Salmón adobado con cebolla caramelizada (con y sin Crockpot)

Helloooooo

Bueno bueno vaya recetaza que traigo hoy!!! Y puedo decirlo sin pecar de soberbia porque no se me ha ocurrido a mi solita 😉 .

Se trata de un salmón al que aplicamos el adobo tradicional de la cinta de lomo (pimentón y demás), idea que jamás se me habría ocurrido hasta que lo vi en el ebook de Crockpot de Foodiario (os lo recomiendo un montón!!!).  Encima vi que ella añadía cebolla caramelizada, que es de las cosas que más me gustan del mundo!

OJO, os doy la receta con y sin este electrodoméstico. La verdad es que nunca había hecho pescado en la Crockpot, pero ahora lo haré más a menudo porque la textura es espectacular…

Sin más dilación, os cuento!

Ingredientes (para 4 raciones):

  • 4 lomos de salmón (aprox 150 gr de salmón por persona)
  • 2 cebollas
  • Aceite de oliva
  • Sal
  • Para el adobo:
    • 2 cucharadas de aceite de oliva
    • 1 cucharadita de pimentón
    • 1 cucharada de orégano u otra hierba provenzal
    • Opcional: 1 cucharadita de ajo seco en polvo
    • Pimienta al gusto
    • 1/4 de cucharadita de sal

Preparación:

En un cuenco amplio mezclamos todos los ingredientes del adobo.

Removemos bien e incorporamos el pescado, impregnándolo bien con una cuchara o espátula.

Lo dejamos en la nevera que se adobe bien unas horitas – si no lo hacéis no pasa nada, simplemente queda menos intenso.

Ahora preparamos la cebolla. Podemos simplemente hacer una cebolla muuuuy pochada (laminándola y cocinándola con aceite y sal a fuego medio-bajo 20 minutos), o bien seguir mi receta completa de cebolla caramelizada.

Una vez tengamos todo, podemos escoger como cocinar nuestro salmón:

  • Horno – esparcimos en una fuente apta para horno la cebolla y ponemos encima el salmón; dejamos 10-15 minutos a 200 grados con calor arriba y abajo (horno previamente precalentado)
  • Crockpot – esparcimos la cebolla en la Crockpot y ponemos encima el salmón; dejamos cocinar 45min-1 hora en Alta
  • Sartén – doramos el salmón por ambas caras a fuego fuerte, agregamos la cebolla ya cocinada y dejamos tapado 2 minutos más ya con el fuego apagado, para que el salmón termine de cocinarse por dentro y quede todo bien calentito.


Listo!

➡ Podemos tomar este platazo tal cual, o bien añadir patata cocida, alguna verdura al vapor/plancha, o arroz/quinoa.

➡ Es un plato para cocinar en el momento, recalentado pierde mucha textura.

Marmitako a mi estilo (guiso de garbanzos y salmón)

RECETA REEDITADA

Hola amigos!

Sigo con recetas de sabores tradicionales, en este caso de la gastronomía vasca. Se van acabando las semanas de tiempo fresquito, y seguramente en uno o dos meses no querremos ni ver guisos y platos de cuchara como este, de modo que hay que aprovechar!

Conocéis el marmitako? Es un plato vasco a base de patatas, pimiento y bonito delicioso!

Hace algunos años vi esta receta en el libro La cocina de las legumbres (súper recomendable!!!) y me sorprendió al no contener ni patata ni bonito, pero me apeteció tanto que me puse manos a la obra. Os lo recomiendo muchísimo, es súper sabroso y os arregla un plato único en un pispás (sobre todo si empleamos garbanzos ya cocidos jejeje).

NOTA: Si preferís seguir o conocer la receta tradicional del marmitako, os enlazo la de El Comidista.

Vamos allá chicos!!!

