Crema de apionabo y puerro

Hola amigos!

Recuerdo la primera vez que vi el apionabo (también llamado celery o celeriac). Fue a los pocos meses de mudarme a Luxemburgo. Por supuesto lo compré y me acuerdo que os reté por Instagram (varianity_as) a ver si adivinábais lo que era jejeje.

La gente a la que nos gusta dedicar tiempo a leer sobre cocina, cocinar, visitar mercados etc tenemos especial debilidad por los productos nuevos para nosotros. Por más que lea, cocine o visite restaurantes o mercados, siempre me quedan muchos por conocer, es una maravilla!

Hace tiempo que no pensaba en que, al mudarme a Luxemburgo, fui descubriendo un montón de vegetales que ahora me resultan familiares. En concreto existe una variedad de tubérculos infinita, de multitud de colores y tamaños, morados, blancos, naranjas… Es genial! Algunos que fui probando forman parte de mi repertorio habitual, y otros no me gustaron tanto.

Os cuento un poco sobre este vegetal de raíz, que también podéis encontrar en España eh? En supermercados grandes tipo carrefour, online y en mercados grandes. No dejéis de probarlo si lo véis porque es súper versátil!

Se trata nada más y nada menos que la raíz del apio!! Mirad, os muestro la foto:

Lo llaman “el patito feo del mundo vegetal”, el “unsexy”, el “hobbit”, por evidentes razones jeje. Pero ya sabemos que las apariencias engañan así que… Tras él se esconde el fabuloso sabor del apio, pero con la ventaja de que no tiene hebras y que espesa las cremas de forma natural sin que sea una bomba de hidratos.

En otras palabras, cunde un montón, sacia siendo ligero y está delicioso! La forma en la que lo he preparado es tipo vichisoisse, pero añadiendo también comino. Es creación propia y está súper buena…

Ingredientes (para 6 raciones):

  • 3 puerros pequeños
  • medio apionabo (son grandes)
  • 1 patata
  • 1 vaso de leche (opcional, podéis poner nata u omitirla)
  • agua
  • aceite de oliva
  • 1 pastilla de caldo sin grasa de palma ni glutamato, o 2 cucharaditas de sal
  • 2 cucharaditas de comino (opcional pero recomendable)

Continúa leyendo Crema de apionabo y puerro

Falafel

Hola amig@s!

Muchas veces me preguntan de dónde saco la inspiración… Madre mía, hoy en día casi tendría que ir con una venda en los ojos para evitar inspirarme, con la cantidad de webs, blogs, libros, etc que hay, además de que cada vez que viajo o voy a un restaurante o casa de alguien me intereso especialmente por los platos ricos.

Total, todo esto para contaros que, después de SIGLOS queriendo hacer falafels en casa (los he probado en mil restaurantes) me he animado en casa y no sabia qué receta utilizar. Asi que os confieso que mi receta es la mezcla de las de Venu Sanz, Juan Llorca, Foodtropia, Veggie Boogie e Isasaweis. Casi na. Jeje.

Por si no conocéis este plato, los falafel son bolitas hechas con garbanzos y especias (al estilo de albóndigas pero en seco), muy típicas de países como Egipto, Siria o Líbano. Se suelen tomar mojando en una salsa de yogur y están deliciosos!!!

Ingredientes (para 4 raciones aprox):

  • 200 gr de garbanzos secos (OJO, tened en cuenta que va a haber que dejarlos en remojo unas 9-12 horas antes de cocinarlos) – si se te ha olvidado o por lo que sea prefieres utilizar garbanzos cocidos, utiliza 400 gr y agrega harina de garbanzo (o pan rallado) para conseguir igualar la textura a la que pretendemos
  • 1 cebolla (mejor, morada/roja)
  • 2 dientes de ajo (o 1 cucharadita no muy llena de ajo en polvo)
  • 1 puñadito de perejil o cilantro
  • 1 cucharada sopera de comino
  • 1 cucharadita no muy llena de sal
  • 1 chorrito de zumo de limón

Para la salsa:

  • 100 gr de yogur natural sin endulzar (1 yogur más o menos)
  • 1 chorrito de zumo de limón
  • Unas hojas de menta o hierbabuena
  • Pizca de sal
  • Pizca de ajo en polvo (o medio diente de ajo normal)

Opcional adicional:

  • Ensalada
  • Pan de pita

Preparación:

Como os decía en los ingredientes, hay que dejar en remojo los garbanzos durante toda una noche (9-12 horas). Vamos a emplear los garbanzos tal cual, sin cocer, esta receta es asi!

