Cómo hacer yogur en casa con 2 ingredientes y sin artilugios

img_2263

Muy buenos días amigos!

Este fin de semana ha sido mi cumple, y lo he celebrado con mi familia y amigos, ha sido genial!!!! Entre otras cosas me han regalado artilugios y libros de cocina súper guays, ya os conté en mi Instagram (varianity_as)… Gracias a todos desde aquí! 🙂

Quiero empezar la semana compartiendo con vosotros todo un descubrimiento para mí. He visto y oído muchas veces a la gente hablar de hacer yogur en casa. He oído hablar de yogurteras, termómetros de cocina, hornos encendidos durante horas y horas, thermomix similar…

He oído hablar de que los yogures comerciales llevan una cantidad de cosas que no son leche ni fermentos que no son ni medio normales… leche en polvo, grasas malas, espesantes, endulzantes o azúcares, natas, aditivos…

De tanto leer y escuchar, un buen y reciente día me dije: me tengo que animar a hacerlo!!! y busqué y rebusqué como siempre la versión más sencilla, sin ingredientes raros ni instrumentos extraños (no soy muy amiga de tener todo lleno de máquina de muffins, palomiteros, yogurteras…). De otra forma sabía que no iba a hacerlo más que una vez!

Fue muy emocionante despertarme al día siguiente con la esperanza/ilusión de que hubiese cuajado, ya que no tenía todas conmigo… y voilá!

Lo mejor de la receta de hoy es:

  1. que es súper natural
  2. es súper fácil
  3. sale muchísimo más barato, y ya ni hablamos si lo hacemos ecológico
  4. guardando un vasito de tu propio yogur puedes reproducirlo mil veces más… y no comprar yogur nunca más!

Ingredientes (para 1 litro y pico de yogur, aprox 9 yogures de tamaño habitual):

  • 1 litro de leche (la que os dé la gana, entera o desnatada, pero cuanto más fresca mejor, y ya si es ecológica fantástico)
  • 1 yogur de tamaño habitual (lo mismo digo, el que os dé la gana, entero o desnatado, incluso con sabores, y si es ecológico genial para que no tenga nada más que yogur y así lo que “reproduzcamos” sea un yogur puro)


Preparación:

Ponemos en un cazo o cazuela el litro de leche a calentar sin que llegue a hervir. La temperatura de la leche tiene que ser de 45º, y la forma de saber que estamos ante esa temperatura es así de básica: metiendo un dedo y aguantando 10 segundos, si está demasiado caliente nos esperamos hasta que esté a los 45º deseados, y si no nos ha costado nada aguantar le damos otro calentón suave hasta que esté a los 45º deseados. Si tenéis termómetro de cocina, genial.

El tema de la temperatura es la clave de toda esta historia, ya que si nos pasamos de caliente se morirán los “bichitos” que hacen crearse el yogur, y si la ponemos fría no cuajará.

En cuanto esté a 45º, ya fuera del fuego incorporamos el yogur tan cual y removemos bien, si queréis con unas varillas, hasta que no queden grumos.

Volcamos la mezcla en botecitos de cristal individuales o en uno grande y los tapamos con su rosca o tapa:

20160928_203301

Ahora tenemos 3 opciones de “andar por casa”:

  1. Metemos los botes dentro de una neverita de las de camping o playa envueltas con trapos o una mantita, cerramos la neverita y la dejamos quieta durante toda la noche en un lugar tranquila y sin grandes cambios de temperatura:

20160928_203412

2. Si no tenéis neverita de estas, podéis utilizar una caja y poner junto a los botecitos un bote grande con agua casi hirviendo, y todo ello tapado con una manta.

3. Si es invierno, los metéis en una caja y los dejáis toda la noche junto a un radiador encendido.

Toda esta parafernalia (que en realidad es una bobada) es para que se mantengan los 45º el mayor tiempo posible y así el yogur se forme.

A la mañana siguiente sacamos nuestros botecitos, y veremos que están más sólidos pero no tanto como un yogur normal: no os preocupéis, es que hay que meterlos en la nevera para que terminen de hacerse bien. En cualquier caso, lo que obtenemos no son yogures súper firmes sino un poquito más líquidos, como un yogur batido.

Ya estamos listos para tomar nuestro primer yogur casero!!!

Podéis tomarlo con fruta en trocitos, con miel y nueces, solito, con cereales, con compota de manzana…

Duran 8 días en la nevera si no los abrimos, y unos 4 días si los abrimos (lo digo más bien por si lo  decidís hacer en bote grande).

➡ Como os decía al inicio del post, si guardáis una ración de yogur (un vasito) podéis volver a hacer yogur con otro litro de leche, y vuelta a empezar!

3 thoughts on “Cómo hacer yogur en casa con 2 ingredientes y sin artilugios

Deja una respuesta...

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s