Curry de verduras (cremosísimo y crujiente)

Muy buenos días queridos lectores!

Ya sabéis que me chifla el curry, me vuelve loca, con carne, pescado, tofu, legumbres… de cualquier forma!!!

Aunque ya tenía en el blog un curry de verduras, el que hoy os propongo no tiene nada que ver. También tengo otro con garbanzos y leche de coco, pero igualmente no se parece en nada su sabor! Ambos se preparaban con salsa de tomate, que combinada con leche de coco da un punto radicalmente distinto al resultado (ni mejor ni peor, simplemente distinto). Además, empleábamos en el primer caso otro tipo de verduras más densas (tipo boniato), y en el segundo caso quinoa, que en el de hoy no incluimos.

Hoy vamos a disfrutar además de otras verduras, cortadas gruesamente para conseguir una textura al dente, y las guisaremos con un curry rojo en pasta híper aromático. De él os he hablado en otras ocasiones: la receta del pez espada y la del solomillo las hice con esta misma pasta.

Sobre la pasta de curry rojo: NO debemos confundir pasta de curry con las salsas que vienen listas para tomar tal cual el bote entero. La diferencia entre ambas es que de la pasta empleamos cada vez muy poca cantidad, ya que es un concentrado potente de especias, chiles y algunas hortalizas, y la salsa en cambio se utiliza todo el bote y contiene salsa de tomate, coco, especias etc, y en la mayoría de ocasiones un buen puñado de azúcar y aditivos. Por ello prefiero utilizar la pasta y añadir por mi cuenta la leche de coco o lo que quiera.

Ingredientes (para 4 raciones):

  • 700 gr aprox de verduras variadas, os propongo:
    • 1 calabacín
    • 1 bandeja de champiñones enteros (200gr aprox)
    • 1 zanahoria
    • 1 cebolla pequeña o puerro
    • 1 pimiento (verde o rojo)
  • 2-3 cucharadas soperas de pasta de curry rojo (pasta espesa, NO salsa lista para comer – la encontrareis en zonas internacionales de hipermercados o en tiendas orientales; leed arriba). Si no tenéis, poned 2-3 cucharadas soperas de curry en polvo
  • 1 lata de leche de coco
  • 150 gr de arroz basmati o thai
  • aceite de oliva o de coco
  • 1 cucharadita de sal
  • opcional recomendable: 1 bote de garbanzos cocidos

Continue reading

Crema de hortalizas blancas con nuez moscada

Buenos días a todos!

Hace ya tiempo os comentaba en el blog de mi web de Nutrición la importancia que tiene consumir alimentos “de todos los colores”. Los anglosajones lo han llamado “eat a rainbow”, expresión que me gusta mucho por lo grafica que resulta!

El sentido de esto es el siguiente: los colores que tienen los distintos alimentos se debe a determinadas sustancias que contienen, y que aportan diferentes beneficios. En el caso de las hortalizas blancas (como las que hoy incluyo en la receta pero también serían otras como los espárragos blancos, el nabo o el puerro, así como frutas como el plátano, la pera, la chirimoya o el melón), son ricas en alicina (sobre todo en el ajo) y potasio. Esto conlleva que tengan efectos antibióticos, hipoglucemiantes (bajan el azúcar), hipolipemiantes (bajan colesterol/triglicéridos), así como beneficios gastrointestinales, para el corazón, hormonales y para el hígado.

Si a pesar de lo anterior no os he convencido a preparar esta crema taaan deliciosa, os doy otro tipo de dato: ESTÁ DE MUERTE!!! Tiene una textura sedosa, espesita y un sabor a hogar que no puede ser más reconfortante!!!

Vamos allá!

Ingredientes (para unas 8 raciones, ajustadlo si queréis menos cantidad pero vale la pena hacer mucho y congelar!):

  • 1 cebolla/puerro
  • 2 dientes de ajo
  • 1 coliflor
  • 2 calabacines
  • 1 bandeja de champiñones (enteros o laminados)
  • 1 vaso de leche (que no sea sin lactosa ni vegetal azucarada/edulcorada, ambas añaden un dulzor que arruinaría la receta)
  • agua
  • 2 cucharaditas de sal o 1 pastilla de caldo sin glutamato ni grasa de palma
  • 2 cucharadas de aceite
  • ½ cucharadita pequeña de nuez moscada (o 1 entera si os gusta mucho)

Continue reading

Lasagna bolognesa en versión vegana y sin gluten

 

Buenos días a todos!

Hace poco invité a cenar a casa a mis nuevas compis de trabajo. Dice el dicho antiguo que “a los hombres se les conquista por el estómago”… Qué buen síntoma de que los tiempos han cambiado, ahora conquistas por el estómago a hombres, mujeres y niños jajaja.

La cuestión es que cuando estaba pensando qué ponerles, pregunté si tenían algún tipo de alergia o si no les gustaba algo y me encontré con que una de mis invitadas es vegetariana y alérgica a los frutos secos y a la canela, y otra no toma gluten. TOMA RETO.

¿Qué narices pones? En serio, es difícil!!! Porque si fuese en otro contexto (hora del día, país etc) les sirves un buen guiso de legumbres y listo, pero dadas las circunstancias y queriendo que todo el mundo disfrutase decidí hacer “el más difícil todavía”: UNA LASAGNA BOLOGNESA. Sí, la lasagna tradicional lleva carne. Sí, también lleva pasta (gluten) y bechamel (gluten).

