Cómo hacer yogur de coco (no “sabor coco”)



Buenos días amig@s!

Sé que no es muy común el consumo de este tipo de yogures más allá de entre población vegana o que le gusta trastear con productos curiosos como pueda ser mi caso… Pero también me consta (tras mostraros varios desayunos en Instagram en los que utilizaba este yogur) que os genera bastante curiosidad, de modo que me he animado a dedicarle un post.

Antes de empezar, quiero aclarar que NO se trata de un producto más saludable que el tradicional, es simplemente otro producto con características distintas (tanto nutritivas como a nivel sabor), y que podemos tomar o no simplemente si nos apetece.

Si decidimos tomarlo, podemos:

– adquirirlo en grandes supermercados o tiendas eco (marcas como Abbot Kinney los tienen de súper calidad pero a precio de oro, en Lidl también lo hay pero con mucho ingrediente “de relleno”),

– o bien hacerlo en casa, que supone más esfuerzo pero nos evitamos tanto el precio de oro como los ingredientes de relleno jejeje.

En este post os cuento cómo hacerlo de forma fácil y exitosa, por si os decantáis por esta opción!  Es FACILÍSIMO, tanto como hacer yogur natural normal (de vaca) – si os perdisteis esa receta, os la dejo enlazada aquí! Eso sí, debéis seguir las instrucciones al pie de la letra, ya que saltarse alguno de los tips sobre ingredientes o el procedimiento puede dar lugar al fracaso…

Vamos allá!

Ingredientes (para 1 litro de yogur):

  • 1 litro de leche de coco (de la espesa que suele venir en latas, NO bebida vegetal; fijaos bien que tenga más de un 70% coco y que NO tenga goma guar o goma xantana, pues impiden que “salga” el yogur; la marca de herbolario o Amazon Terrasana es un súper ejemplo)
  • 2 cucharadas soperas generosas de algún espesante tipo maizena, almidón de patata o arrowroot
  • para los fermentos/probióticos:
  •        opción 1: 1 sobrecito de cultivos de yogur (os recomiendo estos de Amazon que son específicos para yogur y están genial de precio)
  •        opción 2: el contenido de 5 cápsulas de probióticos de los que venden en farmacias, aunque son bastante más caros y tienen más componentes que realmente no necesitamos; si os decantáis por ellos, fijaos que tengan varias de estas cepas: Lactobacillus acidophilus, Bifidobacterium bifidum, Bifidobacterium lactis y Streptococcus thermophilus
  • opcional: algo para endulzar, ya sea azúcar o eritritol; 2 cucharadas como mucho

Preparación:

Comenzamos poniendo a calentar la leche en un cacito, reservando aparte medio vaso porque en él vamos a disolver el espesante.


Disolvemos el espesante
escogido en la leche apartada removiendo bien con un tenedor y, cuando la leche del cacito esté  muy caliente, la incorporamos. Si queremos endulzar, este sería el momento también.

Dejamos que se cocinen juntos 2 minutos, durante los cuales veremos que se va espesando mucho la mezcla, y apartamos del fuego.

IMPORTANTE: necesitamos que se enfríe hasta llegar a los 45 grados antes de agregar los polvitos probióticos, ya que a temperaturas superiores éstos “mueren”. Para saber cuándo está a 45 grados, lo más preciso es emplear un termómetro de cocina, pero si no tenemos lo que haremos será algo tan rudimentario como eficaz: meter un dedo en el cazo! Si aguantamos 10 segundos sin problema ya está; si nos resulta demasiado caliente nos esperamos un ratito más y volvemos a probar; y si nos hemos pasado de enfriar le damos otro calentón suave hasta que esté a los 45º deseados.

Incorporamos entonces los polvitos probióticos (directamente del sobre o bien rompiendo las cápsulas, si nos hemos decantado por este formato) y removemos bien.  

Ahora ya podemos pasar nuestra mezcla a distintos botes pequeños o uno grande.