Ingredientes (para 4 raciones):

  • 250-300 gr de garbanzos secos, o 2 botes grandes de garbanzos cocidos
  • 1 cebolla
  • 2 dientes de ajo
  • 1 pimiento rojo
  • 2 lomos de salmón (unos 250 gr en total)
  • 1 pastilla de caldo de pescado o 2 cucharaditas de sal
  • 250 gr de tomate frito o triturado (aprox), o 3 cucharadas de tomate concentrado (en pasta)
  • 1 chorro de vino blanco/fino
  • agua (luego veremos cantidad)
  • pimienta negra
  • aceite de oliva

Continúa leyendo Marmitako a mi estilo (guiso de garbanzos y salmón)

Calamares en su tinta (con cazuela, Thermomix y Crockpot)

RECETA ACTUALIZADA

Muy buenos días queridos lectores! Arrancamos nueva semana!

Uno de los platos que más me transportan a mi infancia son los calamares en su tinta. Recuerdo la alegría que me daba cuando los preparaban en mi casa o en la de mi abuela, me parece que tienen un sabor y un aroma de lo más curioso, por no hablar de su aspecto!

Cuando me casé decidí hacerlos un día y descubrí que es realmente sencillo! La verdad es que es una de esas recetas que sale de 10 con thermomix, pero tranquilos que os doy la receta para hacerlos también en cazuela. YYY… mi nuevo descubrimiento y que hoy por fin comparto es que quedan de 11 con Crockpot!

Animaos!

Ingredientes (para 4-6 raciones):

  • 1 kg de calamares o chipirones (mejor no anillas de pota)
  • 3 bolsitas de tinta de calamar (cuidado, tomarla en crudo es tóxico – al cocinarla deja de serlo por completo)
  • 1 cebolla grande o 2 pequeñas
  • 1 ó 2 dientes de ajo
  • Un chorro de aceite de oliva
  • 300-400gr tomate frito o passata
  • 1 chorro de vino blanco, fino o brandy
  • 1 cucharadita de sal
  • 2 vasos de agua (sólo si lo necesitamos, con Crockpot NO)

Seguir leyendo…

Salmón en hojaldre con crema de espinacas

Muy buenos días querid@ lector@!

Hoy te traigo una receta que ha sido todo un descubrimiento para mi, y que sin duda repetiré incluso con invitados porque aparte de rica queda súper vistosa!

La receta parte de la de espinacas a la crema, que sabéis que me encanta tomar con frecuencia tanto solas (de primer plato) como acompañando un huevo poché/plancha, una pasta o una carne/pescado.

La idea aquí es sencillamente formar paquetitos de hojaldre con las espinacas y el salmón dentro, y al horno! Tan sencillo como eso, y no sabéis lo bien que queda…

Para las espinacas, os dejo tanto arriba como debajo enlazada la receta; para el salmón, os recomiendo elegir lomos, escalopines o una plancha entera (sin espinas ni piel) por una cuestión de formato – podríais utilizar otro pescado, pero no he probado y no sé cómo quedaría; para el hojaldre, por cuestiones nutricionales si puede ser fijaos que no tenga grasa de palma o grasas hidrogenadas (es súper frecuente) sino mantequilla – lo venden en muchos sitios, por ejemplo en Lidl.

Ingredientes (para 4 raciones):

  • 2 planchas de hojaldre (da igual redonda que cuadrada; como indico arriba, por cuestiones nutricionales si puede ser fijaos que no tenga grasa de palma o grasas hidrogenadas sino mantequilla)
  • 4 lomos de salmón (o una plancha de unos 650-750 gr)
  • Pizca de sal
  • 1 huevo

Para las espinacas a la crema:

  • 350 gr de espinacas frescas o congeladas (si son congeladas, las descongelamos en el micro y las escurrimos bien antes de empezar) – también serviría kale
  • 25 gr de aceite de oliva
  • media cucharadita de sal
  • 2-3 cucharadas generosas de harina (mejor integral)
  • 300 ml de leche
  • 1/4 de cucharadita de nuez moscada
  • Pimienta

Preparación:

Comenzamos preparando las espinacas a la crema siguiendo la receta que os dejé en este post. OJO: es importante que queden especialmente espesas, de modo que NO pongáis más leche de la que indico en el listado de ingredientes de este post, que es menos que la del post original!

