Pollo pekinés (estilo pato laqueado)

Muy buenos días queridos lectores!

Los que me conocéis de hace tiempo sabéis que gran parte de mi interés culinario se lo debo a la bloggera Isasaweis… La descubrí, como tantas otras personas, en youtube por un video en el que enseñaba a hacerse un moño con un calcetín… de eso han pasado ya 10 años, y desde entonces ha publicado un montón de ideas de belleza pero también recetas fabulosas. En este blog he hecho muchas de las recetas que vienen en el suyo y en sus libros.

La de hoy procede concretamente de su blog, y aunque ella la termina en el horno, yo sigo el resto de la receta prácticamente igual. Os enlazo su video por si queréis verlo 🙂 .

La idea es replicar el delicioso plato chino “pato laqueado pekinés” pero con pollo y sin las porquerías que se añaden a las salsas comerciales… Aviso: es una salsa PELIGROSA, de las que invitan a mojar pan como si no hubiera un mañana… así que ya sabéis!!!

Además, más fácil no puede ser!

Ingredientes (para 4 raciones):

  • 2 pechugas enteras (sin filetear) de pollo (también sirven 4 muslos enteros, u 8 jamoncitos, contramuslos…)
  • 1 puñado generoso de ciruelas pasas sin hueso (unas 10)
  • 2 vasos de agua
  • ½ vaso de vinagre
  • 1 cucharadita de cada:
    • jengibre seco en polvo
    • canela

Para el marinado:

  • 1 cucharada de miel
  • 1 cucharada de aceite
  • 3 cucharadas de salsa de soja

Preparación:

Al menos 2 horas antes de cocinar (mejor, toda la noche), ponemos a marinar/adobar el pollo en un cuenco grande con los ingredientes indicados en “para el marinado”. Tapamos con papel film y lo dejamos reposar en la nevera.

L

En un cacito pequeño o en la thermomix ponemos el agua con las ciruelas, vinagre, jengibre y canela.

Lo dejamos cocinar tapadito a fuego suave (removiendo de vez en cuando) hasta que las ciruelas estén algo tiernas, unos 10 minutos. Trituramos esta salsa con una batidora. (En thermomix sería: cocer todo 10 minutos a 100 grados velocidad 1 y, después, triturar 30 segundos velocidad 10).

A continuación, doramos el pollo en una cazuela (bien escurrido; el líquido sobrante del adobo podéis agregarlo a la salsa que hemos triturado) unos 2 minutos por cada lado.

Después, agregamos la salsa y dejamos que cueza SIN TAPAR a fuego medio-suave hasta que esté cocinado por dentro y la salsa esté espesa como en la foto (unos 10 minutos, pero confirmadlo abriendo uno de los trozos por la zona más gruesa).

Listo para servir!

➡ Podéis congelar la salsa, incluso el pollo ya cocinado, aunque quizá quede algo reseco. En cualquier caso, se conserva 4-5 días en la nevera sin problema.

➡ La guarnición que mejor que va es el arroz blanco.

Ensalada de brócoli con bacon y aliño cremoso

Muy buenos días a todos!

Una de las cosas que más sorprende a la gente a la que preparo menús (os dejo el link a mi web para los que no conozcáis esta faceta mía 😉 ) es lo variada, contundente y deliciosa que puede llegar a ser una ensalada. Cuando tengo invitados también suelo preparar alguna y sieeeempre recibo comentarios de ese mismo tipo.

En la mente de muchos está que “las ensaladas son aburridas, que no llenan, que son sosas, que no nutren”… Imagino (espero!) que mis lectores habituales no tienen esa idea dado que preparo y publico con mucha frecuencia ensaladas que son TODO LO CONTRARIO al combo lechuga-tomate-cebolla…

La ensalada de hoy la había visto tantas veces en distintas fuentes que me decidí a prepararla siguiendo el video de A Sweet Pea Chef, reconozco que con cierto escepticismo. Resultado: de 10 en todos los aspectos que valoro de los platos (sabor, textura, saciedad, nutrición, rapidez).

