Carrilleras en adobo de cerveza

Hola queridísimos lectores, aquí me tenéis una semana más tratando de inspiraros en vuestras cocinas!

Hace poco estuve en Madrid y cené en casa de una de mis mejores amigas, que acababa de ser mamá. Dadas las circunstancias (y que tenía entendido que mi amiga no tocaba una cazuela), pensé que íbamos a pedir comida a domicilio. En cambio, me encontré con estas carrilleras que os traigo hoy! Al instante le pedí la receta para repetirlas en casa, y es que estaban de absoluta muerte…

Aluciné aún más cuando me dijo que las había hecho con la thermomix y que cocina desde que hace un año le preparé un menú! Para los que no conozcáis esa faceta mía, os dejo el enlace a mi web de nutrición 😉 .

Os dejo sin más dilación con esta pedazo de receta que se prepara literalmente sola (requiere tiempo, tanto de adobo como de cocción, pero sin hacerle ni caso!) y que da un resultado IMPRESIONANTE. Con thermomix, en cazuela normal y en olla express. NO HAY EXCUSAS a no ser que no seáis carnívoros evidentemente

➡ Buscas más recetas de carrilleras? Es mi pieza favorita de carne, su textura melosa me conquista cada vez… En el blog tenéis mis recetas con ellas al vino, a la naranja y al curry.

Ingredientes (para 6 raciones – vale la pena hacer mucho y congelar si sobra):

  • 1 kg carrilleras (de cerdo, de ternera… no importa)
  • 1 cerveza (la que os guste)
  • 2 cucharadas de vinagre
  • 4 dientes de ajo machacados
  • 2 hojas de laurel
  • 3 clavos
  • pimienta negra al gusto
  • 1 cucharadita de azúcar
  • 1 cucharadita de sal
  • un hilillo de aceite de oliva

Continue reading

Albóndigas en salsa de tomate (versión sin carne)

Hola amigos!

Existe un término en inglés para el que no he encontrado traducción perfecta al español: comfort food. Estas palabras hacen referencia a un tipo de comida con valor sentimental, que cuando la comemos o vemos nos inspira nostalgia. Generalmente consistente en platos contundentes que prepara(ban) nuestras abuelas o madres y que nos transportan a momentos muy felices de nuestras vidas.

En mi caso me siento así con los canelones, los calamares en su tinta, el pollo trufado, las croquetas, la lasagna… y, cómo no, con las albóndigas. Y es que creo que aunque me dedicase en exclusiva a fabricar estas pequeñas bolitas, nunca jamás estarían tan jugosas como las de mi madre y abuela, por más que he intentado hacerlas como ellas dicen, poniendo más leche, más miga, apretando menos, friéndolas… No hay manera!!! 🙂

En este blog tenéis estas 4 recetas de albóndigas, todas ellas bien diferentes:

…pero las de hoy tienen algo que las diferencia mucho de las demás, y estoy taaan contenta con el resultado!!!

Hace ya tiempo que os vengo hablando de un ingrediente que ha entrado en mi cocina este mismo año: la soja texturizada. Me parece un descubrimiento tan grande que no paro de darle vueltas a nuevas formas de darle uso, y es que son múltiples las razones por las que os animo a experimentar con ella:

  • Antes que nada, para los que no la conozcais, la soja texturizada es haba de soja molida deshidratada en forma de copos que, al remojarlos, son un sustituto de la carne picada.
  • La soja es legumbre, por tanto estamos introduciendo un alimento plagado de fibra, vitaminas y minerales, además de proteína e hidratos estupendos.
  • Reducimos el consumo de carne sin darnos cuenta, algo que recomiendan las autoridades sanitarias cada día con más énfasis…
  • Es mucho más barata que la carne (incluso que la de pollo).
  • Podemos tenerla en la despensa durante meses.
  • Tratándola como hay que tratarla, nadie identifica que es distinto de la carne. He probado en los pimientos rellenos, salsa bolognesa, chili con carne, boniatos rellenos, pizza mariachi y en estas albóndigas: NADIE se ha dado cuenta, de hecho lo que han preguntado es “uy pero de qué carne es esto?”.

La receta es facilísima, de verdad os animo a prepararla enseguida!