Como lo ideal es que se mantengan esos 45 grados unas 4 horitas, podemos dejarlos cerca de un radiador tapaditos, o bien dentro de una bolsa isotérmica (de las de la compra congelada) o neverita, o dentro del horno que habremos tenido un rato antes calentado a 50 grados (evidentemente lo apagamos antes de meter el yogur).

Lo dejamos sin tocar 16-24 horas para que fermente.

Metemos en la nevera un mínimo de 3 horitas, y listo para disfrutar!!!

➡ Dura unos 10 días en la nevera.

Cordero asado estilo marroquí con patatas machacadas y salsa de yogur (con Crockpot)

Muy buenos días!

Última receta de la semana en el blog, y con toda la intención he hecho que sea este súper cordero, para que vayáis comprando los ingredientes y lo disfrutéis el fin de semana!

Eso sí, si no tenéis Crockpot (os dejo aquí razones por las que tenerla jejeje) me vais a tener que perdonar o escoger otra receta, ya que en horno tradicional no puedo asegurar similares resultados a nivel de jugosidad de la carne…

Es un plato inspirado en el que tomamos la pasada Nochebuena. El que lo preparó es un amigo de la familia, excelente cocinero por afición, que tiene todo tipo de utensilios de cocina a baja temperatura. Aluciné cuando lo probé, y enseguida pensé en la versión en Crockpot para hacerlo. Aquí os lo traigo, es una VERDADERA explosión de sabores que os invito a probar en cuanto tengáis oportunidad!

Ingredientes (para 4 raciones):

Para el cordero:

  • 1 kg de alguna pieza de cordero con hueso, por ejemplo paletilla, pierna o jarrete (peso contando con el hueso)
  • 3-4 dientes de ajo
  • Especias:
    • 3 cucharaditas de romero seco, o 3 ramas de romero fresco
    • 3 cucharaditas de garam masala (o curry en polvo)
  • 2 cucharaditas de sal
  • Aceite de oliva

Para la salsa de yogur y menta:

    • 200 gr de yogur natural sin endulzar (lo más espeso posible)
    • Zumo de 2 limas o 1 limón
    • 1 punado de menta/hierbabuena fresca
    • Pizca de sal
    • Pizca de pimienta
  • 1 hilillo de aceite de oliva

Para las patatas machacadas:

Os remito a la receta (ingredientes incluidos) que os dejé en este post

Preparación:

Para el cordero:

Opcionalmente (pero muy recomendable), comenzamos marinando el cordero durante unas cuantas horas (de un día para otro puede ser). Para ello, lo metemos en una bolsa de congelados o en un tupper junto con los demás ingredientes del listado “Para el cordero”.

Pasado el tiempo (opcional) de marinado, volcamos todo en la Crockpot y programamos 6-7 horas en Baja (podéis dejarlo toda la noche). El tiempo depende muchísimo del tamaño y dureza de la pieza; estará terminado cuando la carne se despegue sola del hueso casi sin cuchillo.

Para la salsa de yogur:

Simplemente mezclamos bien los ingredientes y dejamos reposar un rato en la nevera.

Para las patatas machacadas:

Seguimos las sencillas instrucciones que os dejaba en este post.

Una vez tengamos todo, servimos el cordero bien caliente, acompañado de las patatas también calientes y la salsita de yogur a su lado.

Es un plato de verdad de restaurante de estrella Michelin, que alucinaréis que esté al alcance de vuestras manos!

➡ Es mucho más rico recién hecho, pero tampoco pasa nada por comerlo pasado un rato o de un día para otro.

Cómo hacer tomates secos en aceite

Muuuy buenos días querid@s lector@s!!!

Hacía tiempo que no compartía una receta de este tipo, un básico (bueno, no tan básico jejeje) de cocina súper fácil de hacer!

Hay cositas que a veces no sabemos lo fácil que son de preparar en casa y las adquirimos en tiendas a precio desorbitado o con mucho aditivo por puro desconocimiento. Es el caso de este tipo de tomates, que a no ser que te cuesten un auténtico riñón, vendrán sumergidos en aceite de girasol y aditivos a porrón, cuando hacerlos en casa es muy barato, fácil y rapidísimo, como veréis debajo.

