Pechugas villeroy

20160207_151749

Hola amigos! Cómo va ese comienzo de semana?? Espero que muy bien!

Hoy os presento una receta de toda la vida de mi casa, con origen francés (tras mucho investigar sobre su origen, únicamente he podido descubrir que deben el nombre a la duquesa de Villeroy, mariscal de Luxemburgo). Mi madre las hace como nadie y me enseñó a prepararlas en su día.

Son un poquito latosas de hacer (no es difícil pero requiere varios pasos y que pase un día entre medias – similar a las croquetas), pero merece totalmente la pena y sirven para llevar al trabajo, para tomar frías, de cena, con mucha gente… Ya que os ponéis, os recomiendo hacer mucha cantidad y congelarlas antes de freírlas.

Allá vamos!!!

Ingredientes (para 6 personas):

Para las pechugas:

  • 8-10 pechugas de pollo fileteadas
  • sal
  • agua
  • 1 ó 2 huevos
  • pan rallado
  • aceite de oliva

Para la bechamel:

  • 60 gr de aceite de oliva
  • 60 gr de harina
  • 800 ml de leche
  • 1 cucharadita de sal
  • 1 pellizco de pimienta
  • 1 pellizco de nuez moscada


Preparación:

Comenzamos poniendo a hervir las pechugas fileteadas en agua con sal. Cubridlas completamente y dejadlas hirviendo hasta que veáis que cambian de color (de rosita a blanco). Con ese caldo que queda, tenemos una deliciosa sopa de ave si le añadimos después, por ejemplo, sémola de arroz o fideos cabellín (los dejaríamos cociendo 2 minutos más).

Por otro lado, preparamos la bechamel:

  • Con Thermomix:

Introducimos todos los ingredientes en la thermomix y programamos 8 minutos a 100º y velocidad 4.

  • Modo tradicional:

Es un poquito más laborioso pero si no tenéis thermomix no vamos a dejar de preparar las ricas pechugas por ello! Necesitamos 2 recipientes: un cazo y una sartén.

En la sartén, ponemos el aceite a fuego medio-suave, mezclamos con la harina y removemos sin parar durante un minuto a fuego medio. Después apartamos del fuego y dejamos enfriar. La “pasta” que obtenemos se llama “roux”.

En el cazo, ponemos la leche a hervir. Cuando la leche esté hirviendo, la apartamos del fuego e inmediatamente le agregamos la mezcla que habíamos hecho en la sartén, poco a poco y mezclando y disolviendo todos los grumos que puedan salir.

Cuando hayamos terminado, volvemos a poner sobre el fuego y lo dejamos unos 10 minutillos más, removiendo de vez en cuando. Cuando transcurra ese tiempo, añadimos la sal, pimienta y nuez moscada.

Una vez terminada la bechamel, tomamos una fuente rectangular (lo más amplia/bajita posible) y ponemos la mitad de la bechamel en el fondo de la fuente. Colocamos las pechugas cocidas recién escurridas encima de la bechamel, bien separadas, sin que se toquen nada. Volcamos el resto de la bechamel por encima de las pechugas, de forma que queden completamente cubiertas.

Lo dejamos enfriar para que “endurezca” la bechamel, primero a temperatura ambiente y después las metemos en la nevera, mejor de un día para otro.

Cuando estén “duras”, ponemos un plato hondo con los huevos batidos y otro con pan rallado. Pasamos las pechugas por el huevo y después por el pan rallado por ambas caras, de una en una y con cuidado de “recortar” el máximo de bechamel posible de la fuente donde estaban.

Las freímos en una sartén con abundante aceite de oliva muy caliente, y de una en una o de dos en dos como mucho. Y a disfrutar!!!

Congelan estupendamente, mejor recién empanadas (sin freír).

➡ De guarnición, una ensalada sencilla (por ejemplo, hojas verdes con tomatitos cherry y aguacate).

Advertisements

5 thoughts on “Pechugas villeroy

Deja una respuesta...

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s