Lasagna de espárragos blancos y jamón york

Hola amig@s una semanita más!

Una de las cosas que más me sorprendió cuando me mudé a Luxemburgo fue lo conscientes que son (y que te hacen) de la estacionalidad de los alimentos (sobre todo verduras y frutas, pero también carnes tipo caza y pescados tipo mejillones o sardinas). Aquí no encuentras “de todo” durante todo el año, solamente cuando es época. Es el ejemplo de los espárragos, calabazas, boniatos, setas, alcachofas, y multitud de frutas… He de reconocer que al principio me pareció un fastidio, pero luego entendí los motivos y los comparto, me siento que estoy siendo más respetuosa con la naturaleza, y siendo sincera me hace mucha más ilusión cuando es la temporada, es como con el turrón de Suchard pero con comida de diario 😂.

Esto provoca a nivel culinario que, tanto en casa como en restaurantes, cuando los productos están de temporada los consumes sin parar! Ahora mismo, es época de ESPÁRRAGOS. Por la calle TODOS los atriles de menú del día contienen por lo menos un plato, ya sean blancos o verdes. Esta lasagna es un invento partiendo de un entrante típico de aquí (espárragos con bechamel gratinada), que os convierto en plato único gracias a los hidratos de la lasagna y a la proteína del jamón.

Es de las recetas que más ricas me han quedado últimamente, creo que su nombre no sugiere para nada lo DELICIOSA que está, os animo mucho a probarla, de verdad!

Nota: en el blog tenéis muchísimas recetas con espárragos, las encontraréis poniendo “espárragos” en la lupita superior. 

Ingredientes (para 4 raciones aprox):

  • 10 placas de lasagna grandes (o 20 pequeñas) – aprox 200 gr en total; os recomiendo que sean precocidas, para ahorrar tiempo
  • 500 gr de espárragos blancos en conserva (o 750 gr frescos, si preferís cocerlos en casa)
  • 6 lonchas de jamón york (intentad que tenga mas de un 90% carne)
  • 500 ml/gr de bechamel
  • pizca de sal
  • queso parmesano o grana padano rallado 

Preparación:

Comenzamos preparando ciertos ingredientes, en el caso de que no los hayamos comprado ya hechos:

  • Para la bechamel seguimos alguna de estas recetas: tradicional o ligera.
  • Si las placas de lasagna no fuesen precocidas, las cocinamos siguiendo la instrucciones del envase. Si son precocidas, os recomiendo hidratarlas un poco en agua hirviendo en un cuenco.
  • Para los espárragos, si los compramos frescos, les cortamos la base leñosa, los pelamos con un pelador y los cocemos en agua con sal unos 20 minutos o hasta que estén todos tiernos.

Con unas tijeras o con cuchillo y tenedor, cortamos el jamón y los espárragos (bien escurridos!!!) en trocitos de 2 dedos aprox.

Ya estamos listos para montar la lasagna!

▶️Si vamos a dejarla preparada de antemano, paramos aquí; si la vamos a tomar en el momento, precalentamos el horno a 200 grados con calor arriba y abajo.

En una fuente apta para horno, colocamos unas cucharadas de bechamel en la base. Sobre ella,  distribuimos unas cuantas placas de lasagna. Sobre ellas, esparcimos parte de los espárragos y el jamón. Ponemos otra capa de bechamel, luego placas, etc, así hasta acabar con todos los ingredientes, siendo siempre el último la bechamel.

Cuando vayamos a comer, espolvoreamos queso rallado por encima y metemos en el horno 20-30 minutos, o hasta que se dore el queso.

Lista!

 

Orzo (pasta con forma de arroz) con setas y trufa

Hola lector@s!!!

Conocéis la pasta llamada “orzo”? Os la enseñé hace ya un tiempecito, con motivo de la receta de Ottolenghi “orzo con salsa de tomate y langostinos”, que no puede estar más rica por cierto!

Para los que no la recordéis: se trata de una pasta con forma de arroz típica de Grecia y países cercanos, muy agradable de textura y fácil de cocinar. Podéis utilizarla tanto en recetas de pasta como de arroz, queda genial en ambas!

La de hoy está inspirada por una de Foodtropia, perfil de Instagram que me fascina y que se parece mucho al tipo de recetas que publico y que me gustan. He añadido pasta de trufa, que compré en Mercadona y está muy rica, pero podéis prescindir de ella sin problema.

