Salsa holandesa para huevos benedict (saludable y segura!)

Hola lector@s!!!

Os gustan los brunch? A mi me entusiasman que no os podéis imaginar! Más allá de las horas en que se supone que se toman (que me salto a mi antojo 😂), me gustan por los platos que se suelen tomar en ellos, siendo mis absolutos favoritos los huevos benedict. 

Estos huevos solía dejarlos para comer fuera, ya que la salsa holandesa que los caracteriza es muy pesada (pura mantequilla y huevo) y difícil de preparar. HASTA QUE DESCUBRÍ ESTA VERSIÓN gracias una vez más a las chicas de FuturLife21.

Es increíble tanto su sabor como su textura cremosa, y lo mejor de todo es que es mucho más saludable y a prueba de salmonella (dejamos que hierva la salsa) y de almas descarriadas de la cocina (sólo hay que triturar y calentar!).

Ingredientes (para un brunch de 2-4 personas):

  • 2 huevos (sólo utilizaremos las yemas)
  • medio aguacate grande o uno entero si es pequeño
  • 15 ml de zumo de limón (aprox 1 cucharada sopera bien llena)
  • pizca de azúcar
  • pizca de cúrcuma (opcional pero le da el color amarillo típico de esta salsa)
  • pizca de sal
  • pizca de pimienta
  • 50 ml de agua (4 cucharadas soperas aprox)
  • 15 gr de mantequilla

Preparación:

Vamos a triturar todos los ingredientes excepto la mantequilla, pero ojo:

  • Del aguacate nos vamos a quedar con la parte más amarilla (la verde podemos guardarla para otra cosa, ya que si no la salsa saldría de este color!)
  • Del huevo nos vamos a quedar sólo con las yemas (las claras podemos guardarlas para hacer una tortilla, un revuelto o unas tortitas!).

En un cacito al fuego derretimos la mantequilla y a continuación agregamos la mezcla batida anterior.

Removemos con unas varillas 1 minuto para que se integre bien todo y cuando empiece a burbujear paramos – nuestra deliciosa salsa holandesa ya está lista!!!

➡ Podéis tomarla tipo brunch, con tostadas, huevo plancha/poché y salmón o jamón o bacon a la plancha. No obstante, esta salsa queda genial con pescados blancos y arroz o patata cocida!

➡ Si os sobra podéis guardarla en la nevera hasta 4 días y recalentarla sin problema.

 

 

 

Pitas de cordero con salsa de yogur

Buenos días amig@s,

La de hoy es la tercera receta que preparo del libro Simple de mi chef favorito Yotham Ottolenghi, del cual estoy absolutamente enamorada. Y, aparte de que me encantan a mí, cada vez que hago sus recetas en casa triunfan de una forma especial! Cuando estuvimos en Londres en uno de sus restaurantes, mi marido le explicaba a nuestros acompañantes que “lo bueno de este hombre es que sus recetas son súper sabrosas aún siendo sanas y llenas de verduras” jejeje. Creo que con esto queda todo dicho!

La receta de hoy consiste en unas pitas rellenas de pastelitos de cordero y una salsa de yogur que te mueres de rica. Pueden recordaros al kebab, del que en su día publiqué mi versión hecha con pollo (os dejo aquí el link).

Manos a la obra amig@s!!!

Ingredientes (para 4 raciones – 8 pastelitos, 2 por pita):

Para las hamburguesitas/pastelitos:

  • 500 gr de carne de cordero (puedes pedir al carnicero que la pique o comprar chuletas y triturarla tú en casa)
  • media cebolla (150 gr aprox)
  • 1 diente de ajo
  • 20 gr rúcula
  • un puñado generoso de frutos secos al gusto (40 gr aprox) – el autor sugiere pistachos, yo puse nueces pero servirían incluso pipas
  • 1 cucharada de aceite de oliva para la mezcla, y otras 2 para freírlas
  • media cucharadita de sal
  • pimienta al gusto
  • opcional (luego veréis en qué casos): 1 huevo

Para la salsa de yogur:

  • 1 yogur natural sin endulzar (mejor griego o skyr, para que sea más espeso)
  • zumo de 1 limón (o medio si es muy grande)
  • opcional (ingrediente que le gusta mucho al autor y que he acabado comprando, pero de verdad no es imprescindible): 1 cucharadita de zumaque – podríais poner en su lugar copos de chile

Para acompañarlas:

  • 4 pitas (opcional, podríais servirlas como un plato normal)
  • Algo para hacer ensalada: hojas verdes y cebolla (yo me lo curré y puse kale y cebolla morada marinadas en limón, aceite y sal, pero como queráis!)

Preparación:

Vamos a ir triturando todos los ingredientes por separado y poniéndolos en un cuenco. No importa el orden, y puedes hacerlo con el accesorio picador de una batidora normal, o bien con la thermomix a velocidad 6-7.

NOTA: en la foto veis un ingrediente que no está en la lista, y es que sustituí 100 gr de cordero por soja texturizada. Aunque quedaron igualmente deliciosas, no os lo recomiendo porque a nivel de textura esto hizo que fuesen más frágiles.

