Recopilatorio recetas con Crockpot

Muy buenos días queridos lector@s!!!

Estoy emocionada de presentaros este post, ya que es algo que tenía muchas ganas de hacer y además no sois pocos los que me lo habéis pedido!!!

Y es que es cierto que a veces nos sentimos tentados por comprarnos una Crockpot, o nos la regalan, pero luego no sabemos muy bien qué hacer con ella… Y con el Black Friday recién pasado, me consta que much@s de vosotr@s estáis en esa situación 🙂 .

(Por cierto, abro paréntesis, si no sabéis muy bien lo que es una Crockpot, como funciona, cuánto cuesta, ventajas, etc, os recomiendo leer mi post sobre el tema).

Total, que para ayudaros a haceros una idea de las maravillas que nuestra Crockpot puede hacer por nosotros he preparado este recopilatorio con todas las recetas que ya he hecho con ella. Veréis que hay recetas de carne, guisos de legumbres, verduras “asadas”, e incluso panes y postres!

Me acompañáis???

Carnes

Son, sin duda, las joyas de la corona de la Crockpot. Y es que se consigue una melosidad en la carne nivel restaurante o abuela que se ha pasado 8 horas dandole al puchero. Y esto es asi sea de la calidad que sea la carne, de verdad he probado con trozos bastante duros de cerdo y se tornan cremosos!

Legumbres

Nuestras mejores amigas en alimentacion saludable se benefician de lo lindo de la coccion en Crockpot. Y es que se consigue ese punto blandito pero sin romperse ni pegarse al fondo de la cazuela, tan dificil en ollas tradicionales o express…

NOTA: En realidad podéis hacer con la Crockpot TODOS mis guisos de legumbres – os los dejo enlazados AQUÍ. Simplemente tened en cuenta las siguientes indicaciones:

  1. Dejar en remojo en agua abundante la legumbre en cuestión unas 10 horas.
  2. Si son alubias/frijoles/judías, antes de pasarlas a la Crockpot es IMPRESCINDIBLE hervirlas a borbotones durante 10 minutos para eliminar una toxina que traen y que con la baja temperatura no se elimina.
  3. Dejar cocinar en la Crockpot con los demás ingredientes deseados durante:
  • 10 horas en Alta si son garbanzos,
  • 8 horas en Baja si son alubias (o 4 en Alta si prefieres)
  • 6 horas en Baja si son lentejas (o 3 en Alta).
  • OJO, con las legumbres el tiempo SIEMPRE es aproximado, ya que depende un montón del tiempo que las hayamos dejado en remojo previamente, de lo recientes que sean las legumbres (unos garbanzos de hace 1 ano, aunque estén en fecha, tardan bastante más), del tamaño (unos judiones de la Granja necesitaran 1 hora más, seguro!).

Pescados

También se pueden hacer pescados en la Crockpot. No es lo mas comun, pero para estas 2 recetas ya no lo hago de otra forma!

Verduras

También quedan melositas y sabrosas a tope, y se hacen solas!

Platos dulces, panes

Lo que ois, la Crockpot hace maravillas también en platos dulces. Estoy deseando investigar con alguno mas, ya os contaré!

Pues eso es todo amig@s, espero que os haya gustado este recopilatorio y que os ayude a sacar partido a este maravilloso invento de los americanos!!!

 

Pasta con salsa cremosa de puerros y jamón

Hola a tod@sssss

Recetonazo que os traigo hoy, inspirada en una del perfil de Instagram de Alichef (mi nueva fuente de inspiración para recetas contundentes pero no insanas).

No sé cómo explicaros lo buena que esta esta salsa para pasta… madre mía, qué intensidad y cremosidad, vais a alucinar! Cuando lo probamos en casa, tanto mi marido como yo dijimos “ojala pusiesen esto en un restaurante” jejeje, de verdad está de muerte. Eso sí, es bastante contundente de modo que mejor dejarla para fines de semana u ocasiones en que no nos importe llenarnos demasiado jeje.

Os recomiendo tomarla con pasta fresca o integral (y no rellena) y mezclarla con la salsa en el momento, de verdad que estos 2 truquitos son diferenciales a la hora de lograr un resultado de 10 en casa!

Vamos?

