Cloud eggs (huevos nube)

Hola amigos!

Hay días que me despierto y la cabeza no me sugiere nada más allá de un té y unas tostadas… pero también hay días que me levanto con muchísima energía y ganas de “currarme” un desayuno… Para esos días en los que os apetezca dedicarle un ratillo(tampoco demasiado!) o que os despertéis tarde y os apetezca daros un homenaje en forma de brunch, os propongo preparar estos huevos tan vistosos!

Se trata de un desayuno que se ha puesto muy de moda últimamente, los “cloud eggs”. Los he visto tantísimas veces en Instagram y distintos blogs que no podía dejar de probarlos, y dado el éxito que tuvieron he decidido compartirlo con vosotros 🙂 .

Se trata básicamente de una forma de hacer los huevos en el horno y con la clara batida a punto de nieve. Esta original forma de hacerlo resta calorías (no utilizas aceite) y además queda súper vistosa!

¿Os animáis, no?

Ingredientes (para 2-3 personas):

  • 3 ó 4 huevos
  • 1 cucharadita de sal (muy pequeña)
  • pimienta negra molida
  • tostadas de vuestro pan favorito (os sugiero algún pan integral de trigo o centeno de barra de calidad, un thin…)
  • algo de proteína para acompañar: salmón ahumado, jamón de york, bacon, algún queso que os guste…
  • opcional: aguacate, semillas…

Continue reading

Ensalada griega

IMG_1917

Buenos días!!!

Hace unos cuantos años, cuando descubrí a Isasaweis (ahora famosísima bloguera y escritora sobre trucos de belleza, cocina y nutrición), preparé esta receta para probar. Aún vivía en casa de mis padres, y hacía mis primeros pinitos en la cocina, de modo que cualquier cosa que preparaba les parecía sorprendente que estuviese bueno jejeje. El otro día ojeando mis papeles me topé con la receta y pensé que era buen momento para volver a prepararla y compartirla con vosotros. Es muy original, tiene muchas cosas ricas y sanas y es de lo más refrescante!

Si no los conocéis, os recomiendo muchísimo los libros de Isasaweis, a todo el que se los he regalado/recomendado y los han comprado me han dicho que qué maravilla! Tiene varios, pero mis preferidos, y de los que he sacado multitud de recetas, son dos: uno de ellos de recetas saludables (Cocina sana para disfrutar) y otro de recetas más tradicionales (La cocina de Isasaweis – españolas de toda la vida). Yo tengo los dos y no sé deciros cuál me gusta más…

Ingredientes (para 4-6 personas):

  • 3 patatas medianas de tamaño similar (esto es importante, ya que de este modo conseguimos que se cuezan a la vez!)
  • 2 huevos
  • alcachofas y habitas:
    • opción más ligera pero algo más laboriosa: 3 alcachofas al natural y 1 bolsa de habitas congeladas/frescas
    • opción más rápida pero algo más contundente: alcachofas envasadas en aceite (mercadona las tiene buenísimas!) y 1 bote de habitas baby en aceite
  • 1 cebolla morada o cebolleta
Para el aliño:
  • 1 yogur natural sin endulzar
  • 1 diente de ajo
  • zumo de medio limón
  • orégano
  • aceite de oliva
  • sal
  • pimienta

Bolitas de brócoli y queso

Hola amigos!

Bienvenidos a una semana más, con bastantes recetitas que os van a encantar!!! Para empezar, hoy os traigo una receta súper curiosa, llevaba mucho tiempo viéndola en distintos blogs, libros, instagrams… Y por fin me he decidido a hacerlas!

Son una muy buena idea para la gente que no le gusta el brócoli, ya que el sabor queda mezclado con el queso y resulta una combinación riquísima!!! A los niños, por ejemplo, les gustan mucho, y por su formato son muy cómodas de comer 🙂 .

