Pechugas de pollo barbacoa en papillote

 

Hola amigos!

De nuevo rescato antigua receta del blog a la que he dado un par de vueltas (para empezar, la foto que la encabezaba no le hacía justicia!). En esta ocasión, el principal plus consiste en que os sugiero dos formas adicionales de preparar el papillote, técnica de cocina súper recomendable con la que me gustaría que os familiarizarais!

➡ Y por qué digo que el papillote es una técnica de cocina súper recommendable? En qué consiste exactamente?

– Consiste en envolver los alimentos en papel (de horno, film o de aluminio) formando paquetitos muy bien cerrados – para que no se salgan el vapor ni los jugos por ninguna parte.

– Luego los cocinamos en el horno o al vapor (en este último caso, con el varoma de la thermomix o con un estuche tipo Lekue, aunque otras formas también valdrían!).

– Se puede hacer con carne, pescado o verduras, o una combinación de ellas. El salmón queda especialmente bien!

– Gracias a esta técnica:

  • se conservan los jugos naturales de los alimentos, quedando super jugosos (valga la redundancia)
  • lo anterior nos permite prescindir de añadir grasas ni líquidos
  • no deja olores en la cocina (a veces el olor del pescado puede resultar molesto)
  • además, al cocinar dentro de paquetitos, no manchamos nada de nada!!!

Al lío!

Ingredientes (por persona):

  • 1 pechuga de pollo entera (sin piel ni fileteada)
  • 2 cucharadas de salsa barbacoa (yo compro la de Heinz, me parece buenísima!)
  • opcional: verduras variadas hechas tiras/bastoncitos finos: por ejemplo zanahorias, espárragos verdes, cebolla, pimiento… No pongáis hortalizas que no puedan comerse crudas, como patata, boniato o berenjena, ya que en papillote las verduras quedan al dente
  • opcional: sésamo en semillas

Continue reading

Pechugas hasselback (con mozzarella, tomate y albahaca)

Muy buenos días amigos!

Ya he hablado en muchas otras ocasiones del éxito asegurado que tiene la combinación queso+tomate+orégano… y es que de verdad no falla con nadie, gusta a niños, a adultos, a gente que se cuida, a gente que no… Otras recetas del blog con esta combinación son el calabapizza, la bolognesa (con la que preparar pasta, cottage pie, pimientos rellenosberenjenas rellenas, lasagnas…), el pollo parmigiana

Por tanto os recomiendo “tirar” de este tipo de platos cuando tengáis invitados variopintos o a los que no conozcáis demasiado 🙂 .

El de hoy cuesta el mismo esfuerzo (cercano a cero) preparar para 2 personas que para 10, ya que simplemente tenemos que meter unas pechugas en el horno con 3 ingredientes contados que salen de sus respectivos envases…

¿Alguna ventaja más del plato?

Pues sí. Un plato sabroso y consistente no implica que tenga que contener aditivos, sal/azúcar ni grasas perjudiciales a porrón, y estas pechugas son la prueba de ello… Tenemos un sabor potente y una textura tierna total a base de:

  • proteína de calidad (el pollo y la mozzarella) con poca grasa saturada (sobre todo si escogemos mozzarella baja en grasas pero sin nada a cambio),
  • y los beneficios de la salsa de tomate (aparte de la fibra, vitaminas y minerales de toda verdura, el tomate cocinado aflora unas sustancias que no contiene en crudo, por tanto si compramos uno sin aditivos y con poco azúcar, como el que os sugiero debajo, lo aprovecharemos como es debido!).

Para acompañar estas pechugas, podéis poner tanto una ensalada sencilla (bastan unos canónigos con tomatitos cherry bien aliñados con aceite, vinagre, sal y orégano) o bien arroz con tomate, por ejemplo.

¿Y por qué las llamo “hasselback”?

Pues porque son un invento a partir de las patatas hasselback, receta sueca que consiste en hornear patatas enteras haciéndoles unos cortes sin legar al fondo y metiéndoles “cosas” en dichos cortes. La gracia es que al hornearse, esos cortes se abren y quedan muy jugosas. Podéis probar también las patatas, son una delicia con simple mantequilla, sal gorda, pimienta y especias! La receta he de reconocer que se la he copiado a Gabriela Uriarte (perfil de Instagram gu_nutricion).

Ingredientes (para 2 raciones):

  • 1 pechuga de pollo/pavo entera (sin piel, sin filetear) – si son pequeñas o tenéis mucha hambre, 2
  • 1 bola de mozzarella (light o normal)
  • 3 cucharadas de tomate frito (casero o de receta casera, como el Hida de mercadona)
  • 1 cucharada de orégano seco
  • aceite de oliva
  • sal
  • pimienta

Continue reading

Pollo asado ultrajugoso (en bolsa de asar)

Hola amigos!

Arrancamos semana con una receta de inmejorable relación esfuerzo-resultado enfocada a los negados de pollo asado como yo… Consiste en meter todos los ingredientes (normales y corrientes) de un listado en una bolsa, encender el horno y apagarlo 45 min después.

El resultado es un manjar jugosísimo que va a gustar a todo el mundo, creedme, no volveréis a asar el pollo de otra forma!!!

¿Y de qué bolsa hablo? Las bolsas de asar son unas bolsas de usar y tirar que venden con ese mismo nombre en todo supermercado en la zona de papel film, aluminio etc. Están hechas de un plástico especial que permite meterlas en el horno hasta 200 grados (sin función grill por favor jeje). Tienen la utilidad de que aíslan los alimentos de la sequedad del horno, formándose una especie de vapor dentro de ella y obteniendo resultados súper jugosos!