Una vez las tengamos, solamente queda montar el/los paquetito/s y hornear!

Precalentamos el horno a 200 grados con calor arriba y abajo.

Desenrollamos las planchas de hojaldre, las disponemos sobre la encimera y ponemos un papel de horno por debajo y otro por encima. Las estiramos bien con ayuda de un rodillo o botella de vino.

Si usamos lomos de salmón individuales, cortamos cada plancha en 4 cuadrados/rectángulos y disponemos sobre 4 de esos trozos los lomos de salmón. Si usamos una plancha entera, no hace falta cortar nada.

Salpimentamos y cubrimos con 2 cucharadas de espinacas a la crema (o con todas las espinacas, si usamos una plancha de salmón).

Tapamos cada uno con los cuadraditos de hojaldre restantes y los sellamos con unos dedos (estilo empanada).

Pintamos cada paquetito con huevo batido y le hacemos unos pinchacitos o cortes con un tenedor (para evitar que se infle mucho).

Metemos en el horno a media altura hasta que el hojaldre esté doradito (unos 20-30 minutos).

Listo!!!

➡ Es un plato para comer recién hecho; no obstante, podéis dejar las espinacas preparadas de antemano, el resto es cuestión de 20 minutillos de montaje y horno 🙂 .

Salmón a la naranja

Buenos días!

Esta receta la vi en el perfil de Instagram de Realfooding, el movimiento que promueve el nutricionista Carlos Ríos para que comamos “comida real” por contraposición a los “ultraprocesados”. Os recomiendo tanto su perfil como sus libros, son pura inspiración y veréis que no intenta vendernos ningún producto raro ni dietas milagro, sino que es un estilo de vida sostenible para siempre!

Dicho lo cual… La receta de hoy es facilísima y muy muy sabrosa; la naranja contrarresta bastante lo graso que puede a veces resultar el salmón, logrando un plato súper balanceado y agradable.

Lo veo perfecto para comidas o cenas de diario, aunque está tan rico que lo pondría hasta para invitados! La única pega a este respecto es que el salmón a la plancha deja un olor bastante fuerte en la cocina, de modo que habrá que ventilar bien antes de que lleguen jejeje.

Ingredientes (para 4 raciones, pero podéis adaptarlo muy fácilmente)

  • 4 lomos de salmón (o rodajas, lo que prefiráis; puede ser fresco o congelado)
  • zumo de 1-2 naranjas (no pongáis zumo de bote, se nota mucho..)
  • 2 cucharadas de vinagre
  • 1 cebolla no muy grande
  • Aceite de oliva
  • Un chorrito de nata de cocinar o leche (opcional)
  • Sal
  • Pimienta negra al gusto

Preparación:

Comenzamos picando la cebolla y pochándola en una sartén con aceite y sal a fuego medio 7 minutillos.

Mientras, exprimimos las naranjas.

Agregamos el zumo a la sartén de la cebolla, así como el vinagre y la nata/leche y algo de pimienta si queremos.

Dejamos cocinar suavemente 5 minutillos y trituramos.

Limpiamos con un papel la sartén donde hemos cocinado la salsa, la ponemos a fuego muy fuerte (no hace falta poner aceite) y doramos el salmón por las dos caras (1 minuto por casa), poniéndole una pizca de sal una vez dado la primera vuelta.

NOTA: Si queréis dejar el plato semi-preparado de antemano, pararíamos aquí.

Bajamos el fuego, reincorporamos la salsa ya triturada y dejamos cocinar tapado a fuego suave 2 minutos más para que el salmón termine de cocinarse por dentro.

Listo!

➡ Os recomiendo tomarlo acompañado de quinoa o algún cereal similar, o verduras a la plancha tipo espárragos o calabacín, o patata panadera.