Me acompañáis?

Ingredientes (para 4 raciones):

  • 250-300 gr de orzo (pasta griega con forma de arroz)
  • 400-500 gr de setas o champiñones (frescos o congelados pero no en conserva)
  • 1 cebolla o puerro
  • 2 dientes de ajo grandecitos
  • opcional: 1 cucharada sopera de pasta/salsa de trufa (os recomiendo la de Mercadona, bastante conseguida, es un tarrito de cristal pequeño)
  • Agua (luego vemos cantidad)
  • 1 chorro generoso de vino blanco
  • Aceite de oliva
  • 2 cucharaditas no muy llenas de sal
  • Pimienta negra al gusto
  • 80 gr de queso parmesano / grana padano rallado
  • opcional, para darle mas contenido proteico: 1 huevo por persona

Preparación:

Comenzamos picando finos la cebolla y el ajo. Los ponemos a pochar 7 minutos en una cazuela amplia (mejor si es bajita) con un chorro de aceite y la sal a fuego medio. Removemos de vez en cuando.

Lavamos muy bien los champiñones/setas (o los descongelamos en el microondas, si eran congelados) y los troceamos. Los incorporamos a la cazuela de la cebolla y el ajo y dejamos a fuego más fuerte para que suelten el agua y se doren. Dejamos unos 7 minutos más, removiendo de vez en cuando.

Agregamos el vino y dejamos 1 minuto a fuego muy fuerte para que se evapore el alcohol.

Agregamos también la salsa/pasta de trufa, si decidimos incluirla.

Incorporamos el orzo y removemos para que absorba bien los sabores y se dore un poco.

Bajamos a fuego medio y agregamos 1 vaso grande de agua previamente caliente (de hervidor o de microondas). Dejamos que se absorba y agregamos otro vaso, y asi hasta que veamos que lo absorbe y el grano a esta a nuestro gusto. Suele tardar unos 15 minutos.

Cuando esté, apagamos el fuego, espolvoreamos el parmesano y la pimienta y dejamos reposar 2 minutillos tapado fuera del fuego.

Listo para servir!!!

➡ Queda mejor recién hecho, pero tampoco pasa nada por recalentarlo.

➡ Se queda un poco corto a nivel proteico; os animo a tomarlo con un huevo a la plancha/frito a su lado.

Pasta con salsa cremosa de puerros y jamón

Hola a tod@sssss

Recetonazo que os traigo hoy, inspirada en una del perfil de Instagram de Alichef (mi nueva fuente de inspiración para recetas contundentes pero no insanas).

No sé cómo explicaros lo buena que esta esta salsa para pasta… madre mía, qué intensidad y cremosidad, vais a alucinar! Cuando lo probamos en casa, tanto mi marido como yo dijimos “ojala pusiesen esto en un restaurante” jejeje, de verdad está de muerte. Eso sí, es bastante contundente de modo que mejor dejarla para fines de semana u ocasiones en que no nos importe llenarnos demasiado jeje.

Os recomiendo tomarla con pasta fresca o integral (y no rellena) y mezclarla con la salsa en el momento, de verdad que estos 2 truquitos son diferenciales a la hora de lograr un resultado de 10 en casa!

Vamos?

Ingredientes (para 4 raciones):

  • 320-350 gr de pasta (integral sería mejor por motivos nutricionales; contad con 400-450 gr si es pasta fresca)
  • 1-2 puerros o cebolla
  • 2 dientes de ajo
  • 150 gr de jamón serrano o ibérico (en trocitos o en lonchas que troceamos)
  • 100-200 ml de nata de cocinar o leche evaporada (otra opcion es utilizar 1 cucharada de maizena diluida en 150 ml de leche fria)
  • Pimienta negra al gusto
  • Queso parmesano o grana padano rallado al gusto
  • 1chorrito de aceite de oliva

Preparación:

Comenzamos cociendo la pasta en abundante agua con sal durante el tiempo que indique el fabricante para textura al dente. Mientras, haremos la salsa, pero no os olvidéis el tiempo de la pasta y escurridla enseguida GUARDANDO PARTE DEL LIQUIDO DE COCCION en una jarrita o cuenco.

En una cazuela o sartén amplia, pochamos el ajo y el puerro o cebolla picados finos en un chorrito de aceite a fuego medio. Los dejamos 7-10 minutos.

Agregamos el jamón troceado, 2 minutos.

