15 trucos de cocina súper útiles

Buenos días amigos!

Desde que era bastante pequeña, cuando salíamos a comer fuera o íbamos a casa de alguien, me picaba la curiosidad de cómo habían hecho determinados platos o cómo conseguían determinados efectos. Esa curiosidad la mantengo a día de hoy, y sigo preguntando allá donde voy (familiares, camareros o responsables de caterings, cocineros, en el supermercado…). Muchas veces es la gente la que me pregunta “y cómo has hecho para que no te pase XXXX?”, de modo que he decidido recopilar para vosotros muchas de estas dudillas y trucos que he ido aprendiendo tanto de mi madre como de vídeos, cursos o de mi experiencia propia!

  1. Pelar cebollas sin llorar
  2. Hacer patatas fritas más rápido y con mucho menos aceite
  3. Acelerar la maduración de los aguacates cuando los compramos duros , y conservarlos sin que ennegrezcan
  4. Conseguir que no se corte la mayonesa, y arreglar una mayonesa cortada
  5. Hacer que las legumbres se digieran mejor
  6. Hacer huevos duros sin que se rompan
  7. Freír berenjenas sin que absorban aceite
  8. Dejar un risotto preparado con antelación
  9. Limpiar la thermomix y los cacharros en general
  10. No tirar comida
  11. “Reflotar” cremas de verduras congeladas
  12. Freír queso empanado sin que se deshaga
  13. Arreglar una sopa demasiado salada, o espesar una sopa o crema demasiado líquida
  14. Desgrasar un caldo o salsa
  15. Evitar salpicaduras al hacer un huevo frito

Seguir leyendo…

Ceviche de pescado

IMG_1784

Buenos días lectores!

Comenzamos la semana con una receta que se sitúa en mi top 10 de favoritos…

Me encanta la comida peruana. Desde la primera vez que fui a uno de sus restaurantes (en realidad era venezolano pero la cocina es del estilo – La Candelita en Madrid) he estado súper interesada en ella. Es muy distinta de todas las demás cocinas del mundo, y tiene sabores de lo más exóticos y potentes, algo que a mi marido y a mí nos encanta!

El ceviche (se puede escribir con B, con V, con C o con S), por si no lo conocéis, es un plato que consiste generalmente en pescado (corvina, dorada, mero, langostinos…) macerado en cítricos, y al que se le añaden muchas cosas distintas como frutas ácidas, cilantro, kikos, verduras… Es un sabor súper peculiar que o te encanta o lo odias, en mi caso y en el de mis allegados nos encanta, además es muy ligero!

Nota importante: como vamos a tomar el pescado crudo – ojo, macerar cocina los alimentos aunque no sea en la forma en que estamos habituados! – debemos haberlo tenido congelado para evitar enfermedades al menos 24h, y descongelarlo dejándolo a temperatura ambiente. Esto debéis tenerlo en cuenta para planificaros cuándo queréis prepararlo. Debajo os doy otra opción…

Ingredientes (para 2 personas):

  • 200 g de pescado (por ejemplo dorada o corvina; yo he utilizado lomos de atún que compro congelados de la marca Escuris en mercadona, me encantan porque son de alta calidad pero también porque tienen la ventaja de que, al venir congelados, podemos preparar ceviche en el tiempo que tarde en descongelarse! Si utilizáis pescado fresco, pedidle al pescadero que os limpie el pescado, decidle que lo tomarés en daditos)
  • 1 cebolla morada
  • 2 ó 3 ramitas de cilantro fresco
  • el zumo de 2 limones
  • el zumo de 1 lima
  • sal
  • pimienta
  • unas gotitas de tabasco

Seguir leyendo…

Hummus clásico

IMG_1764

Hola amigos!

Hace no mucho publiqué la receta del hummus de guisantes. Me consta que os gustó mucho, y como recientemente llevé a casa de mi hermana un hummus “normal” para el aperitivo me he decidido a preparar su propio post 🙂 .

El hummus clásico es más fácil y rápido aún de preparar que el de guisantes, ya que en este caso utilizaremos garbanzos cocidos (de bote) y por tanto no necesitamos más que una batidora y 5 minutos!!!

Es súper socorrido para llevar a cualquier sitio y untar con palitos de zanahoria o pan de pita, o incluso para acompañar una simple pechuga de pollo o rellenar un sándwich! Además dura bastante en la nevera (5 días perfectamente).