Ingredientes (para 4 raciones):

  • 320-350 gr de pasta (integral sería mejor por motivos nutricionales; contad con 400-450 gr si es pasta fresca)
  • 1-2 puerros o cebolla
  • 2 dientes de ajo
  • 150 gr de jamón serrano o ibérico (en trocitos o en lonchas que troceamos)
  • 100-200 ml de nata de cocinar o leche evaporada (otra opcion es utilizar 1 cucharada de maizena diluida en 150 ml de leche fria)
  • Pimienta negra al gusto
  • Queso parmesano o grana padano rallado al gusto
  • 1chorrito de aceite de oliva

Preparación:

Comenzamos cociendo la pasta en abundante agua con sal durante el tiempo que indique el fabricante para textura al dente. Mientras, haremos la salsa, pero no os olvidéis el tiempo de la pasta y escurridla enseguida GUARDANDO PARTE DEL LIQUIDO DE COCCION en una jarrita o cuenco.

En una cazuela o sartén amplia, pochamos el ajo y el puerro o cebolla picados finos en un chorrito de aceite a fuego medio. Los dejamos 7-10 minutos.

Agregamos el jamón troceado, 2 minutos.

Ahora bajamos el fuego e incorporamos la nata/leche evaporada/maizena diluida, otros 2 minutos.

Como estará muy espeso, pondremos parte del líquido de cocción de la pasta (que os había indicado que guardaseis un poco; si lo habéis olvidado, poned agua del grifo) hasta obtener la textura deseada, teniendo en cuenta que al juntarla con la pasta ésta absorberá parte del líquido.

  • Si no vamos a comer en ese momento, dejamos la pasta y la salsa guardadas por separado.
  • En el momento de comer, calentamos por separado pasta y salsa y lo mezclamos todo bien en la cazuela /sartén donde estaba la salsa (con el fuego ya apagado, para que no se pase la pasta!).

Servimos de inmediato y espolvoreamos por encima pimienta y queso rallado.

Listo!

➡ Si queréis dejar esto hecho con antelación, podéis cocer la pasta y cocinar la salsa, pero juntarlos solo en el momento anterior a comer y previamente calientes (en microondas por ejemplo).

Puré cremoso de boniato (guarnición)

Buenos días amig@s!

Hace tiempo que no os traigo ideas ricas de guarnición… con lo mucho que nos gustan!

En casa siempre preparamos alguna guarnición para acompañar carnes, pescados o huevos, ya sea una sencilla ensalada o un arroz, un puré de patata, unos champiñones al ajillo o unas verduras salteadas o asadas

Pues bien, hoy os traigo una guarnición nueva Iara el repertorio! Este puré es un auténtico manjar. Partimos de mis adictivos boniatos especiados al horno pero en este caso los coceremos y los convertiremos en un cremosísimo puré del que no podréis parar de coger cucharadas jejeje. Al final del post os cuento sugerencias de uso.

Es facilísimo de preparar, ya veréis…

Ingredientes (para 6 raciones):

  • 2 boniatos grandes (o 3 pequeños)
  • 2 cucharaditas de hierbas provenzales secas tipo orégano, tomillo, romero (una sola o una mezcla)
  • pimienta negra al gusto
  • opcionales: pizca de pimentón, pizca de ajo seco en polvo
  • 1 chorro de leche (luego veremos cantidad)
  • 1 cucharada de mantequilla (también serviría aceite de oliva o ghee)
  • 1 cucharadita de sal

Preparación:

En una cazuela u olla express ponemos abundante agua a hervir.

Mientras, pelamos los boniatos y los troceamos gruesos (cada uno en 8 trozos, por ejemplo).

Ponemos los boniatos a cocer en el agua hasta que estén muy tiernos (en olla express, en 10 minutos estarán, en cazuela normal unos 20-30).

Trituramos los boniatos cocidos SIN EL AGUA con un chorro de leche (poned un chorrito al principio y después añadid mas si lo veis demasiado espeso), la sal, la mantequilla y las especias.

Probamos por si hubiese que rectificar de sabor, y ya lo tenemos listo para servir!

➡ Acompaña genial todo tipo de carnes, y también esta delicioso con un huevo poché o a la plancha.

➡ Se conserva bien en la nevera 4 días. No recomiendo congelarlo porque la textura de boniatos y patatas cambia bastante al descongelarlo.

Filetes rusos 2.0

Hola amig@s!