Ahora bajamos el fuego e incorporamos la nata/leche evaporada/maizena diluida, otros 2 minutos.

Como estará muy espeso, pondremos parte del líquido de cocción de la pasta (que os había indicado que guardaseis un poco; si lo habéis olvidado, poned agua del grifo) hasta obtener la textura deseada, teniendo en cuenta que al juntarla con la pasta ésta absorberá parte del líquido.

  • Si no vamos a comer en ese momento, dejamos la pasta y la salsa guardadas por separado.
  • En el momento de comer, calentamos por separado pasta y salsa y lo mezclamos todo bien en la cazuela /sartén donde estaba la salsa (con el fuego ya apagado, para que no se pase la pasta!).

Servimos de inmediato y espolvoreamos por encima pimienta y queso rallado.

Listo!

➡ Si queréis dejar esto hecho con antelación, podéis cocer la pasta y cocinar la salsa, pero juntarlos solo en el momento anterior a comer y previamente calientes (en microondas por ejemplo).

Tallarines con salmón y crema de espinacas

Muuuuuuy buenos días a tod@s!!!

Un día más os traigo ideas ricas para animaros a cocinar y disfrutar tanto del proceso como del resultado 🙂 .

Esta pasta se me ocurrió hace poquito, cuando preparé mis deliciosas espinacas a la crema y a su vez había comprado un paquete muy grande de salmón. En un principio pensé tomarlos uno como acompañamiento del otro, y pero estaba en uno de esos días que “tu cuerpo te pide pasta” y decidí unir unos tallarines al equipo. POR FAVOR, HACEDLO VOSOTROS TAMBIEN, no sabéis qué rico queda todo junto!!!

Sin más dilación, os cuento…

Ingredientes (para 4 raciones):

  • 360 gr de tallarines (o cualquier otra pasta – nutricionalmente es mejor que sean integrales; si empleáis pasta fresca contad con 450 gr aprox ya que viene medio hidratada)
  • 2 lomos generosos de salmón fresco o congelado (200 gr aprox)
  • Para servir: queso parmesano rallado y pimienta negra al gusto

Para la crema de espinacas – podéis seguir la receta de la semana pasada en este link, aunque os la cuento debajo de nuevo:

  • 300 gr de espinacas (frescas o congeladas; también serviría kale)
  • 1 cucharadita no muy llena de sal
  • 2-3 cucharadas generosas de harina (mejor integral)
  • 500 ml de leche (la que utilicéis normalmente, ojo que no tenga sabor dulce como la sin lactosa o algunas vegetales!)
  • aceite de oliva
  • 1/4 de cucharadita de nuez moscada

Preparación:

Comenzamos poniendo a cocer la pasta en abundante agua con sal durante el tiempo que indique el fabricante (al dente). No pongáis aceite en el agua, los italianos no lo hacen ya que provoca que la salsa no penetre en la pasta. Tampoco paséis la pasta por agua fría después de cocerla, por los mismos motivos.

Mientras, vamos preparando las espinacas a la crema. Si queréis hacerlas con thermomix, os dejo aquí el link.

Para ello, lavamos o descongelamos las espinacas y las ponemos a cocinar con un chorrito de aceite en una sartén o cazuela muuuy amplia (ocupan mucho al principio, pero enseguida se reducen!). Si veis que no os caben todas, idlas añadiendo según vayan “encogiendo” las que están en la cazuela. Dejamos el fuego fuertecito.

Cuando estén reducidas, bajamos a fuego medio e incorporamos la harina y un poco más de aceite. Removemos bien y dejamos que se tueste la harina durante 5 minutos, dándole alguna vueltecita.

Bajamos a fuego medio-bajo y agregamos entonces los demás ingredientes de la crema. Removemos y vamos viendo cómo va espesando todo. Lo dejamos así 5 minutos y trituramos esta mezcla con una batidora. Ya tenemos lista la crema.

Ahora ponemos a dorar el salmón, previamente salpimentado y troceado en dados gruesos, en una sartén con un hilillo de aceite a fuego fuerte. Lo sellamos por todos lados, sin miedo de que quede crudo por dentro ya que ahora vamos a terminar de cocinarlo con la salsa.

Mezclamos en una cazuela amplia la pasta, la crema de espinacas y después el salmón. Removemos y dejamos tapado a fuego mínimo 2 minutos.


Servimos espolvoreando generosamente parmesano y pimienta rallados.