Que el bacon no es saludable? Ok, no es lo mejor del mundo, pero veréis que la mayor parte de su grasa se va a quedar en la sartén; además lo vamos a combinar con una serie de ingredientes híper saludables que compensan con creces la inclusión de estos pedacitos de sabor ahumado que tanto gusto da encontrase, os parece?

Pues vamos!

Ingredientes (para 4 raciones):

  • 1 cabeza de brócoli grande ( o 2 pequeñas)
  • 1 cebolleta pequeña
  • 2 cucharadas soperas de pasas o arándanos secos
  • 1 puñado de frutos secos y/o semillas
  • 1 paquete pequeño de taquitos de bacon
  • Opcionales: queso tipo feta, algún otro verde tipo canónigos…

Para el aliño:

  • 1 yogur natural sin endulzar
  • 2 cucharadas soperas de vinagre
  • 1 cucharadita de miel
  • 1 cucharadita de zumo de limón
  • 1 pizca de sal

Preparación:

Comenzamos cocinando el brócoli. Para ello, lo lavamos bien y lo cortamos en pequeños arbolitos. Lo cocemos al vapor en el microondas 5 minutos en un estuche de vapor tipo lekué, o bien en un cazo con agua hirviendo el mismo tiempo.

Procedemos con el bacon. Lo tostamos en una sartén sin nade de aceite hasta que esté cruijientito.

Picamos la cebolleta muy finita.

Pasamos a una ensaladera el brócoli, bacon, cebolleta y los demás ingredientes del listado (pasas, frutos secos…).

Mezclamos los ingredientes del aliño en un cuenquito y, cuando vayamos a comer, lo incorporamos a la ensalada para que se integren bien los sabores.

Delicioso chic@s, súper curiosa la combinación!

Caldereta de pescado

Muy buenos días queridos lectores!

La receta de hoy es de las que disfruto muchísimo preparando para comer algún día del fin de semana. La caldereta es de esos platos que SABES que te van a salir bien y que a todo el mundo le gustan…

Además, cuando se encadenan días tan fríos y nevados como los que están haciendo en Luxemburgo, estas recetas reconfortan un montón y te preparan para una siestecita “bajo manta” de las de manual!

La preparé con gallineta, un pescado muy curioso similar al cabracho. Es una especie espectacular que me regaló una amiga recién pescado por su padre, ojito! Un manjar que, si vivís en zonas mediterráneas, os recomiendo mucho. En cualquier caso, podéis seguir esta receta empleando cualquier pescado blanco, incluso congelado! Y del mismo modo podéis ponerle fideos de fideuá o arroz, lo que más os apetezca!

Animaos, amigos!

Ingredientes (4 raciones):

  • 500 gr de pescado blanco (merluza, rape… si puede ser un pescado con cabeza etc, mejor; si no, sirven lomos congelados)
  • 1 cebolla grande y 1 pequeña
  • 2 dientes de ajo
  • 1 pimiento verde
  • 2 sobrecitos de azafrán
  • 1 hoja de laurel
  • 200 ml de tomate frito o pasatta
  • 1 pastilla de caldo de pescado de calidad, o 1 cucharadita de sal
  • aceite de oliva
  • agua (luego veremos cantidad)
  • 250 gr de fideos de fideuá, o de arroz blanco

Preparación:

  • Si empleamos un pescado entero, limpio pero con su cabeza, comenzaremos preparando el caldo. Para ello, ponemos a cocer la cabeza del pescado en una cazuela con 1 litro de agua, la cebolla pequeña, el laurel y la pastilla de caldo. Los dejamos cocinar 15 minutos.
  • Si no, simplemente ponemos a hervir 1 litro de agua con la pastilla, la cebolla pequeña y el laurel y lo dejamos 5 minutos.

Mientras, picamos la cebolla, el ajo y el pimiento y los pochamos 10 minutos en otra cazuela grande con un chorro de aceite a fuego medio.

Incorporamos el azafrán y el tomate frito y removemos.

Troceamos el pescado en trozos no muy pequeños (3 dedos aprox). Lo agregamos a la cazuela anterior e incorporamos el caldo que habíamos hecho (habiendo desechado la cabeza!).