Y con qué tomar estos tomatitos? Os dejo ideas:

Vamos allá!!!

Ingredientes (para 2 botecitos o uno grande – tened en cuenta que se conservan bien 2 semanas, así que haced la mitad si pensáis que no los vais a consumir todos!):

  • 80 gr de tomates secos deshidratados (los venden en la mayoría de supermercados incluido Mercadona, herbolarios…)
  • aceite de oliva (luego veremos cantidad)
  • hierbas provenzales secas al gusto (orégano albahaca tomillo romero…)

Preparación:

Comenzamos poniendo a cocer/rehidratar los tomates en agua hirviendo. Los dejamos a fuego medio 20 minutos tapados.

Una vez estén, los pasamos a un colador y después los secamos bien con papel de cocina. Este paso es IMPORTANTE, ya que de otro modo se nos van a poner malos enseguida.
Os sugiero hacer un montoncito de papel sobre la encimera, poner los tomates esparcidos por encima, cubrirlos de otro montoncito de papel, y apretar para que se absorba el líquido. Lo veis mejor en las fotos  inferiores…

Ahora sólo queda meterlos en un bote de cristal bien limpio, uno encima de otro, poniendo entre capas las hierbas secas.

Cubrimos de aceite de oliva de forma que quede TODO bien cubierto. OJO, se gasta bastante aceite, pero como truquito os recomiendo que empecéis poniendo un buen chorro de aceite y vayáis aplastando con una cucharita los tomates, así se van compactando y queda menos espacio entre ellos que rellenar con aceite!

Cerramos el bote y lo guardamos 2 días en un armario a temperatura ambiente para que coja bien los sabores.

Después lo pasamos a la nevera y ya los tenemos listos para consumir! Duran 2 semanas, tened en cuenta que para bien y para mal no llevan aditivos como los de las tiendas!

 

Crema de lombarda con manzana y almendras

Hola amig@s!

Empiezo la semana con una receta de cremita de verduras que SÉ que os va a encantar!

Y por qué lo sé? Porque a mí realmente me gustan todos los purés y combinaciones verduriles, así que no puedo servir mucho de referencia en este sentido jejeje, peeero en casa tengo un maridín al que en muchos casos no le hacen tanta gracia, especialmente cuando hablamos de crucíferas (coles)…

Pues bien, esta crema la hice una vez con la mitad de una lombarda y cuando la probó dijo: “uy qué rica, no sabe a lo que parece” – lo cual era un cumplido jejeje. Tanto es así que a las dos semanas empleé el resto de la lombarda en hacer la misma crema, con el mismo éxito! Y aquí la tenéis, para que la disfrutéis tanto como nosotros. OJO, cuando veáis los ingredientes seguramente os sorprendan: tened fe, de verdad, no sabe rara/dulce, para nada!

Si os apetece otra versión de crema de lombarda, os recuerdo esta que compartí con queso azul!

Ingredientes (para 4-6 raciones):

  • media lombarda grandecita (o una entera si es muy pequeña)
  • media manzana (o una entera si es pequeña; o 3 cucharadas de compota de manzana)
  • 1 cebolla mediana
  • 2 puñados generosos de almendras crudas o tostadas (o 50 gr de harina de almendras)
  • aceite de oliva
  • sal
  • pimienta
  • agua (luego vemos cantidad)

Preparación:

Calentamos un chorrito de aceite en una cazuela amplia a fuego medio. Picamos o laminamos la cebolla y la ponemos a pochar con 1 cucharadita generosa de sal 5 minutos.

Lavamos bien la lombarda y la manzana (no hace falta pelarla; si usáis compota os saltos este paso evidentemente) y las troceamos en tamaño mediano.

Agregamos ambas cosas a la cazuela y dejamos que cocine todo 10 minutos a fuego suave y tapado.

Cubrimos de agua (si queréis acelerar, ponedla caliente del hervidor) dos dedos por debajo del contenido de la cazuela y dejamos que cueza 10 minutos más.

Agregamos la pimienta y las almendras/harina de almendras y trituramos el conjunto hasta que quede una textura que los guste. En thermomix sería 1 minuto a velocidad progresiva hasta el 10.