Listo!

➡ Si queréis hacerla con antelación, no mezcléis la pasta con la salsa, ya que se forma un mazacote que no es precisamente el resultado buscado jejeje.

Pasta con setas a la crema (estilo Belmondo)

Hola amig@s!

Bueno bueno bueno la recetaza que os traigo hoy!!!

Desde que probé la pasta de boletus y trufa en el nuevo (y súper de moda ahora mismo) restaurante madrileño Belmondo, supe que tendría que intentar mi versión casera. Y es que la combinación setas-pasta-nata es de infarto… Como veréis debajo, la trufa me la he “ahorrado”, no sólo económicamente sino porque me resulta bastante indigesta. Si no es vuestro caso, podéis ponerla, por supuesto.

Seguidme, que vale muuucho la pena!!!

Ingredientes (para 4 raciones de plato único):

  • 350 gr de pasta a vuestra elección – os recomiendo para esta receta alguna pasta larga tipo espaguetti o cintas/tallarines; si son integrales más nutritivos serán, y si es pasta fresca más auténtica os sabrá (ojo, si usáis pasta fresca necesitaréis unos 450-500 gr ya que viene casi hidratada)
  • 300 gr de setas variadas (frescas o congeladas; pueden ser sencillamente champiñones)
  • 400 ml de leche evaporada (la lata tipo “Ideal”) – o bien 300 ml de nata para cocinar
  • 1 cebolla
  • 2 dientes de ajo
  • 1 chorro de vino de cocinar
  • Pimienta negra al gusto
  • Media cucharadita de nuez moscada (no os paséis, que sabe muy fuerte!)
  • Queso parmesano o grana padano rallado (al gusto, unos 50 gr)
  • Aceite de oliva
  • Sal
  • Opcional: si os preocupa que no haya apenas proteína en la receta, podéis añadir trocitos de pollo dorado en una sartén, o jamón o lacón troceados

Preparación:

Comenzamos poniendo a cocer la pasta en abundante agua con sal durante algo menos del tiempo que indique el envase (para asegurarnos de que queda al dente).

Mientras, vamos con la salsa.

En una sartén amplia con un chorrito de aceite ponemos a pochar la cebolla y el ajo, ambos laminados o cortados en cuadraditos pequeños. No pongáis sal de momento.

Los dejamos 5 minutos a fuego medio removiendo de vez en cuando y lavamos muy bien las setas (o las descongelamos en el microondas, si son congeladas). Las laminamos y las añadimos a la sartén.

Subimos a fuego más fuerte para que pierdan el agua y las dejamos 5 minutos.

Si quisiéseis añadir pollo o jamón/lacón, lo pondríamos ahora también.

Añadimos el vino, la sal, la nuez moscada y la pimienta y dejamos 1 minuto a fuego máximo para que se evapore el alcohol.

Incorporamos entonces la leche evaporada o la nata y dejamos a fuego medio 2 minutos más (a contar desde que hierva).

Añadimos parte del parmesano (guardamos un poco para servir) y removemos.

Escurrida la pasta, la incorporamos a la sartén con la salsa y, con el fuego apagado, mezclamos todo bien. Si no os cabe en la sartén, mezclad todo en la cazuela donde hervisteis la pasta.

Servimos con más parmesano y pimienta por encima.

Listo!!!

➡ Si queréis hacerla con antelación, guardad la pasta y la salsa por separado para mantener la cremosidad que queremos. Calentad la pasta en el microondas y la salsa en una cazuela, y una vez todo caliente lo juntamos en la cazuela fuera del fuego.

Canelones gratinados de bacalao con tomate (versiones tradicional y ligera)

Muy buenos días amig@s!

Hoy os traigo una receta que vi hace tiempo en el perfil de Goutdhestia y que me conquistó por completo (al verla y después de tomarla jejeje). Como aquí en Luxemburgo el verano tiene días fresquitos, encender el horno no es ninguna locura, pero no la compartí antes con vosotros porque entiendo que por España el horno también está de vacaciones por un tiempecito jejeje.

Se trata de un plato espectacular que, si bien es muy fácil de hacer, es algo laborioso como suele ocurrir con lasagnas, moussakas y este tipo de platos que son masa + relleno + bechamel. No obstante, merece totalmente la pena el tiempo, ya veréis!

Vamos allá amig@s, tomad nota de esta súper receta para vuestro próximo homenaje con gente en casa o vosotr@s mism@s!