Lo dejamos cocinar todo junto 5 minutos.

  • Si vamos a comer de inmediato, agregamos el arroz o fideos y lo dejamos cocinar todo junto durante el tiempo que indique el envase.
  • Si vamos a comer más tarde, paramos aquí. Cuando vayamos a comer, sacamos a un cuenco aparte la mayor parte del pescado y agregamos el arroz o fideos, esperando a que hierva el guiso de nuevo y respetando el tiempo de cocción que indique el envase del arroz/fideos. Reincorporaremos ese pescado a la cazuela cuando esté listo el arroz/fideos, ya que si lo dejamos cocer todo junto el pescado quedará muy seco.

A comer!!!

Crema de boniato, remolacha y romero

Hola amigos!

Qué cosa más buena os traigo hoy… definitivamente las cremas hechas de verduras asadas son las más sabrosas, se nota muchísimo!!!

La idea se la he tomado prestada a una bloggera que me chifla: Veggie Boogie. No es la primera vez que me inspira recetones como esta de hoy. Al ver la preciosa foto en du blog y que combinaba 2 ingredientes de los que cada días soy más FAN, supe que no iba a tardar en prepararla…

Os recomiendo seguir la receta tal cual, sin quitar ingredientes, porque es una pasada. Como es espesita (así la dejé yo), la pude acompañar de un huevo poché y unas coles de bruselas salteadas, fue una cena de morirse!!!

Vamos allá!

Ingredientes (para 6 raciones generosas):

  • 1 boniato grande
  • 2-3 remolachas (preferiblemente crudas pero también sirven las cocidas que vienen al vacío)
  • 1 cebolla
  • Romero fresco o seco al gusto
  • Pimienta
  • Agua (luego veremos cantidad)
  • Aceite de oliva
  • 1-2 cucharaditas de sal

Continúa leyendo Crema de boniato, remolacha y romero

Pastel de pescado (al microondas en 15 min!)

Muy buenos días queridos lectores!.

Hace tiempo publiqué un post entero dedicado a la cantidad de cosas que se pueden hacer en el microondas. Desde calentar sobras y leche, por supuesto, a adelantar partes de otras recetas, hasta platos enteros de lo más sorprendentes como el de hoy. Y es que cocinar en el microondas es seguro, limpio, sin olores y súper rápido, por eso me gusta tanto!!!

La súper receta de hoy es la típica que te ponen en una casa y piensas que el que la ha hecho es un chef, os lo prometo. Puede ser perfectamente un plato para una comida de Navidad, y se hace en 15 minutos y en el microondas. El truco fundamental para que salga perfecto es emplear un MOLDE DE CORONA, como el de las fotos inferiores. La razón es que el microondas no calienta apenas en el centro, por lo que, si lo hacemos en un molde “normal”, el centro queda crudo o los bordes resecos.

Animaos y presentadlo con una ensalada sencilla y un poquito de mayonesa… delicioso!!!

Ingredientes (para 4-6 raciones):

  • 400 gr de pescado blanco (sirve por ejemplo merluza congelada)
  • 200-300 gr (3-4 latitas) de atún al natural (también sirve en aceite, en ambos casos ponedlo bien escurrido)
  • 200 ml de tomate frito (casero o de receta casera)
  • 1 chorro de leche
  • 5 huevos grandes (o 6 medianos)
  • ½ cucharadita de sal
  • Opcional: un puñado de gambitas peladas crudas congeladas

Preparación:

Comenzamos cociendo el pescado blanco. Para ello, podemos ponerlo a cocer en agua hirviendo durante 5 minutos o bien en el propio microondas en un cuenco tapado sin nada hasta que esté blanco. No importa si queda algo crudito, pues se va a terminar de cocer al juntarlo con los demás ingredientes del pastel.

A continuación, trituramos con una batidora todos los ingredientes del pastel. OJO, si os apetece que el pastel tenga trocitos u os apetece incluir las gambas, dejad sin triturar parte del pescado y/o todas las gambitas: las incorporaremos a la mezcla una vez triturada.

