Cocido madrileño

IMG_1634

Buenas tardes a todos!

Uno de los platos típicos de mi querida Madrid es el cocido (madrileño). En cada ciudad se prepara de una manera, pero también en cada casa se le da un cierto toque. Yo os voy a enseñar la versión que se ha preparado siempre en mi casa, que me enseñó mi madre, pero que yo he adaptado para que asegurarme que me salga en su punto, y también para que me resulte más cómodo de hacer y no me dé “pereza”. Los resultados son de 10, lo preparé el fin de semana pasado y estaba tan rico que anoche no pudimos evitar ¡cenarlo!

Os animo a seguir leyendo porque os va a sorprender que sea tan sencillo se hacer!!! Además, también veréis que mi versión es bastante ligera, sienta genial al estómago, sin perder ni un ápice de sabor.

Ingredientes (para 6 personas):

  • 2 botes de garbanzos cocidos
  • 1 bandeja de verduras para cocido de las que preparan en las fruterías, o en su defecto 3 zanahorias, 2 nabos, 1 rama de apio, 1 trozo de col/repollo y 1 puerro (si no os gusta alguna, simplemente no la pongáis jeje)
  • 3 choricillos (de los crudos, no de embutido) de buena calidad
  • 3 morcillas crudas a poder ser de arroz de buena calidad
  • 2 huesos de jamón de los que vienen envasados al vacío, escogiendo los que más jamoncito tengan
  • 1 trozo de gallina, o en su defecto 2 muslos de pollo
  • 1 trozo de morcillo (carne) grandecito, del tamaño de una mano aprox
  • 1 pastilla de caldo o sal
  • un puñado de fideos cabellín (son los más finos y los venden en todas partes)
  • agua

Nota: Si queréis, también podéis comprar la carne, morcilla etc en una de esas bandejas que vienen preparadas en la carnicería como “preparado de cocido”, pero en general traen tocino y otras piezas que, personalmente, no me convencen demasiado.


Preparación:

Para esta receta creo muy útil el uso de la olla express. En caso de no tenerla, duplicad los tiempos que digo.

En la olla express, introducimos los huesos de jamón, la gallina o pollo, el morcillo y la pastilla de caldo o sal, y cubrimos todo con agua. Tengamos en cuenta que el agua de la cocción va a ser nuestro caldo que tomaremos con fideos, de modo que debemos llenar mucho la olla para que salga bastante cantidad de sopa.

Lo dejamos hirviendo a presión durante 40 minutos a fuego medio (contados a partir de que suben los 3 aros de la olla – recordad que para que suban los 3 aros debemos empezar poniendo el fuego al máximo).

Mientras cuece lo anterior, en un cacito o cazuelita ponemos los choricillos y las morcillas y los cubrimos de agua por completo. Les hacemos unos pinchitos con un tenedor y los dejamos cociendo con la tapa a medio cerrar y a fuego medio durante todo el tiempo que tarde en cocinarse la olla express. La razón por la que hacemos esto por separado es para que toda la grasa que traen no quede en el resto del cocido: ya veréis cuando terminen de cocer cómo queda el agua… es todo grasa, que tiraremos sin pizca de pena 😉

Transcurrido el tiempo de la olla express, la despresurizamos e incorporamos en ella todas las verduras bien lavadas y cortadas en trozos grandes. Volvemos a cerrar la olla y cocemos a presión durante 7 minutos más.

Enjuagamos muy bien los garbanzos bajo el chorro  fuerte de agua del grifo y escurrimos perfectamente. Los incorporamos a la olla cuando pase el tiempo de las verduras y despresuricemos.

Sacamos los choricillos y las morcillas del agua de cocción y los incorporamos también a la olla.

Dejamos el cocido dentro de la olla toda la noche (sí, lo siento pero necesitamos que pase ese tiempo), a poder ser en el exterior de casa para que quede bien frío (no se puede meter la olla caliente dentro de la nevera). Al día siguiente, con una espumadera o cuchara retiramos toda la grasa que se habrá quedado “dura” en la superficie de la olla. Esto es el desgrasado que nos va a permitir disfrutar de un cocido con todo su sabor y una buena digestión ( y salud).

Colamos todo el contenido de la olla de forma que nos quedemos con un caldo totalmente limpio. Cuando vayamos a comer, lo ponemos a hervir y agregamos la cantidad de fideos deseada, y lo dejamos 2-3 minutos.

Ya tenemos listo para servir nuestro cocido bien calentito: por un lado, el caldo, y por otro todo lo demás, que deberemos haber separado cuidadosamente para que no quede un revuelto poco atractivo a la vista 😉 . A mi marido por ejemplo le gusta tomarlo todo junto con el caldo, que es otra opción deliciosa.

➡ Súper recomendable para cuando tenemos muchos invitados, da igual hacer poco que mucho en cuanto a esfuerzo.

Congela perfectamente, yo preparo bolsitas de congelación con un poquito de cada cosa, y la sopa (sin fideos) en un bote de cristal.

➡ Una de las cosas que más me gustan del cocido es la cantidad de cosas que se pueden hacer con sus sobras, si decidimos no tomarlo en su formato original: croquetas, arroz al horno, lasagna (triturando toda la carne, sin los garbanzos, y añadiendo bechamel y tomate frito casero tenemos un relleno delicioso), ropa vieja (para utilizar con fajitas, arepas o con ensalada)…

4 thoughts on “Cocido madrileño

  1. Pingback: Aniana Seoánez

Deja una respuesta...

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s