Salmón glaseado al horno

Queridos lectores:

Pido disculpas por la calidad de esta foto… Soy consciente de que la luz era pésima, pero no puedo resistirme a compartirla con vosotros porque es una receta de 10!
Es sin duda un plato que me plantearía servir en casa en una cena con gente, se hace en un pispás y es ultrasabroso!!!

La autoría de la receta se la debemos a un perfil de Instagram que he conocido recientemente y del que he probado ya 3 recetas con un éxito arrollador: Alichef. Os lo dejo enlazado porque estoy segura de que os va a encantar!!!

Vamos allá!

Ingredientes (para 4 raciones):

  • 4 lomos o solomillos o rodajas de salmón fresco
  • 1 cucharada (sopera, las demás de debajo también son soperas) de azúcar o miel o un sirope tipo agave o arce
  • 1 cucharada de mostaza (mejor tipo Dijon)
  • 2 cucharadas de pasta miso (os dejo enlazado el post donde os hablaba de ella)
  • 2 cucharadas de vinagre (mejor de arroz)
  • 2 cucharadas de salsa de soja
  • 2 cucharadas de agua

Preparación:

En un cuenco amplio mezclamos todos los ingredientes excepto el salmón y removemos bien.

Colocamos el salmón en una fuente apta para horno y lo embadurnamos bien con la mezcla anterior. Lo dejamos marinar en la nevera 1 hora aprox (o algo menos).

Pasado ese tiempo, precalentamos el horno a 200 grados con calor arriba y abajo y metemos la fuente con el salmón.

Estará listo en unos 10 minutos, pero depende del grosor de vuestro salmón y del punto que os guste (pasados 10 minutos, abrid uno y lo veis, y lo dejáis 5-10 minutos más si os gusta más hecho).

Listo!

➡ Al tener un sabor tan marcado, os recomiendo acompañar este salmón con arroz blanco (o quinoa), verduritas a la plancha, o unos champiñones salteados.

Canelones gratinados de bacalao con tomate (versiones tradicional y ligera)

Muy buenos días amig@s!

Hoy os traigo una receta que vi hace tiempo en el perfil de Goutdhestia y que me conquistó por completo (al verla y después de tomarla jejeje). Como aquí en Luxemburgo el verano tiene días fresquitos, encender el horno no es ninguna locura, pero no la compartí antes con vosotros porque entiendo que por España el horno también está de vacaciones por un tiempecito jejeje.

Se trata de un plato espectacular que, si bien es muy fácil de hacer, es algo laborioso como suele ocurrir con lasagnas, moussakas y este tipo de platos que son masa + relleno + bechamel. No obstante, merece totalmente la pena el tiempo, ya veréis!

Vamos allá amig@s, tomad nota de esta súper receta para vuestro próximo homenaje con gente en casa o vosotr@s mism@s!

Ingredientes (para 4 raciones):

  • 2-3 calabacines medianos (versión más ligera), o bien 1 paquete de placas de canelones (versión más tradicional)
  • 500 gr de bacalao crudo desalado (puede ser del congelado)
  • 300 gr de tomate frito (aprox 1 latita; mirad que sea de buena calidad o casero)
  • 1 cebolla
  • 300 gr de bechamel (os dejo aquí el link con mi receta de bechamel ligera; también podéis comprarla hecha si es de muy buena calidad, o hacer la tradicional siguiendo vuestra receta favorita)
  • aceite de oliva
  • Sal

Preparación:

Comenzamos con las placas de canelones:

  • Si decidimos hacer la versión ligera, simplemente lavaremos los calabacines y los laminaremos a lo largo con una mandolina o cuchillo afilado. Los ponemos en el microondas 6 minutos (tapados en un plato o bien en un estuche de vapor) para que se ablanden y pierdan agua. Reservamos.

  • Si los preferimos con pasta, los cocemos o hidratamos según indique el paquete. Reservamos.

Ahora vamos con la salsa de bacalao con tomate.