Una vez tenemos los garbanzos remojados, los escurrimos y reservamos un momento.

Trituramos todos los ingredientes menos los garbanzos.

Una vez triturado esto, incorporamos los garbanzos y volvemos a triturar. OJO, no pretendemos que quede una masa tipo hummus, sino con más textura (no importa que quede algún garbanzo por ahí suelto).


Precalentamos el horno con calor arriba y abajo a 180 grados.

Vamos sacando porciones de falafel y formamos bolitas tamaño pelota de golf. Las vamos colocando sobre una bandeja de horno forrada con papel de hornear.

Cuando estén todas, metemos en el horno 30-40 minutos. Pasados 15-20 min, les damos la vuelta uno por uno con cuidado de no quemarnos.

Mientras tanto, preparamos la salsita de acompañamiento simplemente mezclando todos los ingredientes (si empleamos ajo normal, habrá que emplear batidora).

  • Si vamos a tomarlo tipo pita, cuando vayamos a comer pondremos para cada uno: 1 pita tostada, ensalada (lavada y escurrida), la salsa, y por ultimo los falafel.
  • Otra opción es tomarlo simplemente como aperitivo, mojando los falafel en la salsa. O prescindir de la pita y tomar como ensalada estilo buddha bowl!

LISTO!

Ensalada de pesto y alubias

Buenos días!!!

Esta ensalada la vi hace años en uno de los primeros libros de Deliciously Ella y me pareció súper apetecible. Hace poco la redescubrí en su app y me animé a prepararla, exitazo total!

Tan solo hay que mezclar los ingredientes en una ensaladera, y listo para servir!

➡ Es maravillosa para tupper, muy completa nutricionalmente (no os preocupéis por la proteína, esta en la alubia, en el pesto y en las pipas, y la grasa en los 2 ultimos).

Ingredientes (para 4-5 raciones):

  • 2 botes grandes de alubias blancas cocidas (en total, 800 gr de peso escurrido)
  • 4 cucharadas soperas generosas de salsa pesto (comprada de calidad o casera, siguiendo las indicaciones de ESTA receta)
  • media bolsa de rúcula (4 puñados aprox), u otra hoja verde tipo canónigo
  • 3 cucharadas de pipas de calabaza o de girasol

Preparación:

Simplemente hay que poner todos los ingredientes en una fuente y mezclarlos.

Os recomiendo que enjuaguéis las alubias poniéndolas en un colador bajo el grifo hasta que deje de salir espumilla.

Se pueden dejar mezclados de antemano, incluida la hoja verde, ya que no se mustian.

Listo!

Podéis conservarla 4 días en la nevera sin problema.

 

Chips ahoy saludables (galletas con pepitas de chocolate)

Buenos días una semanita más!!!

Estoy taaan emocionada por compartir esta receta con vosotr@s!!! Desde que os las enseñé por Instagram no habéis parado de pedírmelas…

Es de las recetas saludables dulces más deliciosas que he preparado nunca, y es que no sé a vosotr@s, pero a mí casi siempre me decepcionan las versiones saludables de postres… Si os soy sincera, ni siquiera fotografié el paso a paso pensando que no iba a salir nada del otro mundo, y maaadre mía, qué cosa más BUENA!!!

Mi casa entera olía a las famosas galletas Chips Ahoy, que estaréis de acuerdo conmigo en que son DELICIOSAS pero, lamentablemente, las del supermercado son puro azúcar, grasa de palma y harina refinada…

La receta pertenece al ebook de “Postres faciles y equilibrados” de Las Maria Cocinillas, que he adquirido como parte del bundle “Vida sana”. Estoy emocionada con el bundle, me dan ganas de pedirme vacaciones solamente para hacer los cursos y leer los libros!!! Jajaja

Bueno amig@s, vamos al grano que no hay tiempo que perder!

