Mejillones en salsa belga

Buenos díaaaaas!

En Luxemburgo, por desgracia, comer pescado no es tan habitual ni asequible como lo es en España. Tomamos todo el que podemos, algunas veces fresco y otras congelado, pero en restaurantes es prohibitivo y tampoco lo preparan muy bien, dado que no están habituados…

La excepción en este tema son los mejillones. En mejillones sí que son expertos, son muy abundantes, los venden a un precio razonable y están riquísimos!!! Es una buena noticia dado que son un alimento súper nutritivo, con alto contenido en proteína de calidad y poca grasa animal. 💡Os recomiendo que lo tengáis en mente para cuando salgáis a cenar fuera, ya que muchas veces es en el aperitivo donde nos excedemos habiendo opciones igual o más ricas y saludables!💡

Así que hoy os voy a enseñar a prepararlos de una forma muy sencilla y sabrosa, ya veréis como cuando os acabéis los mejillones os tomaréis la salsita restante ayudándoos de las cáscaras de mejillón… jajaja.

⏩⏩Si os apetece probar otra receta, os dejo la primera que publiqué, eran aromáticos con salsa de tomate rica rica!

Ingredientes (para 3-4 personas de aperitivo o primer plato):

  • 1 ó 2 mallas de mejillones, o una bandeja de mejillones ya limpios
  • 2 ramas de apio
  • 2 cebolla o puerro grande
  • especias (cantidades a vuestro gusto): laurel, perejil fresco, pimienta negra, 1 guindilla-cayena (si os gusta el picante)
  • sal
  • 1 trocito de mantequilla (unos 2 dedos)
  • 1 vaso de vino blanco
  • medio vaso de agua
  • medio limón

Continue reading

Pescado gratinado con ajo negro

Hola amigos!

Es la segunda vez que preparo esta receta, y la verdad es que no la había publicado antes porque me parecía “cero fotogénica“! Pero ayer, que lo tomamos para cenar y disfrutamos muchísimo, me dije “qué tontería!”, así que aquí la tenéis!

El ajo negro, si no lo conocéis, debéis probarlo, tiene un sabor intensísimo y no es a ajo, es algo mucho más sutil, de verdad delicioso… En una fantástica receta del pasado invierno (guiso de garbanzos con bacalao y alioli de ajo negro) os expliqué lo que es, sus beneficios, etc.

En esta receta lo empleamos para formar una pasta que hornearemos sobre el pescado y que le dará un sabor y textura muy buenos, además se tarda en preparar 20minutos en total, 15 de los cuales son el propio horneado del pescado…

Ya sabéis, próxima cena rápida, sana y rica!

Ingredientes (por persona):

  • 1 ración de pescado blanco (he probado con pescadilla y con rodaballo, podéis emplear incluso lomos de merluza congelados, la cuestión es que sea un pescado blanco no grueso)
  • 1 cucharada generosa de mayonesa
  • 2 dientes de ajo negro
  • sal y pimienta

Continue reading

Salmón con brócoli y espárragos estilo asiático

Buenos días lectores!

La receta que os traigo hoy fue la cena que hice a mis padres el último día que vinieron a casa, y pese a ser tan simple quedaron impresionadísimos con lo sabroso que estaba!

De aperitivo puse unos edamame (una especie de judías que se comen estilo “pipas”, desechando la vaina), os recomiendo este aperitivo que es muy sano (son legumbres) y con sal gorda están buenísimos! Lo suelen tener en los restaurantes japoneses y desde hace poco los venden en mercadona congelados.

Respecto a las propiedades nutritivas del plato, es maravilloso. El omega 3 y proteína del salmón se junta con los fitoquímicos del brócoli y las propiedades depurativas del espárrago, y además el sésamo nos aporta infinitos beneficios (grasas buenas, fibra, calcio…).

Vamos allá!

Ingredientes (para 4 raciones):

  • 4 lomos de salmón (mejor de pescadería, aunque también sirven congelados)
  • 1 brócoli pequeño, ó unas cuantas floretas de las congeladas (si os animáis con el bimi, genial!)
  • 1 manojo de espárragos trigueros finos, ó 1 paquete de los congelados
  • 100 ml de salsa de soja
  • 4 cucharadas de aceite de sésamo (opcional pero para mi gusto imprescindible, de venta en herbolarios o en secciones internacionales o bio de supermercados)
  • semillas de sésamo – ajonjolí (opcional pero recomendable)

Continue reading

Curry de langostinos

Buenos días!

Hace unas semanas os hablaba de mi súper jornada gastronómico-india-familiar… Os comenté que seguiría publicando las recetas que preparamos ese día, pues bien aquí os traigo otra de ellas.