Ingredientes (para 4 raciones):

  • 2-3 calabacines medianos (versión más ligera), o bien 1 paquete de placas de canelones (versión más tradicional)
  • 500 gr de bacalao crudo desalado (puede ser del congelado)
  • 300 gr de tomate frito (aprox 1 latita; mirad que sea de buena calidad o casero)
  • 1 cebolla
  • 300 gr de bechamel (os dejo aquí el link con mi receta de bechamel ligera; también podéis comprarla hecha si es de muy buena calidad, o hacer la tradicional siguiendo vuestra receta favorita)
  • aceite de oliva
  • Sal

Preparación:

Comenzamos con las placas de canelones:

  • Si decidimos hacer la versión ligera, simplemente lavaremos los calabacines y los laminaremos a lo largo con una mandolina o cuchillo afilado. Los ponemos en el microondas 6 minutos (tapados en un plato o bien en un estuche de vapor) para que se ablanden y pierdan agua. Reservamos.

  • Si los preferimos con pasta, los cocemos o hidratamos según indique el paquete. Reservamos.

Ahora vamos con la salsa de bacalao con tomate.

  • Picamos fina la cebolla y la ponemos a pochar en una cazuela con un chorrito de aceite – 7 minutos a fuego medio removiendo de vez en cuando.
  • Incorporamos el tomate y una pizca de sal y, cuando esté hirviendo, agregamos el bacalao previamente desmenuzado o cortado con tijeras según lo vamos echando en la cazuela.
  • Dejamos que se cocine todo junto 5 minutos tapadito y fuego medio-suave. Reservamos.

Una vez tengamos esto listo, os recomiendo dejar que se temple y meterlo en la nevera unas horas, para que coja consistencia y sea más fácil montarlos. Si no queréis/podéis, no pasa nada.

Preparamos la bechamel justo antes de comer el plato (si no, corremos el riesgo de que solidifique demasiado). Recordad que podéis seguir mi receta ligera, una tradicional que os guste, o comprarla ya hecha pero de calidad.

Una vez tengamos todo listo, precalentamos el horno a 200 grados con calor arriba y abajo.

Y montamos el plato.

  • Tomamos las láminas de calabacín o placas de canelón cocidas y las rellenamos de la mezcla de bacalao con tomate, como veis en la foto.

  • Vamos disponiendo los rollitos uno al lado del otro en una fuente apta para horno (grande o individuales).

  • Cuando estén todos, cubrimos con la bechamel.

  • Horneamos 10 minutos o hasta que esté gratinado por arriba; si pasado ese tiempo no lo está, poned al grill o subid la bandeja de horno hasta arriba y la temperatura a 250 grados.

Listo!!!

Pasta con sardinillas y alcaparras (fría o caliente)

Muy buenos días lectores una semanita más!

La semana pasada os tuve bien ocupados con mis “especiales verano”, que espero que os hayan inspirado para vuestras comidas y cenas de estos meses. Ya estemos de vacaciones, trabajando, en casa, fuera o donde sea, comer hay que comer, el tiempo es el que es y las ganas de comer son las que son, así que mucho mejor nos irá si lo hacemos planificado, rico y saludable, no os parece???

Pasando a la receta de hoy… No puede ser más fácil y rápida – sólo hay que encender el fuego para cocer la pasta! Y tiene la ventaja de que podemos tomarla fría (tipo ensalada de pasta) o caliente (como una pasta normal), así que es candidata perfecta para este verano 🙂 .

Por cierto, os dejo aquí otra receta de pasta con sardinas y tomates secos que está deliciosa también.

Vamos allá!

Ingredientes (para 4 raciones):

  • 300-350 gr de pasta (nutricionalmente es mejor integral)
  • 2 latas de sardinillas en aceite de oliva (o unas 6 sardinas en aceite caseras) – con parte de su líquido
  • 2-3 cucharadas soperas de alcaparras
  • 1 cucharadita de romero, tomillo u orégano
  • Media cucharadita de sal
  • Opcional: ralladura de medio limón
  • Opcional: cayena picada o copos de chile

Preparación:

Comenzamos cociendo la pasta en abundante agua hirviendo durante el tiempo que indique en envase de pasta.

Mientras, tomamos un bol y mezclamos con un tenedor todos los demás ingredientes de la receta, machacándolos un poco.