Lista!!!

➡ Se conserva bien en la nevera 4 días. También podéis congelarla, simplemente tened en cuenta que al descongelarla se habrá separado el agua de lo sólido, de modo que habrá que triturarla de nuevo o bien calentarla en un cazo (no directa al microondas).

 

Torrijas / french toast (versión fácil y más ligera)

21C7416B-3BA7-464E-8F64-C8E134576E23

Muy buenos días amig@s!

Cómo me gustan las torrijas y sus primas francesas las french toast!

Cuando viajo a España y es época de Semana Santa, trato de buscar unas ricas (o de conseguir que alguien me las prepare jejeje). Cuando estoy por Luxemburgo, me conformo (y más que feliz) con su versión.

La textura y el sabor me parecen lo máximo, y lo mejor de todo es que prepararlas en casa es súper fácil, con esta versión algo aligerada. Puedes hacer para varios días y tomarlas frías o templadas (toque de micro u horno), y y quedan genial acompañadas de yogur y/o frutos rojos.

Me acompañáis?

Ingredientes (para 4 raciones):

  • 8 rebanadas gruesas de pan de torrijas o tipo brioche
  • 2 huevos
  • 150 ml de leche
  • 2 cucharaditas de canela, y otra para espolvorear
  • 3 cucharadas soperas de azúcar/eritritol (único endulzante no puesto en entredicho por nutricionistas), y otras 2 para espolvorear

Preparación:

Comenzamos mezclando los huevos con la leche, azúcar/eritritol y canela.

6A3935A5-42EF-4E5C-9789-85F13E24403A

Cortamos el pan/brioche en rebanadas gruesas, si no venía ya así.

C9732A65-28B2-4DF4-93D3-AE26430CE0B5

Calentamos una sartén a fuego medio-fuerte, o precalentamos el horno a 180 grados con calor arriba y abajo.

Sumergimos las rebanadas de pan/brioche en la mezcla anterior: de una en una, por los 2 lados y sólo hasta que se empapen (no más!).

Las vamos pasando a la sartén o a una fuente de horno amplia.

  • Si lo hacemos en la sartén, las dejaremos 1 minuto o menos por cada lado, hasta que se doren.

02C21747-4435-48A8-B45B-39D74F1FCD16

  • Si las hacemos en el horno, las dejaremos 20 minutos o hasta que laa veamos doraditas también. Si queréis que estén doradas por ambos lados, les dais la vuelta pasados 10 minutos, pero os arriesgáis a que se rompan 🙂 .

Espolvoreamos con canela y azúcar, y listas!

1FF3F8F8-1312-48D7-9A5B-FE756023A270

➡ Guardadlas en un tupper en la nevera un máximo de 3 días, no las dejéis fuera!

Hojaldre de jamón y queso (un éxito en toda fiesta!)

Hola amig@s!

Este hojaldre llevo preparándolo para fiestas infantiles y no tan infantiles desde que empecé a cocinar… Es facilísimo, los ingredientes son de lo más sencillos y GUSTA A TODO EL MUNDO. Además, se tarda muy poco en preparar (el horno lo hace todo) y se come fácilmente con las manos tipo buffet. YYY se puede recalentar.

Si me preguntáis si es saludable, pues bueno, si elegimos ingredientes de calidad (debajo os indico a qué me refiero con “calidad”, que NADA tiene que ver con marcas) y lo completamos con una gran ensalada es perfectamente saludable; y en un contexto festivo es un plato estupendo, no hay que volverse locos 🙂 .

Ingredientes (para 1 rollito que da para 3 raciones):

  • 1 placa de hojaldre preferiblemente cuadrada (muy recomendable: fijaos que sea de mantequilla, no de grasas de palma y demás)
  • 1 paquete de jamón de york – aprox 10 lonchas tamaño sándwich (por cuestiones nutricionales, fijaos que tenga más de 85% de carne)
  • 1 paquete de queso en lonchas – aprox 10 lonchas (por cuestiones nutricionales, mejor que sea tipo emmental, gouda etc que tranchetes)
  • 1 huevo

Preparación:

Precalentamos el horno con calor arriba y abajo a 200 grados.

