Gratén dauphinoise en versión saludable (patatas gratinadas al horno)

Hola amigos!

Ya os he hablado muchas (demasiadas?) veces de la importancia que dan a las guarniciones en Centroeuropa. Hoy voy a hablaros de una que me pierde… El gratén dauphinoise es una receta francesa muy tradicional que consiste en patatas gratinadas al horno. Su nombre procede de la región francesa de Dauphiné.

En su versión original no es el plato más saludable ni ligero del mundo precisamente, pues es pura nata y mantequilla, pero he trabajado para aligerar la receta con ingredientes vegetales y estoy orgullosísima!

La clave para que os salga bien es que respetéis la temperatura que os sugiero del horno. Si superamos los 180 grados NO vamos a conseguir la textura cremosa que buscamos. Más adelante entenderéis por qué 🙂 .

Vamos allá, no?

➡ Nosotros lo tomamos como guarnición de magret de pato en salsa de frutos rojos, BRUTAL.

Ingredientes (para una fuente grande, unas 6 raciones):

  • 1 kg de patatas
  • 400 ml de leche
  • 1/2 cebolla
  • 2 calabacines o media coliflor
  • 2 dientes de ajo
  • 1 cucharadita de sal
  • 1 o 1/2 cucharadita de nuez moscada
  • pimienta
  • tomillo seco al gusto
  • queso rallado tipo gruyere o parmesano

Preparación:

Comenzamos preparando la salsa en la que van a ir sumergidas las patatas. Para ello podéis seguir mi receta de bechamel de calabacín o sustituirlo por coliflor siguiendo los mismos pasos. En concreto:

  • Picamos la cebolla en cuadraditos pequeños y la pochamos en una cazuela con el aceite y sal, a fuego medio 3 minutos.
  • Lavamos la coliflor/ pelamos el calabacín (importante! si no quedará bechamel verde…), lo troceamos no muy grande (dados de 2 dedos) y lo incorporamos con la cebolla. Tapamos y dejamos que se cocine 8-10 minutos a ese mismo fuego medio.
  • Agregamos la leche y dejamos que siga cociendo pero a fuego más suave, otros 8 minutos.
  • Añadimos la nuez moscada, ajo, pimienta y tomillo y trituramos con la batidora hasta obtener una crema sin grumos. Probamos de sal.

Seguimos!

Precalentamos el horno a 180 grados con calor arriba y abajo.

Pelamos las patatas y las cortamos en rodajas finas, idealmente con mandolina. Las colocamos en una fuente apta para horno.

Volcamos la mezcla de bechamel sobre las patatas.

Metemos en el horno a media altura y a la temperatura de precalentado COMO MUCHO. La gracia de esta receta es que las patatas van liberando su almidón poco a poco y por ello obtenemos una consistencia tan cremosa. Las dejamos un mínimo de 40 minutos o hasta que veamos que las patatas están súper tiernas. Podemos dejarlas más tiempo, como queramos.

Si vemos que la superficie se dora demasiado pronto, cubrimos con papel de plata.

Podemos gratinar queso cuando ya estén listas las patatas. Para ello, espolvorearemos el queso por encima y dejaremos a fuego fuerte hasta que se derrita y dore.

Servimos enseguida bien calentito!

Deja una respuesta...

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.