  • Picamos fina la cebolla y la ponemos a pochar en una cazuela con un chorrito de aceite – 7 minutos a fuego medio removiendo de vez en cuando.
  • Incorporamos el tomate y una pizca de sal y, cuando esté hirviendo, agregamos el bacalao previamente desmenuzado o cortado con tijeras según lo vamos echando en la cazuela.
  • Dejamos que se cocine todo junto 5 minutos tapadito y fuego medio-suave. Reservamos.

Una vez tengamos esto listo, os recomiendo dejar que se temple y meterlo en la nevera unas horas, para que coja consistencia y sea más fácil montarlos. Si no queréis/podéis, no pasa nada.

Preparamos la bechamel justo antes de comer el plato (si no, corremos el riesgo de que solidifique demasiado). Recordad que podéis seguir mi receta ligera, una tradicional que os guste, o comprarla ya hecha pero de calidad.

Una vez tengamos todo listo, precalentamos el horno a 200 grados con calor arriba y abajo.

Y montamos el plato.

  • Tomamos las láminas de calabacín o placas de canelón cocidas y las rellenamos de la mezcla de bacalao con tomate, como veis en la foto.

  • Vamos disponiendo los rollitos uno al lado del otro en una fuente apta para horno (grande o individuales).

  • Cuando estén todos, cubrimos con la bechamel.

  • Horneamos 10 minutos o hasta que esté gratinado por arriba; si pasado ese tiempo no lo está, poned al grill o subid la bandeja de horno hasta arriba y la temperatura a 250 grados.

Listo!!!

Pastel gratinado de sardinillas y ricotta

Hola amig@s!

Siempre hemos oído lo buenísimo que es para la salud el pescado azul (salmón, atún, boquerón/anchoa, caballa, salmonete, pez espada, sardinas). Que si tiene mucho omega 3, que si su proteína es de fantástica calidad, que si tienen también calcio… Pero luego nos vienen con el tema de los metales pesados, que abundan en la mayoría de estos peces, y entonces nos armamos un lio en la cabeza que no sabemos por dónde salir!

Todo lo anterior es cierto, tanto lo bueno como lo malo, pero hay un pescado que tiene solamente la parte buena, y que encima es baratísimo: las sardinas!

Su época perfecta es primavera-verano, de modo que tenemos muchos meses para disfrutar de ellas (aunque las de lata siempre están y son igualmente deliciosas!). Personalmente soy muy fan de las sardinas, tanto en su versión enlatada como en su versión fresca.

Quizá penséis: y qué hago con sardinas? Pues bien, si solo se te ocurre tomarlas a modo aperitivo con unas tostas, te dejo aquí enlazadas un montón de recetas que he hecho con ellas, todas ellas súper apetecibles!!! Desde empanadas hasta distintos platos de pasta y ensaladas, todos ellos deliciosos!

Pues bien, hoy añado una más al listado, un pastel/gratén que he repetido ya en dos ocasiones y que ha triunfado tanto en mi casa como en vacaciones con toda mi familia. Es delicioso y facilísimo de hacer, probadlo calentito y frio, os prometo que os va a enamorar!!!

Ingredientes (para un pastel de 4 raciones):

  • 3 latas de sardinas/sardinillas (unas 4 sardinillas por persona)
  • 1 calabacín mediano
  • 1 tarrina de queso ricotta (aprox 400 gr, podría ponerse otro queso pero no he probado, con este os garantizo que queda perfecto)
  • 2 dientes de ajo
  • 3 cucharadas soperas de pan rallado y otra para poner por encima
  • 2 cucharadas soperas de queso parmesano/grana padano rallado y otras 2 para poner por encima
  • 1 cucharadita de orégano u otra hierba del estilo
  • Opcional (si queréis que quede más terso, menos pastoso) – 2 huevos
  • NADA DE SAL (las sardinas y el parmesano son súper salados ya)

Preparación:

Precalentamos el horno a 200 grados con calor arriba y abajo.