Ingredientes (para 16 galletas):

  • 180 gr de garbanzos cocidos (NO ME HE VUELTO LOCA, HACEDME CASO, NO SE NOTAN NADA)
  • 80 gr de mantequilla de algún fruto seco (sirve crema de cacahuete, tahini…)
  • 40 gr de dátiles (sin hueso), azúcar u otro endulzante liquido tipo arce, agave… NO SIRVEN EDULCORANTES TIPO SACARINA, CON EL HORNO AMARGAN
  • 1 cucharadita de bicarbonato o de levadura tipo royal (no la de hacer pan)
  • 2-3 cucharadas soperas de chispitas de chocolate
  • Opcional: 1 cucharadita de vainilla liquida

Preparación:

Comenzamos precalentando el horno a 200 grados con calor arriba y abajo.

Trituramos con una batidora o thermomix (velocidad 7) los garbanzos enjuagados y escurridos sobre un colador y el endulzante que hayamos escogido hasta que queden pulverizados.

Los pasamos a un cuenco y agregamos el resto de ingredientes (reservad una de las cucharadas de chispitas de chocolate para poner luego por encima), removiendo con una espátula o con las manos hasta que quede todo bien integrado.

Formamos bolitas (tamaño pelota de golf aprox) y las vamos colocando en la bandeja del horno forrada con papel de hornear. Cuando estén todas las bolitas hechas, nos mojamos las manos con agua (para que no se nos pegue todo), aplastamos las bolitas un poco para darles forma de galleta y ponemos por encima las chispitas de choco que habíamos reservado.

Lo metemos en el horno durante 15 minutos.

Las sacamos y las dejamos enfriar 10 minutillos sobre la rejilla (esa otra bandeja del horno jeje) para que pierdan humedad y queden con la textura que buscamos.

Listo!

Pastel de carne estilo abuela (con su salsa)

Hola a tod@s!!!

Aquí os traigo una receta más para mi sección Pasteles salados. Ya sabéis que me encantan los pasteles salados, son rápidos de hacer (se hacen solos en el horno), cunden un montón, y son estupendos para tupper.

El de hoy tiene carne de ternera y bovril (concentrado de buey, lo venden en todas partes aunque quizá no os hayáis fijado), dos ingredientes que, si bien no son los más saludables del mundo (la OMS recomienda limitar el consumo de carne roja), no pasa nada por tomarlos de vez en cuando.

El resultado es un pastel que os transportara directos a la cocina de vuestra abuela, de verdad, y de ahí el nombre que tiene el post 😉 .

Os animáis???


Ingredientes
(para un molde alargado de 24cm, salen unas 4-6 raciones):

  • 500 gr de carne picada de ternera y/o cerdo
  • 1 huevo
  • 1 chorro de leche
  • media cebolla (o 1 si es pequeña)
  • 50 gr de jamón serrano (o ibérico) picado
  • pimienta al gusto
  • media cucharadita de nuez moscada
  • media cucharadita de sal

Para la salsa (opcional):

  • 1 cucharada sopera de bovril
  • 2 vasos de agua no muy grandes
  • 1 cucharadita de cebolla o ajo secos en polvo (los venden donde las especias)
  • 1 chorrito de vino blanco o tinto, o de cocinar
  • 1 cucharada sopera de maizena

Preparación:

Os dejo las fotos del paso a paso debajo.

Comenzamos precalentando el horno a 200 grados con calor arriba y abajo.

Comenzamos con el pastel propiamente dicho.

Picamos la cebolla y el jamon (y la carne, si no viniese ya asi).

En un cuenco grande batimos el huevo y le agregamos todos los restantes de la lista (menos los de la salsa evidentemente).

Mezclamos bien con una cuchara o con las manos y lo pasamos a un molde apto para horno (recomiendo uno alargado de unos 24cm, tipo bizcocho). Podéis forrar el molde con papel de horno para facilitar el desmolde, o bien engrasarlo ligeramente con aceite o mantequilla.

Metemos en el horno 30 minutos. Pasado ese tiempo, sacamos para comprobar que esté cocinado por dentro. Si no es el caso, lo dejamos 10 minutos adicionales, o los que hagan falta 😉 .

