Cordero asado estilo marroquí con patatas machacadas y salsa de yogur (con Crockpot)

Muy buenos días!

Última receta de la semana en el blog, y con toda la intención he hecho que sea este súper cordero, para que vayáis comprando los ingredientes y lo disfrutéis el fin de semana!

Eso sí, si no tenéis Crockpot (os dejo aquí razones por las que tenerla jejeje) me vais a tener que perdonar o escoger otra receta, ya que en horno tradicional no puedo asegurar similares resultados a nivel de jugosidad de la carne…

Es un plato inspirado en el que tomamos la pasada Nochebuena. El que lo preparó es un amigo de la familia, excelente cocinero por afición, que tiene todo tipo de utensilios de cocina a baja temperatura. Aluciné cuando lo probé, y enseguida pensé en la versión en Crockpot para hacerlo. Aquí os lo traigo, es una VERDADERA explosión de sabores que os invito a probar en cuanto tengáis oportunidad!

Ingredientes (para 4 raciones):

Para el cordero:

  • 1 kg de alguna pieza de cordero con hueso, por ejemplo paletilla, pierna o jarrete (peso contando con el hueso)
  • 3-4 dientes de ajo
  • Especias:
    • 3 cucharaditas de romero seco, o 3 ramas de romero fresco
    • 3 cucharaditas de garam masala (o curry en polvo)
  • 2 cucharaditas de sal
  • Aceite de oliva

Para la salsa de yogur y menta:

    • 200 gr de yogur natural sin endulzar (lo más espeso posible)
    • Zumo de 2 limas o 1 limón
    • 1 punado de menta/hierbabuena fresca
    • Pizca de sal
    • Pizca de pimienta
  • 1 hilillo de aceite de oliva

Para las patatas machacadas:

Os remito a la receta (ingredientes incluidos) que os dejé en este post

Preparación:

Para el cordero:

Opcionalmente (pero muy recomendable), comenzamos marinando el cordero durante unas cuantas horas (de un día para otro puede ser). Para ello, lo metemos en una bolsa de congelados o en un tupper junto con los demás ingredientes del listado “Para el cordero”.

Pasado el tiempo (opcional) de marinado, volcamos todo en la Crockpot y programamos 6-7 horas en Baja (podéis dejarlo toda la noche). El tiempo depende muchísimo del tamaño y dureza de la pieza; estará terminado cuando la carne se despegue sola del hueso casi sin cuchillo.

Para la salsa de yogur:

Simplemente mezclamos bien los ingredientes y dejamos reposar un rato en la nevera.

Para las patatas machacadas:

Seguimos las sencillas instrucciones que os dejaba en este post.

Una vez tengamos todo, servimos el cordero bien caliente, acompañado de las patatas también calientes y la salsita de yogur a su lado.

Es un plato de verdad de restaurante de estrella Michelin, que alucinaréis que esté al alcance de vuestras manos!

➡ Es mucho más rico recién hecho, pero tampoco pasa nada por comerlo pasado un rato o de un día para otro.

Carne en salsa de castañas

Buenos días amig@s!

Se acercan las Navidades, y aunque este año vayan a ser un poco rarunas, “comer hay que comer, y mejor hacerlo bien que mal”, como diría Susana de WebosFritos.

Hace poquito en mi supermercado empezaron a traer carnes especiales para este periodo (faisán, pato, jabalí, corzo…) y me animé a probar con varias de ellas que eran nuevas para mí. Esto, junto con una salsa de castañas que había visto en un libro de cocina mallorquina (“Islas”, súper recomendable!) hicieron click en mi cabeza y me dije: comida de simulacro navideño al canto!

Aquí os la traigo, estaba DELICIOSA y es facilísima de hacer. Os recomiendo acompañarla de guarniciones suaves (os dejo ideas debajo) y de algo dulcecito tipo manzana asada o alguna compota o membrillo, para darle el contraste y que sea aún más navideño!

Vamos allá!