Cuando la pasta esté cocida, la escurrimos y la devolvemos a la cazuela. Vertemos en ella la salsa y removemos sobre el fuego pero apagado, para aprovechar el calor residual.

Lista!!!

Pasta alla norma

Hola!!!

Os traigo recetón de pasta de los ricos ricos… Cómo no, al igual que la última receta de pasta que publiqué, es obra de Ottolenghi (de su libro “Simple”).

Se trata de una receta clásica italiana, es una salsa a base de berenjenas con tomate, pero seguí al pie de la letra las indicaciones del famoso chef y salió nivel restaurante, así que aquí os la dejo 🙂 .

Ya veréis, va a ser leerla y empezar a salivar…

Ingredientes (para 4 raciones):

  • 350 gr de espagueti o cintas (o cualquier otra pasta, pero queda mejor así; nutricionalmente es mejor que sea integral)
  • 2 berenjenas pequeñas
  • 4-5 dientes de ajo
  • 1 bote de tomates enteros pelados (aprox 400 gr) – o bien 4 tomates frescos muy maduros, o unos 300 ml de tomate frito de calidad
  • 1 cucharadita de azúcar
  • 1 cucharada sopera de orégano
  • Opcional (si queréis que pique): copos de chile o guindilla cayena
  • Aceite de oliva
  • Sal
  • Para servir (opcionales pero mejoran mucho el plato):
    • queso parmesano
    • pimienta negra
    • albahaca fresca

Preparación:

Comenzamos asando las berenjenas en rodajas, un paso que en un principio desestimé pero finalmente hice y me alegré, ya que se aprecia mucho. el toque extra tierno y asado/tostado… No obstante, si os da pereza podéis ablandarlas cociéndolas al vapor (en el microondas en un estuche de vapor serían unos 8 minutos, previamente cortadas en rodajas).

Si queréis asarlas, empezamos precalentando el horno a 200 grados con calor arriba y abajo. Lavamos bien las berenjenas y las cortamos en rodajas de 1 dedo de grosor. Las extendemos separadas sobre una bandeja de horno forrada con papel apto para horno y espolvoreamos ligeramente sal, aceite y pimienta. Las dejamos a media altura 30 minutos.

Mientras se asan las berenjenas, ponemos a cocer la pasta y preparamos el resto de la salsa.

Ponemos a cocer la pasta siguiendo las instrucciones del fabricante para textura al dente. La escurrimos y reservamos (NO ponemos agua fría ni aceite).

Para la salsa, en una cazuela calentamos un chorrito de aceite y pochamos el ajo triturado/picado 1 minuto, con cuidado de que no se queme.

Agregamos el bote de tomate, una pizca de sal, el orégano, el picante y el azúcar, y dejamos que se cocine tapado a fuego medio-bajo 10 minutos.

Cuando estén las berenjenas (no importa si no están del todo tiernas), las incorporamos a esa cazuela, removemos bien y dejamos que se cocine todo 5 minutos más, o hasta que las berenjenas estén tiernas del todo.

Si vemos que la salsa no tiene mucho líquido, agregamos liquido de la cocción de la pasta (o agua del grifo).

Metemos la pasta escurrida en la cazuela de la salsa, removemos bien ya fuera del fuego y servimos inmediatamente, poniendo opcionalmente en cada plato parmesano, albahaca fresca y pimienta negra.

Si queréis dejar el plato preparado con antelación no hay problema, pero guardad la salsa y la pasta por separado Y calentadlo en una cazuela (si lo hacemos en el microondas, la salsa no llega a penetrar bien pero como queráis).

➡ Dura 4 dias en la nevera sin problema. La salsa se puede congelar también.

Malfatti (ñoquis gigantes de espinacas y ricotta)

Hola amig@s una semanita más!

Vengo cargada de recetones que llevaba tiempo queriendo editar, os vais a chupar los dedos!!!

Nunca he hecho pasta en casa. Sé que no es tan normal hacer pasta en casa, pero a estas alturas del blog habría sido normal que me hubiese embarcado en esa aventura, no? Lo cierto es que se me resiste, y es que, por mi mentalidad minimalista, no quiero tener más cacharros en casa (o al menos no cacharros que sólo sirvan para una cosa, como gofreras) y para hacer pasta generalmente hay que tener varios cachivaches…

A excepción de algunas recetas! Es el caso de los ñoquis, que generalmente compro hechos (en esta receta tan rica como contundente os enseñaba a prepararlos con salmón y nata os encantaron!) pero que se pueden hacer en casa fácilmente. Otro ejemplo son estos malfatti, una receta italiana parecida a unos ñoquis gigantes pero que me gustan más tanto a nivel nutricional como por su sabor.