Bueno bueno qué receta más rica os traigo hoy!!! Justo cuando publiqué la receta de la salsa tipo Mc Donalds me encontré con estos filetes rusos en la cuenta de FuturLife21 (que no me canso de recomendaros!) y supe que los haría enseguida 😅.

Los filetes rusos, por si no los conocéis, son una especie de hamburguesa pero que contiene abundante miga de pan remojada y que se enharinan y fríen. Son, por tanto, un plato que puede gustar mucho pero que a nivel nutricional no es demasiado conveniente (o al menos para diario) al tener esos ingredientes, esa forma de cocción y al carecer de todo tipo de fibra.

En cambio, estos filetes rusos que veis aquí solucionan esos problemitas y el resultado la verdad es que es espectacular! Jugosos, sabrosos y encima nos cuidamos!

Qué, os he puesto los dientes largos ya??? Pues acompañadme!

Ingredientes (para 4 raciones – unos 8-10 filetes rusos medianos):

  • 500-600 gr de carne picada (de ternera, cerdo o mixta – recordad que las que vienen en bandejas traen un montón de aditivos y otros ingredientes que no aportan nada bueno, es mejor que compréis la carne y os la piquen, o que la trituréis en casa)
  • 200-300 gr de lentejas cocidas (medio bote d los grandes)
  • 1 cucharadita de ajo seco en polvo (o 1-2 dientes de ajo machacados)
  • 1 cucharada sopera de mostaza
  • 2 cucharadas soperas de aceite de oliva
  • Pizca de sal
  • Pizca de pimienta
  • Unas ramitas de perejil

Preparación:

Trituramos bien todos los ingredientes con un procesador tipo thermomix, o bien con una picadora o con tijeras a mano en un cuenco grande.
Queremos que quede una masa homogénea, pero tampoco pasa nada si quedan algunos trocitos de algo diferenciados (en las fotos inferiores veréis que esta vez no trituré demasiado).

Dejamos que repose la mezcla 10 minutillos (o más, hasta que vayáis a cocinarlas).

Las cocinamos en una sartén con un hilo de aceite a fuego medio-fuerte, 1-2 minutos por cada lado o hasta que las veamos hechas. También podéis hacerlas en el horno (20 min a 200 grados con calor arriba y abajo, previamente precalentado).

➡ Podéis guardarlos hechos en la nevera 3 días, o crudos 1 día si preferís hacerlos el día antes. También podríais congelarlos (crudos si la carne no había estado congelada, o cocinados en cualquier caso).

Crema de coliflor y patata para enemigos de la coliflor

RECETA REEDITADA

Buenos días lectores!

Esta receta que parece tan sosaina o simple ha sido todo un descubrimiento 🙂 . No he parado de verla en varios blogs/perfiles de Instagram y por fin le he dado un voto de confianza… cómo me alegro!

En casa no suelo preparar muchas recetas con coliflor (aunque me encanta y es sanísima!) porque a mi marido, como a mucha gente, no le gusta nada de nada… Es una pena que este grupo de vegetales (llamado “crucíferas”: brócoli repollo etc) haya sido tan maltratado en nuestro país, recociéndolo y ganándose así tantos enemigos…

Como podéis deducir del titulo de la receta, tuvo muuucho éxito en mi casa pese a la reticencia previa 🙂 .

Quién sabe, quizá a vosotros o a quien viva con vosotros también le pase lo mismo con esta receta!

Ingredientes (para 6 raciones):

  • 1 coliflor mediana (o media grande) – aprox 700 gr
  • 2 patatas
  • 2 cucharaditas ni muy llenas de sal o 1 pastilla de caldo sin glutamato ni grasa de palma
  • Pimienta negra
  • Media cucharadita de nuez moscada
  • Aceite de oliva
  • Agua (luego veremos la cantidad)

Continúa leyendo Crema de coliflor y patata para enemigos de la coliflor

Salmón glaseado al horno

Queridos lectores:

Pido disculpas por la calidad de esta foto… Soy consciente de que la luz era pésima, pero no puedo resistirme a compartirla con vosotros porque es una receta de 10!
Es sin duda un plato que me plantearía servir en casa en una cena con gente, se hace en un pispás y es ultrasabroso!!!

