 cucharada de alcaparras, aceitunas verdes o pepinillos (uno solo o varios juntos)
  • 1 yogur natural (sin endulzar)
  • 2 cucharaditas de mostaza

Preparación:

Comenzamos con los calabacines. Los lavamos y los cortamos por la mitad a lo largo. Lo más rápido para cocinarlos es hacerlos al vapor en el microondas, simplemente colocándolos en un estuche de vapor tipo Lekuee (sé que soy pesada con el uso de este utensilio, pero de verdad facilita muchísimo la cocina y reduce los tiempos una barbaridad!) y programando 6 minutos. Si no tenéis este tipo de estuche, colocáis los calabacines en una fuente apta para microondas, tapadita, y programáis 8-9 minutos.

.

Mientras se cocina, en un cuenco grande mezclamos bien el yogur con la mostaza.

Lavamos y picamos el tomate y la cebolla pequeñitos y escurrimos bien las latas de atún. Los agregamos al cuenco anterior junto con las alcaparras.

Cuando esté listo el calabacín, sacamos su pulpa con un cuchillo y una cuchara (con cuidado de que no se rompan, recordad que los vamos a rellenar!), picamos fina esa pulpa y la agregamos al bol con los demás ingredientes.

Con esta mezcla estamos listos para rellenar nuestros calabacines! Simplemente vamos poniendo cucharadas de la mezcla anterior, apretando un poco para que quede bien compacto.

Metemos en la nevera (se toman fresquitos), y listo!

➡ Como guarnición, una ensalada sencilla es lo mejor.

Si os sobra relleno, podéis enjuagar un bote de legumbres o cocer un poco de pasta y mezclarla con esto al estilo “ensalada de pasta” o “de legumbres”. Delicioso! Otra opción es emplearlo como relleno de bocadillo, wraps o pitas tostadas, qué rico!!!

 

Hummus sin tahini

Buenos días amigos!

Con frecuencia utilizo mis propias recetas publicadas en mi blog para preparar determinados platos y descubro posibles mejoras. Hace un par de semanas me animé con este delicioso hummus, y estaba tan rico que he decidido “republicarlo” por si alguno se lo perdió 😉 .

Es una variedad muy cremosa del hummus tradicional de garbanzos en la que sustituimos la pasta de sésamo (tahini) por un yogur. Es una buena variante para cuando no tenemos tahini, somos alérgicos o queremos aligerar un poco la receta.

Podéis acompañarlo, como cualquier hummus, de pan de pita tostado y cortado en tiras, picos o crudités tipo zanahoria o pepino en bastoncitos. Si os apetece darle un toque más exótico aún, os animo a que busquéis pan naan (típico hindú, parecido al pan de pita pero mucho más sabroso), que venden en secciones internacionales de hipermercados (el de la marca Tiger Kahn me encanta!).

Ingredientes:

  • 1 bote grande de garbanzos cocidos (400 gr)
  • 1 yogur natural sin azucarar/edulcorar
  • 2 dientes de ajo no muy grandes
  • 1 cucharadita de comino seco molido
  • zumo de 1 limón
  • 1 pizca de sal
  • 1 chorrito de aceite de oliva virgen
  • Para acompañar: zanahoria, apio, pan de pita o naan

Seguir leyendo…

Champiñones marinados estilo mediterráneo

Hola amigos!

Me encantan los champiñones!!! Cocinados en cremas, risottos, salsas, revueltos, rellenos… me parecen una auténtica delicia!

Para muchos de vosotros quizá no os resulte tan normal verlos crudos en una receta. Y es que, bien lavados, los champiñones crudos tienen un sabor a bosque y una textura crujiente que dan muchísimo juego!

La receta de hoy es como si fuese una ensalada, por lo que sería más apropiada como cena ligera o acompañándolos de una tortilla sencilla, o un filete a la plancha.

Vamos allá?

Ingredientes (para 4 raciones de picoteo):

  • 300 gr de champiñones blancos (mejor enteros que laminados, son más sabrosos)
  • 8 tomates secos en aceite
  • 1/4 de cebolleta o cebolla morada

Para el aliño:

  • 4 cucharadas de aceite de oliva
  • 2 cucharadas de vinagre
  • 1/2 cucharadita pequeña de mostaza
  • 1/2 cucharadita pequeña de miel
  • 1 twist de pimienta negra

Continúa leyendo Champiñones marinados estilo mediterráneo

Lomo de cerdo en salsa de manzana (olla express)

Buenos días amigos!

Después de una semanita desaparecida por aquí (que no por Instagram varianity_as), vuelvo a la carga con una receta de carne deliciosa!

Esta receta es de toda la vida en muchísimas casas españolas y la verdad es que es una maravilla… Tirada de hacer, rápida (en este caso es necesaria la olla express, os dejo el link donde os hablaba de por qué es tan recomendable tener una!), cunde un montón, riquísima y saludable, qué más podemos pedir?

Pues sí, podemos pedir más! Y es que podéis emplear otro tipo de carne que venga en “bloque”, como redondo de pavo (“roti”), solomillo de pollo/pavo/cerdo… Y… podéis hacerlo con otras frutas similares como una pera o con verduras como la zanahoria. Elijas la opción que elijas, te garantizo éxito total. Es más, me responsabilizo de lo contrario 😉 .

Ingredientes (para 4 raciones aprox, leed debajo):

  • 1 lomo de cerdo (suelen pesar entre 500 gr y 1 kg; calculad unos 150 gr por persona/ración)
  • 1 manzana grandecita (mejor no de las verdes) o 4 cucharadas de compota de manzana
  • 1 cebolla o puerro
  • 1 chorro de vino blanco
  • 1 cucharadita de sal
  • Pimienta
  • Agua (luego vemos cuánta)

Preparación:

Comenzamos pelando la cebolla y la manzana. Las picamos en cuadraditos medianos (después trituraremos todo osea que tampoco os esmeréis mucho).

Lo siguiente será dorar/sellar el lomo. Para ello, simplemente ponemos a calentar en la olla express un chorrito de aceite a fuego medio-fuerte. Salpimentamos bien el lomo y, cuando el aceite esté caliente, lo incorporamos.

Dejamos que se dore por cada lado 1 minuto y lo apartamos en un plato.

Agregamos más aceite a la olla e incorporamos la cebolla con 1 cucharadita de sal para que se poche. Removemos y dejamos 5 minutos.

Agregamos el vino y subimos a fuego fuerte 1 minuto para que se evapore el alcohol.

Reincorporamos el lomo que habíamos sellado, la manzana troceada y agua (mejor, caliente) hasta cubrir la mitad del lomo.

Cerramos la olla express y, cuando suban los 3 aros, bajamos a fuego medio y dejamos cocinar durante 10 minutos.

Apartamos del fuego, dejamos que la olla se descomprima sola y abrimos.

Trituramos la salsa resultante con la batidora (si veis que hay demasiado líquido, apartad un poco en un cuenco).

➡ Servimos cortado en rodajas (a mí me gustan finitas) y con la salsa calentita. La carne puede ir fría, templada o caliente, como más os guste!

➡ Como guarnición, lo mejor es arroz blanco, puré de patata o unas patatas fritas.

➡ Se conserva en la nevera 4 días sin problema, y también se puede congelar (junto o separado).