Mezclamos bien los ingredientes con las manos. Si veis que no hay manera de que quede una masa “que se junte”, sin desmoronarse, podéis añadir un huevo batido.

Calentamos el aceite a fuego medio-fuerte en una sartén lo más amplia posible. Vamos formando hamburguesitas con la masa y las vamos pasando a la sartén (suelen caber 3 a la vez y con estas cantidades salen en total unas 8).

Las dejamos 3 minutos por un lado y 2 por el otro. Os recomiendo tapar la sartén durante esa segunda vuelta, para asegurarnos de que se cocinan bien por dentro.

Mientras, preparamos la salsa de yogur mezclando bien los ingredientes del listado. Recordad: ese ingrediente rojo que veis en la foto (llamado zumaque) NO es imprescindible.

Si vais a usar las pitas, las cortamos con cuidadito a lo largo y las tostamos en el tostador o en una sartén.

Ya estamos listos para montar nuestras pitas! Para ello:

  • Abrimos la pita
  • La untamos con la salsa
  • Ponemos la ensalada dentro
  • Y por último las hamburguesitas (recién hechas o recalentadas).

A zampar!!!

 

Almejas a la marinera

RECETA REEDITADA

Hola lectores!

Hoy os presento una riquísima receta de almejas, la más clásica y la que más me gusta!!! Es de esas que dejan una salsita que te quieres terminar a toda costa, con las propias conchas de las almejas, con cuchara o hasta con pan!

Allá vamos!

Ingredientes (para 4 raciones):

  • Una red de almejas (calculemos unas 8 almejas por persona)
  • 2-3 dientes de ajo
  • 1 ramillete de perejil (siempre tengo perejil congelado picado que venden en la zona de congelados de los supermercados, es súper útil!)
  • 1 vasito de vino blanco (lo más decente posible, podemos abrir una botella buenecilla y aprovechar para tomárnosla en la comida o cena)
  • 1 chorrito de aceite de oliva

Seguir leyendo…

Codornices estofadas

Hola amig@s!

Si os parece vamos a aprovechar esta época en la que aún apetecen guisitos, antes de que llegue la que sólo admitimos gazpachos y ensaladillas…

Encontré en mi supermercado un pack enorme de codornices con muy buena pinta y muy buen precio y no dudé que me las tenía que llevar jeje. Al llegar a casa pensé hacerlas en escabeche, pero habíamos tomado escabeche recientemente, de modo que ideé otro guiso rico que les pegase y aquí lo tenéis!

La salsa es bastante parecida a la tradicional del ossobuco, que tenéis también en este blog. Es una salsa que le va genial a toda carne, y es ligerita al estar compuesta básicamente por verduras!

Os animo a probarlas, estaban…

Ingredientes (para 4 raciones)

  •  4-6 codornices
  • 1 cebolla
  • 2 dientes de ajo
  • 2 zanahorias
  • 4 champiñones
  • 2 hojas de laurel
  • 1 vaso de vino de cocinar
  • Agua (luego vemos cantidad)
  • 1 cucharadita de sal
  • Aceite de oliva
  • Guarnición: arroz, patatas…

Preparación:

Comenzamos dorando las codornices/perdices en nuestra cazuela u olla express a fuego fuerte con un chorrito de aceite. Queremos que se doren un poco por todas partes, quedando crudas por dentro. Las retiramos a un plato para emplearlas después.

En esa misma cazuela, agregamos un poco más de aceite y pochamos la cebolla laminada y el ajo picado 5 minutos a fuego medio. Ponemos la sal también ahora.

Incorporamos los champiñones lavados y cortados en 4 y dejamos 2 minutos,

Reincorporamos las codornices, las zanahorias peladas pero enteras (luego os cuento) y el vino y ponemos a fuego fuerte 1 minuto para que se evapore el alcohol.

Para terminar agregamos 1 vaso de agua. Dejamos que se cocine todo 15 minutos (olla express) o 25 minutos (cazuela normal), en ambos casos a fuego medio.

Una vez pasado ese tiempo, trituramos con una batidora las zanahorias con parte del líquido del guiso y volvemos a poner esa cremita en la cazuela. La idea es crear una salsa bien cremosa!

Y ya tenemos nuestras codornices listas para servir!!!

Podemos acompañarlas de arroz blanco, patatas…

➡ Duran 4 días en la nevera sin problema, y congelan genial!

Pastel de chocolate para golosos de verdad (contundente pero saludable!)

Hola amig@s!

Esta receta me la vais a agradecer de por vida. Os lo aseguro. Y no, no penséis que soy una flipada, porque la receta no es mía sino del gran Chef Bosquet

Hace meses se llenaron las redes de sus donuts, que yo miraba envidiosa total, pero al no tener el molde desestimé la receta. Pues bien, recientemente vi en Instagram a gente que lo hacía en molde de corona grande, y me animé. Maaaaaadre mía!!! Es, de verdad, el pastel de chocolate mas bueno que he probado nunca, y ya sabéis que no soy especialmente fan de la supuesta repostería saludable (porque suele ser insípida o no ser saludable jejeje).

