Mermelada casera (versión saludable)

  

Buenos días amigos!

La mermelada, esa maravilla dulce con la que disfrutamos tanto por las mañanas, es un alimento que tiene un doble rasero: es un 50% fruta (con toooodos sus beneficios) y un 50% azúcar. Esto es así tanto haciéndolas en casa como si las compramos (si encima las compramos de baja calidad, llevarán otros ingredientes menos recomendables aún). ¿Y qué pasa por que tenga (tanta) azúcar? Dado que se trata de un tema muy complejo, os remito al post que publiqué recientemente en el blog de mi web de nutrición. La cuestión es que si es nuestra única fuente de ingesta de azúcar del día, OK, no hay problema, pero si después vamos a tomarnos un café azucarado, o salsas comerciales, refrescos, galletas, yogur azucarado, platos precocinados etc, es súper fácil que nos estemos pasando de la cantidad diaria recomendada.

La verdad es que desde que estudié Nutrición, hay cosas que trato de evitar comer. Algunas de esas cosas (tipo fastfood – hamburguesas/kebabs/pizzas de cadenas de restaurantes, galletas y bollos comerciales, aperitivos tipo doritos…) no me cuesta mucho: al principio fue un ejercicio de asumir y convencerme del daño que hacen a nuestra salud , pero la realidad es que ahora no me apetecen ni lo más mínimo, está claro que tienen algo de adictivo entonces, ¿no?

La cuestión es que hay muchos otros alimentos y platos a los que NO estoy dispuesta a renunciar. Por eso, y así lo veis en mi blog continuamente, me dedico a buscar versiones saludables de platos que de otra forma seguramente no comería. ¿Ejemplos? Hamburguesas/kebabs/pizzas caseras, helados, untables, salmorejo, salsa bolognesa, risottoPues bien, hoy le toca el turno a… LA MERMELADA.

Para la mermelada no había encontrado sustituto saludable ¡hasta ahora! Vi varias recetas publicadas sobre ello y me decidí a intentarlo. ¡Cómo no se me había ocurrido antes! Pondremos algo de azúcar, pero sustituimos la elevadísima cantidad de ella que requieren las mermeladas tradicionales para tener su textura espesa, por semillas chia. Las semillas chia tienen unas propiedades nutricionales excepcionales, son consideradas un “superalimento”, como os contaba en este otro post. No tienen sabor alguno, simplemente son nutritivas y, al ser capaces de retener hasta 10 veces su volumen en agua, dan la clave a la textura.

¿Por qué le doy tantas vueltas si ya existen mermeladas “light”? Os remito de nuevo al post sobre el azúcar, donde os explicaba los problemas que conlleva el consumo de edulcorantes, que es lo que llevan estas mermeladas diet en un 50%.

Os animo a preparar esta maravilla, que podréis tomar a cucharadas sin cargo de conciencia alguno, sobre tostadas, con yogur, con cereales, con quesos fuertes, paté…

Ingredientes (para 2 tarritos):

  • 500 gr de fruta madura como fresas, frambuesas, moras, o melocotones, o una mezcla de todos ellos
  • 2 cucharadas de zumo de limón
  • 3 cucharadas de azúcar o de miel
  • 2 cucharadas de semillas chia

Continue reading

Pollo a la naranja

Hola amigos!

Hoy os traigo otra recetita adaptada de una bloggera que me encanta y de la que os hablé hace ya tiempo… Es la autora del blog Hoy comemos sano, y de ella fue el existosísimo pollo con miel y cúrcuma. Ese pollo es de las recetas que más gente me dice que hace y gusta un montón!!! Os vuelvo a recomendar su blog, me parece súper interesante porque sugiere mil platos muy sabrosos y originales, y versiones light de platos tradicionales.

En este caso, la receta es también de pollo pero sin necesidad ni de horno… y con ingredientes que es bastante probable que tengáis en casa, cosa que no es baladí cuando tenemos una nevera aparentemente vacía y un estómago que realmente lo está, pero nos apetece algo sabrosón… En esos momentos, para no caer en la tentación de llamar a un restaurante chino, es genial tener a mano recetas como esta!!!

Está buenísimo, es de sabor agridulce parecido al típico pollo que dan en este tipo de restaurantes. Podéis hacerlo también con solomillo de cerdo o pavo, o con pato (el famoso “pato à l’orange”).

Ingredientes (para 2 raciones):

  • 1 pechuga de pollo entera (sin filetear)
  • media cebolla
  • aceite de oliva

Para la salsa:

  • zumo de 1 naranja
  • ralladura de esa misma naranja
  • 2 cucharadas de salsa de soja
  • 1 cucharada de vinagre (de arroz, de manzana o de vino blanco normal, mejor no de módena ni jerez)
  • 1 cucharada de miel

Continue reading

Empanadillas de queso de cabra, dátiles y bacon

Hola lectores!

Hoy os propongo unas empanadillas de capricho total, perfectas para una comida de picoteo, un aperitivo o una merienda. Las serví el otro día en una merienda con amigas y les encantaron!

La receta es de mi amiga Marta, autora de otras de este blog como la ensalada de mango, queso y pipas, y la crema de limón con galleta, las 2 deliciosas y bien fáciles!

¿Os animáis?

Ingredientes (para 8 empanadillas):

  • 1 paquete de 16 obleas para empanadillas (recomiendo la marca buitoni – antiguas la cocinera)
  • 1 rulo de queso de cabra
  • 2 lonchas de bacon
  • 5-6 dátiles
  • opcional: 3 nueces
  • 1 huevo

Continue reading

Compota de pera y vainilla

Hola a todos!