Allá vamos!

Ingredientes (para un bol de aperitivo de 8 personas):

  • 1 bote de garbanzos cocidos (400 gr)
  • 2 dientes de ajo
  • 1 cucharada de tahini (pasta de sésamo, de venta en herbolarios y zonas bio/eco de supermercados – más detalle en el post del hummus de guisantes)
  • 1 cucharadita de sal
  • 1 cucharada de aceite de oliva
  • 1 cucharadita de pimentón
  • zumo de 1 limón
  • 1 cucharada de aceite de sésamo (opcional, de venta en herbolarios)

Seguir leyendo…

Salsa bolognesa (2 opciones: normal y vegetariana!)

IMG_1772

Buenos días queridos lectores!

Hoy os presento una de las salsas clásicas que más triunfan en el mundo, junto con uno de mis grandes descubrimientos de los últimos tiempos!

La salsa bolognesa bien preparada es un auténtica delicia y muy sana, nada que ver con las que se compran hechas… Además le gusta a todo el mundo y sirve tanto para tomar con pasta como para rellenar berenjenas o para hacer un sheperds pie (pastel de puré de patata con una capa de carne con tomate frito)!

En cuanto al “descubrimiento” que os decía, se trata de la versión vegetariana de esta salsa. No tengo nada en contra de la carne, pero el otro día vi en el libro de Ella Woodward (Deliciously Ella) esta versión que sustituye la carne por lentejas y me decidí a probarla. Se la he dado a probar a mucha gente y NADIE ha notado la diferencia, todo el mundo ha dicho que estaba espectacular!!! Así que me lo he tomado como una opción alternativa, para incorporar legumbres de vez en cuando.

¿¿Os animáis??

Ingredientes (para 8 personas – merece la pena hacer mucha cantidad y congelar las sobras):

  • 700 gr de carne picada o 350 gr de lentejas amarillas (pesadas en seco) – las lentejas amarillas las venden en todas partes aunque os puedan parecer raras y tienen la ventaja de que al no tener piel se cuecen enseguida sin tener que remojarlas con anterioridad
  • 800 ml de tomate triturado (una lata de las grandes)
  • 1 cebolla grandecita
  • 1 ó 2 zanahorias
  • orégano abundante
  • sal
  • pimienta
  • aceite de oliva

 
Seguir leyendo…

Verduras asadas especiadas

IMG_1727

Muy buenos días a todos!

Después de haber pasado todo el fin de semana en Lisboa en un viaje bastaaaante gastronómico por cierto, nada me apetece más que verduras, y es que el cuerpo es muy sabio!!!

Os hayáis pasado o no en el fin de semana, os presento esta receta que es un auténtico DESCUBRIMIENTO. Para ella me inspiré en una que vi en el blog de El Comidista, que a su vez se habían inspirado en una de Jamie Oliver… La he interpretado a mi manera, como siempre 🙂 .

Constituye un estupendo primer plato o bien un acompañamiento de toque hindú para cualquier tipo de comida de sabor suave: un filete o pechuga de pollo, una tortilla francesa, unas chuletillas, un pescado a la plancha… Y digo de sabor suave porque, como veréis en la descripción de la preparación, las verduras van marinadas en muchas especias y líquidos de sabor potente y por tanto no “pegaría” con proteínas más protagonistas como puedan ser un pollo al curry o un solomillo a la mostaza…

He de decir que la he probado con personas poco amantes de las verduras y les ha encantado! Quedan cocinadas muy suaves y de sabor intenso, ya veréis!

Ingredientes (para 4-6 personas, dependiendo si es como primer plato o como guarnición):

  • 1/2 brócoli
  • 1/2 coliflor
  • 2 tomates maduros
  • 1 cebolla
  • En realidad podéis poner casi toda la verdura que queráis, por ejemplo champiñones, berenjena o espárragos verdes. Digo “casi toda” porque no conviene poner verduras que suelten demasiada agua o que sean hojas verdes o que se cocinen a muy distinto ritmo.

Para el “aliño”:

  • 1 diente de ajo
  • 1 chorro de vino blanco
  • 1 chorro de aceite de oliva
  • sal
  • zumo de medio limón
  • especias (al gusto): comino, pimentón dulce, pimentón picante, tomillo (yo añadí además “shichimi togarashi”, unas especias japonesas picantes que compré recientemente)

Seguir leyendo…

Crema (muuuy cremosa) de acelgas, espinacas y queso azul

Buenos días amigos, por fin viernes! Y no cualquier viernes, ya que me voy de viaje a Lisboa, ya os contaré descubrimientos gastronómicos a mi vuelta!