Comenzamos desenrollando nuestro hojaldre en un papel de horno sobre la encimera. OJO, el papel en el que suelen venir envueltos los hojaldres NO es apto para hornos (ya podía serlo jejeje). Colocamos otro papel de horno sobre el hojaldre y lo estiramos bien con un rodillo o botella de cristal. Este paso os lo recomiendo mucho, ya que de lo contrario queda un hojaldre muy grueso, ordinario.

Cubrimos el hojaldre con lonchas de jamón, y después con lonchas de queso.

 

Lo enrollamos tipo brazo de gitano.

 

Cortamos el rollito en trozos de 2-3 dedos PERO sin llegar a cortarlo del todo (hasta la mitad más o menos).

Pintamos el hojaldre con huevo batido y metemos en el horno a media altura.

Estará listo cuando el hojaldre esté doradito, unos 25-40 minutos dependiendo del horno.

Listo!

➡ Si es para una comida de diario, os recomiendo completarlo con una gran ensalada sencilla (verdes, tomate, etc) ya que por sí solo no aporta fibra ni demasiada vitamina.

Guiso de patata, alcachofas y carne (con y sin Crockpot)

Muy buenos días querid@ lectores!

Hace poquito estuve en Madrid visitando a mi familia y amigos y tuve la enorme suerte de poder ver a mis abuelas (ventajas de tener que llevar una PCR obligatoria para coger un avión!). Lo cierto es que olía la casa a algo delicioso, y evidentemente pregunté y me llevaron hasta el origen del aroma… Era este plato de cuchara, que estaba preparando una de mis tías, y del que me dio la receta (o al menos me quedé con una idea aproximada de ella jejeje).

Fue el primer plato que cociné al volver a Luxemburgo, y salió taaan rico que aquí os lo traigo, espero que os guste!!!

NOTA: os dejo instrucciones con y sin Crockpot. 

Ingredientes (para 4 raciones):

  • 200 gr de carne sin hueso a vuestra elección tipo solomillo o pechugas de pollo, o bien 400 gr si son piezas con hueso tipo costillas o muslos de pollo
  • 4-6 patatas (en función del tamaño)
  • 1 paquete de alcachofas en aceite (en mercadona lo tienen; si no, podéis cocer corazones de alcachofa fresca o congelada, pero NO os recomiendo emplear alcachofas en conserva puesto que el liquidillo en el que vienen tiene un sabor desagradable)
  • 2 sobrecitos de azafrán molido (también lo compro en Mercadona), o unas hebras
  • 3 hojas de laurel
  • pimienta negra al gusto
  • opcional: 1 cucharada de pulpa de pimiento choricero (la venden en botecitos de cristal, aporta mucho sabor a este tipo de guisos!)
  • aceite de oliva
  • 2 cucharaditas (no muy llenas) de sal
  • agua (luego veremos cantidad)

Preparación:

Comenzamos preparando los ingredientes. Para ello, lavamos y opcionalmente pelamos las patatas, y las troceamos tamaño bocado (como las esperamos encontrar en el guiso). Troceamos la carne si es deshuesada; si es con hueso la dejamos tal cual.

Con cazuela:

En una cazuela amplia ponemos un chorro generoso de aceite a calentar a fuego medio-fuerte y doramos la carne.

Bajamos a fuego medio y agregamos las patatas, las especias y la sal (y opcionalmente la pulpa de pimiento choricero) y cubrimos con agua 2 dedos por encima. En cuanto empiece a hervir a borbotones, bajamos a fuego más suave, tapamos y dejamos que cocine 20-30 minutos, o hasta que la carne y la patata estén tiernas.

Con Crockpot:

Vertemos en la Crockpot la carne tal cual, las patatas, las especias y la sal (y opcionalmente la pulpa de pimiento choricero) y agua SIN que llegue a cubrir todo. Dejamos que se cocine 3 horas en Alta, o hasta que la carne y la patata estén tiernas.