Mientras se hornea, preparamos la salsa.

En un cacito ponemos a calendar a fuego fuerte todos los ingredientes indicados para la salsa EXCEPTO la maizena y uno de los vasos de agua.

En un vaso de agua FRIA (importante) disolvemos bien la maizena. Cuando empiece a hervir el contenido del cazo, incorporamos la maizena disuelta.

Dejamos hervir a fuego medio 1 minute, y lista nuestra salsa!

Pues ya tenemos listo todo nuestro plato, qué os parece??? Espectacularmente tirado, verdad?

➡ Se conserva 4-5 dias en la nevera. Podéis congelarlo también.

➡ Como guarnicion, me gusta especialmente con puré de patata, arroz, verduritas al vapor o con macedonia de verduras (de lata).

 

Legumbres: beneficios, trucos y recetas

POST REEDITADO CON MOTIVO DEL DIA INTERNACIONAL DE LAS LEGUMBRES, CON NUEVAS RECETAS! (Anterior edicion: 2016)

Hola amigos!

Me han regalado por mi cumple un súper libro que me ha hecho lanzarme a preparar un post muy especial… Se llama “La cocina de las legumbres“, de la fundación Alicia.

¿Sabíais que el 2016 es el “Año Internacional de las Legumbres”? A mí me encantan, en todas sus versiones, pero soy consciente de que no a todo el mundo le gustan o no se tiene una buena imagen de ellas… Que si engordan, que si hinchan, que si son pesadas, que si son para el invierno… Miles de cosas oigo como excusa para no tomarlas! Las legumbres más habituales en nuestro país son las lentejas, los garbanzos, las alubias, las habas y los guisantes, con distintas variedades cuyas diferencias os explico en los posts correspondientes. Pero también lo son los cacahuetes (SI!) y la soja (en salsa, brotes, edamame, tofu, miso…).

En este post voy a tratar de convenceros de lo interesante que es tomarlas, desmentir los mitos, daros algunos truquillos para que os salgan genial y también os pongo los links con ideas concretas de recetas más que probadas…

Seguir leyendo…

Judías verdes guisadas a la andaluza

Hola amigos!

Rescato (y mejoro receta) del pasado 🙂 . Y es que esta vez le puse patata cocida y huevo duro y fue un éxito!!!

No sé cómo lo hago, pero siempre acabo hablando de comida con cualquier persona que se me cruce… Imagino que tengo tendencia a llevar por ahí mis conversaciones inconscientemente, pero de verdad que muchas veces me propongo no sacar el tema y aun así acabamos comentando recetas, blogs, restaurantes etc, aunque la persona con la que hable no sepa freír un huevo!

Es de este modo como muchas veces conozco nuevas fuentes de inspiración, como la receta de hoy. Una amiga con la que coincidí en una boda me habló del blog Cocinando entre olivos, y en cuanto tuve un rato me puse a leer sus miles de recetas… La mujer que lo escribe es andaluza, y se nota tanto en el tipo de recetas como en la forma tan agradable de escribir!

Esta receta es casi del todo cosa suya, a excepción de la variedad de judía y de la forma de presentar el huevo, que ella añade batido al guiso y a mí me pareció más interesante hacerlo aparte. También le pongo patata para darle volumen y convertirlo en plato unico, pero esto ya como queráis!

Ingredientes (para 4 raciones):

  • 500 gr de judías verdes (redondas o planas y en este caso mejor frescas que congeladas PERO NO DE CONSERVA porque están blandurrias y saben a conservante)
  • 1 cucharadita de maizena
  • Especias:
    • 2 cucharaditas de comino en polvo (no muy llenas)
    • 2 cucharaditas de pimentón (no muy llenas)
  • 2 cucharaditas de sal
  • 4 dientes de ajo
  • aceite de oliva
  • 2-3 patatas
  • 4 huevos (opcional)

Continúa leyendo Judías verdes guisadas a la andaluza

3 bebidas calientes – curcuma, matcha y pumpkin spice lattes

Hola amig@s!!!