De momento os traigo una receta taaan rica…

Lo cierto es que envidio lo “cool” que quedan en inglés ciertos nombres de recetas que se ven en blogs internacionales… Cuando decido publicar recetas que he sacado de blogs extranjeros, trato de pensar en nombres que las hagan tan atractivas como lo son en inglés, pero no siempre lo consigo (creo), y esta crema es un claro ejemplo de ello. Y es que en inglés se llama “Flat belly creamy chard and spinach soup“. Me pasa constantemente con las recetas del fantástico nuevo libro de Jamie Oliver, que les pone unos nombres con tanto ímpetu que luego traducidos al español no quedan muy logrados jejeje.

Normalmente, y esto lo sabréis los que me leáis habitualmente, en mis cremas de verduras no suelo incluir nata, quesito ni nada similar, simplemente porque creo que incrementando la cantidad de verduras y reduciendo la de agua/caldo conseguimos el mismo efecto de manera más saludable. En la crema de hoy hago una excepción, y es que realmente el queso azul queda genial con espinacas y acelgas.

Es una crema estupenda para tomar por ejemplo para cenar de plato único, al ser algo más contundente como os contaba antes.

Ingredientes (para 6 personas):

  • 1 bolsa grande de espinacas (ó 2 cuadraditos de las congeladas en bloques grandes)
  • 1 manojo de acelgas, con sus pencas y todo (ó 1 cuadradito de las congeladas en bloque grande)
  • 1 cebolla grande ó 2 puerros
  • media cuña pequeña de queso azul (roquefort  o el que encontréis; podéis poner cualquier queso que funda bien y tenga sabor fuertecillo, o quesitos)
  • agua
  • 1 cucharadita de sal

Seguir leyendo…

Smoothies (zumos) (I)

Hola queridos amigos!

Hace tiempo que publico en Instagram (varianity_as) los smoothies o zumos que preparamos los fines de semana. Nos requetechiflan y me parece una buenísima forma de incluir un chute de vitaminas y fibra en nuestro cuerpo!

Lo mejor en los zumos es no licuarlos ni exprimirlos, sino triturar la fruta tal cual (eso es lo que realmente se conocer como “smoothie” en inglés). Cuando licuamos/exprimimos, lo que retiramos son las fibras de la fruta, la pulpa, de modo que sólo nos quedamos con el líquido y el azúcar, que a pesar de lo que pueda parecer no es tan saludable. No es que sea insano, pero es muchísimo mejor tomar  la fruta entera o triturada. Si os resulta demasiado espeso no pasa nada: añadimos agua y/o algún endulzante!

Os cuento los smoothies que he publicado recientemente (cantidades para 1 smoothie grande o 2 pequeños), que habría que sumar al zumo integral que os mostré en su día:

De piña con aguacate y espinacas: 

IMG_20160407_081514

  • 1 rodaja de piña natural
  • 1 puñadito de espinacas
  • 1/4 de aguacate
  • zumo de medio limón
  • 1 cucharadita de semillas de chia
  • medio vaso de agua
  • endulzante

De naranja, fresas y plátano:

IMG_20160403_113340

  • 2 naranjas exprimidas
  • 3 fresas
  • medio plátano

De manzana verde, con apio, pepino y limón:

IMG_20160128_082006

  • media manzana verde
  • zumo de medio limón
  • medio pepino pelado
  • 1 rama de apio
  • 1 vaso de agua
  • endulzante

De frambuesas y fresas, con lácteo y salvado:

IMG_20160322_103043

  • 1 puñadito de frambuesas
  • 3 fresas
  • 1 yogur natural
  • 1 chorro de leche
  • 1 cucharadita de salvado, frutos secos o semillas
  • endulzante

De piña y menta:

IMG_20160413_083610

  • 1 rodaja gordita de piña
  • 1 naranja pelada (no exprimida)
  • medio pepino pelado
  • 4 hojas de menta fresca
  • 1 cucharadita de semillas chia
  • medio vaso de agua

De plátano y naranja pero verde:

IMG_20160306_110205

  • 1 plátano
  • 1 naranja pelada (no exprimida)
  • 1 puñadito de espinacas
  • 1 vaso de agua

Escojáis el que escojáis, el procedimiento es el mismo: triturar todo en la batidora más potente que tengamos, como mínimo 15 segundos. El endulzante es en todo caso opcional, lo mejor es no poner y cuando esté todo triturado probamos si nos gusta así!

