Guiso de judías mungo

img_2417

Buenos días queridos lectores!

Tras unos días de espejismo primaveral, parece que el tiempo en Madrid vuelve a la normalidad… es decir, fresquito!

Tampoco está mal irnos despidiendo del invierno y hacer nuestros últimos guisitos calientes con legumbres, no? Lo confieso: tengo una especie de obsesión con las legumbres, las comería todos los días, y por tanto no paro de buscar legumbres nuevas y salsas nuevas, porque realmente me parecen tan saciantes, sabrosas, sanas y versátiles que no podemos desaprovecharlas!

Un día haciendo la compra vi una legumbre nueva para mí: judía mungo, también llamada «soja verde», aunque no tiene nada que ver con la soja. Se trata de una legumbre que en el paquete es verde clarita, de tamaño intermedio entre una alubia y una lenteja:

20170218_101343

Nutricionalmente son súper interesantes, como todas las demás legumbres (ver estos beneficios en este post). Su sabor es parecido a las lentejas, aunque la verdad es que para mi gusto toman el sabor del guiso que les pongas, que en este caso es muy parecido al de las lentejas estofadas tradicionales.

Adelante!!!

Ingredientes (para 6 raciones):

  • 350 gr de judías mungo (soja verde)
  • media berenjena mediana
  • 1 zanahoria mediana
  • 1 puerro o media cebolla
  • 2 dientes de ajo
  • 1 cucharada de pimentón dulce y/o picante
  • 2 cucharaditas de sal
  • agua
  • 1 chorro de aceite de oliva

Sigue leyendo Guiso de judías mungo

Conejo a la cerveza

img_2427

Buenos días amigos una semana más!

Hoy os traigo una receta tradicional española que he preparado este fin de semana, un guisito muy rico de los de toda la vida, que no se tarda mucho en hacer y además sólo necesitamos una cazuela.

La he sacado de mi libretilla de recetas que escribía antes de empezar con este blog. La verdad es que, repasándola, he recordado un montón de recetas que he decidido que voy a empezar a publicar: al final, las recetas más tradicionales gustan a todo el mundo… que sé que a veces me da demasiado por probar ingredientes extraños jeje pero es lo que tiene leer y leer recetas por todas partes, lo mismo le pasa a quienes se dedican a la moda 😉 .

Hace tiempo os presenté un conejo en salsa de mostaza muuuy bueno, y ya os avanzaba los beneficios nutricionales de esta carne, que reitero otra vez porque es cierto que no la empleamos mucho cuando es súper recomendable!

Vamos allá!

Ingredientes (para 4 personas):

  • 1 conejo (entero o troceado)
  • 1 lata de cerveza (330 ml)
  • media cebolla grande
  • 2 dientes de ajo
  • 1 puñado de champiñones o setas
  • 1 zanahoria
  • jamón en taquitos (unos 100 gr)
  • aceite de oliva
  • sal

Sigue leyendo Conejo a la cerveza

Guiso caldoso de garbanzos, setas y gambas

img_2405

Buenos días amigos!

Comenzamos la semana con un guisito maravilloso  para ayudar a combatir este frío pelón y estos vientos que tenemos por Madrid…

Esta recetilla la vi hace bastante tiempo en la revista de otoño de thermomix y me encantó! Los que seguís este blog sabréis que me gustan mucho los guisos. Y esto es por muchas razones:

  • Por lo reconfortantes que son – te sientes saciado
  • Si llevan (como este)  legumbre, verdura y proteína, podemos tomarlos como plato único
  • Porque no sólo admiten tomarlos de un día para otro, sino que están más buenos aún!
  • Son geniales para llevar al trabajo.
  • En caso de que sobre, se congelan y vuelta a empezar!

Dicho lo anterior, os paso a contar esta receta que es súper variada y la mezcla de ingredientes queda genial! Os la pongo para thermomix, pero perfectamente podéis hacerla en una cazuela normal!

Se hace muy rápido con los consejos que os doy, y parece un guiso de los de abuela que se tira 3 horas en los fogones 🙂 .