Este caso es, como alguna otra receta dulce saludable de este blog, una excepción que os animo a preparar YA MISMO!!!

NOTA: Puedes hacerlo con cualquier molde o fuente de horno que tengas, incluso individuales.

Ingredientes (para 4 raciones):

  • 140 gr de calabaza cocinada (asada o cocida al vapor) – si la tenéis que cocinar, pesad 180 gr porque parte se evapora al cocinarla. Otra opción sería boniato o zanahoria.
  • 80 gr de dátiles (peso ya sin hueso; si no son medjoul dejadlos unos minutos remojando en agua caliente para que se ablanden un poco)
  • 40 gr de cacao puro en polvo (no es nesquick ni equivalentes, es 100% cacao, lo venden en los supermercados marca valor o marca blanca)
  • 35 gr de avena (en harina o en copos, puede ser otra harina si preferís)
  • 2 huevos
  • 35 gr de aceite de coco (no creo que de oliva funcione)
  • Pizca de sal
  • 2 cucharaditas de levadura tipo royal (impulsor, no la de hacer pan)
  • Para la cobertura: 100 gr de vuestro chocolate favorito (no hace falta que sea de postres ni de cobertura ni que sea chocolate con leche, puede ser incluso blanco)

Preparación:

Si no tenemos la calabaza/boniato/zanahoria ya cocinada, la cocinamos. Para ello, la pelamos y troceamos pequeñita y la asamos en el horno o bien la cocemos en el microondas (ya sabéis que yo soy fan del estuche de vapor Lekue, en 7 minutos con un poquito de agua en la base esta lista!).

Trituramos la calabaza junto con todos los demás ingredientes. Si lo veis mazacote total, podéis añadir un poco de agua.

Vamos precalentando el horno a 180 grados con calor arriba y abajo.

Pasamos esta mezcla a un molde o fuente apta para horno, no importa la forma de vuestro molde (redonda, alargada, alta, baja…), incluso moldes individuales de magdalena o de donut sirven.

Metemos en el horno 20 minutos y comprobamos si está listo introduciendo un cuchillo: si sale totalmente manchado lo dejamos 10 minutos más, si sale limpio o prácticamente limpio sacamos el molde del horno.

Mientras se templa un poco, preparamos la cobertura. Calentamos el chocolate en un cuenco en tandas de 20 segundos, abriendo y removiendo hasta que quede una crema homogénea.

Si nuestro molde lo permite, desmoldamos con cuidado el pastel sobre un plato – en general todos lo permiten pero si lo hemos hecho en uno tipo lasagna no se puede/ no hace falta. Como véis, se desmorona un poco pero afortunadamente lo vamos a cubrir con chocolate jejeje.

Cubrimos el pastel con el chocolate derretido repartiéndolo bien con una espátula o cuchara, y metemos en la nevera para que se solidifique (tarda 2 horas, puedes comerlo antes si no te aguantas, aunque no esté durito jeje).

Listo!!!

Malfatti (ñoquis gigantes de espinacas y ricotta)

Hola amig@s una semanita más!

Vengo cargada de recetones que llevaba tiempo queriendo editar, os vais a chupar los dedos!!!

Nunca he hecho pasta en casa. Sé que no es tan normal hacer pasta en casa, pero a estas alturas del blog habría sido normal que me hubiese embarcado en esa aventura, no? Lo cierto es que se me resiste, y es que, por mi mentalidad minimalista, no quiero tener más cacharros en casa (o al menos no cacharros que sólo sirvan para una cosa, como gofreras) y para hacer pasta generalmente hay que tener varios cachivaches…

A excepción de algunas recetas! Es el caso de los ñoquis, que generalmente compro hechos (en esta receta tan rica como contundente os enseñaba a prepararlos con salmón y nata os encantaron!) pero que se pueden hacer en casa fácilmente. Otro ejemplo son estos malfatti, una receta italiana parecida a unos ñoquis gigantes pero que me gustan más tanto a nivel nutricional como por su sabor.

Son muy fáciles de hacer, no es lo más rápido del mundo y te pringas las manos pero os prometo que el resultado merece la pena!!!

Ingredientes (para unas 10-12 bolitas, 3-4 raciones):

  • ½ cebolla
  • 400 g de espinacas (frescas o congeladas, para esta receta prefiero congeladas)
  • 200 g de queso ricotta (sustituible por requesón/cottage)
  • 60 g de queso parmesano/grana padano rallado
  • 1 huevo
  • 3-5 cucharadas de harina (maizena o harina normal) para la masa, + otras 3 para enharinarlas
  • pizca de nuez moscada
  • pizca de sal
  • aceite de oliva
  • 400 ml de tomate frito (mi favorita es la de la marca Hida, que venden en Mercadona entre otros)

Preparación

Comenzamos picando la cebolla en cuadraditos pequeños. La rehogamos en una sartén con un chorrito de aceite a fuego medio 5  minutos.

Agregamos las espinacas (tal cual de la bolsa o descongeladas en el microondas si eran congeladas). Dejamos que vayan cocinándose y perdiendo volumen hasta que no tengan líquido (unos 5-10 minutos).