Espero que os gusten!! Hasta la próxima!!!

Semur daging (guiso de carne indonesio)

IMG_1739[1]

Hola amigos!

Hoy os traigo una nueva receta de guisote de los que me gustan a mí.

Hace un mes mi cuñado me regaló carne de jabalí cazado por él mismo y la tenía en el congelador a la espera de saber qué demonios cocinar con ella… Cuando de pronto publicaron en el fabuloso blog de El Comidista un post sobre sus mejores estofados. Todos eran súper apetecibles pero éste me atrajo especialmente, así que en cuanto he tenido tiempo he sacado la carne del congelador y mi CrockPot del armario y me he puesto manos a la obra! No os asustéis que os pongo la receta para cocinar en olla/cazuela normal (debajo también os indico para CrockPot por si os interesa!).

El “semur daging” es un estofado de carne muy intenso, aderezado con muchas especias y salsas asiáticas, que aquí trato de “españolizar” sin que pierda demasiado la esencia… Su origen es holandés (por la parte de “estofado”) pero como Indonesia fue colonia de los holandeses, éstos llevaron sus costumbres a Indonesia y los locales se encargaron de adaptarlo al terreno con ingredientes como el tamarindo, la salsa de soja o el jengibre.

Ingredientes (para 6 personas):

Para el guiso:

  • 1 kg de carne cortada en cuadraditos del tamaño de guisar (como os he dicho empleé carne de jabalí pero por supuesto podéis prepararlo con magro de cerdo o ternera, o carrilleras!)
  • 2 cebollas
  • 2 dientes de ajo
  • 4 cucharadas de tomate triturado
  • especias: guindilla (cayena), clavo, canela, 1 hoja de laurel,  nuez moscada y pimienta negra
  • aceite de oliva
  • sal
  • 2 vasos de agua

Para la marinada:

  • 1 trozo grandecito de jengibre fresco (3 dedos aprox), o bastante jengibre seco en polvo
  • 5 cucharadas de salsa de soja
  • 1 cucharada de azúcar
  • 1 cucharada de vinagre (en teoría deberíamos poner pasta de tamarindo, que la venden en tiendas asiáticas como éstas)
  • sal

Seguir leyendo…

Cenas de picoteo

Hola chicos!!!

Hoy os traigo un post especial, ahora que por fin es viernesssssss. 🙂 🙂 🙂

Es una recopilación de recetas que ya están en el blog que os pueden servir para poner en una cena de picoteo en casa o para llevar a casa de otra persona que organice el sarao en su casa y quiera que le llevéis algo… Es muy frecuente este tipo de planes (a mí personalmente me chiflan, tanto hacerlos en mi casa como en ajenas!) y a veces nos cuesta tener ideas divertidas… Pero para eso está este post!

Es más, he creado una nueva categoría en el blog (podéis acceder a ella siempre que queráis desde el Índice), donde quedarán recogidas todas las recetas que considere que encajan con esto, aparte de tener algunas ideas en este post (tened en cuenta que este post no se actualizará, pero la categoría sí!).

Cuando invitamos a bastante gente a casa (en mi caso, “bastante” son más de 4 jeje), a mí por ejemplo no me gusta estar en la cocina todo el rato mientras ellos están… Está claro que no nos podemos desentender del todo, pero creo que lo mejor es preparar cosas que a última hora sólo exijan (como muchísimo) un golpe de horno, de fuego o de micro, pero nada de ponernos a freír ni a cocinar del todo en el horno porque, en primer lugar, vamos a desatender a los invitados, en segundo lugar, vamos a estar oliendo a comida nosotros y la casa, y en tercer lugar no nos vamos a divertir porque estaremos nerviosos por si sale mal…

Os doy ideas que no requieren ni siquiera calentar a última hora, de forma que podremos dejarlas hechas ese mismo día (o incluso el anterior) cuando nos venga bien, y sacarlas antes de que lleguen:

Espero que os haya gustado y que aprovechéis la NUEVA CATEGORÍA!!!

 

Pudding de chia con fresas y plátano

IMG_1745

Buenos días lectores!