Ingredientes (para 3 raciones, unas 12 albóndigas):

  • 80 gr soja texturizada (la encontraréis en mercadona, herbolarios o secciones eco/bio de hipermercados, cuanto más fina mejor)
  • 1 cebolla mediana
  • 1 diente de ajo
  • 2 cucharadas de pan rallado (aprox) o un puñado de picos
  • 2 cucharadas de leche
  • 1 huevo
  • 1 cucharadita de sal
  • media cucharadita de ajo en polvo (opcional pero muy recomendable)
  • pimienta negra
  • 1 tarro de tomate frito (lo más natural posible)
  • aceite de oliva
  • 1 chorro de agua

Continue reading

Solomillo en salsa de mole mexicano

Hola amigos!

Aquí me tenéis una semanita mas 🙂

Como muchos sabéis, hace un par de semanas estuve de vacaciones en Tulum, una zona de México cercana a Cancún que nada tiene que ver con el turismo en masa… Tulum es una parte de la península de Yucatán que aún conserva el encanto local mexicano, y aunque se está potenciando muchísimo el turismo por la zona, se está enfocando de una forma que encontré maravillosa, respetuosa con el entorno (no solo medioambientalmente sino en cuanto a que no encuentras rascacielos ni resorts en línea de playa…) y que te hace sentir realmente de vacaciones…

En relación con la gastronomía, tuve la suerte de visitar multitud de restaurantes tanto locales (en los que únicamente había gente de allí) como internacionales. En ambos casos encontré una calidad EXCELENTE. Me encantó probar platos de cocina mexicana tradicional pero también de fusión, como ceviches con achiote, risotto de huitlacoche y otros platos más que seguramente también os suenen a chino: pronto dejará de ser así, porque pienso hacer mis propias versiones en casa y compartirlas con vosotros!

La receta de hoy es un clásico de allí que quizá conozcáis si habéis visitado algún restaurante mexicano “de los de verdad”. El mole es una salsa que tiene muchas variedades, siendo la más conocida el mole poblano (Puebla es una ciudad muy importante de México). Entre sus ingredientes se encuentran chiles (no necesariamente picantes), cacahuete, cacao, galleta salada (tipo Tuc), sal y algunas especias. Se trata de una salsa complicada, por lo que lo más habitual es comprar el mole en polvo o pasta y preparar el resto del plato en casa. También venden bricks con la salsa entera hecha, pero en este caso ocurre como cuando compramos cualquier salsa industrial tipo bechamel o curries: está plagada de grasas de baja calidad, aditivos, azucares y cantidades sorprendentes de sal. Por tanto, para preparar la receta de hoy os recomiendo comprar mole en pasta o polvo que venden en tiendas latinas, tiendas mexicanas como las que os comentaba en este post, secciones internacionales de hipermercados u online (amazon por ejemplo). O si vais a México, por supuesto 🙂 . Concretamente os recomiendo la marca Doña María.

En la receta de hoy he empleado el mole como salsa para un solomillo, pero también quedaría excelente si lo hacemos con pollo deshilachado y rellenamos unas tortillas de fajita… en ese caso podríamos acompañar el conjunto con unos frijoles cocidos, guacamole, cebolla morada marinada en lima y cilantro…

Os animáis??

Ingredientes (para 3 raciones):

  • 1 solomillo de cerdo grandecito
  • 1 bote de pasta de mole (si es en polvo, seguid las instrucciones del paquete para hidratarlo como sugieran)
  • 1 cebolla
  • Agua
  • Aceite de oliva
  • Sal
  • Pimienta
  • Para acompañar: arroz, mazorca de maíz, frijoles… (al gusto)

Continue reading

Moussaka (lasagna griega)

Muy buenos días a todos!

La moussaka es un plato típico griego que muchos conoceréis, bien por haber visitado el país o restaurantes que la sirvan, bien gracias a la película Mi gran boda griega… En esa película, los compañeros de colegio de la protagonista se reían de ella porque llevaba “muscaca” al comedor… Ay si esos niños hubiesen probado el manjar de su compañera, cuando ellos llevaban salchichas o macarrones prefabricados… se iban a dejar de reír! Jajaja

Por sacarle un parecido, la moussaka es bastante similar a la lasagna. Tienen en común ser una especie de pastel horneado y gratinado formado por capas, de las cuales una es salsa de tomate con carne y otra salsa bechamel.

En qué se diferencian, pues?