Ingredientes (para 4 raciones):

  • 500-600 gr de carne sin hueso ni piel – desde pechugas de pollo enteras hasta solomillo de cerdo/pavo o filetes de faisán (realmente podríamos emplear cualquier tipo de carne incluso con hueso)
  • 10-15 castañas cocidas y peladas (las venden así en muchos supermercados como mercadona)
  • 1 puerro grande
  • 2 dientes de ajo
  • 1 chorro de vino de cocinar
  • 100 ml de nata liquida (de cocinar) – opcional pero recomendable
  • 1 cucharadita generosa de sal
  • 1 cucharadita de tomillo seco (si no, romero puede servir)
  • Aceite de oliva
  • Agua (luego vemos cantidad)

Preparación:

Comenzamos dorando la carne por todas sus caras en una cazuela/sartén amplia con un chorrito de aceite y a fuego fuerte. Recordad que la intención es solo marcar la carne, no se va a cocinar por dentro aun (lo haremos después con la salsa). Apartamos la carne en un plato.

Lavamos muy bien el puerro y lo troceamos pequeñito. Pelamos y picamos el ajo.

En la misma sartén donde habíamos dorado la carne, ponemos un poco más de aceite y pochamos el puerro y el ajo junto con la sal durante 7 minutos, a fuego medio y removiendo de vez en cuando.

Incorporamos el vino y dejamos que se evapore el alcohol 1 minutos fuego máximo.

Bajamos a fuego medio de nuevo y agregamos las castañas, el tomillo y un chorro de agua.

Dejamos hervir 5 minutos e incorporamos la nata y, la dejamos 1 minuto y trituramos toda la salsa hasta que quede bien cremosa. Si preferís, podéis apartar algunas castañas y dejarlas enteras. Volvemos a poner la salsa en la sartén.

Incorporamos la carne que habíamos dorado. Si no queda cubierta por liquido aproximadamente un tercio, agregamos más agua.

Tapamos la cazuela y dejamos cocinar a fuego bajo 5-15 minutos más, o los que necesite la carne que hayamos escogido. Como truquito para saber si está lista, os recomiendo que, pasados 5 minutos, saquéis el trozo mas grueso, lo cortéis por la mitad y miréis si esta crudo o cocinado. En función de eso, lo paramos o lo dejamos cocinar un ratito más.

Listo!

➡ Os recomiendo tomar esta deliciosa carne acompañada de verduras salteadas, arroz blanco, quinoa, puré de patata o patata asada. Es decir, algo neutro para no quitarle protagonismo a la salsa, que es suficientemente potente! Y como complemento, alguna compota o membrillo o manzana asada le irían genial y quedaría muy navideño 🙂

➡ Se conserva perfectamente en la nevera 4 días. También podríais congelarla (la salsa sola o con la carne, aunque la carne quedara bastante seca).

Filetes rusos 2.0

Hola amig@s!

Bueno bueno qué receta más rica os traigo hoy!!! Justo cuando publiqué la receta de la salsa tipo Mc Donalds me encontré con estos filetes rusos en la cuenta de FuturLife21 (que no me canso de recomendaros!) y supe que los haría enseguida 😅.

Los filetes rusos, por si no los conocéis, son una especie de hamburguesa pero que contiene abundante miga de pan remojada y que se enharinan y fríen. Son, por tanto, un plato que puede gustar mucho pero que a nivel nutricional no es demasiado conveniente (o al menos para diario) al tener esos ingredientes, esa forma de cocción y al carecer de todo tipo de fibra.

En cambio, estos filetes rusos que veis aquí solucionan esos problemitas y el resultado la verdad es que es espectacular! Jugosos, sabrosos y encima nos cuidamos!

Qué, os he puesto los dientes largos ya??? Pues acompañadme!

Ingredientes (para 4 raciones – unos 8-10 filetes rusos medianos):

  • 500-600 gr de carne picada (de ternera, cerdo o mixta – recordad que las que vienen en bandejas traen un montón de aditivos y otros ingredientes que no aportan nada bueno, es mejor que compréis la carne y os la piquen, o que la trituréis en casa)
  • 200-300 gr de lentejas cocidas (medio bote d los grandes)
  • 1 cucharadita de ajo seco en polvo (o 1-2 dientes de ajo machacados)
  • 1 cucharada sopera de mostaza
  • 2 cucharadas soperas de aceite de oliva
  • Pizca de sal
  • Pizca de pimienta
  • Unas ramitas de perejil

Preparación:

Trituramos bien todos los ingredientes con un procesador tipo thermomix, o bien con una picadora o con tijeras a mano en un cuenco grande.
Queremos que quede una masa homogénea, pero tampoco pasa nada si quedan algunos trocitos de algo diferenciados (en las fotos inferiores veréis que esta vez no trituré demasiado).