Una vez así, las cortamos con unas tijeras (para evitar que en las bolitas haya hebras desagradables). Dejamos que se templen un poquito.

En un cuenco amplio mezclamos la ricotta (sin su suero), el parmesano, el huevo, la harina, sal y nuez moscada.

Agregamos las espinacas anteriores. La idea es que quede una masa manejable pero muy pringosa. Si la véis absolutamente inmanejable, añadid más harina o bien pan rallado.

Formamos bolas del tamaño de pelotas de golf (o más pequeñas) y las pasamos por harina (meneándolas en una tacita con harina dentro os será más fácil). Las ponemos en un platito.

Ahora vamos a cocerlas como si fuese pasta. Para ello, ponemos abundante agua con sal a cocer (como para pasta). Cuando hierva a borbotones, metemos nuestras bolitas y dejamos que siga hirviendo hasta que floten (se ve claramente), unos 5-10 minutos aproximadamente. Los rescatamos con una espumadera y los pasamos a un plato intentando escurrirlos bien del agua.

Calentamos nuestra salsa de tomate y servimos calentito todo, con más parmesano por encima.

Más rico IMPOSIBLE!

➡ Se conservan en la nevera 4-5 días. Congelados no creo que queden bien…

Tapenade / olivada (versiones clásica y vegetal)

Hola amigos!

¿Conocéis el tapenade?

Es una crema de aceitunas que, aunque a lo mejor no conocéis por su nombre, seguramente la hayáis probado porque es frecuente que la pongan como untable de tapa en restaurantes.

Tiene un sabor potente y súper mediterráneo, por eso queda muy bien como untable (aperitivo), para poner dentro de un bocadillo junto con más cosas, o como guarnición de alguna carne o pescado suave.

No olvidemos que las aceitunas son uno de los tesoros de nuestra gastronomía. Por favor no las temáis como ocurre con los frutos secos: son una fuente de energía y grasas súper saludable! Eso sí, siempre que sean aceitunas sin aditivos chungos como las típicas rellenas que tienen glutamato/potenciador del sabor… Mirad los ingredientes :).

El tapenade es de los untables que más rápido se preparan, ya que no requiere una textura muy cremosa sino que siendo granuloso ya es estupendo!

Si tenéis los ingredientes por casa, os animo a probarlo de inmediato!

Ingredientes (para 4 raciones, cantidades aproximadas):

  • 4-8 filetes de anchoa en conserva o 4-8 tomates secos en aceite (versión vegetal)
  • 150 gr de aceitunas negras sin hueso ni glutamato/potenciador
  • 1 diente de ajo (o medio, al gusto)
  • 1 cucharada sopera de alcaparras
  • 1 chorro de generoso de aceite de oliva
  • opcional: 1 puñado de algo verde tipo canónigo, kale…

Preparación:

Basta con poner todos los ingredientes en un bol o thermomix, y triturar a máxima velocidad. Buscamos una textura con grumillos, pero si se convierte en una pasta tampoco pasa nada.

 

Listo para disfrutar!!!

Si preparáis poca cantidad, puede quedarse por las paredes de la batidora/thermomix. Simplemente bajad el contenido con una espátula o bien haced el doble de lo sugerido!

 

Ensaladilla rusa 2.0

Buenos días!

La ensaladilla rusa es, curiosamente, un plato que he empezado a adorar desde que vivo fuera de España. Antes, cuando alguien la pedía en un restaurante para compartir, me preguntaba qué le veían de especial!

Pues bien, fue mudarme a Luxemburgo y cada vez que vuelvo a España lo primero que pido es una buena ración de ensaladilla jeje. Pero claro, ahora que no puedo viajar me sigue entrando “el mono” de vez en cuando…

Nunca la había hecho en casa, y al ver la receta tradicional traté de pensar en una versión algo más nutritiva y aligerada, y maaadre mía, estaba DELICIOSA!!!! Estoy deseando que la probéis. Lo de la mayonesa ha sido un descubrimiento que encabeza mi lista de 2020 de momento, vais a alucinar, pero no me deis las gracias a mí sino a este artículo de ABC en la que la vi recientemente!

Y qué tiene de especial para ser más nutritiva y ligera? Tampoco gran cosa, no os vayáis a creer, y es que la ensaladilla de por sí es una buena receta y no creo que haya que tocarla demasiado!