  • Mientras que la lasagna tiene placas de pasta, la moussaka tiene láminas de berenjena y patata;
  • En la moussaka se incluye en la salsa de tomate canela además de hierbas provenzales;
  • La moussaka tradicional se elabora con carne de cordero en lugar de ternera.

Hoy os voy a presentar MI versión de este plato tan delicioso. Y resalto que es MI versión porque la he aligerado bastante. Cómo? sustituyendo la bechamel clásica por la de calabacín, la carne de cordero por soja texturizada (eso lo dejo a vuestra elección) y cocinando al vapor berenjena y patata en lugar de freírlas.

Si queréis hacerla siguiendo las instrucciones tradicionales, os dejo en buenas manos con esta receta de Directo al paladar. Personalmente, no volvería a hacer en casa la versión clásica porque creo que ésta sabe igual y además así podremos repetir sin remordimientos y dejar la tradicional para cuando salgamos fuera 🙂 .

NOTA: No es una receta rápida, al tener que preparar 3 cosas por separado. Os recomiendo hacerla un día que os apetezca cocinar tranquilamente, ya que una horita os llevará.

VAMOSSSSSS

Ingredientes (para 4 raciones):

  • 1 berenjena grande o 2 pequeñas
  • 2 patatas
  • 400 gr de carne picada de cordero (lo tradicional) o ternera, o bien 100 gr de soja texturizada
  • Queso parmesano rallado

Para la salsa de tomate:

  • 1 bote pequeño de tomate frito o passata (lo más casero posible, como el de la marca Hida de mercadona)
  • 2 dientes de ajo
  • 1 cucharadita de romero
  • 1 cucharadita de tomillo
  • 1/4 cucharadita de canela
  • 1 cucharadita de sal
  • aceite de oliva
  • 1/2 cebolla mediana

Para la béchamel ligera:

  • 1/2 cebolla mediana
  • 1 calabacín grande
  • 1 vaso de leche
  • pimienta negra
  • pizca de nuez moscada
  • pizca de sal

Continue reading

Pizza mariachi

Buenos días amigos!

Os acordáis de unas pizzas congeladas que vendían hace unos cuantos años que tenían una masa gordita y que se llamaban “pizza mariachi” , “pizza arizona” y “pizza barbacoa”??

Recuerdo que en mi infancia salieron al mercado y, en una época en la que empezaban a florecer los ultraprocesados sin que prácticamente ninguno nos planteáramos que podían ser insanos, mi madre nos las ponía para cenar de vez en cuando y nos parecía lo más de lo más!

El otro día me acordé de las dichosas pizzas y, buscando sus ingredientes en internet para poder replicarlas en casa, me encontré con varios hilos de foros que explicaban que las retiraron del mercado porque contenían carne de caballo. Sin más, la verdad es que lo que menos me preocupa de sus ingredientes es que fuese carne de caballo jeje, el caso es que me sorprendió ver cuantísima gente preguntaba por ellas, y es que estaban realmente buenas!!!

Me dispuse a prepararla en casa, en concreto la mariachi, y el resultado estaba increíble… La masa es la de pizza normal, la que empleaban ellos era mas gordita pero tampoco he probado a hacerla porque la que me sale con thermomix me encanta, y el relleno sí que está de cine!!!

Os invito a los nostálgicos a rememorar aquellos maravillosos anos en que comíamos este tipo de cochinadas impunemente jeje, pero en este caso cuidándonos 😉

Básicamente esta pizza se prepara como prepararíamos unos burritos, pero en lugar de meter la carne en tortillas de trigo/maíz lo colocamos sobre una masa de pizza. No suena mal, no?? 😉

NOTA: Os propongo hacerla en versión vegana sustituyendo la carne picada por soja texturizada. En las instrucciones os explico como!!!

Ingredientes (para 1 pizza para 3 personas aprox):

  • 1 masa de pizza (comprada o casera según la receta que compartí en su día en este post)
  • 1 cebolla
  • 1 pimiento verde (o medio rojo y medio verde)
  • 300 gr de carne picada de cerdo, ternera o pollo, siempre mejor de carnicero que de bandeja (o 70 de soja texturizada si queréis suprimir la carne)
  • 1 lata de tomate frito o passata
  • Especias (cantidad al gusto)
    • Comino (el que debe predominar, sin duda)
    • Ajo en polvo
    • Pimienta negra
    • Pimentón dulce o picante
  • Queso rallado que se funda
  • 1 cucharadita de sal

Continue reading