Dejamos que repose la mezcla 10 minutillos (o más, hasta que vayáis a cocinarlas).

Las cocinamos en una sartén con un hilo de aceite a fuego medio-fuerte, 1-2 minutos por cada lado o hasta que las veamos hechas. También podéis hacerlas en el horno (20 min a 200 grados con calor arriba y abajo, previamente precalentado).

➡ Podéis guardarlos hechos en la nevera 3 días, o crudos 1 día si preferís hacerlos el día antes. También podríais congelarlos (crudos si la carne no había estado congelada, o cocinados en cualquier caso).

Salsa para hamburguesas tipo Mc Donald’s

Hola amig@s!

Hoy os traigo una receta de lo más original. Se trata de una salsa que vi en el libro “Modernist cuisine” (uno de los libros de cocina de mayor calidad que existen, en muchos sentidos), y que me atrapó nada más verla, pero además me alertaron de ella en un grupito de cocinillas que tengo jejeje.

Aunque se llame “salsa para hamburguesas”, realmente podéis utilizarla para lo que queráis, siempre fría eso si, por ejemplo para acompañar cualquier carne que se tome sin salsa (tipo fiambre o lomo de cerdo o escalope), para untar un bocadillo, como dip con crudités o pitas… Está DELICIOSA, me lo agradeceréis!!! Os dejo también el link a mis distintas recetas de hamburguesa: de carne, de pollo y vegetal.

Ingredientes (para acompañar unas 4 hamburguesas generosamente):

  • 1 puerro pequeño (o medio mediano)
  • 1 chorrito de vino blanco
  • 2-4 pepinillos (al gusto)
  • 4 cucharadas soperas de yogur natural (cuanto más espeso mejor, tipo griego o skyr)
  • 1 cucharada sopera de mostaza tipo Dijon (cualquiera que no sea de bolitas en esta ocasión)
  • pizca de sal

Preparación:

Comenzamos pochando el puerro. Para ello, lo cortamos por la mitad (a lo largo) y lo lavamos bajo el grifo. Después lo troceamos y lo ponemos a pochar en una sartén con un chorrito de aceite a fuego medio.

Pasados 5 minutos (tapado pero removiendo alguna vez), agregamos el vino y dejamos a fuego fuerte hasta que se evapore el alcohol (1 minuto). Apartamos del fuego.

Ya sólo nos queda triturar el puerro junto con los demás ingredientes del listado!

Puedes triturarlo tanto como quieras, aunque yo personalmente preferí dejar que se notara algún trocito (es decir, no esperé a que fuese una crema totalmente homogénea).

Metemos en la nevera hasta que se enfríe bien, y lista para acompañar multitud de platos (ver sugerencias concretas al inicio del post).

Se conserva unos 3 días en la nevera sin problema.

 

 

Albóndigas en salsa de tomate (con y sin Crockpot)

RECETA REEDITADA

Hola chic@s!

Esta es de mis recetas veteranas del blog, presente en él desde 2015!

Desde que era enana siempre me han encantado las albóndigas, de hecho era “mi plato favorito” cuando me preguntaban cuál era…

Como habéis podido observar estos años (y si no, os lo cuento yo ahora mismo 😉 ), las hago de muy diversas formas – tanto el contenido de las bolitas en sí como la salsa. Os las dejo aquí debajo por si os inspiran:

La razón por la que reedito esta receta es para incluir la versión  con Crockpot. La verdad es que, si tenéis este cacharro, os recomiendo que las preparéis con él, ya que se ahorran pasos, cacharros que limpiar y calorías… Ya veréis por qué!

Están DELICIOSAS, de verdad, es lo que ahora llaman comfortfood y que en estas épocas apetece más que nunca.

Animaos!!!