Engrasamos nuestro molde con un poco de aceite y papel de cocina y vertemos en él nuestra mezcla.

Introducimos en el microondas durante 12 minutos a la potencia habitual que tengáis. Lo dejamos reposar otros 5 minutos (sin abrir el microondas!).

Lo sacamos y comprobamos que esté cocinado: basta con introducir un cuchillo y, si sale limpio, significa que está listo.

Si no, metedlo de nuevo al micro en tandas de 2 minutos hasta que esté.

Listo para servir!

➡ Se conserva 4-5 días en la nevera sin problema. Congelado pierde la textura.

➡ La guarnición que mejor que va es una ensalada sencilla y un poco de mayonesa.

Nutella saludable

Buenos días amigos!

Nutella. Nocilla. Igual da. Ambos son productos BRILLANTES de la industria alimentaria desde un punto de vista de “disfrute”. No cabe duda de que tienen enamorados a medio mundo!

Hace tiempo, cuando empecé a interesarme por el mundo de la nutrición, etiquetados etc, me hizo mucha gracia ver que lo que se anunciaba como “leche, cacao, avellanas y azúcaaaaar, nocillaaaaa” (os acordáis???) era en realidad un 56% de azúcar y un solamente 20% de esa leche cacao y avellanas (más aceite de palma que ahora no lleva). Luego vino la foto de sinazúcar.org que pocos nos podemos quitar de la cabeza…

Como véis, no cabe duda de que su composición nutricional es desastrosa. Y poco importa que las hagan ahora libres de grasas hidrogenadas, aceite de palma o que estén endulzadas con edulcorantes. El problema es que son pura azúcar (o edulcorantes con efectos perjudiciales en la flora intestinal) y grasas de baja calidad, no aportan nada bueno y por su textura y sabor son muy adictivas!

Ante esto, si eres una persona que “se cuida”, se pueden hacer 2 cosas. Una es tomarla de forma súper esporádica (si tienes un bote en casa es difícil resistirse…) y otra forma es probar alternativas más saludables como la que hoy os propongo.

Estoy súper contenta con el resultado! El sabor y textura son súper parecidas, para mi gusto compensa con creces el hecho de saber que puedes comer una gran cantidad sin ningún “problema”!

Hay mil versiones de nutellas saludables en internet , muy ricas, pero la desventaja que les veo con respecto a “mi” versión es que:

  • son igualmente hipercalóricas y por tanto tampoco deberíamos abusar.
  • los ingredientes que proponen son bastante caros
  • la textura suele quedar granulosa, no cremosa, que es uno de los aspectos que más gustan de la nutella.

Os he convencido ya??? Pues vamos!!!

Ingredientes (para un bol como el de la foto):

  • 6-8 cucharadas de calabaza (cruda, asada o cocida al vapor – unos 200 gr)
  • 2 cucharadas soperas (generosas) de manteca de avellanas (o de almendras, las venden en herbolarios, secciones eco/bio de hipermercados u online en tiendas como ésta, ojo NO es barata, pero dura muchísimo)
  • 2 cucharaditas (no cucharadas!) de cacao puro en polvo (yo uso valor o el de mercadona)
  • Endulzante a vuestro gusto (yo puse 1 cucharada sopera de sirope de arce pero puede que os guste mas dulce)
  • Vainilla (opcional)

Continúa leyendo Nutella saludable

Chili estilo provenzal

Hola amigos!

Desde que me inicié en el maravilloso mundo del chili hace unos años, es uno de mis platos favoritos. Ya sabéis que me chiflan los platos contundentes pero saludables, y si además cunden al cocinarlos y se pueden llevar al trabajo, ni os cuento!

El primer chili que publiqué fue el más clásico: el chili con carne. Después probé una versión similar pero cambiando la carne por soja texturizada, de 10 también. El de hoy es una mezcla entre los anteriores y mi guiso de alubias estilo mexicano y con especias mediterráneas (de ahí el nombre de “provenzal jeje”). Triunfó, una vez más, muchísimo!!!

Escoged esta receta para convencer a los escépticos de verduras y legumbres, les cambiara la opinión seguro!!!