El resto de la receta es común:

Incorporamos entonces las alcachofas (escurridas) y removemos.

Si la carne iba con hueso, la sacamos, deshuesamos y reincorporamos al guiso desmenuzada.

Si no ha quedado suficientemente espesito, podemos triturar un cazo de las patatas cocidas y volverlo a incorporar, mano de santo ya veréis!

Y ya tenemos nuestro plato listo para disfrutar, sin necesidad de más acompañamiento ni primero o segundo plato!

➡ Se conserva genial en la nevera 4 días, incluso sabe mejor que recién hecho! NO os recomiendo congelarlo, ya que la patata queda con textura terrosa.

 

Roscos de anís (galletas)

0B3C2AE9-F1A5-44FB-A7D1-5437A3AE337F

Hola amig@s!

Hace poquito, con motivo de la Semana Santa, descubrí estos deliciosos roscos/rosquillas gracias a las maravillosas chicas de FuturLife, de las que os he hablado en multitud de ocasiones.

Las hice pensando que saldrían rosquillas de las blanditas, tipo magdalena, pero una vez terminadas descubrí que son “de las duritas”, tipo galleta, DELICIOSAS de verdad!

Hice algunos cambios a la receta original, agregando más dulzor ya que no me parecían suficientemente dulces, con algo menos de aceite y con anís estrellado que es el que tenía. Os dejo el resultado y os garantizo el éxito total!!!

Vamos allá!

Ingredientes (para unas 20 rosquillas):

  • 300-340 gr de harina (de trigo o de espelta, mejor integral o mitad y mitad)
  • Ralladura de 1 naranja
  • 120 ml aceite oliva
  • 5 estrellas de anís
  • 60-70 gr de azúcar o de eritritol (único endulzante no puesto en entredicho por nutricionistas), y un poco más para espolvorear
  • 1 sobre de levadura tipo royal (de repostería, NO la de hacer pan)
  • 1 huevo (para pintar)
  • Preparación:

Preparación:

Comenzamos poniendo a hervir unos 250 ml de agua y añadimos el azúcar/eritritol y el anís. Dejamos que cuezan a fuego medio 5 minutos y apartamos del fuego para que se temple.

366974B7-6160-4D81-BAEF-AC743EEEB037

Una vez lo tengamos, vertemos 150 ml de este “jarabe” (veréis que apenas queda más que eso una vez hervido) en un cuenco o thermomix e incorporamos el aceite, ralladura, harina (empezad con 300 sólo) y levadura.

Si lo hacemos a mano, mezclamos bien con un tenedor o espátula y luego con las manos amasamos muy bien. Si lo véis pringoso, añadid más harina hasta que logréis una masa que se separe de las manos con facilidad.

Si lo hacéis con thermomix, programad 2 minutos en velocidad espiga. Si lo véis pringoso, añadid más harina y programad otro minuto más; así hasta que logréis una masa que se separe de las manos con facilidad.

7AE7794F-6825-4B0D-A1CC-6B4ACDCB65C5

Precalentamos el horno a 180 gr con calor arriba y abajo.

Vamos tomando porciones de masa y formamos las rosquillas o la forma que queramos, y las pasamos a la bandeja del horno forrada con papel de horno.

30581ABC-CDC1-48A1-99C7-91FA2530A3DE

Batimos el huevo en un cuenquito junto con el azúcar/eritritol extra (cantidad a ojo) y pintamos las rosquillas con esta mezcla.

209D20AB-EBF0-4AD7-8BEC-65FCF59F42EA

Metemos en el horno unos 20-30 minutos (pasados 20 sacamos una y la cortamos por la mitad para comprobar si está cruda; si lo está las dejamos 10 minutos más o lo que sea necesario!).

6C33A670-BD06-40B2-B4C6-9002232327CE

Sacamos del horno y dejamos enfriar. Listas!!!

Marmitako a mi estilo (guiso de garbanzos y salmón)

RECETA REEDITADA

Hola amigos!