Ingredientes (salen unas 15-20 bolitas, para 4 raciones aprox):

Para las albóndigas:

  • 500-600 gramos de carne picada (de ternera, cerdo o pollo, o una mezcla de todas ellas; mejor evitad las de bandejitas ya que tienen un porcentaje grande de aditivos)
  • 2 huevos
  • una cucharada sopera de pan rallado (puede que necesites más; si no tienes, puedes triturar unos picos o bien añadir copos de avena triturados)
  • 1 chorro de leche
  • 1 diente de ajo pequeño picado, o media cucharadita de ajo seco en polvo
  • 1 cucharadita de perejil picado (opcional)
  • media cucharadita de sal

Para la salsa:

  • Si vais a hacerlas en una cazuela normal:
    • 1 cebolla picada en cuadraditos
    • 1 chorro de brandy o vino blanco
    • 5 cucharadas de tomate frito (recomendación: que sea casero o uno que tenga pocos ingredientes y azucar – como el Hida de mercadona)
    • 1 chorrito de agua
    • sal
  • Si vais a hacerlas en Crockpot:
    • 1 bote (400 ml aprox) de tomate frito (recomendación: que sea casero o uno que tenga pocos ingredientes y azucar – como el Hida de mercadona)

Seguir leyendo…

Carne en salsa de setas y orejones

Hola amig@s!

Esta receta fue el plato principal que serví en una cena hace poquito (como el paté marinero express que tanto os ha gustado). A los que me seguís por Instagram, os sonará la foto, ya que os di el parte de tooodo lo que tomamos 🙂 .

Es un guiso de carne súper sencillo y ligero pero a su vez sabroso y especial como para servir a invitados, gracias a la combinación de las setas y la fruta desecada.

En cuanto a la pieza de carne, yo puse contramuslos de pollo (me gustan mucho porque siempre quedan tiernos!), pero no dudéis en utilizar otro tipo de carne como solomillo (de pavo o cerdo), o muslitos de pollo si es para hacer en casa un día cualquiera.

Ya veréis qué fácil es!!!

Ingredientes (para 4 raciones):

  • 8 contramuslos de pollo (sirven otras carnes como solomillo de cerdo o de pavo, simplemente calculad para que haya unos 150-200 gr de carne por persona, limpia de pieles y hueso)
  • media cebolla grande
  • 2 dientes de ajo
  • 100 gr de orejones o ciruelas secas (cualquier fruta desecada que os guste)
  • 200 gr de setas variadas (pueden ser de las congeladas)
  • 1 chorro de vino fino o blanco para cocinar
  • aceite de oliva
  • 1-2 cucharaditas de sal

Preparación:

Comenzamos dorando la carne en una cazuela o sartén amplia, con un chorro de aceite y a fuego medio-alto. Cuando esté dorada una cara (OJO, no pretendemos que quede cocinada por dentro, luego la terminaremos de hacer en la salsa), damos la vuelta para que quede dorada por todas partes. Pasamos la carne ya dorada a un plato, de momento.

Picamos la cebolla y el ajo.

En esa misma cazuela o sartén pero a fuego más bajo, ponemos un poco más de aceite y doramos cebolla y ajo con la sal durante 7 minutos, removiendo de vez en cuando.

Mientras, descongelamos las setas (si eran congeladas) en el microondas.

Agregamos las setas (sin el líquido de descongelación, pero no lo tiréis porque lo añadiremos después) y subimos a fuego fuerte para que pierdan su agua y se cocinen un poco, 5 minutillos.

Incorporamos el agua de descongelado de las setas, el vino y la fruta desecada que hayamos escogido y dejamos que se cocine 3 minutos a fuego fuerte con la tapa abierta.

En este momento podéis decidir si triturar la salsa (total o parcialmente, yo trituré parte de ella) con una batidora. Si lo hacemos, la reincorporamos a la cazuela de nuevo.

Agregamos a la cazuela la carne que habíamos dorado y tapamos para que se termine de cocinar en ella, unos 10 minutos es suficiente pero id viendo. Si lo veis con poca salsa, agregad más agua y pizca más de sal.

Y lista!

➡ Os recomiendo servir este rico guiso acompañado de arroz (os dejo aquí mi receta express) u otro cereal, o bien puré de patata.

Costillas (en horno y en Crockpot)

Hola amig@s!