  • Sustituimos la mitad de patata por garbanzos (tranquiiiilos, van machacados, NO se ven ni aprecian en plan raro)
  • Sustituimos la mayonesa tradicional (con huevo crudo – algo peligroso en términos de salmonella, y cargada de aceite – bastante bomba) por una muy especial, con calabacín y huevo duro – yo no daba crédito hasta que la probé y, como os decía antes, ha venido para quedarse…

Ingredientes (para 4 raciones generosas):

  • 300 gr de patatas (podéis comprarlas ya cocidas en conserva, aunque para mi gusto la textura en la ensaladilla queda mejor cuando las cocemos en casa, porque las dejamos más “chafadillas”)
  • 300 gr de garbanzos cocidos (podéis cocerlos vosotros, en ese caso contad con 150 gr de garbanzo seco y recordad dejarlo en remojo la noche previa)
  • 2 latitas de atún al natural (el que viene sin aceite; pero si queréis podéis emplear con aceite), aprox 160 gr
  • 1 zanahoria pequeña
  • 4-6 cucharadas de aceitunas verdes sin hueso
  • 2 huevos duros (o frescos y los cocemos)

Para la mayonesa 2.0:

  • 1 calabacín pequeño
  • 2 huevos duros (o frescos y los cocemos)
  • 2 cucharadas soperas de aceite de oliva
  • pizca de sal
  • 1 cucharada sopera de zumo de limón

Preparación:

Lo primero que haremos será cocer los ingredientes que requieren ir cocidos: patatas, huevos, calabacín (para la mayonesa) y, en su caso, los garbanzos.

Cocemos las patatas y el calabacín (MUY BIEN PELADO y cortado en 3, recordad que lo emplearemos para la mayonesa y lo ideal es que quede blanquita!) hasta que queden suuuper blanditos. Par cocerlos, los pondremos:

  • a cocer en abundante agua con sal. A fuego medio y tapados hasta que estén tiernas (aprox 20 minutos, el cabalacín seguramente esté listo antes).
  • en un estuche de vapor tipo Lekue 10 minutos.

Una vez listo lo anterior, chafamos las patatas (o parte de ellas) con un tenedor, y el calabacín lo reservamos para la mayonesa.

En caso de utilizar huevos sin cocer, los cocemos en un cacito con agua hirviendo con un chorrito de vinagre 10 minutos. Recordad: necesitamos 4 en total (2 para la ensaladilla y 2 para la mayonesa). Pasado ese tiempo, los cubrimos con agua fría y los pelamos con cuidado de no quemarnos.

Mientras tanto, vamos preparando los demás ingredientes y pasándolos a un cuenco o fuente grande.

Escurrimos el atún y las aceitunas y los picamos ligeramente con un cuchillo.

Con una picadora o thermomix, picamos muy bien los garbanzos (escurridos del jugo de conserva) y la zanahoria (troceada en 3). La idea es que los garbanzos no se aprecien, que queden muy picados.

Vamos por último con la mayonesa 2.0. Simplemente tenemos que triturar el calabacín (escurrido) junto con los demás ingredientes del listado. Así de fácil, probadla y alucinaréis, aunque al enfriarse es cuando alcanza su mejor momento!

Y ya sólo queda mezclarlo todo y meterlo en la nevera hasta que esté bien fresquita (mínimo 2 horas), y lista!!!!

➡ Se conserva bien en la nevera unos 4-5 días.

➡ Al tener tanto ingrediente y nutriente, sirve como plato único, acompañado quizá de unas hojas verdes, tomate y cebolla, y con picos!

Crema suave de alcachofas

img_2393

RECETA REEDITADA

Buenos días lectores!

Nunca hubiese pensado que las alcachofas quedaban bien en crema… no sé bien por qué tenía ese prejuicio, ya que me encantan en general, tanto a la brasa como con salsita de cebolla y jamón o gambas, en risottosoufflé o lasagna… Pero en crema se me hacía raro!

Mi cambio de perspectiva se produjo hace unos años, al probar una crema de alcachofas en el restaurante Fortnum&Mason en Londres (que os recomiendo muchísimo!), me pareció ESPECTACULAR y decidí que la probaría lo antes posible.

Me encanta porque es súper suave, fácil de hacer (NO OS PERDÁIS EL TRUCO FACILITADOR DE ESTA RECETA), y además nos aporta todos los beneficios de las alcachofas, que no son pocos dados los nutrientes que contiene:

  • Ayuda a digerir las grasas
  • Reduce el colesterol y triglicéridos
  • Es diurética (por tanto depurativa, ayuda a expulsar toxinas, y previene problemas de riñón)
  • Al tener bastante fibra, regula nuestro tránsito y además nos ayuda a tener menos hambre

Ingredientes (para 6 raciones):

  • 2 paquetes de alcachofas congeladas, 800- 900 gr en total – este es EL truco de la receta:
    • si las compramos frescas habrá que limpiarlas, lo cual es tan engorroso que nos puede disuadir de hacer la receta, y además siempre quedarán fibras que no querremos encontrar en nuestra crema!
    • si no os he convencido, simplemente limpiad las alcachofas quitando las partes más duras y al final de la receta, después de triturar la crema, coladla (con colador chino o pasapurés)
    • si queréis podéis utilizar alcachofas en conserva, aunque no me gusta mucho el sabor que deja el líquido de conservación
  • 1 cebolla grande o puerro
  • 1-2 patatas medianas
  • aceite de oliva
  • sal
  • pimienta
  • agua
  • opcional: 100 g de piñones o almendras tostadas para poner por encima

Continúa leyendo Crema suave de alcachofas

Orzo (pasta con forma de arroz) con salsa de tomate y langostinos

 

Hola lectores!