Ingredientes (para 6 raciones):

  • 1 bote de garbanzos cocidos (400 gr)
  • 2 puñados de gambitas peladas crudas (yo las compro congeladas)
  • 2 puñados de setas (por ejemplo las variadas congeladas, o champiñones, shiitake, cardo…)
  • 2 dientes de ajo
  • 3 ramitas de perejil
  • 500 gr de agua
  • media cebolla o puerro
  • 1 zanahoria mediana
  • 1 cucharadita de pimentón
  • 1 cucharadita de sal
  • 30 gr de aceite de oliva

Sigue leyendo Guiso caldoso de garbanzos, setas y gambas

Alubias guisadas con curry y verduras

img_2389

Muy buenos días queridos lectores!

Cada vez soy más fan de los platos de legumbres contundentes pero a la vez ligeros… Ya os he enseñado otros de este estilo hace no mucho, y es que no paro de investigar y crear nuevos platos para seguir pudiendo disfrutar de estos manjares!!!

En este caso, le he dado un toque hindú al asunto, ya que siempre suelo utilizar más bien pimentón con las legumbres y me dije «¿por qué no probar con curry?», y lo cierto es que las legumbres y el curry se llevan a la perfección, como bien saben los indios…

¡Os animo a preparar esta receta tan sabrosísima y fácil! Además, podéis hacer grandes cantidades y congelarlas, no se nota nada!

NOTA: Al final de la receta os doy las indicaciones para prepararla en CrockPot (slowcooker), quedan de 10 como podréis imaginaros…

Ingredientes (para 4 raciones):

  • 450 g de judías/alubias blancas cocidas, o bien 250 gr si son secas
  • 1 cebolla mediana
  • 2 zanahorias
  • 1 tallo de apio
  • 1/2 vaso de vino blanco
  • agua
  • especias: curry en polvo, jengibre fresco o seco, comino, cúrcuma molida, pimienta negra (las que tengáis, como mínimo 3 cucharadas de curry)
  • aceite de oliva
  • sal

Sigue leyendo Alubias guisadas con curry y verduras

Estofado de ternera al vino, naranja y especias

img_23791

Muy buenos días queridísimos lectores!

Llevo todas las navidades sin apenas publicar… lo sé, pero he tenido muchísimo lío y no he tenido tiempo… Eso sí, comer hemos comido, tanto platos ya publicados en este blog como novedades que os iré presentando próximamente!!!

Mi favorito de todos los platos que he preparado en estas fiestas es el de hoy, por eso no he dudado en que sea el primero en presentaros 🙂 . Es un guiso de carne hecha a fuego muy lento pero sin apenas dedicación, más que cortar los ingredientes y dejarlos cocinarse ellos solitos todo el tiempo que vuestra paciencia os permita 😉 , o si tenéis CrockPot durante toda una noche sin que os enteréis!

Llevaba tiempo queriendo preparar este estofado, tras probar uno similar en un restaurante en Jaén llamado La Báscula, que os recomiendo un montón… No es un restaurante finolis ni nada, de hecho fuimos porque se puede ver el fútbol y ponían un partido «importante» jeje, pero es bastante «mono» y la comida es impresionante, cada plato que traían era una sorpresa, tanto que les pedí la receta del de hoy y más o menos la he replicado!

NOTA: No es una receta para unas prisas, como todo guiso de carne requiere más de 1 hora, de modo que no os decantéis por esta receta para una «cena rápida»… Eso sí, si tenéis invitados a comer, alucinarán con el resultado y simplemente debéis duplicar o triplicar los ingredientes (no los tiempos) si sois muchos…

Ingredientes (para 4 personas):

  • 600 gr de carne de ternera para estofar (la que viene en bandejas en cuadraditos, o pedid al carnicero carne de este tipo; también puede ser de cerdo o carrilleras)
  • 1 cebolla
  • 2 dientes de ajo
  • verduras variadas a vuestro gusto, yo puse 2 zanahorias y 1 tallo de apio
  • especias: 1 hoja de laurel, 2 cucharaditas de tomillo, pimienta negra (si queréis que sea aún más intensa, poned además canela, clavo, cayena…)
  • corteza de media naranja, no rallada sino como si la peláramos sin lo blanco (ver foto debajo)
  • 1 vaso y medio de vino tinto (350 ml)
  • 1 vaso de agua – 250 ml (suprimir si cocinamos en CrockPot)
  • aceite de oliva
  • sal

Preparación:

Picamos el ajo muy fino, o si es posible lo prensamos. Cortamos todas las demás verduras (incluida la cebolla) en cuadraditos pequeños, como de 1cm.