Los que me conocéis sabéis que no soy muy de carne roja, incluidas costillas y demás. Trato de reducir su consumo tanto por motivos medioambientales como de salud (de esto ya os he hablado en múltiples ocasiones), de modo que cuando las consumimos nos aseguramos de que realmente valga la pena…

Cuando me regalaron mi Crockpot, leí que las costillas eran la primera cosa que recomendaban cocinar en ella, pues el resultado era supuestamente increíble en comparación con otras formas de cocinado… Total, que a ello me puse y os lo puedo confirmar: IN-CRE-I-BLE. Para invitar a gente y dejarles extasiados con su sabor y su textura, os lo prometo!

NOTA: os dejo indicaciones también para hacerlas en el horno, que salen riquísimas ojo, pero la textura “que se deshace” sólo se consigue del todo con la Crockpot, sorry 😉 .

Ya veréis qué fácil!

Ingredientes (para 2-4 raciones):

  • 2 costillares de cerdo (calculad unos 400 gr por persona, ya que la mayor parte es hueso!)
  • 4 patatas
  • 2 cucharadas soperas de mostaza
  • 2 cucharadas soperas de miel
  • 1 cucharada sopera de hierbas provenzales secas (las que queráis, tipo orégano, tomillo, romero…)
  • pizca de sal
  • pimienta al gusto
  • si las hacemos en el horno: 1 chorro de vino blanco

Preparación:

Si vamos a hacerlas en el horno, lo precalentamos a 180 grados con calor arriba y abajo.

Lavamos las patatas y las cortamos en 4 trozos. Las ponemos en la Crockpot o en una fuente apta para horno grande.

Colocamos los costillares en la Crockpot/fuente tal cual o cortados en 2 para que quepan mejor.

En un cuenco, mezclamos todos los ingredientes de la salsa (todos los del listado excepto las patatas y las costillas, fijaos que os indico que si las vais a hacer en el horno debéis agregar un chorro generoso de vino).

Embadurnamos cada costillar con cucharadas de la salsa.

Dejamos cocinar:

  • 5 horas en alta (Crockpot)
  • 1 hora y media (horno).

Listas para disfrutar – no olvidéis poner servilletas de papel, os vais a chupar los dedos sí o sí!!!

Hamburguesitas a la pimienta

Hellooo!!

Tras haberos mostrado recientemente la receta tradicional del delicioso solomillo a la pimienta, siguiendo la receta clásica con su nata y su todo, hoy comparto una versión un poco más ligera y en formato minihamburguesas. Es muy fácil de preparar y gusta a (casi) todo el mundo, ya veréis!

Vamos allá?

Ingredientes (para 4 raciones):

  • 500-600 de gr carne picada (de cerdo, ternera, pollo o un mix; es preferible que NO sea de bandejita para evitar ingredientes innecesarios y poco recomendables, es decir, compráis carne y la trituráis en casa con una thermomix o con el accesorio picador de vuestra batidora normal, o bien le pedís al carnicero que lo haga)
  • 1 huevo
  • 1 cucharadita de ajo seco en polvo (o 1 diente de ajo machacado)
  • 2 cucharadas soperas de pimienta verde en conserva (la venden donde las especias o las alcaparras)
  • 1 cebolla o puerro
  • 1 chorro de vino o brandy
  • 1 chorro de agua
  • Aceite de oliva
  • Sal

Preparación:

Empezamos creando la mezcla para las hamburguesas.

Tomamos un bol y batimos el huevo junto con una pizca de sal y el ajo. Agregamos la carne picada y mezclamos bien con un tenedor.

Formamos las hamburguesitas tomando porciones de la mezcla anterior, les damos forma de bola de golf y aplastamos ligeramente. Salen unas 8 hamburguesitas mini, o 4 normales.

En una sartén o cazuela amplia, ponemos a calentar un chorrito de aceite y doramos las hamburguesas a fuego fuerte por las dos caras.

Ahora vamos con la salsita.

Mientras, vamos picando la cebolla en cuadraditos pequeños.

Retiramos las hamburguesas a un plato y, en la misma cazuela donde las doramos, pochamos la cebolla a fuego medio agregando una pizca más de aceite y sal.

Pasados 3 minutos, subimos a fuego fuerte, y agregamos el vino y la pimienta y dejamos que se evapore el alcohol.