Hoy vengo con una receta maravillosa sacada del libro de Ottolenghi “Simple”, del que os he hablado en varias ocasiones.

Este libro me tiene entusiasmada, es impresionante lo mucho que conecto con ese tipo de recetas: sabores intensos, ingredientes normales y saludables (y algunos no tan frecuentes pero que tengo), equilibrio de sabores y texturas, y facilidad/rapidez!

Era la primera vez que cocinaba este tipo de pasta llamada “orzo” o “risoni”. La he probado en restaurantes en platos llamados “falso risotto” (ya que es pasta pero con forma de arroz) pero nunca en casa, y la verdad es que la pienso comprar en adelante ya que se prepara enseguida y queda ESPECTACULAR!

Sobre todo si utilizas una salsa como la de la receta de hoy… Os he puesto la foto del libro debajo de la mia por si una no os anima que lo haga la otra jejeje.

Animaos porque es una maravilla!!!

Ingredientes (para 4 raciones):

  • 250 gr de orzo / risoni (serviría cualquier pasta corta, fideos de fideuá o incluso arroz)
  • 1 lata de tomate troceado (400 gr/ml)
  • media cebolla
  • 2-3 dientes de ajo
  • 2 puñados generosos de gambas congeladas crudas
  • 2 puñados de almejas (podéis omitirlas y poner más gambas)
  • Opcionales pero muy recomendables:
    • 1 cucharadita de semillas de hinojo
    • pizca de copos de chile al gusto
    • un poco de ralladura de naranja
  • agua (luego vemos cantidad)
  • albahaca fresca para emplatar (también opcional pero le va estupenda!)
  • sal
  • pimienta
  • aceite de oliva 

Preparación:

Comenzamos dorando la pasta en una cazuela amplia. A fuego medio-fuerte y con un chorrito de aceite y una pizca de pimienta. La dejamos 2 minutillos y la pasamos a un cuenco o plato aparte.

Picamos la cebolla y el ajo menuditos y los agregamos a esa cazuela con 1 cucharadita de sal, poniendo mas aceite para que se pochen bien (5 minutos a fuego medio).

Incorporamos los ingredientes “opcionales pero muy recomendables” (naranja, hinojo, chile) y dejamos 1 minute.

Agregamos la lata de tomate y esperamos a que empiece a hervir.

En este momento incorporamos la pasta (que habiamos dorado), las gambas, las almejas (si las ponemos) y 2 vasos grandes de agua (a poder ser, caliente del microondas o hervidor/kettle) y dejamos que hierva tapadito a fuego suave, removiendo de vez en cuando.

Cuando veais que ha absorbido todo el liquido (normalmente pasados unos 6 minutos), probais el punto de la pasta y:

  • si aun esta durita, la dejais unos minutos mas anadiendo algo mas de agua;
  • si esta ya bien lo retirais inmediatamente del fuego.

Servimos bien caliente con albahaca por encima (opcional).

Delicioooosa ya veréis!!!

➡ Lo ideal es comerla recién hecha, pero podéis conservarla en la nevera 4 dias. También podéis congelarla, pero asumiendo que la textura no va a tener nada que ver!

Carne a la sal


RECETA REEDITADA

Buenos días amigos una semana más!

Hoy os traigo una receta que me ha sorprendido muchísimo por su relación esfuerzo-resultado. Es una buena forma de tener “fiambre” casero, o una carne en salsa de toda la vida. La he preparado en la thermomix (en el recipiente varoma, como esta lubina a la sal que no me canso de repetir!), ya que alguien me habló de lo bien que quedaba y me llamó la atención, pero también os cuento la opción de horno.

OJO: Los tiempos son bastante inferiores en horno que en thermomix, ya que en ésta se cocina al vapor, que va más despacio,no penséis que me he equivocado jeje.

Podéis tomarlo:

De cualquier forma está bueníiiisimo, os lo recomiendo totalmente 🙂 para hacer en casa de comida o cena, llevar al trabajo, llevar a casa de alguien, a un picnic…

A por ello!!! 🙂

Ingredientes (para 4-6 raciones):

  • 800 gr – 1 kg de lomo de cerdo en una pieza – como alternativa podéis utilizar 2 pechugas/solomillos de pollo o pavo
  • 1 – 2 kg de sal gorda (en algunos supermercados venden sal especial para hornear)
  • hierbas tipo orégano, tomillo, romero…
  • pimienta
  • vino blanco o agua

Seguir leyendo…

Todo sobre la Crockpot

Hola chic@s!

La semana pasada fue mi santo, y mi madre me hizo llegar de regalito una Crockpot. Estaba emocionada e incapaz de contenerme, encima estando en confinamiento estas cosas entusiasman especialmente… Incluso le hice un book de fotos y os di la brasa por Instagram todo el fin de semana con las maravillas que fui preparando con ella… Jejeje.

También hice una encuestita en dicha red social, y pude comprobar que el 60% de vosotros conocéis este tipo de ollas aunque teníais muchas preguntas. Por ello las he ido recopilando para responderlas en este post, en el que encontraréis una explicación detallada y sencilla de lo que son, para qué tipo de recetas sirven, cuánto cuestan, dónde comprarlas, cuánto gastan, etc.

