Bacalao skrei con pisto

Hola amigos!

Escribo este post para contaros no tanto una súper receta elaboradísima sino para hablaros de este tipo de bacalao que me tiene enamorada.

El skrei es un tipo de bacalao que procede de Noruega y que únicamente podemos encontrar en un periodo súper corto del ano: finales de febrero mediados de marzo. Recibe este nombre porque en noruego “skrei” significa “nómada”, y es que efectivamente este bacalao migra entre dos mares (gélidos, como podréis imaginar) recorriendo miles de kilómetros. La temperatura de esas aguas, la distancia que recorre el pez y su alimentación (mariscos que encuentra por el camino) hacen que la carne de este bacalao sea diferente, más jugosa, tersa y sabrosa.

Por qué detenerse tanto en este pescado?

  • Porque es una delicia
  • Porque es barato (cosa que en un pescado de este tipo es realmente inusual!)
  • Porque siempre, siempre, es salvaje
  • Porque no hace falta desalarlo (muchas veces el bacalao viene en salazón)
  • Porque con él se pueden hacer las mismas recetas que con cualquier bacalao, os saldrán muchísimo más ricas!
  • Porque con meterlo al horno con un hilillo de aceite, sal y pimienta durante 10 minutos tenéis un manjar espectacular (cosa que generalmente solo ocurre con materia prima de primera calidad, a su correspondiente precio)

Lleva unos cuantos años consumiéndose en España, y aquí en Luxemburgo es de lo más habitual (de hecho las tiendas lo publicitan como “el pescado del amor”, porque se empieza a vender a partir de San Valentín jejeje.

Esta semana lo compré y, emocionada, decidí prepararlo de forma muy sencilla y acompañándolo de un buen pisto casero, hecho con thermomix (de las recetas que major salen con ella!).

La receta del pisto está en el blog desde hace tiempo, y es que es un recurso buenísimo para comer verduras con un sabor intenso, y también para acabar con las que tengáis desperdigadas por la nevera jejeje. Suele gustar a todo el mundo y, si os sobra, podéis congelarlo y sacarlo un día para cenar con huevos fritos o poché! También os propuse en esta receta mezclarlo con un bote de garbanzos cocidos, plato único en un santiamén… y hace tiempo os lo sugeria como relleno de una lasagna deliciosa.

Ingredientes (para 2 raciones):

  • 2 lomos o tacos de bacalao skrei (unos 300 gr más o menos) – FUERA DE TEMPORADA ESCOGED BACALAO FRESCO NORMAL O DESALADO CONGELADO
  • 300 gr de pimientos rojo y verde (a vuestra elección la proporción) – si por lo que sea no queréis poner pimiento, podéis sustituirlo por una berenjena
  • 1 cebolla grande
  • 1 calabacín
  • 80 ml de aceite de oliva
  • 300-400 gr de tomate crudo triturado o passata (de bote de conserva preferiblemente, el natural es demasiado acuoso)
  • 1-2 cucharaditas de sal
  • 1 pellizco de pimienta

Preparación:

Comenzamos el pisto:

  • Modo tradicional:

Cortamos en cubitos muy pequeños todas las verduras. En una cazuela, ponemos a calentar a fuego medio el aceite y cocinamos todas las verduras durante 15 minutos. Damos vueltas de vez en cuando, y dejamos también la tapa puesta en intervalos. Incorporamos el tomate, la sal y la pimienta y dejamos otros 15 minutos pero a fuego medio-bajo, siguiendo la misma técnica de dar vueltas y tapar de vez en cuando.

  • Con Thermomix:

Ponemos en el vaso los pimientos (si los usamos) y la cebolla y programamos 3 segundos a velocidad 4. Lo reservamos en un cuenco o plato aparte.

El calabacín lo metemos cortado en 3 trozos y programamos 3 segundos a velocidad 4 y reservamos.

Si utilizamos berenjena, apartamos el calabacín y metemos la berenjena cortada en trozos grandes. Programamos 3 segundos a velocidad 5.

Añadimos el aceite y las verduras reservadas y programamos 15 minutos a temperatura Varoma, giro a la izquierda y velocidad cuchara.

Transcurrido ese tiempo, incorporamos el tomate, la sal y la pimienta, y programamos otros 15 minutos, también a temperatura Varoma, giro a la izquierda y velocidad cuchara. Si cuando le falten 5 minutos lo véis muy líquido, quitad el cubilete y sustituidlo por el cestillo (para que se evapore este exceso pero evitando salpicaduras).

Mientras se va cocinando el pisto, vamos con el pescado.

Precalentamos el horno a 200 grados con calor arriba y abajo, unos 5 minutos bastan generalmente.

Salpimentamos el pescado y lo colocamos en una fuente de horno ligeramente engrasada con aceite. La piel del pescado debe tocar la fuente. Le ponemos un hilillo de aceite por encima y lo metemos en el horno durante 20 minutos. OJO, los tiempos dependen mucho del grosor del pescado, si estaba en la nevera muy fría, etc. Deberéis irlo mirando y cuando creáis que esta, lo sacáis y abrís con cuidado por la parte más gruesa. Si le falta, lo dejáis 5 minutillos más, hasta que esté perfecto.

A DISFRUTAR!!!

Anuncios

Deja una respuesta...

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.