20170106_224642

En cazuela/olla/cocotte (forma tradicional):

Salpimentamos bien la carne y la doramos con un poco de aceite en una cazuela a fuego medio-fuerte. Sólo queremos que se dore por fuera y cruda por dentro, para que se selle y quede luego más jugosa, ya que luego se cocinará dentro de la salsa. Damos la vuelta a los trocitos de carne hasta que estén todos doraditos y los sacamos de la cazuela para emplearlos más tarde.

En esa misma cazuela, ponemos un poquito más de aceite y pochamos todas las verduras a fuego medio. Lo ideal es empezar por el ajo, tras 1 minuto incorporar la cebolla y tras 5 minutos las demás verduras.

Volvemos a incorporar la carne a la cazuela, así como todos los demás ingredientes de la receta (vino, agua, corteza de naranja, sal y especias). Ponemos el fuego fuerte hasta que hierva y dejamos 2 minutos así. Después, bajamos a fuego medio-suave, tapamos la cazuela y lo dejamos cocinando durante aproximadamente 1 hora, sin hacer prácticamente caso al guiso, simplemente removeremos de vez en cuando y revisaremos si falta agua (en cuyo caso, añadiremos poco a poco).

Os digo como orientación 1 hora, pero si veis que antes está tierna no hay problema en pararlo; eso sí, cuanto más tiempo más tierna quedará!

En CrockPot (slowcooker):

Podemos dejar marinando todos los ingredientes juntos (incluida la carne) durante mínimo 1 hora en la nevera, o bien directamente ponerlos en la CrockPot y programar 7 horas en temperatura baja (mezclados).

20170107_011835

OJO, no olvidéis que NO hay que poner agua en este caso, ya que con este tipo de ollas no se evaporan los líquidos de la carne y por tanto no hace falta añadir agua extra.

Cuando haya terminado, si os parece que la salsa está demasiado líquida, podéis pasarla a una olla/cazuela normal y:

  • Tenerla un rato cocinando destapada a fuego medio-fuerte para que se evapore líquido;
  • Si queréis asegurar, os recomiendo extraer 3 cucharadas de la salsa que haya salido, dejar que se enfríen en un vaso y disolver 1 cucharada de maizena ahí, removiendo con un tenedor. Entonces se lo añadiríamos a la cazuela, removiendo bien, y dejaríamos cocinar a fuego medio-suave. Espesará automáticamente!

➡ Ya está listo este manjar, ahora sólo toca disfrutarlo con un arroz blanco, con puré de patata o con patatas fritas, DELICIOSO en cualquier caso!!!

Clam chowder (sopa de almejas americana)

img_2287

Buenos días amigos!

Tras un fin de semana gastronómicamente intenso en La Rioja (como os adelantaba en mi Instagram varianity_as), de nuevo me tenéis por aquí con mis recetas de platos reconfortantes… hay que ayudar al cuerpo a habituarse a los fríos que van llegando 🙂

Esta sopa de almejas (que es entre una sopa y una crema) es un plato originario de Estados Unidos, donde la preparan de forma diferente en función de la región. Como os he contado en otras ocasiones, este verano estuvimos de vacaciones en California, y fue allí donde tuvimos la oportunidad de probar esta deliciosa sopa cremosa. Concretamente fue en Fishermans’ Wharf, el puerto de San Francisco, donde lo preparan en multitud de restaurantes y puestos y lo sirven dentro de un «breadbowl«, un a especie de pan de hogaza al que quitan la miga para rellenarlo con la sopa a modo de cuenco. Súper original!!!

De mi viaje a EEUU, esta sopa (junto con el bircher muesli) fue mi gran descubrimiento culinario, y hoy la comparto con vosotros!

NOTA: la versión original lleva bacon, pero a mí no me pegaba mucho con las almejas y no se lo puse, pero si os apetece podéis echárselo una vez tostadito!

