Huevos “endiablados” (rellenos)

Muy buenos días amigos!!!

Esta receta es traducción literal de los norteamericanos “deviled eggs”… y sinceramente surgió de mi personal reto-cero-desperdicios previo a las Navidades. Este reto consistía en no comprar comida en una semana con la intención de vaciar mi nevera y despensa perecedera antes de irnos a Madrid 🙂 . Así de simple y a su vez así de complicado!

Existen mil recetas para preparar los deviled eggs, que reciben ese nombre pese a no ser insanos ni picantes. Básicamente son nuestros huevos rellenos pero con unos ingredientes específicos, pudiendo añadirles muchos otros a la receta “original” (tipo salmón, sucedáneo de caviar, encurtidos etc), que es la que hoy os presento y que me encantó!

No es muy invernal pero lo cierto es que es muy socorrida y seguramente tengáis todos los ingredientes en casa. Con media docena de huevos que teníamos pudimos cenar un día y comer al día siguiente en la oficina, no está mal, no?

NOTA: Si os apetece tomar los clásicos huevos rellenos de atún, aquí os enlazo mi receta!

Ingredientes (para 4 raciones):

  • 6 huevos
  • 4 cucharadas de mayonesa, queso fresco batido o yogur
  • 1 cucharadita de vinagre (NO de Módena)
  • 1 cucharadita de mostaza (mejor tipo Dijon, NO de bolitas)
  • 1 pizquita de sal
  • 1 pizquita de pimienta negra
  • opcional (para darle toque picante): unas gotas de tabasco
  • para espolvorear: cebollino fresco picadito, pimentón
  • opcional (para darle más contenido): pepinillos, salmón, caviar, pollo en tiras…

Continue reading

Quiche de otoño

Hola amigos!

Antes de que se acabara el otoño… tenía que compartir esta receta con vosotros!

Hace mucho que no preparo quiches, y lo cierto es que me encantan! En el blog tenéis la receta de la quiche de tomatitos cherry y la de verduras y queso azul, ambas riquísimas! La quiche lorraine es la más típica de todas, pero precisamente por eso (porque la tomamos más en restaurantes y casas) y porque es bastante bomba (nata+queso+bacon, aparte de la masa y los huevos y de no tener verduras) me gusta inventar otras recetas para disfrutarlas en casa 🙂 .

Todas las quiches, si consideramos la receta estricta, tienen algunas cosas en común:

  • Una masa, que idealmente es masa brisa y que debemos hornear antes de poner encima los ingredientes
  • Una mezcla de nata, huevo, sal y pimienta
  • Ingredientes variados (desde bacon hasta quesos, verduras o una combinación)

La de hoy la he preparado sin prehornear la masa y con queso ricotta en lugar de nata y lo cierto es que ha quedado perfecta. De modo que os daré las instrucciones de este modo porque ha sido:

  • más simple (por lo de la masa)
  • y más ligero (el queso ricotta tiene un 8% de grasa y 13% de proteínas y la nata un 35% de grasa y 2% de proteínas…).

La textura es perfecta y la mezcla de las hierbas provenzales con las verduras de otoño que he escogido (así como las castañas crujientitas) os enamorará!

➡ Excelente opción para llevar en tupper, acompañado por ejemplo de unos tomates cherry aliñados.

Ingredientes (para 1 quiche de 6 raciones):

  • 1 placa de masa brisa, quebrada u hojaldre (lo ideal es brisa)
  • 1 diente de ajo
  • 1 cebolla mediana
  • verduras variadas, en este caso puse 1 calabacín y 2 puñados de champiñones. Podemos poner cualquiera, como calabaza, zanahoria, brócoli, espárragos…
  • 5 castañas cocidas/asadas (opcional, pero le da un toque otoñal y crujiente muy rico!)
  • 1 bote de queso ricotta o 1 brick de nata de 200ml (el queso ricotta es una excelente opción porque tiene un 8% de grasa en lugar de 35% y a cambio 13% de proteínas en lugar de 2%…)
  • 3 huevos
  • 1,5 cucharadita de sal
  • pimienta
  • 1 cucharada de hierbas provenzales (orégano, tomillo, romero)

Continue reading

La técnica verdadera de caramelizar cebollas (y no, no lleva azúcar)

Buenos días queridos lectores!

Recientemente os mostré en un post curioso un truco para acelerar la cocción de las verduras, poniendo como ejemplo las tiras de cebolla y pimientos que utilizamos para las fajitas de pollo mexicanas. Ese truco es el que vamos a emplear hoy para caramelizar cebollas, pero he creado post separado para explicaros un par de cosillas…

Y es que desde hace algunos años la cebolla caramelizada inunda los platos de multitud de restaurantes, acompañando solomillos, patés, quesos, en tostas… Incluso restaurantes de lo menos exquisitos incluyen la cebolla caramelizada en sus cartas!