Antes de empezar, os propongo 2 formatos distintos:

  • uno es a modo pastel, todo mezclado,
  • y el otro es a modo gratén, poniendo las sardinillas en la base y cubriéndolas con la mezcla de queso y demás, formando capas.

La única diferencia en cuanto a la ejecución es triturar o no las sardinas junto con los restantes ingredientes, de modo que escoged la que más os guste 🙂 . Yo he probado las 2 y me gustan por igual.

Pues bien, para esta receta lo único que tenemos que hacer es triturar con una batidora (o thermomix a velocidad 5-7 progresiva 30 segundos) todos los ingredientes del listado (excluyendo las sardinas, si optáis por el formato gratén).

En un molde alargado o redondo:

  • Formato gratén: disponemos la mitad de la mezcla de queso y demás. Ponemos por encima las sardinas, cubrimos con la otra mitad de mezcla de queso y espolvoreamos por encima el parmesano y el pan rallado que habíamos reservado.

  • Formato pastel: ponemos toda la mezcla en el molde y espolvoreamos por encima el parmesano y el pan rallado que habíamos reservado.


Metemos en el horno a media altura y dejamos cocinarse hasta que el pan esté doradito (aprox 30 minutos).

Y listo!

➡ Este pastel se puede comer tanto frio como caliente, está buenísimo de ambas formas.

➡ La guarnición que más me pega es una sencilla ensalada (verde, tomate y cebolla), ya que es bastante contundente.

➡ Se conserva sin problema 4 dias en la nevera. No recomiendo congelarlo, ya que el calabacin y el ricotta pierden liquido al descongelarse.

Chipirones a la mallorquina (con y sin Crockpot)

RECETA REEDITADA

Buenos días a todos!

Tras pasar un ma-ra-vi-llo-so fin de semana en Madrid (primera vez desde febrero…), y tras hablar con varias personas sobre la Crockpot (te dejo aquí el link por si no sabes lo que es), he decidido dedicar la semana a recetas que se pueden hacer con (y sin) ella. Porque una de las mil ventajas de la Crockpot es que te evita los calores de horno y vitro, y te da los mismos manjares! Por ejemplo, puedes hacer unas costillas, un crumble de manzana o un pan en pleno verano SIN ENCENDER EL HORNO!

Así que hoy empiezo. Y no empiezo con cualquier cosa… empiezo con un recetón: la de la foto que encabeza siempre el blog!

Son unos chipirones que aprendí hace años en Mallorca, donde veraneo desde siempre. Si recordáis el arros brut, es parecido de sabor, deliciosísimo!!!

Vamos allá!!!

Ingredientes (para 4 raciones):

  • 1 kg de calamares o chipirones (sirven congelados)
  • 1 trozo de sobrasada de unos 3cm (podéis hacer la versión casera vegetal siguiendo esta receta; o bien poned 1 cucharadita de pimentón)
  • 2 cebollas
  • 4 dientes de ajo
  • 1 tomate, o salsa de tomate frito
  • 1 puñadito de perejil (opcional)
  • 1 chorro de vino blanco
  • especias (la clave): en teoría son una mezcla de canela, clavo, pimienta negra, pimienta de jamaica y nuez moscada; en mi caso puse sólo pimienta negra y nuez moscada
  • agua
  • sal
  • aceite de oliva

Continúa leyendo Chipirones a la mallorquina (con y sin Crockpot)

Merluza en salsa cremosa de puerros y limón

Hola querid@s!

Hace tiempo que no publico receta de pescado en salsa, la verdad es que con el pescado suelo hacerlo simplemente a la plancha o con salsa de soja y verduras salteadas, sin más historias 🙂 .

Peeero, recientemente Amelia Freer (una de mis fuentes de inspiración tanto para recetas como para temas nutricionales) publicó un especial “Recetas primaverales” en el que vi este delicioso pescado – os dejo aquí el link!