Ingredientes (para 6 raciones):

  • 1 malla de almejas (frescas o congeladas – las congeladas de mercadona van genial!)
  • 1 cebolla mediana
  • 2 tallos de apio
  • 20 gr de aceite de oliva
  • 1 puerro
  • 1 hoja de laurel
  • una cucharadita de tomillo
  • 2 patatas pequeñas ó 1 grande
  • 1 cucharadita de sal
  • 1 cucharada de maizena
  • 500 gr de agua (OJO, estos 500 gr incluyen el agua de cocer las almejas, por tanto tened cuidado para que no os quede ni muy aguada ni muy seca, añadid más agua a ojo si lo considerais necesario!)
  • 400 gr de leche, ó 300 de leche y 100 de nata líquida
  • 1 pellizco de pimienta recién molida

Seguir leyendo…

Arròs brut (arroz caldoso mallorquín)

img_2268

Hola amigos!

Os traigo recetilla para que hagáis en este fin de semana de lluvias y fresquito!!!

Desde siempre veraneo en Mallorca con mi familia, y como tal estoy muy familiarizada con toda su gastronomía, de lo más variada y mediterránea: no todo es sobrasada y ensaimadas, también tienen multitud de guisos, panes, asados, platos de verduras al horno, ensaladas, pescados, y muchas cosas más que en mi familia nos encantan…

Este plato nos lo prepararon por primera vez hará unos 4 años en casa de unos amigos, elaborándolo de la manera tradicional: con ingredientes recién cogidos de huerta y granja, una olla de barro y al fuego de leña… Nunca me planteé repetirlo yo en casa porque me parecía demasiado inalcanzable, pero este año me he visto fuerte y en cuanto han bajado un poquito las temperaturas me he puesto manos a la obra!

Es un plato de cuchara, entre sopa y arroz caldoso, de sabor increíble, a guiso de antaño… Y podemos elaborarlo nosotros en casa!!!

El nombre de este arroz significa «arroz sucio» en mallorquín, y es que en su día se elaboraba con otros ingredientes (básicamente liebre con todas sus vísceras) que hacían que el caldo tuviese un color «sucio». Realmente en la foto veis que no es el plato más bonito del mundo, pero una vez que lo hueles y lo pruebas… madre mía qué potencia de sabor!!!

Ingredientes (para 4 raciones):

  • 200 gr de carne (sin contar el peso del hueso, si lo lleva) a vuestra elección: pechugas de pollo, huesos de cordero, conejo, costilla de cerdo, muslo de pollo, pichón…
  • 200 gr de arroz blanco , bomba o integral
  • Un puñado de judías verdes frescas o espárragos trigueros
  • 1 trozo de sobrasada de unos 3cm (opcional pero muy recomendable)
  • 1 cebolla
  • 2 dientes de ajo
  • 1 tomate
  • 1 puñadito de perejil (opcional)
  • especias (la clave): en teoría son una mezcla de canela, clavo, pimienta negra, pimienta de jamaica y nuez moscada; en mi caso puse sólo pimienta negra y nuez moscada
  • agua
  • sal
  • aceite de oliva

Seguir leyendo…

Albóndigas en salsa de setas (versión normal y vegetariana!)

img_2273

Hola amigos!

Os comenté hace algún tiempo en Instagram (varianity_as) que estuve en el evento Glamour Sport Summit que se organizó en Madrid. Era un evento de deporte, yoga, cosmética, alimentación saludable… Vamos, todas las chorradillas que me gustan juntas! La cuestión es que comimos en un stand que montó el restaurante BioMenú allí, un restaurante ecológico que te envía la comida a la oficina. Nos dieron un smoothie espectacular y unas albóndigas con salsa de setas que no dudé en querer replicar en casa enseguida!

Pues bien, aquí os las traigo. La versión que yo preparé era como la de allí, vegetariana, pero os pongo indicaciones para hacerlas de carne también 🙂 .

Están increíbles…

Ingredientes (para 4 raciones):

Para las albóndigas:

  • 1 bote grande de lentejas cocidas, ó 500 gr de carne picada de cerdo+ternera
  • 1 zanahoria pequeña
  • 1 cucharada sopera de pan rallado
  • Especias: pimienta, comino, tomillo
  • Sal
  • Aceite de oliva

Para la salsa:

  • 250 gr de setas o champiñones, frescos o congelados (os recomiendo las setas shiitake o las boletus, y el revuelto congelado de salteado de setas de mercadona  de ahorramas!)
  • 1 cebolla pequeña
  • 1 diente de ajo
  • 400 ml de vino blanco
  • 1 vaso de agua
  • 2 cucharadas soperas de nata líquida (opcional, pero da cremosidad)
  • Sal
  • Pimienta
  • Aceite de oliva

Preparación:

Comenzamos con las albóndigas.

