Risotto de calabaza

Hola a todos una semana más!

Este otoño no le estoy dando apenas a la calabaza… únicamente he publicado la fabulosa crema de calabaza asada que preparé al inicio de la temporada pero nada más! Es una pena porque en Luxemburgo hay una cantidad de variedades increíble, además todas ellas con colores muy vistosos, de modo que por fin me he animado y he aquí el resultado.

El risotto es uno de mis platos favoritos, aunque hay que reconocer que ligero ligero no es, jeje. Esta opción con calabaza la he preparado al estilo de la funghi, aprovechando la untuosidad de la verdura en sí para evitar añadir demasiado queso/mantequilla. El resultado es súper potente en sabor, y la textura de 10! DE MIS MEJORES ARROCES HASTA LA FECHA, SIN DUDA. Inspirada una vez más en el blog Hoy Comemos Sano.

Una novedad para mí es que en lugar de ponerle vino blanco, con el que suelo cocinar, le puse vino tinto porque tenía una botella abierta: queda exactamente igual! Tenía miedo de que estropease el color pero al ser poca cantidad, no desechéis esta opción si os pasa como a mí.

Ingredientes (para 4 raciones):

  • 200 gr de arroz (los mejores para risotto son las variedades arborio o carnaroli – esta vez lo he hecho con arborio y la diferencia se nota muchiiiisimo)
  • 300-400 gr de calabaza (pesada ya sin piel ni pepitas, por tanto si la compráis entera tenedlo en cuenta; os recomiendo comprarla ya troceada al vacío para agilizar y evitar cortaros)
  • 1 cebolla o puerro grande
  • ½ cucharadita de cúrcuma
  • pizca de pimienta negra
  • chorro de vino blanco (yo le puse tinto porque lo tenía abierto y funcionó de maravilla!)
  • 800 ml aprox de caldo de verduras/ave, o agua con una pastilla de caldo sin glutamato ni grasa de palma, o sal
  • 1 trozo de 3 dedos de rulo de cabra (queso)
  • aceite de oliva

Continue reading

Queso crema a las finas hierbas (sin lácteo!)

Hola amigos!

Como no me canso de repetir, no tengo nada en contra de lácteos, gluten, carne etc, pero sí que tengo “algo” a favor de todo lo vegetal: sencillamente ME CHIFLA!!! Tanto verduras como hortalizas, legumbres, frutos secos, fruta etc.

Por ello, y porque conozco de primera mano los enormes beneficios que tienen para nuestra salud, me resulta súper interesante cuando encuentro recetas de alimentos que me encantan en versión más saludable. Es el caso de este queso a las finas hierbas, que sería un sustituto del típico philadelphia (queso crema), plagadito de aditivos y grasas reguleras…

Hoy vamos a preparar un queso del mismo sabor (incluso mejor), textura maravillosa y con propiedades súper interesantes! El otro dia lo servi en una cena con amigas y fue la receta mas solicitada!!!

¿Y cómo es esto posible, sin lácteos? Muy fácil: remojando anacardos. Sí, como lo oyes, hasta hace 1 día yo también estaba reticente, pero ahora que lo he hecho y probado estoy alucinada con el invento!

Los anacardos, por el hecho de ser frutos secos, son un ingrediente muy interesante desde muchos puntos de vista. Son fuente de energía muy cómoda de llevar, gustan mucho y con ellos se pueden hacer multitud de recetas: tanto para dar crujiente a ensaladas como en platos tipo pad thai, pastas, en desayunos tipo porridge, en crema tipo peanut butter (la de anacardos está increíble, aunque es bastante cara!), y desde la óptica nutricional son muy buena fuente de proteína, grasas saludables y fibra, aparte de antioxidantes a montones.

Que no os oiga decir “no como frutos secos porque tienen muchas calorías“, porque os doy!!! Lo que importa es la composición de los alimentos, que sean naturales, ya que en función de eso se comportarán de una manera en nuestro organismo. Con unos límites razonables, por supuesto.

Ingredientes (para 1 bote generoso, aperitivo para 6 personas):

  • 150 gr de anacardos crudos sin sal ni nada
  • 2 cucharadas de levadura de cerveza o levadura nutricional (se compra en herbolarios o secciones eco/bio de supermercados; en este post os contaba lo que era; si bien no es imprescindible del todo, le da un sabor a queso que se nota bastante…)
  • 1 diente de ajo
  • 1 cucharadita de hierbas provenzales (mezcla de romero, orégano, tomillo)
  • 1 cucharadita muy pequeña de sal
  • zumo de medio limón pequeño

Continue reading

Carpaccio de calabacín y parmesano

Buenos días lectores!

Este verano estuvimos en casa de una amiga en Mallorca y nos dio para comer (entre muchos otros manjares) un carpaccio de calabacín, ¡qué cosa más buena! Fue toda una sorpresa, ya que nunca lo habíamos probado de esta forma (crudo sí, como os comenté en esta receta de ensalada de lentejas, calabacín y menta, o en esta otra de espirales de calabacín, langostinos y tomates secos).

