Crema (muuuy cremosa) de acelgas, espinacas y queso azul

Buenos días amigos, por fin viernes! Y no cualquier viernes, ya que me voy de viaje a Lisboa, ya os contaré descubrimientos gastronómicos a mi vuelta!

De momento os traigo una receta taaan rica…

Lo cierto es que envidio lo “cool” que quedan en inglés ciertos nombres de recetas que se ven en blogs internacionales… Cuando decido publicar recetas que he sacado de blogs extranjeros, trato de pensar en nombres que las hagan tan atractivas como lo son en inglés, pero no siempre lo consigo (creo), y esta crema es un claro ejemplo de ello. Y es que en inglés se llama “Flat belly creamy chard and spinach soup“. Me pasa constantemente con las recetas del fantástico nuevo libro de Jamie Oliver, que les pone unos nombres con tanto ímpetu que luego traducidos al español no quedan muy logrados jejeje.

Normalmente, y esto lo sabréis los que me leáis habitualmente, en mis cremas de verduras no suelo incluir nata, quesito ni nada similar, simplemente porque creo que incrementando la cantidad de verduras y reduciendo la de agua/caldo conseguimos el mismo efecto de manera más saludable. En la crema de hoy hago una excepción, y es que realmente el queso azul queda genial con espinacas y acelgas.

Es una crema estupenda para tomar por ejemplo para cenar de plato único, al ser algo más contundente como os contaba antes.

Ingredientes (para 6 personas):

  • 1 bolsa grande de espinacas (ó 2 cuadraditos de las congeladas en bloques grandes)
  • 1 manojo de acelgas, con sus pencas y todo (ó 1 cuadradito de las congeladas en bloque grande)
  • 1 cebolla grande ó 2 puerros
  • media cuña pequeña de queso azul (roquefort  o el que encontréis; podéis poner cualquier queso que funda bien y tenga sabor fuertecillo, o quesitos)
  • agua
  • 1 cucharadita de sal


Preparación:

A diferencia de otras cremas, esta la hago siempre en olla/cazuela normal (no express), ya que todos sus ingredientes se cocinan muy rápido (no como otros como por ejemplo zanahoria o patata, que están más duras).

Lo primero que tenemos que hacer es lavar bien las acelgas (si son frescas) y cortarlas en trozos medianos.

Pochamos la cebolla/puerro picadito en una cazuela u olla con un poco de aceite de oliva, a fuego medio durante 10 minutos.

Añadimos las acelgas y espinacas y rehogamos 5 minutos dando vueltas de vez en cuando, hasta que veáis que se reduce mucho su volumen.

Posteriormente, añadimos agua (no hay que cubrir, como en otras cremas, el contenido de la olla ya que tanto las espinacas como las acelgas pierden mucho volumen y corremos el riesgo de que se nos quede la crema súper líquida!) y un poquito de sal, y dejamos hirviendo durante unos 10 minutos. Veréis que no tardan nada.

 Añadimos el queso, y trituramos con una batidora o si es posible en thermomix 1 minuto a velocidad 10.

¿Qué os parece? De verdad, probadla y me decís!!!

➡ Como todas las cremas, se puede congelar sin ningún problema, en un bote de cristal o en un tupper. Cuando la descongeléis, veréis que se separa el líquido del sólido, pero no hay problema ya que en cuanto lo pongamos en el fuego y demos unas vueltecitas se vuelven a unir como si nada. Eso sí, tenedlo en cuenta para no pasarlo directamente al microondas o llevarlo a la oficina ya que lamentablemente el micro no recompone el asunto…

Anuncios

4 Comentarios

Deja una respuesta...

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.