NOTAS:

  • Aunque el titulo diga “merluza”, no dudéis en sustituirlo por cualquier pescado blanco, la propia Amelia lo propone con bacalao.
  • Y aunque uno de los ingredientes sea hinojo en bulbo, si no encontráis no pasa absolutamente nada, pones más puerro y listo!

No me entretengo más, os cuento ya mismo cómo preparar este manjar!

Ingredientes (para 4 raciones):

  • 4 lomos de merluza (700 gr en total aprox, sirve de la congelada y también podríais emplear otro pescado blanco como bacalao)
  • 2 puerros no muy grandes
  • medio bulbo de hinojo fresco (opcional pero le da un toque muy especial)
  • zumo de medio/un limón
  • 200 ml de leche evaporada tipo “ideal” (o nata de cocinar)
  • Un chorrito de vino blanco
  • Pizca de sal
  • Aceite de oliva

Preparación:

Comenzamos cortando los puerros por la mitad a lo largo y lavándolos muy bien. Los troceamos en rodajas y los ponemos a pochar en una cazuela amplia con un chorrito de aceite y pizca de sal. Dejamos 5 minutos a fuego medio.

Lavamos y laminamos fino el hinojo y lo incorporamos a esa cazuela. Dejamos otros 5 minutos tapado.

Agregamos el zumo de limón y el chorro de vino y dejamos 1 minuto a fuego fuerte para que se evapore el alcohol.

Incorporamos la nata y bajamos a fuego suave para que cueza todo junto 5 minutos más. Si se corta la nata no os preocupéis, luego vamos a triturar la salsa!

Introducimos el pescado en esa salsa y dejamos que se cocine 1 minuto por cada lado, dejando después que termine de hacerse con el calor residual de la cazuela aún sobre el fuego pero apagado.

Trituramos la salsa para que quede cremosa y volvemos a meterla en la cazuela.

Servimos bien caliente y acompañado de verduras a la plancha (espárragos trigueros, calabacín…), patatas cocidas o arroz blanco u otro cereal tipo quinoa. Delicioso!!!

➡ Por textura del pescado, es mejor tomarlo recién hecho, pero la salsa la podéis dejar lista de antemano hasta 4 días en la nevera.

➡ También podríais congelar la salsa, pero recordad triturarla una vez descongelada porque se queda como cortada.

Empanada de sardinillas

RECETA REEDITADA

Hola amigos lectores!

Hoy os voy  a enseñar una de mis recetas “estrella”. La llevé hace siglos al primer cumple de uno de mis sobris (ahora tiene 6 años!) y les gustó tanto que desde entonces me convertí, oficialmente, en la encargada 🙂 .

Las empanadas son un recurso estupendo para comidas de tipo buffet por lo cómodas que son de comer (cortándolas en cuadraditos), pero también para llevar al trabajo o para cenar cualquier día.

Lo ideal es preparar la masa en casa (debajo os cuento lo fácil que es por si os animáis), ya que las industriales suelen llevar grasas chungas y muchos aditivos, pero bueno ocasionalmente podemos hacer uso de ellas…

Yyy en esta reedición de receta añado la posibilidad de hacer las sardinillas vosotros mismos! No es que las de lata tengan malos ingredientes, para nada, simplemente os doy la opción (aquí tenéis la receta).

Otra cosa muy buena que tienen las empanadas es que se pueden rellenar de muchísimas cosas, al igual que las empanadillas: salsa bolognesa, atún+huevo duro+tomate frito, ropa vieja… Eso sí, siempre deberemos quitarle gran parte del líquido antes de ponerlo sobre la masa, porque si no no salen bien. El relleno que os propongo hoy es súper sencillo y se prepara con cosas que podemos tener fácilmente siempre en casa, veréis!