Rallamos la zanahoria con un rallador grueso o en la thermomix (unos 5 segundos a velocidad 5) o picadora habitual.

Ponemos las lentejas en un colador y las enjuagamos bien bajo el grifo hasta que no salga espuma. Las escurrimos.

En un bol grandecito mezclamos todos los ingredientes anteriores y los restantes indicados en “para las albóndigas”, y aplastamos con un tenedor. Es mejor que sea una masa heterogénea (con “grumos) que una pasta homogénea pegajosa, para que no se nos rompan al freírlas:

20161008_114853  20161008_115144-1

Lo dejamos reposar media hora a temperatura ambiente para que se consolide la mezcla, y mientras tanto preparamos la salsa. Si las hacéis de carne, no le irá mal añadirle un huevo batido a esta masa.

Cortamos en dados muy pequeños la cebolla y laminamos el diente de ajo. Los ponemos en una cazuela (a poder ser, baja), añadimos un chorro de aceite y ponemos ambos ingredientes a pochar a fuego medio.

Lavamos y cortamos en tiras las setas o champiñones (o los descongelamos). Cuando la cebolla+ajo haya pochado, añadimos las setas y las rehogamos con el resto de ingredientes. Salpimentamos al gusto:

20161008_121426

Dejamos que las setas suelten todo el líquido, y cuando haya reducido vertemos el vino blanco y dejamos que se cocinen a fuego muy bajo. Añadimos el agua y las 2 cucharadas de nata líquida (opcional, pero da cremosidad), removemos y dejamos que continúe cocinándose a fuego bajo. Si observáis que se está quedando sin líquido podéis añadir un poco más de agua o vino blanco. Pensad que luego hay que añadir las albóndigas y lo suyo es que tengan una buena cantidad de salsa cremosa. Probamos y añadimos sal si fuese necesario.

Cuando haya transcurrido la media hora de reposo de la mezcla para albóndigas (más o menos es lo que tarda la salsa), con esta masa hacemos bolitas con las manos y las doramos en una sartén con un hilillo de aceite muy caliente. No hace falta freírlas sumergidas en aceite, simplemente queremos que se sellen (doren) por fuera:

20161008_122629

Las añadimos a la cazuela donde se está cocinando la salsa y removemos para mezclar bien todo, pero con cuidado para no romper las bolitas. Dejamos que se cocine todo junto a fuego bajo durante unos 5 – 7 minutos, dando vueltas a las albóndigas para que se impregnen bien de la salsa:

20161008_123116

Espero que os gusten!

Garbanzos salteados con salsa de gambas y pimentón

20160926_223238

Hola lectores!

Hace un par de fines de semana fuimos a cenar a un sitio nuevo que nos habían recomendado distintas fuentes y se llama Fismuler, en Madrid. La verdad es que nos encantó: la carta es muy original, los platos son todos especiales y deliciosos (desde el inocente pan con mantequilla del principio…), el local es súper chulo, espacioso, tienen una mesa de madera corrida muy grande, crean sus propios alcoholes macerando distintas especias… La cuestión es que nos pusieron un plato que fue nuestro favorito y que enseguida quisimos replicar.  Allí lo prepararon con cigalas y tuétano, 2 elementos que no suelo emplear en mi cocina, por lo que en la adaptación que hoy os presento no los veréis… Pero está increíblemente bueno igual!!!

Todos los ingredientes que lleva este plato lo hacen súper rico y completo, pudiendo ser un plato único de comida o cena, llevarlo para la oficina, congelarlo…

Lo he preparado con kale, que es un ingrediente nuevo para mí y que no paraba de ver en distintos libros y blogs (sobre todo extranjeros), y el otro día cuando lo vi en mercadona como novedad no dudé probarlo! Se trata de una especie de col rizada, me recuerda a las espinacas, pero bastante leñosa y que en principio debe cocinarse para su consumo.

