Hamburguesas vegetales (súper sabrosas!)

Hola cocinillas y aspirantes!

Hoy le ha tocado mi revisión de calidad 2018 a las tan-de-moda hamburguesas vegetarianas. Estas hamburguesas las publiqué hace años y eran estupendas tal como las proponía; no obstante, les he dado una vuelta para hacerlas más sabrosas y reducir los tiempos de preparación.

La idea me la dio mi colega Inés de Hoy comemos sano, uno de mis blogs de cabecera. Me recordó a mi receta y cuando la comparé me dije “rectificar es de sabios” jejeje.

En cuanto al potencial rechazo que pueda causaros tener en la misma frase las palabras “hamburguesa” y “vegetales”, quiero pensar que, en los años que han pasado desde que publiqué la receta, la percepción de que “comer verduras es de vegetarianos” la hemos superado… A día de hoy, es vox populi que, por motivos de salud y de responsabilidad medioambiental, es conveniente reducir el consumo de carne y especialmente roja!

Si bien no estoy de acuerdo con eso de “no echarás de menos la carne” (no es que una sea mejor que la otra, simplemente son diferentes!), la realidad es que cuando pruebas las hamburguesas vegetales te das cuenta de que el éxito de las hamburguesas en general se debe en gran parte a sus salsas y acompañamientos.

➡ Os invito a ponerle guacamole, hummus o salsa de yogur+pepino+menta, y luego decidid si patatas y/o ensalada. Deliciosamente saludable!

Ingredientes (para 6 hamburguesas-3 raciones):

  • 250 gr de quinoa cocida (de vasito) o 150 gr de quinoa seca
  • 1 zanahoria
  • 2 cucharadas de pan rallado o de harina de avena (esto último es más saludable, son copos de avena molidos con la batidora, o comprada ya tal cual; no sirve harina normal porque su sabor en crudo no es bueno)
  • 1 cucharada sopera de ajo en polvo (el que venden con las especias)
  • 1 cucharada sopera de orégano
  • 1/2 cucharadita de pimentón
  • 2-3 huevos
  • Pizca de sal

Continue reading

Espagueti cremosos al curry de pollo y verduras

Hola amigos!

Si fuese a un restaurante y encontrase un plato en carta con este nombre, tendría CRISTALINO lo que sería mi comida… Os parece sugerente? Pretencioso? Demasiado elaborado? Lo que queráis, pero para bien o para mal estáis ante un recetón de escándalo que os va a conquistar porque:

  • Está absolutamente deliciosa (si te gusta el curry, claro)
  • Se prepara sorprendentemente rápido
  • Sale muchísima cantidad, de modo que sin darte cuenta tienes muchísimas raciones para comer durante toda la semana o congelar para otra ocasión
  • Sus ingredientes son “normales”
  • Es equilibrado y saludable: la grasa saludable del coco, las vitaminas, fibra y minerales de las verduras, la proteína del pollo, los hidratos de la pasta y las propiedades de las especias…

Si os soy sincera, no sé cómo no se me había ocurrido antes hacer hacer curry con pasta, con la de curries que he hecho (y que tenéis en el blog!).

Os animáis? Sí, no??

Ingredientes (para 6 raciones – vale la pena hacer mucha cantidad):

  • 200 gr de espagueti (mejor integrales, pero como queráis)
  • 3 cucharadas de pasta de curry amarillo (pasta espesa, NO salsa lista para comer – la encontrareis en zonas internacionales de hipermercados o en tiendas orientales; si no, 2 cucharadas de curry en polvo)
  • 1 lata de leche de coco
  • una buena cantidad (500-700 gr aprox) de verduras variadas a vuestro gusto, yo puse cebolla, ajo, calabacín, pimiento y champiñones
  • 1 pechuga de pollo sin filetear
  • 2 cucharaditas de sal
  • pimienta
  • aceite de oliva o de coco

Continue reading

Carrilleras en adobo de cerveza

Hola queridísimos lectores, aquí me tenéis una semana más tratando de inspiraros en vuestras cocinas!

