Potaje de vigilia

IMG_1652

Hola amigos!

Lo prometido es deuda… ya os lo avanzaba ayer!

Ya estamos en tiempo de Cuaresma, y, como siempre en este blog, todo lo traslado al terreno culinario… Es una época en la que, por un lado, conviven algunas tradiciones derivadas de la religión católica (para sus practicantes, no comer carne los viernes) y, por otro, el hecho de que muchos alimentos están en su mejor época. Todo ello hace que cada año por estas fechas “salgan a la palestra” muchas elaboraciones muy ricas, como esta que hoy os traigo.

El potaje de vigilia es una maravilla de plato de cuchara que cada vez que lo tomo pienso que podría comerlo cada día… Es una sensación de lo más reconfortante, eres consciente de que estás tomando algo nutritivo nutritivo, y que encima está buenísimo… Y os va a sorprender lo fácil que es de hacer!!!

Sacad vuestra mejor cazuela/olla/cocotte y buscad 25 minutos, porque va a ser lo único que necesitaréis!

Ingredientes (para 6-8 personas):

  • 2 botes de garbanzos cocidos – en total unos 800gr (podéis hacerlo con garbanzos secos, en cuyo caso simplemente tendréis que cocerlos previamente)
  • 1 bolsa mediana de espinacas frescas (o 2 bloques de las congeladas)
  • 500 gr de bacalao desalado (yo lo compro congelado)
  • 2 huevos (opcional)
  • 1 cebolla grande
  • 2 dientes de ajo
  • pimentón dulce
  • pimentón picante (opcional)
  • agua
  • sal
  • aceite de oliva


Preparación:

En nuestra cazuela calentamos un chorrito de aceite de oliva. Añadimos el diente de ajo triturado y a los pocos segundos la cebolla picadita. Lo dejamos a fuego medio y a medio tapar unos 10 minutos.

[Si vamos a ponerle el huevo, hacemos 2 huevos duros: en un cacito ponemos los 2 huevos en abundante agua con vinagre y lo dejamos hirviendo a borbotones unos 10-15 minutos.]

Retiramos momentáneamente la cazuela del fuego y agregamos el pimentón (cantidad al gusto, a mí me gusta con mucha cantidad pero cada cual que ponga lo que quiera, considerando que luego va a llevar mucho líquido y por tanto el sabor se diluye…). Removemos bien, añadimos una cucharadita de sal y volvemos a poner al fuego.

Añadimos a la cazuela las espinacas y removemos bien, poniendo el fuego algo más fuerte hasta que veamos que las espinacas van disminuyendo de volumen (veréis que se quedan “en ná”).

Mientras, vamos desmigando el bacalao o cortándolo con unas tijeras en trozos de bocado (daditos de 2 dedos de grosor). Lo incorporamos a la cazuela y echamos agua hasta cubrir todo muy bien. La consistencia del guiso es como una “sopa con cosas”, de modo que tenedlo en cuenta. Echamos una cucharadita más de sal y ponemos el fuego al máximo hasta que hierva el guiso, momento en el cual lo volvemos a bajar a fuego medio.

Mientras tanto escurrimos muy bien los garbanzos bajo el chorro de agua fría del grifo. Cuando hierva el agua los metemos también en la cazuela.

Dejamos todo el conjunto cocinando durante 10 minutillos más, si queremos algo más, a fuego medio-suave, y ya está listo para comer!

➡ De un día para otro está incluso más rico.

➡ Haced mucha cantidad y congeladla en un tupper o bote de cristal, queda PERFECTO.

➡ Truquito: si os ha quedado demasiado líquido, meted la batidora 5 segundos en la cazuela (sin tocar el fondo): al triturarse un poco se reparte y queda más espesito!

Que tengáis un excelente fin de semana y saquéis huequito para cocinar!!!

Advertisements

2 thoughts on “Potaje de vigilia

  1. Pingback: Aniana Seoánez

Deja una respuesta...

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s