Los chefs se sorprendieron mucho ante esto, ya que caramelizar cebollas siguiendo métodos tradicionales es una tarea bastante lenta y requiere atención constante durante todo el proceso, con lo cual algo raro tenía que haber para que se estuviese extendiendo tanto este ingrediente…

¿Cuál era la razón? Pues que le estaban poniendo azúcar! En efecto, caramelizar con azúcar es sencillísimo, sólo hay que pochar la cebolla como en cualquier guiso (7-10min), añadir el azúcar, y listo! Mirad los ingredientes de cualquier receta por internet (incluidas algunas de este blog, lo reconozco), siempre siempre llevan azúcar, y en los botes de cebolla caramelizada de supermercado también!

Tanto se ha extendido, que la gente se sorprende cuando les cuento que la cebolla caramelizada original NO LLEVA AZÚCAR, sino que es el propio azúcar de la cebolla la que sale a relucir cuando la dejamos cocinarse en su propio jugo, gracias a una serie de reacciones químicas.

Como la técnica tradicional es súper lenta y engorrosa, y lo de añadirle azúcar no me gusta demasiado, cuando vi esta técnica en el programa de El Comidista me pareció una solución MA-RA-VI-LLO-SA! Así que la probé, aluciné y aquí os la traigo!

RECOMENDACIÓN Nº1: Haced bastante cantidad, ya que se reducen a un tercio de su peso original! Además, dura bastante en la nevera (y más aún en el congelador…) y está tan rica que no os costará terminarla…

RECOMENDACIÓN Nº2: Empleadla con lo que más os guste, por ejemplo como os decía antes con solomillos, patés, quesos, en tostas… Y con pasta riquísima también!

Ingredientes (para 1 bote tamaño mermelada):

  • 4 cebollas
  • 2 cucharadas de aceite de oliva
  • 1 cucharadita (de postre) de sal
  • 1/2 cucharadita (de postre) de bicarbonato sódico

Continue reading

Dip de guisantes y menta

Hola amigos!

Qué tal os habéis despertado en este día pre-festivo? Imagino que con otro humor, no?? 🙂

Aunque no se trata de un plato especial de Halloween ni de todos los santos, os propongo una idea deliciosísima por si os apetece poneros a cocinar algo rápido y original, para tomar vosotros en casa o para picotear con amigos o familia 🙂 .

Hasta hace no mucho, reconozco que los dips o untables no formaban parte de mi cocina. Pero desde que los descubrí y aprendí a darles usos distintos de tomarlos en aperitivos me encanta tener uno siempre en la nevera para untar tostadas, añadir a ensaladas o para picar cuando llego a casa con un hambre voraz…  Además, hay infinitas recetas en internet que me resultan sumamente apetecibles, por tanto pruebo y pruebo (y comparto y comparto aquellas que me parecen dignas de ello jeje).

La de hoy me la he inventado partiendo del sabor que tanto os gusta de mi receta de guisantes con jamón. Os enlazo la receta para los que no la conozcáis, es la receta tradicional pero le dábamos una vuelta haciéndolos con cecina en lugar de jamón y haciendo un puré con parte de los guisantes y menta.

Definitivamente los dips o untables son un invento estupendo para acompañar ensaladas, untar en tostadas, poner de aperitivo o como ingrediente de bocadillos. Son una buenísima (y más-rápida-imposible) oportunidad para incluir vegetales y legumbres si no somos muy fans!

Ingredientes (para 1 bol de aperitivo):

  • 1 lata/bote grande de guisantes cocidos con el menor n° de aditivos posible (también pueden ser de los congelados)
  • Unas 10 hojas de menta
  • 2 cucharaditas de sal
  • zumo de 1 limón
  • 1 diente de ajo
  • 1 cucharada de yogur (opcional, mejora la textura)
  • agua
  • para mojar: zanahoria, pepino, rabanitos, tomate cherry, pan de pitta…

Continue reading

Tortilla de patata y calabacín

  

Hola lectores!

Parece mentira que, con la cantidad de recetas que hay en el blog (y con lo amante que soy de la cocina española), aún no hubiese publicado receta de tortilla de patata… Sinceramente, el motivo es que a mi madre le sale TAN SUMAMENTE DELICIOSA (como todos pensamos de la nuestra, pero la mía es otro nivel! 😉 ), que no suelo prepararla y aprovecho para tomarla cuando vamos!

Literalmente, esta es la segunda tortilla que hago en mi vida, la otra fue la clásica, con las patatas fritas en abundante aceite de oliva y la cebolla casi caramelizada. Versión por supuesto riquísima, pero también tan calórica que puede echarnos para atrás tomarla un día cualquiera, dado que las patatas fritas son como una esponja de aceite, algo a tener en cuenta de cara a dejarla para algo ocasional…

La diferencia entre la receta de hoy y la clásica es:

  • Que en lugar de freír las patatas las vamos a hacer en el microondas. Sí, como lo oís, no sólo es posible sino que no se nota absolutamente nada en el sabor final de la tortilla… Además, no se tarda nada ni se desperdicia aceite!
  • Por otro lado, vamos a poner mitad patata mitad calabacín, simplemente para darle un toque de sabor y textura diferente, aparte de que el calabacín tiene propiedades nutricionales muy interesantes y es súper ligero! No obstante, si no tenéis calabacines en casa o queréis hacer la tortilla entera de patatas, simplemente sustituidlos por la misma cantidad, o incluso hacerla entera de calabacín!

Vamos allá!

Continue reading