Hace poco estuve en Madrid y cené en casa de una de mis mejores amigas, que acababa de ser mamá. Dadas las circunstancias (y que tenía entendido que mi amiga no tocaba una cazuela), pensé que íbamos a pedir comida a domicilio. En cambio, me encontré con estas carrilleras que os traigo hoy! Al instante le pedí la receta para repetirlas en casa, y es que estaban de absoluta muerte…

Aluciné aún más cuando me dijo que las había hecho con la thermomix y que cocina desde que hace un año le preparé un menú! Para los que no conozcáis esa faceta mía, os dejo el enlace a mi web de nutrición 😉 .

Os dejo sin más dilación con esta pedazo de receta que se prepara literalmente sola (requiere tiempo, tanto de adobo como de cocción, pero sin hacerle ni caso!) y que da un resultado IMPRESIONANTE. Con thermomix, en cazuela normal y en olla express. NO HAY EXCUSAS a no ser que no seáis carnívoros evidentemente

➡ Buscas más recetas de carrilleras? Es mi pieza favorita de carne, su textura melosa me conquista cada vez… En el blog tenéis mis recetas con ellas al vino, a la naranja y al curry.

Ingredientes (para 6 raciones – vale la pena hacer mucho y congelar si sobra):

  • 1 kg carrilleras (de cerdo, de ternera… no importa)
  • 1 cerveza (la que os guste)
  • 2 cucharadas de vinagre
  • 4 dientes de ajo machacados
  • 2 hojas de laurel
  • 3 clavos
  • pimienta negra al gusto
  • 1 cucharadita de azúcar
  • 1 cucharadita de sal
  • un hilillo de aceite de oliva

Continue reading

Albóndigas en salsa de tomate (versión sin carne)

Hola amigos!

Existe un término en inglés para el que no he encontrado traducción perfecta al español: comfort food. Estas palabras hacen referencia a un tipo de comida con valor sentimental, que cuando la comemos o vemos nos inspira nostalgia. Generalmente consistente en platos contundentes que prepara(ban) nuestras abuelas o madres y que nos transportan a momentos muy felices de nuestras vidas.

En mi caso me siento así con los canelones, los calamares en su tinta, el pollo trufado, las croquetas, la lasagna… y, cómo no, con las albóndigas. Y es que creo que aunque me dedicase en exclusiva a fabricar estas pequeñas bolitas, nunca jamás estarían tan jugosas como las de mi madre y abuela, por más que he intentado hacerlas como ellas dicen, poniendo más leche, más miga, apretando menos, friéndolas… No hay manera!!! 🙂

En este blog tenéis estas 4 recetas de albóndigas, todas ellas bien diferentes:

…pero las de hoy tienen algo que las diferencia mucho de las demás, y estoy taaan contenta con el resultado!!!

Hace ya tiempo que os vengo hablando de un ingrediente que ha entrado en mi cocina este mismo año: la soja texturizada. Me parece un descubrimiento tan grande que no paro de darle vueltas a nuevas formas de darle uso, y es que son múltiples las razones por las que os animo a experimentar con ella:

  • Antes que nada, para los que no la conozcais, la soja texturizada es haba de soja molida deshidratada en forma de copos que, al remojarlos, son un sustituto de la carne picada.
  • La soja es legumbre, por tanto estamos introduciendo un alimento plagado de fibra, vitaminas y minerales, además de proteína e hidratos estupendos.
  • Reducimos el consumo de carne sin darnos cuenta, algo que recomiendan las autoridades sanitarias cada día con más énfasis…
  • Es mucho más barata que la carne (incluso que la de pollo).
  • Podemos tenerla en la despensa durante meses.
  • Tratándola como hay que tratarla, nadie identifica que es distinto de la carne. He probado en los pimientos rellenos, salsa bolognesa, chili con carne, boniatos rellenos, pizza mariachi y en estas albóndigas: NADIE se ha dado cuenta, de hecho lo que han preguntado es “uy pero de qué carne es esto?”.