Otro ingrediente estrella que creo que ha contribuido a que nos guste tanto este plato (pero que para nada es obligatoria) es el tipo de garbanzos que nos pusieron en el restaurante y que nosotros compramos también: son la variedad «pedrosillanos», mucho más pequeños que los garbanzos cocidos habituales y sin nada de piel. Los he encontrado en hipercor, tanto secos como cocidos, y también los venden en cualquier tienda más o menos gourmet, a un precio no mucho más alto que los normales. Lo mejor de esta variedad es que sientan fenomenal, nada de digestiones pesadas por las legumbres, de hecho hemos tomado este plato las 2 veces para cenar y sin problema! Ahora que los he probado, creo que la próxima vez compraré muchos botes para tenerlos a mano!

Ingredientes (para 4 raciones):

  • 1 bote de garbanzos cocidos de unos 500gr (como os decía arriba, os recomiendo la variedad «pedrosillanos», ya que son más pequeños y sin nada de piel, más finos y sientan mejor!)
  • 1 manojo grande de espinacas o de kale (opcional pero muy recomendable)
  • 1 puñado de gambitas crudas peladas congeladas (unas 12-20 gambitas)
  • 3 dientes de ajo grandecitos
  • media cebolla
  • 2 cucharadas soperas de pimentón (dulce y/o picante)
  • sal
  • aceite de oliva

Preparación:

Tomamos una cazuela y ponemos a hervir agua abundante con sal. Cuando comience a hervir, metemos las espinacas o kale, previamente lavadas si no eran «de bolsita». Las dejamos unos 8 minutos, y mientras vamos preparando lo demás.

20160926_205245

En una cazuela, a poder ser bajita (la mía de Bra me tiene loca!) ponemos un chorro de aceite a calentar a fuego suave-medio y ponemos a pochar los dientes de ajo laminados finos. Cuidado de que no se quemen! Cuando estén ya blanditos, incorporamos la cebolla previamente picada pequeña, y dejamos a fuego medio removiendo de vez en cuando, unos 7 minutos.

Añadimos las gambitas (previamente descongeladas en el microondas 1 minuto), y removemos un minuto.

Vaciamos el bote de garbanzos en un colador y los enjuagamos con el chorro de agua del grifo hasta que no salga espuma. Los echamos a la cazuela del ajo+cebolla y removemos bien.

20160926_210906

Apartamos unos instantes del fuego y ponemos el pimentón (el pimentón enseguida se quema). Es muy abundante, y es que la idea es que sea un sabor protagonista. Removemos bien y ponemos también sal:

20160926_211034

Volvemos a poner la cazuela en el fuego, e incorporamos las espinacas o kale que ya estarán cocidas. Escurridlas pero sin esmeraros mucho, ya que nos viene bien tener líquido para que quede un guisito rico, sin ser para nada un plato de cuchara:

20160926_211253

Lo dejamos todo junto con la tapa cerrada a fuego suave unos 5 minutos más, para que se integren muy bien los sabores. Veréis que ya huele increíble…

➡ En principio ya está listo el plato, pero si queréis que la salsa quede más espesa, tomad un vasito pequeño de agua del grifo (fría) y ponedle una cucharada de maizena, revolvéis bien hasta que se disuelva y se lo vertéis al guiso. Esto hará que pasados un par de minutos más al fuego, la salsa quede muy espesa.

Pollo tikka masala express

img_22511  img_2250

Muy buenos días amigos!

Os traigo una receta muy muy rica para animaros a cocinar este fin de semana!!!

Muchos sabéis la afición que tengo por la cocina de la India… Lo habréis visto por la cantidad de recetas con curry que hay en el blog (*), por el libro de Atul Kochhar (único chef hindú con Estrella Michelín) que me regalaron por mi cumple, por los ingredientes que compro de vez en cuando y que os enseño en Instagram (varianity_as)…

(*) Os pongo algunas de estas recetas por si os apetece echarles un vistazo:

Centrándome en la receta de hoy, es una de las más tradicionales de la India. El pollo tikka masala se elabora tradicionalmente marinando pechugas de pollo en yogur, cilantro y especias, y horneándolo después. Muchas veces se confunde con otra receta que es el pollo tandoori, que se diferencia en que lo que se macera es un pollo entero (o troceado, pero no pechugas sólo) y sus sabores son más asociados a limón y chili. El de hoy es el típico pollo al curry en abundante salsa anaranjada que sirven en los restaurantes hindús.