Sigo con recetas de sabores tradicionales, en este caso de la gastronomía vasca. Se van acabando las semanas de tiempo fresquito, y seguramente en uno o dos meses no querremos ni ver guisos y platos de cuchara como este, de modo que hay que aprovechar!

Conocéis el marmitako? Es un plato vasco a base de patatas, pimiento y bonito delicioso!

Hace algunos años vi esta receta en el libro La cocina de las legumbres (súper recomendable!!!) y me sorprendió al no contener ni patata ni bonito, pero me apeteció tanto que me puse manos a la obra. Os lo recomiendo muchísimo, es súper sabroso y os arregla un plato único en un pispás (sobre todo si empleamos garbanzos ya cocidos jejeje).

NOTA: Si preferís seguir o conocer la receta tradicional del marmitako, os enlazo la de El Comidista.

Vamos allá chicos!!!

Ingredientes (para 4 raciones):

  • 250-300 gr de garbanzos secos, o 2 botes grandes de garbanzos cocidos
  • 1 cebolla
  • 2 dientes de ajo
  • 1 pimiento rojo
  • 2 lomos de salmón (unos 250 gr en total)
  • 1 pastilla de caldo de pescado o 2 cucharaditas de sal
  • 250 gr de tomate frito o triturado (aprox), o 3 cucharadas de tomate concentrado (en pasta)
  • 1 chorro de vino blanco/fino
  • agua (luego veremos cantidad)
  • pimienta negra
  • aceite de oliva

Continúa leyendo Marmitako a mi estilo (guiso de garbanzos y salmón)

Pollo asado entero en Crockpot (el MEJOR pollo asado que puedes hacer en casa)

Hola a todos!!!

Llevo un montón de tiempo sin publicar, os pido disculpas pero he estado entretenida con asuntos varios, viajecillo a España etc etc etc y he estado más presente en Instagram que por aquí!

Pero cocinar he cocinado, claro está, y hoy os traigo una receta facilísima dedicada a los que tenéis Crockpot. Vamos allá…

Sabéis cuando os tomáis un pollo asado en un restaurante y esta tan tierno que se despega del hueso él solito? Y qué me decís de esa salsa intensa y deliciosa que lo acompaña?

Pues bien, tengo excelentes noticias para los Crockpoteros (si no lo eres aún, aquí te dejo un post con todo sobre la Crockpot)! Ese pollo lo puedes conseguir en casa con 3-4 ingredientes de lo más normalitos, y sin apenas mover un dedo. Yo no daba crédito cuando, al sacarlo de la olla, se me deshacía de lo tierno que estaba, y aluciné también viendo la cantidad de salsa que sale habiendo metido el pollo en seco!

Vamos allá…

Ingredientes (para 4-6 raciones, depende del tamaño del pollo):

  • 1 pollo entero (1 kg da para unas 4 raciones aprox, contando con que gran parte es hueso)
  • 2 cucharadas de mermelada (NO va a saber dulce, os lo prometo! Yo puse de ciruela, podéis poner la que queráis)
  • 2 cucharaditas (no muy llenas) de sal
  • Opcional: cúrcuma y pimienta (media cucharadita de cada, por ejemplo)

Preparación:

Veréis qué difícil…

Colocamos el pollo en la Crockpot.

En un cuenco, mezclamos la mermelada con la sal y los ingredientes opcionales, y ponemos esta mezcla por encima del pollo.

Programamos 5 horas y media (o 6, si el pollo pesa más de 1kg) en Baja, y listo!

➡ Os sugiero acompañarlo de arroz blanco, puré de patata o, mi nuevo descubrimiento, puré de boniato!

➡ Al estar cocinado lentamente, otra ventaja de este pollo es que no reseca con el paso de los días! Podéis conservarlo en la nevera 4-5 días sin problema.

Compota / mermelada de piña y jengibre

Buenos días!!!

