Ensalada nórdica de patata con aliño de yogur y finas hierbas

Muy buenos días lectores!

Me chiflan las ensaladas de patata!!! Disfruto muchísimo tomando una sencilla ensalada campera, una ensaladilla rusa, mi exitosísima ensalada de patata con trigueros y aliño de aguacate y menta… Así que siempre que veo en libros, restaurantes o en cualquier web una ensalada de patata la suelo mirar con atención 🙂 . Esta que os presento hoy está deliciosa, fresquita, y la salsa con la que la aderezamos es cremosísima y de sabor intenso. Es perfecta para hacer para casa pero también para llevar a algún plan veraniego.

Si queréis que sea plato único o lo veis poco consistente, podéis ponerle salmón ahumado en trocitos, ya sabéis que la patata con el salmón y yogur combinan genial!

Apunte nutricional: aunque muchos puede que tengáis en la cabeza que las patatas son un ingrediente “que engorda”, “vacío nutricionalmente”, y más ideas negativas, os gustará saber que las patatas en sí mismas son un alimento súper recomendable, energético sin duda, pero que podemos tomar tranquilísimamente y sobre todo en su versión cocida (fritas ya es otra historia). Además, es muy curioso pero cuando comemos patatas cocidas frías nos beneficiamos del almidón resistente que se genera. Se trata de una transformación (retrogradación) que experimenta el almidón/fécula y que funciona como prebiótico, es bueno para nuestro metabolismo, intestino, etc. 🙂

Mi fuente de inspiración para esta receta ha sido el blog FoolProof Living, que ofrece ideas súper interesantes, con fotos muy bonitas y algunos vídeos. Podéis ver de hecho vídeo de esta receta en este link!

Ingredientes (para 4 raciones):

  • 400 gr de patatas
  • 2 huevos
  • 6 pepinillos
  • 1 cucharada de alcaparras (además o en lugar de los pepinillos)
  • una cebolleta pequeña, o media cebolla morada
  • opcional: 2 lonchas de salmón ahumado

Para la salsa:

  • 2 yogures naturales enteros sin azucarar/edulcorar (también valdría queso fresco batido)
  • 2 cucharadas de mayonesa (opcional)
  • unas 10 ramitas de cebollino
  • 1 cucharada de mostaza (preferiblemente de dijon)
  • zumo de medio limón
  • 2 dientes de ajo pequeños ó 1 grande
  • pimienta negra
  • 1 pizca de sal

Preparación:

Comenzamos cociendo las patatas en una cazuela con abundante agua con sal. Como os he explicado en diversas ocasiones, para que las patatas tengan esa textura maravillosa que nos hace decir “uff ¿¿cómo es posible que una simple patata cocida esté taaan rica??”, es clave:

  1. Escoger patatas del mismo tamaño (si las vamos a comprar individualmente, las escogeremos similares, y si vienen en un saco más o menos las seleccionamos). Cuanto más pequeñas, menos tardarán, evidentemente,
  2. Lavarlas muy bien antes de cocerlas, pero nunca pelarlas NI cortarlas. Es decir, ponerlas a cocer enteras con su piel y sin hacerles agujeritos ni nada
  3. Cocerlas a fuego medio-suave, a su ritmo. Tardarán unos 20 minutos, depende del tamaño.

Existe un por qué para cada uno de esos 3 puntos, y en general tiene que ver con el almidón contenido en la propia patata.

En un cazo aparte preparamos los huevos duros. Ponemos los huevos, agua y un chorrito de vinagre, ponemos a fuego medio-fuerte y dejamos unos 12 minutos desde que empieza a hervir a borbotones.

Mientras se van cociendo las patatas y los huevos, preparamos los restantes ingredientes.

Picamos la cebolleta muuuy pequeña, y cortamos los pepinillos también pequeñitos. Si empleamos salmón, lo cortamos en tiras.

Preparamos la salsa en un cuenco aparte, mezclando todos los ingredientes (el ajo, picado diminuto o con prensaajos) y removiendo bien. Probamos por si nos gusta así o necesita más de cantidad de algún ingrediente.

Una vez estén cocidas las patatas, las escurrimos y las dejamos enfriar hasta que seamos capaces de pelarlas sin quemarnos los dedos. En mi caso, y dado que la piel contiene muchas vitaminas y además me gusta mucho su sabor, dejo algunas de las patatas con su piel y las demás las pelo. Las cortamos en dados grandes, como para ensalada campera.

Procedemos de igual forma con los huevos (en este caso, todos peladitos jeje, y dados algo más pequeños).

Tomamos una ensaladera, bol grande o fuente de servir y mezclamos todos los ingredientes cuando vayamos a comer:

  • La patata
  • Los huevos
  • Los pepinillos
  • Las alcaparras
  • La salsa.

➡ Si no vais a comerla inmediatamente, os recomiendo dejar la salsa en el cuenco aparte y mezclarla ya cuando vayamos a comer.

4 thoughts on “Ensalada nórdica de patata con aliño de yogur y finas hierbas

Deja una respuesta...

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s