En el blog ya tenéis varias recetas de curry, cada cual diferente: con pollo, en guiso con verduras, en forma de crema, con legumbres, de cordero, con carrilleras, curry amarillo, curry verde… Os invito a echarles un vistazo (podéis poner “curry” en el buscador de mi blog – la lupa – y os saldrán todas seguidas!). Os recomiendo que la preparéis un día que os apetezca dedicar un buen rato a cocinar… Podríais hacer una versión más rápida y con menos ingredientes, pero para eso os remito a otras de mis recetas de curry que os comentaba antes, esta es UNA RECETA ORIGINAL y elaborada. No es para nada difícil, pero tiene muchos ingredientes y es para disfrutarla cocinando /y luego comiendo jejeje).

Allá vamos!

Ingredientes (para 6 raciones):

  • 12-16 langostinos crudos lo más grandes posibles (pueden ser congelados) con piel
  • especias (de venta en herbolarios, tiendas asiáticas, sección internacional de hipermercados, tiendas Tiger…):
    • 1 cucharada de semillas de coriandro
    • 1 cucharada de comino en grano
    • 1 guindilla tipo cayena
    • 2 cucharadas soperas de curry en polvo
    • 1 cucharadita de cardamomo molido
    • 1 cucharadita de cúrcuma en polvo
  • 1 puñado de cacahuetes
  • 2 dientes de ajo
  • 1 cebolla grande ó 2 pequeñas
  • 1 cucharadita de sal
  • A elegir:
    • 1 lata de leche de coco, o
    • 1 paquete de coco rallado seco (125 gr – lo venden en todos los supermercados) + 1 brick de nata líquida (200 ml)
  • 2 cucharaditas de azúcar moreno (no blanco)
  • 1 limón pequeño (medio exprimido y medio pelado sin partes blancas)
  • aceite (preferiblemente de girasol o coco)
  • Para acompañar: arroz thai o basmati (unos 350 gr)

Continue reading

Huevos rellenos de atún

Buenos días queridos lectores, aquí estamos una semanita más!

Empezamos semana tirando de clásicos… Y es que de vez en cuando me canso de innovar y me apetece cocinar platos de toda la vida, de casa española, con sabor a vacaciones, a casa de la abuela, a terraza, a verano… mmm… no es sólo sabor, es transportarse a otra época, ¿no os pasa a vosotros con ciertos platos?

Os voy a poner la receta clásica que se prepara en mi familia (y en muchas otras, por lo que he podido comprobar!). Os doy también opciones para hacerla algo más ligera. Al final, los ingredientes son todos saludables pero con bastante grasa, de modo que podemos ceñirnos a la receta tradicional o bien ajustarla un poco con estas simples ideas 🙂 .

Por cierto, es una receta REMATADAMENTE FÁCIL, por tanto os la recomiendo si no sois muy cocinillas ni os gusta pasar mucho rato en la cocina pero sí comer bien jeje. También es un buen plato para invitar a gente a casa, o para niños, gusta a todo el mundo!

Vamos allá!

Ingredientes (por persona):

  • 2 huevos
  • 1 lata pequeña de atún en conserva (en aceite de oliva; versión más ligera: enlatado al natural)
  • 1 cucharada de mayonesa (puede ser de bote; versión más ligera: lactonesa casera – cogedla de esta receta)
  • 2 cucharadas de tomate frito (casero o comprado de receta artesana)

Preparación:

Comenzamos poniendo a cocer los huevos. Para ello, simplemente pondremos los huevos en un cacito con un chorro de vinagre y mucha agua, encendemos el fuego y dejamos cociendo a borbotones durante 10 minutos.

Mientras tanto, vamos mezclando el atún (escurrido), la mayonesa o lactonesa, y el tomate frito.

Cuando terminen de cocer los huevos, los metemos en un cuenco de agua muy fría (simplemente para poder pelarlos sin quemarnos) y los pelamos. Los partimos por la mitad (a lo largo), sacamos la yema y se la añadimos al cuenco con la mezcla de atún. Si queréis hacer versión más ligera, no añadáis todas las yemas, realmente apenas se aprecia el sabor).

Colocamos una cucharada generosa de la mezcla sobre cada mitad de huevo, de forma que quede relleno el hueco de la yema y cubierto por encima, generosamente.

Y ya tenemos listos nuestros huevos clásicos!

➡ Estos huevos piden a gritos de guarnición una ensalada sencilla, por ejemplo rúcula aliñada con vinagreta, o añadiendo algún tomate y/o cebolla, o con unos espárragos blancos.