Noodles con salsa de cacahuete

Buenos días lectores!

Lo de estos noodles es una auténtica locura… Vais a alucinar cuando los preparéis, son adictivos! El sabor recuerda un poco al del salteado de shiitake y tofu, y al de los rollitos de verano, y es que la salsa se parece un poco y el contraste con los vegetales crujientes es similar 🙂 .

La mantequilla de cacahuete, tan demonizada la pobre, es en realidad un alimento súper saludable si la tomamos de la forma adecuada… ¿Y cuál es esta forma?

  1. Que esté hecha únicamente cacahuetes triturados (las de supermercado generalmente llevan grasa de palma y mas cosas),
  2. En una cantidad razonable (una cucharada rasa al día, por ejemplo – tened en cuenta que equivale a muchos cacahuetes!).

Y por que digo que es sana? Porque el cacahuete, señoras y señores, ES UNA LEGUMBRE! Por tanto estamos tomando fibra, proteína saludable, buen aporte de ciertas vitaminas y minerales, grasas saludables… Lo que no es sano es tomar grandes cantidades, como todo, ni tampoco tomar puñados de cacahuetes fritos con miel y azuquítar… (sí, están increíbles, pero no estamos hablando de eso jejeje).

Paso a contaros esta receta tan riquísima… Además, es rematadamente fácil de hacer, y admite tantas variaciones como verduras desperdigadas tengáis por la nevera!

Ingredientes (para 2 raciones):

  • 170 gr de noodles (pueden ser soba o noodles normales, me gustan mucho unos rizaditos, que venden en lidl y en Carrefour; si no teneis podriais incluso emplear espaguetti…) – versión más ligera: sustituid algunos noodles por espirales de calabacín/zanahoria/boniato
  • verduras variadas en cantidad y variedad a vuestra elección: ajo, calabacín, espárragos verdes, champiñones, cebolla, brócoli, zanahoria… (mejor NO berenjena o patata, que tardan más en hacerse y no se pueden comer crudas)
  • 2 cucharadas de manteca de cacahuete (ver detalle arriba)
  • 6 cucharadas soperas de salsa de soja
  • aceite de oliva
  • opcional: copos de chili, o 1 cayena
  • opcional (si queréis hacer plato único o por meter más proteína): 1 filete de pollo o 1 trozo de tofu firme de ese tamaño

Continue reading

Curry de verduras (cremosísimo y crujiente)

Muy buenos días queridos lectores!

Ya sabéis que me chifla el curry, me vuelve loca, con carne, pescado, tofu, legumbres… de cualquier forma!!!

Aunque ya tenía en el blog un curry de verduras, el que hoy os propongo no tiene nada que ver. También tengo otro con garbanzos y leche de coco, pero igualmente no se parece en nada su sabor! Ambos se preparaban con salsa de tomate, que combinada con leche de coco da un punto radicalmente distinto al resultado (ni mejor ni peor, simplemente distinto). Además, empleábamos en el primer caso otro tipo de verduras más densas (tipo boniato), y en el segundo caso quinoa, que en el de hoy no incluimos.

Hoy vamos a disfrutar además de otras verduras, cortadas gruesamente para conseguir una textura al dente, y las guisaremos con un curry rojo en pasta híper aromático. De él os he hablado en otras ocasiones: la receta del pez espada y la del solomillo las hice con esta misma pasta.

Sobre la pasta de curry rojo: NO debemos confundir pasta de curry con las salsas que vienen listas para tomar tal cual el bote entero. La diferencia entre ambas es que de la pasta empleamos cada vez muy poca cantidad, ya que es un concentrado potente de especias, chiles y algunas hortalizas, y la salsa en cambio se utiliza todo el bote y contiene salsa de tomate, coco, especias etc, y en la mayoría de ocasiones un buen puñado de azúcar y aditivos. Por ello prefiero utilizar la pasta y añadir por mi cuenta la leche de coco o lo que quiera.

