Pastela marroquí

IMG_1373

Bienvenidos a las puertas del fin de semana!

Hace ya algún tiempo os comenté que tuvimos la boda de una amiga y que este tipo de eventos, entre muchas otras cosas, me sirven para inspirarme culinariamente hablando :).

Pues bien, en este caso disfrutamos de un montón de ricos aperitivos en el cóctel y de una deliciosa comida. Puestos a seleccionar las recetas que compartir con vosotros, me quedo con la pastela marroquí y, en otra ocasión, publicaré la tarta árabe.

La pastela fue parte de los aperitivos, en forma de triangulitos individuales, más fáciles de coger con la mano. El relleno estaba hecho de pichón, pero a la hora de replicarlo lo he preparado con carne de pollo por tenerla más a mano, no es tan fácil encontrar pichón pero mecererá la pena encargarla porque es una carne muy especial y deliciosa que admite muchas elaboraciones curiosas.

En Marruecos disponen de una cocina deliciosa y espectacular en su presentación, muy rica en frutos secos (pistachos, almendras, pasas, dátiles…), verduras (berenjena, zanahoria, cebolla…), miel, y sobre todo especias y más especias (comino, cúrcuma, jengibre…). Hace unos meses estuvimos en Marrakesh y nos encantó, es un viaje súuuper recomendable, es muy fácil y rápido viajar hasta allí (1,5h desde Madrid!) y te encuentras con un mundo fascinante en todos los sentidos…

En otra ocasión publicaré la tarta árabe, como os decía al principio, y ya sumada a la receta del cuscús que puse anteriormente, tendréis disponible un menú tradicional árabe completo!

Ingredientes (salen 8 paquetitos, que dan para unas 4-6 personas):

  • 8 láminas de pasta brick (lo venden en mercadona entre otros)
  • 4 pechugas de pollo (enteras, sin filetear)
  • 2 cebollas medianas picadas en cuadraditos pequeños
  • un buen puñado de frutos secos, por ejemplo almendras tostadas, pistachos, anacardos, nueces…
  • especias: canela, comino y jengibre. Podemos echarle en su lugar “ras el hanout”, que es una mezcla árabe de especias que suele incluir las 3 especias indicadas, además de otras como pimienta negra, cardamomo, nuez moscada y pimentón; en este caso pondríamos más canela porque tiene que tener protagonismo
  • azúcar glass
  • 2 cucharaditas de azúcar normal
  • unas gotas de agua de azahar (opcional, también la venden en mercadona, por si lo frecuentáis)
  • pasas (opcional pero recomendable)
  • sal


Preparación:

En una olla o cazuela, ponemos a cocer el pollo en agua con sal o pastilla de caldo. Os remito a este post donde os explico la mejor forma de obtener el pollo deshilachado.

Si vamos a echarle pasas, las ponemos a hidratarse en un vaso con agua caliente.

Por otro lado, doramos los frutos secos en una sartén con muy poco aceite, poniendo mucho cuidado de que no se nos quemen. Dejamos enfriar y los trituramos con un mortero hasta que estén granulados, que no lleven a polvo porque entonces no se apreciarían.

Aprovechamos la sartén con el aceite en que tostamos los frutos secos y pochamos en ella la cebolla a fuego medio durante 15 minutos. Añadimos, cuando esté, el pollo desmenuzado o en hilitos. Añadimos especias (de las que indicamos en los ingredientes) en la cantidad que queramos, siendo generosos con la canela, y las cucharaditas de azúcar y sal. Si vamos a echarle pasas y agua de azahar, este sería el momento también. Añadimos 3 ó 4 cucharadas del caldito que dejaron las pechugas al cocerse.

Ya casi estamos llegando al final… Precalentamos el horno a 200º.

Engrasamos las láminas de pasta brick, que son bastante delicadas, con un poco de aceite suave o mantequilla derretida. Ponemos en cada una en el centro una buena cantidad de relleno del pollo con la cebolla etc y de los frutos secos que habíamos tostado y apartado. Hacemos un paquetito con cuidado con las manos, dejando los pliegues hacia abajo.

En una bandeja de horno vamos colocando los paquetitos, sobre papel de horno. Horneamos a 200º hasta que estén doradas (no llevará más de 20 minutos) porque, como habréís visto, el relleno ya está cocinado…

Las sacamos y cuando estén templadas espolvoreamos un poco de azúcar glass por encima.

Podemos tomarlas como un segundo plato tras el caldito de pollo que habíamos obtenido al cocer las pechugas, o bien como parte de una comida completa marroquí 🙂 .

¿Qué os parece? Os animo a jugar con este tipo de recetas exóticas que nos ayudan a divertir a nuestro paladar con ingredientes no tan extraños!

Advertisements

3 thoughts on “Pastela marroquí

  1. Maria says:

    Hola Aniana, esta receta me llamo mucho la atencion y ya he comprado los ingredientes para hacerla esta semana. Me podrias decir alguna idea para aprovechar la pasta brick que me va a sobrar?
    Muchas gracias!

    Like

    • Siii, a mí me pasó y hicimos tartitas de manzana express: simplemente pusimos una lámina brick, encima láminas de manzana, un pegotito de mantequilla y un poco de azúcar y canela, y cerramos haciendo un paquetito; y horneamos a la vez que la pastela hasta que se dore. Podemos tomarlo con helado de vainilla…

      Like

Deja una respuesta...

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s