Ingredientes (sale una empanada de 4 raciones de plato único, u 8 de aperitivo):

  • Masa:
  • Opción 1 (comprada – más rápida): 2 masas de hojaldre compradas (congeladas o refrigeradas)
  • Opción 2 (casera – mucho más auténtica y rica): 300 gr harina integral a poder ser, 120 ml de agua templada, 40 ml aceite, 1 cucharadita de levadura tipo royal y pizca de sal
  • 300 ml de salsa de tomate frito (casero o comprado pero de calidad)
  • 2 latas de sardinillas en aceite (mejor de oliva)
  • 1 cebolla mediana
  • 1 huevo (para pintar la masa por encima y que quede dorada y brillantita)
  • Opcionales (a elegir uno o dos, o bien podemos ponerlos todos!):
  • 1 pimiento de cualquier color
  • 1 latita pequeña de aceitunas verdes
  • 1 huevo (para hacer huevo duro)

Seguir leyendo…

Sardinas en aceite de oliva (como las de lata!) – en cazuela y en Crockpot

Muy buenos días lector@s!

Alguna vez se os ha ocurrido que las sardinillas de lata/tarro no es una cosa exclusiva del supermercado? Es decir, os habíais planteado de dónde salen? Pues yo hasta hace bien poco no!

Hasta que investigando recetas para hacer con Crockpot descubrí que es facilísimo! (NO os preocupéis, os doy receta con y sin este electrodoméstico!).

“Y para qué quiero yo hacerlas en casa si las venden ya hechas?” Pues esto es como todo, por la pura satisfaccion pero también porque para conseguir la misma calidad (especialmente la del aceite) tendriamos que irnos a secciones gourmet con su correspondiente precio…

➡ Si sois mas de boquerones en vinagre, os enlazo el link a mi receta, también deliciosos y facilisimos!!!

➡ No os perdáis mis ideas para acompañarlas, al final del post!

Ingredientes (para 4-6 raciones, dependiendo del uso que les demos):

  • 800 gr-1kg de sardinas (peso entero, con cabeza etc; pueden ser frescas o incluso congeladas; os recomiendo que os las den limpias de escamas y tripas, o incluso ya en lomos)
  • 1 buen chorro de aceite de oliva de calidad
  • 100 gr de sal
  • 1 litro de agua

Preparación:

Antes de cocinar las sardinas, es preciso realizar un paso previo para garantizar una textura y sabor adecuados: limpiar bien las sardinas y dejarlas en salmuera 15 minutillos. Os explico:

  • si habéis comprado las sardinas enteras, habrá que limpiarlas quedándonos como mucho con el cuerpo, las espinas y la piel (es decir, hay que retirar las escamas y las vísceras con cuidado)
  • una vez tengamos las sardinas limpias, preparamos la salmuera, que consiste simplemente en mezclar bien 1 litro de agua con 100 gr de sal (“salmuera al 10%)”) y dejar las sardinas 15 minutos (ni más ni menos, OJO!).

Una vez las tengamos, secamos un poco las sardinas con papel de cocina y las cocinamos siguiendo uno de estos 2 métodos:

En cazuela tradicional:

Metemos las sardinas en una cazuela y las cubrimos de aceite. Encendemos el fuego y cuando esté burbujeando tapamos y las dejamos a fuego medio-suave tranquilamente 10 minutos.

En Crockpot:

Metemos las sardinas en la Crockpot, las cubrimos de aceite y programamos 1 hora en Alta.

Sea cual sea el método escogido (cazuela o Crockpot), sacamos las sardinas y las vamos limpiando de espinas una a una, quedándonos sólo con los lomos y pasándolos a un cuenco o tupper de cristal. Las cubrimos con el aceite de la cocción y las dejamos en la nevera entre 2 horas y 2 semanas.

Listas para comer!

Ideas?

  • Con una tostada con tomate
  • En ensalada con verde, aguacate y tomate, con un chorrito de limón
  • En formato paté: sólo tienes que triturarlas junto con unas cucharadas de yogur/requesón/philadelphia y un diente de ajo (opcional)
  • Con esta receta de pasta (la salsa es a base de sardinillas, tomate frito y tomates secos, de muerte total)
  • En empanada (uno de mis grandes éxitos en reuniones multitudinarias)