Incorporamos la el agua y dejamos otro minute desde que hierva.

Si lo deseamos, trituramos la salsa con una batidora para que quede cremosa (yo no lo hice, pero esto va en gustos!).

Metemos las hamburguesas en la cazuela con la salsa (triturada o no), junto con los jugos que queden en ese plato. Removemos y dejamos que cocine todo junto tapado (IMPORTANTE, de lo contrario pueden quedar crudas por dentro) 3-5 minutos (hasta que las hamburguesas estén a nuestro gusto).

Listas!

➡ Quedan genial con arroz blanco o con puré de patata.

➡ Se conservan 4-5 días en la nevera y quedan muy bien recalentadas en el microondas o cazo.

 

Pitas de cordero con salsa de yogur

Buenos días amig@s,

La de hoy es la tercera receta que preparo del libro Simple de mi chef favorito Yotham Ottolenghi, del cual estoy absolutamente enamorada. Y, aparte de que me encantan a mí, cada vez que hago sus recetas en casa triunfan de una forma especial! Cuando estuvimos en Londres en uno de sus restaurantes, mi marido le explicaba a nuestros acompañantes que “lo bueno de este hombre es que sus recetas son súper sabrosas aún siendo sanas y llenas de verduras” jejeje. Creo que con esto queda todo dicho!

La receta de hoy consiste en unas pitas rellenas de pastelitos de cordero y una salsa de yogur que te mueres de rica. Pueden recordaros al kebab, del que en su día publiqué mi versión hecha con pollo (os dejo aquí el link).

Manos a la obra amig@s!!!

Ingredientes (para 4 raciones – 8 pastelitos, 2 por pita):

Para las hamburguesitas/pastelitos:

  • 500 gr de carne de cordero (puedes pedir al carnicero que la pique o comprar chuletas y triturarla tú en casa)
  • media cebolla (150 gr aprox)
  • 1 diente de ajo
  • 20 gr rúcula
  • un puñado generoso de frutos secos al gusto (40 gr aprox) – el autor sugiere pistachos, yo puse nueces pero servirían incluso pipas
  • 1 cucharada de aceite de oliva para la mezcla, y otras 2 para freírlas
  • media cucharadita de sal
  • pimienta al gusto
  • opcional (luego veréis en qué casos): 1 huevo

Para la salsa de yogur:

  • 1 yogur natural sin endulzar (mejor griego o skyr, para que sea más espeso)
  • zumo de 1 limón (o medio si es muy grande)
  • opcional (ingrediente que le gusta mucho al autor y que he acabado comprando, pero de verdad no es imprescindible): 1 cucharadita de zumaque – podríais poner en su lugar copos de chile

Para acompañarlas:

  • 4 pitas (opcional, podríais servirlas como un plato normal)
  • Algo para hacer ensalada: hojas verdes y cebolla (yo me lo curré y puse kale y cebolla morada marinadas en limón, aceite y sal, pero como queráis!)

Preparación:

Vamos a ir triturando todos los ingredientes por separado y poniéndolos en un cuenco. No importa el orden, y puedes hacerlo con el accesorio picador de una batidora normal, o bien con la thermomix a velocidad 6-7.

NOTA: en la foto veis un ingrediente que no está en la lista, y es que sustituí 100 gr de cordero por soja texturizada. Aunque quedaron igualmente deliciosas, no os lo recomiendo porque a nivel de textura esto hizo que fuesen más frágiles.

Mezclamos bien los ingredientes con las manos. Si veis que no hay manera de que quede una masa “que se junte”, sin desmoronarse, podéis añadir un huevo batido.

Calentamos el aceite a fuego medio-fuerte en una sartén lo más amplia posible. Vamos formando hamburguesitas con la masa y las vamos pasando a la sartén (suelen caber 3 a la vez y con estas cantidades salen en total unas 8).

Las dejamos 3 minutos por un lado y 2 por el otro. Os recomiendo tapar la sartén durante esa segunda vuelta, para asegurarnos de que se cocinan bien por dentro.

Mientras, preparamos la salsa de yogur mezclando bien los ingredientes del listado. Recordad: ese ingrediente rojo que veis en la foto (llamado zumaque) NO es imprescindible.