Antes de empezar a meterme en el tema, y por si sirve de aliciente, os quiero hacer una confesión… No es la primera vez que tengo una Crockpot… Cuando vivía en Madrid (desde hace 3 años vivo en Luxemburgo) tenía una, pero al mudarme tuve que seleccionar muy bien lo que me llevaba y, al ser grandecita y no muy cara no se vino conmigo, pues pensé que si la echaba de manos me plantearía volvérmela a comprar… y aquí me tenéis jejeje, realmente la he echado de menos en varias ocasiones en estos años.

Dicho lo cual… vamos allá y, porfa, si tenéis alguna duda más que no esté resuelta por aquí, no dudéis en preguntarme en comentarios o por Instagram!

Qué es una Crockpot?

CrockPot es en realidad el nombre de la marca más conocida de “slow-cookers“, que son un electrodoméstico de lo más habitual en Estados Unidos pero que en España no es tan frecuente. Se trata de una cazuela de cerámica que va “montada” sobre un soporte metálico eléctrico. La cazuela se lava por separado (como cualquier cazuela convencional).

Su éxito radica en que dejas los alimentos en su interior y se cocinan solos (sin ninguna intervención ni vigilancia) durante horas, de forma que llegas a casa y tienes la comida o la cena lista y de un nivel gastronómico nivel abuela a fuego lento durante horas.

NOTA: Hablo de la Crockpot porque me encanta como marca y me parece fiable 100%, no es algo publicitario y sé que existen otras marcas!

Cómo funciona?

En la mayoría de recetas, simplemente tienes que meter los ingredientes en la olla, la enchufas a la corriente, pones la temperatura que indique la receta (alta o baja) y esperas que pase el tiempo indicado (entre 2 y 7 horas normalmente). Así de simple.

Hay otras recetas que requieren preparaciones previas tipo sellar una carne o pochar unas verduras.

Qué tienen de especial los platos cocinados en una Crockpot?

En esta olla se cocinan los ingredientes a muy baja temperatura y durante horas, lo que hace que sus platos mantengan mucho mejor:

  • sus propiedades organolépticas (texturas melosas, por ejemplo),
  • sus propiedades nutritivas (menor pérdida de vitaminas, que se producen a altas temperaturas)
  • un sabor mucho más intenso (en la mayoría de recetas no hay que poner agua, sino que se cocinan los alimentos en su propio jugo).

Para qué tipo platos es interesante?

  • Carnes en salsa (carrilleras, estofados, solomillos, contramuslos de pollo…) – salen melosas, que se deshacen…
  • Legumbres guisadas – también melosas, cremositas…
  • Verduras asadas tipo pimientos, escalivada, boniato, berenjena…
  • Pisto
  • Pollo asado entero
  • Platos tipo tex mex en los que se mezclan legumbres, arroz y carne especiada
  • Pan – tal cual, sin esperas ni nada, siguiendo cualquier receta de masa de pan que ya utilices
  • Platos dulces como granola, yogur, mermelada, bizcochos

Os dejo aqui el link a todas mis recetas hechas con esta maquinita, aunque os recomiendo como blog de cabecera este.

Qué tipos/funcionalidades existen?

Sobre tamaños: existen de varios tamaños, que conviene escoger considerando cuantos seáis en casa o el número de raciones que te gustaría cocinar en ella. Por si os sirve de orientación, la mía es de 4,5 litros y cunde para 4-6 raciones. La que tenía en Madrid era de 5,7 litros y me resultaba excesivamente grande para los 2 que somos en casa (aunque suelo cocinar 4 raciones cuando me pongo al lio).

Sobre funcionalidades: las básicas (normales) tienen los botones de temperatura alta y baja y la base para utilizar solamente sobre el soporte eléctrico. Hay otros modelos más sofisticados que te permiten:

  • programar cuándo quieres que se encienda o apague la olla (incluso hay unas que se conectan a una app y puedes manejarla desde donde estés!)
  • cocinar a presión (es como tener una olla express unida a una olla lenta, un 2×1 que puede ser muy útil para ahorrar espacio si no tienes olla express)
  • funcionar sobre la vitrocerámica o meter en el horno (en las modalidades básicas no se puede, y si en la receta es preciso pochar verduras o sellar una carne, o si quieres espesar una salsa que ha quedado demasiado aguada, tienes que hacer este paso en una sartén aparte).

La primera que tuve (la de los 5,7 litros) era la más básica y ahora me he comprado la que permite ser utilizada en la vitro, ya que me di cuenta de que tener que emplear y manchar otra cazuela o sartén me “tiraba para atrás” a la hora de usarla.

No me he animado con las programables porque no creo que usase esa funcionalidad, aunque a muchísima gente es lo que les parece más atractivo de la Crockpot. Nota: aunque te compres una no programable, siempre puedes comprar el enchufe aparte y convertirla tu mism@ en programable por muy poco dinero.

Cuánto cuestan?

Desde 35 euros hasta poco más de 100, en función de su tamaño y las funcionalidades explicadas anteriormente.