Ingredientes (para 4 raciones):

  • 700 gr aprox de verduras variadas, os propongo:
    • 1 calabacín
    • 1 bandeja de champiñones enteros (200gr aprox)
    • 1 zanahoria
    • 1 cebolla pequeña o puerro
    • 1 pimiento (verde o rojo)
  • 2-3 cucharadas soperas de pasta de curry rojo (pasta espesa, NO salsa lista para comer – la encontrareis en zonas internacionales de hipermercados o en tiendas orientales; leed arriba). Si no tenéis, poned 2-3 cucharadas soperas de curry en polvo
  • 1 lata de leche de coco
  • 150 gr de arroz basmati o thai
  • aceite de oliva o de coco
  • 1 cucharadita de sal
  • opcional recomendable: 1 bote de garbanzos cocidos

Continue reading

Pho (sopa vietnamita)

Hola a todos!

Mira que hago sopas… mira que hago caldos… hasta soy la encargada de preparar el consomé de Navidad en mi familia política! Nos gustan muchísimo, y siempre que los hago pienso que me he superado sin mérito alguno, están tirados de hacer! 😂

Pues bien, el otro día compré varios ingredientes nuevos para mí (fue de esas veces que me entran ataques de comprar productos extraños) y cuando me puse a investigar recetas para probarlos me encontré con este caldo vietnamita.

El pho (pronunciado “fu”) es un caldo-sopa originario de Vietnam que se prepara de muy diversas formas, pero en todas ellas coinciden las especias, la salsa de pescado, los fideos y las guarniciones/condimentos frescos que se añaden al servir.

Es de las cosas más buenas que he probado en el campo de caldos y sopas, supongo que también el factor “sorprendente” contribuyó. Lo preparé el domingo pasado, que volvíamos de viaje tras comer mucho todo el fin de semana, y de verdad que nos sentó genial y nos ayudó a dormir genial! Por todo lo anterior, os animo encarecidamente a probarlo: lo repetiréis una y otra vez.

Puede ser una cena estupenda (plato único) o un primer plato si tenemos mucha hambre, en cuyo caso pondría un segundo no muy contundente ya que la sopa lleva fideos, carne…

➡ Os recomiendo preparar esta receta en la olla express (a presión), ya que los sabores quedan mucho más concentrados y, si no, necesitaríamos un tiempo que quizá no estéis dispuestos a dedicar…

➡ Antes de que me regañéis, vamos a hablar de algunos de los ingredientes raros, o que al menos yo no tenía hasta que preparé la sopa… Me paso exactamente igual que con la sopa miso: compré aquel día pasta miso, aceite de sésamo y algas wakame y desde entonces siempre tengo en la cocina, nada como experimentar! Todos ellos los venden en tiendas orientales pero también en secciones internacionales de hipermercados tipo Carrefour o Hipercor (en mercadona ninguno, al menos de momento…):

  • Salsa de pescado – se trata de una salsa muy utilizada en la gastronomía asiática. Está hecha a base de pescado fermentado (al igual que la salsa de soja, que se elabora con habas de soja fermentadas). Confiere un sabor súper difícil de explicares a los platos, NO A PESCADO, y su olor en crudo es súper extraño. Aunque se use en poca cantidad, es totalmente imprescindible en esta receta, si prescindimos es como si hacemos un wok oriental y no le ponemos salsa de soja… Además es muy barata y dura mucho.
  • Salsa sriracha – seguro que habéis visto este bote de salsa (sale en la foto inicial del post) en mil restaurantes orientales, ya que es la típica que te dejan en la mesa para que lo añadas a tu gusto. Es el equivalente al tabasco mexicano pero en versión tailandesa, ambas hechas con chiles. Pica muchísimo pero le da un sabor muy rico a todo! También dura mucho, es como tener ketchup en la nevera.
  • Fideos de arroz – son una especie de espagueti pero mucho más finos y suelen estar hechos de arroz u otros cereales. También se llaman fideos cristal. Aunque vienen secos no es preciso cocerlos: basta con hidratarlos con agua hirviendo en un cuenco.
  • Especias – algunas de ellas seguramente no las conozcáis, pero las venden en los mismos sitios que os decía más arriba. Os servirán para preparar mil curries (coriandro), infusiones y postres (hinojo, anís, clavo), macerados de carne (clavo)… Si no queréis poner todas, las más imprescindibles son el coriandro y el clavo.