En este blog os he enseñado a hacer pan dentro de esta bolsa, es una maravilla!

NOTA: Ojo con los packs de bolsa+sazonador de pollo al limón o similares, esos sazonadores están plagados de sal, azúcar y aditivos que no conviene emplear! Fijaos siempre en la lista de ingredientes.

Ingredientes (para 4 raciones):

  • 1 kg de pollo en alitas, muslos, jamoncitos, cuartos, contramuslo…
  • 2 patatas medianas (o cebolla, zanahoria…)
  • Zumo de 1 limón
  • 2 dientes de ajo
  • 1-2 cucharaditas de sal
  • Especias:
    • 2 cucharadas soperas de hierbas provenzales secas (o a ojo de orégano, romero, tomillo, albahaca…)
    • 2 hojas de laurel
    • Pimienta negra al gusto
    • 1 cucharadita de pimentón dulce o picante

Continue reading

Fajitas con sazonador y guacamole caseros

Muy buenos días queridos lectores!

Muchas veces he mostrado en Instagram (varianity_as) una de nuestras cenas favoritas: fajitas estilo mexicano. Es una cena que preparamos en casa con muchísima frecuencia, ya que contenta tanto a amantes de la comida contundente como a los de la comida sana (que no tienen por qué ser incompatibles!) 🙂 .

Me di cuenta de que no tenía esta receta publicada, me pasa mucho que no se me ocurre publicar recetas de mi día a día por considerarlas muy simples, pero me consta que a muchos de vosotros son precisamente las que más os interesan!!! Además, me ha parecido interesante hacerlo dado que, como en muchas otras recetas sencillas, en los detalles/matices está la diferencia, y me refiero tanto desde el punto de vista del sabor como del nutritivo…

Y es que tomar fajitas en casa puede ser: un plato completamente procesado, aunque nos parezca muy sabroso y casero porque “lo estamos preparando nosotros”, o bien un plato igualmente (o más) delicioso pero sin porquerías… Os explico a qué me refiero:

  • los sazonadores de sobre son una mezcla de sal, azúcar (SI, azúcar, hace poco así lo publicaba el gran sinazucar.org) y potenciadores del sabor (glutamato), cuando no hay nada mas fácil que echar especias de un bote… además veréis que son especias normales y corrientes
  • el guacamole de bote, si bien he visto algunos REFRIGERADOS que son casi todo natural, no me convencen del todo, me gusta más como queda la combinación que os propongo debajo, pero eso ya como queráis (pero por favor nunca compréis los guacamoles de despensa…)
  • las tortillas de las marcas habituales suelen estar hechas con grasa de palma y una cantidad de aditivos sorprendente – la opción saludable es comprar las que menos tengan (a poder ser, ninguno), yo compro las de maíz que venden en zonas internacionales de supermercado o en herbolarios/zonas eco/bio.

Vamos allá!!!

Ingredientes (para 4 raciones):

  • tortillas para fajita (cantidad-nº en función del tamaño de la tortita…)
  • 2 pechugas de pollo sin filetear
  • 3 pimientos (de distintos colores o del mismo)
  • 1 cebolla grande ó 2 pequeñas
  • especias (“sazonador casero”): sal, comino, pimienta negra, cayena o copos de chile, ajo en polvo, pimentón (cantidades a vuestro gusto, el que debe predominar es el comino)
  • aceite de oliva

Para el guacamole:

  • 1 aguacate muy maduro
  • 1 trocito de cebolla o cebolleta
  • zumo de medio limón pequeño o lima
  • sal
  • pimienta negra
  • 1 trocito de tomate (opcional)
  • tabasco (opcional)
  • cilantro fresco (opcional)

Continue reading

Alitas de pollo perfectas

Hola amigos!

A quién no le gustan las alitas?? Es una de esas cosas que no tienes que preguntar cuando te apetece pedir para picar, verdad? Jejeje.

La verdad es que son uno de esos platos que suelo dejar “para pedir en restaurantes”, o para disfrutar en barbacoas. En casa nunca se me había ocurrido prepararlas, y cuando me dispuse a ello observé que varias recetas alertaban de muchos problemas que suelen darse con estas pequeñuelas…

Está claro lo que todos buscamos: que queden crujientes por fuera y tiernas por dentro. Aparte de sabrosas y sin que sean una bomba de aceite. Ok. Entonces pensemos cómo evitar que salgan así!

  • Clave n°1: secarlas antes de ponerles el rebozado. Por supuesto, sin que tengan plumas.
  • Clave n°2: embadurnarlas de un rebozado en concreto que descompone la proteína y lleva al exterior de las alitas la humedad de su piel, permitiendo que queden crujientes por fuera mientras que el interior se mantiene tierno.
  • Clave n°3: hornearlas en lugar de freírlas.
  • Clave n°4: hornearlas de determinada forma, es decir, no a cualquier temperatura ni tipo de horneado, sino como os sugiero más abajo…

Ingredientes (para 2-3 personas):

  • 1 kg de alitas de pollo (parece mucho, pero gran parte es hueso!)
  • 1 cucharada sopera de bicarbonato de sodio
  • 1 cucharada sopera de sal
  • Pimienta negra
  • Opcional: salsas a vuestro gusto (barbacoa, tomate, etc)
  • Ensalada para acompañar

Continue reading