La receta es facilísima, de verdad os animo a prepararla enseguida!

Ingredientes (para 3 raciones, unas 12 albóndigas):

  • 80 gr soja texturizada (la encontraréis en mercadona, herbolarios o secciones eco/bio de hipermercados, cuanto más fina mejor)
  • 1 cebolla mediana
  • 1 diente de ajo
  • 2 cucharadas de pan rallado (aprox) o un puñado de picos
  • 2 cucharadas de leche
  • 1 huevo
  • 1 cucharadita de sal
  • media cucharadita de ajo en polvo (opcional pero muy recomendable)
  • pimienta negra
  • 1 tarro de tomate frito (lo más natural posible)
  • aceite de oliva
  • 1 chorro de agua

Continue reading

Solomillo en salsa de mole mexicano

Hola amigos!

Aquí me tenéis una semanita mas 🙂

Como muchos sabéis, hace un par de semanas estuve de vacaciones en Tulum, una zona de México cercana a Cancún que nada tiene que ver con el turismo en masa… Tulum es una parte de la península de Yucatán que aún conserva el encanto local mexicano, y aunque se está potenciando muchísimo el turismo por la zona, se está enfocando de una forma que encontré maravillosa, respetuosa con el entorno (no solo medioambientalmente sino en cuanto a que no encuentras rascacielos ni resorts en línea de playa…) y que te hace sentir realmente de vacaciones…

En relación con la gastronomía, tuve la suerte de visitar multitud de restaurantes tanto locales (en los que únicamente había gente de allí) como internacionales. En ambos casos encontré una calidad EXCELENTE. Me encantó probar platos de cocina mexicana tradicional pero también de fusión, como ceviches con achiote, risotto de huitlacoche y otros platos más que seguramente también os suenen a chino: pronto dejará de ser así, porque pienso hacer mis propias versiones en casa y compartirlas con vosotros!

La receta de hoy es un clásico de allí que quizá conozcáis si habéis visitado algún restaurante mexicano “de los de verdad”. El mole es una salsa que tiene muchas variedades, siendo la más conocida el mole poblano (Puebla es una ciudad muy importante de México). Entre sus ingredientes se encuentran chiles (no necesariamente picantes), cacahuete, cacao, galleta salada (tipo Tuc), sal y algunas especias. Se trata de una salsa complicada, por lo que lo más habitual es comprar el mole en polvo o pasta y preparar el resto del plato en casa. También venden bricks con la salsa entera hecha, pero en este caso ocurre como cuando compramos cualquier salsa industrial tipo bechamel o curries: está plagada de grasas de baja calidad, aditivos, azucares y cantidades sorprendentes de sal. Por tanto, para preparar la receta de hoy os recomiendo comprar mole en pasta o polvo que venden en tiendas latinas, tiendas mexicanas como las que os comentaba en este post, secciones internacionales de hipermercados u online (amazon por ejemplo). O si vais a México, por supuesto 🙂 . Concretamente os recomiendo la marca Doña María.

En la receta de hoy he empleado el mole como salsa para un solomillo, pero también quedaría excelente si lo hacemos con pollo deshilachado y rellenamos unas tortillas de fajita… en ese caso podríamos acompañar el conjunto con unos frijoles cocidos, guacamole, cebolla morada marinada en lima y cilantro…

Os animáis??

Ingredientes (para 3 raciones):

  • 1 solomillo de cerdo grandecito
  • 1 bote de pasta de mole (si es en polvo, seguid las instrucciones del paquete para hidratarlo como sugieran)
  • 1 cebolla
  • Agua
  • Aceite de oliva
  • Sal
  • Pimienta
  • Para acompañar: arroz, mazorca de maíz, frijoles… (al gusto)

Continue reading