Ingredientes (para 6 raciones generosas):

  • 2 pechugas de pollo (no fileteadas), o 2 cuartos de gallina
  • 1 cebolla grandecita
  • 1 trozo de 1 dedo de jengibre fresco (mejor no pongáis jengibre seco en polvo, porque ensuciará el caldo y no dará demasiado sabor…)
  • especias (todas convenientes pero las más imprescindibles son el coriandro y el clavo):
    • 1 cucharadita de semillas de coriandro
    • 1 cucharadita de semillas de hinojo
    • 3 clavos
    • 3 estrellas de anís
  • pastilla de caldo sin glutamato ni grasa de palma
  • 2 cucharadas de salsa de pescado (detalles arriba)
  • 1 nido de fideos de arroz (detalles arriba) o bien fideos de sopa normales
  • 6 ramitas de cilantro fresco
  • 12 ramitas de cebollino fresco
  • salsa sriracha al gusto (detalles arriba, ojo, pica una barbaridad, si no os gusta el picante no la pongáis)
  • aceite de oliva
  • agua (veremos luego cantidad)

Continue reading

Dip de berenjenas mediterráneo

Buenos días a todos!

Hace poco asé berenjenas para hacerlas rellenas de atún y tomate, y una de ellas la dejé sin rellenar para hacer alguna recetilla curiosa que me encontrase…

Casualmente, Susana de WebosFritos, fuente INAGOTABLE de recursos para mí, justo publicó un paté de berenjenas que me pareció sencillísimo. En el blog ya tenéis disponible el baba ganoush, conocido también como “hummus de berenjena”, pero el de hoy es un pelín distinto, al no llevar los 3 sésamos (ni la pasta tahini, ni el aceite, ni las semillas).

Lo publico precisamente por eso, porque hay mucha gente que me cuenta que no prepara hummus por no tener esos ingredientes.

Está BUENÍSIMO, con deciros que lo estoy tomando hasta para desayunar con tostadas…

Ingredientes (para un bol de aperitivo grande):

  • 2 berenjenas
  • 1 cucharadita de sal
  • 2 cucharadas de aceite de oliva
  • zumo de medio limón no muy grande
  • 1 diente de ajo
  • 1 cucharadita de comino (en polvo o en grano)
  • 1 pizca de pimentón dulce o picante
  • Para mojar: tostadas, pan de pita, zanahorias, rabanitos, champiñones, tomates cherry…

Continue reading

Curry rojo cremoso de solomillo

Buenos días de nuevo queridos lectores!

Como podéis comprobar visitando el índice o el buscador (lupa) de este blog, me CHIFLA el curry… Lo he preparado de mil formas diferentes y, aunque parezca mentira, ninguna se parece a las demás! En este ocasión lo he hecho con solomillo de cerdo y una pasta de curry rojo, y la verdad es que combina fenomenal! 🙂 Además, en la foto podéis apreciar la cremosidad de la salsa, estaba IN-CRE-Í-BLE!!!

El origen de esta receta se remonta a… que recientemente vi en Lidl una pasta de curry rojo que llamó mi atención, y enseguida pensé en darle buen uso con una receta sencillita. También la venden en tiendas orientales, en zonas internacionales de supermercados y en internet. OJO: NO se trata de una SALSA de curry de las que vienen para tomar el bote entero de golpe (como la que usábamos en esta receta – tipo tikka masala, marca Patak), la que emplearemos hoy es una PASTA ESPESÍSIMA, que se usa en pequeñas cantidades y se conserva mucho tiempo en la nevera una vez abierta (*). Fijaos en su nivel de picante, que vendrá indicado en el envase.

(*) Os cuento lo que lleva por si os animáis a hacerla en casa, aunque por el exotismo de los ingredientes, lo veo todo un reto: chiles/guindillas rojas, ajo, cebolleta, lemongrass (citronela), piel de lima kaffir, galanga, semillas de coriandro, comino y sal.

Ingredientes (para 4 raciones):

  • 1 solomillo grande de cerdo de unos 500-600 gr (serviría otra carne)
  • 3 cucharadas de pasta de curry rojo (ver más arriba explicaciones, y fotos debajo)
  • 1 lata de leche de coco
  • 1 cebolla pequeña o puerro
  • 1 pimiento verde
  • 200 gr de arroz basmati o thai
  • aceite de oliva o de coco

Continue reading