No olvidéis que el brócoli tiene unas propiedades nutricionales excepcionales (pocos alimentos concentran tantas vitaminas, minerales, fitoquímicos…), por lo que debería formar parte de nuestro menú todas las semanas!

Se pueden tomar así solas, con ensalada, como acompañamiento de un pescado o carne sosillos, o mojando en salsa de tomate.

Ingredientes (para unas 10 bolitas):

  • 1 tronco no muy grande de brócoli fresco
  • media cebolla
  • 2 huevos
  • un puñadito de perejil
  • 1 trozo de queso tipo gouda/emmental o parmesano si lo queréis más fuerte (de unos 2 dedos de ancho y largo)
  • sal
  • pimienta
  • pan rallado (cantidad a ojo, se va añadiendo al final hasta tener la textura adecuada)

Continue reading

Arroz teppanyaki

image1

Buenas tardes queridos lectores!

Poco a poco voy poniéndome al día con todo tras mis viajes latinoamericanos, y esta era una de las recetas que más ganas tenía de preparar… Y diréis “¿¿¿pero qué tiene de lantinoamericano esta receta???“, pues la verdad es que NADA! La cuestión es que estuve en un restaurante japonés en el que estaba todo deliciosísimo (el restaurante Teppan Grill del hotel Hyatt de México DF, os lo recomiendo si estáis por allí alguna vez!) y nos hicieron todo un show de cocina en la plancha… Estoy pensado cómo reproducirlo en versión “casera”, pero mientras tanto me he lanzado a probar con este arroz, que sinceramente ha quedado tan rico como el del restaurante!

Se trata de un arroz asiático, que se diferencia de los demás principalmente en que lo añaden a los demás ingredientes una vez cocinado (por eso lo llaman “frito”, no es que se sumerja en aceite ni nada). “Teppanyaki” es como los japoneses llaman a la plancha donde cocinan tanto verduras como pescados y, en este caso, arroces. Te lo preparan delante de ti, haciendo todo un show con sus cuchillos, sus movimientos de manos, sus salsas… En Madrid hay algunos restaurantes donde podemos ver esto, por ejemplo IchibanShikku.

Vamos chicos, a sacar vuestras tablas de cortar con paciencia!!!

Ingredientes (para 4 personas):

  • 150 gr de arroz (para mi gusto queda genial el arroz jazmín o arroz thai – distinto del basmati – que venden en cualquier parte)
  • 1 zanahoria pequeña
  • 1 cebolla pequeña
  • 1 diente de ajo
  • 1 pimiento verde pequeño
  • 5 champiñones enteros
  • un puñado de brotes de soja (frescos, no de bote!)
  • 2 filetes pequeños de ternera
  • Salsa de soja
  • Jengibre en polvo (opcional)
  • Sal
  • 1 huevo
  • Aceite de oliva

Seguir leyendo…

Espaguetti carbonara

IMG_1912

Buenos días queridísimos lectores! Os saludo desde tierras peruanas, donde me encuentro temporalmente por trabajo. Estoy conociendo muchos platos nuevos de esta gastronomía que, si ya me gustaba, creo que se va a convertir en mi favorita!!! Cuando los ponga a prueba en casa los compartiré con vosotros 🙂 .

Mientras tanto, os traigo una receta de pasta súper tradicional, yo creo que la más típica junto con la bolognesa que ya os mostré en su día.

Es curioso porque con esta receta a los españoles nos pasa como a los extranjeros con la paella: le añadimos cosas que en su origen nadie dijo que llevasen! Nunca olvidaré cuando estuve en un hotel extranjero que estaban enseñando a hacer paella (a modo de show) y dijeron que el secreto de una buena paella era que llevara CARAMELO LÍQUIDO!!! La cuestión es que en España tendemos a ponerle nata a la carbonara, y los italianos alucinan. Aparte de que la nata es algo de lo que deberíamos reducir el consumo (es pura grasa animal), en esta receta es totalmente prescindible. Y os preguntaréis: ¿y cómo le damos la cremosidad? Pues ahora lo veréis, aunque ya os digo que la pasta carbonara original no es una pasta bañada en salsa, al igual que para los italianos la bolognesa tampoco lo es…

En la receta original tampoco incluyen cebolla, pero eso ya os lo dejo a vuestra elección, ya que la cebolla no tiene nada de malo y personalmente me gusta mucho el toquecillo que le da 😉 .