Dónde puedo comprarlas?

Hay tiendas físicas tipo Mediamarkt que las venden, pero por experiencia prefiero recomendaros Amazon ya que ahí tenéis el surtido completo y podéis ver todas las funcionalidades, tamaños, opiniones etc.

No te da miedo irte y dejarla funcionando?

En este punto hay varias consideraciones.

Primero, si compras la de la marca oficial (repito, nadie me paga por hacerles publi jejeje), es suficientemente segura y puedes estar tranquil@, tienen décadas de experiencia en Estados Unidos. Si nos vamos a otras marcas con menos trayectoria, no os lo puedo garantizar.

Segundo, si sigues las recetas con los tiempos que te indican (en blogs o libros) puedes estar tranquil@.

Tercero, como se cocina a tan baja temperatura, normalmente nada se adhiere a las paredes ni se quema, ya que los alimentos desprenden su jugo interior.

No gasta muchísima electricidad, funcionando tantas horas?

En absoluto, de hecho esa es una de sus ventajas! Su consumo es infinitamente inferior al del horno o al de una vitrocerámica (y esto bien medido, es decir, gasto eléctrico que supone hacer el mismo guiso en una Crockpot versus hacerlo en el horno o en una cazuela en la vitrocerámica). El gasto puede compararse con el de cocinar en una olla express.

Si queréis detalles en euros, os dejo el link a este post.

Alguna pega?

No se trata de pegas, simplemente hay cosas que hay que saber antes de cocinar con ella para evitar decepciones. Por ejemplo:

  • Si la receta pide sellar la carne o pochar la cebolla antes de meterlas en la Crockpot, puede resultarte engorroso tener que manchar otra sartén o cazuela ya que la olla es de un material no apto para ello (menos en mi modelo, que lo permite)
  • Tienes que tener espacio para guardarla.
  • Pese a que en las recetas sieeeempre dicen que no pongas agua o vino (o muy poca), toooodo el mundo caemos en poner agua por temor a que se queme, y lo que conseguimos es tener un guiso aguado. En casi ninguna receta hay que poner liquido porque el propio alimento lo suelta y no se evapora – cuesta aceptarlo, lo aviso.
  • Las salsas no salen espesas de por si (aun poniendo poco o ningún líquido, al no producirse evaporación). Pero no pasa nada, una vez terminado el guiso podemos triturarlo o agregar maizena diluida en agua fría (poniendo el guiso 2 minutos en la vitrocerámica).

Qué prefieres, olla express, Instant pot, Thermomix, sous-vide o Crockpot?

Por si no conocéis algunos de ellos:

  • La Instant Pot es una olla express eléctrica que en Estados Unidos triunfa bastante. Cuesta unos 100 euros.
  • La thermomix (o equivalente) es un robot que calienta, tritura, amasa y cocina al vapor. Su precio ronda los 1.000 euros.
  • El sous-vide es un cacharrito que permite cocinar alimentos a baja temperatura metidos en bolsas al vacio y sumergidos en agua. Es la forma que tienen de cocinar en los restaurantes de alta cocina, pero desde hace tiempo se venden para uso doméstico por unos 100 euros.

Personalmente, y asumiendo que la mayoría no tenemos espacio ni dinero ilimitado, pienso que es preferible tener los cacharros justos y que sean lo más multifuncionales y de calidad posible (me enerva tener que llevar a arreglar cosas o no poder fiarme al 100% de que van a funcionar por haberme ahorrado unos eurillos). Aparte, entra en juego el tiempo/esfuerzo que pretendamos dedicarle a la cocina, nuestras finanzas y el tipo de platos que nos guste preparar… En definitiva, es algo muy muy personal.

Si tuviese que quedarme con 2 cosas de toda mi cocina seria sin duda la olla express (la de toda la vida, no eléctrica) y la thermomix (u otra batidora potente). Ambas permiten reducir mucho el tiempo en la cocina y dan excelentes resultados, y duran de por vida pese al gasto inicial. Eso si, llevo 3 anos sin Crockpot y os digo que la he echado de menos MUCHO.

Aparte de lo anterior…

  • Si no tuviese olla express, me decantaria por la Crockpot con función de cocción a presión.
  • Si sencillamente me encantase comer rico pero pasase de pasar horas en la cocina, probaria con la Crockpot, porque ademas es muy baratita!
  • El sous-vide me alucina pero reconozco que es un artilugio para los muuuuy amantes de la cocina, ya que implica tener la envasadora al vacio, las correspondientes bolsitas y una especie de cubo para cocinarlo todo.

En resumen, y sin ánimo de desanimaros (valga la redundancia), no hay nada que no se pueda cocinar con cualquier otro electrodoméstico, es decir, una Crockpot no es algo imprescindible en toda cocina, pero pienso que si te gusta este tipo de comida, no te apetece gastarte un pastón y tienes poco tiempo y ganas de cocinar (cosa muy frecuente), es una muy buena opción!

HASTA AQUI POR HOY! Iré compartiendo recetitas hechas con mi nueva mejor amiga, ya os contaré!