La autoría de la receta se la debemos a un perfil de Instagram que he conocido recientemente y del que he probado ya 3 recetas con un éxito arrollador: Alichef. Os lo dejo enlazado porque estoy segura de que os va a encantar!!!

Vamos allá!

Ingredientes (para 4 raciones):

  • 4 lomos o solomillos o rodajas de salmón fresco
  • 1 cucharada (sopera, las demás de debajo también son soperas) de azúcar o miel o un sirope tipo agave o arce
  • 1 cucharada de mostaza (mejor tipo Dijon)
  • 2 cucharadas de pasta miso (os dejo enlazado el post donde os hablaba de ella)
  • 2 cucharadas de vinagre (mejor de arroz)
  • 2 cucharadas de salsa de soja
  • 2 cucharadas de agua

Preparación:

En un cuenco amplio mezclamos todos los ingredientes excepto el salmón y removemos bien.

Colocamos el salmón en una fuente apta para horno y lo embadurnamos bien con la mezcla anterior. Lo dejamos marinar en la nevera 1 hora aprox (o algo menos).

Pasado ese tiempo, precalentamos el horno a 200 grados con calor arriba y abajo y metemos la fuente con el salmón.

Estará listo en unos 10 minutos, pero depende del grosor de vuestro salmón y del punto que os guste (pasados 10 minutos, abrid uno y lo veis, y lo dejáis 5-10 minutos más si os gusta más hecho).

Listo!

➡ Al tener un sabor tan marcado, os recomiendo acompañar este salmón con arroz blanco (o quinoa), verduritas a la plancha, o unos champiñones salteados.

Salsa para hamburguesas tipo Mc Donald’s

Hola amig@s!

Hoy os traigo una receta de lo más original. Se trata de una salsa que vi en el libro “Modernist cuisine” (uno de los libros de cocina de mayor calidad que existen, en muchos sentidos), y que me atrapó nada más verla, pero además me alertaron de ella en un grupito de cocinillas que tengo jejeje.

Aunque se llame “salsa para hamburguesas”, realmente podéis utilizarla para lo que queráis, siempre fría eso si, por ejemplo para acompañar cualquier carne que se tome sin salsa (tipo fiambre o lomo de cerdo o escalope), para untar un bocadillo, como dip con crudités o pitas… Está DELICIOSA, me lo agradeceréis!!! Os dejo también el link a mis distintas recetas de hamburguesa: de carne, de pollo y vegetal.

Ingredientes (para acompañar unas 4 hamburguesas generosamente):

  • 1 puerro pequeño (o medio mediano)
  • 1 chorrito de vino blanco
  • 2-4 pepinillos (al gusto)
  • 4 cucharadas soperas de yogur natural (cuanto más espeso mejor, tipo griego o skyr)
  • 1 cucharada sopera de mostaza tipo Dijon (cualquiera que no sea de bolitas en esta ocasión)
  • pizca de sal

Preparación:

Comenzamos pochando el puerro. Para ello, lo cortamos por la mitad (a lo largo) y lo lavamos bajo el grifo. Después lo troceamos y lo ponemos a pochar en una sartén con un chorrito de aceite a fuego medio.

Pasados 5 minutos (tapado pero removiendo alguna vez), agregamos el vino y dejamos a fuego fuerte hasta que se evapore el alcohol (1 minuto). Apartamos del fuego.

Ya sólo nos queda triturar el puerro junto con los demás ingredientes del listado!

Puedes triturarlo tanto como quieras, aunque yo personalmente preferí dejar que se notara algún trocito (es decir, no esperé a que fuese una crema totalmente homogénea).

Metemos en la nevera hasta que se enfríe bien, y lista para acompañar multitud de platos (ver sugerencias concretas al inicio del post).

Se conserva unos 3 días en la nevera sin problema.

 

 

Bizcocho de plátano y almendras (sin gluten, azúcares ni lácteos)

Hola querid@s lector@s!

Los que conocéis mi página, y más aún los que habéis leído mis artículos sobre nutrición, sabéis que NO soy partidaria de las dietas que restringen “por defecto” (para todos, tengan o no una patología o sensibilidad específica) grupos de macronutrientes ni alimentos concretos.

Con esto me refiero, por ejemplo, a las dietas que excluyen las grasas, la fruta, la lactosa o las harinas con gluten.