Hoy os traigo algo que me tiene conquistada… He de decir que cuando descubro algo que está delicioso y que se consigue con cero esfuerzo, me vuelvo loca y se lo empiezo a contar a todo el mundo. Y si encima es dulce y sano, ni te cuento!!!

Me encanta la compota de manzana, no tanto la que es una especie de puré sino la que se deja en trozos grandes. Me gusta muchísimo con canela, como os he contado en otras ocasiones. En el caso de la pera, nunca había hecho compota, pero tenía unas cuantas en casa a punto de ponerse malas y se me ocurrió probar a. Como no quería hacerlas con canela (por hacer algo distinto que con las manzanas), le puse vainilla y… qué gran acierto!!!

Sola está de por sí increíble, pero podéis también tomarla caliente con helado de vainilla (con contraste frío calor, te mueres de rico), o fría con yogur.

Yo hago unas cuantas y las guardo en la nevera listas para tomar 🙂 .

IDEA: He cogido la costumbre de hacer compota mientras vamos colocando la compra, una vez al mes o así. Es una tontería pero es lo que tarda en hacerse, y me da mucha satisfacción tenerla hecha para la semana sin dedicar tiempo extra.

Ingredientes (para 4 raciones):

  • 4 peras (recomiendo para esto la variedad “conferencia”)
  • vainilla en polvo o en esencia (lo mejor sería la vainilla pura en polvo pero es dificilísima de encontrar; no es lo mismo que coger una vaina y triturarla, ojo!; otra opción es utilizar azúcar avainillado, o bien vainilla líquida que es en realidad alcohol con aromas pero bueno, como no vamos a tomarlo a diario ni en cantidades excesivas no pasa nada!)
  • NO necesita azúcar, al prepararlas al vapor conservan todo su dulzor natural, ¿¿qué os parece?? Si aún así las queréis más dulces, echadles azúcar una vez cocinadas.

Preparación:

Pelamos las peras y les quitamos el rabito y el corazón. Yo las suelo cortar en 4 trozos y les voy quitando las pepitas.

Con olla express:

Cogemos la olla express y ponemos en ella 2 dedos de agua. Colocamos dentro de la olla el cestillo de cocer al vapor y vamos poniendo en él las peras. Les ponemos un chorrito de vainilla (si es líquida) o espolvoreamos (si es en polvo).

Cerramos la olla, encendemos el fuego al máximo y cuando suban los 3 aros bajamos a fuego medio-bajo. Lo dejamos así 10 minutos y retiramos la olla del fuego, dejando que despresurice sola.

Abrimos la olla y (aparte de desmayarnos de lo bien que huele) dejamos que se temple.

Con olla/cazuela normal:

Seguiríamos los mismos pasos, pero en vez de cocerlas al vapor las coceríamos en abundante agua hirviendo y durante unos 30-40 minutos, hasta que pinchándolas estén blanditas.

➡ Personalmente, me gusta más cómo sabe de un día para otro, pero podéis tomárosla directamente!

➡ Se puede tomar fría o caliente.

➡ Sola está de por sí increíble, pero podéis también tomarla caliente con helado de vainilla (con contraste frío calor, te mueres de rico), o fría con yogur.

Buen fin de semana!!!

Fresas con mascarpone y sirope de oporto

20170217_235109  20170217_235012

Hola amigos!

El otro día vinieron a cenar a casa unos amigos y estuve bastante rato pensando qué servir de postre. En un principio pensé hacer un crumble de manzana, estoy deseando prepararlo! Pero como el segundo plato que iba a preparar era de horno, me decanté por algo más fresco y se me ocurrió hacer algo con fresas, que pese a estar en febrero están inundando las fruterías, además están buenísimas!

Es súper fácil de preparar, y si os véis muy “pillados” de tiempo, no hace falta que hagáis el sirope de oporto. Está delicioso pero la simple mezcla de fresas maceradas y el mascarpone son de por sí espectaculares…

Ingredientes (para 4 personas):

  • 500-700 gr de fresas
  • 200-300 gr de queso mascarpone (es tipo philadelphia, con el que se hace el tiramisú, lo venden por ejemplo en mercadona)
  • 1 ó 2 yogures naturales sin azucarar/edulcorar
  • medio limón grande o 1 pequeño
  • 2 cucharadas de miel
  • 1 vaso de oporto u otro vino dulce como el jerez dulce
  • azúcar moreno
  • frutos secos tostados picados (opcional)

Preparación:

Lavamos bien las fresas, les cortamos el rabito y las cortamos en trozos de unos 2 dedos (como para macedonia). Las ponemos en un bol grande y les echamos bastante azúcar por encima (mínimo 4 cucharadas, es imprescindible para que suelten el juguillo). Removemos muy bien y las dejamos que suelten jugo durante mínimo media hora (en la nevera o a temperatura ambiente). Removemos de vez en cuando, para “ayudarlas”.

20170217_210525

Mientras tanto, mezclamos en otro bol el mascarpone, yogur, miel y zumo de limón, de forma que quede una crema de une textura untuosa.

20170217_210510

Cuando haya pasado el tiempo de las fresas, las colamos sobre un cazo (queremos que en el cazo quede sólo el juguillo de las fresas) y añadimos a ese líquido el vino. Ponemos a fuego medio y removemos, durante unos 15 minutos, hasta que veamos que se reduce (=se espesa).

20170217_210503

Lo pasamos a un cuenco aparte para que pierda temperatura.

En el momento de servir, pondremos en vasitos o cuenquitos individuales un cuarto de la crema de mascarpone, encima un cuarto de las fresitas, y por último un cuarto del sirope de oporto. Espolvoreamos opcionalmente con los frutos secos picados y tostados.

Brutal, lo prometo!!!