Os traigo recetita DELICIOSA nacida, como tantas otras, por pura casualidad. Tenía una piña olvidada en casa y cuando la abrí tenía ese olor a “un pelín pasada” que tanta rabia da…

Ya sabéis que detesto tirar comida, de modo que pensé que quizá en versión cocinada podía disimularse, y BINGO! Salió esta compota deliciosa que comimos tanto en frío (con yogur por ejemplo) como en caliente (añadiéndola a la salsa de cebolla de un solomillo, debajo os cuento cómo). En ambos casos nos gustó tanto el resultado que no he dudado en compartirla con vosotr@s – espero que os guste!!!

Ingredientes (para 1 botecito) :

  • 1 piña (mejor fresca o de las que vienen cortadas, aunque también podría hacerse con las que vienen en latas en su jugo)
  • 2 rodajas de jengibre fresco (opcional, combinan muy bien pero NO es imprescindible)
  • 1 chorrito de zumo de limón
  • 1 chorrito de sirope de arce o ágave, o 1 cucharada sopera de azúcar
  • Si queremos que se forme mermelada: 1 cucharada sopera (generosa) de semillas de chia

Preparación:

Comenzamos pelando y partiendo la piña en trocitos pequeños.

La ponemos en un cacito al fuego y encendemos a fuego fuerte. Tapamos el cazo hasta que veamos que empieza a sonar y oler (5 minutos aprox).

Removemos para que se caramelice por todas las caras, bajando el fuego a fuego medio.

Cuando esté doradita, aplastamos los trozos con una espátula y agregamos el jengibre, el endulzante escogido y el zumo de limón. Removemos, tapamos y dejamos que se siga cocinando a fuego suave 10 minutos más.

Ahora podemos hacer 2 cosas:

  • Si queremos dejarla en modo compota, ya estaría. Simplemente pasaríamos esta mezcla a un cuenco o bote de cristal y a la nevera!
  • Si queremos que sea mermelada, trituramos la mezcla con una batidora, agregamos las semillas de chia (también podéis triturarlas junto con lo demás, si preferís no percibir los granulitos). Pasamos a un cuenco o bote de cristal y a la nevera.

Listo!!! Ya veis que es facilísimo!

Y con qué tomar esta mermelada/compota?

  • Con tostadas tal cual
  • Con tostadas con mantequilla/ghee o requesón/cottage
  • Con queso fresco tipo burgos
  • Con quesos fuertes tipo manchego
  • Con foie
  • Incluyéndolo en una salsa para carne, como en este solomillo en salsa de membrillo (también tengo receta de solomillo a la piña, pero ahí la gracia es dejar la piña entera 🙂 )

Ensalada murciana

Hola amig@s!

Hace muy poquito conocí esta deliciosa, tradicional y sencilla ensalada en el perfil de Instagram de Kekacomesano. Nunca imaginé que pudiese emplearse tomate de lata para hacer una ensalada, la verdad, y mucho menos que el resultado fuese tan espectacular y, mejor aún, de un día para otro!

Os animo a prepararla como primer plato o acompañamiento de una tortilla sencilla, por ejemplo, os sentará genial!!!

Ingredientes (para 4 raciones):

  • 1 lata de tomate entero pelado
  • 1-2 latas/botes de atún, bonito, melva o caballa (en aceite o al natural)
  • 1 cebolleta o cebolla morada
  • Aceitunas u otro encurtido al gusto (pepinillos, alcaparras…)
  • Opcional: 2 huevos (si le queremos poner huevo duro)
  • Vinagre
  • Aceite de oliva

Preparación:

Si vamos a ponerle huevo duro, comenzamos poniendo a cocer los huevos en agua con vinagre durante 12 minutos (a contar desde que empieza a hervir).

Troceamos los tomates en cuartos y los incorporamos a un cuenco/fuente amplio, SIN DESCARTAR el jugo de la lata. Lo mismo con los huevos duros si decidimos emplearlos.

Picamos o laminamos la cebolla y las aceitunas (o encurtido escogido). Los agregamos al cuenco.

Ahora simplemente debemos incorporar todos los restantes ingredientes en el cuenco INCLUIDO EL VINAGRE Y ACEITE y dejarlos en la nevera de un día para otro (o al menos 4 horitas). Esto es clave para que se integren bien los sabores y también para que esté bien fresquita!

Lista!!!