Si vais a usar las pitas, las cortamos con cuidadito a lo largo y las tostamos en el tostador o en una sartén.

Ya estamos listos para montar nuestras pitas! Para ello:

  • Abrimos la pita
  • La untamos con la salsa
  • Ponemos la ensalada dentro
  • Y por último las hamburguesitas (recién hechas o recalentadas).

A zampar!!!

 

Carne a la sal


RECETA REEDITADA

Buenos días amigos una semana más!

Hoy os traigo una receta que me ha sorprendido muchísimo por su relación esfuerzo-resultado. Es una buena forma de tener “fiambre” casero, o una carne en salsa de toda la vida. La he preparado en la thermomix (en el recipiente varoma, como esta lubina a la sal que no me canso de repetir!), ya que alguien me habló de lo bien que quedaba y me llamó la atención, pero también os cuento la opción de horno.

OJO: Los tiempos son bastante inferiores en horno que en thermomix, ya que en ésta se cocina al vapor, que va más despacio,no penséis que me he equivocado jeje.

Podéis tomarlo:

De cualquier forma está bueníiiisimo, os lo recomiendo totalmente 🙂 para hacer en casa de comida o cena, llevar al trabajo, llevar a casa de alguien, a un picnic…

A por ello!!! 🙂

Ingredientes (para 4-6 raciones):

  • 800 gr – 1 kg de lomo de cerdo en una pieza – como alternativa podéis utilizar 2 pechugas/solomillos de pollo o pavo
  • 1 – 2 kg de sal gorda (en algunos supermercados venden sal especial para hornear)
  • hierbas tipo orégano, tomillo, romero…
  • pimienta
  • vino blanco o agua

Seguir leyendo…

Solomillo a la pimienta con boniatos deluxe

Hola querid@s!

Esta semana vengo cargada de cosas deliciosas para todos los gustos, creo que os van a encantar mis propuestas! Empiezo con la más tradicional de ellas…

El solomillo a la pimienta es de los platos más clásicos de carne en los que puede uno pensar. Esa salsita reconforta simplemente con pensar en ella, no os parece?

Cuando veo las salsas a la pimienta que venden en los supermercados me dan los 7 males… Son puro espesante, sal, grasas perjudiciales, aditivos a tope… Un despropósito solamente comparable con el de la crema de champiñones que os conté en su día.

Y me dan los 7 males porque la receta casera es rematadamente fácil! Ligera no es, porque tiene nata y en este caso no os recomiendo sustituirla por nada, ya que le da la gracia al asunto, pero por lo demás es una carne en salsa deliciosa y sin ingredientes raros.

Para acompañar nuestra carne hoy os propongo hacer unos boniatos al estilo patatas rusticas. Desde que los hice por primera vez con estos nuggets los hemos repetido 1000 veces, hasta mi padre se declaró adicto total cuando se los preparé!

Vamos alla!!!

Ingredientes (para 4-6 raciones):

  • 2 solomillos de cerdo (800 gr-1kg en total)
  • 2 cucharadas soperas de pimienta verde en conserva (la venden donde las especias o las alcaparras)
  • Media cebolla
  • 1 chorro de vino o brandy
  • 1 brick pequeño de nata para cocinar (200 ml)
  • Aceite de oliva
  • Sal
  • 1-2 boniatos
  • especias al gusto: pimento, oregano, tomillo, ajo en polvo…

Preparación:

Para el solomillo:

Comenzamos salpimentando ligeramente los solomillos en crudo.

En una cazuela amplia, ponemos a calentar un chorro de aceite y doramos los solomillos a fuego fuerte por las dos caras.

Mientras, vamos picando la cebolla en cuadraditos pequeños.

Retiramos el solomillo a un plato y, en la misma cazuela donde lo doramos, pochamos la cebolla a fuego medio agregando una pizca más de aceite y sal.

Pasados 3 minutos, subimos a fuego fuerte, y agregamos el vino y dejamos que se evapore el alcohol. Aprovechamos para rascar el fondo de la cazuela con una espátula de madera o silicona, ya que ahí habrán quedado los juguillos del solomillo.

Incorporamos la pimienta y la nata y dejamos otro minuto.

Cortamos la carne que habíamos reservado en medallones de 1-2 dedos de grosor y los metemos en la cazuela, junto con los jugos que queden en ese plato.