Pues eso. Buscando el factor sorpresa y porque pienso que a todo el mundo le gusta este plato (incluso que para un celiaco y una vegetariana imagino que deben echar de menos semejante manjar) decidí recrear una versión adaptada.

ÉXITO ROTUNDO. 

Comentarios:

  • ¿Es laboriosa? Sí, pero menos que una lasagna normal. OJO, laboriosa no significa difícil, simplemente que hay que hacer 3 cosas por separado.
  • ¿Es más sana? Sinceramente, sí. Al quitarnos las harinas y cambiarlas por calabacín estamos sustituyendo un ingrediente vacío nutricionalmente por uno muy bueno. Y sobre la carne, que sustituimos por soja texturizada (os remito a mi post sobre la soja, de verdad súper interesante!), ya sabemos que ya desde la OMS alertan de que es recomendable reducir su consumo.
  • ¿Haré esta versión ya siempre? ¿Está igual de rica? Puede que cuando haga lasagna en casa repita esta versión, que de verdad está de 10, pero no os negaré que seguiré tomando la de mi madre con todo el ansia del mundo!!! (Obviamente es más contundente y lujuriosa la tradicional, con la bechamel bien espesa y el quesazo gratinado, pero claro esto tiene sus 2 caras!)

Ingredientes (para 4-6 raciones):

Para las falsas placas (el equivalente a la pasta):

  • 2 calabacines

Para la falsa bolognesa:

  • 1 cebolla
  • 2 dientes de ajo
  • 1 zanahoria y ½ ramita de apio (opcionales)
  • 150 gr de soja texturizada (de venta en mercadona aparte de herbolarios etc; mejor fina que gruesa, nos ahorramos triturarla después – ver fotos debajo; en el post sobre la soja os explico lo que es)
  • 1 cucharada de orégano o hierbas provenzales
  • pizca de pimienta
  • 1,5 cucharaditas de sal
  • 1 bote grande de tomate triturado de lata o bien passata (mejor NO tomate frito en esta ocasión)
  • 2 cucharadas de aceite

Para la falsa bechamel:

  • ½ cebolla
  • 1 calabacín grande o 1,5 si es pequeño
  • 1 cucharada de aceite
  • 200 ml de leche (la que empleéis normalmente PERO NO SIRVE “sin lactosa” porque sabe dulce ni ninguna que tenga azúcar/edulcorante; os recuerdo que los veganos no utilizan leche animal)
  • ¼ de cucharadita de nuez moscada
  • 1 cucharadita de sal

Continue reading

Carpaccio de calabacín y parmesano

Buenos días lectores!

Este verano estuvimos en casa de una amiga en Mallorca y nos dio para comer (entre muchos otros manjares) un carpaccio de calabacín, ¡qué cosa más buena! Fue toda una sorpresa, ya que nunca lo habíamos probado de esta forma (crudo sí, como os comenté en esta receta de ensalada de lentejas, calabacín y menta, o en esta otra de espirales de calabacín, langostinos y tomates secos).

Su receta era algo diferente, pero cuando quise hacerla en casa para que lo probaran todos tuve que ingeniármelas con los ingredientes que tenía… Y el resultado no nos pudo gustar más!

Allá vamos!

Ingredientes (para un acompañamiento para 3-4 personas):

  • 1 calabacín grande (ó 2 pequeños)
  • 4 cucharadas de queso parmesano o grana padano (mejor en lascas, si no rallado)
  • 3 cucharadas de aceite de oliva virgen extra
  • 2 cucharadas de zumo de limón
  • 8 almendras tostadas saladas

Continue reading

Tortilla de patata y calabacín

  

Hola lectores!

Parece mentira que, con la cantidad de recetas que hay en el blog (y con lo amante que soy de la cocina española), aún no hubiese publicado receta de tortilla de patata… Sinceramente, el motivo es que a mi madre le sale TAN SUMAMENTE DELICIOSA (como todos pensamos de la nuestra, pero la mía es otro nivel! 😉 ), que no suelo prepararla y aprovecho para tomarla cuando vamos!

Literalmente, esta es la segunda tortilla que hago en mi vida, la otra fue la clásica, con las patatas fritas en abundante aceite de oliva y la cebolla casi caramelizada. Versión por supuesto riquísima, pero también tan calórica que puede echarnos para atrás tomarla un día cualquiera, dado que las patatas fritas son como una esponja de aceite, algo a tener en cuenta de cara a dejarla para algo ocasional…

La diferencia entre la receta de hoy y la clásica es:

  • Que en lugar de freír las patatas las vamos a hacer en el microondas. Sí, como lo oís, no sólo es posible sino que no se nota absolutamente nada en el sabor final de la tortilla… Además, no se tarda nada ni se desperdicia aceite!
  • Por otro lado, vamos a poner mitad patata mitad calabacín, simplemente para darle un toque de sabor y textura diferente, aparte de que el calabacín tiene propiedades nutricionales muy interesantes y es súper ligero! No obstante, si no tenéis calabacines en casa o queréis hacer la tortilla entera de patatas, simplemente sustituidlos por la misma cantidad, o incluso hacerla entera de calabacín!

Vamos allá!

Continue reading