Su receta era algo diferente, pero cuando quise hacerla en casa para que lo probaran todos tuve que ingeniármelas con los ingredientes que tenía… Y el resultado no nos pudo gustar más!

Allá vamos!

Ingredientes (para un acompañamiento para 3-4 personas):

  • 1 calabacín grande (ó 2 pequeños)
  • 4 cucharadas de queso parmesano o grana padano (mejor en lascas, si no rallado)
  • 3 cucharadas de aceite de oliva virgen extra
  • 2 cucharadas de zumo de limón
  • 8 almendras tostadas saladas

Continue reading

Falsos tallarines con falsa salsa de queso

Buenos días a todos una semanita más!

Esta receta es uno de mis descubrimientos del año.

Que conste que no tengo nada en contra ni de la pasta ni del queso, ojo, pero confieso que cuando vi esta receta en el blog Lala Kitchen me sentí enormemente atraída, y además tenía 2 ingredientes “rarunos” que había comprado recientemente en un herbolario y me venía genial darles uso!

¿Qué tienen de falsos los tallarines? Pues que son los afamados espirales de calabacín. Os propongo hacer la opción tallarín, utilizando un pelador de verduras común. O pasta normal y corriente!

¿Qué tiene de falsa la salsa? Pues que en lugar de queso (las salsas de queso son excesivamente grasas, y las comerciales son una bomba de aditivos) tiene:

  • 1 ingrediente que le da la cremosidad sorprendentemente: COLIFLOR!
  • y 2 ingredientes que le dan el sabor fuerte a queso: PASTA MISO y LEVADURA NUTRICIONAL. Sobre la pasta miso os hablé en este post, y en la levadura nutricional me centro hoy. Se trata de un producto que se presenta en copos (parecidos a los de avena finos) y que tiene un ligero sabor a queso. Es una cepa de saccharomyces cerevisiae (como la levadura de cerveza), y si bien su contenido nutricional puede variar según la marca, es generalmente rica en proteínas de alto valor biológico (con todos los aminoácidos esenciales), vitaminas del grupo B, y minerales como el hierro, fibra… y es de fácil digestión. Es habitualmente consumida por veganos tanto por sus propiedades como por su capacidad de sustituir de alguna manera el queso.

Si os parece que no vale la pena comprar estos 2 ingredientes sólo para esta receta, puedo entenderlo, pero también puede resultaros divertido comprarlos e investigar qué otras recetas podéis hacer con ellos, os sorprenderá! Por ejemplo, en este blog tenéis la sopa miso y las verduras con salsa de sésamo y miso, y en el blog de LalaKitchen hay multitud de recetas con la levadura nutricional.

Dicho esto, se trata de un plato de un sabor espectacular, una textura cremosa como pocas, y os prometo que en ningún momento nadie dirá que hay coliflor… Os dará la sensación de un platazo de pasta de los de homenaje, y encima os estaréis nutriendo a tope!

Ingredientes (para 4 raciones):

  • 2 calabacines grandecitos
  • aceite de oliva

Para la salsa cremosa:

  • media coliflor (250 gr de arbolitos de coliflor)
  • 1 cebolla pequeña
  • 3 cucharadas de levadura nutricional
  • 1 cucharada de pasta miso
  • media cucharadita de nuez moscada
  • 1 vaso grande de leche (la que empleeis habitualmente, que no sea leche sin lactosa ni tenga azúcar/edulcorantes, porque en todos estos casos aportan sabor dulces)

Continue reading

Tomates rellenos

Hola amigos!

¿Alguna vez habéis probado tomates rellenos? Al parecer es una forma de presentar ensaladas muy habitual en las cocinas de hace ya unas décadas, y especialmente típica en ciertas zonas de España y Sudamérica!

Descubrí esta sencilla pero vistosa y sabrosa receta en el blog de El Comidista, del que como sabéis de sobra soy gran fan! Lo publicó este verano junto con la receta del falso steak tartar, que compartí recientemente, en un post triple que daba ideas para hacer con tomate diferentes del gazpacho y la ensalada…

Es probable que pruebe esta técnica con muchos otros ingredientes que se me han ido ocurriendo, como guacamole o la clásica mezcla de tomate, mayonesa y maíz dulce, os invito a hacer vuestras propias mezclas y darme ideas!

➡ Es un plato bastante ligero, por lo que puede serviros como primer plato o como cena complementando en este último caso por ejemplo con un buen yogur con fruta.

Ingredientes (para 4 tomates):

  • 4 tomates grandecitos y de madurez media
  • 4 cucharadas de algún cereal cocido tipo cuscús, arroz o quinoa
  • medio pepino
  • 1 trozo de queso feta de unos 4*3 dedos
  • zumo de medio limón
  • 2 cucharadas de aceite de oliva
  • pizca de sal
  • 1 cucharadita de orégano

Continue reading