Re-edito este post de hace 3 añitos, si me lo permitis…

Hasta hace no mucho tiempo, mi espectro de bebidas calientes se limitaba (como el de casi todo el mundo a mi alrededor) a café, leche con colacao, té o infusiones. Punto.

Estas bebidas novedosas las descubrí cuando me empecé a adentrar en el mundo de las recetas saludables, blogs vegetarianos, libros de cocina moderna etc. Y la verdad es que estoy encantada!

Podemos llamar “latte” a cualquier bebida caliente con leche espumosa por arriba (tanto si llevan café como si no; si pasáis de la espuma tampoco pasa nada!). La espumita la podemos conseguir fácilmente con:

  • un espumador de leche tipo jarrita, como el aerocinno de Nespresso o el equivalente de Cecotec – si sois unos locos de la espumita y sois pocos en casa (sale cantidad para 1 persona), haceos con uno; si no, mejor no, es probable que se quede en el trastero…
  • un espumador de mano – no saca la mejor espuma pero es pequeno y barato
  • thermomix – perfecto si es para varias personas – poniendo el accesorio mariposa y partiendo de leche muy fria, programas 2 minutos a velocidad 4, y luego la calientas 1 minuto a temperatura varoma

Como os digo en muchos posts de recetas originales, que preparemos platos extraños de vez en cuando no implica que no preparemos los de toda la vida: en la variedad están el gusto y la salud! En mi caso particular, los que me seguís por Instagram (varianity_as) lo sabéis de sobra: mi menú semanal se compone siempre de platos tradicionales y 2 o 3 más novedosos. Creo que es una buena idea innovar para divertirnos, aprender y nutrirnos mejor!

Quizá estéis pensando: ¿y cuándo me voy a tomar yo esto? Pues muy sencillo: desayuno o merienda, o cuando os dé la gana…

Vamos allá!

Continúa leyendo 3 bebidas calientes – curcuma, matcha y pumpkin spice lattes

Granola con dátiles y vainilla

Muy buenos dias lectores!

Algún amante por ahí de la granola??? Imagino que sí… lo cierto es que nunca he conocido a nadie que la pruebe y no le guste! Jejeje

En este blog ya he compartido alguna que otra recetita de granola, en las que también os daba ideas para utilizarla:

Pues bien, hoy os traigo una nueva para ampliar repertorio.

La gracia se la dan los dátiles (que ponemos tanto troceados como en forma de sirope, luego veréis) y la vainilla (no confundir la vainilla pura, que es negra, con la “cosa blanca” que venden en los supermercados y que es azúcar con una ínfima cantidad de aroma de vainilla, detalles debajo). Ambos ingredientes, aparte de ser deliciosos, tienen propiedades que los hacen especialmente saludables. A lo mejor piensas: “pero si el dátil tiene mucha azúcar y calorías!“, ok, pero es que resulta que además tiene elementos (micronutrientes y fibra) que lo hacen interesantísimo. Es el alimento ideal para reponer fuerzas o prepararse para hacer ejercicio, por ejemplo, ni barritas energéticas ni nada.

Lo mejor de hacer granola en casa es el olor que deja en casa durante unas horas… Maaadre mía qué rico!!!

Ingredientes (para 1 bote grandecito)

  • 125 g de copos de avena (gruesos o finos)
  • 70 g de almendras y avellanas (repartid los 70 gr a vuestro gusto, pero cuidad que sean al natural y no tostados ni con sal)
  • 50 g de semillas/pipas como de sésamo, girasol, calabaza, lino…
  • 1 pizca de sal
  • 1 cucharadita de vainilla en polvo (ojo, es vainilla pura, NO el “azúcar avainillado” que venden en los supermercados y que es artificial y amarga con el calor; la vainilla pura la compro en herbolarios, zonas eco de hipermercados u online en tiendas como saludviva; aunque sea bastante cara, cunde muchísimo!)
  • 2 cucharadas de coco en copos (también llamados “coco chips” o “coco flakes”, los venden en los mismos sitios que la vainilla)
  • 75 gr de caramelo de dátil casero (os dejo el enlace a la receta aquí, pero se resume en triturar la misma cantidad de dátil deshuesado que de agua muy caliente)
  • 6-8 dátiles troceados

Preparación:

Precalentamos el horno a 180ºC con calor arriba y abajo.