La receta que os doy es, como indica el título, una versión express, ya que no maceramos ni horneamos nada, y utilizamos una salsa comprada (pero natural). Si os interesa la versión tradicional, os recomiendo las que publican Directo al Paladar y Jamie Oliver (googleando las encontrareis enseguida!). En mi caso he preparado esta ya que nos la sirvió una amiga recientemente en una cena en su casa y me pareció ESPECTACULAR.

Ingredientes (para 4 personas):

  • 1 pechuga de pollo entera (idealmente sin filetear)
  • 1 cebolla
  • 1 pimiento verde (o el que tengáis a mano: rojo, verde, amarillo…)
  • salsa tikka masala (os recomiendo la de la marca «Patak», sin aditivos y deliciosa de sabor, de venta en zonas internacionales de supermercados, o en tiendas orientales)
  • opcional: 1 cucharada de curry en polvo (para darle más potencia)
  • 1 yogur de coco
  • aceite de oliva
  • 200 gr de arroz, idealmente basmati o thai, para acompañar
  • agua
  • sal

Seguir leyendo…

Tacos de ternera y frijoles refritos

img_2240 img_2238

Hola queridos lectores!

Ya estoy empezando a hacer uso de tooodos los ingredientes que compré en mis viajes de trabajo a las Américas el pasado julio.

En esta ocasión, tenía ganas de preparar unos tacos mexicanos y a su vez utilizar los frijoles que compré en Perú. Además, me encontré con una carne guisada que tenía en el congelador esperando ser consumida y me dije: esta es la mía! Salió un plato para chuparse los dedos, no os voy a engañar.

Ingredientes (para 4 personas):

  • 400 gr de filetes de ternera
  • 100 gr de alubias negras secas (frijoles) – si no encontráis, podemos utilizar judías cocidas pero siempre oscuras
  • 1 cebolla
  • 1 tomate
  • 1 pimiento verde
  • 1 hoja de laurel
  • 1 cayena, copos de chile o una cucharadita de chile molido
  • comino
  • pimienta molida
  • aceite de oliva
  • agua
  • sal
  • tortillas para fajitas (os recomiendo sin duda las de maíz)
  • opcional: guacamole, salsa chipotle

Seguir leyendo…

Semur daging (guiso de carne indonesio)

IMG_1739[1]

Hola amigos!

Hoy os traigo una nueva receta de guisote de los que me gustan a mí.

Hace un mes mi cuñado me regaló carne de jabalí cazado por él mismo y la tenía en el congelador a la espera de saber qué demonios cocinar con ella… Cuando de pronto publicaron en el fabuloso blog de El Comidista un post sobre sus mejores estofados. Todos eran súper apetecibles pero éste me atrajo especialmente, así que en cuanto he tenido tiempo he sacado la carne del congelador y mi CrockPot del armario y me he puesto manos a la obra! No os asustéis que os pongo la receta para cocinar en olla/cazuela normal (debajo también os indico para CrockPot por si os interesa!).

El «semur daging» es un estofado de carne muy intenso, aderezado con muchas especias y salsas asiáticas, que aquí trato de «españolizar» sin que pierda demasiado la esencia… Su origen es holandés (por la parte de «estofado») pero como Indonesia fue colonia de los holandeses, éstos llevaron sus costumbres a Indonesia y los locales se encargaron de adaptarlo al terreno con ingredientes como el tamarindo, la salsa de soja o el jengibre.

Ingredientes (para 6 personas):

Para el guiso:

  • 1 kg de carne cortada en cuadraditos del tamaño de guisar (como os he dicho empleé carne de jabalí pero por supuesto podéis prepararlo con magro de cerdo o ternera, o carrilleras!)
  • 2 cebollas
  • 2 dientes de ajo
  • 4 cucharadas de tomate triturado
  • especias: guindilla (cayena), clavo, canela, 1 hoja de laurel,  nuez moscada y pimienta negra
  • aceite de oliva
  • sal
  • 2 vasos de agua

Para la marinada:

  • 1 trozo grandecito de jengibre fresco (3 dedos aprox), o bastante jengibre seco en polvo
  • 5 cucharadas de salsa de soja
  • 1 cucharada de azúcar
  • 1 cucharada de vinagre (en teoría deberíamos poner pasta de tamarindo, que la venden en tiendas asiáticas como éstas)
  • sal

Seguir leyendo…