Por supuesto, sí que soy partidaria de reducir/eliminar los productos ultraprocesados (dulces y salados), puesto que está sobradamente probado que, por tener importantes cantidades de azúcares, sal, grasas perjudiciales, aditivos y harinas refinadas, tienen efectos nocivos sobre la salud de la población general.

Dicho lo anterior, hay personas a las que se les ha diagnosticado una intolerancia, sensibilidad o alergia a algún elemento, y a las que les puede venir estupendamente tener recetas deliciosas a mano para no sentirse limitadas en su alimentación.

He probado muchas veces este tipo de recetas, con resultados generalmente decepcionantes, pero en el caso de la de hoy os puedo asegurar que esta DE-LI-CIO-SA. Vamos, que pienso repetirla seguro, y eso que en casa no tenemos intolerancias!

Importante: no es exactamente un bizcocho de los de toda la vida, sino que es bastante húmedo, entre un flan y un bizcocho. Si os apetece más un bizcocho “normal”, os dejo aquí enlazados todos los que tengo en el blog…

Vamos allá!!!

Ingredientes (para 1 bizcocho del tamaño habitual):

  • 2 plátanos maduros
  • 3 huevos (o bien 2 si son muy grandes)
  • 100 gr de almendra o avellana molida (la venden así en la zona de repostería)
  • 1 cucharada sopera de harina de coco (NO es lo mismo que coco rallado, ojo; podéis sustituirlo por 2 cucharadas adicionales de almendra/avellana molida)
  • 1 cucharada generosa de mantequilla de anacardo u otro fruto seco (sustituible por una cucharada sopera generosa de aceite de coco u oliva suave)
  • 2 cucharaditas no muy llenas de levadura tipo royal (NO la de hacer pan)
  • Opcional pero recomendable: un puñadito de pasas y/o otro de algún fruto seco (yo puse nueces pecanas)

Preparación:

Precalentamos el horno a 180 grados con calor arriba y abajo.

Si queremos (muuuy recomendable, se nota bastante en la esponjosidad de este bizcocho concreto), montamos las claras a punto de nieve. Para ello, separamos en cuencos distintos y con cuidado las claras de las yemas.

  • Si tenéis thermomix es facilísimo: 3 minutos a velocidad 3 y medio, poniendo el accesorio “mariposa” sobre las cuchillas.
  • Si no tenéis thermomix, podéis hacerlo con unas varillas removiendo enérgicamente y con paciencia hasta que estén blanquitas y endurecidas.

Mezclamos todos los demás ingredientes (incluidas las pasas y frutos secos, si nos metemos) con unas varillas o tenedor hasta que quede todo bien integrado. Quizá convenga empezar machacando el plátano en el cuenco y añadiendo luego la mantequilla de frutos secos, ya que ambos son más tediosos de mezclar.

Incorporamos a ese cuenco las claras montadas y lo mezclamos con cuidado con una espátula haciendo movimientos envolventes. Os recomiendo poner primero la mitad de las claras, mezclar, y luego la otra mitad. Tened en cuenta que hemos montado las claras para ganar esponjosidad, por tanto si lo mezclamos todo a lo loco se nos va a ir el aire y no tendrá sentido habernos molestado en montar las claras!

Volcamos la mezcla en nuestro molde (si no es de silicona, os recomiendo engrasarlo o forrarlo con papel de horno). Si queréis podéis decorarlo con frutos secos, como en mi foto 🙂 .  Metemos el horno a media altura durante 50 minutos SIN ABRIR EL HORNO.

Pasado ese tiempo, abrimos e introducimos un cuchillo en el centro del bizcocho: si sale limpio (o casi), sacamos el bizcocho; si no, lo dejamos otros 10 minutos o hasta que salga limpio.

Dejamos reposar y enfriar, y desmoldamos.

A comer!!!

➡ Os recomiendo guardarlo en la nevera, por precaución ya que es un bizcocho húmedo. Os dura 4 días sin problema.

 

Pollo guisado en olla express (con su salsa y sus patatitas)

Muy buenos días a tod@s!

Este guiso ha sido un súper descubrimiento! Mira que soy fan de la olla express, que empleo sin falta cada semana, pero la verdad es que nunca se me había ocurrido utilizarla para hacer un pollo estilo asado – a tope de salsa y cosas ricas.