Son muy fáciles de hacer, no es lo más rápido del mundo y te pringas las manos pero os prometo que el resultado merece la pena!!!

Ingredientes (para unas 10-12 bolitas, 3-4 raciones):

  • ½ cebolla
  • 400 g de espinacas (frescas o congeladas, para esta receta prefiero congeladas)
  • 200 g de queso ricotta (sustituible por requesón/cottage)
  • 60 g de queso parmesano/grana padano rallado
  • 1 huevo
  • 3-5 cucharadas de harina (maizena o harina normal) para la masa, + otras 3 para enharinarlas
  • pizca de nuez moscada
  • pizca de sal
  • aceite de oliva
  • 400 ml de tomate frito (mi favorita es la de la marca Hida, que venden en Mercadona entre otros)

Preparación

Comenzamos picando la cebolla en cuadraditos pequeños. La rehogamos en una sartén con un chorrito de aceite a fuego medio 5  minutos.

Agregamos las espinacas (tal cual de la bolsa o descongeladas en el microondas si eran congeladas). Dejamos que vayan cocinándose y perdiendo volumen hasta que no tengan líquido (unos 5-10 minutos).

Una vez así, las cortamos con unas tijeras (para evitar que en las bolitas haya hebras desagradables). Dejamos que se templen un poquito.

En un cuenco amplio mezclamos la ricotta (sin su suero), el parmesano, el huevo, la harina, sal y nuez moscada.

Agregamos las espinacas anteriores. La idea es que quede una masa manejable pero muy pringosa. Si la véis absolutamente inmanejable, añadid más harina o bien pan rallado.

Formamos bolas del tamaño de pelotas de golf (o más pequeñas) y las pasamos por harina (meneándolas en una tacita con harina dentro os será más fácil). Las ponemos en un platito.

Ahora vamos a cocerlas como si fuese pasta. Para ello, ponemos abundante agua con sal a cocer (como para pasta). Cuando hierva a borbotones, metemos nuestras bolitas y dejamos que siga hirviendo hasta que floten (se ve claramente), unos 5-10 minutos aproximadamente. Los rescatamos con una espumadera y los pasamos a un plato intentando escurrirlos bien del agua.

Calentamos nuestra salsa de tomate y servimos calentito todo, con más parmesano por encima.

Más rico IMPOSIBLE!

➡ Se conservan en la nevera 4-5 días. Congelados no creo que queden bien…

Pasta alla putanesca

Buenísimos días a todos!

Hace poquito os mostraba en Instagram este platazo de pasta que preparé siguiendo una receta del gran Ottolenghi (de su libro “Simple”). Cada plato que hago de ese libro es éxito asegurado!

El famoso chef no llama a esta salsa “puttanesca”, pero viendo los ingredientes y chequeando en internet confirmé que en Italia la denominan de este modo. A su receta le he agregado anchoas (opcionales), por si queréis ponerle algo proteico.

Ya veréis qué rica queda!!!

Ingredientes (para 4 personas):

  • 300-350 gr de pasta a vuestro gusto (también podéis hacerla con calabagueti)
  • 2-4 dientes de ajo
  • media cebolla mediana
  • 2 tomates maduros (o 10 cherry)
  • unas 10 anchoas en salazón/aceite – OPCIONAL
  • 2 cucharaditas de alcaparras o alcaparrones
  • 1 puñadito de aceitunas (mejor negras, pero al gusto)
  • si queréis que pique un poco: 1 cucharada sopera de pasta harissa, o una cucharadita de copos de chile o 1 guindilla/cayena seca picada
  • 1 chorrito de agua
  • queso parmesano rallado o grana padano
  • pizca de sal (ojo, las anchoas y las alcaparras son súper saladas ya!)

Continúa leyendo Pasta alla putanesca

Cuscús marroquí express

Muy buenos días lectores!

Bueno bueno, qué exitazo tuvo el otro día mi cuscús en Instagram!!!

Hace 4 años publiqué la receta del auténtico cuscús marroquí. Es la receta que más éxito tiene desde entonces en el blog, cada día es visitada por muchas personas de distintos países!