Os pongo también cómo hacerla en thermomix por si os resulta más cómodo.

Ingredientes (para 4 personas):

  • 400 gr de espaguetti (también valdría cualquier otra pasta; yo los utilizo integrales – fijaos que en los ingredientes ponga “100% trigo integral” en vez de que venga trigo normal y salvado añadido)
  • 1 cebolla (opcional)
  • 150gr de bacon en lonchas o taquitos (yo utilizo bacon de pavo porque apenas tiene partes blancas, y está igual de bueno!)
  • aceite de oliva
  • 2 huevos  y 2 yemas
  • 100gr de queso parmesano rallado
  • sal
  • pimienta

Preparación:

Ponemos a cocer la pasta en abundante agua con sal (sin aceite, para los italianos es un sacrilegio que añadamos aceite al agua de cocción, ya que impide que la salsa penetre después en la pasta), durante el tiempo que indique el fabricante para “al dente”.

Modo tradicional:

Ponemos a calentar a fuego medio-fuerte una sartén sin nada de aceite. Incorporamos el bacon cortado en taquitos y lo dejamos que vaya desprendiéndose de su grasa. Pasados 3 minutillos, y sólo si queremos hacer uso de ella, añadimos la cebolla cortada en cuadraditos muy pequeños. Si véis que está la sartén muy seca, podéis añadir un chorrito de aceite. Lo dejamos pochar unos 7 minutos conjuntamente:

20160630_203204

Mientras tanto, en un bol grande batimos muy bien las yemas y los huevos, e incorporamos después el queso rallado, un poquito de sal y pimienta en abundancia:

20160701_154026  20160701_154105

Cuando tengamos la pasta hecha, la escurrimos bien y la volvemos a meter en la cazuela donde la habíamos cocido, que seguirá caliente pero sin agua. Incorporamos el bacon+cebolla ya cocinados al bol del huevo, mezclamos bien y se lo echamos por encima a la pasta, sin volver a encender el fuego. La idea es que con el calor residual de todos los ingredientes, se vaya creando la salsa sin que cuaje el huevo (si lo pusiésemos al fuego quedaría como una tortilla y no es lo ideal…).

Con thermomix:

Ponemos en la Thermomix la cebolla pelada y cortada en 4 y le damos 4 segundos en velocidad 4. Bajamos los restos que queden por las paredes.

Añadimos el aceite y el bacon y sofreimos: 5 minutos, Varoma, velocidad 1. Retiramos y reservamos en un bol grandecito.

Sin lavar el vaso, ponemos los huevos+yemas, el queso, la sal y la pimienta y mezclamos 15 segundos en velocidad 4. Incorporamos al bol donde estaban el bacon+cebolla y mezclamos.

Escurrimos la pasta y la volcamos en el recipiente donde estaba el bacon y demás. Mezclamos bien para que se cocine ligeramente el huevo sólo con el calor residual de los demás ingredientes.

Servimos inmediatamente, veréis qué delicia…

➡ Esta receta NO se puede preparar y dejar hecha entera con antelación, por lo que os explicaba en el punto anterior. Si queréis dejar hecha una parte, podéis cocer la pasta y pochar bacon+cebolla. Cuando vayáis a comer, calentáis la pasta y el bacon+cebolla (por separado) – esto es imprescindible, y seguís con el resto de la receta, queda igualmente perfecta. La cuestión es que si dejamos todo hecho queda una especie de plasta que no vale la pena…