Es un guiso que se hace en literalmente 10 minutos y su sabor te transporta derechit@ a casa de tus padres/abuelos… Una vez, más saco a pasear el concepto “comfort food”, para el cual sigo sin encontrar traducción al español!!!

Otro punto a favor de esta receta es que puedes duplicar las cantidades si sois más gente en casa, se tarda lo mismo y queda igual de rico!

Os he convencido??? Pues VAMOS!

Ingredientes (para 4 raciones):

  • 8 muslitos de pollo (1 kg aprox)
  • 1 cebolla grande o puerro
  • 2 patatas grandes (o 3 pequeñas)
  • 2 zanahorias pequeñas
  • 1 vaso de vino (mejor blanco)
  • medio vaso de agua
  • 1 cucharadita de sal
  • Especias:
    • 2 hojas de laurel
    • Pimienta
    • Romero (u otra hierba estilo provenzal)

Preparación:

Comenzamos retirando la piel de los muslitos de pollo (si es que la llevan). Los doramos en la olla express con un chorro de aceite y los pasamos a un plato.

Pelamos la cebolla/ lavamos el puerro y troceamos al gusto – en pluma o en cuadraditos. Pochamos 7 minutos en la misma olla donde habíamos dorado el pollo, agregando más aceite si ya no queda.

Cortamos mientras tanto las patatas en daditos (lavadlas o peladlas bien antes) y las zanahorias en rodajitas (mismo comentario que las patatas).

Agregamos las patatas, la zanahoria y el vino y ponemos a fuego fuerte para que se evapore el alcohol 1 minuto.

Reincorporamos el pollo a la olla y agregamos los restantes ingredientes de la receta (agua, sal y especias). Cerramos la olla y dejamos cocinar 5 minutos (si, has leído bien!) a presión. OJO, esto significa que cerramos la olla, subimos a fuego máximo y cuando suban los 3 aros bajamos a fuego medio-bajo y empezamos a contar esos 5 minutos.

Pasado ese tiempo, dejamos que la olla se descomprima sola aun sobre el fuego.

Listo para comer!

➡ También podríais guardar el guiso en la nevera 4-5 días. Congelado quedarían raras las patatas seguramente.

 

 

Tallarines con salmón y crema de espinacas

Muuuuuuy buenos días a tod@s!!!

Un día más os traigo ideas ricas para animaros a cocinar y disfrutar tanto del proceso como del resultado 🙂 .

Esta pasta se me ocurrió hace poquito, cuando preparé mis deliciosas espinacas a la crema y a su vez había comprado un paquete muy grande de salmón. En un principio pensé tomarlos uno como acompañamiento del otro, y pero estaba en uno de esos días que “tu cuerpo te pide pasta” y decidí unir unos tallarines al equipo. POR FAVOR, HACEDLO VOSOTROS TAMBIEN, no sabéis qué rico queda todo junto!!!

Sin más dilación, os cuento…

Ingredientes (para 4 raciones):

  • 360 gr de tallarines (o cualquier otra pasta – nutricionalmente es mejor que sean integrales; si empleáis pasta fresca contad con 450 gr aprox ya que viene medio hidratada)
  • 2 lomos generosos de salmón fresco o congelado (200 gr aprox)
  • Para servir: queso parmesano rallado y pimienta negra al gusto

Para la crema de espinacas – podéis seguir la receta de la semana pasada en este link, aunque os la cuento debajo de nuevo:

  • 300 gr de espinacas (frescas o congeladas; también serviría kale)
  • 1 cucharadita no muy llena de sal
  • 2-3 cucharadas generosas de harina (mejor integral)
  • 500 ml de leche (la que utilicéis normalmente, ojo que no tenga sabor dulce como la sin lactosa o algunas vegetales!)
  • aceite de oliva
  • 1/4 de cucharadita de nuez moscada

Preparación:

Comenzamos poniendo a cocer la pasta en abundante agua con sal durante el tiempo que indique el fabricante (al dente). No pongáis aceite en el agua, los italianos no lo hacen ya que provoca que la salsa no penetre en la pasta. Tampoco paséis la pasta por agua fría después de cocerla, por los mismos motivos.

Mientras, vamos preparando las espinacas a la crema. Si queréis hacerlas con thermomix, os dejo aquí el link.