¿Conocéis la chia? Seguramente lo hayáis oído en alguna parte, ya que estas semillas se han puesto muy de moda últimamente y las vemos de forma habitual en tiendas, restaurantes, blogs, revistas de salud y moda…

Son éstas:

20160406_222229

La chía es un alimento originario de las civilizaciones maya y azteca, que hace unos pocos años se han extendido debido a sus supuestas propiedades de “superalimento”. Más adelante os cuento los beneficios que se dice que tiene, aunque desde mi propia experiencia os diré que:

  • La primera vez que las tomé me pasé de la dosis máxima diaria (no sabía que había una cantidad máxima), que es una cucharada en total, y me dolió la tripa durante 2 días porque se juntó ese exceso y que yo a diario consumo mucha fibra en general (fruta, verduras, cereales…). Por tanto, OJO con esto.
  • Después de controlar esto (bueno, y que mi marido me tirase la bolsita a la basura jeje), volví a darles una oportunidad y estoy muy contenta. Evidentemente, no “siento” muy llamativamente sus propiedades en mi día a día, pero es cierto que me siento “llena” hasta la hora de comer, y que me siento con muchas más fuerzas cuando hago ejercicio. Eso lo tengo claro.

¿Con qué las podemos tomar? Aunque dicen que saben a nuez, para mi gusto no saben a mucho, de modo que se pueden incorporar en cualquier comida sin cambiar su sabor. Se pueden triturar o no (dicen que recién trituradas se absorben mejor sus propiedades), y añadir a ensaladas, empanados de filetes, cereales, tostadas… Sin triturar y dejándolas un rato en líquido (como explicaré después), se vuelven como un gel espeso, por lo que están genial para crear puddings como el que hoy os propongo, o para introducir en batidos o yogures.

Entre los beneficios que nos prometen aportar:

  • Son una fuente importante de Omega 3 (las llamadas “grasas buenas”), que es bueno para el sistema nervioso. Por lo visto está demostrado que contienen más de este ácido graso que algunos pescados como por ejemplo el salmón! Esto también hace que las semillas tengan propiedades antinflamatorias, por lo que tomarlas diariamente puede reducir notablemente el dolor de las articulaciones, por ejemplo.
  • Generan un aporte fuerte de energía: contienen el doble de potasio que el plátano y dos veces más la cantidad de proteínas que cualquier verdura.
  • Ayudan a bajar de peso: no de por sí, sino que gracias a la gran concentración de fibra que contienen ayudan en el proceso digestivo y controlan el hambre. Además, al entrar en contacto con el agua aumenta su peso diez veces más dentro del estómago, lo que produce sensación de saciedad.
  • Aumentan la masa muscular por su alto contenido en proteínas, y regenera los tejidos. Una buena opción para deportistas 🙂 .
  • Ayudan a mantenernos bien hidratados, por lo comentado respecto a que absorben diez veces su peso en agua. Son buenas para deportistas y personas que están normalmente muy activas. Puedes tomarlas antes de ir al gimnasio o de salir a correr.
  • Ayudan a eliminar líquidos y toxinas, regulan la flora intestinal y previenen la oxidación celular.

¿Dónde las compro? ¿Cuánto cuestan? La cajita de la foto la compré en la tienda “Hema”, una tienda holandesa nueva y genial en la Calle Orense en Madrid. Me costaron 3,50 euros y sospecho que me van a durar muchísimo! Las venden en herbolarios y en todas las zonas de dietética/bio/eco de los supermercados, aunque suelen ser más caras pero pensad que duran mucho al tomarse muy poquita cantidad cada vez.

Bueno, vamos a por la receta??? Es genial para desayunar!!!

Ingredientes (para 2 raciones):

  • 6 fresas
  • 1/2 plátano
  • 1 vaso de leche (de cualquier tipo)
  • 2 cucharadas soperas de semillas de chía
  • endulzante (opcional)

Preparación:

En un vaso de batidora, o en un bol, trituramos muy bien todos los ingredientes a excepción de  las semillas de chía.

Volcamos la mezcla en el bol donde vayamos a servir nuestro pudding y agregamos las semillas. Removemos bien y tapamos con papel film.

Dejamos en la nevera como mínimo 1 hora, aunque lo ideal es dejarlo toda la noche.

Al día siguiente estará listo para comer: veréis que la textura habrá cambiado por completo, pasando de ser bastante líquido a textura gel, DELICIOSO!!!