Ingredientes (para 6 raciones):

  • 2 botes grandes de alubias de distintos colores (esta vez empleé las típicas blancas y también la variedad azuki, me encantó!)
  • 400 ml de tomate triturado o passata (podemos también emplear tomate frito; es 1 lata de las pequeñas)
  • 1 cebolla grandecita
  • 2 dientes de ajo
  • 1 lata de maíz pequeña
  • un puñado de alguna verdura tipo pimiento, apio, calabacín o judías verdes
  • especias:
    • hierbas provenzales (orégano, tomillo, romero, al gusto)
    • pimienta negra
    • 2 cayenas o 1 trocito de chili fresco (opcional. para darle picantito!)
  • 2 cucharaditas de sal
  • aceite de oliva
  • para servir: opcional pero recomendable, medio aguacate, arroz blanco y cilantro

Preparación:

Cortamos cebolla y la verdura escogida en cuadraditos muy pequeños, y picamos o prensamos el ajo.

En una cazuela o cocotte, ponemos un chorrito de aceite a calentar a fuego medio y añadimos todas las verduras que habíamos preparado, echamos la sal, removemos, y tapamos la cazuela durante 7 minutos.

Abrimos y añadimos las especias y el tomate:

  • Si es tomate triturado o passata (no frito), lo dejamos cocinar 7 minutos y después agregamos las alubias previamente enjuagadas (en un colador bajo un chorro de agua fría).
  • Si es tomate frito, añadimos a la vez las alubias enjuagadas.

Bajamos el fuego un poco y dejamos cocinando tapado todo el conjunto durante 10 minutos más, removiendo de vez en cuando. Si lo vemos muy seco, ponemos agua (desde un chorrito hasta un vaso, lo que necesite, tiene que quedar jugoso, no caldoso pero sí con salsa como en la foto.

Servimos solo o bien acompañado de arroz blanco y/o las rodajas de aguacate, espolvoreando con cilantro.

➡ Es una muy buena opción para comida con muchos invitados, es facilísimo y no cuesta más esfuerzo hacer poco que mucho!

➡ Se puede congelar sin problema.

Veréis qué rico y sabroso!

Ramen japonés

Hola amigos!

No sé qué ha pasado últimamente, pero parece que el ramen está de moda. Hasta hace relativamente poco, la mayoría de nosotros ni siquiera habíamos escuchado esta palabra, y ahora muchos dicen con total soltura de que “tienen mono de ramen”…

Para los que no lo conozcáis, os cuento lo que es. Y es que realmente es una moda de las que valen la pena, dado que es fácil de preparar, delicioso yyyyyy muy saludable!

El ramen es un plato japonés que consiste en un caldo con noodles y otros sólidos como setas, huevo y carne. Es similar al pho o sopa vietnamita; pero con algunas diferencias:

  • el pho es vietmanita, y el ramen japonés
  • el pho se prepara con noodles cristal (de arroz, transparentes), y el ramen con noodles de trigo gorditos
  • el pho es más ligero y especiado, el ramen más denso al llevar generalmente carne de cerdo, contener pasta miso, guarnición de huevo…

Al igual que ocurría con el pho, podemos hacerlo de la manera más purista y dedicarle muchas horas, o seguir versiones menos ortodoxas pero igualmente deliciosas como la de este post 🙂 .

Si queréis reducir aún más el tiempo, podéis utilizar caldo de brick y tiras de pollo compradas o que tengáis de restos.

Ingredientes (para 4 raciones):

  • 100 gr de noodles (fideos largos de trigo, si los encontráis, utilizad “fideos de ramen”)
  • 3 filetes gruesos de lomo de cerdo; si preferís pollo poned 2 pechugas de pollo enteras (no fileteadas)
  • 1 pastilla de caldo sin glutamato ni grasa de palma, o 1 cucharadita de sal
  • 1 cebolla
  • 4 setas shiitake deshidratadas, o 1 puñado de setas variadas congeladas
  • 2 cucharadas soperas de vinagre de vino blanco (el normal) o en su defecto vino blanco – en la receta original usan “mirin”
  • 5 cucharadas soperas de salsa de soja
  • Opcional (recomendable; si no, poned 3 cucharadas más de salsa de soja):
    • 2 cucharadas de salsa de pescado
    • 1 cucharada sopera de pasta miso
  • 4 huevos
  • Agua (luego veremos cantidad)
  • Aceite de oliva
  • Cebolleta o cebollino

Continúa leyendo Ramen japonés

Vieiras gratinadas con bechamel, merluza y gambas

Hola amigos!

