La técnica verdadera de caramelizar cebollas (y no, no lleva azúcar)

Buenos días queridos lectores!

Recientemente os mostré en un post curioso un truco para acelerar la cocción de las verduras, poniendo como ejemplo las tiras de cebolla y pimientos que utilizamos para las fajitas de pollo mexicanas. Ese truco es el que vamos a emplear hoy para caramelizar cebollas, pero he creado post separado para explicaros un par de cosillas…

Y es que desde hace algunos años la cebolla caramelizada inunda los platos de multitud de restaurantes, acompañando solomillos, patés, quesos, en tostas… Incluso restaurantes de lo menos exquisitos incluyen la cebolla caramelizada en sus cartas!

Los chefs se sorprendieron mucho ante esto, ya que caramelizar cebollas siguiendo métodos tradicionales es una tarea bastante lenta y requiere atención constante durante todo el proceso, con lo cual algo raro tenía que haber para que se estuviese extendiendo tanto este ingrediente…

¿Cuál era la razón? Pues que le estaban poniendo azúcar! En efecto, caramelizar con azúcar es sencillísimo, sólo hay que pochar la cebolla como en cualquier guiso (7-10min), añadir el azúcar, y listo! Mirad los ingredientes de cualquier receta por internet (incluidas algunas de este blog, lo reconozco), siempre siempre llevan azúcar, y en los botes de cebolla caramelizada de supermercado también!

Tanto se ha extendido, que la gente se sorprende cuando les cuento que la cebolla caramelizada original NO LLEVA AZÚCAR, sino que es el propio azúcar de la cebolla la que sale a relucir cuando la dejamos cocinarse en su propio jugo, gracias a una serie de reacciones químicas.

Como la técnica tradicional es súper lenta y engorrosa, y lo de añadirle azúcar no me gusta demasiado, cuando vi esta técnica en el programa de El Comidista me pareció una solución MA-RA-VI-LLO-SA! Así que la probé, aluciné y aquí os la traigo!

RECOMENDACIÓN Nº1: Haced bastante cantidad, ya que se reducen a un tercio de su peso original! Además, dura bastante en la nevera (y más aún en el congelador…) y está tan rica que no os costará terminarla…

RECOMENDACIÓN Nº2: Empleadla con lo que más os guste, por ejemplo como os decía antes con solomillos, patés, quesos, en tostas… Y con pasta riquísima también!

Ingredientes (para 1 bote tamaño mermelada):

  • 4 cebollas
  • 2 cucharadas de aceite de oliva
  • 1 cucharadita (de postre) de sal
  • 1/2 cucharadita (de postre) de bicarbonato sódico

Preparación:

Pelamos las cebollas y las cortamos en trocitos o en plumas, a nuestro gusto.

Ponemos a calentar el aceite a fuego medio-fuerte en una cazuela baja o sartén grande.

Incorporamos la cebolla y la sal y damos unas vueltecillas durante 2 minutos.

Incorporamos el bicarbonato, removemos y observamos…

En cuestión de segundos la cebolla empieza a confitarse, a salir líquido…

Pasados 5 minutos, empieza a adquirir color caramelo…

Pasados 15, ya tendréis vuestra deliciosa cebolla caramelizada!!!

➡ Yo le añadí unas pasas hidratadas y una pizca de canela, os lo sugiero si os gusta 🙂 .

Deja una respuesta...

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s