La receta que compartí con vosotros es la más tradicional, pero como lleva su tiempecito prepararla y no quiero que dejéis de hacerla por este motivo, le di una vuelta para hacer esta versión express!

La reducción en los tiempos la conseguimos cocinándolo en olla express como si fuese un cocido madrileño, en 2 fases: primero la carne (10min) y después las verduras con los garbanzos (8min).

Es un plato súper completo nutricionalmente, y está de 10!!!!

Ingredientes (para 4 raciones):

  • 200 gr de sémola de cuscús precocido aprox (luego entenderéis por qué digo “aprox”)
  • 100 gr de garbanzos secos, ó 200 gr de garbanzos cocidos en conserva
  • 2 zanahorias
  • 1 patata
  • 1 calabacín
  • 1 cebolla
  • 300 gr de cordero (incluido hueso) – chuletas o lo que encontréis
  • especias: cúrcuma, comino, pimienta negra, canela (2 cucharaditas de cada una, excepto de canela que pondremos 1)
  • sal
  • aceite de oliva
  • 1 cucharada de mantequilla
  • cebolla caramelizada (opcional, sigue esta receta pero añadiendo canela y pasas hidratadas en agua caliente un rato)

Continúa leyendo Cuscús marroquí express

Pasta con solomillo, setas al ajillo y tomates secos

Hola amigos!

Llevaba 2 años teniendo esta receta en mi lista de “pendientes”. Y es que 2 años hace ya desde que vivo en Luxemburgo, y 2 años desde que en mi ex-trabajo me llevaron de despedida a un italiano deliciosisimo en el que disfruté de este platazo.

Y por qué he tardado tanto en prepararlo? La verdad es que no hay razón especial, tengo tantísimas recetas pendientes que creo que aunque pasase un año sólo cocinando no sería suficiente jejeje. A esto se suma que normalmente no compramos ternera en casa, por 2 motivos: 1) está sobradamente probado que comer carne roja con frecuencia no es saludable y 2) asimismo no hay duda en que el proceso productivo de este tipo de carne es un desastre desde el punto de vista medioambiental. Desde que vivimos aquí, si tomamos ternera es fuera de casa, si comemos una hamburguesa rica o el típico guiso de esta zona (la idea es que, si no la compras en casa, te aseguras de que tomas menos al cabo del mes).

Volviendo al tema que nos ocupa: esta receta es un escándalo, de verdad. Simplemente mirad la lista de ingredientes, es difícil que no os guste alguno jejeje. El restaurante donde lo probé es uno de los italiano más clásicos de Madrid, se llamaba Don Giovanni y os lo recomiendo muchísimo!

Ingredientes (para 4 raciones):

  • 350 gr de pasta (recomiendo gnocchis o espagueti)
  • 2 filetes de ternera o 200 gr de solomillo
  • 8 tomates secos
  • 2 puñados de setas variadas (frescas o congeladas, o incluso champiñones frescos)
  • 3-4 dientes de ajo
  • 1 chorro de vino blanco
  • 1 cucharadita de sal
  • Queso parmesano rallado
  • Pimienta negra

Preparación:

Comenzamos poniendo a cocer la pasta siguiendo las instrucciones del fabricante.

Mientras tanto, prepararemos la deliciosa salsa.

En primer lugar, doramos la carne en una sartén muy caliente con un chorrito de aceite y una pizca de sal. Os recomiendo dorar los filetes/solomillo enteros y cortarlos en trozos de tamaño bocado una vez dorados, en lugar de lo contrario. Apartamos la carne a un plato.

En esa misma sartén ponemos a dorar el ajo previamente picado y con un poco más de aceite. En cuanto empiece a soltar aroma, incorporamos las setas y las dejamos 5 minutos a fuego fuerte.

Pasado ese tiempo, ponemos un chorro generoso de vino y dejamos que se evapore el alcoholo 2 minutos a fuego fuerte.

Incorporamos entonces los tomates secos (cortados en 4 si son muy grandes) y la carne y apagamos el fuego.

Cuando esté la pasta cocida, la escurrimos bien y la devolvemos a la cazuela o, si la sartén con la salsa es suficientemente grande, mejor aun a la sartén! La idea es mezclar todo bien con el fuego al minimo durante 1 minuto, para que se impregne como es debido.

Servimos y espolvoreamos con queso parmesano rallado y pimienta negra al gusto.

Probadla y me decís, es una PASADA!