Troceamos ligeramente los frutos secos machacándolos ligeramente con la parte plana d un cuchillo grande y los ponemos en un cuenco grandecito o tupper.

Añadimos a ese cuenco los restantes ingredientes secos (todos MENOS EL CARAMELO Y LOS DATILES) y mezclamos.

Agregamos al cuenco anterior el caramelo. Mezclamos bien para que se formen pegotitos (que son los que luego se convertirán en pequeñas y deliciosas rocas…).

Extendemos un papel de hornear sobre una bandeja de horno y vertemos la mezcla sobre él bien extendida. Horneamos unos 25 minutos, removiendo la mezcla cada 10-15 minutos.

Sacamos del horno y apartamos la mezcla de la bandeja para que no reciba el calor residual.

Una vez fría añadimos los dátiles (troceados y sin hueso) y pasamos al bote en el que vayamos a conservarla (dura mucho tiempo, pero seguramente te la termines antes jejeje).

Listo!

Ahora puedes usarla para acompañar tus yogures, con fruta, por encima de smoothies… o tal cual a puñados! Es adictiva!!!

Curry ultracremoso de cardo y guisantes

Hola amig@s una semanita más!

Desde hace unos meses tengo un compañero de trabajo procedente de la India. Ya sabéis que una de las cosas que más me gusta de vivir en Luxemburgo es que coincido a diario con gente de todos los rincones del mundo, es impresionante que en mi equipo lo que menos hay son europeos!

Total, que al poco de conocerle empezamos a hablar de comida india y me recomendó algunas recetas que no son las típicas de restaurante. Fui a una tienda de alimentacion de su pais (te recomiendo buscar una en tu ciudad!) y disfruté como una enana simplemente tratando de saber qué eran la mitad de las cosas jejeje.

Pues bien, os traigo la primera de las recetas que he preparado (ojo, tenéis muchísimas recetas indias en este blog, como varios curries o las samosas, si queréis puedo hacer un post recopilatorio!).

Procede del blog “Vegan Richa“, que os recomiendo absolutamente – os dejo también el link a la receta en concreto.

Se trata de un curry (“curry” es la palabra que ellos utilizan para referirse a los guisos en general) que no tiene pollo ni langostinos, es vegetal, pero no os preocupéis que, gracias a los guisantes, contiene proteina. Otro toque especial se lo da el cardo o las acelgas, poco frecuentes en los típicos platos de curry que acostumbramos a ver por Europa.

Estaba delicioooooso, animaos a probarlo!

Ingredientes (para 4 raciones):

  • media cebolla
  • 3-4 dientes de ajo
  • 300 gr de guisantes congelados
  • 200-300 gr de acelgas, espinacas o cardo (frescos, congelados o en conserva)
  • aceite de oliva o de coco
  • sal
  • especias:
    • Copos de chile al gusto (para darle un toque picantito)
    • 3 cucharadas soperas de garam masala – o curry en polvo, o bien media cucharadita de las siguientes especias – las que tengáis:
      • Comino
      • Cúrcuma
      • Pimienta negra
      • Jengibre
      • Canela
      • Cardamomo
      • Fenogreco
  • Agua (luego veremos cantidad)
  • 200 gr de arroz basmati o thai como guarnición

Preparacion:

Antes de empezar, vamos poniendo a cocer el arroz siguiendo las instrucciones de su envase.

Ahora vamos con esta suuuper receta!

Comenzamos pelando y picando cebolla y ajo pequeñitos. Los ponemos a pochar a fuego medio en una cazuela con un chorro generoso de aceite y una cucharadita de sal durante 7 minutos.

Agregamos todas las especias y removemos 1 minuto (esto lo hacemos para potenciar bien sus aromas).

Incorporamos los guisantes y las acelgas o equivalentes y dejamos a fuego algo más fuerte 5 minutos mas, removiendo de vez en cuando.

Cubrimos con agua 2 dedos por encima (yo puse más, como se ve en la foto, y para mi gusto me pasé) y dejamos cocinar a fuego bajo durante 10 minutos.

Listo!

Servimos calentito acompañado del arroz. Una LOCURA de sabores, creedme!