Llevaba siglos queriendo hacer esta receta del blog de Isasaweis, me encantan las vieiras y la combinación que propone es espectacular!

Ella la sirve en conchas de vieira, que queda precioso, pero aquí en Luxemburgo únicamente he podido encontrar vieiras separadas de su concha y por ello le he dado el formato “pastel”. No dudéis presentarlo en conchas si podéis, aunque el sabor evidentemente es el mismo 🙂 .

Es una receta facilísima y se puede hacer con ingredientes congelados o frescos. En mi versión hago la bechamel de calabacín en lugar de la clásica, ya sabéis que desde que descubrí la bechamel de calabacín no he vuelto a preparar la “normal”. Y es que me parece idéntica de sabor, evitamos los temidos grumos y además sustituimos mantequilla y harina por algo tan maravilloso como verdura! En cualquier caso, si queréis hacer bechamel clásica, os recomiendo seguir la receta de Isasaweis que os enlazaba al inicio del post.

Vamos allá!!!

Ingredientes (para 4 raciones):

  • 6 vieiras (pueden ser congeladas)
  • 400 gr merluza (puede ser congelada)
  • 200 gr gambitas (también pueden ser congeladas)
  • 1 hoja de laurel (opcional)
  • Queso rallado tipo parmesano (opcional)

Para la bechamel:

  • 1/2 cebolla/puerro grandes
  • 1 calabacín grande
  • 1 vaso de leche (no sirve sin lactosa ni ninguna que sepa dulce)
  • 1/2 cucharadita de sal
  • Aceite de oliva
  • 1/2 cucharadita de nuez moscada (no más!)
  • pimiento al gusto

Continúa leyendo Vieiras gratinadas con bechamel, merluza y gambas

Crema Budwig (desayuno dulce)

Hola amigos!

Sigo en la línea de recetas especialmente apropiadas para la vuelta a la rutina: no hace falta hacer detox, pero sí centrarnos en dar a nuestro cuerpo cosas nutritivas y ricas, intentando apartar un poco esos platos más vacíos nutricionalmente y los ultraprocesados…

Dicho lo cual me detengo un poco en el origen de la receta de hoy, que tiene su aquel!

Antes de vacaciones tuve un desayuno en un sitio chulísimo y, en mi afán de innovar, pedí algo llamado crema budwig. Sólo pude leer que tenía plátano y trigo sarraceno, de modo que dije “adelante, seguro que me gusta!”.

Y así fue. Más tarde me entró la curiosidad por el origen del nombre y descubrí que tiene muchísima historia y de origen nada menos que científico! Budwig es el apellido de una científica alemana (candidata al premio Nobel 7 veces) que en los años 30 investigó sobre el papel de los distintos tipo de grasas en el desarrollo del cáncer. Fue, de hecho, la primera persona en relacionar las grasas hidrogenadas y desnaturalizadas con problemas de salud! La historia es muy larga, pero sus conclusiones fueron trasladadas al mundo culinario por otra doctora (Kousmine) creando un pudding dulce cuya combinación de ingredientes tiene a priori poderes protectores contra el cáncer. Se considera que gracias a esta receta se trató a miles de personas de cáncer con un porcentaje de éxito del 90% .

Evidentemente el cáncer es una enfermedad cuyo factor causante no es único ni mucho menos, depende de multitud de hábitos, predisposición genética y “mala suerte”, pero en vista de lo saludable de los ingredientes de esta crema y lo rica que está, por qué no incluirla en nuestra dieta???