Removemos y dejamos que cocine todo junto tapado 2 minutos (o mas, hasta que la carne esté a nuestro gusto).

NOTA: Puede ocurrir que la salsa se os “corte”, es decir, que quede como agua por in lado y trozos de nata por otro. En este caso, os recomiendo triturar la salsa.

Para los boniatos:

Precalentamos el horno a 180 grados con calor arriba y abajo.

Lavamos bien los boniatos y los cortamos en gajos o palitos.

Los extendemos en la fuente del horno y los embadurnamos con el aceite, la sal y las especias elegidas.

Metemos en el horno a media altura durante 30-40 minutos (que estén tiernos).

Servimos el solomillo (con la salsa en una salsera aparte, opcionalmente) y los boniatos de guarnición. Preparad pan porque la salsa es de morirse!!!

 

➡ Se conserva bien 3-4 dias en la nevera (tened en cuenta que lleva nata). Podriais congelarlo aunque imagino que la carne quedaria algo seca y la salsa habria que volver a triturarla.

Pastel de carne estilo abuela (con su salsa)

Hola a tod@s!!!

Aquí os traigo una receta más para mi sección Pasteles salados. Ya sabéis que me encantan los pasteles salados, son rápidos de hacer (se hacen solos en el horno), cunden un montón, y son estupendos para tupper.

El de hoy tiene carne de ternera y bovril (concentrado de buey, lo venden en todas partes aunque quizá no os hayáis fijado), dos ingredientes que, si bien no son los más saludables del mundo (la OMS recomienda limitar el consumo de carne roja), no pasa nada por tomarlos de vez en cuando.

El resultado es un pastel que os transportara directos a la cocina de vuestra abuela, de verdad, y de ahí el nombre que tiene el post 😉 .

Os animáis???


Ingredientes
(para un molde alargado de 24cm, salen unas 4-6 raciones):

  • 500 gr de carne picada de ternera y/o cerdo
  • 1 huevo
  • 1 chorro de leche
  • media cebolla (o 1 si es pequeña)
  • 50 gr de jamón serrano (o ibérico) picado
  • pimienta al gusto
  • media cucharadita de nuez moscada
  • media cucharadita de sal

Para la salsa (opcional):

  • 1 cucharada sopera de bovril
  • 2 vasos de agua no muy grandes
  • 1 cucharadita de cebolla o ajo secos en polvo (los venden donde las especias)
  • 1 chorrito de vino blanco o tinto, o de cocinar
  • 1 cucharada sopera de maizena

Preparación:

Os dejo las fotos del paso a paso debajo.

Comenzamos precalentando el horno a 200 grados con calor arriba y abajo.

Comenzamos con el pastel propiamente dicho.

Picamos la cebolla y el jamon (y la carne, si no viniese ya asi).

En un cuenco grande batimos el huevo y le agregamos todos los restantes de la lista (menos los de la salsa evidentemente).

Mezclamos bien con una cuchara o con las manos y lo pasamos a un molde apto para horno (recomiendo uno alargado de unos 24cm, tipo bizcocho). Podéis forrar el molde con papel de horno para facilitar el desmolde, o bien engrasarlo ligeramente con aceite o mantequilla.

Metemos en el horno 30 minutos. Pasado ese tiempo, sacamos para comprobar que esté cocinado por dentro. Si no es el caso, lo dejamos 10 minutos adicionales, o los que hagan falta 😉 .

Mientras se hornea, preparamos la salsa.

En un cacito ponemos a calendar a fuego fuerte todos los ingredientes indicados para la salsa EXCEPTO la maizena y uno de los vasos de agua.

En un vaso de agua FRIA (importante) disolvemos bien la maizena. Cuando empiece a hervir el contenido del cazo, incorporamos la maizena disuelta.

Dejamos hervir a fuego medio 1 minute, y lista nuestra salsa!

Pues ya tenemos listo todo nuestro plato, qué os parece??? Espectacularmente tirado, verdad?

➡ Se conserva 4-5 dias en la nevera. Podéis congelarlo también.

➡ Como guarnicion, me gusta especialmente con puré de patata, arroz, verduritas al vapor o con macedonia de verduras (de lata).