Para ello, lavamos o descongelamos las espinacas y las ponemos a cocinar con un chorrito de aceite en una sartén o cazuela muuuy amplia (ocupan mucho al principio, pero enseguida se reducen!). Si veis que no os caben todas, idlas añadiendo según vayan “encogiendo” las que están en la cazuela. Dejamos el fuego fuertecito.

Cuando estén reducidas, bajamos a fuego medio e incorporamos la harina y un poco más de aceite. Removemos bien y dejamos que se tueste la harina durante 5 minutos, dándole alguna vueltecita.

Bajamos a fuego medio-bajo y agregamos entonces los demás ingredientes de la crema. Removemos y vamos viendo cómo va espesando todo. Lo dejamos así 5 minutos y trituramos esta mezcla con una batidora. Ya tenemos lista la crema.

Ahora ponemos a dorar el salmón, previamente salpimentado y troceado en dados gruesos, en una sartén con un hilillo de aceite a fuego fuerte. Lo sellamos por todos lados, sin miedo de que quede crudo por dentro ya que ahora vamos a terminar de cocinarlo con la salsa.

Mezclamos en una cazuela amplia la pasta, la crema de espinacas y después el salmón. Removemos y dejamos tapado a fuego mínimo 2 minutos.


Servimos espolvoreando generosamente parmesano y pimienta rallados.

Listo!

➡ Si queréis hacerla con antelación, no mezcléis la pasta con la salsa, ya que se forma un mazacote que no es precisamente el resultado buscado jejeje.

Crema de lentejas y tomate

Hola amig@s, empezamos nuevo mes, nada menos que Noviembre ya!

Hace unas semanas pasamos unos días en Mallorca. Veraneo en la isla desde que nací, por lo que le tengo un cariño súper especial… Ir en una estación distinta del verano te hace descubrir una cara de la isla que no tiene nada que ver: montana, campo, interior, paseos urbanos, pueblecitos preciosos… y los restaurantes en ellos escondidos…

En uno de estos restaurantes (prefiero no dar el nombre porque no estuvimos contentos con el trato) nos sirvieron una crema que, nada más probarla, supe que tenía que replicarla en casa… Madre mía, qué sabores más intensos, y qué reconfortante para estas épocas del año!!!

Además es súper nutritiva, se hace en un pispas, solamente hay que juntar los ingredientes, esperar y triturar, sin sofritos previos ni nada!

Ingredientes (para 4 raciones generosas):

  • 200 gr de lentejas rojas o amarillas (os recomiendo estas porque no requieren remojo, pero podéis poner lentejas normales, habiéndolas dejado en remojo unas 10 horas)
  • 1 lata de tomate entero pelado (400 gr aprox)
  • 1 cebolla
  • 2 tallos de apio
  • 1 zanahoria
  • Opcional: 1 pechuga de pollo entera – queda genial ponerla laminada sobre la crema; además, de este modo tenemos un plato único súper completo y saciante!
  • Opcional: 100 ml de nata de cocinar, o de leche evaporada tipo “ideal”
  • 1 cucharadita de sal
  • Agua (luego veremos cantidad)

Preparación:

Simplemente debemos juntar todos los ingredientes (incluida la pechuga de pollo entera) en una cazuela, olla express, thermomix o Crockpot, cubrir todo con agua 2 dedos por encima, y dejarlos cocinar tapados:

  • Cazuela: 30-40 minutos, hasta que todo esté tierno
  • Olla express: 20 minutos (ya sabéis que el tiempo cuenta desde que suben todos los aros, momento en el cual debemos bajar a fuego medio)
  • Thermomix: si vais a añadir el pollo, lo pondría salpimentado en el recipiente varoma; en cualquier caso, programaríamos 30 minutos temperatura varoma velocidad 1.
  • Crockpot: 6 horas en baja.

Transcurrido ese tiempo, sacamos la pechuga y trituramos todo lo demás hasta obtener una textura súper cremosa.

Laminamos el pollo y lo reservamos para servir sobre la crema en cada plato (como en la foto inicial).

Listo!

➡ Veréis que espesa con el paso del tiempo. Si os parece demasiado espesa, poned más agua y corregid de sal.

➡ Como todas las cremas, se conserva unos 4 días en la nevera, y se puede congelar (aunque para tener la textura cremosa de siempre deberemos calentarla en un cazo, o bien triturarla de nuevo una vez descongelada)