Ingredientes (por ración):

  • 4 cucharadas de requesón (queso cottage) – sustituible por yogur, aunque no obtendríamos los efectos pretendidos en la receta original
  • 1 cucharada sopera de aceite de lino – sustituible por semillas de lino recién molidas/ trituradas, aunque no obtendríamos los efectos pretendidos en la receta original
  • 2-3 nueces (u otro fruto seco crudo)
  • 1/4 de manzana u otra fruta
  • 1 cucharada sopera de algún cereal que se pueda consumir directamente sin cocinar (avena, trigo sarraceno…)
  • zumo de 1/4 de limón
  • 1 cucharada de semillas variadas (calabaza, pipas, sésamo, cáñamo…)
  • 1 cucharadita de miel o 1/2 plátano machacado (opcional para endulzar, para mi gusto claramente lo necesita!)

Continúa leyendo Crema Budwig (desayuno dulce)

Pollo asado con mostaza y curry (en bolsa de asar)

Helloooo

Segunda receta del año 🙂  y sigo con sabores tradicionales que nos ayuden a volver a la rutina (tanto de trabajo como de alimentación) de la mejor forma posible!

Esta receta es la que suele seguir mi madre cuando hace pollo asado. Aunque ella no lo hace con bolsa se asar, a mí me encanta hacerlo con este método porque me aseguro un pollo jugoso sin necesidad de andar abriendo el horno, regar el pollo con sus jugos, etc.

La receta es de sabores tradicionales pero con un toque original. Con la guarnición que sugiero está delicioso, pero también con patatas fritas o arroz blanco.

Ingredientes (para 4 raciones):

  • 1 kg de pollo en muslitos, jamoncitos o cuartos traseros (algo con hueso)
  • 1-2 cucharadas soperas de mostaza (la que os guste!)
  • 1 chorro de vino blanco
  • 1 cucharadita de curry o de comino
  • 1 cucharadita de sal
  • 1 chorrito de aceite
  • Un par de puñados de verduras tipo boniato, patata…

Continúa leyendo Pollo asado con mostaza y curry (en bolsa de asar)

Guiso multilegumbre y multicereal

Muy buenos días lectores cocinillas desde este primer post de 2019!

Haciendo un repaso por mi alimentación de las últimas semanas de vacaciones navideñas, me he dado cuenta de lo mucho que he ignorado a mis amigas las legumbres!

Habitualmente, cada semana preparo una cazuela bien grande de algún guiso de legumbres. Es mi forma de asegurarme las raciones semanales de estas maravillas nutricionales, y lo cierto es que siempre “me cuesta” decidirme por cual legumbre emplear, jajaja.

En esta ocasión estaba caprichosa y me dije: “por qué elegir? qué pasa si las pongo todas juntas?” y enseguida pensé que el problema es que cada una tiene un punto de cocción bien distinto… si las ponemos poco tiempo las alubias quedan duras, y si nos pasamos las demás se hacen puré! Pues bien, investigando descubrí que El Comidista había pasado por una reflexión similar y se atrevió a ello.

De ahí surgió la receta de hoy, que podéis tunear a vuestro antojo poniendo las legumbres, cereales y verduras que tengáis/queráis, incluso podéis hacerlo con legumbres de bote ya cocidas (reduciendo los tiempos que sugiero, evidentemente).

Otro punto a favor de este guiso es que nutricionalmente las legumbres son deficitarias en algunos aminoácidos que sí contienen los cereales, por lo que combinar ambos nos permite disfrutar de una proteína tan completa como un chuletón pero sin sus grasas no tan recomendables jeje.

Ingredientes (para 4-6 raciones):

  • 200 gr de legumbres secas variadas a vuestro gusto (alubias, garbanzos, lentejas…)
  • 150 gr de cereales variados a vuestro gusto (arroz, quinoa, bulgur, espelta, amaranto…)
  • 200 gr de verduras variadas a vuestro gusto (yo puse apio, nabo, cebolla y repollo, pero sirve cualquiera!)
  • 2 cucharaditas de pimentón
  • 1 pastilla de caldo sin glutamato ni grasa de palma, o 2 cucharaditas de sal
  • agua (luego vemos cantidad)
  • 1 chorro de vinagre

Continúa leyendo Guiso multilegumbre y multicereal